Excelente crítica de un pésimo libro sobre Ayn Rand

Archivado en: , , , Deja tus comentarios

 

Crítica escrita por Sarah Rolph y publicada en Amazon.com sobre el libro “La Nación de Ayn Rand: La Lucha Oculta por el Alma de América”, de Gary Weiss.

# # #

“Mal intencionado y salvajemente mal informado”.

El autor de este libro entiende mal tantas cosas sobre Ayn Rand que uno se pregunta si lo ha hecho a propósito.

Ayn Rand “vivía para la política”, dice. Él no cita ninguna evidencia ni ninguna fuente para esta extraña afirmación que sin embargo no tiene una pizca de verdad. Rand era una filósofa y una novelista, nunca participó en política, y tenía poco interés en ella.

Weiss hace esta declaración como parte de un difuso pasaje que parece destinado a pintar a Rand como una falsa judía. Por qué insiste en hablar de su origen judío no está claro en absoluto; Rand era una atea convencida. Pero Weiss parece pensar que es importante hacerlo, y quiere que sepamos que ella no fue la típica judía, el tipo de judío pisoteado que él dice respetar.

Es una línea de razonamiento extraña, que revela más sobre Weiss que sobre Rand. Él dice de Rand, quien llegó a los Estados Unidos desde Rusia en 1926: “Su familia era judía, pero hablaban ruso y tenían poco en común con los judíos que hablaban yiddish, los judíos muertos de hambre que emigraron a América en grandes números. . . . Eran supersticiosos y religiosos. Aguantaron ser procesados, como si fuesen ganado, en Ellis Island [la isla en New York por donde solían entrar los inmigrantes a USA] y luego eran hacinados en viviendas baratas para trabajar bajo opresión en talleres y fábricas de polvorines … “. Weiss utiliza esta condensada e irrelevante alusión a la historia para crear un contraste con Rand, a quien pinta como una elitista, lo cual encaja totalmente con la incomprensión que tiene acerca de la obra de Rand. “Rand nunca trabajó en un taller o en una fábrica, y no fue dotada de empatía, por lo que veía a los dueños de las fábricas y a otros capitalistas, no como explotadores sin escrúpulos como eran vistos por sus empleados, sino como héroes, como los constructores y los cerebros de la sociedad”.

El propio Weiss es un anti-capitalista tan empedernido que ni siquiera puede imaginarse cómo alguien puede creer en el capitalismo por principio. Al parecer, sus propios puntos de vista están formados exclusivamente por las circunstancias que le han rodeado y por sus reacciones emocionales a ellas, así que supone que ese es el caso para el resto del mundo.

Y algunas de sus reacciones emocionales son más bien primitivas.

Insistiendo en machacar a los judíos y al capitalismo, Weiss nos dice: “Los únicos capitalistas que yo vi fueron los tenderos con exceso de trabajo, los taxistas gruñones medio-gitanos, y los vendedores ambulantes de la Calle 135. Ella [Rand] vio que un mercado libre, no regulado, era la institución que define una sociedad libre. Para mí, un mercado libre, no regulado, era Benny Meleny vendiendo fruta desde un puesto frente a una carnicería en Kingsbridge Road, gritando “¡Eeehhhh! ¡Tenemos melones aquí!” con su agudo acento yiddish, metiendo a escondidas fruta podrida en la bolsa, y contando diez unidades cuando le pedían una docena”.

Pues sí, esa es realmente una cita directa del libro (página 14). Y las hay peores. Weiss continúa: “El espíritu de Benny fue derivando hacia el centro de la ciudad, a Wall Street. En lugar de Benny Meleny como mi arquetipo de capitalista, había un nuevo reparto de personajes. . . . En lugar de Benny con su cara enrojecida y su camiseta manchada, estaba el defensor del comercio electrónico Bernie Madoff con su ropa interior monogramada. Los dos se fundían en mi percepción, el pez chico y el pez grande”.

Ese pasaje arroja bastante luz sobre lo que hay de errado con Weiss, pero no tiene nada que ver con Ayn Rand.

Weiss no parece tener ni la más remota idea de por qué ella mantuvo los puntos de vista que mantuvo. Dice: “Rand utiliza el término “pistola” del gobierno como una metáfora para cualquier cosa que Estado podría hacer que a ella no le gustara”. De hecho, ella usó “pistola” como una metáfora para el uso de la fuerza. El gobierno tiene el monopolio del uso de la fuerza, que es la razón fundamental por la que es una mala idea darle demasiado poder al gobierno. Si Weiss es incapaz de entender eso, entonces realmente no tiene por qué meterse a escribir un libro sobre la influencia de Ayn Rand.

Su falta de comprensión acerca de la obra de Rand es algo que él admite libremente. Dice que leyó tanto El Manantial como La Rebelión de Atlas hace mucho tiempo, que no está seguro de si los terminó o no, y que no los entendió. ¡Y quiere que aceptemos ciegamente lo que él dice que significan esos libros! Al no entender las ideas de Rand y al no  querer pensar – o ser incapaz de hacerlo – en base a principios, lo que hace es inventarse su propia interpretación de la obra de Rand, y luego proceder a destruir al hombre de paja que él ha creado.

Aunque Rand escribió numerosos ensayos explicando su filosofía – y aunque el énfasis de esa filosofía en el propio interés racional de cada uno está formalmente basado en metafísica, epistemología y ética – Weiss los ignora. En su lugar, ofrece un análisis basado en su propia incomprensión de las novelas de Rand. Tergiversa completamente sus puntos de vista, diciendo: “Lo que enfurecía a Ayn Rand era una cualidad humana diaria e indescriptible, una expresión de generosidad y desprendimiento”.

De hecho, Rand nunca tuvo ningún problema con la generosidad. Lo que ella repudiaba era la moralidad del sacrificio. En sus novelas, ella señala que las buenas intenciones no son suficientes; los supuestos bienhechores a menudo se engañan a sí mismos haciéndose creer que tienen todas las respuestas, cuando lo que realmente quieren es control. El control del Estado nos es presentado a menudo como siendo “por nuestro propio bien”, y esa es la maldad contra la cual Ayn Rand nos estaba previniendo. (Y eso es por lo que su obra sigue siendo popular, y por lo que está siendo tan comentada públicamente hoy día).

