Bien común

Archivado en: , , , 16 Comentarios

 

La tribal y primitiva noción de “bien común” le ha servido de justificación moral a la mayoría de los sistemas sociales – y a todas las tiranías – en la historia. El grado de esclavitud o de libertad de una sociedad siempre ha reflejado el grado en el que este slogan tribal ha sido invocado o ignorado.

“El bien común” (o “el interés público”) es un concepto indefinido e indefinible: no existe tal entidad como “la tribu” o “el público”; la tribu (o el público o la sociedad) no es más que una suma de hombres individuales. Nada puede ser bueno para la tribu como tal; “bueno” y “valor” se refieren únicamente a un organismo vivo – a un organismo vivo individual –, no a un conjunto de relaciones incorpóreas.

“El bien común” es un concepto sin sentido, a menos que se interprete literalmente, en cuyo caso su único posible significado es: la suma del bien de todos los individuos involucrados. Pero en ese caso el concepto carece de sentido como criterio moral: deja abierta la cuestión de qué es el bien de los hombres individuales, y de cómo ese bien se determina.

No es, sin embargo, en su sentido literal en el que ese concepto es generalmente usado. Es aceptado precisamente por su carácter elástico, indefinible y místico, que sirve, no como una guía moral, sino como una evasión de la moralidad. Ya que lo bueno no es aplicable a lo incorpóreo, se convierte en un cheque en blanco — un cheque en blanco “moral” — para quienes pretenden llevarlo a la práctica.

Cuando “el bien común” de una sociedad se considera como algo fuera de y por encima del bien de sus miembros individuales, eso significa que el bien de algunos hombres prevalece sobre el bien de otros, y esos otros están destinados a la condición de animales a ser sacrificados. Se asume tácitamente, en tales casos, que “el bien común” significa “el bien de la mayoría” en contraste a la minoría o el individuo. Observad el hecho significativo de que esa presunción es tácita: incluso las mentalidades más colectivizadas parecen sentir la imposibilidad de justificarlo moralmente. Pero “el bien de la mayoría”, igualmente, es sólo un pretexto y un engaño: Como, de hecho, la violación de los derechos de un individuo significa la derogación de todos los derechos, eso entrega la mayoría indefensa al poder de cualquier pandilla que proclame ser “la voz de la sociedad” y proceda a gobernar por medio de la fuerza física, hasta que sea depuesta por otra pandilla que emplee los mismos medios.

Si uno comienza por definir el bien de hombres individuales, uno aceptará como correcta sólo una sociedad en la que ese bien se consiga y pueda ser conseguido. Pero si uno empieza por aceptar “el bien común” como un axioma y a mirar el bien del individuo como su consecuencia posible pero no necesaria (no necesaria en ningún caso en particular), uno termina con absurdos horribles tales como la Rusia soviética, un país que profesa estar dedicado al “bien común” pero donde, con excepción de una minúscula camarilla de gobernantes, la población entera ha existido en una miseria infrahumana durante más de dos generaciones.

+ + +

Sólo en base a los derechos individuales puede cualquier bien – público o privado – ser definido y logrado. Sólo cuando cada hombre es libre de existir por su propio bien – sin sacrificar a otros a sí mismo ni sacrificándose él mismo a otros — sólo entonces es cada hombre libre de luchar por conseguir el mayor bien posible para sí mismo por su propia elección y por su propio esfuerzo. Y la suma total de tales esfuerzos individuales es el único tipo posible de bien social y general.

# # #

Fuentes:

“What Is Capitalism?” Capitalism: The Unknown Ideal

“Textbook of Americanism” The Ayn Rand Column

# # #

definitivo ebooks 1

 

Publicado por: September 23, 2013 2:37 pm

16 Comentarios

16 Comentarios

  • G Truchuelo R says:

    Ok. Como siempre, creo que debes de definir mejor los términos… :

    ***¿Son o no las ideas susceptibles de apropiación?
    ¿A que te refieres con “idea”? ¿a una invención concreta? ¿a una filosofía? ¿a un plan para el próximo viernes por la tarde?

