Subjetivismo

Archivado en Emociones , Epistemología , Metafísica , Subjetivismo 14 Comentarios

Ver también: Subjetivismo – Arte y Subjetivismo – Psicología

+ + +

Subjetivismo es la creencia que la realidad no es un firme absoluto, sino un reino fluido, plástico e indeterminado que puede ser alterado, en todo o en parte, por la consciencia del que percibe, o sea: por sus sentimientos, deseos o caprichos. Es la doctrina que sostiene que el hombre – una entidad de una naturaleza específica, lidiando con un universo de una naturaleza específica – puede, de alguna manera, vivir, actuar y lograr sus objetivos fuera de y / o en contradicción a los hechos de la realidad – o sea, fuera de y / o en contradicción a su propia naturaleza y a la naturaleza del universo.

(Esta es la versión de subjetivismo “mixta”, moderada o “del camino de en medio”. El subjetivismo puro o “extremo” no reconoce el concepto de identidad – es decir, el hecho de que el hombre o el universo o nada posea una naturaleza específica.)

- – -

Lo subjetivo significa lo arbitrario, lo irracional, lo ciegamente emocional.

- – -

En metafísica, ” subjetivismo” es la noción de que la realidad (el “objeto”) depende de la consciencia humana (el “sujeto”). En epistemología, como resultado, los subjetivistas sostienen que un hombre no necesita preocuparse con los hechos de la realidad; en vez de eso, para llegar al conocimiento o a la verdad, basta con que él vuelque su atención hacia dentro de sí mismo, consultando los contenidos relevantes de su consciencia, aquellos con el poder de hacer que la realidad se adapte a sus dictados. Según la forma más popular de subjetivismo, los elementos que poseen este poder son los sentimientos, las emociones.

En esencia, el subjetivismo es la doctrina de que los sentimientos son los que crean los hechos, y por lo tanto la principal herramienta de los hombres para el conocimiento. Si los hombres lo sienten, declara el subjetivista, eso lo hace realidad.

La alternativa al subjetivismo es la defensa de la objetividad – una actitud que se basa en la idea de que la realidad existe independiente de la consciencia humana; que el papel del sujeto no es crear el objeto, sino percibirlo; y que el conocimiento de la realidad puede ser adquirido solamente dirigiendo cada uno la atención hacia afuera, hacia los hechos.

El subjetivista niega que exista tal cosa como “la verdad” sobre una cuestión determinada, la verdad que corresponde a los hechos. En su opinión, la verdad varía de consciencia a consciencia al variar los procesos o los contenidos de dada consciencia; la misma afirmación puede ser cierta para una consciencia (o un tipo de consciencia) y falsa para otra. La señal prácticamente infalible del subjetivista es el negarse a decir, sobre una declaración que acepta: “Es verdad”; en vez de eso, él dice: “Es verdad – para mí (o para nosotros)”. No existe la verdad, sólo la verdad relativa de un individuo o un grupo – la verdad para mí, para ti, para él, para ella, para nosotros, para vosotros, para ellos.

- – -

Tus maestros, los místicos de ambas escuelas, han trocado la causalidad en sus consciencias, y luego se esfuerzan por trocarla en la existencia. Ellos ven sus emociones como la causa, y su mente como un efecto pasivo. Convierten sus emociones en su herramienta para percibir la realidad. Consideran sus deseos como una primaria irreducible, un hecho por encima de todos los hechos. Un hombre honrado no desea nada hasta haber identificado el objeto de su deseo. Él dice: “Es, luego lo quiero”. Ellos dicen: “Lo quiero, luego es”.

Ellos quieren falsear el axioma de la existencia y la consciencia, quieren que su consciencia sea un instrumento no de percibir sino de crear la existencia, y que la existencia sea no el objeto sino el sujeto de sus consciencias – ellos quieren ser el Dios que crearon en su imagen y semejanza, creando un universo a partir de un vacío por un capricho arbitrario. Pero la realidad no puede ser engañada. Lo que ellos consiguen es lo opuesto de su deseo. Quieren ejercer un poder omnipotente sobre la existencia; en vez de eso, pierden el poder de su consciencia. Al rehusarse a conocer, se condenan a sí mismos al horror de una ignorancia perpetua.

