El Fraude del Cambio Climático

Archivado en: , , , 6 Comentarios

 

fraude cambio climatico calentamiento bebe«El hielo se está derritiendo. El mar está subiendo. Los huracanes están soplando. Y es todo POR TU CULPA…»

# # #

¿No te lo crees? Mira lo que predecían los climatólogos unos años atrás:

“En este momento, los climatólogos de todo el mundo están de acuerdo en dos cosas sólo: que no tenemos la cómoda distancia de miles y miles de años para prepararnos para la próxima edad de hielo, y que el cuidado con el que vigilemos nuestra contaminación atmosférica tendrá un efecto directo en la llegada y la naturaleza de esta crisis climática. Cuanto antes el hombre confronte estos hechos, dicen los científicos, más seguros estaremos. Una vez que empiece a helar, será demasiado tarde”.

# # #

“Una caída permanente de sólo 1,6 a 2% en la energía que llega a la Tierra conduciría a una condición inestable en la cobertura de nieve de los continentes, que avanzaría hasta el ecuador, y los océanos eventualmente se congelarían”.

# # #

“Hambre a nivel mundial, caos total, probablemente una guerra mundial, y todo eso podría suceder en el año. . .[adivina]”

Si te sorprende que esas citas sean sobre enfriamiento y no sobre calentamiento, es porque son de la década de 1970 – hace «unos segundos», en términos geológicos – y en esa época la emergencia que “amenazaba” a la humanidad no era el calor, sino el frío. Y, completando la frase que dejamos a medio: “…todo eso podría suceder en el año 2000” (!).

En vez de dejar que los hechos confirmaran sus previsiones, los científicos del clima se vieron obligados a cambiar “enfriamiento” por “calentamiento”; y, poco después, para curarse en salud, “calientamiento global” por “cambio climático”, porque, realmente, ¿quién puede negar que el clima cambia…?

La credibilidad científica no parece importarles ni a ellos, ni a los políticos, ni a los intelectuales izquierdistas que les apoyan. Basándose en esa pseudo-ciencia, los gobiernos colectivistas del mundo siguen empeñados en usar la fuerza para imponer normas a nivel global que frenarán o paralizarán el progreso industrial moderno.

Cualquier persona normal, el “hombre de la calle”, ni entiende mucho ni le presta demasiada atención a todas esas discusiones sobre el clima. Él acepta vagamente que los políticos deben saber lo que están haciendo (y por supuesto los científicos más aún), y se limita a hacer lo que cree que es su parte, separando cuidadosamente las botellas de plástico para el reciclaje. Si es esa tu actitud, despierta, porque estás permitiendo una maldad como no te puedes imaginar.

Para entender la esencia de la “controversia” sobre el cambio climático, mira este video de 10 minutos, con subtítulos en español. Verás que la temperatura del planeta está cambiando constantemente, que no hay nada anormal sobre las temperaturas actuales, y que la evidencia científica no demuestra en absoluto que el clima esté afectado por las emisiones de CO2. (A partir de ese video puedes acceder a muchos otros que explican en más detalle “la gran mentira”.)

La farsa del calentamiento global antropogénico (causado por el hombre) ha sido expuesta por lo que es, y los defraudadores están siendo acusados de criminales como se merecen. Hace unos años, treinta mil científicos se unieron para denunciar al «líder» de ese timo, al ex-vicepresidente americano Al Gore (en un video que explica cómo esta falsa teoría se popularizó hasta convertirse en «religión»).

¿En qué se basan los políticos para imponerles esas ideas al mundo, a los individuos y a los países productivos? Supuestamente en la ciencia; pero de hecho se están aprovechando de la emoción generada por la “pseudo-ciencia” de moda: en los años 70 era la inminente Edad de Hielo, unos años después fue el fantasma del Calentamiento Global, ahora es el Cambio Climático. He aquí el tipo de argumento moderno exigiendo acción política para prevenir un desastre:

“No hace falta ni decir que un aumento de un metro del nivel del mar hasta el año 2100 sería una absoluta catástrofe para el planeta. El primer metro del aumento del nivel del mar inundaría 17% de Bangladesh, desplazando a millones de personas, y reduciendo su tierra de cultivo de arroz en un 50%. Globalmente, crearía más de 100 millones de refugiados ambientales, e inundaría más de 35.000 km2 de los Estados Unidos”.