    ***¿Son o no necesarios los funcionarios públicos?
    Si, pero NO hay que diferenciar entre funcionarios públicos destinados a defender las co-propiedades y las propiedades, ambos defienden lo mismo: los derechos del individuo, de cada individuo.

    ***¿Existe el bien común?
    Según tus comentarios, llamas “bien” tanto a cosas, como a objetivos comunes, como a logros… ¿Es una “cosa apropiable” el fin de una organización creada para promover las películas de los años 50s? Dichos individuos cooperan con un fin común, promover las películas de los 50s… pero, es eso apropiable?

    Cuando yo he dicho “bien apropiable”, me he referido concretamente a las cosas. NO es lo mismo un objetivo común que un “bien común”. Para este tipo de conversaciones es mejor ser precisos…

    ***Y si existe, ¿cómo afecta a la propiedad privada?
    Supongo que te refieres a las co-propiedades. Básicamente existen de dos tipos: comunidades germánicas o comunidades romanas. La afectación a las cosas concretas puede variar dependiendo del contrato de las partes y de su naturaleza.

  • Uantex says:

    Disculpen. No se que ha pasado, pero se ha alterado el orden de los comentarios. Primero es el comentario #14, luego #12 y finalmente #13. Si se pudiera corregir bien, sino aquí la aclaración.

  • Uantex says:

    Estimados:
    ……Releyendo los comentarios publicados hasta ahora, considero que nos hemos estado enredando con temas distintos. Por ello, y a fin de no caer en un embrollo, propongo dividir las cuestiones como sigue:
    ***¿Son o no las ideas susceptibles de apropiación?

    ***¿Son o no necesarios los funcionarios públicos?

    ***¿Existe el bien común?

    ***Y si existe, ¿cómo afecta a la propiedad privada?

    ……En cuanto a la PRIMER PREGUNTA, como ya mencioné, es una cuestión tangencial al tópico del artículo. Por ello, considero mejor dejarlo de lado por el momento a fin de no desviarnos de la cuestión principal que es el “bien común”.

    ……En cuanto a la SEGUNDA PREGUNTA, es una cuestión que se viene arrastrando desde el comentario #1. Considero que la pregunta se relaciona con esta otra: ¿es necesario el Gobierno?… y ¿por qué?
    ……El Gobierno es necesario porque es el único medio para excluir la violencia de las relaciones sociales. Para cumplir dicha función es que detenta el monopolio de la fuerza física.
    ……Ahora bien, la fuerza FÍSICA sólo puede ser desplegada por un organismo vivo. Un Gobierno no puede hacerlo, pero un policía o un juez sí (y estos son funcionarios públicos). Dejo el razonamiento aquí, pues el resto puede leerse en el ensayo “La naturaleza del Gobierno”.
    ……Una aclaración. En un párrafo del ensayo citado, Rand señala lo siguiente: “una sociedad que le ROBA al individuo […], o lo ESCLAVIZA, o intenta LIMITAR la libertad de su mente…”. Todas estas acciones suponen el uso de una fuerza física que la sociedad no tiene, pues como he dicho sólo un organismo vivo puede usarla. ¡No se vaya a pensar que la sociedad es un organismo vivo!

  • Uantex says:

    PD. Al responder intenten mantener las preguntas (temas) separadas, a menos que las consideren erróneas o que falten otras. De esa manera evitaremos caer en un embrollo.
    Saludos…

  • Uantex says:

    ……La TERCERA PREGUNTA constituye, como he dicho, la cuestión principal. ¿Existe el bien común?
    ……En los comentarios realizados he hecho reiterada referencia a la COOPERACIÓN. Según la RAE cooperar significa “obrar juntamente con otro u otros para un mismo fin”. Ese “mismo fin” es un bien común a dos o más individuos. Por ello, no puede haber cooperación sin bien común.
    ……Cuando dos personas deciden voluntariamente cooperar, entre ellas existe un bien común, pues de lo contrario no cooperarían. Aristóteles decía, parafraseándolo, lo común une. ¿De qué otra forma explicaría el fenómeno de la cooperación?
    ……En este contexto, ¿a qué viene la crítica de Ayn Rand respecto al bien común? Pues viene a cuento de que generalmente se ha considerado a la sociedad (o la tribu) como una sustancia, como un “organismo vivo” (para ser más gráficos), cuyo bien se ha dado en llamar BIEN COMÚN. De ahí que se tome “COMÚN” como lo perteneciente a la COMUN-IDAD.
    ……No continúo desarrollando la idea, pues el resto está en el texto del artículo.