- – -

Hay dos versiones diferentes de subjetivismo, que se distinguen por sus respuestas a la pregunta: ¿de quién es la consciencia que crea la realidad? Kant rechazó la más antigua de ellas, que era la noción de que los sentimientos de cada hombre crean un universo privado para él. En vez de eso, Kant marcó el comienzo de la era del subjetivismo social – la noción de que no es la consciencia de individuos, sino de grupos, la que crea la realidad. En el sistema de Kant, la humanidad como un todo es el grupo decisivo; lo que crea el mundo “fenomenal” no son las idiosincrasias de individuos específicos, sino la estructura mental común a todos los hombres.

Filósofos posteriores aceptaron el enfoque fundamental de Kant, pero lo llevaron un paso más adelante. Si, muchos afirmaron, la estructura de la mente es la materia prima bruta, que no puede ser explicada – como Kant había dicho – entonces no hay razón para que todos los hombres deban tener la misma estructura mental. No hay razón para que la humanidad no deba ser dividida en grupos que compiten entre sí, cada uno definido por su forma particular de consciencia, cada uno pugnando con los otros por la captura y el control de la realidad.

Así, el primer movimiento mundial que extendió la posición de Kant fue el Marxismo, que proponía una subjetividad social en términos de clases económicas luchando entre sí. En este tema, como en muchos otros, los nazis siguieron los pasos de los marxistas, sólo sustituyendo la raza por la clase.

# # #

Fuentes:

“¿Quién es la Autoridad Final en Ética?”, The Objectivist Newsletter

“Discurso de Galt”, For the New Intellectual

“Arte y Traición Moral”, The Romantic Manifesto

Leonard Peikoff, “The Ominous Parallels”

Leonard Peikoff, “Nazismo y Subjetivismo”, The Objectivist

# # #

Adquiere los libros de Ayn Rand y de Objetivismo traducidos al español aquí https://larebeliondeatlas.org/ebooks/

Publicado por Omingod   @   17 June 2011 14 Comentarios
Tags : ,

14 Comentarios

Comentarios
Feb 13, 2012
4:07 am
#1 Jose :

Creo que acá tengo una de las principales trabas con el objetivismo. Hay un ensayo cuyo título “Qué se siente ser un murcielago” refleja a la perfección el punto que me interesaría tratar.

Si sólo podemos conocer nuestra realidad con nuestros limitados sentidos de humano, sólo tenemos una percepción reducida y no completa de lo que es “la realidad”: la que podamos percibir y nada más. ¿Es la misma realidad la que percibe el humano que la de un murcielago que usa ecolocalización para percibir el mundo? ¿Sólo por ser un humano debo suponer que mi percepción es más correcta (distinto a “más útil para nosotros por el hecho de ser humano”) que la del murcielago?

La distinción es más sutil que aceptar un “ok, la realidad a la que los humanos tenemos acceso es objetiva para para/entre nosotros”. Pienso en un sordo, en un ciego o cualquier otra perosna con un sentido totalmente inutilizado o alterado y la posibilidad de ver qué realidad perciben ellos. Ni siquiera me meteré en discusiones bizantinas de tipo “como asegurar que lo que tú ves como rojo es lo mismo que lo que veo yo como rojo”. Pero creo que otro factor a considerar sería saber qué es la realidad para una persona que sufre Sinestesia y como compatibilizarla con toda la filosofía objetivista.

