Gerard Depardieu «Goes Galt»

Archivado en: , , , 11 Comentarios

 

[Referencia al héroe de La Rebelión de Atlas]

Pocos franceses son más conocidos en Francia y en el extranjero que el actor de cine Gerard Depardieu. En diciembre del 2012 Depardieu causó un gran revuelo en su país natal al mudarse a Bélgica, en parte para evitar el impuesto de renta del 75% aplicado sobre los ricos, que introdujo el presidente socialista francés, Francois Hollande. La decisión de Depardieu fue condenada por la clase política francesa, incluso por el primer ministro Jean-Marc Ayrault, quien llamó a la acción del actor «patética».

Depardieu respondió a su vez, y, en una carta abierta a Monsieur Ayrault, escribió: «Me voy porque usted piensa que el éxito, la creación, el talento y cualquier cosa diferente deben ser castigados. Le devuelvo mi pasaporte y la seguridad social, la cual nunca he usado.» El actor francés asegura haber pagado el 85% de impuestos sobre sus ingresos en el 2012, y estima haber pagado €145 millones en total desde que comenzó a trabajar en una imprenta a los 14 años de edad.»

Las lecciones de la debacle de Monsieur Hollande deberían ser obvias. Los ricos son un grupo muy móvil, y muchos países los acogen con los brazos abiertos. El primer ministro británico, David Cameron, por ejemplo, ha prometido «ponerles una alfombra roja» a quienes quieran escapar del impuesto francés. Además, como mi colega Alan Reynolds nos recuerda, las altas tasas de impuestos sobre la renta pueden disuadir a muchas personas ricas de permanecer en la fuerza laboral, ya que, usando la jerga económica, la elasticidad de su renta imponible es mucho mayor que la de quienes tienen ingresos bajos y medios. En términos más claros: la gente como yo tiene que trabajar aunque sus impuestos marginales suban, porque tiene que ganar dinero para pagar sus hipotecas, préstamos estudiantiles, etc. La gente rica, no.

El gobierno francés fue advertido de las consecuencias negativas del aumento de impuestos. Optó por hacer caso omiso de esas advertencias, y en cambio los socialistas franceses asumieron que podrían seguir desplumando la gallina de los huevos de oro indefinidamente. (Pero bueno, la comprensión socialista de la realidad nunca ha sido muy buena.) Por supuesto, cuando las políticas estúpidas hacen que el tiro salga por la culata, los políticos fingen estar sorprendidos y le echan la culpa a otros. Así, el ministro de Trabajo francés Michel Sapin preguntó en una entrevista de radio «¿No es normal que los que ganen enormes cantidades de dinero paguen muchos más impuestos?» El ministro de Cultura y Comunicación francés Aurelie Filippetti lamentó la acción de Depardieu afirmando que «no debemos aceptar lecciones de moralidad de la gente que abandona el campo de batalla cuando necesitamos que cada todos y cada uno se movilicen.»

Así que, ahí está. Un gran actor que empezó sin nada y construyó una carrera espectacular que revivió la industria del cine francés y llenó las arcas del Estado francés, un gran actor es condenado por finalmente defender sus derechos, y el condenador es un miembro de la élite política parasitaria que ha llevado a un gran país al borde de la ruina fiscal. Sacado de la novela de Ayn Rand.

# # #

Por Marian L. Tupy, publicado en https://www.cato.org/blog/gerard-depardieu-goes-john-galt

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: enero 10, 2013 10:02 am

11 Comentarios

11 Comentarios

11 respuesta a “Gerard Depardieu «Goes Galt»”

  • godmino says:

    No se toleran ese tipo de comentarios insultantes, y el autor ha recibido una advertencia. Si vuelve a escribir de esa forma será excluído.

  • godmino says:

    Sugiero transferir la discusión sobre el anarquismo a uno de los posts sobre ese tema, no en este. Gracias.

  • godmino says:

    Parafraseando lo que Ayn Rand dijo en una entrevista: «Sí, podemos tener divergencias de opinión, pero ¿y si nuestra divergencia consiste en que yo no creo que te debo robar y tú sí crees que debes robarme a mí?»

