Razón

Archivado en: , , , 27 Comentarios

 

La razón es la facultad que identifica e integra el material provisto por los sentidos del hombre.

# # #

La razón integra las percepciones del hombre por medio de la formación de abstracciones o concepciones, elevando así el conocimiento del hombre desde el nivel perceptual, que él comparte con los animales, al nivel conceptual, que sólo él puede alcanzar. El método que la razón utiliza en este proceso es la lógica, y la lógica es el arte de la identificación no contradictoria.

# # #

La razón es el único medio que tiene el hombre de aprehender la realidad y de adquirir conocimiento; y, por lo tanto, rechazar la razón significa que los hombres deberían actuar sin tener en cuenta los hechos de la realidad, o en contradicción a ellos.

# # #

Los sentidos, los conceptos, la lógica: estos son los elementos de la facultad racional del hombre: su principio, su forma, su método. En esencia, “sigue la razón” significa: basa tu conocimiento en la observación; forma conceptos de acuerdo a las relaciones reales (medibles) entre objetos concretos; usa los conceptos de acuerdo a las reglas de la lógica (en última instancia, a la Ley de Identidad). Como cada uno de estos elementos está basado en los hechos de la realidad, las conclusiones alcanzadas por un proceso de razón son objetivas.

La alternativa a la razón es alguna forma de misticismo o de escepticismo.

# # #

La razón es una facultad que el hombre ha de ejercer por elección. Pensar no es una función automática. En cualquier hora y tema de su vida, el hombre es libre de pensar o de evadir ese esfuerzo.

# # #

La característica esencial del hombre es su facultad racional. La mente del hombre es su medio básico de supervivencia, su único medio de adquirir conocimiento. . . .

Para poder sustentar su vida, cada una de las especies vivas tiene que seguir un determinado curso de acción que es requerido por su naturaleza. La acción requerida para sustentar la vida humana es principalmente intelectual: todo lo que necesita el hombre tiene que ser descubierto por su mente y producido por su esfuerzo. Producir es aplicar la razón al problema de la supervivencia.

# # #

Para vivir, el hombre debe postular tres cosas como los valores supremos y gobernantes de su vida: Razón – Objetivo – Autoestima. Razón, como su única herramienta de conocimiento – Objetivo, como su compromiso con la felicidad que esa herramienta debe proceder a alcanzar – Autoestima, como la inviolable certeza de que su mente es competente para pensar y su persona es digna de felicidad, o sea: digna de vivir.

# # #

La razón es la herramienta de conocimiento del hombre, la facultad que le permite percibir los hechos de la realidad. Actuar racionalmente significa actuar en conformidad con los hechos de la realidad. Las emociones no son herramientas de conocimiento. Lo que sientes no te dice nada acerca de los hechos; sólo te dice algo sobre tu evaluación de los hechos. Las emociones son el resultado de tus juicios de su valor; están causadas por tus premisas básicas, las cuales mantienes de forma consciente o inconsciente, y ellas pueden ser correctas o incorrectas.

# # #

Ningún enfrentamiento es necesario, ninguna dicotomía entre la razón del hombre y sus emociones, siempre que él observe la relación adecuada. Un hombre racional sabe – o se preocupa por descubrir – cuál es la fuente de sus emociones, las premisas básicas de las que proceden; si sus premisas están equivocadas, las corrige.

Él nunca actúa basado en emociones que no puede explicar o cuyo sentido no entiende. Al evaluar una situación, él sabe por qué reacciona como lo hace y si está en lo cierto. No tiene conflictos internos, su mente y sus emociones están integradas, su consciencia está en perfecta armonía.

Sus emociones no son sus enemigas, son su forma de disfrutar de la vida. Pero no son su guía, la guía es su mente. Esta relación no puede ser revertida, sin embargo. Si un hombre toma sus emociones como la causa, y su mente como su efecto pasivo, si se deja guiar por sus emociones y usa su mente sólo para racionalizar o justificarlas de alguna manera, entonces está actuando inmoralmente, se está condenando a la miseria, al fracaso, a la derrota, y no logrará nada más que destrucción, la suya propia y la de los demás.

