La mente de Ayn Rand

Archivado en: , , , 27 Comentarios

 
“Para Ayn Rand, las ideas no eran un juego de salón; eran la forma que tiene el hombre de comprender el mundo, y por lo tanto, esenciales para la acción y la supervivencia humana.”……………………..

[Tomado de: “My Thirty Years With Ayn Rand: An Intellectual Memoir”, por Leonard Peikoff, The Voice of Reason, Epílogo.]

…………………….

Si te acercases a un individuo cualquiera, hicieses una lista de las cosas que él valora, y le dijeses seriamente: “Tengo la intención de destruirlas todas y dejarte tirado en la cuneta”, él se enfadaría, incluso se indignaría. Lo que hacía a Ayn Rand diferente del resto de la humanidad es el hecho de que ella podía oír la lista completa y la intención de destruirlo todo en la simple afirmación: “la realidad es irreal”.

La mayoría de la gente en nuestra época de pragmatismo y escepticismo desprecia cualquier generalización sobre la realidad como mera habladuría, o sea, como abstracciones flotantes, y sólo reacciona a declaraciones sobre cosas muy concretas. Con Ayn Rand era al contrario. Ella reaccionaba de forma mucho más intensa ante ideas filosóficas que ante cosas concretas. Cuanto más abstracto el comentario malvado, más territorio éste abarcaba, y por lo tanto, mayor era el potencial destructivo que ella veía en él.

Igualmente, si Ayn Rand escuchaba una idea básica que ella consideraba verdadera – una idea abogando la realidad y la razón, como muchos de los principios de Aristóteles – ella respondía con profundo respeto y admiración, incluso con gratitud. Las ideas para ella no eran un juego de salón; eran la forma que tiene el hombre de comprender el mundo, y por lo tanto eran algo esencial para la acción y la supervivencia humanas. Así que las ideas verdaderas eran un activo valiosísimo, y las falsas, un desastre potencial.

Pero, así como Ayn Rand no separaba abstracciones de concretos, ella tampoco permitía que los concretos permanecieran desgajados de las abstracciones. O sea, ella rechazaba la política general de hoy día, que es observar los acontecimientos cotidianos en un vacío para luego lamentarse que la vida es ininteligible. Lo que un hombre hace, ella decía, es el producto de lo que piensa. Para ser entendidas, por lo tanto, las acciones de un hombre tienen que ser consideradas en relación a sus ideas. Ya fuese leyendo una inspiradora novela de Victor Hugo, o algún horror procedente de la educación progresiva, o la emocionante aventura de los Estados Unidos en el espacio, o la más reciente catástrofe procedente de Washington, o el comportamiento aparentemente incomprensible de un amigo en el que ella había confiado. . . fuese lo que fuese, ella siempre buscaba su explicación identificando las ideas en su raíz.

Dado que las abstracciones, según su filosofía, son el medio que tiene el hombre para comprender y lidiar con cosas concretas, ella de hecho las usaba para ese fin. Nunca se contentó ni con teorías flotantes ni con noticias puntuales e ininteligibles; siempre exigió una unidad crucial: de teoría y realidad, o de ideas y hechos, o de conceptos y perceptos.

# # #

Presentación realizada por el Dr. Peikoff en el Ford Hall Forum de Boston el día 12 de abril de 1987, y publicada en The Objectivist Forum en junio de 1987.

Publicado por: marzo 3, 2012 12:54 am

27 Comentarios

27 Comentarios

27 respuesta a “La mente de Ayn Rand”

  • El osito Teddy says:

    Completamente de acuerdo con Miguel. Por ejemplo, hasta hace nada uno no podía disfrutar de “El hombre, la economía y el Estado” de Rothbard en castellano.

    Vamos, que es urgente que este país se deje influir por las ideas de Rand.

