Prestigio

Archivado en: , , , 4 Comentarios

 

Prestigio.

El deseo por lo inmerecido tiene dos aspectos: desear lo inmerecido en materia, y lo inmerecido en espíritu. (Por “espíritu” quiero decir: la consciencia del hombre.) Estos dos aspectos están necesariamente relacionados entre sí, pero el deseo de un hombre puede estar centrado principalmente en uno o en el otro. El deseo de tener lo inmerecido en espíritu es el más destructivo de los dos y el más corrupto. Es desear una grandeza inmerecida, que se expresa (aunque no se define) con la oscura bruma del término “prestigio“. . . .

La grandeza inmerecida es un concepto tan irreal y tan neurótico que el miserable que la busca no puede ni siquiera identificársela a sí mismo: identificarla sería convertirla en imposible. Necesita los irracionales e indefinibles eslóganes del altruismo y del colectivismo para darle a esa ansia sin nombre una fachada medio verosímil y de alguna manera anclarla en la realidad: más para justificar el auto-engaño que para engañar a sus víctimas.C

# # #

Fuente: “The Monument Builders”, La Virtud del EgoísmoAyn Rand

# # #

definitivo ebooks 1

 

Publicado por: Marzo 15, 2012 12:01 am

4 Comentarios

4 Comentarios

  • Miguel says:

    Excursus: Sería conveniente sí no fuese imposible o muy complicado de realizar, el cambiar el formato de la web para poder corregir uno mismo los comentarios que uno ha hecho y que por errores de orden tipográfico no queden desde el punto de vista de la retórica, muy estilizados y perfilados.

  • Miguel says:

    Cierto, siempre hay que pensar que el motor primario ha de ser el reconocimiento por uno mismo de que sus logros son objetivos y reales, y luego cabe esperar y moralmente exigir que los demás los reconozcan, pero en caso de que no lo hagan uno tiene derecho a profesarles todo el desprecio que imaginarse quepa.

  • Miguel says:

    Por eso continuamente los Peter Keatings del mundo buscan continuamente la adulación de los demás en magníficas campañas de propaganda, en el fondo toda persona que quiere un culto a su personalidad es porque se valora tan poco que necesita la aprobación continua y consciente de los demás, para tener la ilusión de que si los demás lo valoran es porque él es valioso, pero yo me pregunto, ¿ Siempre es malo y es considerado como obtener lo inmerecido en espíritu, el buscar la aprobación de los demás cuando uno realiza un logro, es decir, si uno piensa que lo está haciendo bien y racionalmente sabe que lo está haciendo bien, es de justicia pedir que los demás le reconozcan sus logros en vez de denigrarlos?. He ahí una pregunta que formulo para el que quiera contestármela. Porque puede ser muy difícil a veces distinguir entre la persona que tiene prestigio inmerecido y prestigio en base al mérito, por ejemplo, en la novela de Atlas, cuando aplauden a Hank Rearden porque ha ganado el juicio, y él se siente alegre en ese momento porque aparte de ganar la gente común ha sido por un momento racional, aunque sea solo momentáneo, en ese momento está reconociendo los logros de Rearden al menos una parte del público.

    • omingod says:

      Miguel: La aprobación por logros reales y objetivos es algo que una persona racional espera de otras personas racionales, y eso no está en conflicto con la satisfacción personal de haber hecho algo bien (que es lo primario). La propia Ayn Rand agradecía a individuos o al público cuando valoraban lo que ella había conseguido como escritora y filósofa. Puedes oir sus comentarios directamente al inicio de esta entrevista http://www.youtube.com/watch?v=47aZrbC35xY.

Previous Post
«
Next Post
»