Objetivismo.org

La radicalidad de «La rebelión de Atlas»

Con la publicación de La rebelión de Atlas en 1957, Ayn Rand se convirtió en el genio literario más notable: una revolucionaria moral. Para cualquiera interesado en ideas, ese es un libro que merece ser leído y releído.

Para la mayoría de la gente, leer La rebelión de Atlas es una experiencia inolvidable. La historia es apasionante, incorporando numerosos misterios e inesperados – aunque lógicos – giros en la trama. Los personajes son únicos (¿qué otro libro tiene un filósofo convertido en pirata?) y la redacción es la más rara de las combinaciones: a la vez clara y profunda. Pero, para muchos lectores, Atlas es aún más: les cambia la vida.

+ + +

Más de sesenta años después de su publicación, ¿cómo puede una novela ejercer todavía ese poderoso efecto? Pues porque, en sus páginas, Ayn Rand te obliga a mirar al mundo desde una nueva perspectiva.

# # #

Para dar una idea de su radicalidad, consideremos que hoy en día es de lo más común pensar que el hombre bueno es como la Madre Teresa; alguien que desinteresadamente vive para servir a los demás, y exige que tú hagas lo mismo. El hombre malo es egoísta; persigue sus propios intereses y exige que sus acciones le beneficien. Cuando un programa de televisión o una película necesita un típico «malo», alguien cuya motivación no requiera explicación, puedes estar seguro de que un empresario erigiendo un edificio de oficinas en un terreno arbolado, o una empresa probando una medicina experimental serán pre-seleccionados. Basta señalar que están buscando un beneficio para que sean condenados. Más asesinatos en televisión son cometidos por empresarios que por gangsters y mafiosos.

El conjunto de este punto de vista, afianzado durante siglos por pensadores tanto religiosos como laicos, es lo que Atlas desafía. Lo que emerge de sus páginas es que el hombre moral es, de hecho, verdaderamente egoísta: es alguien que decide abrazar su propia la vida, decidiendo – de forma intencionada, sistemática e inexorable – pensar, y tomar las medidas necesarias para su felicidad.

Bajo este enfoque, una racionalidad excepcional y la producción de riquezas cada vez mayores – el núcleo de lo que se necesita para tener éxito en los negocios – se convierten en la esencia de la vida moral.

Hay una escena hacia el principio de Atlas, en la que el industrial Hank Rearden recuerda cómo creó un metal superior al acero, una escena que capta perfectamente la originalidad de la novela al proyectar lo que es la excelencia moral.

«…las noches pasadas al pie de hornos candentes en el laboratorio de investigación de la fábrica . . . las comidas, interrumpidas y abandonadas por el repentino chispazo de una nueva idea, una idea que tenía que ser analizada inmediatamente, probada, testada, trabajada durante meses, y desechada como un fracaso más . . . la única idea mantenida inmutable durante un lapso de diez años . . . la idea de una aleación de metal que hiciera más que el acero había hecho nunca . . . los actos de . . . forzarse a sí mismo a soportar la convulsionada tortura de: «…aún no es suficiente…» y continuar, continuar sin más motor que la convicción de que podía ser hecho – y luego el día en que fue hecho y el resultado fue llamado Rearden Metal».

Nadie hasta ahora había pensado que hombres como Aristóteles, Newton, Edison y Vanderbilt podían ser ejemplos morales. Pero esta imagen – del hombre solitario en su laboratorio o su oficina, el hombre que opta por realizar el esfuerzo necesario de pensar y crear sus valores – esta es la imagen de Atlas de lo que es un santo moral.

¿Y qué pasa con el arraigado código moral que exige que, en nombre de los «pobres de espíritu», un hombre como Rearden sacrifique desinteresadamente su creación, su beneficio y su felicidad en favor de los que no se lo han ganado?

Todo este código, Atlas declara, es inmoral. Lo que la lógica de la historia revela es que el objetivo mismo de ese código es conseguir que el bien se entregue voluntariamente al mal. Atlas es la historia de la rebelión de hombres como Rearden, que son los realmente morales, contra un código de moralidad que condena el egoísmo y exige el sacrificio de los ricos de espíritu a los pobres de espíritu.

Con la publicación de La Rebelión de Atlas en 1957, Ayn Rand se convirtió en el más notable de los individuos: un revolucionario moral. Para cualquiera interesado en ideas, es un libro que merece ser leído y releído.

# # #

por Onkar Ghate – Profesor de Filosofía del Ayn Rand Institute. Publicado en el Orange County Register, 6 de mayo de 2007.  Traducción: Objetivismo.org.
Usado con permiso. Prohibida la reproducción.

# # #

avatar
8 Hilo de comentarios
3 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo con más emociones
8 Autores de comentarios
OmingodtoxinCésar GonzálezRicardoAlberto Autores de comentarios recientes
  Suscríbete  
Informarme de
Gnomesaurus
Gnomesaurus

Que envidia Alberto!
Provecho :P!
Yo igualmente la he leído en el virtual pero por comodidad y para emprestarlo a varis amigos pienso adquirir uno en papel.
Si que es gordito el libro haha ^^

Alberto
Alberto

¡Amigos, mirad lo que me ha llegado esta mañana! Después de haberlo leído solo en virtual, esta version la voy a disfrutar muchísimo…
http://i.imgur.com/5TDIk3j.jpg

¡Saludos!

Jorge Rucci
Jorge Rucci

Lo descubrí en 2005. Me lo regaló mi padre. Con frases subrayadas y comentarios suyos. Me dijo que era lo mejor que había leído. No pude parar de leerlo, almorzaba y cenaba leyéndolo. Lo tengo en la biblioteca con recortes… Leer más »

JUAN ANTONIO
JUAN ANTONIO

Lo voy a volver a leer por segunda vez, y probablemente lo lea por tercera. Estoy acabando «los que vivimos» y me encantó también. Después compraré «El Manantial» y así …..Para mí, que vengo de la izquierda más radical, la… Leer más »

Ayn Rand

Yo pensé (no pensé, esperé) que en el Siglo XIX un hombre que defendiera que la religión tiene la misma credibilidad cognitiva que la ciencia habría sido considerado un payaso y echado de cualquier cátedra seria; estaba equivocada.

Objetivismo por temas

Glosario

Objetivismo en Facebook

Derechos del hombre

Objetivismo explicado en 2 minutos

Más visitadas