El único camino al mañana – por Ayn Rand

Archivado en: , , , 20 Comentarios

 

 

 

La mayor amenaza para la humanidad y la civilización es la difusión de la filosofía totalitaria. Su mejor aliado no es la devoción de sus seguidores, sino la confusión de sus enemigos. Para luchar contra ella, debemos entenderla.

Totalitarismo es colectivismo. Colectivismo significa el sometimiento del individuo a un grupo, da igual que sea una raza, una clase o un estado. El colectivismo proclama que el hombre debe ser encadenado a la acción colectiva y al pensamiento colectivo en aras de lo que llaman «el bien común».

A lo largo de la historia ningún tirano jamás llegó al poder, a menos que lo hiciera afirmando que él era quien representaba «el bien común». Horrores que ningún hombre se atrevería a considerar para su propio beneficio egoísta son perpetrados con la conciencia tranquila por «altruistas» que se justifican a sí mismos por… el bien común.

Ningún tirano ha durado mucho tiempo usando exclusivamente la fuerza de las armas. Los hombres han sido esclavizados principalmente por armas espirituales. Y la mayor de ellas es la doctrina colectivista de la supremacía del bien común sobre el individuo. Ningún dictador podría surgir si los hombres mantuvieran como una fe sagrada la convicción de que ellos tienen derechos inalienables de los cuales no pueden ser desposeídos por causa alguna, ni por ningún hombre, malhechor o benefactor; que ninguna causa es superior a esos derechos.

El individualismo sostiene que el hombre es una entidad independiente con un derecho inalienable a la búsqueda de su propia felicidad en una sociedad donde los hombres tratan unos con otros como iguales, a través de intercambios voluntarios no regulados.

El sistema estadounidense está basado en el individualismo. Si ha de sobrevivir, debemos entender los principios del individualismo y mantenerlos como nuestro estándar en cualquier cuestión pública, en todos los temas a los que nos enfrentamos. Debemos tener un credo positivo, una fe clara y coherente.

Tenemos que aprender a rechazar como absolutamente malvada la concepción de que el “bien común” es superior a los derechos individuales. La felicidad general no puede ser creada a partir de un sufrimiento y una auto-inmolación general. La única sociedad feliz es aquella formada por individuos felices. No puedes tener un bosque sano formado por árboles podridos.

El poder de la sociedad debe estar siempre limitado por los derechos básicos e inalienables del individuo. Tal fue la concepción de los fundadores de Estados Unidos, que colocaron los derechos individuales por encima de cualquiera y de todas las demandas colectivas.

El derecho a la libertad significa el derecho del hombre a su acción individual, elección individual, iniciativa individual y propiedad individual. Sin el derecho a la propiedad privada ninguna acción independiente es posible.

El derecho a la búsqueda de la felicidad significa el derecho del hombre a vivir para sí mismo, a decidir qué constituye su propia y privada felicidad personal, y a trabajar para conseguirla. Cada individuo es el único y definitivo juez de sus decisiones. La felicidad de un hombre no puede ser prescrita para él por otro hombre o por cualquier número de otros hombres.

Estos derechos son una posesión incondicional, personal, privada e individual de cada hombre, otorgada a él por el hecho de haber nacido, y no requiere ninguna otra sanción.

Desde el comienzo de la historia, dos antagonistas se han enfrentado, dos tipos opuestos de hombres: el Activo y el Pasivo. El Hombre Activo es el productor, el creador, el promotor, el individualista. Su necesidad básica es la independencia, y lo es para que él pueda pensar y trabajar. Él no necesita ni busca poder sobre otros hombres, y tampoco puede ser obligado a trabajar bajo alguna forma de compulsión. Todas las formas de trabajo bueno – desde poner ladrillos a componer una sinfonía – son hechas por el Hombre Activo. Los grados de habilidad humana varían, pero el principio básico sigue siendo el mismo; el grado de independencia y de iniciativa de un hombre determina su talento como trabajador y su valía como hombre.

El Hombre Pasivo lo encontramos en todos los niveles de la sociedad, en mansiones y en chabolas, y su marca de identificación es su temor a la independencia. Él es un parásito que espera ser atendido por otros, que desea que le den instrucciones, desea obedecer, ser subyugado, ser regulado, que le digan qué hacer. Él recibe encantado al colectivismo, porque éste elimina cualquier posibilidad que él podría tener que pensar o actuar por iniciativa propia.

Cuando una sociedad está basada en las necesidades del Hombre Pasivo, esa sociedad destruye al Activo; pero cuando el Activo es destruído, el Pasivo no puede sobrevivir. Cuando una sociedad está basada en las necesidades del Hombre Activo, él lleva a cuestas a los pasivos con su energía y los eleva al elevarse él, al elevarse toda la sociedad. Este ha sido el esquema de cualquier progreso humano.