“¿Refugiados ambientales?” Está claro que un aumento en el nivel del mar de un metro el mes que viene sí que causaría una catástrofe y originaría refugiados ambientales. Pero un aumento de un metro para el año 2100 – es decir, ni siquiera un centímetro por año – sería un cambio progresivo que podría ser administrado de mil formas diferentes y no originaría ni un solo refugiado. Y eso es si ocurriera de verdad, lo cual es totalmente cuestionable para empezar.

Ser vulnerables al clima ha sido parte de la existencia del hombre durante toda su historia. Siempre ha habido inundaciones y sequías y tempestades ciclónicas y olas de calor, y siempre las habrá, independientemente de la acción del hombre y de la concentración de gases en la atmósfera. Precisamente la forma del hombre de enfrentarlas y salir victorioso contra ellas ha sido el desarrollo industrial. Pero nada de esto es parte del debate sobre el clima.

En el debate actual sobre el clima quieren que olvidemos alegremente cómo eran las condiciones antes del desarrollo de la industria moderna. Los intelectuales y los gobiernos ignoran o evaden lo dura y precaria que era la vida antes de la revolución industrial, y cómo lo sigue siendo en países no industrializados. Los burócratas dan por hecho el progreso realizado hasta ahora, y no reconocen cómo ese progreso ha reducido nuestra vulnerabilidad al medio ambiente. Y peor: ignoran las condiciones de libertad que hicieron posible ese desarrollo industrial. No reconocen las mil formas en que las políticas que proponen reducirán esa libertad y harán que seamos, no menos, sino más vulnerables al clima.

Por desgracia, las propuestas ya no son meras propuestas; ahora se están convertiendo en realidad política. Kyoto-1997, Copenhague-2009, París-2015 – el objetivo de esas reuniones es siempre el mismo: tratar de imponer reglas cada vez más estrictas que coartarán la libertad e impedirán el desarrollo.

La incongruencia es que quienes más tienen que perder son los países más pobres, los millones de personas que padecen hambre y sufren enfermedades, precisamente los que más desesperadamente necesitan bienes y servicios – es decir, producción – para salir de su miseria. Son los países que están deseando acercarse al nivel de los países desarrollados, los que buscan avanzar, progresar – no detener el progreso a nivel mundial. Y en este caso no hay ganadores y perdedores; todos pierden, porque los países ricos serán obligados a pagar por su supuesta culpa. Es un robo a mano armada a nivel global.

El problema del cambio climático es mucho más profundo de lo que parece, y en su raíz está en la elección entre individualismo y colectivismo.

La motivación de los políticos a adoptar una legislación que regule el medio ambiente no tiene que ver con ciencia, sino con filosofía: a ellos les da igual lo que diga la ciencia, o si sus conclusiones son válidas o no. Lo que anhelan es poder, poder político, poder basado en premisas filosóficas altruistas y colectivistas.

Si queremos mantener la libertad de la que aún disfrutamos – y con ella la posibilidad de continuar mejorando el nivel de vida y de felicidad del hombre en la Tierra – hay que pararles los pies a estos tiranos. Si valoramos la razón y la vida humana, opongámonos al movimiento ecologista y a los crecientes abusos de los gobiernos, y proclamemos algo tan básico como que el hombre tiene derecho a existir.

# # #

Por Domingo García, presidente de Objetivismo Internacional

# # #

definitivo ebooks 1

 

Publicado por: diciembre 2, 2015 12:01 am

6 Comentarios

6 Comentarios

6 respuesta a “El Fraude del Cambio Climático”

  • toxin says:

    chicos estaría bien que salierais de vuestra burbuja, puede que el planeta esté seguido cambiando (que lo está) pero algo no va bien no hay más que ver mi pueblo, en estos meses llovía a mares, pero desde hace unos años esa lluvia ha ido menguando y dando paso a un calor que no es natural en estas fechas