Weiss no consigue tener una visión del mundo que va más allá del jardín de infancia. Dice: “En El Manantial, Ayn Rand le enseña a cada adolescente alienado que ´No pasa nada por ser retraído. No necesitas amigos. No tienes que compartir. Es tu juguete. Quédatelo. Tu hermana pequeña puede conseguir su propio juguete´”.

El Manantial es una novela sobre adultos. En el mundo adulto, de hecho es conveniente quedarse con lo que uno gana. No existe una cesta gigante de juguetes desde la cual los trabajos, la comida y las viviendas puedan ser repartidas. Desde luego, ese es, en un cierto sentido, el punto más básico de la obra de Rand, y a la vez parece la cosa más básica que los izquierdistas no entienden. Es un triste hecho que hay mucha gente como Weiss, que por lo visto cree que lo único que se interpone entre nosotros y un mundo sin hambre y sin violencia es la capacidad de compartir nuestros juguetes.

El objetivo de Weiss al escribir este libro parece ser el de desacreditar a Rand y, por extensión, desacreditar al Tea Party. El libro es una serie de perfiles de gente que admira a Ayn Rand, y a cada uno de ellos Weiss lo encasilla y lo ridiculiza con su evaluación absurdamente imprecisa de la obra de Rand, y con su visión profundamente izquierdista del mundo.

Pero ni Ayn Rand ni el Tea Party son como Weiss los ve. Los principios del Tea Party son: un gobierno limitado, responsabilidad fiscal, adhesión a la Constitución y al estado de derecho, y libertad individual. La filosofía de Rand apoya estos principios, así que no es de extrañar que exista una conexión entre ellos. O Weiss no sabe estas cosas, o no quiere admitirlas.

Weiss dice que Rand “desarrolló un sistema de valores que puso patas arriba a los valores morales de la civilización occidental. . . . Ella creía en el individualismo y se oponía a las instituciones de la sociedad que benefician a grupos de personas, a las que condenó como siendo la maldad del “colectivismo”.”

Es preocupante el que Weiss no parezca entender que el individualismo es uno de los principales valores morales de la civilización occidental.

Y es triste que Weiss no entienda lo que Rand quería decir cuando hablaba de colectivismo, pero su pomposa descripción de lo que él imagina que ella rebatía deja bien claro que no tiene ni la más remota idea de nada (“instituciones de la sociedad que benefician a grupos de personas” – ¿qué estaría pensando, que Rand era una anarquista?).

Weiss está a la defensiva porque él mismo cree firmemente en el control del gobierno. Rechaza todo el concepto del capitalismo laissez-faire al llamarlo, deshonestamente, “capitalismo sin gobierno”. Weiss piensa que la crisis financiera del 2008 fue causada por “un fracaso de la desregulación y un capitalismo desbocado”, una posición irrisoria. Se burla de Paul Ryan por decir que las políticas del presidente Obama podrían haber salido directamente de una novela de Ayn Rand, una afirmación que es evidentemente verdadera.

Weiss termina su libro diciendo: “Tenemos que elegir: o nuestra herencia o la de Ayn Rand”. Pero él tiene una visión muy extraña de nuestra herencia. Con su visión infantil de la realidad, afirma: “Las palabras “capitalismo”, “mercado” y “libre empresa” no aparecen en ninguno de los documentos fundacionales de los Estados Unidos”.

Incapaz de pensar en principios, e ignorante, por lo visto, del propio concepto de principio, Weiss ni siquiera se ha dado cuenta de que existe una clara conexión entre la libre empresa y el derecho a la vida, la libertad, y la búsqueda de la felicidad.

Weiss vive en el país más grandioso del mundo – un país fundado en el principio de la libertad – y ni se ha enterado.

# # #

<< Traducción: Objetivismo.org >>

Citado por Harry Binswanger en su lista www.hblist.com

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: febrero 28, 2015 12:12 am

Deja tus comentarios

Sin comentarios

0 respuesta a “Excelente crítica de un pésimo libro sobre Ayn Rand”

  • Precisamente porque no existen las palabras: “capitalismo”, “mercado” y “libre empresa”, en la constitución de los EEUU, es por eso que hubo capitalismo, mercado y libre empresa.

    Una ley objetiva o republicana, no es aquella ley que permite expresamente, sino es aquella avocada a proteger los derechos de propiedad básicamente, donde la propiedad máxima es la vida.

    ¡Saludos!

  • ilmary contreras says:

    Este libro es un indicativo del temor que los irracionales tienen de los principios filosóficos del Objetivismo y que tales ideas lleguen y se propaguen a muchas personas en el mundo. Buena contribución con dicha crítica.

  • César González says:

    @Nigridal, ¿me podrías especificar los errores de contradicción que le atribuyes a Rand? Una simple falacia argumentativa no tiene validez en esta página.

  • Nigridal says:

    Esto es una excelente crítica como Ayn Rand una excelente escritora. Abusa de los pronombres, las ídeas están mal relacionadas, se contradice en varias ocasiones…

  • G Truchuelo R says:

    @Toxin, Has formulado mal la pregunta al invertirla causa/consecuencia.

    El nivel de inteligencia de cada uno no viene determinado por los libros que disfruta uno, sino al revés: el disfrute de ciertos libros viene determinado por su nivel de entendimiento e inteligencia.

    Partiendo de esto como base, no estamos afirmando en ningún momento que La rebelión de Atlas determine tu nivel mental, sino que tu nivel de entendimiento/mental determinará la profundidad de tu comprensión de ese libro en concreto, al ser un libro bastante complejo ya de por sí. (Prueba de ello es lo que dices respecto a “darle más a los que ya tienen todo”, lo cual denota que no has entendido la esencia del tema. http://www.objetivismo.org/que-tal-devolverles-impuestos-a-los-ricos)

    ——

    En cuanto al “sectarismo” del que hablas, es muy típico ver ese “argumento” en quienes están acostumbrados a tratar con gente que no tiene las ideas claras y cuyas mentes son, por lo tanto, moldeables y flexibles incluso en sus principios mas básicos.