# # #

He dicho que fe y fuerza son corolarios, y que el misticismo siempre conducirá a que impere la brutalidad. La causa de esto está contenida en la naturaleza misma del misticismo. La razón es el único medio objetivo de comunicación y de entendimiento entre los hombres; cuando los hombres tratan entre ellos por medio de la razón, la realidad es su criterio objetivo y su marco de referencia. Pero cuando los hombres afirman poseer los medios sobrenaturales de conocimiento, ni la persuasión, ni la comunicación ni la comprensión son posibles. ¿Por qué matamos a los animales salvajes en la selva? Porque no hay otra manera de tratar con ellos que sea una opción para nosotros. Y ese es el estado al que el misticismo reduce a la humanidad – un estado en el que, en caso de desacuerdo, los hombres no tienen ningún recurso más que la violencia física. Y es más: ningún hombre o élite mística puede tener a toda una sociedad subyugada a sus afirmaciones, edictos y caprichos arbitrarios, sin el uso de la fuerza. Cualquiera que recurra a la fórmula: “Es así, porque lo digo yo”, tendrá que coger un arma, tarde o temprano.

# # #

La mente del hombre es su medio básico de supervivencia – y de protección. La razón es la más egoísta de las facultades humanas: tiene que ser usada en la propia mente del hombre, y su producto – la verdad – le hace inflexible, intransigente, impenetrable al poder de cualquier chusma o a cualquier cacique. Sin su capacidad de razonar, el hombre se convierte en un montón de arcilla moldeable e impotente, a ser modelado en cualquier forma sub-humana y usado para cualquier propósito por cualquiera a quien se le ocurra hacerlo.

Nunca ha habido una filosofía, una teoría o una doctrina que atacase (o “limitase”) la razón, que no haya también predicado la sumisión al poder de alguna autoridad. Filosóficamente, la mayoría de los hombres no entienden el asunto ni siquiera hoy, pero psico-epistemológicamente, lo han percibido desde tiempos prehistóricos. Observad la naturaleza de las primeras leyendas de la humanidad, como la caída de Lucifer – “el portador de la luz” – por el pecado de desafiar a la autoridad; o la historia de Prometeo, que les enseñó a los hombres las artes prácticas de la supervivencia. Los buscadores de poder siempre han sabido que si los hombres han de ser sometidos, el obstáculo no es sus sentimientos, sus deseos o sus “instintos”, sino sus mentes; si los hombres han de ser gobernados, entonces el enemigo es la razón.

# # #

Sólo tres breves períodos de la historia fueron culturalmente dominados por una filosofía de la razón: la antigua Grecia, el Renacimiento, el siglo XIX. Estos tres períodos fueron la fuente del mayor progreso de la humanidad en todos los ámbitos de logro intelectual – y las épocas de mayor libertad política.

# # #

La civilización occidental fue el fruto y el producto de la razón, a través de la antigua Grecia. En todas las otras civilizaciones, la razón siempre fue la sirvienta doméstica – la criada –del misticismo. Puedes observar los resultados. Y sólo ha sido la cultura occidental la que ha sido dominada – de manera imperfecta, incompleta, precaria y en raras ocasiones – pero aún así, dominada, por la razón. Puedes observar los resultados de eso también.

El conflicto entre Razón y Misticismo es el conflicto entre vida o muerte, libertad o esclavitud, progreso o brutalidad paralizadora. O, dicho de otra forma, es el conflicto entre consciencia e inconsciencia.

# # #

Si te rebelas contra la razón, si sucumbes a las viejas peroratas de los hechiceros, tales como: “La razón es enemiga del artista” o “La fría mano de la razón secciona y destruye la alegre espontaneidad de la imaginación creativa del hombre”, sugiero que te des cuenta de este hecho: al rechazar la razón y someterse al vaivén desenfrenado de sus emociones desencadenadas (y sus caprichos), los apóstoles de la irracionalidad, los existencialistas, los budistas zen, los artistas no objetivos, no han logrado un sentido de vida libre, alegre y triunfante, sino un sentido de fatalidad, náusea y aullidos de terror cósmico. Luego lee los relatos de O. Henry o escucha la música de operetas vienesas, y recuerda que esos eran los productos del espíritu del siglo XIX, un siglo regido por la “fría y seccionadora” mano de la razón. Y luego pregúntate: ¿qué psico-epistemología es la apropiada para el hombre, cuál de ellas está en consonancia con los hechos de la realidad y la naturaleza del hombre?