  • Fernando says:

    hola, tu nota ve el cambio climático como algo meramente economico-politico-humano. el cambio climático tiene muchas mas implicaciones que el hecho de que los cantantes y actores pierdan sus casas en miami, o que a los países bajos les toque poner mas altas sus represas. lo ultimo que importa es si las tormentas tropicales son mas fuertes y causan daños en las islas privadas del caribe o si ya no puedes tomar el sol en españa por que es muy caluroso. como mencionas el clima ha variado mucho en la historia del planeta, hace millones de años el clima era diferente, las concentraciones de gases atmosféricos era diferente, inicialmente no había mucho oxigeno, luego mucho, luego llego a los niveles actuales, pero todo ocurrió a tiempos geológicos relativamente grande, que permitió que las especies animales pudieran adaptarse o morir. los cambios generados por el hombre son tan rapidos que muchas especies animales simplemente morira, es cierto que no toda la vida se extinguira y eventualmente podra recuperarce y dar origen a nuevas especies (lo cual tomara otro par de millones de años), el problema es que actualmente dependemos de esas especies animales para vivir, actualmente nuestros mares estan recibiendo gran parte del CO2 que se esta liberando, la acidificacion de los oceanos no es un mito, los corales y las costas se estan erocionando, el potencial pesquero se esta perdiendo, imaginate un mar sin peces, que comerian países cuyas economias giran en torno al mar, tendriamos que comer medusas en semana santa. ahora, temos paices que dependen de las lluvias, te imaginarias que pasaria con india, china, indonesia si el monson no llega ? miles de millones de personas morirían de física hambre, tu crees que en 100 años podriamos solucionar la subida de 1 metro del nivel del mar, que harán los pueblos , o las areas rurales, ellos no tienen edificios ni rascacielos que valgan las represas, no te engañes, eso en latinoamerica no pasara, porque la desigualdad es muy alta. si es cierto que se reprime un progreso rapido y consumista, pero da pie para un consumo mas razonable, el hombre no es el unico que habita este planeta. entiendo las comodidades que ha traido la era industrial del hombre, pero la sociedad debe ser responsable, y dejar de pensar que que con talar y explotar todo el oro y los arboles del planeta tendremos telefonos mas grande, voluptuosos y siliconas para las mujeres mas pequeñas delgadas y con hologramas o al revés?. nuestro consumo y desarrollo debe respetar que vivimos en un mundo con balances y ciclos de los que por el momento depende nuestra total existencia como especie.

  • Omingod says:

    El objetivo de la Conferencia de la ONU en París no es frenar el cambio climático. Es frenar el motor del progreso. Es destruir nuestra tecnológica sociedad moderna. Es forzarnos a volver a unas condiciones de vida pre-industriales, a la época en que la esperanza de vida era de 30 años, a la época en la que el mundo podía apenas mantener a 700 millones de personas.

    La libertad y la Revolución Industrial redoblaron la esperanza de vida, y el mundo ahora puede mantener diez veces más de gente.

    En 1978, el reverendo Jim Jones consiguió que más de 900 personas creyeran en él y bebieran su pócima envenenada. París 2015 está invitando a millones de personas a seguir su ejemplo. Cada uno de nosotros tiene que decidir si lo hará.

  • Gabriel Gramajo says:

    Negar el cambio climático es como negar la teoría del SIDA/HIV. Uno ya no sabe en que creer. Ser o no ser un hereje?

  • JUAN ANTONIO says:

    Siempre he desconfiado de las ideas del Sr. Gore y sus acólitos, la nueva izquierda mundial ya tiene un nuevo filón que explotar, ya tiene una nueva religión con la que adoctrinar a las masas atontadas. Efectivamente, desde siempre han existido catástrofes climáticas, tormentas gigantescas que han devastado regiones enteras, en siglos pasados, y entonces ni se hablaba ni se predecía con tanta ligereza el final del mundo (salvo por los fanáticos religiosos de siempre). El mantra del cambio climático es otro igual a los viejos mantras de siempre de nuestra izquierda (la vieja y la nueva), como la defensa de lo público, lo social, la solidaridad con los más desfavorecidos, etc, etc. Todo, absolutamente todo, menos la defensa de la libertad individual como garantía de la prosperidad del individuo y de su desarrollo personal y humano.

  • Arturo says:

    ¡Aleluya Satán bendito!. Me da mucho gusto leer post tan bien argumentados y tan racionales. Saludos

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»