    ……En conclusión, creo que la confusión viene dada por el termino “común” de la expresión “bien común”. Así, ésta puede entenderse de dos maneras, al menos:
    …a) Como un bien perteneciente a la COMUN-IDAD, considerada esta como una entidad distinta de los individuos, como una sustancia. Esto es lo que, en mi opinión, critica Ayn Rand

    …b) Como un bien perteneciente a dos o más individuos (y que los lleva a cooperar). En este sentido, la RAE define “común” como una cosa que […] pertenece o se extiende a varios. Quizás ayude a comprender mejor la idea si en lugar de llamarle bien común le llamáramos bien individual compartido (esto tómelo con pinzas).

    ……En cuanto a la CUARTA PREGUNTA, ¿cómo afecta el bien común a la propiedad privada? Pues en nada. Y esto es lo que garantiza la voluntariedad de la cooperación.
    ……“Los hombre son libres de cooperar entre ellos o no … El derecho a estar de acuerdo con otros no constituye un problema en ninguna sociedad; es le derecho a disentir el que resulta crucial. Es la institución de la propiedad privada la que protege e implementa el derecho a disentir…” (¿qué es el capitalismo?)
    ……El que una cosa sirva a un bien común no le quita su condición de propiedad privada, siempre que se entienda en la 2º acepción señalada.

  • G Truchuelo R says:

    Uantex, el DERECHO DE PROPIEDAD es un derecho de acción; el derecho a usar (uti), disfrutar (frui) y disponer (habere) de de valores materiales.

    Hay que diferenciarlo con la mera posesión (possidere), pues ésta es simplemente la relación material de un hombre con la cosa (un ladrón posee su botín, pero no su propiedad). La propiedad es la relación jurídica inmaterial del sujeto con la cosa, que no puede perderse contra la voluntad del sujeto.

    —-Una idea universal, como Objetivismo, no es apropiable, de la misma forma que tampoco lo es la ley de gravitación universal, o cualquier otra idea abstracta. Vamos, creo que no es necesario profundizar en la confusión mental de alguien que fuese capaz de afirmar que, por ej., las leyes de la lógica formal son de su propiedad.

    —-El ejemplo del balón de fútbol es muy bueno y te felicito por ello ya que es muy útil para resaltar mi argumento frente al tuyo, y así poder diferenciar con más claridad entre la posesión y la propiedad, y la posterior justificación del derecho del dueño a disponer como quiera de su propiedad – ya sea un balón de fútbol o una página web – :

    …Cuando tu amigo os permitía a todos jugar con su pelota, no os cedía la propiedad, (como bien has dicho, el la tomaba de nuevo cuando volvía a su casa), sino que os *permitía* su posesión, y disfrute temporal (usufructo).
    Eso no es tener derecho de propiedad sobre la pelota, y por lo tanto no tenías los derechos que tendrías si realmente fueses su dueño, como el derecho a disponer de la cosa como a ti te gustase: no podías pincharla, ni quemarla, ni cogerla he irte corriendo a tu casa, o pintarla… Tenias el *permiso* de su dueño a usarla para un fin concreto: jugar al fútbol. Da igual que sea una pelota de fútbol, que una página web.

    Otra cosa distinta, es el hecho de que para la consecución de ciertos fines, el dueño tenga que hacer con su propiedad las cosas de determinada forma si quiere tener éxito.
    Pero ello no es una limitación de su derecho de propiedad, no es forzado por nadie a actuar de X forma.