Saludos y felicitaciones por la página, muy interesante

Feb 14, 2012
3:35 pm
#2 Miguel :

Primero, tus premisas son Kantianas, fue Kant el que dudó que la realidad fuese objetiva porque la percibimos como la percibimos, atacando la consciencia y los sentidos del hombre por ser como son, es decir, por tener identidad, los sentidos no nos pueden engañar, ellos nos brindan la información que captan y esa información por provenir de la realidad es objetiva, segundo luego para conocer hemos de integrar las percepciones sensoriales en conceptos, por ejemplo, veo algo, sé que es marrón, de madera, percibo su forma cuadrada, y me doy cuenta de que es una mesa, y formo el concepto mesa que viene referido a la realidad.

Segundo, si un sujeto tiene un defecto de la visión entonces ello significa que no puede captar la realidad de forma objetiva pero no que la realidad no sea objetiva sino que él está enfermo. La insinuación de que conoces como humano y no puedes conocer como murciélago, fue una afirmación que Kant en su crítica de la razón pura dejó caer para tratar de invalidar la facultad cognitiva del hombre rebajándola al nivel de la cucaracha, pero fijaros que tiene una trampa, hasta un animal conoce el mundo, y el mundo es como es, otra cosa es que su consciencia sea más primitiva, y es nuestra consciencia las más desarrollada, el conocimiento del hombre de la realidad tiene que hacerlo conforme a los medios que el hombre tiene pero eso no invalida la capacidad de percibir la realidad porque hasta los animales perciben el mundo como es aunque de forma más rudimentaria, por ejemplo, puede que un perro no pueda apreciar los colores pero percibe que una planta es una planta y no percibe una planta como si fuera otra cosa, simplemente sus sentidos son inferiores a los del hombre, pero lo que el hombre percibe es real.

En cuanto al color rojo, simplemente se ve un color concreto al que conceptuamos como rojo, pero el color sea como se llame, es el mismo para todos, el problema sería sólo de lenguaje, pero el concepto es universal, así llamase red, rojo o ruber si es latín, pero el concepto y el color es el mismo, y es tu mente el unico juez de la verdad siendo la realidad el tribunal de apelación final, pero una persona no puede ver una cosa que es planta como animal y la otra verla como planta, sino que ambos ven lo mismo, es sentido común. Todos los ejemplos límite que mencionas sólo son trampas que ponen los filósofos como Kant destructores de la mente humana.

Sep 25, 2012
3:37 am
#3 Guido :

Kant fue el parásito intelectual más grande que tuvo la humanidad.

Sep 25, 2012
7:21 pm
#4 Miguel :

Desde luego, que lo fue, releyendo de nuevo la Metafisica de Aristóteles me encuentro en cierto pasaje donde Aristóteles refuta la dictomía analítico- sintética desarrollada por Kant, siglos antes de que se formulase, el pasaje concreto, decía que un juicio era verdadero siempre que el atributo se correspondiera con el sujeto, o sea que el atributo o predicado esté contenido en el sujeto, lo cual excluye de raíz los juicios sintéticos, o sea aquellos pseudojuicios en los que el atributo o predicado no está contenido en el sujeto, y que según Kant son la base de nuestro conocimiento, lo cual es falso.

Por ejemplo, Kant dice que un dia lluvioso es un día húmedo es un juicio analítico , porque húmedo que es predicado está contenido en el sujeto, y por tanto dice Kant que eso no nos aporta conocimiento porque el mismo sujeto que es un día lluvioso ya contiene la nota de humedad.

En cambio dice Kant, un día lluvioso es un día frío, frío no está contenido en el sujeto y por tanto se nos añade nuevo conocimiento.

Eso es una falacia, porque todos los juicios presuponen para su validez que el predicado se contenga en el sujeto, pues predicado es aquello que se dice o que está en la realidad formando parte del sujeto, y por tanto todo conocimiento sobre un sujeto presupone el conocimiento de las características del sujeto, dado que Existencia es identidad, y todo lo que existe tiene su identidad, y siendo la consciencia la identificación de identidades entonces todo incremento de conocimiento posterior es una identificación mas exhaustiva de la identidad de sujetos o entidades, es decir, de existentes, es decir, de las características inherentes a las entidades existentes, y por tanto, los juicios sintéticos son falaces, un juicio sintético es un juicio falso o sea un juicio cuyo predicado no forma parte de la identidad de un sujeto, o sea sería una no identificación de la identidad de un sujeto y por lo tanto como todo conocimiento es una identificación de identidades, entonces un juicio sintético no nos puede dar jamás conocimiento sino que es una mera declaración de fantasia o irrealidad enunciada o bien falsamente o bien arbitrariamente.