    Cuando esa gente se enfrenta a gente que si tiene las ideas claras, integradas y bien estructuradas, les da la impresión de tratar con gente sectaria, no porque acepten ciegamente cualquier idea dictada por su maestro, (que no es el caso ni de lejos), sino por que dan una imagen de seguridad e inamovilidad en cuanto a sus principios… Principios que, si quieres cambiar, has de destruirlos de raíz y de forma valida -.

    El simple hecho de no estar de acuerdo contigo no nos transforma en gente sectaria – de hecho, si fuera así, podríamos decir nosotros lo mismo: que tú eres un sectario que no atiende a razones y que formula gran parte de sus ideas de forma dogmática. (y espero que no sea el caso). Un saludo.

  • César González says:

    Sr Toxin, eso de que “está de acuerdo con algunas ideas de la señorita Rand pero no con todas” revela lo poco que ha entendido esta filosofía, no sé si es porque no puede o porque no quiere, no sé si prefiere engañarse a usted mismo con premisas contradictorias que ni siquiera parten de su mente o si será porque le resulta más cómodo vivir así o si es por alguna otra cosa, la verdad no me importa en lo absoluto, pero no se puede estar de acuerdo con ciertas ideas de Rand y con otras no, estás actuando fuera de la lógica, objetivismo es una filosofía que no tiene contradicciones y todas las ideas están relacionadas entre si por esto es fácil deducir que estas hablando sin saber. Estoy absolutamente seguro que lo que has leído sobre objetivismo y Rand son sólo pequeños notas de personas que, como tú, tampoco lo han hecho.

  • Toxin says:

    Oye, por qué que me guste o no un libro determina mi nivel mental?.
    Estoy de acuerdo con algunas de las ideas de la señorita Rand pero no con todas, ¿darle más a los que ya lo tienen todo? la revolución de los protagonistas es ridícula, simplemente fue escrita por el miedo de Rand al comunismo y a las asociaciones no capitalistas.
    Es cierto lo que dicen Fractal y Rothbard aquí hay un tufillo a secta que tira para atrás

  • Toxin says:

    en mi versión descargada pone Ain rand aunque creo que el título original era Himno

    • Omingod says:

      Estás totalmente perdido, pobre, y cuando dices que La Rebelión de Atlas “te ha hecho reír” te describes a ti mismo y a tu nivel mental. Seguiremos publicando tus comentarios, si quieres, pero ten en cuenta que te estás convirtiendo en el perfecto ejemplo de un… bueno, mejor parar aquí, no quiero insultar a nadie.

  • G Truchuelo R says:

    Toxin, “Nosotros” no fué escrito por Rand, sino por Zamiatin. Por favor, cuando leas cosas sueltas por wikipedia, al menos asegúrate de ver bien quien es el autor.

  • Toxin says:

    Ningún sistema/forma de pensar/sociedad es amiga del hombre y menos esta si ya hay una brecha enorme entre ricos y pobres en esta sociedad en una laissez-faire sin regulaciones ni límites para el capitalismo y el mercado no sería una brecha sería una sima. Y hablando de ricos y pobres la rebelión de Atlas me hizo reir por como Rand pone a los empresarios como martires (ohhhh dios mío no me dejan actuar como yo quiero pero tengo un refugio privado en las rocosas) si fuera un pobre se refugiaría en las cloacas. “Nosotros” una exageración melodramática que pretende ser una crítica al comunismo, Rand nunca vio un colectivo de verdad y no uno falso como lo fue la unión soviética.

  • Alberto says:

    Tras leer este post (junto con los comentarios) y varios sitios de Internet, he de reconocer que una de las cosas que más me impresiona del objetivismo es que nadie ha sido capaz de refutar ninguna de sus ideas (o, al menos, de forma racional), todo el mundo ataca a hombres de paja.

  • Luis Muñoz Martel says:

    ¿Por qué el artículo defiende al Tea Party, un grupo ultraconservador, derechista y religioso?

    • Omingod says:

      No es cierto lo que dices sobre el Tea Party. Ni siquiera es “un grupo” claramente identificable; es un movimiento popular al cual pertenecen muchos individuos (entre ellos muchos liberales) de opiniones y creencias diversas, individuos que tienen algo en común. Como habrás leído en el artículo: “Los principios del Tea Party son: un gobierno limitado, responsabilidad fiscal, adhesión a la Constitución y al estado de derecho, y libertad individual.”

      (Necesitando apoyo popular, el partido republicano “adoptó” o “hizo suyo” este movimiento con más o menos éxito, pero esos dos no son equiparables.)

  • novicio says:

    Llevo un tiempo examinando esta página y leyendo comentarios. No puedo estar más de acuerdo con los comentarios de Murray Rothbard y también de 77 fractal23. El tufo a secta es más que penetrante. Si nadie se me enfada y más tarde tengo tiempo,comentaré algunos puntos.

    Saludos.

  • fractal23 says:

    Para decirlo de otra manera – si te apetece, podrías irme señalando u orientando en el proceso de análisis del objetivismo.
    Pero respecto a las dudas sobre si el sistema guarda relación con la realidad o es de hecho un sistema de creencias vamos a guardarnos la conclusión.
    Por que el problema no es tanto que yo sea o no kantiano, sino que cuando hablo con cristianos, marxistas, o como en este caso objetivistas, tengo serias dudas sobre si se trata de entender la realidad o de defender el sistema con el cual esa realidad se examina. No si se trata de un método, sino de defender un determinado punto de vista o conclusiones.
    Vamos charlando ¿no?

  • fractal23 says:

    No, no he dicho que sea nihilista o relativista, sino que quizás tú quisieras decir eso, y que posiblemente tengas razón. Simplemente abro la posibilidad a que sea así, dado que sería más correcto definir mi pensamiento en terminos calificativos, que en terminos del sistema de un determinado filósofo.
    “Si lo que quieres decir es que soy nihilista, y relativista – quizás. Pero vamos a dejarlo. Mi sistema de pensamiento no es lo que estamos cuestionando, o creo que no deberíamos cuestionarlo.”

