Objetivismo.org

¿Es “consciente” el feto?

Esta discusión empezó con alguien cuestionando en Facebook la afirmación de Ayn Rand de que los seres humanos nacemos “tabula rasa”, o sea, que al nacer somos una pizarra en blanco, que la mente existe como potencial pero sin ningún contenido al nacer, de la misma forma que nuestro sistema de valores morales tampoco tiene contenido al nacer; que existe la capacidad, pero que no nacemos con experiencias o con conceptos previamente desarrollados, como afirmaba Platón.

El tema de discusión es si el embrión o el feto tienen “consciencia”, y como argumento y evidencia mostrando supuestamente pruebas científicas de que sí la tienen, fue sugerido el trabajo de una supuesta eminencia en el tema, el Dr. Thomas Verny. El resto de este escrito fue la respuesta de Objetivismo.org en Facebook, y lo transcribimos aquí por ser de interés general.

En su popular serie científica “Cosmos”, publicada hace más de cuarenta años, el astrónomo Carl Sagan dedica un segmento relativamente extenso a desmitificar la astrología como ciencia, diciendo que hacer eso para él es una pérdida de tiempo, pero que de vez en cuando hay que hacerlo. Estamos totalmente de acuerdo: de vez en cuando es necesario exponer la falsedad de ciertas ideas sumergiéndose en ellas.

* * *

Para entender las ideas del Dr. Verny he escuchado con una mente activa, y de principio a fin, su presentación en India de hace 4 años, titulada: “The Scientific Basis of Pre & Perinatal Psychology”, que se puede ver aquí:

La presentación en India (KeyNote speech), que dura más de una hora, parece tener una audiencia estimada de un 95% mujeres de todas las edades, pero da la impresión de que entre ellas no debe haber muchas profesoras de universidad, o científicas, o doctoras en medicina o psicología. Eso parece confirmarlo el Dr. Verny en el comentario inicial de su presentación (minuto 03:20): “… it is a great honor and a privilege for me to spend some time with such an enthusiastic, interested and — may I say — spiritual congregation”.

La presentación en general es bastante desorganizada, las pantallas no funcionan la mayoría del tiempo, el Dr. Verny se sorprende cuando le dicen que le quedan 10 minutos, entonces empieza a hablar más rápido y a saltarse cosas, y el final de su presentación es un aluvión de términos técnicos sobre el cerebro, y de imágenes y diagramas confusos que difícilmente alguien en la audiencia podrá haber entendido.

En cuanto a la evidencia de que el embrión o el feto tienen consciencia, en ningún momento aborda el Dr. Verny el tema directamente, sólo de forma circunstancial; ni siquiera lo llega a afirmar, ni ofrece ninguna evidencia de ello. Empieza su presentación con 8 afirmaciones infundadas, cuestionables o incompletas, que él llama “conceptos” (minuto 05:40), como 1) “La vida es un continuum desde la concepción a la muerte. La vida de una persona no empieza al nacer, sino al ser concebida”; 2) “No hay separación entre mente y cuerpo, son una sola cosa… Cuando una mujer está embarazada ese principio hay que extenderlo a su hijo en el útero”; etc. En esos 8 conceptos iniciales ya llega a la conclusión (sin demostrar) de que la etapa pre-natal y la post-natal ofrecen “la mejor oportunidad para prevenir problemas biológicos y psicológicos”.

En el minuto 14:15 (y de nuevo en el minuto 15:06) muestra un vídeo muy confuso de la ecografía de un feto que parece responder a una música y a una discusión entre dos adultos. La conclusión del Dr. Verny es que se puede ver cómo el “bebé” (sic) reacciona a la discusión entre los padres, y que los “bebés” en el útero “pueden oír muy bien”, y reaccionan a lo que oyen.

En el minuto 18:49 el Dr. Verny afirma que “el bebé, seis meses después de ser concebido, ya tiene sueño REM [Rapid Eye Movement], que en los adultos está asociado con el estado de soñar. Así que si “un niño de 6 meses” está soñando, obviamente está usando su cerebro para algo más que simplemente reaccionar a lo que está pasando en el vientre materno”. Luego pasa a explicar que “un niño de 6 meses” puede estar soñando sobre “un montón de cosas”, igual que tú y yo soñamos, sobre los acontecimientos diarios, sobre los ruidos que oye a partir de los 6 meses, sobre chuparse el pulgar, puede jugar con el cordón umbilical, etc.

El resto de la presentación no es mucho mejor. Pero analicemos la esencia de lo que se dice hasta aquí, que es de todo menos científico.