  • Miguel says:

    Decir que realmente no se ha leido la novela de Ayn Rand si sólo se lee en castellano es una afirmación que me apena en cierta medida, poruqe la verdad yo sí la he disfrutado y sí me he dado cuenta de la obra de arte de Ayn Rand, pero bueno igual le ocurre como a James Yoyce que se dice que es incomunicable su estilo literario si no se lee en inglés, espero que no sea eso con Ayn Rand,

  • Miguel says:

    Habrían de vertirse al español dos libros: Paralelismos Ominosos de Leonard Peikoff, Objetivismo: La Filosofía de Ayn Rand de Leonard Peikoff y publicarse en España, Introducción a la epistemología objetivista, o plantearse Grito Sagrado en vender internacionalmente a distancia.

  • Miguel says:

    Es una pena que Ayn Rand fundamemtalmente en vida sólo estuvo interesada en expandir su pensamiento por Estados Unidos de Norteamérica, y que en tantísimos años desde que empezase a publicar sus obras, no estuviesen disponibles en España, hasta el año 2004, es que es increible que en Europa sea prácticamente desconocida esta autora, que no sea discutida, que sigan las Universidades enseñando las mismas doctrinas trilladas una y otra vez. Es que mientras Ayn Rand sólo sea conocida en Estados Unidos no hay nada que hacer, sólo en sudamérica se discute sobre Ayn Rand y es ampliamente conocida.

  • El osito Teddy says:

    Es un gran drama para gente como yo. Me refiero evidentemente a la gente que no tiene un nivel de inglés lo suficientemente elevado como para leer a Rand en inglés.

  • El osito Teddy says:

    Es que estoy muy interesado en tener una idea clara de cómo se fueron agregando ideas en la historia filosófica para determinar finalmente ese todo. Si tienes buena base mejor comprendes la impostura de Kant y derivados y sobre todo, saberse manejar bien en ese estilo retorcido, oscuro y embarullado tunel; y la radiante luz de Aristóteles y Rand que en sus epistemologías representan.

    Lo malo es que para los que no nos desenvolvemos muy bien en inglés está más difícil la cosa. Aún no me han traido “Introducción a la epistemología objetivista” y por ahora, Grito Sagrado, no tiene intención de publicar, por ejemplo, “La ntirrevolución industrial”. Por desgracia, los místicos no hay problemas en encontrarlos en la librería.

    ¿Qué es lo malo?

  • Miguel says:

    El marxismo ha sido furibundamente criticado pero pienso que con desactivar a Hegel el marxismo cae por su propio peso.

  • Miguel says:

    Efectivamente, pero más que por eso, Rand criticaba más a Kant porque ella quiso ir a la base de la filosofía moderna que es Kantiana, ya que Kant es el que abre la puerta a la destrucción de la objetividad que culmina con Hegel, pero quien abre la caja de pandora por así decirlo es Kant, aunque se encuentren precedentes en Descartes o Hume, lo que no estoy muy de acuerdo es en la afirmación de Rand de que el primer filósofo moderno que hay que refutar sea Kant y luego Descartes, pienso que el primero ha de ser Kant pero el segundo Hegel, el tercero Descartes y el cuarto Hume que salvo en materia económica en filosofía desbarró. Para comprender la evolución de la historia de la filosofía, Ayn Rand tiene un libro que se titula el Nuevo intelectual, un ensayo donde hace un somero repaso por las principales corrientes filosóficas, donde quizás hubiese echado de menos que criticase a Heiddeger o Sartre pero bueno a pesar de ello es un grandísimo ensayo que recomiendo vivamente leer.

  • Miguel says:

    Pues, bueno una historia de la filosofía pues a priori no es algo que intelectualmente tenga importancia, puesto que, los autores pese a ser malvados filosóficamente hablando suelen exponer de forma objetiva las teorías, de hecho Hegel por ejemplo, expone las teorías metafísicas anteriores a la suya de forma objetiva antes de pasar a endilgarnos su filosfía subjetivista.

  • El osito Teddy says:

    Por cierto, tengo interés en leerme también “la acción humana” pero me tira para atrás su complejidad. Antes leeré “El hombre, la economía y el Estado” de Rothbard.