Pero ya Aristóteles en sus Categorías y demás tratados de lógica estableció la validez de los juicios asertóricos o sea aquellos que consisten en una declaración proposicional de hechos objetivos de la realidad, siendo todos analíticos.

Nietzsche que era un neokantiano irracionalista reconoció explíctamente en obras como más Allá del Bien y del Mal o en El Nacimiento de la Tragedia según el Espíritu de la Música, que Kant había tenido la intención expresa de acabar con la lógica y la razón, y según Nieztsche ese el mejor servicio que Kant le ha hecho a la humanidad y todo lo que ella merece.

Eso es un indicativo de la catadura moral de Nietzsche y los demás filósofos modernos que han secundado a Kant para tener sumidas en la ignorancia a las personas.

Cuando una lectura atenta a La Metafísica de Aristóteles o a su Lógica les hubiese bastado para darse cuenta de la maldad de Kant.

Ayn Rand y Leonard Peikoff han aclarado definitivamente la verdad sobre la construcción de los conceptos y de los juicios para que sean eso juicios sobre la realidad y no fantasías.

Siendo por tanto los únicos juicios válidos sobre la realidad aquellos que son análiticos a posteriori, es decir, aquellos juicios cuyo predicado se contiene como elemento identitario del sujeto y que son el resultado de la observación empírica de los hechos de la realidad integrados inductiva y deductivamente por la razón de modo no contradictorio.

El a priori es una falacia, porque sería tener conocimiento de un hecho de la realidad sin haberlo jamás captado por percepción de la realidad, o sea una contradicción, el a priori es un intento nuevo y más sutil de introducir las ideas innatas Cartesianas y las iluminaciones reveladas de otra vida o arquetipos platónicos.

Kant fue el mejor seguidor que ha tenido Platón en toda la historia, así como Ayn Rand ha sido la mejor seguidora de Aristóteles.

El logro de Ayn Rand ha sido rescatar la Metafísica y la Epistemología de Aristóteles corrigiendo esta última donde había que corregirla o sea purgarla de elementos platónicos, por medio de su revolucionaria teoría de los conceptos, desarrollar las premisas elaboradas en materia de ética por Aristóteles corrigiendo los errores puntuales que la ética Aristótelica tenía y ordenándola jerárquicamente desde sus fundamentos hasta sus derivados, conectar la política del liberalismo moderno derivado de John Locke, Juan de Mariana y Los Padres Fundadores de Norteamérica a su base ética y clarificar algunas cuestiones políticas relacionadas con el Capitalismo que habían sido tergiversadas, y por último crear una Estética racional que basada en la éstica aristotélica la completa y la conecta de nuevo a su base metafísica.

Y por último el logro conjunto es articular todas las ramas filosóficas en un sistema integrado jerarquicamente ordenado y no contradictorio que permite una argumentación estrictamente basada en la realidad sin cadenas conceptuales mutiladas.

En cuanto al efecto que Objetivismo tiene en una persona honesta es de una satisfacción y una gratificación enorme hacia una persona, ( Ayn Rand) que nos ha dado tanto al mundo, como diría Midas Mulligan en La Rebelión de Atlas: ” Cúan fácil resulta todo después de haber visto las cosas claras”.