    No estoy seguro de que el correcto pensar se deba a usar un sistema integrado, sino de un correcto uso de las capacidades mentales. Examinar determinadas ideas sueltas y manajaralas no de acuerdo al sistema del que proceden es un acto de transgresión respecto del sistema, pero un acto de sana alimentación.

    Por supuesto que determinada proteina cumple un papel diferente en una gallina, en el maiz o en mí mismo, pero es en mí mismo que esa estructura debe encontrar coherencia. La coherencia del sistema que a mi me compete es el mio… lo cual no tiene que ver claro si lo que intento es entender otro sistema.
    De ahí que ciertamente si intento saber que cosa es eso del objetivismo, no cuente para nada si yo soy cristiano, ateo, relativista, o que cosa… eso valdría si yo tuviera que convertirme en objetivista.

    Así que tenemos tres cosas:
    Una es mi propio sistema de pensamiento – cosa que puedo trabajar en una terapia, o en un entrenamiento, o en un proceso de autoanalisis.
    dos – lo que asimile o no del objetivismo
    tres – el sistema en sí.

    El punto tres requiere estudio… pero estudiar uno dos o tres años… ummm no. Ni con el objetivismo, ni con la biblia. No hasta que eso no me resulte interesante.

    Aquí entra el segundo punto – ver el objetivismo como algo que desmenuzco, examino y del que tomo las piezas asimilables, mientras rechazo lo indigesto.

  • fractal23 says:

    Hola, @Miguel contra mis prediciones he hecho un comentario en http://objetivismo.org/egoismo-tradicional-por-ayn-rand/#comment-4344
    #3 fractal23
    El punto principal de ese comentario es que el capitalismo real (no el ideal de Rand) se compone de colectividades – y pongo como ejemplo las corporaciones y los crimenes que realizan – mira a ver que puedes contarme al respecto.
    Un saludo

  • fractal23 says:

    Correción a la nota anterior: Miguel… para seguir con la discusión te sugiero que si lo que comentas tiene que ver con otro tema me cites en otro apartado de esta web donde se trate ese tema
    Yo estoy examinando el tema “egoísmo” y en cuanto tenga listo mi comentario te citaré – a ti y a quien se apunte – en dicho post.

  • fractal23 says:

    Hola Miguel
    Es cierto lo que dices – un sistema integrado es peligroso (bueno, lo que tú dices que solo lo parece, pero me atiendo a mi propia experiencia para decir que lo es) aunque no necesariamente ha de serlo.
    La razón es justamente la que tú señalas respecto a lo de convertirse en un ser abyectamente parasitario – o abyectamente parasitado – por ese sistema.
    La necesidad de que el sistema se comunique con la realidad, es decir con los fenómenos materiales es la clave. Y respecto a si sirven para vivir feliz… ummm Digamos que la felicidad no depende – en mi opinión – de ningún sistema integrado de pensamiento, sino más bien de una correcta gestión de los recursos psicofísicos. Cosa que puede lograrse sin ningún sistema integrado de pensamiento (doctrina o filosofía)
    ¿Pienso en términos Kantianos? ¿Cómo lo sabes?
    Supongo que Kantiano debe de ser una etiqueta peyorativa del objetivismo.
    Si lo que quieres decir es que soy nihilista, y relativista – quizás. Pero vamos a dejarlo. Mi sistema de pensamiento no es lo que estamos cuestionando, o creo que no deberíamos cuestionarlo.
    Digamos que es tan estúpido cuestionar mi sistema de pensamiento sin que yo lo exponga como lo que se dijo de cuestionar en bloque el objetivismo sin estudiarlo.
    ¿Integrar ideas en un Todo es la única forma que uno tiene de pensar y de evitar contradicciones en sus ideas y en última instancia en su vida?
    No estoy seguro de que sea la “única” o quizás es que no he entendido a qué te refieres.
    ¿No es una secta?
    En realidad el término secta es desafortunado, en realidad me refería a esa especie de “fuerza fagocitadora” que los individuos que sustentan un sistema de pensamiento emanan para afirmarse.
    Ese tema, espero que lo percibas, hace referencia justamente a la fuerza sacrificial de la colectividad. No estoy de acuerdo en considerar “inmoral” la colectividad. Considerar “moral” o “inmoral” una fuerza natural, propia de la psique humana me parece una de las falacias del objetivismo. (Aquí tenemos uno de los punto de discusión seria sobre el que podemos centrarnos, y que no dudo que puede servir para que me orientes en los matices del objetivismo).
    Para que alguien me quite mi independencia de valoración, mental y vital, yo debería ceder, sacrificarme o renunciar, dado que es imposible hacer eso sin mi colaboración. O almenos no con métodos como ponerme una pistola – otra cosa es si se me sometiese a técnicas de destrucción psíquica del ego.
    La promesa de que ningún verdadero objetivista va a intentar minar mi autoestima en este foro, me lleva a otro punto de discusión que voy a plantear más adelante. Hace referencia a como una doctrina se muestra como inocente, independientemente de que sus sostenedores se muestren perversos. Ejemplo – comunismo o cristianismo. Si alguien hace algo contrario a la doctrina simplemente no es culpa de la doctrina, es del ser humano.
    No solo eso va a pasar sino que sutilmente ya ha pasado en este foro – cuando dijiste que mi pensamiento es kantiano… mi pensamiento NO es kantiano, es mi pensamiento. Al clasificar mi pensamiento como proveniente de otra fuente ajena a mí, lo que acabas de hacer es – tengas razón o no – poner una cuña en mi autoestima. Luego, basta que desmontes el pensamiento kantiano para actuar sobre mi sistema de pensamiento.
    Nada fuera de lo normal.
    Normalmente cualquier sistema integrado produce refuerzo después de un año de estudio… todo depende del proceso neuronal de quién lo estudia. Por decirlo de otra manera – de la capacidad para permitir que la realidad objetiva (los fenómenos) formen parte del cuestionamiento. O que por el contrario, el sistema integrado tome el control de la percepción (es neuronal porque implica que operen de una forma u otra los hemisferios cerebrales y el cerebro emocional).
    Un saludo

