Filosofía

La filosofía no es un lujo, sino una fuerza poderosa de la que nadie puede escapar, tan necesaria como el alimento.

Aplicación

Objetivismo es una filosofía para vivir en la Tierra, que puedes aplicar a tu vida diaria, a conseguir tus objetivos y a buscar tu felicidad.

Institución

Conoce los proyectos de nuestra institución, dedicada a promover la filosofía de Objetivismo en el mundo hispano.

Una *concesión* es un ajuste de intereses conflictivos resuelto con cesiones mutuas. . . . Uno sólo debe ceder en lo que respecta a cosas concretas o detalles, implementando un principio básico que ha sido mutuamente aceptado.

El hombre en la cúspide de la pirámide intelectual contribuye el máximo a todos los que están debajo de él, pero no recibe nada de ellos excepto un pago material, no recibe ningún beneficio intelectual de otros para añadir al valor de su tiempo. El hombre en la base, quien, abandonado a su suerte, moriría de hambre en desesperada ineptitud, no contribuye nada a aquellos sobre él, pero recibe el beneficio derivado de todos sus cerebros.

Declaras que no puedes sobrevivir sin nosotros, sin embargo propones dictar las condiciones de nuestra supervivencia. Proclamas que nos necesitas, sin embargo te permites la impertinencia de afirmar tu derecho a gobernarnos por la fuerza – y esperas que nosotros, quienes no tenemos miedo de esa naturaleza física que te llena de terror, nos acobardemos a la vista del primer patán que te convenció de que votaras por él para darle la oportunidad de comandarnos.

Es sólo el misticismo lo que les permite a los moralistas salirse con la suya. Siempre fue el misticismo -- lo de fuera de este mundo, lo sobrenatural, lo irracional -- el argumento para justificarlo, o, para ser exactos, para escapar de la necesidad de justificarlo. Uno no justifica lo irracional, uno sólo lo acepta por fe. Lo que la mayoría de los moralistas – y unas pocas de sus víctimas – reconocen, es que razón y altruismo son incompatibles.

Para poder sustentar su vida, cada una de las especies vivas tiene que seguir un determinado curso de acción que es requerido por su naturaleza. La acción requerida para sustentar la vida humana es principalmente intelectual: todo lo que necesita el hombre tiene que ser descubierto por su mente y producido por su esfuerzo. Producir es aplicar la razón al problema de la supervivencia.

Mientras que los comunistas afirman que ellos son los representantes de la razón y de la ciencia, los “conservadores” lo admiten y se refugian en el reino del misticismo, de la fe, de lo sobrenatural, en otro mundo, entregándole este mundo al comunismo. Es el tipo de victoria que la ideología irracional de los comunistas nunca podría haber conseguido por sus propios méritos.

Los colectivistas (y todos los parásitos) ahora exigen este tipo de caridad: dame el pan, porque tú eres fuerte y yo soy débil, y dame también la cortesía de fingir que yo soy tan fuerte como tú, no hieras mi sensibilidad tratándome como si fuera débil, dame una limosna de espíritu igual que me das una en la forma física; y  si no, eres cruel, egoísta y nada caritativo.

Quienes defienden el capitalismo laissez-faire son los únicos defensores de los derechos del hombre.

Si consideráis, no sólo la esperanza de vida sino también el tipo de vida que los hombres tienen en las regiones subdesarrolladas del mundo – la “calidad de vida", para usar, en todo su significado, la frase hecha de los ecologistas que no significa nada – si consideráis la indigencia, la miseria, el desamparo, el miedo, el trabajo increíblemente duro, las enfermedades purulentas, las pestes, el hambre, empezaréis a apreciar el papel de la tecnología en la existencia del hombre.

Es verdad que la sociedad puede abandonar los principios morales y convertirse en un rebaño corriendo ciegamente hacia su destrucción. Así como es verdad que un hombre puede degollarse en cualquier momento que desee hacerlo. Pero un hombre no puede hacer eso si desea sobrevivir. Y la sociedad no puede abandonar los principios morales si espera existir.

Tener miedo a enfrentarse a un hecho es temer que lo peor sea verdad.

No importa que sólo unos pocos en cada generación capten y consigan la plena realidad de la estatura apropiada del hombre, y que el resto la traicione. Son esos pocos quienes mueven el mundo y le dan sentido a la vida, y es a esos pocos a quienes siempre he buscado dirigirme. El resto no me interesa; no es a mí o a *El Manantial* a quien estarán traicionando: es a sus propias almas.

¿Por qué es inmoral para ti el desear, pero moral el que otros lo hagan? ¿Por qué es inmoral producir un valor y quedárselo, pero moral darlo? Y si no es moral el que tú te quedes con un valor, ¿por qué es moral que los otros lo acepten? Si eres desinteresado y virtuoso cuando lo das, ¿no son ellos interesados y malvados cuando lo toman? ¿Es que la virtud consiste en servir al vicio? ¿Es el objetivo moral de los que son buenos su auto-inmolación en beneficio de los que son malos?

No os engañéis sobre esto: es la *tecnología* y el progreso lo que los amantes de la naturaleza están empeñados en destruir. Citando una encuesta de Newsweek: "Lo que les preocupa a los ecologistas es que ahora la gente molesta por el medio ambiente puede, en última instancia, querer apoyarse en la tecnología para resolver todo. . . ". Esto se repite una y otra vez: las soluciones tecnológicas, según ellos, sólo servirán para crear nuevos problemas.

El amor es ciego, dicen; el sexo es impenetrable a la razón y se burla del poder de todos los filósofos. Pero, de hecho, la elección sexual de un hombre es el resultado y la suma de sus convicciones fundamentales.