A veces me siento como Rothbard cuando decláro sentirse clareado por las conversaciones con Rand, y me ha pasado que cuanto más estudio la filosofía de Ayn Rand y extraigo sus implicaciones más verdadera me resulta, solo me da envidia ( sana se entiende) de aquellas personas que en norteamérica pueden disfrutar de un acceso completo a la obra entera de Ayn Rand, porque seguro que apenas he tocado la punta del iceberg del sistema objetivista, y si ha tenido ese efecto vivificador intelectualmente hablando en mí que apenas he tocado literatura objetivista, solo las obras completas publicads al español y los artículos publicados en esta web y en el foro de atlas, no quiero dejar de pensar que efecto tendría en una persona que haya leído totalmente y estudiado la obra completa de Ayn Rand y de sus seguidores filosóficos como Leonard Peikoff y otros, y quien no comprenda esta filosofía puede ser o solo porque no es suficientemente talentoso y aplicado para ello o bien porque es tan inmoral que no es capaz de aceptar racionalmente la verdad que objetivismo transmite por sentimientos de culpa o por miedo a represalias o quedar mal en sus círculos sociales etc, a mí particularmente en varios foros liberales y supuestamente capitalistas se me ha tachado de soberbio y de querer estar en posesión de la verdad y de falta de humildad metafísica por querer rebatir cuestiones de forma fundamental e integrada, por ejemplo, temas como la Existencia de Dios o el liberalismo desde el punto de vista hedonista o subjetivista, como enfoques falsos hacia las ideas de la libertad, pero sería igual que tachar a alguien de soberbio o de dogmático por querer mantener que la gravedad es seis veces mayor en la Tierra que en la Luna, o que el hombre no puede respirar sino es por un acto voluntario y egoísta del mismo individuo que tiene por objetivo preservar su vida.

Objetivismo no impone a nadie ideas por la fuerza simplemente trata de convencer y de exponer sus argumentos y para quien como yo los comprende es un goce intelectual muy intenso.

Sep 26, 2012
3:25 pm
#5 Anónimo :

La vista de un águila, el olfato y oído de un canino; son totalmente distintos a los del ser humano. Todas las especies varían una de otra en cuanto la capacidad sensorial, siendo unas muy diferentes de otras o muy parecidas. Esto es sólo sobre modalidad sensorial. ¿Pero qué hay en común en el olfato de un canino y de un ser humano? la energía que captan sus receptores sensoriales. Conocemos la realidad a través de nuestros sentidos y esa materia prima es energía ya sea energía electromagnética (vista), mecánica (piel, oído). térmica (piel, gusto), química (gusto, olfato). En esta última es la que compete. El olfato consiste en captar químicos que hay ya sea en el aire (gas), diluidos (como un vaso con agua). La primera entre el olfato de un canino de un ser humano son sus receptores que captan dicha energía (los químicos). Un receptor sensorial es activado únicamente con una energía que sea suficientemente intensa para que el receptor se active. A eso se le llama umbral. Es la segunda diferencia, nuestros umbrales son distintos, es decir, para un canino tiene un umbral más bajo, o sea que puede ser activado con una pequeña estimulación; al contrario el ser humano posee un umbral más alto, necesita una energía más intensa. Sin embargo observemos que tanto el canino como el ser humano captan la misma realidad, sólo que tienen modalidades sensoriales diferentes pero la materia prima es la misma. La percepción ya es en el encéfalo del organismo.

Se dice que vemos con los ojos, pero en realidad vemos con el cerebro. Los ojos sólo son los canales por donde fluye la energía, pero es el cerebro el que la interpreta en forma de percepción. Nuestros cerebros (córtex cerebral) es la tercera gran diferencia.

Si pusiéramos frente a un hombre y un perro un calcetín, quizá el hombre no perciba olor alguno, pero el perro probablemente sí lo hará, eso no significa que la realidad sea diferente para los dos, significa que quienes somos diferentes somos nosotros, las especies. También las personas pues los niveles del umbral varían de uno a otro.