  • El osito Teddy says:

    Creo que vooy entendiendo. Rand detestaba más a Kant que a Hegel pues, acorde con el texto: “Ella reaccionaba de forma mucho más intensa ante ideas filosóficas que ante cosas concretas. Cuanto más abstracto el comentario malvado, más territorio éste abarcaba, y por lo tanto, mayor era el potencial destructivo que ella veía en él”.

    Quizá, como bien dices, la maldad de Hegel es más sencilla de advertir que el empeño astuto menos directo y rastrero en pos de desvirtuar y erosionar la razón que pretendía Kant.

    Y ya que sabes tanto ¿qué opinion te merece la historia de la filosofía de Bertrand Russell?.

  • Miguel says:

    Efectivamente es un tostón, pero bueno también luego si uno lo digiere y lo entiende entonces su mente crece y se vuelve casi invulnerable a los ataques de los enemigos de la mente, para volverse invulnerable habría además que leer y entender a Hegel lo cual es casi imposible por su lenguaje horrible, oscuro, abstracto y por su carencia absoluta de definiciones y la plena abundancia de frases sin sentido.

  • El osito Teddy says:

    Muchas gracias por responderme.

    Leer a Kant directamente desanima; la misma Rand dijo que era un tostón difícil de digerir.

  • Miguel says:

    Kant fue el malvado desde un punto de vista intelectual porque quiso justificar el altruismo de un modo racional, o mejor dicho, pseduracional, tratando de enmascarar su irracionalismo hacíendolo pasar por la más estricta racionalidad, en ese sentido, es malvado, se equivocó también pero se equivocó deliberadamente.
    En cuanto a Hegel fue peor porque su doctrina lleva ya al extremo el idealismo de Kant y aboga por el más descarnado subjetivismo ontológico y epistemológico. Por eso digo que Hegel es más opuesto a Objetivismo que Kant, pero por supuesto que tiene razón Ayn Rand al decir que Kant es malvado y opuesto a Objetivismo, pero es que Hegel es más malvado aún, ese es el sentido de mis comentarios.

  • Miguel says:

    Bueno, para comprender la filosofía de Kant el glosario de esta página web es muy bueno, y también algún comentario he hecho yo sobre Kant en esta página web, pero lo mejor para acercarse a una filosofía destructiva como la de Kant es intentar leer sus obras originales a la luz de lo que sabemos de Objetivismo, leer su Crítica de la razón pura y su Fundamentación de la Metafísica de las costumbres. Pero lo mejor es comprender bien objetivismo y luego ya estudiar a estos fiósofos modernos,no obstante, sería mejor leer a Aristóteles para tener una visión complementaria a la filosofía de Ayn Rand.

  • Miguel says:

    No he dicho que Kant no sea malvado, claro que yerra Kant como muy bien se explica en las obras de Ayn Rand y en esta admirable web, Ayn Rand acierta al criticar a Kant, lo que yo estaba diciendo es que Hegel es incluso peor que Kant, pero Kant evidentemente fue el iniciador de la destructiva filosofía moderna, que no se interpreten mis comentarios como una rehabilitación de Kant, ni mucho menos, Kant y Hegel son los dos filósofos más destructivos intelectualmente.

  • El osito Teddy says:

    Miguel, ¿algún libro para legos acerca de comprender la filosofía de Kant?

  • El osito Teddy says:

    Pero entonces, ¿acaso Kant no actuó con malicia y sí equivocado? ¿Yerra Rand al considerarlo malvado?

  • Miguel says:

    Por supuesto, la filosofía de Kant es lo opuesto a objetivismo, pero entonces ya Hegel es más que opuesto si cabe eso, al menos Kant no niega la realidad, sólo niega que el hombre la pueda conocer, pero Hegel es peor, siguiendo la idea de Kant, Hegel dice que entonces no hay más realidad que lo que el hombre piensa, Ser es pensar, Lo racional es real, Lo real es racional, entendiendo por racional no la razón sino el pensamiento, o sea puro subjetivismo.