No soy principalmente un paladín del capitalismo, sino del egoísmo; y no soy principalmente un paladín del egoísmo, sino de la razón. Si uno acepta la supremacía de la razón y la aplica consistentemente, todo el resto sigue.

Esto – la supremacía de la razón – ha sido, es y será el principal propósito de mi trabajo, y la esencia de Objetivismo. La razón en epistemología lleva al egoísmo en ética, lo cual lleva al capitalismo en política.

# # #

Fuentes:

“The Objectivist Ethics,” The Virtue of Selfishness, 20.

“Faith and Force: The Destroyers of the Modern World,” Philosophy: Who Needs It, 62.

“The Left: Old and New,” Return of the Primitive: The Anti-Industrial Revolution, 162.

Leonard Peikoff, The Ominous Parallels, 305.

“The Objectivist Ethics,” The Virtue of Selfishness, 20.

“What Is Capitalism?” Capitalism: The Unknown Ideal, 16.

Galt’s Speech, For the New Intellectual, 128.

“Playboy’s Interview with Ayn Rand,” March 1964.

“Faith and Force: The Destroyers of the Modern World,” Philosophy: Who Needs It, 70.

“The Comprachicos,” Return of the Primitive: The Anti-Industrial Revolution, 84.

“The Intellectual Bankruptcy of Our Age,” The Voice of Reason, 89.

“Faith and Force: The Destroyers of the Modern World,” Philosophy: Who Needs It, 62.

“The Esthetic Vacuum of Our Age,” The Romantic Manifesto, 128.

“Brief Summary,” The Objectivist, Sept. 1971

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: September 5, 2013 12:29 am 27 Comentarios

Comentar con:

27 Comentarios

27 Comentarios

  • Thomas says:

    Ya esta en la lista de libros, gracias por subir el artículo

  • Thomas says:

    Y cuál sería el orden idóneo para aprenderse los conceptos que aparecen ordenados, gracias de nuevo

    • Omingod says:

      Thomas, en breve publicaremos aquí el capítulo sobre Idealismo y Materialismo, pero como veo que estás seriamente interesado, recomiendo que leas el libro.

  • Thomas says:

    Aunque no termino de ver la distinción entre realidad independiente del ser consciente (realismo objetivo) y su crítica hacia el materialismo diciendo que cree en la existencia sin conciencia, me parecen lo mismo, si me podrías ayudar te estaría muy agradecido, gracias de antemano

  • Thomas says:

    Mi conclusión es que idealismo y materialismo son conceptos metafísicos y que el objetivismo basa su metafísica en realidad objetiva (que hay una realidad independiente de la conciencia) y por lo tanto cuando Ayn Rand habla de místicos del espíritu y místicos del músculo crítica a idealistas y materialistas no??? Gracias de antemano

  • Thomas says:

    Una pregunta y perdonen mi ignorancia, ayn rand y objetivismo que son idealistas o materialistas, gracias de antemano

  • Anónimo says:

    Gracias por la recomendación 🙂

  • Ricardo Arturo says:

    Bueno, pues veamos.

    Sobre la jarra de la que hablamos posee un contexto único (que sucede con muchas otras cosas), y es que es una jarra con la capacidad de 2 litros pero que solo está lleno a la mitad, entendemos aquí que para dar alguna afirmación o negación deberemos tener un conocimiento, pero eso dependerá de la cantidad y calidad de conocimiento del individuo. Deberemos tener conocimientos matemáticos, conocimiento de vocablos antónimos, cualidades se haya integradas en una palabra con la cual podamos describir la totalidad de la jarra, definiciones con las cuales diferenciar una jarra de un vaso, categorías (o Géneros) implícitas en las que se haya la jarra, todo esto teniendo en cuenta que el hombre no es infalible pero tampoco destinado a la incertidumbre total. Y todo esto para simplemente decir una oración: “La jarra tiene la mitad de su capacidad de contener agua” o “Hay un litro de agua en la jarra de 2 litros”, etc.

