Kant – Su Ética

Archivado en Epistemología , Filosofía , Kant , Subjetivismo 11 Comentarios

Ver también: Kant – Su Metafísica y Epistemología

+ + +

Kant es el hombre más malvado que ha existido en la historia de la humanidad.

Los que acepten cualquier parte de la filosofía de Kant – metafísica, epistemológica o moral – se lo merecen.

La versión de Kant de la moralidad puede haber sido adecuada para el tipo de zombies que habitarían ese tipo de universo kantiano, y consiste en un total y abnegado desprendimiento. Una acción es moral, según Kant, sólo si uno no tiene el deseo de llevarla a cabo, sino que la hace por un sentido del deber y no recibe por ella beneficio de ningún tipo, ni material ni espiritual; un beneficio destruiría el valor moral de una acción. (Así, si uno no tiene el deseo de ser malo, uno no puede ser bueno; si lo tiene, puede.)

Los que acepten cualquier parte de la filosofía de Kant – metafísica, epistemológica o moral – se lo merecen.

+++

El archi-abogado del “deber” es Immanuel Kant; él lo llevó a tal extremo que otros filósofos teóricos parecen inocentemente benévolos a su lado. “El deber”, Kant afirma, es el único criterio de virtud; pero la virtud no es su propia recompensa: si hay una recompensa involucrada, deja de ser virtud. La única motivación moral, afirma, es la devoción al deber por el deber; sólo una acción motivada exclusivamente por tal devoción es una acción moral (es decir, una acción realizada sin ningún atisbo de deseo o interés propio).

“Es un deber preservar la propia vida, y además, cada uno tiene una tendencia directa a hacerlo. Pero por esa razón, la escrupulosidad con frecuencia ansiosa con que la mayoría de los hombres se ocupan de eso no tiene valor intrínseco, y el precepto de hacerlo no tiene ningún valor moral. Ellos conservan su vida de acuerdo con el deber, pero no por el deber. Pero si adversidades y tristezas desesperadas les quitan completamente el placer de vivir, si un hombre desafortunado, fuerte de alma, se indigna en vez de desesperarse o desalentarse por su destino y desea la muerte, y sin embargo preserva su vida sin amarla, no por inclinación o miedo, sino por deber – entonces su percepto tiene valor moral” (Immanuel Kant, Fundamentos de la Metafísica de la Moralidad, ed. R.P. Wolff, New York, Bobbs-Merrill, 1969, páginas 16-17).

+++

Su visión de la moralidad es propagada por hombres que nunca han oído hablar de él – él simplemente les proporcionó un prestigio formal, académico. Un sentido kantiano del “deber” es inculcado por lo padres cada vez que dicen que un niño debe hacer algo porque debe. Un niño educado bajo el constante martilleo de “deberes” sin causa, arbitrarios, contradictorios e inexplicables, pierde (o nunca la adquiere) la capacidad de entender la diferencia entre necesidad realista y caprichos humanos – y se pasa la vida en abnegación, obedientemente haciéndole caso a los caprichos y desafiando a la necesidad realista. En el sentido más profundo del término, crece sin llegar a comprender claramente la realidad.

+++

En una teoría deontológica [centrada en el deber], todos los deseos personales son eliminados del ámbito de la moralidad; un deseo personal no tiene ningún sentido moral, da igual que sea el deseo de crear como el deseo de matar. Por ejemplo, si un hombre no está manteniendo su vida por deber, esa moralidad no distingue entre si la está manteniendo a través de un trabajo honesto o a través del robo. Si un hombre quiere ser honrado no se merece ningún crédito moral; como diría Kant, esa honestidad es “digna de alabanza”, pero no tiene “valor moral”. Sólo un reprimido malvado, que sienta un profundo deseo de mentir, de engañar y de robar, pero que se fuerce a sí mismo a actuar honestamente por el puro sentido “del deber”, sólo él recibiría el reconocimiento moral por parte de Kant y los de su calaña.

Este es el tipo de teoría que le da a la moralidad una mala reputación.

