Don Quijote — por Ayn Rand

Archivado en: , , , 8 Comentarios

 

¿Es Don Quijote, de Cervantes, una novela romántica?

Don Quijote es un ataque de universo malevolente a todos los valores como tales. Pertenece al mismo grupo que otros dos libros, y juntos constituyen los tres libros que más odio: Don Quijote, Anna Karenina, y Madame Bovary. Todos ellos tienen el mismo tema: El hombre no debe aspirar a valores. Don Quijote es normalmente presentado como una sátira del falso romanticismo, pero no lo es. Es una sátira de todo el romanticismo. En cuanto a su categoría literaria, es un precursor del naturalismo (aunque no está escrito de forma naturalista). Pero filosóficamente — si pudiese llamarse filosofía — es pura maldad.

Podrías incluso estar contra la razón, si eres un místico, y sacar de eso algún tipo de filosofía, más o menos verosímil o como mínimo explicable, porque defiendes valores místicos. Estarás equivocado, pero por lo menos estás valorando algo. (Por ejemplo, yo no llamaría a Platón un “no-valorador”, aunque él puso sus valores en otra dimensión y predicó el Infierno en la Tierra. Él estaba dedicado a lo que consideraba que eran valores.) Pero un cinismo puro no es nada filosófico: es una negación de la filosofía. Un cínico mantiene que el hombre es impotente, que nada tiene valor para él, y que su principal error es mantener fuertes valores; está dedicado a un punto de vista anti-valor. “Escéptico” y “cínico” es cómo designamos filosóficamente a ese punto de vista, pero esos de hecho no son escuelas filosóficas. Son escuelas dedicadas a la destrucción de la filosofía. Don Quijote es exactamente esa escuela, filosóficamente.

# # #

Fuente:

(del libro Ayn Rand answers, the best of her Q&A, tomado del curso sobre el arte de la no-ficción que impartió Ayn Rand en 1969 a un grupo de estudiantes de su filosofía, publicado más tarde en el libro “The Art of Non-Fiction“).

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: Mayo 2, 2013 12:09 am

8 Comentarios

8 Comentarios

  • Anónimo says:

    Me parece extraño esa mezcla de realista-romántica ¿o se debería decir romanticismo? En todo caso, un personaje que luchaba contra molinos-gigantes, más allá de lo metafórico que pueda ser, convengamos que no es muy realista que digamos.

  • G Truchuelo R says:

    @Ánonimo, no sólo le gustaban sino que además ella se declaró realista-Romántica. Creo que deberías informarte y leer unos cuantos libros para poder judgar honradamente y con base. Un saludo,

  • Anónimo says:

    Imagino que Ayn Rand estaba en contra de novelas de fantasía, ciencia ficción, de terror, del romanticismo, del suspense, etc. Es decir, si A es A entonces una obra que indique que A es B no le debería gustar.

  • Rapaz says:

    Me gustaría entender algo… Por aquí alguien ha mencionado muy negativamente la literatura de Charles Dickens o Mark Twain.
    ¿Puedo saber por qué?

  • emy grant says:

    Amigos, el una de las mas objetivas evidencias es que cada individuo es … unico.
    Dos mentes de sinonimia 100% es fuera de las cosas posibles. Si pensamos el mundo como una … digamos,
    cupula de un circo, y si pensamos que en la parte mas alta hay una bombilla (la unica) que hay que enroscarle un poco y se va encender, alumbrando este espacio que compartimos, y sabemos que para llegar a esta bombilla el unico instrumento que tenemos a nuesto alcance es la “piramide humana”, en mi opinion, aunque Ayn Rand ha subido mas arriba de lo que ha subido otro ser humano nos ha quedado mucho trabajo de hacer.
    Si pensamos en una grua telescopica, Ayn Rand ha subido a su altura propulsada por “antepasados componentes” y a su vez, por lo que nos ha dejado puede constituirse propulsora para el mundo que, cronologicamente, le sigue.
    Si pensamos a Ayn Rand como a una montaña, cada uno de nosotros (de los alpinistas que, cada uno por si mismo, sabe que se ha clavado su bandera en la cumbre)hemos subido por su trayecto, aqui nos hemos intersesctado en un punto comun y desde aqui cada uno va recorer “su trayecto”, hacia arriba.
    (A este punto recomiendo a el eventual lector de mis palabras abrir el web con “sociedad de la informaciòn” y leer esta pagina).
    El Quijote lo tengo y yo en analisis (aunque no te quedas solo en una y te pasas de a una a otra, y te vas, y te vienes y otra ves vas sin acabar una y empezar a otra relacionada y …a tejer). Pero a mi me aparece como una filosofia …parte componente de el chasis sobre cual se esta “crochetando” este tejido denominado Verdad.
    Cada uno de nosotros no tenemos que perder el propio “sentido de la medida”. Si por lo que tu mismo eres, no puedes disponer de los requisitos para ser caballero (caballo, armadura, sostento economico, etc) entonces (si quieres) puedes continuar tus sueños convertiendote en lo que Ayn Rand se ha convertido para nosotros (un bases desde donde podemos despegar en nuestras incursiones hacia “mas alla” y donde aterrizamos para recargar las baterias (para … repostar”).
    Si se esta relaciònando con el ejemplo que encontramos en la pelicula “El campeon”, en el que “todas cosas tienen su tiempo” y si te pasas, aunque puede resultar “eficaz” acaba de ser “eficiente”.
    Bueno, no me cabe aqui exponer hasta ser yo contento pero, tengo muchas argumentaciònes a favor de esta capodopera (aunque por motivos completamente diferentes de lo que he encontrado hasta hoy).
    Tal como no me encuentro identidades ni con los religiosos ni con los ateos asi me pasa y con el Don Quijote. Saludos

  • Rapaz says:

    Tengo la impresión de que esta mujer odiaría cualquier historia de ficción que concluyera en un desengaño.

    Me estoy preguntando, ¿qué tal si alguien escribiera una historia con una premisa similar a la de “El Manantial”, sólo que en esta versión, Howard Roark jamás llegaría a ver cumplida su aspiración y de hecho se hubiera quedado trabajando en la cantera pero con la satisfacción de haber conservado su integridad?

    • Omingod says:

      No pareces haber entendido a Ayn Rand ni su estética en absoluto. Howard Roark, en una novela de realismo romántico, tiene que triunfar, porque el universo es benevolente y Roark tiene claros sus valores y cómo conseguirlos. Lo mismo ocurre en Atlas, cuando hacia el final de la novela el héroe le dice a su maestro que tenía que triunfar, porque “A es A”. Y la aspiración de Roark no era quedarse para siempre trabajando en una cantera, por debajo de sus enormes posibilidades.

      Ayn Rand ya escribió una novela con un desenlace negativo: Los Que Vivimos, que por su naturaleza tenía que acabar de forma trágica.

  • i4everluis says:

    Me parece una reflexión muy corta, ojala hubiera testimonio de que pasajes de la obra pudiera ejemplificar lo que dice.

Previous Post
«
Next Post
»