    Todo se basa en qué tan amplios son tus conceptos y que tan exactos pueden llegar a ser, recordando que las definiciones pueden crecer( y mejorar o empeorar) con el paso de los años pero sin nunca cambiar la base de donde provienen (siempre y cuando aceptes la razón como un absoluto), podemos hablar sobre los genes todo el día a pesar de tener infinidad de definiciones, siempre tendremos una percepción sobre lo que es un gen como basamento para la construcción del edificio epistemológico que se dará en los siguientes años, décadas, etc.

    Lo bueno de los conceptos es su cualidad de que son atemporales, el concepto de hombre que es “animal racional” siempre ha sido, es y será la diferencia que define al hombre, aunque en algunos casos el mismo hombre intenta evadir ese hecho convirtiéndose en un sub humano rondando sin propósito, valores, virtudes, y solo acarreando lo que la existencia siempre nos ha enseñado: el deseo de no existir, es el deseo de no ser. Siendo la existencia el axioma de los corolarios identidad, consciencia y causalidad.

    Y yo te pregunto en la segunda pregunta, ¿Y tu tomarías la responsabilidad de afirmar que un árbol a EN CONCRETO ha caído?, al igual que un juez, no puede aplicar una sentencia sin evidencia, la pregunta entra en el mismo caso. Cuando nos ponemos a hablar de concretos, la situación cambia. Tendrás que ser capaz de demostrar tu afirmación, ya que la “La evidencia recae sobre el quien afirma”. Y si luego me dices que no hubo rastros, ¿significa que fuiste al bosque a investigar si el arbol x cayó?, ¿A qué tipo de árbol te refieres?, ¿Es un pino o un árbol tropical?, ¿Y por qué me preguntas como podemos afirmar si ha caido si tú mismo me estás evidenciando la ausencia de rastros lo cual significa que ya haz investigado y probablemente llegar a la conclusión de que no nunca cayó un árbol? aunque podríamos suponer que eres un científico capaz de identificar que tipo de árbol cae en un ecosistema en concreto, lo cual tendría un cambio significativo en tus afirmaciónes. Aquí entran conceptos como lo arbitrario, la mentira y la verdad.
    Si te percatas, cambia el trasfondo epistemológico al hablar de un concreto que de un ente cualquiera de el mismo género. Te recomiedo bastante el libro de Introducción a la Epistemología Objetivista, realmente aprenderás muchísimo sobre la naturaleza de los conceptos, tanto existenciales como de consciencia (tales como Amor, justicia, etc). Pero creo que el que puede darte ejemplos muy pintorescos, a pesar de que no ahonda mucho en algunos temas es el Libro de Objetivismo: La Filosofía de Ayn Rand. Esta recomendación va también para Tomas, aunque si te recomiendo que vayas leyendo los temas más específicos en ésta página, ya que los dos libros son densos y largos, pero vale todo el esfuerzo para entender mejor la realidad y al ser humano.

    Un Saludo chicos 😀

    • Anónimo says:

      Gracias por responder 🙂

      A lo que voy con el primer ejemplo, es que si bien el contenido de la jarra siempre es el mismo (1 litro de agua), de acuerdo al punto de vista del que describe la situación puede “”agregarle o le quitarle un litro de agua”” puesto que la jarra tiene capacidad para dos litros. Diferente sería la cuestión, si la jarra tiene una capacidad máxima de un litro y hay exactamente un litro de agua en su interior, con lo cual se podrá inferir que la jarra está llena.

      Sobre el segundo ejemplo, si nunca vi, toqué, olí, “oí”, etc., al árbol x no puedo afirmar que cayó o no cayó, ni siquiera afirmar que haya existido. Entonces, si bien la existencia del árbol x carece de mi control (el árbol x existió o existe o no, no hay término medio), mis sentidos son las herramientas que tengo para saber si algo está o no, permanece o no, por lo tanto debo tener en cuenta mi “subjetividad”.

      Es más, pongo otro ejemplo creo que más claro, la temperatura. Tal vez un esquimal considere 19 grados celsius como un “clima templado”, en cambio un habitante acostumbrado a temperaturas mucho más altas, considere que se está ante un “clima frío”.

      Sobre la recomendación, gracias.