Sin embargo el ser humano no puede percibir, por ejemplo, un micro sonido pues no es suficientemente intenso para activar nuestro umbral, pero ha sido capaz de crear instrumentos para captar dicha energía y medirla, un enorme y glorioso triunfo. ¿Cómo sabemos que una especie percibe diferente la realidad a nosotros? por nuestros sentidos y el desarrollo del conocimiento de las neurociencias.

Dec 8, 2012
4:51 am
#6 Guido :

El “sólo sé que no sé nada”, es una frase típica que proviene del subjetivismo (más bien del escepticismo).

Dec 29, 2012
12:21 am
#7 Rapaz :

Caballeros, me gustaría mucho saber qué opinan ustedes de teorías como el “cerebro en una cubeta” o la “tierra de cinco minutos”.
Yo no me considero especialmente subjetivista, pero a la hora de rechazar estas ideas tan extremas, suelo encogerme de hombros y suspirar que la duda no es una buena filosofía de vida.

Aun así, creo que aquí manipuláis un poco la definición de subjetivismo, o al menos, parafraseáis ejemplos de definición muy malos. El de “sólo sé que no sé nada” o el de “no hay absolutos” son ejemplos malos, pues sólo son retórica. Un subjetivista siempre acepta la imposibilidad de certeza como una certeza total, del mismo modo que un relativista siempre va a aceptar la relatividad como algo absoluto. Aquel que te diga que el mundo es una construcción de la mente también aceptará que la mente es algo real y existente. Aquel que te diga que el mundo es ilusión también sabrá que esa ilusión es real.
De hecho, la razón por la que yo rechazo el solipsismo es sencillamente que no me gusta la idea de existir solo en la nada. Y si me paro a pensarlo, esto es una percepción puramente sentimental de la realidad. ¿Qué otra razón me ofreceríais?

Una reflexión que me gustaría hacer es sobre el color de las cosas. Un ejemplo muy bueno de las premisas del objetivismo es que un objeto no puede ser enteramente azul y enteramente rojo a la vez. Un trébol, en circunstancias naturales, siempre es verde a nuestro ojo desnudo. No obstante, imaginemos una situación en que nos encontramos con un alienígena o algo así, que observa el trébol, y no dice que a sus ojos es azul. No es una situación impensable (bueno, yo no conozco a ningún alienígena), y si se diera, ¿quién tendría razón sobre la verdadera naturaleza del objeto?
Creo que ante una situación así, no ignoraríamos el principio de identidad. El trébol es el trébol. Pero quizá sentiríamos haber una mayor distancia entre la naturaleza del trébol y nuestra percepción de la misma. Mi conclusión no sería que nuestros sentidos nos engañan, pero sí sospecharía que en realidad se dejan muchas cosas en el tintero.

Jan 2, 2013
6:46 am
#8 Jan :

Sobre el encuentro entre un alien y un humano y difieran en el color del trebol, suena a un problema de lenguaje, no de concepto. Pero objetivamente hablando, podemos decir que lo que llamamos “azul” es una cierta longitud de onda de energía electromagnética, usando una unidad de medición para identificarla, y listo. Es igual que el problema con decir que el trebol es de tamaño chico, mediano o grande, lo cual es relativo pues depende lo que uses de referencia para decir que es de tal tamaño. Lo mejor es decir: es de 1 pulgada de largo y 2 de ancho.

Jan 16, 2013
4:21 pm
#9 Rapaz :

Puede ser. De todos modos, aunque Kant fue un personaje que desvarió y en muchos sentidos se convirtió en un relativista de la cordura y la sobriedad (el propio Nietzsche le criticó muy severamente), creo que muchas de las premisas de las que partió, sobre los sentidos, la razón y las entidades son efectivamente ciertas, como también lo serían aquellas de Platón y de Nietzsche.

El problema es que Aristóteles no puso en duda la objetividad, y tampoco lo hizo Ayn Rand. Para ambos, si ves un cubo blanco, sin la menor sombra de duda hay un cubo blanco a la exacta distancia que marcan tus ojos. Tus ojos no te pueden engañar.