El miedo y/o el resentimiento generalizado hacia la moralidad – la sensación de que la moralidad es un enemigo, un mundo rancio de sufrimiento y de aburrimiento sin sentido – no es el resultado de códigos místicos, ascéticos, ni siquiera cristianos como tales,sino un monumento al más espantoso arsenal de odio por la vida, por el hombre y por la razón: el alma de Immanuel Kant.

+++

En teoría, dice Kant, un hombre merece crédito moral por una acción hecha por deber, aunque sus tendencias también la favorezcan – pero sólo en la medida en que estas últimas sean secundarias y no jueguen un papel en su motivación. Pero en la práctica, afirma Kant, cuando las dos coinciden nadie puede saber si la persona ha podido evitar ser influenciado por la tendencia. Para todos los efectos, por lo tanto, un hombre moral no debe tener ningún interés personal en el resultado de sus acciones, ningún motivo propio, ninguna expectativa de utilidad o ganancia de ningún tipo.

Incluso entonces, sin embargo, no puede estar seguro de que no haya algún fragmento de deseo motivándolo “secretamente”. El caso más claro de todos, el caso en el que un hombre puede por lo menos estar próximo a saber que está siendo moral, ocurre cuando sus deseos chocan contra su deber y él actúa desafiando sus deseos.

+++

Kant es primer filósofo del autosacrificio que desarrolló esta ética como principio filosófico, explícito, consciente, sin tapujos – esencialmente sin ninguna oposición por los restos del punto de vista pro-ego de los griegos.

Así, aún creyendo que el hombre del deber debe ser recompensado con la felicidad después de la muerte (y que eso es lo correcto), Kant mantiene que el hombre que está motivado por tal consideración es no-moral (porque sigue actuando en base a una tendencia, aunque sea una tendencia sobrenatural). Y tampoco le permite Kant al hombre del deber el que esté motivado ni siquiera por el deseo de sentir una emoción de auto-aprobación moral.

La línea principal de moralistas pre-kantianos le había instado al hombre a realizar ciertas acciones para poder alcanzar un objetivo de algún tipo. Le habían instado al hombre a amar el objeto que es el bien (no importa cómo fuera concebido) y luchar por conseguirlo, aunque la mayoría transfirieran esta conquista a la otra vida. Ellos le habían pedido al hombre practicar un código de virtudes como un medio de obtener valores. Kant desvincula la virtud del intento de conseguir cualquier objetivo. La desasocia del amor del hombre o incluso de su interés en cualquier objeto. Lo que significa: desvincula la moralidad de los valores, de cualquier valor, de los valores como tales.

+++

No es la paz interior lo que Kant le ofrece al hombre, no es una serenidad fuera de este mundo o una tranquilidad etérea, sino una guerra, una sangrienta e incesante guerra contra unas tentaciones apasionadas e indomables. El hombre moral está destinado a luchar contra los sentimientos del no-deber inherentes en su naturaleza, y cuanto más intensamente los sienta y cuanto más desesperadamente luche, mayor será su pretensión de virtud. El hombre moral está destinado a arder con deseo, y a continuación, por principio – por el principio del deber – a frustrar ese deseo. El sello distintivo del hombre moral es sufrir.

+++

Si los hombres vivieran el tipo de vida que Kant demanda, ¿quién o qué se beneficiaría de ello? Nada y nadie. El concepto de “beneficio” ha sido extirpado de la moralidad. Para Kant, es el sacrificio obediente como tal lo que constituye la pretensión de un hombre a la virtud; el beneficio de cualquiera que lo reciba es moralmente accidental. La virtud, para Kant, no es servir el interés de alguien – ni el de uno mismo, ni el de Dios ni el de otros. (Desde esta perspectiva, un hombre puede exigir crédito moral por el servicio a otros, pero no porque ellos se beneficien, sino sólo en la medida en que él pierda).