  • fractal23 says:

    Ciertamente respecto al comentario de Weis, no hay nada más que añadir.
    Ciertamente Weis es anti-capitalista, como Rand es anti-colectivista, y ambos lo son – lo reconozcan o no – por motivos que obedecen a sus propias experiencias vitales.
    Voy a suavizar un poco mi postura respecto al objetivismo. No por una especie de actitud amistosa, sino para dejar claro que hay en mí un interés por muchos puntos del objetivismo. Aunque sigo siendo no-objetivista por la impresión que ya he intentado expresar en mi post #68 y que me gustaría, al rato matizar.
    Pero adelanto – no creo que el objetivismo sea una secta. Lo que sucede es que hay un cierto “aroma” dogmatico que he sentido semejante al que siento ante grupos que tienen un pensamiento común integrado.
    Al rato le entro a un comentario un poco más extenso, ahora tengo que salir.

  • fractal23 says:

    Hola, los argumentos que das #67 Miguel son más válidos que los del articulo.
    #66 godmino en eso estoy, si que pretendo ser serío y sí que ya he detectado algunos puntos que fallan en lo que por ahora he leído – lo que llamo dogmatismo y falta de rigor cientifico- aunque aun es aventurado exponerlos.
    He de decir que de entrada hay muchas ideas interesantes (como las hay en el marxismo) pero de entrada lo que “intuyo” es que estoy ante un sistema de pensamiento auto-confirrmado. En que solo después de un profundo adoctrinamiento uno ya no tiene dudas.
    Digo “intuyo” no por que se trate de un sentimiento, sino que me saltan las alarmas racionales ante la manera como se expone – es una reacción que normalmente me sucede cuando me encuentro con sectas.
    De todas formas voy a procurar ser serío.
    Palabras como LIBERTAD me causan una reacción emocional positiva. De ahí que eso me conduzca a aceptar todo un sistema de pensamiento hay un largo trecho…

  • fractal23 says:

    Ostras, acabo de descubrir el objetivismo y estoy alucinando.
    No había encontrado una filosofia no religiosa que use más falazmente los dogmas para defender un sistema de creencias.
    No niego que hay argumentos muy interesantes, pero la construcción del sistema es dogmatica y acientifíca. Y podemos quedar en otro foro cuando quieran para debatir algunos puntos.
    Este ciertamente es demasiado extenso…je,je
    Me parece poco honesto y racional argumetar contra la cita: “Rand nunca trabajó en un taller o en una fábrica, y no fue dotada de empatía, por lo que veía a los dueños de las fábricas y a otros capitalistas, no como explotadores sin escrúpulos como eran vistos por sus empleados, sino como héroes, como los constructores y los cerebros de la sociedad”. – Esta cita la da un anti- capitalista por tanto no cuenta.
    Ciertamente la situación de los obreros que Rand no tiene en cuenta merece reflexión y la idea de que los capitalistas son constructores de una sociedad libre y moral también merece reflexión.

    • godmino says:

      @fractal_caos:

      Siempre nos complace cuando alguien descubre Objetivismo, ¡bienvenido!. Tu reacción inicial de criticar esta filosofía es normal e incluso mentalmente saludable, pero criticarla sin conocerla no te llevará más que a aferrarte a tus propias ideas iniciales (que es muy probable que estén equivocadas, como las de todos nosotros estaban). Por lo tanto te sugiero que profundices en Objetivismo con la mayor seriedad, y luego llegues a tus propias conclusiones. Aquí te copio en mi respuesta a otro comentario reciente, que puede ser relevante para tu posición:

      “Yo tengo una pregunta más profunda aún para el Sr. “Anti-Objetivista”: ¿Cómo puedes ser “anti”-algo que ni siquiera conoces? Estás diciendo sandeces atacando posiciones que no son Objetivistas. No entiendes conceptos básicos como el de “libertad”. Tus argumentos consisten en plantear situaciones concretas irreales inventadas por ti, no en atacar principios filosóficos. ¿Por qué te haces llamar “anti-Objetivista” si no tienes ni la más remota idea de qué estás hablando?

      No te conocemos, así que vamos a asumir por un momento que seas una persona honesta: Tu tiempo estaría mejor empleado si dedicaras unos días o unas semanas a leer y entender las ideas que defendemos aquí (si te interesan, claro), y luego, una vez que entiendas de qué va la cosa, si de verdad tienes argumentos serios contra nuestra filosofía, nos encantará que vuelvas y los expongas, preferentemente en términos de esenciales, como por ejemplo: Las cosas no son lo que son; o: la razón no es el único método para conocer la realidad; o: el hombre debe vivir sacrificándose a los demás; o: el mejor sistema social es uno en el que unos hombres esclavizan a otros. Si vienes con argumentos válidos de ese tipo — o sea, argumentos *realmente* “anti-Objetivistas” — y nos convences, no creo que haya nadie aquí que no esté de acuerdo en pasarse a tu bando. Mientras no lo hagas, te estás echando demasiadas flores llamándote “anti-Objetivista”: simplemente, es un nombre que no te mereces.”

  • Miguel says:

    Sin ningún ánimo de continuar esta discusión que está prolongándose de forma desmesurada, decir que es inútil iniciar una discusión sobre objetivismo sin que el señor Rothbard trate de asimilarla leyendo las obras de Ayn Rand que son las que contiene objetivismo, porque he observado a lo largo de toda la discusión entre Adán y Rothbard que había una diferencia clarísima entre los conceptos que empleaba Adán en esencia correctos y los de rothbard que debería leer las obras para comprender objetivismo mejor proque si no es absurdo que cuestione las premisas objetivistas, porque rothbard parte de premisas irreales y de supuestos quiméricos que no tienen nada que ver con la filosofía en sí que es un conjunto de ideas integradas y él solo plantea sus objeciones sobre la base de las posibles dificultades prácticas que podría tener el aplicar objetivismo que sin duda lo son hoy en día en un mundo donde hay muchos hombres irracionales, aparte de partir de una metafísica incorrecta basada en la primacía de la consciencia concepto clave objetivista donde rothbard confunde lo metafísicamente dado con lo hecho por el hombre como denota el equiparar la libertad respecto del hambre, la enfermedad, el frio etc que son hechos metafísicos de los cuales ningún hombre puede estar automáticamente liberado y que como hechos naturales no son achacables como culpa moral hacia otros hombres que si son capaces de evitar dichos hechos naturales de forma productiva, lo confunde con la libertad política o libertad frente a la violencia del hombre por el hombre, la violencia física o fraude claro. Por eso sugiero nuevamente que Rothbard lea todos los libros que le he recomendado si no no podrá captar lo que queremos decirle, es imposible pienso yo

  • Murray Rothbard says:

    Hago este comentario final para aclarar a Adán que no soy ese tipo de Tuenti.

