Objetivismo.org

Aforismos de Racionalización

Cómo los aforismos — las frases hechas — permiten que aceptes conclusiones irracionales. — por Ayn Rand

Todas las falacias filosóficas cuentan con que tú uses las palabras como vagas aproximaciones.

No debes aceptar ningún aforismo – ni ninguna afirmación abstracta – como si fuese algo aproximado. Tómalo de forma literal, no lo traduzcas, no lo idealices, no cometas el error de pensar, como hace mucha gente: «¡Oh, nadie podría realmente querer decir eso!» y luego procedas a asignarle algún tipo de significado aproximado. Acéptalo por lo que es, por lo que de hecho dice y significa.

La racionalización es un proceso, no de percibir la realidad, sino de intentar hacer que la realidad se adapte a las emociones de uno.

Los aforismos filosóficos son unos medios muy cómodos de racionalización. Son citados, repetidos y perpetuados con el fin de justificar emociones que los hombres no están dispuestos a admitir.

«Nadie puede estar seguro de nada» es la racionalización de una emoción de envidia y odio hacia aquellos que *sí* están seguros.

«Puede ser verdad para ti, pero no es verdad para mí» es una racionalización de la incapacidad y falta de voluntad que uno tiene para demostrar la validez de sus alegaciones.

«Nadie es perfecto en este mundo» es la racionalización del deseo de seguir consintiendo en tus imperfecciones, es decir, el deseo de escapar de la moralidad.

«Nadie puede evitar nada de lo que hace» es una racionalización para eludir cualquier responsabilidad moral.

«Puede que haya sido verdad ayer, pero no es verdad hoy» es una racionalización del deseo de poder permitirte contradicciones.

«La lógica no tiene nada que ver con la realidad» es una burda racionalización del deseo de subordinar la realidad a tus caprichos.

«No puedo demostrarlo, pero *siento* que es verdad» es más que una racionalización: es la descripción del *proceso* de racionalizar.

Los hombres no aceptan aforismos por medio de un proceso de pensamiento, se aferran a un aforismo – a cualquier aforismo – porque encaja con sus emociones. Tales hombres no juzgan la verdad de una afirmación por su correspondencia con la realidad, juzgan la realidad por su correspondencia con sus emociones.

Si, en el curso de la detección filosófica, te encuentras a veces frenado por la indignante y desconcertante pregunta: «¿Cómo puede alguien concluir semejante disparate?», empezarás a entenderlo cuando descubras que *las filosofías malvadas son sistemas de racionalización*.

Lo absurdo nunca es un accidente, si observas los asuntos con los que trata; las elaboradas estructuras como es presentado siempre tienen un motivo. Puedes encontrar la fatídica prueba del poder de la realidad en el hecho de que el irracional más mordazmente rabioso siente la naturaleza secundaria de las emociones y no proclama su primacía y su soberanía sin causa, sino que tratará de justificarlas como siendo respuestas a la realidad; y si la realidad las contradice, entonces inventará otras realidades, que las emociones reflejarán como humildes súbditos, no como gobernantes.

# # #

Fuente:

«Detección Filosófica», Filosofía: Quién la Necesita

# # #

avatar
5 Hilo de comentarios
0 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo con más emociones
5 Autores de comentarios
José Alberto GerónimoYoLoValgoPettekoMiguelVisión Objetivista Autores de comentarios recientes
  Suscríbete  
Informarme de
José Alberto Gerónimo
José Alberto Gerónimo

excelentes comentarios muy acertados,comparto con ustedes;saludos.

Ayn Rand

Uno no puede seguir preguntando: ¿Quién es el responsable de la ley natural? (lo cual equivale a preguntar: ¿Quién causó la causalidad?) o ¿Quién creó el universo?. La respuesta para ambas preguntas es la misma: La existencia existe.

Objetivismo por temas

Glosario

Objetivismo en Facebook

Ayn Rand: Filosofía, Razón y Emociones

Objetivismo explicado en 2 minutos

Más visitadas