      • Omingod says:

        jumoge@,
        para poder realmente entender todos estos temas, sugiero que leas más en el Glosario sobre subjetividad, objetividad, conceptos, arbitrario, consciencia, conceptos inválidos, etc., porque algo en tu planteamiento indica que no estás llegando al fondo de la cuestión, que no has entendido la esencia de las ideas que estamos tratando aquí. Si a partir de ahí aún tienes dudas, estaremos encantados de responderlas.

  • Tomås says:

    Buenas para entender mejor e introducirme en las 3 leyes básicas de la lógica de Aristoteles me podeis recomendar alguna obra de Aristoteles o en introduccion a la epistemologia objtivista se trata de manera sencilla??? Gracias de antemano y saludos.

  • Ricardo Arturo says:

    Hola anónimo.

    Pues verás, la validez sobre tus preguntas el algo dudosa. Me explico. Sobre tu primera cuestión se comete un error a la mitad del razonamiento, al inicio como condicional nos pone que hay una jarra llenada JUSTO a la mita del jarro, pero se intenta darle la misma valides epistemológica a la proposición siguiente: “la jarra no contiene un litro de agua”, tratando de darle una analogía de una proposición valida como “Tiene un litro de agua”. Siendo el problema de que la condicional es ignorada o destruida, y por lo tanto no hay razón de ser de la condicional si después se le destruye con un afrimación “subjetiva” de alguien que dice algo que no es diferente, sino lo contrario.

    Mientras que en la segunda pregunta, claramente es un intento de desvalidar el axióma de la existencia de un suceso GENERAL, y así poseyendo una trampa dentro de la misma pregunta, que consiste en alegar no existencia a una condicional que es generalizada pero no concreta, siendo ésta : “el árbol que se cae en medio del bosque”. El problema de esto es que se olvida por completo del contexto del conocimiento humano, esto es una intentona de sumergir al hombre a lo puro perceptual y no a lo conceptual también. Conocemos que un árbol posee identidad con características subsumidas en la misma, tales como producir ruido con distintos volúmenes o la cíada de uno de éstos, y de hecho, la simple afirmación de que se haya en un bosque y no al árbol de mi vecino, me da la total seguridad de las posibilidades existentes de que un árbol por la infinidad de árboles existentes, que ergo un árbol del bosque caerá sin importar que lo escuche o mire, ya que suponiendo que ya hayas observado uno y sus características, estarías de acuerdo que un árbol es lo que es y por consecuencia de ello tiene una causalidad totalmente natural y consecuente sin contradicciones, como es el que caiga y produzca otros suceso iguales de existentes, siendo esto por supuesto el mundo de lo conceptual combinado con el perceptual.

    Las situaciones las describiría como un conjunto de proposiciones que se hayan en contradicción implícita llenas de paradojas bastante tramposas, siendo clara influencia de filósofos del siglo 19 y 20. Aunque no está mal analizarlos y estar preparados para dar un juicio racional sobre éstas, simplemente puede uno ver que en tales cuestiones no se posee una epistemología basada totalmente en la razón y en una clara identificación de los factores y procesos de la conceptualización.

    Saludos

    • Anónimo says:

      Gracias por responder 🙂

      Sobre el primer ejemplo, me gustaría saber que tipo de descripción detallada daría un objetivista al hecho de encontrarse frente a la jarra con esa cantidad de agua.

      Sobre el otro ejemplo, ¿cómo es posible afirmar que un árbol en particular cayó en medio de un bosque si nunca lo oímos, vimos o tocamos al caer o antes o si no se dejó rastros? Claro, en primer término cómo podemos describir o saber la existencia de un árbol en particular si nunca lo vimos, sentimos, oímos, etcétera, porque más allá de que sabemos cómo son los árboles, como las personas y más allá de gemelos idénticos, todas son diferentes.
      O sea, que si bien estoy de acuerdo con que “si un árbol tiene cola y ladra no es un árbol, es un perro” y más allá de mis deseos de que sea un árbol, los sentidos y “lo otro que genera nuestro cerebro” tiene que ver conque sepamos que es un árbol y lo que es un perro.