Para empezar, está usando términos errados, confundiendo a propósito “bebé” con “feto”, y atribuyendo “edad” a un ser humano antes de nacer. Pero además, está dando información totalmente falsa. El vídeo para indicar que el feto puede oír la música y la discusión de la misma forma que la audiencia puede oírla, lo cual no es así. El feto tiene el sentido del oído (los elementos para que funcione), pero ese sentido no está activado; el oído funciona cuando una onda sonora llega al tímpano, y a través de un mecanismo muy sofisticado esas vibraciones llegan al cerebro y son convertidas en sensaciones. El oído del feto no vibra, pues está sumergido en el líquido amniótico; lo único que puede sentir el feto son vibraciones generales en todo su cuerpo, amortiguadas por el cuerpo de la madre que le rodea, y por el propio saco amniótico o bolsa de aguas. El feto no oye ni música ni discusiones, sólo vibraciones, y responde a ellas de forma puramente fisiológica, no responde pensando “qué relajante es esa música”, o “qué mal que se estén peleando mis padres”, pero eso es precisamente lo que la presentación intenta dar a entender.

La consciencia es la facultad de darse cuenta de cosas, de las cosas del mundo exterior, y dentro del útero no hay “mundo exterior”. Y los medios que tiene el ser humano para darse cuenta de ese mundo exterior son los sentidos, que en el feto existen pero no han sido activados. No hace falta ser científico para darse cuenta de eso. Los ojos están cerrados, y de todas formas no habría nada que ver, sólo hay una obscuridad absoluta en el útero; y lo mismo con los sentidos del oído, el gusto, el olfato e incluso el tacto; lo único que puede “sentir” un feto son vibraciones externas, vibraciones generales, vagas, amortiguadas e indeterminadas.

La consciencia es la facultad de darse cuenta de cosas, de las cosas del mundo exterior, y dentro del útero no hay “mundo exterior”

Cuando alguien sueña, lo hace sobre cosas que ha experimentado en el mundo exterior; por ejemplo, si yo sueño que Rafa Nadal me ha invitado a entrar a ver su partido de tenis, me alegro de ello, y cuando entro veo que estoy demasiado lejos en las gradas y pienso que mejor salir porque prefiero verlo en televisión… (sueño real reciente), absolutamente nada de eso es posible que pueda ser soñado por un feto, ni directa ni indirectamente, y ni siquiera puede soñar con “sonidos externos” ni con “chuparse el pulgar” o “jugar con el cordón umbilical”, pues no tiene los conceptos de “chupar”, “pulgar”, “jugar”, etc., etc. El presentador está extendiendo sus ideas adultas a un feto, que funciona esencialmente de forma automática y depende totalmente de la fisiología.

Los experimentos que cita sobre bebés recordando historias que les han sido contadas antes de nacer son absurdos e imposibles de confirmar (y además no demuestrarían nada). Cuando habla de la concepción y de la unión del espermatozoide con el óvulo, vuelve a hablar de “espiritualidad” (minuto 29:00): “Según investigaciones recientes, y esto es realmente muy interesante, tanto desde el punto de vista psicológico como del espiritual… …las paredes del óvulo de hecho se abren, e invitan a uno de los espermatozoides a entrar…”.

Cinco días después de la concepción hay 150 células en el embrión (minuto 30:00), y en unos diez días hay unas proyecciones con forma de dedos que vienen del “bebé”, que son parte de la piel del “bebé”, y le ayuda al “bebé” a “enraizarse” en el útero. Supuestamente ese momento es una etapa muy importante en el desarrollo humano, porque (32:50) “de hecho hay gente (no mucha) que sin tener ningún conocimiento de la biología aquí, son capaces de recordar, pueden tener sueños en los que intentan agarrarse a una pared que se está desintegrando, y que a veces tratan de entrar en un club en el que no son bienvenidos, o tienen problemas para entrar en un colegio…, y eso es como volver a ver la película que te dice lo que hacer…”.

No es posible aquí refutar todo lo que es incoherente en la presentación, ni siquiera es posible mencionarlo. Pero qué triste que se entienda por “ciencia” lo que no es más que “pseudo-ciencia”, y eso ya es darle demasiado crédito. Quien tenga la paciencia para ver el vídeo de principio a fin con una mente activa puede llegar a sus propias conclusiones.

===

Para completar la visión, he escuchado también un podcast mucho más reciente (de hace tan sólo unos días, el 25 de enero del 2023), en el que el Dr. Verny es entrevistado por el Dr. Joe Tatta sobre su último libro, titulado: “The Embodied Mind: Understanding The Mysteries Of Cellular Intelligence”, que se puede ver aquí:

En ese podcast, el Dr. Verny explica su posición: “The mind is actually tied to every single part of the body”. “Our body cells are actually able to store memory”. “The mind is a function of every system in your body”. “Your entire body mind is the representation of your mind”.