Aquí tenemos la esencia y el climax de la ética del autosacrificio, finalmente, después de dos mil años, expresada de forma completa y filosófica en el mundo occidental: tus intereses – del tipo que sean, incluso tu interés en ser moral – son un signo de imperfección moral porque son intereses. Tus deseos, independientemente de su contenido, no merecen respeto porque son deseos. Haz tu deber, que es tuyo porque tienes deseos, y que es sublime porque, al no estar adulterado por el estigma de algún beneficio, brilla nítidamente, en pérdida, en dolor, en conflicto, en tortura. Sacrifica lo que deseas, sin beneficiarios sobrenaturales o sociales; sacrifica tus valores, tu propio interés, tu felicidad, a tí mismo, porque esos son tus valores, tu interés, tu felicidad, tú mismo; sacrifícalos a la moralidad, o sea, a la dimensión noumenal, o sea, a nada conocido o concebible por el hombre, o sea, en lo que respecta al hombre viviendo en esta tierra: a nada.

El mandamiento moral es: sacrifícate, sacrifícalo todo, sacrifícate por el propio sacrificio, como un fin en sí mismo.

+++

“Sacrificio” es ceder aquello que valoras en favor de lo que no valoras. . . . No es un sacrificio renunciar a lo que no deseas. No es un sacrificio dar tu vida por los demás si la muerte es tu aspiración personal. Para alcanzar la virtud del sacrificio debes querer vivir, debes amar, debes arder con pasión por este mundo y por todo el esplendor que puede darte – debes sentir cómo se retuerce cada cuchillo mientras desuella tus deseos fuera de tu alcance y desangra el amor de tu cuerpo. No es sólo la muerte lo que la moralidad del sacrificio te presenta como un ideal, sino la muerte por tortura lenta.

También puede pareceros difícil de creer que alguien haya podido defender las cosas que Kant defiende. Si lo dudas, te sugiero que mires las referencias que él facilita y que leas la obra original. No intentes evadir el asunto pensando: “Oh, ¡Kant no pudo haber querido decir eso!”. Realmente sí pudo. . . .

Kant es el hombre más malvado en la historia de la humanidad.

# # #

Fuentes:

“For the New Intellectual,” For the New Intellectual, 32.

“Causality Versus Duty,” Philosophy: Who Needs It, 96, 97, 98

Leonard Peikoff, The Ominous Parallels, 75, 78, 82, 83

Galt’s Speech, For the New Intellectual, 140.

“Brief Summary,”The Objectivist, Sept. 1971, 4.

Publicado por Omingod   @   11 December 2010 11 Comentarios
Tags :

11 Comentarios

Comentarios
Jan 31, 2012
3:15 am
#1 gisela :

bien hecho, bien explicado, bien redactado, intresante y útil

Nov 10, 2012
10:22 pm
#2 Miguel :

Una prueba clara de que la ética de Kant es malvada y antivida lo tenemos en La Fundamentación Crítica de la Metafísica de las Costumbres, cito de Kant:

“Sin embargo, hay algo tan extraño en esta ideal del valor absoluto de la mera voluntad sin que entre
en consideración ningún provecho al apreciarla, que, al margen de su conformidad con la razón
común, surge inevitablemente la sospecha de que acaso el fundamento de todo esto sea simplemente
una sublime fantasía y que quizá hayamos entendido erróneamente el propósito de la naturaleza al
haber dado a nuestra voluntad la razón como directora. Por ello vamos a examinar esta idea desde
este punto de vista.
Admitimos como principio que en las disposiciones naturales de un ser organizado, es decir,
adecuado teleológicamente para la vida, no se encuentra ningún instrumento dispuesto para un fin
que no sea el más propio y adecuado para dicho fin. Ahora bien, si en un ser dotado de razón y de
voluntad el propio fin de la naturaleza fuera su conservación, su mejoramiento y, en una palabra, su
felicidad, la naturaleza habría tomado muy mal sus disposiciones al elegir la razón de la criatura
como la encargada de llevar a cabo su propósito. En efecto, todas las acciones que en este sentido
tiene que realizar la criatura, así como la regla general de su comportamiento, podrían haber sido
dispuestas mucho mejor a través del instinto, y aquel fin podría conseguirse con una seguridad
mucho mayor que la que puede alcanzar la razón; y si ésta debió concederse a la venturosa criatura,
sólo habría de servirle para hacer consideraciones sobre la feliz disposición de su naturaleza, para
admirarla, regocijarse con ella y dar las gracias a la causa bienhechora por ello pero no para someter
su facultad de desear a esa débil y engañosa tarea y malograr la disposición de la naturaleza; en una
palabra, la naturaleza habría impedido que la razón se volviese hacia su uso práctico y tuviese la
desmesura de pensar ella misma, con sus endebles conocimientos, el bosquejo de la felicidad y de los
medios que conducen a ella; la naturaleza habría recobrado para sí no sólo la elección de los fines
sino también de los medios mismos, entregando ambos al mero instinto con sabia precaución.”