Platón, Nietzsche, Kant, Descartes y todos estos “místicos” cuestionaron esto partiendo de dos ideas. La primera era la del Devenir, y consistía en que todas las entidades, incluso teniendo características propias y siendo iguales a sí mismas, están en constante cambio y mutación (qué diantre, todos los objetos están compuestos de átomos en continuo movimiento, ¿no?). La segunda era la de la Percepción, la más discutible, y no habla de nuestro cerebro como algo que nos engaña sino como algo que nos condiciona.

Ley de Identidad: A es A. Es lógico.
Devenir: A es A, pero hace un segundo era B y dentro de poco será C. Es más, puede no tardar nada.
Percepción: A es A, pero parece Λ.

No creo que estas teorías nos propusieran desconfiar de nuestra vista o descartarla; creo que nos proponía ser más críticos con ella y, digamos, pestañear más.
Yo rechazo el solipsismo, pero a quien afirme eso de que “nuestros sentidos no nos pueden engañar” le invito a que se fije en esto: dos cuadrados iguales, cuyo color no cambia en la animación.
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/93/Optical_illusion_greysquares.gif

Jan 16, 2013
4:42 pm
#10 Rapaz :

Otro ejemplo bastante bonito es el de la luz de las estrellas. En otra época, si mirásemos al cielo de noche, diríamos que estamos viendo estrellas. Hoy sabemos que no es así.
Una estrella es una esfera de gas que emite luz y calor. En el cielo, nosotros no vemos tal cosa. Vemos un rastro de luz que esa estrella despidió en el pasado y que ahora ha llegado a la Tierra, y de hecho ese rastro de luz tendrá varios años, pues las estrellas más cercanas a la Tierra están a 4’4 años luz. En resumen: que creemos ver el objeto cuando sólo vemos la imagen, el reflejo, la luz, la sombra o la huella del objeto.

Jan 16, 2013
5:51 pm
#11 godmino :

No “creemos ver un objeto”, lo que vemos es su efecto en nuestra retina, y eso pasa con cualquier objeto, esté a mil años luz o a 1 metro.

Si lees los artículos sobre la validez de los sentidos en OPAR (en el Foro Objetivista) creo que entenderás cómo nuestros sentidos simplemente transmiten al cerebro las sensaciones que están diseñados para transmitir, sean ondas de luz u ondas sonoras, sin añadir ni quitar nada, y según su condición, o sea, no tienen cómo engañarnos.

De todas formas, todo esto no tiene nada que ver con subjetivismo.

Jan 16, 2013
8:58 pm
#12 Rapaz :

Insisto una vez más, no hablo de que nuestros sentidos nos engañen, sólo de que nos condicionen por sus limitaciones. Hablo de que A es A, pero nuestro cerebro ve Λ.
De hecho, me atrevería a decir que casi todos los escépticos modernos (creo que soléis comparar mucho el escepticismo con el subjetivismo) se basan en esto precisamente.

Me gustaría, para focalizar esto más, qué opina el Objetivismo de la siguiente afirmación:
“A es A, A parece Λ, y A pronto será V.”
La idea es que los objetos con como son, pero a nuestro saber sólo llega una parte limitada de los mismos y, además, los objetos pueden cambiar en algo totalmente distinto en un mismo instante.

Jan 17, 2013
11:18 am
#13 Rapaz :

Y de hecho voy a insistir en otro ejemplo de cómo los humanos podemos llegar a ver A donde hay Λ.
http://en.wikipedia.org/wiki/Lilac_chaser

May 9, 2014
4:36 am
#14 Luis :

Hay algo que tengo claro, que el subjetivismo quede para el arte, y los asuntos personales, más alla de eso los sentimientos son inútiles.

Deja un comentario

 caracteres disponibles

Previous Post
«
Next Post
»
CrossBlock designed by DeltaManual.Com  |  In conjunction with Web Hosting   |   Web Hosting   |   Reverse phone