Una de las historias que cuenta para explicar lo que le llevó a explorar el campo de la unión de cuerpo y mente es que hace unos 8 años leyó en una publicación científica que había un hombre de 44 años en Francia virtualmente sin cerebro (ver minuto 05:45), y que a pesar de eso tenía un trabajo productivo y era el padre de dos niños, o sea, que llevaba una vida normal. [!] Y eso le hizo pensar que el cerebro no es el único sitio donde está la mente, que la mente está en cada una de las células de nuestro cuerpo. [!] El Dr. Verny reconoce que el 95% de los neuro-científicos creen que la mente es una función del cerebro, pero él concluye que todas las células del cuerpo tienen memoria, que el cuerpo es un sistema de backup para todo, incluso para nuestras mentes.

Para Ayn Rand, la mente es la consciencia de cada uno, su capacidad de pensar, es algo que tiene una naturaleza propia, y obviamente es algo diferente al cuerpo físico, material.

(Por cierto, la idea de la unión de cuerpo y mente no tiene nada que ver con la idea de Ayn Rand de integración de cuerpo y mente. Para el Dr. Verny, la mente está en cada célula del cuerpo, es una función de todo el cuerpo, él no diferencia entre aspecto físico y aspecto mental o intelectual. Para Ayn Rand, la mente es una facultad del ser humano, es la consciencia de cada uno, su capacidad de pensar, es algo que tiene una naturaleza propia, y obviamente es algo diferente al cuerpo físico, material; cuando ella habla de integración de cuerpo y mente, o de alma y cuerpo, quiere decir que ambas cosas no están naturalmente en conflicto, que no debe haber dicotomía entre ellas. Ver https://objetivismo.org/la-dicotomia-alma-cuerpo/).

Para el Dr. Verny, la mente es una función del cuerpo como un todo: “The embodied mind”. Y más adelante (empezando en el minuto 14:18), explica que las bacterias que tenemos en el intestino también influencian el cerebro. El Dr. Verny no llega a definir lo que es la mente, ni qué entiende por “consciencia” (aunque sí dice que es muy difícil de entender).

Pero lo que acaba con cualquier credibilidad de abordaje científico al tema es el comentario en el minuto 16:30: “It is very difficult so escape some awareness of a spiritual dimension to the mind; that our mind might be very much part of a greater mind out there… I really don´t know, I really don´t know…”. O sea, tal vez nuestra mente sea parte de alguna otra mente allá afuera… Si eso no es misticismo puro, nada lo es.

Minuto 17:00 “There is a strong feeling out there, among really really clever, intellectual people, who feel that our mind is connected to something other than just our bodies (in addition to being connected to our bodies)…, but this is a mystery to me… uh, all I can say is that…, I am absolutely certain that it is not just the brain”.

Otra cosas que nos influencian (minuto 18:00): todo… “and beyond our constellation and our universe there is an infinite number of universes out there”… ¿Un número infinito de universos allá afuera…? ¿Eso es ciencia?

Y ahora aplicando la irracionalidad al mundo real: (Minuto 19:05) Entrevistador: “If minds in some way are interacting, that means that the health of your mind in Canada… could impact my well-being here in New York City…”. Dr. Verny: “Absolutely, absolutely”.

No hace falta perder más tiempo con ninguna de las ideas del Dr. Verny, con ninguno de sus libros, o con ninguna de sus publicaciones. Está claro que, tanto en método como en contenido, sus ideas no son ni válidas, ni demostrables, ni lógicas, y que él no es más que un pseudo-científico (de los cuales por desgracia hay muchos) que se está aprovechando del interés lógico que tiene la gente sobre la vida humana, en este caso sobre la vida humana en sus etapas iniciales.

Quien negaba la idea de “tabula rasa” alegó que la ciencia moderna ha superado ese punto de vista, y que ahora se ha demostrado que el bebé al nacer ya tiene conocimientos y valores. Pero no hace falta ser filósofo ni científico para observar que eso no es así en absoluto; Platón se equivocó, y Aristóteles lo corrigió: por su propia naturaleza, los conceptos pueden ser formados única y exclusivamente después de nacer, no tenemos ideas “innatas”. Los argumentos para demostrar lo contrario son enrevesados, confusos, parecen hablar en términos científicos y citar experimentos, etc., pero siguen siendo errados. Quien tenga ojos para ver, que vea. Fin de discusión.

# # #


 

5 1 vote
Article Rating
Suscríbete
Informarme de
guest
2 Comments
más votados
más recientes más antiguos
Inline Feedbacks
View all comments
Fernando S. Razo
Fernando S. Razo

{¿Un número infinito de universos allá afuera…? ¿Eso es ciencia?} Esto es sólo una de muchas aseveraciones que ponen en evidencia las limitaciones científicas del autor de este comentario. Este tipo, de lo que pretenden ser argumentos objetivistas, no son… Leer más »

Ayn Rand

No hay nada que le pueda quitarle la libertad a un hombre, excepto otros hombres. Para ser libre, un hombre debe ser libre de sus hermanos.

Glosario

Objetivismo por temas

La maldad del altruismo — por Ayn Rand

Objetivismo explicado en 2 minutos

Más visitadas