Básicamente nos dice aquí Kant, que si el propósito principal de la naturaleza o sea de la realidad hubiese sido que el hombre quisiese vivir y conservarse y obtener la felicidad, la naturaleza no hubiese dejado en manos del hombre la facultad de la razón y la capacidad para pensar, sino que le hubiera dictado el comportamiento a seguir y los medios para obtener sus fines de forma automática, porque para Kant la facultad de la razón y la capacidad del hombre de pensar y desear por sí mismo le hace caer en engaños y en trampas.

Aquí en este párrafo Kant demuestra su maldad al lamentar que el hombre tenga la necesidad de pensar y en consecuencia ahora él va a construir una moral que no tienda a la conservación de la vida humana, lo cual quiere decir una moral de muerte y destrucción para el hombre.

Pongo este párrafo para todos aquellos que puedan pensar que Ayn Rand exageraba al considerar malvado a Kant, y que pudo haber un error honesto en su filosofía, ahí Kant en una obra suya de su propio pensamiento manifiesta su odio y desdén por la razón y la independencia de juicio y en consecuencia por la vida humana y su amor por la muerte y la antinaturaleza o irrealidad.

Esa es la prueba de la maldad de Kant, un párrafo que en una primera lectura de Kant me pasó desapercibido, un párrafo que revela el odio de Kant por el juicio independiente, por el hecho de que la realidad no le dicta cual si fuese una niñera las normas y pautas a seguir para actuar.

Nov 11, 2012
12:25 am
#3 godmino :

Interesantísima la cita. Parece que lo que ese enrevesado párrafo nos está diciendo es que los hombres estarían mejor si no fueran hombres, si fueran animales, porque así tendrían garantizada “su conservación, su mejoramiento y, en una palabra, su felicidad”. Es una forma de evadir lo que diferencia al hombre de los animales y lo que los hace superior a ellos, la facultad de la razón que tiene una identidad y una naturaleza específica (la cual incluye la posibilidad de ser usada indebidamente). Pero es realmente increíble hasta qué punto llega la sofisticada maldad de Kant.

Hay que apuntar que el hombre de hecho tiene muchos instintos naturales básicos que forman parte de su naturaleza, y que son de nivel más bien fisiológico; pero lo que el hombre no tiene (como dijo Ayn Rand a través de John Galt) es un instinto de supervivencia, una guía automática y segura de acción sin posibilidad de error (eso es el instinto que tienen los animales). Precisamente lo que nos diferencia de ellos es la consciencia humana, la fantástica facultad que nos permite considerar estas cosas, y justamente la que usa Kant para intentar destruirla a ella misma.

Nov 11, 2012
1:08 am
#4 AlphaColumbia :

.. ese párrafo básicamente me recuerda al eterno “prefiero ser tonto y feliz, a ser inteligente y ser desgraciado…” como si fuese imposible compatibilizar la razón con la felicidad.

Nov 11, 2012
8:31 pm
#5 Miguel :

Exacto, Alpha Columbia, es que los enemigos de la razón en el fondo piensan así, que pensar te trae complicaciones con la gente y que cuanto menos pienses más feliz serás ya que así no te enfrentarás con la gente y podrás tener una vida pacífica sometido a la autoridad totalitaria claro.

Es lo que dijo John Galt: Lo que los místicos siempre han querido es que uno rinda su mente y su juicio individual a los demás y como corolario que uno no actué conforme a su propio juicio, sino en base al juicio ajeno de la masa o del dictador gurú totalitario que te diga lo que es bueno o no, y es la raíz de todos los males, en una premisa: Pensar por ti mismo y actuar en consecuencia es malvado, sacrificar tu mente a los demás es bueno, y eso es lo que propugna Kant, es la esencia del mal kantiano y del altruismo.