Algunos humanitaristas exigen un estado colectivista basados en su compasión por el incompetente, por el Hombre Pasivo. Por el bien de éste quieren subyugar al Activo. Pero el Hombre Activo no puede funcionar bajo yugo. Y una vez que ha sido destruído, la destrucción del Hombre Pasivo sigue automáticamente. Así que, si compasión es la primera consideración para los humanitaristas, entonces, aunque sólo sea por compasión, deberían dejar al Hombre Activo libre para funcionar, para así poder ayudar al Pasivo. No hay otra manera de ayudarle a éste. Los Activos, sin embargo, son exterminados en una sociedad colectivista.

La historia de la humanidad es la historia de la lucha entre el Hombre Activo y el Pasivo, entre el individuo y el colectivo. Los países que han producido los hombres más felices, los niveles de vida más altos, y los mayores avances culturales, han sido los países donde el poder del colectivo – del gobierno, del estado – ha sido limitado, y donde se le ha dado al individuo libertad de acción independiente. Como ejemplos: el ascenso de Roma, con su concepción de una ley basada en los derechos de un ciudadano, por encima de la barbarie colectivista de su tiempo. El ascenso de Inglaterra, con su sistema de gobierno basado en la Carta Magna, por encima de la barbarie colectivista de su tiempo. El ascenso de los Estados Unidos de América a un nivel de logro sin igual en la historia, gracias a la libertad individual y a la independencia que su Constitución le dio a cada ciudadano contra el colectivo.

Mientras los hombres siguen analizando las causas del alza y la baja de las civilizaciones, cada una de las páginas de la historia nos dice a gritos que sólo existe una fuente de progreso: El Hombre Individual y su acción independiente. El colectivismo es el antiguo principio de salvajismo. Toda la existencia del salvaje es pública, regida por las leyes de su tribu. La civilización es el proceso de liberar al hombre de los hombres.

Ahora nos enfrentamos a una elección: seguir adelante o volver atrás. El colectivismo no es “el Nuevo Orden del Mañana”. Es el orden de un ayer muy oscuro. Pero sí hay un camino al mañana, un Nuevo Orden del Mañana. Le pertenece al Hombre Individual, al único creador de todas las mañanas que en algún momento le hayan sido concedidas a la humanidad.

# # #

Fuente:

The Only Path to Tomorrow”, The Ayn Rand Column

Una versión editada de este artículo fue publicada en The Reader´s Digest en enero de 1944.

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: noviembre 19, 2014 12:19 am

20 Comentarios
[fbcommentssync]

20 Comentarios

20 respuestas a «El único camino al mañana – por Ayn Rand»

  • El Osito Teddy says:

    Bueno, Omingod, creo que Juan Antonio lo nombra porque ha fallecido recientemente.

    • Omingod says:

      Gracias, tienes razón, me enteré después de responder a su mensaje.
      Juan Antonio, si quieres más detalles avísame por favor, pero te advierto que fue una relación de varios años y bastante complicada para ser resumida en un par de párrafos.

  • JUAN ANTONIO says:

    Me gustaría conocer las razones de la expulsión en el mundo objetivista del señor Branden y otros. Tal vez alguno de Uds. me lo podría sintetizar. Soy asiduo lector de la página. Muchas gracias.

    • Omingod says:

      Hola Juan Antonio,
      La síntesis más breve es que Branden engañó a Rand durante muchos años. Si quieres todos los detalles, vuelvo a publicar abajo lo que escribí tan sólo unas semanas atrás en respuesta a una pregunta parecida.
      =======
      Si estás seriamente interesado en entender la respuesta a las críticas hechas por los Branden a Ayn Rand, lee el libro titulado “The Passion of Ayn Rand´s critics – The case against the Brandens”, de James S. Valliant,
      http://www.amazon.com/The-Passion-Ayn-Rands-Critics/dp/1930754671/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1415001526&sr=8-1&keywords=ayn+rand+critics,
      un análisis exhaustivo y definitivo de 385 páginas, en gran parte basado en los diarios de Ayn Rand, publicado por Durban House en 2005.

      Aquí estamos más interesados en hablar sobre filosofía y su aplicación a la vida práctica de cada uno, no en analizar y responder a críticas personales a Ayn Rand.
      =======

  • César González says:

    Por motivo de comentarios como los de Ramiro, Toxin y ahora Zebra, he dejado de contestar a extraños y sólo me he dedicado a responder todas las dudas que aún me queda de sobre objetivismo.

    Es que no se puede, por más que se les explique algo con argumentos y con una base sólida e irreductible nunca entenderán. Por supuesto me refiero a las excelentes explicaciones que siempre dan Trochuelo(a quien por cierto le envidio que a tan corta edad tenga tanto conocimiento sobre objetivismo) y Omingod. Ellos no tienen que responder ninguna de sus dudas pero aún así lo hacen con la, pienso yo, esperanza que retomen el camino hacia la razón.