  • Anónimo says:

    Los otros días pensaba en el clásico ejemplo de la jarra con agua. Hay una jarra cuya capacidad máxima es de 2 litros. La jarra está llenada con agua justo a la mitad. El objetivismo “¿cómo describiría esa situación?”: -la jarra está llena a la mitad –la jarra está medio llena –la jarra contiene un litro de agua –la jarra no contiene un litro de agua –la jarra contiene agua, no vino o gaseosa o whisky u otro líquido o sustancia. Siempre noto “una subjetivación” en el hecho al explicar el fenómeno en todas las posibles respuestas que se me ocurren para describir ese hecho.
    Otro ejemplo: el árbol que se cae en medio del bosque pero nadie lo escucha o ve caerse, ¿eso significo que cayó? Bueno, si cayó, no importa que alguien lo haya oído o visto caer, cayó, pero, ¿cómo sabemos eso si no vimos, tocamos, oímos al árbol caer ni tampoco encontramos ningún tipo de rastro que demuestre la caída? Obviamente, toda acción física deja algún tipo rastro, pero ¿cómo es posible determinar si el árbol X cayó en el bosque J si no vimos, tocamos, etc. al árbol X alguna vez?, ¿cómo podemos saber de su existencia? El lógico suponer que alguna vez, hace x tiempo en algún bosque virgen cayó un árbol, pero ¿podría ser el árbol X?

    En todo caso, para el ¿objetivismo sería válido desde un punto de vista, digamos, “académico” hacerse esas preguntas?

  • Tomás says:

    buenas alguien me ayudaria escuchando esta crítica que solo dura un minuto del profesor bastos a la ley de identidad, me gustaría mucho opiniones de este magnífico foro, gracias de antemano, min 44:58 al 46 https://www.youtube.com/watch?v=J1fil2hqVDM

    • Omingod says:

      Ya. No sé qué pretendes queriendo que oigamos a este tipo, a menos que sea mostrar hasta dónde puede llegar la estupidez humana.

      Yo personalmente no voy a dejar ninguna respuesta porque en este foro no aceptamos palabrotas.

  • Alfonso Enriquez de Salamanca says:

    Hace muchos años, (1988-89)l leí a Hayek . Por tanto no recuerdo exactamente sus palabras pero saque la impresión de que Hayek basa su postura en que ” no conocemos y por tanto es inútil planificar”. Mas. tarde coincidí con Harry Binswanger quien me dijo:Mises es inconscientemente kantiano; Hayek lo. es ” Es decir, no todos los que defienden el capitalismo son rigurosos en sus planteamientos lógicos.

  • Jan says:

    Ya veo, es verdad que me hace falta profundizar en epistemología, ya pronto estudiaré más sobre ello. Más que nada lo que tenía era una confusión sobre cómo interpretar ese fenómeno (el que ejemplifiqué), lo cual me ha quedado claro con ambas explicaciones. Gracias!

  • Guido says:

    Hago una consulta. Hay quienes dicen que la mecánica cuántica refuta a la razón, porque rompe con el esquema de que la realidad es objetiva.

    ¿Es cierta esa proposición? ¿O es una falacia?

  • Jan says:

    Si hay tres vasos con agua de diferentes temperaturas, uno caliente, otro temperatura ambiente y otro frío. Si metes una mano al vaso frío y otra al vaso caliente, después de un minuto metes ambas al mismo tiempo en el de agua temp. ambiente, la que estaba en el frío sentirá el agua caliente, y el que estaba en el caliente sentirá el agua fría. ¿No podría decirse que el sentido del tacto ha sido distorsionado y en ese momento no me dio una información fiel de la realidad?

    • Omingod says:

      No. Tus manos – o tus sentidos – no tienen la posibilidad de engañarte. Lo único que hacen es captar los estímulos que vienen de fuera en forma de sensaciones, y eso lo hacen de acuerdo con su propia naturaleza, como entidades que son funcionando en la realidad.

      Así, tu mano derecha le pasa a tu cerebro la siguiente información: la temperatura del agua donde estoy metida es mayor que la temperatura que yo tengo, voy a pasar una sensación de calor. Tu mano izquierda a su vez le pasa a tu cerebro la siguiente información: la temperatura del agua donde estoy metida es menor que la temperatura que yo tengo, voy a pasar una sensación de frío. Ambas sensaciones son correctas.