Lo he Observado al leer a Kant, a Sartre, a lo que dicen los místicos religiosos como la Iglesia Católica o el Islam, al final es someter tu voluntad a la voluntad ajena, eso es el altruismo y la esclavitud y el Gobierno devenido en tiranía. Islam significa sumisión a Dios y en consecuencia a lo que digan las autoridades que se dicen conocedoras del juicio de Dios. Socialismo es sumisión al Juicio de las autoridades del Estado totalitario, Kant es sumisión de tu juicio a un cero o sea sumisión de tu juicio sin ninguna razón o propósito, o sea por el puro hecho de someterlo, y así todas las malas filosofías con Kant a la cabeza y todas las malas ideas se resumen en una sola: Pensar por ti mismo y actuar de acuerdo con tu juicio para asegurar tu vida y tu felicidad personal y egoísta es el mal puro, someter tu juicio como dice John Galt sacrificar tu integridad, tu independencia, tu lógica, tu juicio, tu visión de la verdad para que convertirte en una prostituta para la felicidad del mayor número es la esencia de la sin razón y de los místicos.

Tengo otra cita de Kant que revela esta vez más claramente su odio a la razón, al egoísmo y al juicio y acción independiente, es de la misma obra la cual recomiendo vivamente a todo aquel que quiera comprender la maldad de Kant:

” En realidad, encontramos que cuanto más se preocupa una razón cultivada del propósito de gozar de la vida y alcanzar la felicidad, tanto más se aleja el hombre de la verdadera satisfacción, por lo cual muchos, y precisamente los más experimentados en el uso de la razón, acaban por sentir, con tal de que sean suficientemente sinceros para confesarlo, cierto grado de misología u odio a la razón, porque tras hacer un balance de todas las ventajas que sacan, no digo ya de la invención de todas las artes del lujo vulgar, sino incluso de las ciencias (que al fin y al cabo les parece un lujo del entendimiento), hallan, sin embargo, que se han echado encima más penas que felicidad hayan podido ganar, y, más que despreciar, envidian al hombre común, que es más propicio a la dirección del mero instinto natural y no consiente a su razón que ejerza gran influencia en su hacer y omitir. Y hasta aquí hay que confesar que el juicio de los que rebajan mucho y hasta declaran inferiores a cero las elogiosas ponderaciones de los grandes provechos que la razón nos proporciona de cara a la felicidad y satisfacción en la vida, no es un juicio de hombres entristecidos o desagradecidos a las bondades del gobierno del universo, sino que en tales juicios está implícita la idea de otro propósito de la existencia mucho más digno, para el cual, no para la felicidad, está destinada propiamente la razón; y ante ese fin como suprema condición deben inclinarse casi todos los fines particulares del hombre.”

Nov 11, 2012
8:31 pm
#6 Miguel :

Aquí Kant lo dice muy claramente, que es justo y legítimo sentir misología o sea odio a la razón porque cuanto más pensamos y nos alejamos de la estupidez más desgraciados somos, diciendo que la razón y el goce y la felicidad son contraditorios, o tenemos mente o tenemos vida, Tu mente o tu vida, está diciendo Kant: tu mente o tu felicidad.

Y luego acaba diciendo que la razón tiene fines más dignos que vivir la propia vida y la felicidad personal en este mundo, lo dice de forma tramposa y soterrada pero es claro que dice eso. Vida y razón son contrarias según Kant.

Lo que Kant revela es la esencia de un hombre psicológicamente atormentado por el hecho de que cuanto más piensa uno más odio y envidia suscita entre los demás, un hombre incapaz de sostener la bondad del atributo supremo de todo hombre que es su mente y dispuesto a rendirla a cualquiera porque teme la reacción de los demás.

En definitiva lo que en dicho antes: Tu juicio independiente para vivir tu vida tal y como la deseas es el mal y trae desgracia, rendir tu mente y lobotomizarte para no ver las cosas claramente o sea para ver la realidad es lo bueno ya que así no pensando tus preocupaciones dejaran de atormentarte.