    El hecho de que el dueño tenga que hacer las cosas de determinada forma para tener éxito entre sus potenciales clientes (o lectores, en este caso) no es mas que la necesidad de la realidad contractual: que ambas partes acepten voluntariamente el contrato, y por lo tanto, que ambas estén interesadas… De la misma forma que a un frutero le interesa que su fruta esté en buen estado para vender, al dueño de la página le interesará mantener la página web de cierta forma. Pero eso no significa que nosotros estemos ejerciendo una limitación a su derecho de propiedad, y que él tenga prohibido disponer de su web.

    —-Respecto a los contratos y la co-propiedad, Yo no he negado en ningún momento la co-propiedad (de hecho he usado el ejemplo de la propiedad horizontal), lo que he negado es la “propiedad pública”. En cuanto a los contratos, no puedes violar uno de co-propiedad por la misma razón por la que no puedes comprar una cocacola e irte sin pagar, o vender una cocacola y no dársela a tu cliente.

  • Alberto says:

    Los empleados del bar pueden sacarte a la fuerza de ahí (o llamarte la atención) sin necesidad de (por ejemplo) un burócrata que les diga que hacer. También es posible llamar a la policía, ya que es una vulneración (aunque muy leve, lo es) de una parte del derecho a la propiedad (el derecho a ser propietario de esta (si la gente hace lo que quiere en tu propiedad no eres propietario realmente))

  • Uantex says:

    #8 G Truchuelo R gracia por comentar. A continuación le expongo mi opinión al respecto al tema:

    “Objetivismo” es una filosofía, una idea universal, no es apropiable.

    Si bien es algo tangencial, disiento con esta afirmación. Así como el hombre necesita apropiarse de los alimentos para vivir, también necesita hacerlo con las ideas.
    Hacer propia (apropiarse) una idea significa aceptarla como verdadera y vivir de acuerdo a ella.

    “Objetivismo.org” es una web privada, propiedad de su dueño, y en consecuencia puede hacer en ella lo que le plazca. Los clientes (lectores) son libres a su vez actuar en consecuencia.

    Esto me recuerda a los partidos de fútbol del barrio. Uno ponía la pelota, y entre todos jugamos. Había una cooperación, pues todos buscábamos divertirnos, pero la pelota no por ello se transformaba en una propiedad “del grupo”. Cuando el juego terminaba, el dueño se la llevaba a su casa.
    Por otro lado, considero falso que el dueño de “Objetivismo.org” pueda hace lo que le plazca. Pues SI su fin es conocer y difundir objetivismo, ENTONCES debe actuar de cierta manera, y no como le plazca. Ayn Rand decía esto de una mejor manera, pero ahora no recuerdo donde.
    El que pone la pelota pone las reglas, decíamos en el barrio. Pero el que ponía la pelota sabía que no podía torcer demasiado las reglas, pues si lo hacía nadie iba a jugar con él.

    Ahora bien, “bien común” entendido como propiedad “pública” es una contradicción, ya que no es compatible con los derechos básicos del propietario.

    Sin bien común no hay cooperación, pues cooperar significa “obrar juntamente con otro u otros para un mismo fin” (RAE), y ese “mismo fin” es un bien común a dos o más individuos.
    Un día en el barrio nos quedamos sin pelota, por lo que entre todos decidimos hacer una rifa para conseguir dinero (cooperación). ¿Cuál es la condición de la pelota una vez adquirida? ¿es una “propiedad pública”? Pues depende de lo que entienda por tal:

    a) Si entiende la “propiedad pública” como una propiedad al servicio del bien común de los individuos que cooperaron para conseguirla, entonces SÍ. Aunque, en mi opinión, más que de “propiedad pública”, habría que hablar de “CO-PROPIEDAD”.
    De esta manera, una cosa puede servir al bien común ya como una propiedad privada (cuando uno pone la pelota), ya como una co-propiedad (cuando entre todos compran la pelota).
    Esta diferencia es importante, sobre todos cuando surgen las peleas. Cuando la pelota la ponía uno, se la llevaba a su casa y fin del problema. Pero la cuestión era un poco más complicada cuando la habíamos comprado entre todos ¿quién se la llevaba?

    b) Si entiende la “propiedad pública” como una propiedad que pertenece a una entidad distinta a los individuos (el público, la tribu o sociedad), entonces NO. La cooperación no hace nacer una entidad distinta a los individuos que cooperan, a la cual le corresponde una “propiedad pública”. Recuerde que no existe tal entidad como “la tribu” o “el público”. Si no existe, no puede tener una propiedad.

