Objetivismo.org

¡Dejadnos tranquilos! – por Ayn Rand

¿Conoces el origen de la expresión «laissez-faire»? La historia se repite, y las causas de la crisis actual son las mismas que cuando esa frase fue pronunciada por primera vez hace más de tres siglos.

# # #

Ya que el «crecimiento económico» es el gran problema de hoy, y que nuestros gobernantes actuales prometen «estimularlo» – conseguir la prosperidad general a través de controles cada vez más amplios del gobierno mientras gastan la riqueza que no han producido – me pregunto cuánta gente conoce el origen de la expresión «laissez-faire».

En el siglo XVII, Francia era una monarquía absoluta. Su sistema ha sido descrito como un «absolutismo limitado por el caos». El rey mantenía total poder sobre la vida, el trabajo y la propiedad de todos, y sólo la corrupción de los funcionarios del gobierno le daba a la gente un margen clandestino de libertad.

Louis XIV era el modelo clásico de déspota: una mediocridad presuntuosa con ambiciones grandiosas. Su reinado es considerado uno de los períodos más brillantes de la historia francesa: le dio al país un «objetivo nacional», en forma de largas y exitosas guerras; estableció a Francia como el más poderoso líder y centro cultural de Europa. Pero los «objetivos nacionales» cuestan dinero. Las políticas fiscales de su gobierno condujeron a un estado crónico de crisis, resueltas con el recurso inmemorial de desangrar al país con impuestos cada vez mayores.

Colbert, el asesor principal de Louis XIV, fue uno de los primeros estatistas modernos. Él pensaba que regulaciones del gobierno pueden crear prosperidad nacional, y que sólo se puede conseguir una mayor recaudación de impuestos a través del «crecimiento económico»; así que se dedicó a buscar «un crecimiento general de la riqueza fomentando la industria». Ese fomento consistía en imponer innumerables controles gubernamentales y detalladas regulaciones que ahogaban la actividad económica; el resultado fue un fracaso deplorable.

Colbert no era el enemigo de la industria; no más que lo es nuestra actual Administración. Colbert estaba deseoso de ayudar a engordar a las víctimas que iban a ser sacrificadas, y en una ocasión histórica le preguntó a un grupo de fabricantes qué podría hacer por la industria. Un fabricante llamado Legendre respondió: «Laissez-nous faire!» («¡Dejadnos tranquilos!»).

Por lo visto, los empresarios franceses del siglo XVII eran más valientes que sus equivalentes americanos del siglo XX, y tenían un mejor entendimiento de economía. Ellos sabían que la «ayuda» del gobierno a los negocios es tan desastrosa como la persecución del gobierno, y que la única forma en que un gobierno puede contribuir a la prosperidad nacional es quitándose de en medio.

Decir que lo que era verdad en el siglo XVII no puede obviamente ser verdad hoy, porque hoy viajamos en aviones y entonces viajaban en carros de caballos, es como decir que no necesitamos comida, como la gente necesitaba antaño, porque usamos camisas y pantalones en vez de pelucas empolvadas y faldas de aro. Es esa superficialidad limitada a casos concretos – o sea, la incapacidad de comprender principios, de distinguir lo esencial de lo no-esencial – lo que ciega a la gente al hecho que la crisis económica de nuestros días es la más antigua y la más rancia de la historia.

# # #

[Nota del Traductor: Este texto es una tercera parte del ensayo «Let Us Alone» de Ayn Rand, una columna publicada en Los Angeles Times en agosto 1962, y más tarde en el libro «Capitalismo: el Ideal Desconocido». El artículo es tan actual hoy como cuando se escribió hace más de medio siglo.]

# # #

avatar
8 Hilo de comentarios
4 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo con más emociones
5 Autores de comentarios
AlbertoOmingodtoxinJulitoEl Osito Teddy Autores de comentarios recientes
  Suscríbete  
Informarme de
toxin
toxin

Obviamente no quiero un gobierno totalitario como el de 1984 me basta con uno democrático (no es perfecto pero es lo mejor que tenemos ahora) no es que no haya entendido la novela (adoro las distopías puesto que representan la… Leer más »

Alberto
Alberto

Va un poquito contra las normas, pero bueno…: OBVIAMENTE. ¿Cómo no? ¿Cómo puede ser que alguien pueda ser feliz si tiene libertad? La opresión es lo único que puede lograr que alguien sea feliz. Si me dan a escoger lloro,… Leer más »

toxin
toxin

Orwell lo dejó bien claro y lo veo a diario:
Escoge: tu libertad o tu felicidad, si somos libres abusaremos de nuestra libertad y si somos felices no somos libres

Alberto
Alberto

Exacto. Dejanos hacer, y que sea la realidad la que demuestre si somos o no capaces de hacer.

Ayn Rand

El amor es una respuesta a los valores. Es del Sentido de Vida de otra persona de lo que uno se enamora – de esa suma esencial, la actitud fundamental o forma de encarar la existencia, que es la esencia de una personalidad.

Objetivismo por temas

Glosario

Objetivismo en Facebook

Derechos del hombre

Objetivismo explicado en 2 minutos

Más visitadas