Filosofía

La filosofía no es un lujo, sino una fuerza poderosa de la que nadie puede escapar, tan necesaria como el alimento.

Aplicación

Objetivismo es una filosofía para vivir en la Tierra, que puedes aplicar a tu vida diaria, a conseguir tus objetivos y a buscar tu felicidad.

Institución

Conoce los proyectos de nuestra institución, dedicada a promover la filosofía de Objetivismo en el mundo hispano.

La rescisión unilateral de un contrato implica el uso indirecto de la fuerza física: consiste, en esencia, en que un hombre reciba valores materiales, bienes o servicios de otro, y luego se niegue a pagar por ellos, manteniéndolos por la fuerza (por la mera posesión física), no por derecho, es decir, quedándoselos sin el consentimiento de su dueño. El fraude implica un uso indirecto de la fuerza que es similar: consiste en obtener valores materiales sin el consentimiento de su propietario, bajo falsos pretextos o falsas promesas.

Aristóteles es el padre del individualismo y de la lógica, el primero y el más grande de los racionalistas; yo soy una aristotélica.

El sexo es una capacidad física, pero su ejercicio está determinado por la mente del hombre – por su elección de valores, sean mantenidos consciente o subconscientemente.

Somos una economía mixta, es decir, una mezcla de capitalismo y estatismo, de libertad y controles. Una economía mixta es un país en proceso de desintegración, una guerra civil de grupos de presión saqueando y devorándose los unos a los otros.

La lógica es el método que tiene el hombre para llegar a conclusiones *objetivamente*, derivándolas sin contradicción de los hechos de la realidad: en última instancia, de la evidencia proporcionada por los sentidos del hombre. Si los hombres rechazan la lógica, entonces el vínculo entre sus procesos mentales y la realidad queda cercenado; todas las normas cognitivas son repudiadas, y todo vale; cualquier contradicción, en cualquier asunto, puede ser validada (y al mismo tiempo rechazada) por cualquiera persona, en cualquier momento que le venga en gana.

El beneficiario de una beca pública está moralmente justificado sólo en la medida en que él la considera como la restitución y se opone a cualquier forma del estatismo del subsidio. Los que abogan por becas públicas no tienen derecho a ellas; los que se oponen a ellas, sí lo tienen. Si esto parece una paradoja, la falla radica en las contradicciones morales del estatismo del subsidio, no en sus víctimas.

Algún día el mundo descubrirá que sin pensamiento no puede haber amor.

La razón requiere libertad, confianza en uno mismo, y autoestima. Requiere el derecho a pensar y a actuar bajo la guía del pensamiento personal: el derecho a vivir en base al propio juicio independiente de cada uno.

Una *novela* es una larga historia de ficción sobre seres humanos y los acontecimientos de sus vidas.

Con relación a los aspectos morales del control de la natalidad, el derecho primario en cuestión no es el "derecho" de un niño aún no-nacido, ni de la familia, ni de la sociedad, ni de Dios. El derecho primario es uno que – en el clamor público de hoy sobre el tema – pocas voces han tenido el valor de defender: el derecho del hombre y la mujer a su propia vida y felicidad – el derecho a no ser tratados como medios para cualquier otro fin.

No dudes de ti mismo por causa de otros. No dejes que las influencias de segunda mano te hagan sufrir innecesariamente.

El papel del gobierno en un sistema de empresa privada es el de un policía que protege los derechos individuales del hombre (incluyendo los derechos de propiedad) al proteger a los hombres de la fuerza física; en una economía libre, el gobierno no controla, regula, coacciona, o interfiere con las actividades económicas de los hombres.

*Necesidad*, en el contexto de la vida del hombre, denota aquello que es requerido para su supervivencia.

Si yo hablara vuestro tipo de lenguaje, diría que el único mandamiento moral del hombre es: Pensarás. Pero un “mandamiento moral” es una contradicción. Lo moral es lo escogido, no lo forzado; lo comprendido, no lo obedecido. Lo moral es lo racional, y la razón no acepta mandamientos.

La consciencia del *yo* está implícita en cualquier acto de captar "consciencia".