    Por lo demás, quedo bastante satisfecho con este intercambio de ideas. Buscaba alguna idea original o iluminadora sobre el capitalismo por parte de sus defensores, para poner a prueba mi posición contra el mismo (‘realmente existente’ o ‘laissez faire’); pero no he encontrado más que los argumentos de siempre, los que ya había pensado por mí mismo y que no llegan a convencerme. Supongo que el ‘lavado de cerebro’ desde mi infancia ha sido tan efectivo, que mi sincera búsqueda de la razón ha quedado atrofiada para siempre; lo cual, siendo realistas, no da mucha esperanza al objetivismo.

    Puestos a novelar, más que Ayn Rand prefiero a Ursula K. Le Guin para, en lugar del Atlas, descubrir Anarres.

    “¿Quién es John Galt?” decían, y finalmente encontré la respuesta: ¿A quién debería importarle sino al propio John Galt?

  • omingod says:

    Después de publicar los últimos tres comentarios de Adán voy a dar por cerrada esta discusión por haberse extendido demasiado y por haber entrado en demasiado detalle que no es de interés general. Por supuesto que podéis continuar una comunicación privada sobre cualquier tema.

    Aprovecho para recordar que Objetivismo es la filosofía contenida en las obras de Ayn Rand, y a ellas es adonde debe ir quien quiera conocerlo con más profundidad. En este espacio permitimos todo tipo de comentarios, muchos de los cuales no representan necesariamente la filosofía de Objetivismo e incluso puede que la contradigan.

    Un “Objetivista” es alguien que ha estudiado esta filosofía durante años (durante mucho tiempo nos llamamos a nosotros mismos “estudiantes de Objetivismo”, y de hecho lo seguimos siendo), alguien que entiende y acepta sus principios básicos y los ha incorporado e integrado a su vida diaria: a su forma de pensar y de actuar. Pero seguimos siendo personas independientes, cada una con sus propias ideas sobre cómo aplicar esos principios, y cada una con posibles errores en su interpretación de los mismos.

  • Murray Rothbard says:

    He leido en vuestras respuestas muchas cosas que no comparto, son demasiadas para ponerlas todas, pero voy a citar algunas:

    Adán afirma que “las emociones son algo que viene después de decidir los valores y no antes”, lo cual me parece algo contradictorio con todas las evidencias científicas sobre el ser humano que nos da la biología y la psicología, como su origen evolutivo y la inherente parte animal de la naturaleza humana. Cuando hacéis afirmaciones como esa estáis hablando de un ser humano tan idealizado que os acercáis más al idealismo platónico que al realismo que tanto reivindicáis.

    Adán afirma que “El capitalismo laissez faire, sin control de ningún tipo, no se ha dado en ninguna parte del mundo”; eso me puede llevar a pensar que es una especie de utopía. Al menos, es curioso que vosotros estéis seguros de que es el sistema perfecto sin haberlo visto nunca llevado a la práctica, sin haberlo sometido a experimento. Esto de nuevo, os acerca más al idealismo que al realismo.

    Adán, en cierto momento en el que habla de capitalismo laissez faire perfecto habla también de “incluso aunque tres generaciones de herederos…”; y yo tenía entendido (por alguna cita de Ayn Rand que he leído por ahí) que la herencia no está contemplada en el objetivismo como algo aceptable. Y si aceptáis la herencia: ¿entonces aceptáis que haya personas que debido a una gran herencia, puedan llegar a tener una vida entera en la cual vivir sin producir absolutamente nada, derrochando, abusando por la fuerza de los demás (podrían permitirse una seguridad privada de primera y cuantiosos sobornos a las autoridades), sin ser inteligentes… en definitiva una vida completa y plena de lo mas irracional?

    Y siguiendo con los casos concretos:

    (1) Dado que teneis el capitalismo laissez faire (CLF a partir de ahora) como objetivo, voy a suponer que además lo queréis llevar a la práctica (y no dejarlo simplemente en una teoría, en el ‘mundo de las ideas’). Ahora, supongo que debéis tener una estrategia para llegar desde éste capitalismo ‘regulado e imperfecto’, que hoy en día domina el mundo global, hasta vuestro CLF. ¿Cual sería esa estrategia?. Ahora voy a suponer, que conseguís que toda la humanidad se ilumine y mañana mismo todos los seres humanos se convencen de que el CLF es el sistema perfecto. En ese caso tendríamos dos opciones:

    a) El nuevo mundo CLF comenzaría con la situación inicial de distribución de las propiedades y del capital exactamente como está hoy. Es decir, asumimos que todos aquellos gobernantes, dictadores, criminales, mafiosos, etc que han obtenido su riqueza de un modo ‘irracional’ (es decir, según vuestro lenguaje, mediante la fuerza, el robo, la expropiación, el abuso de poder, o simplemente la regulación; y no mediante ‘inteligencia’ y la ‘productividad’) tienen que partir con esta ventaja en propiedades y capital. ¿Aceptaríais esta irracionalidad como única opción, con la idea de que la ‘mano invisible’ con el tiempo ‘los pusiera en su sitio’?

    b) Si pensamos que estos irracionales que han obtenido riquezas por la fuerza no merecen esa ventaja inicial (ni sus víctimas esa desventaja inicial); entonces tendríamos que establecer un criterio o ‘principio’ para establecer cómo distribuir inicialmente las propiedades. Entonces estaríamos en un caso equivalente al que yo planteaba en el último párrafo del comentario #46. Entonces esa respuesta que daba Adán (‘no sé’) ya no sería válida, pues sería una pregunta clave para alcanzar vuestro CLF.