    Creo que la confusión viene dada por el termino “común” de la expresión “bien común”. Así, puede entenderse
    a) Como un bien perteneciente a la COMUNIDAD, considerada esta como una entidad distinta de los individuos.

    b) Como un bien perteneciente a dos o más individuos (y que los lleva a cooperar). En este sentido, la RAE define “común” como una cosa que […] pertenece o se extiende a varios.

    …En cuanto a los funcionarios públicos, si te refieres a funcionarios que hagan respetar las reglas comunes de la comunidad de vecinos, NO son necesarios

    ¿Y si no cumplo? ¿Quién me va a obligar? Firmo un contrato y después hago lo que quiero. O entro en un bar donde pone “no fumar” y me pongo a fumar.
    El CONTRATO es el fundamento para el uso de la fuerza, pero ¿Cuándo hay incumplimiento del contrato? ¿Quién se encarga de sacarme por la fuerza del bar? El Gobierno es necesario, y a no ser que considere al gobierno…

  • G Truchuelo R says:

    @Uantes, habría que definir antes los conceptos, que se entiende por bien común.

    “Objetivismo” es una filosofía, una idea universal, no es apropiable.

    “Objetivismo.org” es una web privada, propiedad de su dueño, y en consecuencia puede hacer en ella lo que le plazca. Los clientes (lectores) son libres a su vez actuar en consecuencia.

    Ahora bien, “bien común” entendido como propiedad “pública” es una contradicción, ya que no es compatible con los derechos básicos del propietario. No lo es sin embargo, una propiedad horizontal, donde las acciones que afectan a todos se deben de acordar.. pero incluso en una comunidad de vecinos, cada vecino es propietario de su casa y sus bienes muebles, y acepta voluntariamente las reglas comunes al decidir vivir en dicha comunidad.

    …En cuanto a los funcionarios públicos, si te refieres a funcionarios que hagan respetar las reglas comunes de la comunidad de vecinos, NO son necesarios, pues hay que subrayar que vivir en una comunidad de vecinos es un CONTRATO que firma el que desea vivir en dicha comunidad aceptando las reglas comunes, y por lo tanto es una cuestión de CONTRACTUALISMO, el mismo contractualismo que se da cuando uno entra en un bar donde pone “no fumar”, ya que acepta dicha condición al entrar. Este contractualismo se engloba dentro de los derechos de vida, propiedad y libertad.. los únicos derechos posibles, y por lo tanto, los únicos defendibles.

  • Uantes says:

    A mi entender, el bien común es el bien común a dos o más individuos. Siempre lo he pensado como dos círculos que en alguna medida se superponen (diagrama de Venn). Representando cada uno de los círculos el bien de distintos individuos.
    Pongamos un ejemplo: el conocimiento de objetivismo. Todos los que participamos de esta página tenemos ese bien en común. A todos (o casi) nos interesa conocer objetivismo.
    Ahora bien, hay ciertas pautas que los participantes debemos seguir para poder realizar el mencionado bien. No insultar ni GRITAR, por ejemplo. De ahí la necesidad de un “moderador” (funcionarios públicos) que corrija los comportamientos negativos.
    Para poder corregir los comportamientos negativos, el moderador necesita poder (valga la redundancia). Pero ¿qué sucede si el moderador comienza a utilizar el poder para otros fines? Imaginemos que censura todos aquellos comentarios que se opongan a su opinión personal, por ejemplo.
    Lo anterior me lleva a la necesidad de definir como precisión qué se entiende por “comportamiento negativo”. A grandes rasgos, es aquel que impide o dificulta la realización del bien común tal como lo he definido.

    PD. Los funcionarios públicos son necesarios. Ello, sin embargo, no significa que “todos” lo sean. El problema en Argentina es que existen muchos que impiden o dificultar realizar su función a los que sí son necesarios.