    Por otra parte, decir que es bastante indignante y artero lo que uno lee en numerosos blogs que critican a Ayn Rand, diciendo que ella jamás leyó la obra de Kant, sino que se guió por referencias, cuando en su libro sobre Filosofía llega a citar un fragmento de la Crítica de la metafísica de las costumbres, lo cual denota absoluta mala fe por parte de esos críticos, pero es que además, yo que he leído gran parte de la obra de Kant, Crítica de la razón pura y Fundamentación crítica de la metafísica de las costumbres, he comprobado de primera mano las contradicciones en que incurre la filosofía Kantiana. De todas formas tengo que ponerme aunque sea este verano a leer atentamente la obra de Kant por completo para ampliar mi perspectiva intelectual sobre la cuestión. con Hegel tengo más reticencias porque es más oscuro y arcano.

  • Miguel says:

    Cierto, es que exponer las ideas verdaderas es muy útil, pero también decía Aristóteles que no valé tan sólo mostrar lo verdadero, sino también la causa de la falsedad, y pienso que se complementa muy bien el exponer y refutar las ideas falsas, una vez que se han articulado las ideas verdaderas. Y buenoe s cierto que el sistema de Kant, Ayn Rand lo trató profusamente como cualquiera que haya leído los libros de Ayn Rand o esta página, puede comprobar fácilmente, pero Hegel que es incluso más pernicioso que Kant no es suficientemente tratado. De todas formas Ayn Rand también exhortaba en su libro Filosofía, quien la necesita, a leer a los autores con doctrinas falsas y malvadas y tratar de refutarlos para uno mismo, con el motivo de reforzar las ideas verdaderas.

  • El osito Teddy says:

    Miguel (o alguien que sepa), ¿me puedes sugerir algún libro/link/escrito que describa bien esa degeneración epistemológica en la historia de la Filosofía? Estoy muy interesrado.

    Gracias.

  • Miguel says:

    Pienso que Ayn Rand o los Filósofos objetivistas que han sido discípulos de ella habrían realizado una gran labor al mundo si hubiesen escrito alguna monografía o tratado filosófico destinado a refutar el sistema filosófico de Kant y otro destinado a refutar el Sistema Filósifico de Hegel, porque hasta que esos dos filósofos dejen de influir en el pensamiento intelectual de occidente, no habrá un Renacimiento intelectual en nuestra civilización.

    • omingod says:

      Prácticamente toda la filosofía de Objetivismo es una refutación de la filosofía de Kant, pero además Ayn Rand lo criticó directamente con frecuencia, tanto en el discurso de Galt (sin mencionar el nombre Kant), como en ensayos específicos como “Kant vs Sullivan” (en “Filosofía: Quién la Necesita”), como en sus entrevistas en radio y televisión, etc.; además, Ayn Rand siempre habló de la necesidad de entender las filosofías falsas para poder rebatirlas, entre ellas la de Kant. Los “discípulos” de Ayn Rand también han escrito sobre esto, a veces como parte de sus obras (como Leonard Peikoff en “The Ominous Parallels”), y han hecho presentaciones dedicadas a eso, como la titulada “Kant´s gimmick”, puedes buscarlas en la literatura Objetivista.

      De cualquier forma, pienso que no tendría sentido dedicar un tratado específicamente a desacreditar un sistema de ideas falso y malvado (igual que no vale la pena enfocarse en criticar la astrología o las teorías de los hombres-lobo). Por muy extendidas que estén las ideas de Kant, lo importante para contrarrestar todo el mal que han causado no es refutarlas en un libro, sino exponer las ideas que sí son verdaderas. Como muy bien dice Ayn Rand: “Las ideas sólo pueden ser combatidas por medio de mejores ideas. La batalla consiste no en oponer, sino en exponer; no en revelar, sino en refutar; no en evadir, sino en proclamar con valentía una alternativa completa, coherente y radical”.

      Para más información podéis leer las entradas bastante extensas en el Glosario, empezando con http://objetivismo.org/kant-su-metafisica-y-epistemologia/. Y aquí hay algunas citas adicionales de Ayn Rand sobre Kant y su filosofía, procedentes de varias fuentes:

      “El hombre que . . . le cerró la puerta de la filosofía a la razón fue Immanuel Kant”.