    (2) Vamos a imaginar que existen personas poco inteligentes y poco productivas, a las que según vuestro lenguaje podemos llamar ‘incompetentes’. Y vamos a suponer que una de esas personas incompetentes se ve obligada a elegir entre dos opciones:

    a) Un sistema de CLF, donde debido a su ‘inferioridad’ se va a ver sometido a una pésima calidad de vida y a una limitación de su libertad individual por cuestiones materiales (falta de alimento, vivienda, salud y de opciones de todo tipo), debido a las decisiones que toman los ‘superiores’ (propietarios, jefes) y el libre mercado.

    b) Un sistema comunista (tomando la definición que hacía Adán) en la que también va a tener una limitación de su libertad individual (falta de opciones para elegir), pero en este caso debido a las decisiones que toma de alguna forma la ‘mayoría’ (de la cual el incompetente a veces forma parte).

    Ahora bien, vamos a suponer que ese incompetente es un egoísta que solo busca su propio beneficio para vivir su vida lo mejor posible ¿Acaso no podría llegar a ser mas ‘racional’ para él elegir perder su libertad por el método b) que por el método a)?

    (3) Imaginemos un mundo con un perfecto CLF en funcionamiento. Vamos a suponer que, por algún extraño motivo, llevado a la práctica produce unos extremos desequilibrios de riqueza entre la población (entre los ‘inteligentes y productivos’ y los ‘incompetentes’). Ahora, vamos a suponer que la miseria de ciertos incompetentes es tal que deciden utilizar la fuerza y ejercer la violencia contra los ‘superiores’ (en un caso extremo como éste no es muy ‘realista’ imponer un ideal y teórico ‘no uso de la fuerza’). Ahora, voy a suponer que lo más probable en este caso es que los ‘superiores’ se defiendan con su excelente seguridad privada dotada de las mejores armas; y que finalmente, todos los ‘incompetentes’ acaben exterminados. Después de eso, nos encontraríamos en una nueva situación de ‘estabilidad’ donde ya no están los más ‘incompetentes’. ¿Qué ocurriría después? Se me ocurren dos opciones:

    a) De alguna forma, como si fuera una propiedad intrínseca al CLF, al cabo de un tiempo vuelven a aparecer desequilibrios extremos de riqueza con sus consiguientes ‘incompetentes violentos’ y su posterior ‘exterminio’. De tal forma que este ciclo se repetiría indefinidamente de forma periódica como parte esencial del funcionamiento del CLF.

    b) Llegaría un momento en el cual (tras quizás varios ciclos de ‘exterminio de incompetentes’) llegaríamos a una situación de estabilidad definitiva en la que todos son suficientemente ‘superiores’ (inteligentes y productivos) alcanzándose una ‘igualdad’ práctica donde ya nadie cae al nivel de miseria. ¿Para terminar llegando a un ‘igualitarismo de los superiores’, no nos ahorraríamos mucho sufrimiento aceptando de primeras un ‘igualitarismo de todos’?

    Ahora bien, tanto en el caso a) como en el b), ¿no estaríamos hablando de casos profundamente xenófobos, pero sustituyendo el criterios irracionales de ‘raza’, ‘nación’ o ‘religión’ por los de (quizás no tan racionales como parece) ‘inteligencia y productividad’? ¿No podría ocurrir que en la práctica fuera más inteligente y productivo para la sociedad en general, decidir otras formas más efectivas de limitar la libertad individual que ‘la mano invisible’ del mercado y la ‘fuerza contra la fuerza’? ¿Y si usamos otros métodos como ‘compartir’ (!oh, palabra del demonio!) la superioridad con los ‘incompetentes’ de forma que a lo mejor, a la larga los ‘imcompetentes’ adquieran ‘inteligencia y productividad’ de tal forma que el resultado final beneficie (egoístamente, por supuesto) incluso a los ‘superiores’?

    4) ¿Compartís el principio liberal por el cual ‘si todos son egoístas y piensan sólo en sí mismos, como consecuencia la sociedad a escala global se verá beneficiada’?
    – Si lo compartís ¿Que ocurriría si, en la práctica, ésto no se produce realmente? Es decir, si ocurre algo como en el caso 3a) donde fueran periódicas las etapas de exterminio con el consiguiente sufrimiento humano, descenso de la productividad, reducción del mercado, etc.
    – Y si no lo compartís ¿Estás defendiendo que no importa que la sociedad a escala global se vea perjudicada (menos productividad, felicidad, satisfacción, etc), siempre y cuando se preserve la sagrada ‘libertad individual’ de los ‘inteligentes y productivos’ seres superiores’?

    Ya he dicho que el capitalismo laissez faire me parece (por lo que puedo deducir de mi razón y mi experiencia) idealista y utópico. En la práctica (como en el siglo XIX) cuando el capitalismo a tendido a desregularse y acercarse al ‘laissez faire’, la conflictividad social (que, por muy irracional que la consideremos, es muy ‘real’) ha sido tal que los gobernantes no han querido arriesgarse a comprobar si llegaríamos a caso 3a) o al caso 3b).

    Así pues, creo que las probabilidades de que el objetivismo con su ‘capitalismo laissez faire’ llegue a la práctica es tan remota cómo que llegue a convertirse en una ideología de masas; porque vuestros conceptos de ‘razón’, ‘libertad’ o ‘egoísmo’ son tan simples, y en el fondo, tan poco realistas que finalmente no creo que pueda haber una mayoría social capaz de creérselos. De hecho tengo la sospecha fundada (en mi experiencia y mi razón, claro) de que una ideología como esta puede cautivar principalmente a personas con irracionales tendencias a la prepotencia, el sobrecontrol de su entorno o el dominio sobre los demás (por mucha teoría del tipo “Juro – por mi vida y mi amor a ella – que jamás viviré para el provecho de otro hombre, ni le pediré a otro hombre que viva para el mío” que empleéis). Y además, afortunadamente, ni los objetivistas ni los capitalistas tenéis el monopolio de la ‘inteligencia’ ni de la ‘productividad’, por lo que la sociedad podrá seguir existiendo decentemente buscando otros caminos.