    Parece que entran a esta página no a conocer un poco más sobre objetivismo sino a tratar de refutarla. Inténtenlo vamos! nada los detiene, pero si lo van hacer háganlo con argumentos válidos no con filosofías baratas del siglo 19 ni con supuestas suposiciones infantiles sin comprobar.

    Y por último, Zebra, no estás analizando por completo la situación, te pregunto: ¿acaso el dueño de un local no tiene derecho a expulsar un cliente con mala actitud?. No es el más exacto de los ejemplos pero te puede dar una idea.

  • Zebra says:

    Esta conversacion ha sido penosa, por parte de todos.
    Si Ramiro no comparte vuestras opiniones que se vaya de esta pagina y deje de molestar, pero eso no justifica que le expulseis y le insulteis.

    Yo tambien hace unos pocos meses que sigo esta pagina y me gusta, pero la actitud intransigente de los moderadores me da arcadas. Ramiro sera un tocapelotas pero tiene razon en una cosa, no soportais a la gente que piensa diferente y encima censurais regodeandoos de vuestro poder.

    Es la 5 vez que veo desde que estoy aqui a los moderadores insultando y expulsando gente. Si seguis asi me voy de esta pagina y ahi os quedais con los 4 frikis que comentan, que perdonad que os diga, pero de oasis intelectual esto tiene poco. Asi que vosotros mismos, a una chica como yo de 23 años no le gusta nada la prepotencia de los objetivistas cerrados.

    Chao.

  • Ramiro says:

    Y que conste que esto os lo dice alguien que está afiliado al SFL de Madrid, así que ahorraros responderme con un «No nos interesa tu opinión socialista de mierda».

    Y no me invento nada, eso ya se lo dijisteis a un usuario que se llamaba «Abraxas» y hace unos días le dijisteis a toxin que era una persona lamentable.

    Así que tampoco vengáis con que no conozco vuestra página ni vuestras ideas porque las miro con lupa.

  • toxin says:

    del mismo modo que en el primero es «el capitalismo en acción» e Infinite «el fascismo en acción». Arriba dijisteis que la mayor amenaza para la humanidad era el totalitarismo yo digo quees la humanidad misma parece Rand ignoraba eso

  • Ricardo says:

    De: su supuesto «condescendiente»
    Para: Toxin

    Si tratas de defender tu argumento sobre Bioshock generalizando que a la humanidad le apasiona pisotearse y auto-destruirse , a pesar de que haya personas con una gran integridad, ideas sin desfasar a la realidad, con un impresionante goce de la vida, tratando de esforzarse día a día con todas esas ideas modernas tan asfixiantes como los son el radicalismo místico en las ciencias particulares(matemáticas, física, etc.) y en la filosofía(Heidegger, Kant, Platón, etc…) que vienen por parte de gente con una honestidad intelectual tan pequeña o nula con un odio(a la vida) semejante al bufido de un toro en posición de ataque, vas por un muy mal camino silogístico.

    Culpar a esa gente honesta por una causa material y eficiente, das mucho de que pensar. También quiero dar como advertencia que no confundas mis palabras con los personajes hedonistas y cínicos de Rapture, que realmente fueron inducidos por anarco-capitalismo e irracional dictador que no tiene «total»(con esta abstracción me refiero a que algunas y muy pocas ideas realmente de Ayn Rand fueron introducidos en Andrew Ryan) semejanza con una gran filósofa.

    Y otra cosa, la lección(destructiva) que aprendí de Bioshock es que no hay ninguna manera de vivir completamente la vida de forma racional o irracional(algo realmente redundante obre lo irracional, vease Bioshock 2 «El socialismo en acción»), por lo tanto mejor sigamos nuestros sentimientos y caprichos irracionales , ya que no hay ninguna otra forma mejor de vivir la vida objetivamente(si es que hay otra manera aparte de objetivista).

    Saludos.

  • toxin says:

    Y la lección que saqué de Bioshock como de 1984 como de un mundo feliz y demás distopías y que veo día a día es que a la humanidad le motiva pisotearse

  • Ramiro says:

    Quisiera aportar un dato más a tu larga lista.

    En 1937 se abolió la esclavitud Etiopía porque llegó al poder un gobierno liberal con firmes convicciones de libertad y democracia y capitalismo. En este caso se ve como el capitalismo les libró de la esclavitud.

    ——
    Jajajaja pues no, era broma. En realidad quien abolió la esclavitud en Etiopía fue Mussolini después de conquistarla. Sí sí, ¡Un fascista! ¿Qué cosas no?

  • Ramiro says:

    Y los datos históricos que has puesto son evidentes.