  • Carlos Rodriguez says:

    ¿Objetivismo está a favor de la servidumbre de paso (que no esclavitud) al estar a favor de la privatización de las calles públicas?

  • Miguel says:

    Yo me refiero naturalmente a los c y d, naturalmente, en cuanto a los b, deberían ser convencidos en una sociedad libre. Por supuesto, la a son burócratas parásitos.

    Yo digo que si una persona tiene que trabajar como funcionaria porque su carrera profesional ha sido fagocitada por el sector estatal, como juristas, médicos y resto del personal sanitario en determinadas especialidades es difícil encontrar trabajo en una clínica privada al menos en España, policías que son productivos pero en la escala básica etc.

    Pero tengo una duda, godmino, dejando de lado el a y el b, el a porque es un burócrata tipo Obama o Rajoy, el b) porque son personas que trabajan bien pero son colectivistas porque o nunca han conocido la verdad o bien son mentes atadas a lo concreto que solo se comportan moralmente en el ámbito laboral pero son incapaces de entender las ideas y toman lo dado en el entorno.

    Mi duda viene de que diferencia hay entre el c y el d), quitando de lado a los improductivos por inutilidad que esos existen igualmente en un mercado libre solo que aquí durarían menos.

    ¿Por eejmplo, dado que un Juez o un policía para ascender a cargos más elevados tendrían que renunciar a sus ideas o rendirse al mal, la diferencia entre el c y el d podría estar en que el d se mantiene abajo para no tener que violar su conscciencia obedeciendo órdenes odiosas y el c en cambio aunque defiende la libertad considera que puede ascender y ganar dinero intentado contormarse con lo que hay. ?

    • godmino says:

      (c) y (d) tienen en común que ambos son pro- laissez-faire, y la diferencia es que de hecho (c) no produce y (d) sí. Asumiendo que ambos son competentes y pueden ser productivos, la diferencia entre ellos podrá deberse a un factor externo (el gobierno – su patrón – no le permite producir, por ejemplo lo tiene en una posición administrativa inútil), o a un factor interno al individuo (por la razón que sea, ha decidido hacer huelga y no colaborar con sus explotadores).

      Dentro de ciertos márgenes, (d) puede tener la satisfacción de usar su mente, lo que (c) no tiene, pero trabajar en un mundo colectivista y además para tus propios destructores es a largo plazo un callejón sin salida para ambos.

  • Miguel says:

    Bueno, en relación con los funcionarios hay que distinguir entre los burócratas del Gobierno y sus amiguetes políticos, y el funcionario modesto honesto que trabaja allí porque no hay trabajo en el sector privado, funcionario que si viviese en un sistema capitalista puro estaría dispuesto a trabajar en el sector privado.

    • godmino says:

      A grosso modo, yo clasifico a los funcionarios en 4 tipos:
      a) pro-colectivistas improductivos: burócratas parásitos que nadie contrataría en una sociedad libre;
      b) pro-colectivistas equivocados pero competentes, que sí hacen un trabajo productivo: estos encontrarían trabajo en el sistema social al que se oponen;
      c) pro-libertad improductivos: el sistema actual les obliga a ser improductivos y a vivir en permanente frustración profesional (hay grados: depende de si son improductivos por incompetencia o porque el sistema no les deja ser productivos); y
      d) pro-libertad productores: se oponen al sistema y están trabajando como funcionarios sólo porque de hecho el gobierno ha acabado con la posibilidad de que encuentren empleo en el sector privado. Muchos de éstos voluntaria y conscientemente deciden producir lo mínimo para luchar contra el sistema, como los héroes de Atlas.

  • Guido says:

    Odio el “bien común”. ¿Saben cuál es el resultado del bien común? Calles hechas mierda, hospitales que funcionan para la mierda, colegios que no enseñan, trenes que se paran todo el tiempo, jubilaciones de mierda, etc, etc. Así funciona Argentina, bajo el “bien común”. Esta es la mentira del bien común: es el bien del parásito del funcionario público a costa de los que trabajan.

Previous Post
«
Next Post
»