Me recuerda exactamente a lo que decía la esposa de James Taggart en Atlas: Que hay una frase que dice que cuanto más inteligente y virtuoso es un hombre más infeliz es este. Y dice James que esa frase es muy cierta, y me acordado de eso cuando he leido a Kant atentamente.

La Filosofía de Kant como este revela es la dictomía entre Vida y mente, siendo la razón algo que solo trae problemas y desgracias, para Kant la felicidad era lo que Adolf Huxley plasma en un mundo feliz, o sea que para ser feliz hay que perder la inteligencia, y la mayoría de la gente común y los psicoanalistas cuando le dicen a personas inteligentes que su problema es que piensan demasiado o que se comen la cabeza fue Kant el que dijo eso, y esa es la esencia del altruismo y lo contrario al egoísmo y a la razón.

Nov 12, 2012
2:12 pm
#7 godmino :

“Si quieres ser feliz, como me dices,
no analices, muchacho, no analices”.

Joaquín Bartrina (1850-1880) Poeta español

Nov 12, 2012
8:05 pm
#8 AlphaColumbia :

Esta idea está impregnada en todos lados. El Poema de Joaquín Bartrina lo explica bien, que asociado con muchas preguntas y comentarios que he visto respecto a Objetivismo, lo dejan muy claro: La razón es vista como algo aparte de las emociones y los sentimientos; el hombre que usa la razón y es calculador, es percibido como frio y carente de emociones, y el “tonto” que no usa la razón, o al menos, que la tiene en un segundo plano, es visto como un ser cálido, mas sensible, mas “humano”, que presta mucha atención a sus emociones. Es la dicotomia eterna, la de “el cerebro contra el corazón”.

He visto ya varios comentarios en youtube o en el dia a dia… “Y en la filosofia Objetivista, los sentimientos, donde encuadran, si es que se les tiene en cuenta ?”.

Por curiosidad, hoy he escuchado un debate en la radio donde una persona criticaba la frias y calculadoras leyes de contratos que producen los desahucios, haciendo un llamamiento “al corazón y sensibilidad de las personas”.

Nov 13, 2012
3:27 pm
#9 Miguel :

Sobre la sensibilidad hay que decirles que la sensabilidad no hará que que en España las personas vayan a crear riqueza, y que la sensibilidad no va a evitar que las entidades bancarias se resarzan poniendo mayores dificultades al crédito, y que esa sensibilidad se traducirá en pobreza para las personas que tengamos que pagar lo que los deshauciados no paguen.

Decía Ayn Rand que la compasión no va a producir ni una brizna de hierba en un país que está quebrado y al borde la bancarrota con sus recursos agotados.

En Filosofía, Quien la necesita, en el Capítulo llamado ” De fuente fidedigna” se refiere a eso.

El problema es que los moralistas a lo largo de la historia, con Kant se ha acelerado ese hecho, han sacado las normas morales de la realidad y de las necesidades vitales de las personas, ese es el gran mal del mundo moderno, moral versus realidad, moral versus razón.

Dec 29, 2012
5:22 am
#10 alberto :

realmente ese Kant es un malvado, nada que ver los titulos de sus libros, Kant en el mundo cientifico es muy seguido y muy afamado, ahora entiendo la critica de rand a kant.

May 30, 2013
10:09 pm
#11 majo :

la etica de kant no es malvada y no es como tu la explicas
kant dice que hacer el bien es el deber de todos mas que no necesariamente te lleve a la felicidad, el nunca dice que la virtud sea algo que no te guste, es mas, la virtud segun kant es algo que te perfecciona. el toma muchas de sus cosas de Aristoteles por lo que decir que la etica de kant es malvada es tambien negar la filosofia de Aristoteles y la ultima ves que cheque la filosofia de kant y aristoteles son mas sonadas que lo que tu estas poniendo aqui…. mejor piensa y refecciona… algunas cosas de la filosofia no son lo que parecen y nececitan mucha refleccion

Deja un comentario

 caracteres disponibles

Previous Post
«
Next Post
»
CrossBlock designed by DeltaManual.Com  |  In conjunction with Web Hosting   |   Web Hosting   |   Reverse phone