    A ver como te lo explico. Suena contradictorio que alabéis un sistema social y económico desarrollado en EEUU durante el SXIX y primeros del SXX cuando era el sistema más racista de Occidente.

    ¿No existió la esclavitud por parte de compañías comerciales privadas como la de las Indias Orientales y la de las Indias Occidentales?

    De hecho fueron los Estados quienes abolieron la esclavitud por ley. Y ahí acabas de ponerme las fechas.

  • toxin says:

    En un sistema privatizado mi hermana no podría salvarse y sois muy ingenuos al creer que los ricachones ( ni siquiera algunos) van a dar sumas de dinero para financiar la sanidad.
    Respecto a lo de los pobres desamparados date una vuelta por la ciudad y luego dime tu opinión
    A mi también me gustaría vivir en Rapture Ramiro pero ya viste lo que pasó un capitalismo sin control acabará con cada vez menos ricos cada vez más adinerados y pobres cada vez más pobres

  • JUAN ANTONIO says:

    Toxin, seguramente su hermana se salvó porque tuvo un buen equipo médico a su lado. Ese equipo, en un sistema sanitario no socializado, seguramente habría hecho su tarea igual de bien, tan sólo que el resto de la sociedad no tendría porqué costearselo a Ud. vía impuestos. En EE.UU, por ejemplo, hay infinidad de hospitales financiados con cargo a fondos privados,de gente con dinero, a la que no le importa destinar una gran cantidad y por los motivos que ellos estimen conveniente, para sufragar gastos sanitarios de muchas personas que no pueden pagárselos. Existen seguros sanitarios, que por una cantidad módica mensual, lo contratas y tienes tu póloza que te cubre las espaldas. Yo defiendo que el Estado salga completamente de la Sanidad y la Educación, al igual que de la economia. Es el individuo el responsable de su vida y de sus acciones, y no me venga con la cantinela de siempre, el disco rayado de los pobres desamparados y tal. En una sociedad libre, hay suficientes recursos privados para que los individuos con menos capacidad económica, tengan sus necesidades cubiertas, sin necesidad de que se las paguen otros. Podríamos habilitar un sistema de cheque sanitario y escolar, por ejemplo, para que las personas con menos recursos no se vayan quedando atrás y se vean desprotegidas. Ocurre, sin embargo, que todos estamos acostumbrados a que siempre nuestras necesidades las tengan que solventar los demás, a través de los impuestos, a través de la coacción y la fuerza bruta. Y no es ese el camino correcto para avanzar a una sociedad mucho más libre y próspera.

  • toxin says:

    @ Juan antonio ya claro la enseñanza y la sanidad pública son el mal no me esperaba menos de un objetivista déjame decirte algo: mi hermana está viva gracias a la sanidad pública. Uno de los mayores errores de esta filosofía es creer que todos podemos producir y pagar todo

  • JUAN ANTONIO says:

    El Estado del bienestar es una gigantesca mentira, es un socialismo dulcificado, una forma de colectivismo light, pero no por eso deja de producir los mismos efectos perversos sobre la sociedad. Estado donde la parte activa es sistematicamente saqueada, supuestamente para beneficio de la sociedad. La realidad es que la social-democracia ha fracasado, da igual que se quiera ver o no, pero ésto ya no aguanta más. No se puede acostumbrar a la gente a vivir siempre pendiente de recibir, pero sin producir, o produciendo muy poco. Se gastan cientos de millones en subvenciones, ayudas, sanidad pública, enseñanza pública, etc, etc. Y lo único que vemos en la práctica es que la máquina está a punto de reventar, de tanto usarla, sin cambiar las piezas ni siquiera echarle aceite nuevo. Creo que realmente, cuando se aniquila la individualidad, en pos del colectivo, lo que queda es una gran mediocridad, una gran dependencia de la mayoría adormecida e idiotizada, que sólo busca pan y circo. Triste destino para los hombres libres.

  • Fernando C. says:

    Me gustaría alcanzar a ver antes de morir como todos viven de forma objetiva persiguiendo su máxima felicidad sin contradicciones, aunque dudo mucho que eso sea posible dada la gran influencia de la filosofía de la muerte.

  • Ramiro says:

    Muy buen artículo Omingod.

    Sólo falta que no metas en el mismo saco al Estado del Bienestar y al «Nacionalsocialismo» o al «Bolchevismo».

    Hacerlo es como decir que Nietzsche y Ayn Rand son lo mismo por compartir una base egoísta e individualista.

    Ah y por cierto, poner la Carta Magna como ejemplo de libertad es un grave error. Es de sobra sabido que es un documento en el que un Rey (Juan I de Inglaterra) reconoce su incapacidad de gobernar y concede privilegios abusivos a la nobleza y al clero con tal de que no le echen del trono. Es el reconocimiento legal del feudalismo más atroz.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»