Filosofía

La filosofía no es un lujo, sino una fuerza poderosa de la que nadie puede escapar, tan necesaria como el alimento. Todos tenemos una filosofía. ¿Cuál es la tuya?

Aplicación

Objetivismo es una filosofía práctica, que te dice cómo conocer el mundo y cómo actuar en tu vida diaria para conseguir tus objetivos y alcanzar tu felicidad.

Institución

Conoce los proyectos de Objetivismo Internacional, dedicada a promover la filosofía de Objetivismo en el mundo de habla hispana.

A los hombres les han enseñado que la mayor virtud no es crear, sino dar. Sin embargo, no se puede dar lo que no ha sido creado.

Los hombres que pretenden sobrevivir, no por la razón sino por la fuerza, están tratando de sobrevivir por los métodos de animales.

La abundancia en Estados Unidos no fue creada por sacrificios públicos al “bien común”, sino por el genio productivo de hombres libres buscando sus propios intereses personales y construir sus propias fortunas privadas.

Un amor “generoso” y “desinteresado” es una contradicción en términos: significa que uno es indiferente a lo que uno valora.

Quien lucha por el futuro vive en él hoy.

Cuando ves a hombres civilizados luchando contra salvajes, apoyas a los hombres civilizados, no importa quiénes sean.

La *Ley de Identidad* [dice]: ser es ser algo, tener una naturaleza, poseer identidad. Una cosa es ella misma, o, en la fórmula tradicional, A es A.

“Dios”, como definido tradicionalmente, es una contradicción sistemática de cada uno de los principios metafísicos válidos. La cuestión es más amplia que el concepto judeo-cristiano de Dios. Ningún argumento te llevará de este mundo a un mundo sobrenatural. Ninguna razón te conducirá a un mundo que contradiga a este. Ningún método de inferencia te permitirá saltar de la existencia a una “super-existencia”.

No importa que sólo unos pocos en cada generación capten y consigan la plena realidad de la estatura apropiada del hombre, y que el resto la traicione. Son esos pocos quienes mueven el mundo y le dan sentido a la vida, y es a esos pocos a quienes siempre he buscado dirigirme. El resto no me interesa; no es a mí o a *El Manantial* a quien estarán traicionando: es a sus propias almas.

Os daré una pista sobre el carácter de los hombres: el hombre que maldice el dinero lo ha obtenido de forma deshonrosa; el hombre que lo respeta se lo ha ganado honradamente.

Nunca digas que el deseo de "hacer el bien" por la fuerza es un buen motivo. Ni el ansia de poder ni la estupidez son buenos motivos.

Bajo el patrón oro, un sistema bancario libre se erige como el protector de la estabilidad de la economía y del crecimiento equilibrado.

Ningún abogado de la razón puede alegar el derecho a imponerles sus ideas a otros.

El *humor* es negar la importancia metafísica de aquello de lo que te estás riendo.

El método apropiado para juzgar cuándo o si hay que ayudarle a otra persona es haciendo referencia al propio interés racional y a la jerarquía de valores de uno: el tiempo, el dinero o el esfuerzo que uno gasta, o el riesgo que uno asume deben ser proporcionales al valor de la persona en relación con la propia felicidad de uno.