      Sólo tu facultad conceptual puede llevarte a error, por ejemplo si llegas a la conclusión que el agua está caliente cuando en realidad está fría (o si crees que el lápiz clásico está doblado en el vaso de agua), pero tus sentidos te están dando información sobre el mundo real, y lo hacen de acuerdo con su naturaleza, con sus posibilidades como órganos sensoriales, porque ellos también son parte de la realidad, y no pueden engañarte. Con el ejemplo anterior de las temperaturas del agua, es tu mente la que tiene que llegar a la conclusión correcta sobre las temperaturas del agua externa, de tus manos, y por qué tus sensaciones son las que son.

      Tienes que leer más sobre epistemología, aprovecha y lee todo lo que hay publicado y accesible en https://larebeliondeatlas.org/, o considera hacerte miembro y así puedes leer el libro entero de Peikoff donde tiene un capítulo entero dedicado a la validez de los sentidos. O compra el eBook de OPAR cuando esté disponible en las próximas semanas.

  • AlphaColumbia says:

    “Concepts condense percepts; philosophy, as the science of the broadest integrations, condenses concepts; and then art condenses philosophy-by returning to the perceptual level, this time in a form impregnated with a profound abstract meaning.”

  • Miguel says:

    Pues que denota la crisis epistemológica de la ciencia moderna, los animals pueden realizar conexiones simples en entornos perceptuales inmediatos pero no pueden razonar, porque la razón es la integración por medio de ideas o abstracciones los datos perceptuales y poder expandir el conocimiento más allá de las meras percepciones sensoriales.

    El experimento lo único que prueba es que cuervos pueden percibir que la caja no entraña peligro alguno y pueden comer libremente si captan que la caja se mueve por la acción del ser humano, pero si no lo captan y ven que la caja se mueve sola entonces lo único que las percepciones le dirán al cuervo es que hay algo que hace que la caja se mueva e igual no es seguro comer.

    Pero es una generalización arbitraria decir que eso prueba que los cuervos razonan como los seres humanos porque es evidente para cualquiera que tenga sentido común que los cuervos y los demás animales solo reaccionan a percepciones inmediatas del entorno, el problema es que se ha extendido a lo largo del siglo XX y el XXI la costumbre de extender al ser humano las conclusiones que se extraen de los animales, ignorando que el hombre es una entidad de diferente naturaleza, ignorando la Ley de identidad.

    Curioso que menciones experimentos con cuervos, porque precisamente Ayn Rand en Introducción a la epistemología objetivista en su Capítulo 7: El Rol cognitivo de los conceptos, Ayn Rand menciona como ejemplo un experimento realizado con cuervos para ver cuál es su capacidad perceptual, y Rand lo compara con la facultad perceptual y la conceptual del hombre, y Ayn Rand llega a la conclusión de que un hombre valiéndose de sus percepciones llegaría al mismo conocimiento o un poco más que un cuervo, pero el hombre por su naturaleza puede elevarse por encima del resto de animales usando su facultad conceptual.

    A mi desde pequeño siempre me produjo escepticismo y recelo los experiemnentos con animales que pretendían extrapolar el comportamiento de estos a los seres humanos, y ahora se la respuesta, y es la ignorancia deliberada que la ciencia moderna tiene respecto a la característica distintiva del ser humano respecto de las demás entidades vivas animales, y es la facultad de la razón que es la facultad que esos científicos ignoran y por eso se permiten extraer conclusiones arbitrarias.

    Claro que un cuervo como cualquier animal con una consciencia perceptual desarrollada puee captar fenómenos causales y reaccionar de diferente forma, pero lo que un animal no puede captar es que eso son fenómenos sometidos a la Ley de causalidad, no pueden captar y mucho menos formular el principio de la Ley de causalidad, y eso es lo que nos diferencia al hombre del resto de animales irracionales.

    Y por ello lo que hacen los animales no es razonar, el razonamiento exige el uso de la lógica y la capacidad de formar conceptos algo que un animal no puede hacer y por ende no puede razonar.

  • René Arboleda says:

    Excelente. Puedes agregar un comentario relacionado al papel del gobierno y la imposición tributaria?
    Saludos
    René Arboleda

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 caracteres disponibles; mensaje será revisado por administrador

Previous Post
«
Next Post
»