      “En todos sus aspectos fundamentales, la filosofía de Kant es exactamente lo opuesto a Objetivismo”.

      “Si buscas las raíces de todas las filosofías actuales – como el pragmatismo, el positivismo lógico, y todos los demás neo-místicos que anuncian alegremente que tú no puedes probar que existes – descubrirás que todas ellas surgieron de Kant”.

      “Si “genio” denota una habilidad extraordinaria, entonces Kant puede ser llamado un genio por su capacidad de percibir, aprovechar y perpetuar los temores, la irracionalidad y, sobre todo, la ignorancia humana. Su influencia se apoya, no en factores filosóficos, sino en factores *psicológicos*.”

      “El objetivo explícito de Kant fue rescatar *la moralidad de la auto-abnegación y el auto-sacrificio*. Él sabía que esa moralidad no sobreviviría sin una base mística – y que de lo que había que rescatarla era de la *razón*.”

      “El archi-defensor del “deber” es Immanuel Kant; él fue mucho más allá que otros teóricos, tan lejos que éstos parecen inocentemente benevolentes en comparación. El “deber”, Kant afirma, es la única norma de virtud, pero la virtud no es su propia recompensa: si hay una recompensa de por medio, deja de ser virtud. La única motivación moral, afirma, es la dedicación al deber por el propio deber; sólo una acción motivada exclusivamente por esa dedicación es una acción moral.”

      “En una teoría deontológica (centrada en el deber) todos los deseos personales son desterrados del reino de la moralidad; un deseo personal no tiene ningún significado moral, sea el deseo de crear o el deseo de matar. Por ejemplo, si un hombre no está sustentando su vida por deber, tal moralidad no distingue en absoluto entre sustentarla con un trabajo honesto, o robando. Si un hombre *quiere* ser honesto, no merece ningún crédito moral; como diría Kant, esa honestidad es “loable”, pero no tiene “relevancia moral”. Sólo un malvado represor, alguien que siente un profundo deseo de mentir, de engañar y robar, pero que se obliga a actuar con honestidad en aras del “deber”, él es quien recibirá un reconocimiento de su valor moral por parte de Kant y sus secuaces.”

      “El ego del hombre, afirma Kant, como cualquier otra cosa, es parte de la realidad – él, también, es algo en sí mismo – y si la realidad no es conocible, tampoco lo es el ego del hombre. El hombre, concluye Kant, es capaz de conocer sólo su ego fenomenal, su ego como le aparece a él mismo (por introspección); él no puede conocer su ego noumenal, su “ego como es en sí mismo”. El hombre es, por lo tanto, una criatura en un conflicto metafísico. Es, por decirlo de alguna manera, un bípedo metafísico, con un pie (irreal) en el mundo fenomenal y otro pie (incognoscible) en el mundo noumenal.”

      “Incluso ignorando el hecho de la invención absurda que es la teoría de Kant sobre las “categorías” como fuente de los conceptos del hombre, su argumento equivale a una negación, no sólo a la negación de la consciencia del hombre, sino de cualquier consciencia, de la consciencia como tal. Su argumento, en esencia, es el siguiente: el hombre está limitado a un tipo de consciencia de una naturaleza específica que percibe a través de ciertos medios y no de otros; por lo tanto, su consciencia no es válida; el hombre está ciego, porque tiene ojos; sordo, porque tiene oídos; eludido, porque tiene mente; y las cosas que percibe no existen, porque las percibe.”

      “Platón era más que un platonista; a pesar de su misticismo, era también un griego pagano. Como tal, exhibía un cierto respeto por la razón, un sincero respeto que estaba implícito en la filosofía griega, independientemente de lo explícitamente irracional que fuese. El misticismo kantiano, sin embargo, no sufre de tales restricciones paganas.”

      “¿Deben entonces los hombres resignarse a un escepticismo total? No, dice Kant, hay un medio de perforar la barrera entre el hombre y la existencia. Como a la razón, a la lógica y la ciencia se les niega el acceso a la realidad, la puerta queda ahora abierta para que los hombres aborden la realidad con un método diferente, un método no racional. La puerta queda ahora abierta para la fe. Siguiendo la pista de sus propias necesidades, los hombres están justificados en creer (por ejemplo, en Dios o en la otra vida), aunque no puedan demostrar la verdad de sus creencias. . . . “Por lo tanto”, escribe Kant, “he considerado necesario negar el conocimiento, para poder hacerle sitio a la fe“.”

