Proselitismo religioso

Archivado en: , , , 2 Comentarios

 
¿Es inmoral hacer proselitismo religioso, o un trabajo de misionero que tiene como objetivo el convertir a otros a una religión? 

——– Escuchar en YouTube… ———-

No, desde luego que no. Sus ideas puede que sean inmorales e irracionales, pero el acto de intentar, pacíficamente, convertir a otros, en sí mismo ese acto es completamente moral.

Está claro que algunos de los que hacen proselitismo son honestos y otros son deshonestos, pero esto puede aplicarse a cualquier tipo de ideología, no sólo a la religión. Una persona quiere, naturalmente, que otras personas estén de acuerdo que ella si piensa que sus ideas son importantes; así que el aspecto de moralidad o inmoralidad surge en cómo uno llega a sus ideas, y no en si es apropiado o no convertir a otras personas.

Publicado por: marzo 17, 2011 4:11 am

2 Comentarios

2 Comentarios

2 respuesta a “Proselitismo religioso”

  • Miguel says:

    No estoy de acuerdo en esta ocasión con el post, por una razón, y es que precisamente un sujeto al propalar ideas irracionales y por consiguiente inmorales está siendo inmoral ya que con ello está contribuyendo a destrozar la mente de las personas que asimilan esas ideas, especialmente niños indefensos que puedan ser sometidos al lavado de cerebro del misticismo religioso.

    Dado que todo es implica un debe, todo hecho debe ser valorado, como bien dijo Ayn Rand en la Virtud del Egoísmo un sujeto que propala ideas irracionales sabiendo que lo son es un inmoral porque su actitud es la de un sujeto que quiere acabar con la vida humana.

    Por ende, estimo que el proselitismo religioso es inmoral y destructivo.
    No existen como bien ha demostrado objetivismo valuaciones separadas de los hechos de la realidad o sea dicotomías entre hechos y valores, aunque no es lo que ha contestado el Doctor Peikoff que se ha referido a otra cuestión distinta y es que la acción de difundir ideas no es mala en sí misma pero hablar de cosas en sí mismas es peligroso y yo diría que inadecuado.

    De todas formas la pregunta formulada por la persona que buscaba la respuesta filosófica da pie a posibles equívocos, porque considerar fuera de contexto un acto en sí mismo es absurdo.

    Por ejemplo, decir, ¿ Es malo matar a una persona?

    Bueno, habría que ver el contexto, es malo si uno mata a alguien que no ha iniciado la fuerza contra nadie porque se está violando sus derechos individuales, pero no es malo si el sujeto al que se mata es un asesino que quiere matar a otra persona y ésta para proteger un valor legítimo cual es su vida se defiende matando al agresor.

    O un país agredido en guerra realiza operaciones militares masivas y mata a un gran número de personas en un escenario de guerra con el fin de terminar con la agresión bélica. Eso no es nada malo sino al contrario es moralmente bueno.

    Por eso, hablar de algo como es en sí mismo es muy peligroso porque podríamos sin ser del todo conscientes deslizarnos hacia el misticismo, lo cual naturalmemte no pienso que sea la actitud de Peikoff, pero la pregunta del espectador o del remitente es muy peligrosa porque puede dar lugar a equívocos del tipo intricisista.

    Creo que Ayn Rand en muchas ocasiones cuando en público le preguntaban sobre un tema evaluaba no solo el contenido de la pregunta o sea el tema al que el interlocutor se refería, sino también la forma en que presentaba la pregunta, ya que malas formas pueden dar lugar a malas respuestas o a respuestas que no aclaran la cuestión suficientemente, todos hemos sufrido en muchas ocasiones el tener que contestar preguntas mal formuladas en exámenes o en exposición oral ante otras personas y nuestras respuestas no han resultado por ello suficientemente veraces ni contundentes en razón a ello.

    ¿ Por ejemplo, una pregunta muy trillada en la historia de la ética es la de El hombre es bueno por naturaleza o es malo por naturaleza?

    Que es una pregunta imposible de responder con exactitud ya que ninguna de las dos alternativas es válida, ya que los hombres son buenos o malos en relación a las acciones conscientes, libres y voluntarias que llevan a cabo a lo largo de su vida, no existe la maldad y la bondad por naturaleza.

    Por eso creo que el doctor Peikoff en esta ocasión fue victima de una pregunta capciosa que quizás el interlocutor realizó con buena fe pero mal formulada y Peikoff contestó acertadamente pero con una respuesta que si bien buena estaba viciada por la mala formulación de la pregunta por el interrogante.

    Esto no es una crítica a la respuesta dada por Peikoff sino una puesta en claro de algunas consideraciones adicionales que me merece este tema, la equivocación de todas formas la ha tenido el oyetente al formular la pregunta.

  • JC says:

    Como dice, » el aspecto de moralidad o inmoralidad surge en cómo uno llega a sus ideas», es diferente que un maestro (a), en un salón de clases enseñando conceptos básicos para el desarrollo de un niño (de lo cual dependerá toda su vida), de manera estandarizada por las leyes de un país, siguiendo normas; que un obispo en su iglesia usando manipulación emocional (aunque nadie te obliga a ir a una iglesia directamente), la manipulación emocional es entonces el acto inmoral por ser el método para inculcar e incluso adoctrinar tus ideas a otras personas.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»