  • Abelardo says:

    Los impuestos a las utilidades también me parece que es un raponazo por parte del estado al hombre productivo, no asumen ningún riesgo pero se quieren quedar con todo el producido, si te va mal no te ayudan, a no ser que seas un banco, de lo contrario te hundes, así son las sanguijuelas del estado.

  • Jan says:

    La política está basada en un código de ética. Un código de ética está basado en epistemología y metafísica. Eso se muestra en una cultura según el desarrollo de su historia. Si se quiere capitalismo las personas han de comprender el código ético acorde al ser humano y para ello han de comprender nuestra propia naturaleza y la del universo. EL primer paso es abrazar a la razón como nuestra naturaleza y aplicarla en acción; Pero eso es algo de años pues una cultura no cambia de un día para otro. Sin embargo no es obligación intentar «salvar» el mundo cada uno solo, pues se comprende la impotencia que puede causar el control del estado en la vida de las personas, pero lo mejor que se puede hacer es defender las ideas correctas en el momento correcto, siempre que esté dentro de las posibilidades y que a quien va dirigido tenga capacidad de entender. Esta historia es un ejemplo a seguir sobre alguien que defiende su derecho a existir eligiendo sus metas.

  • Alfonso Ruiz says:

    Un derecho humano es la protección del patrimonio, producto del trabajo individual. La violación de este derecho es universal. Se acepta sin análisis el que los que más tienen más tienen que pagar impuestos. Que la escala sea más exagerada no cambia el hecho de que es injusto. El hecho además, del improductivo, incompetente y deshonesto manejo del gasto público por todos los gobiernos no es la razón por la que es injusto. Simplemente es una falla más. No es más o menos injusto, es injusto y nada más. Darle a las autoridades la capacidad de decidir cuales derechos de quienes se respetan y cuales no, es una negación del concepto de derechos universales (todos los derechos de todos, todo el tiempo)
    Periódicamente, la estructura impositiva no solo es injusta, sino que la llevan a extremos visblemente absurdos. Lo malo es protestar solo entonces. Asi, concedemos el crimen y solo negociamos el precio…..

  • Omegaleo says:

    Es muy buen articulo, al leerlo me surgió un poco de curiosidad, ya que por lo general se habla de la situación de diferentes países, ¿Cual es la opinión de un objetivista sobre la situación actual de México?, aunque yo ya tengo una idea bastante clara me da curiosidad.

  • Eduardo says:

    Depardieu le ha dado una gran lección tanto al pueblo francés como a sus dirigentes. Principalmente al pueblo, aunque creo que, como siempre, éste será incapaz de asimilarla del todo. Francia ha sido cuna de los grandes cambios que configuran el mundo de hoy. Pero creo que por este mismo determinismo, serán incapaces de salir de esta crisis que afrontan con la moralidad y la ética correctas. Más bien yo creo que está a punto de repetirse la farsa de la revolución francesa y se implementará algún sistema comunistoide. Lástima, parece que hay pueblos que no tienen memoria…

  • JUAN ANTONIO says:

    En estas sociedades de capitalismo viciado, no de Libre Mercado, es donde más se nota la falta de personajes como Hank Rearden o Dagny, del gran libro de Rand la Rebelión de Atlas, el cual estoy leyendo con admiración y mucho gusto. Las situaciones del libro parecen ser asimilables al mundo del siglo XXI, a pesar de haber sido escrito en los años 50 del siglo pasado. Es la gran virtud de esa gigantesca obra. Los EE.UU tienen que cambiar su rumbo rápidamente, si no quieren verse a corto plazo superados por países como Chin. En muchas de sus regiones existe un capitalismo más dinámico que allí. De todas maneras las sociedades estan, estamos, tan educados en el colectivismo filo-socialista, que será difícil, no imposible, salir del actual statu-quo. Yo personalmente llevo un proceso de comprensión muy pausado, pero efectivo, del pensamiento liberal-libertario, que me está produciendo mucha vitalidad y alegría, pues entiendo el porqué de muchas cosas. Gracias a todos por haber encontrado esta página y también gracias a Ayn Rand.

  • Martin Mumbru says:

    muy bueno !!!

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»