      “Hay dos tipos diferentes de subjetivismo, que se distinguen por cómo responden a la pregunta: ¿de quién es la consciencia que crea la realidad? Kant rechazó el más antiguo de ellos, que era la idea de que los sentimientos de cada hombre crean un universo privado para él. En vez de eso, Kant lanzó la era del subjetivismo social – la idea de que no es la consciencia de los individuos, sino de los grupos, lo que crea la realidad. En el sistema de Kant, la humanidad como un todo es el grupo decisivo; lo que crea el mundo fenomenal no son las idiosincrasias de individuos específicos, sino la estructura mental común a todos los hombres.”

      “Si los hombres vivieran el tipo de vida que Kant demanda, ¿quién o qué se beneficiaría de ello? Nada y nadie. El concepto de “beneficio” ha sido extirpado de la moralidad. Para Kant, es el sacrificio obediente como tal lo que constituye la pretensión de un hombre a la virtud; el beneficio de cualquiera que lo reciba es moralmente accidental. La virtud, para Kant, no es servir el interés de alguien – ni el de uno mismo, ni el de Dios ni el de otros. (Desde esta perspectiva, un hombre puede exigir crédito moral por el servicio a otros, pero no porque ellos se beneficien, sino sólo en la medida en que él pierda).”

      “El mandamiento moral [de Kant] es: sacrifícate, sacrifícalo todo, sacrifícate por el propio sacrificio, como un fin en sí mismo.”

      “La empalagosa preocupación actual por el débil, el deficiente, el que sufre, el culpable, es un tapujo para enmascarar el odio profundamente kantiano por el inocente, el fuerte, el capaz, el triunfador, el virtuoso, el seguro de sí mismo, el feliz. Una filosofía empeñada en destruir la mente del hombre es necesariamente una filosofía de odio por el hombre, por la vida del hombre, y por todo valor humano. El odio de lo bueno por ser bueno es el sello distintivo del siglo XX. Ese es el enemigo que estás enfrentando.”

  • Miguel says:

    En relación con la frase, la realidad es irreal, el mayor exponente de la misma fue el filosófo alemán George Wilhem Friedrich Hegel, que en su enciclopedia de las Ciencias Filosóficas, dice, ” el Ser y la nada son lo mismo, y se fusionan en el devenir”, pero si el Ser y la nada son lo mismo, entonces porque hablar de Ser y de Nada, entonces, el Mundo existe y no existe a la vez, yo diría que el Filosofo opuesto a Objetivismo no es Kant, sino Hegel, Hegel representa el subjetivismo en sentido absoluto, él da un paso más allá que Kant y destruye la realidad que Kant había llamado fenoménica, razonando que si el mundo nouménico de Kant es el único real y el otro es una mera apariencia construida por la conciencia, entonces llega a la conclusión de que sólo existe lo nouménico, que sólo existe el pensamiento, un pensamiento sin nada externo a él, al contrario, el pensamiento personificado en la Idea o Espirítu a través de la historia va concibiendo la realidad. Lo que Hegel quiso es que la gente renunciase a la realidad y volviese a la Fe en Dios o en el Infinito, justificando al modo que Orosius, el transcurso de la historia como un plan consciente del Espíritu cuyo estadio final es la creación de lo Germánico que sería lo Absoluto en el Estado, negando todo tipo de indvidualidad al ser humano que se considera como una mera mota de polvo barrida por el devenir histórico.

  • Arturo Alessio says:

    Me gustaría compartir el siguiente enlace http://facetsofaynrand.com/ para quienes deseen ampliar lo que está en este artículo, ya que definitivamente es cierto… Tuve que usar un traductor y aún así lo entendí, sin embargo para quienes manejan el inglés les viene muy bien. Saludos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»