  • Murray Rothbard says:

    Miguel dice ‘Aquí cometes una falacia y es separar el método que la razón tiene para validar su conocimiento de los hechos de la realidad’. No pretendo separarlos, justo al contrario, la forma de ‘conocer los hechos de la realidad’ que yo considero adecuada viene dada por la condición 1-, y conjuntamente con la condición 2- dan lugar a mi definición de racionalidad. Y no niego la existencia de la realidad (sin entrar en los matices sobre ella que nos da la propia ciencia desde la mecánica cuántica), sino que el conocimiento sobre ella nunca puede llegar a ser absoluto (aunque sin duda sí ‘casi absoluto’ en la práctica, y muy útil para la vida real del ser humano).

    Estoy de acuerdo en que esto puede ser cierta forma de ‘escepticismo’, pero eso no es contradictorio con la razón (nada más razonable que permitirse el lujo de una pequeña porción de duda, aunque sea sólo porque los humanos somos imperfectos y nuestra experiencia siempre será parcial y no podrá abarcar todo la realidad), aunque sí puede ser contradictorio con el objetivismo (por eso, entre otras cosas, no lo acepto). Además, hacer lo contrario, elevar los resultados de las experiencias (siempre parciales) sobre la realidad a categoría de ‘verdad absoluta’ e inviolable por ninguna otra experiencia ajena o posterior, es abrir el camino a futuras contradicciones. Cosa que queremos evitar para ser racionales.

  • Murray Rothbard says:

    Adán, es cierto que has respondido a algunas preguntas, pero faltan algunas que yo considero clave y que están planteadas (de forma directa o indirecta) en los cuatro primeros párrafos del comentario #38. Por cierto, tienes razón en lo del orden de los comentarios.

  • Miguel says:

    “Os voy a decir yo mi definición de ‘racionalidad’ a grandes rasgos y sin entrar en muchas matizaciones para no extenderme demasiado. Yo entiendo que estamos siendo racionales cuando cumplimos dos condiciones (o, si nos equivocamos en alguna de ellas somos capaces de rectificar):

    1- No contradecir las evidencias empíricas que nos muestran las ciencias experimentales. Teniendo en cuenta dos cosas: primero, que estrictamente hablando el conocimiento científico siempre es provisional (por aquello de la ‘falsabilidad’); y segundo, que existen algunos temas que se escapan al ámbito de la ciencia experimental (no son falsables, no existe experimento que pudiera negarlo o demostrarlo), como por ejemplo la mayoría de los principios éticos.”

    Aquí señor Rothbard aquí mantienes el principio del empirismo propio del positivismo lógico que objetivismo rechaza explícitamente, el positivismo lógico popperiano basado en el principio de falsabilidad como bien dices cosnsite en que toda evidencia empírica descarta las teorías que contradicen dicha evidencia, eso es correcto, es decir, una teoría no puede ir en contra de los hechos de la realidad, pero, donde está el error es en el hecho de que el principio de falsabilidad incurre en escepticismo , es decir, en el hecho de que todas las verdades son provisionales, es decir, toma como inseguro el conocimiento del hombre propugnando que es imposible la certeza , los positivistas lógicos parten del hecho kantiano de que los principios de causalidad, objetividad etc son meras creaciones mentales y que el hombre no puede estar seguro de nada sólo puede rechazar el conocimiento que tenía anteriormente, yo a esa actitud la llamo el afán por buscar el conocimiento negativo, el anti- conocimiento, y en sí mismo incurre en una falacia llamada de concepto robado que consiste en partir de un concepto dándolo como premisa básica y negando otro concepto conectado lógicamente con él pero que invalida la postura que uno previamente toma de partida, entonces lo que los positivistas lógicos hacen es negar que el hecho mismo de contrastar la realidad indica que uno tiene conocimiento cierto, porque si uno no tuviera la posibilidad de alcanzar la certeza sencillamente tampoco podría saber que es el error, esa falacia en la que incurre Karl Popper ya traía causa del racionalismo Cartesiano con sus dudas hiperbólicas absolutamente irreales.

    “2- Seguir la lógica en nuestros razonamientos. Esto implica evitar las falacias lógicas y los prejuicios cognitivos. Esto significa, que debemos tener unos ‘principios’ (sean cuales sean), y que serán válidos todos aquellos razonamientos que derivemos de ellos usando las reglas de la lógica.”

    Aquí cometes una falacia y es separar el método que la razón tiene para validar su conocimiento de los hechos de la realidad.

    Los principios no puede ser los que sean para considerarse racional según objetivismo estima, los princios pueden o bien ser axiomas que son principios básicos y autoevidentes y que nadie puede negar sin incurrir en contradicción, por ejemplo, el principio de la existencia existe o sea de que la realidad existe, de que el mundo es real, es el principio fundamental para adquirir todo conocimiento, es decir, el conocimiento siempre lo es de la realidad y por tanto nadie puede postular conocimiento que esté fuera de lo irreal, nadie puede decir que conoce lo incognoscible o la nada o lo trascendental, eso es irreal, solo es cognoscible lo que existe, es decir, lo que es real, si uno niega la realidad se contradice porque entonces él no existe luego o cierra la boca y no propone ninguna teoría y muere o bien al proponer una teoría está postulando su existencia y al pedir que se considere como válida su teoría entonces está diciendo que ella se refiere a hechos reales, o bien principios derivados de los axiomas o principios básicos, pero en todo caso los principios son generalizaciones obtenidas a partir de la observación de la realidad y por medio de la razón a través de una inducción forma los conceptos y principios, pero siempre partiendo de los hechos de la realidad o sea de los hechos empíricos llegamos a las abstracciones por tanto no se puede partir de principios abstractos que uno arbitrariamente cree en su mente, por eejmplo, no es racional partir de la premisa de que Dios existe y a partir de ahí decir que Dios al ser existente absoluto debe ser todopoderoso y demás, como hacían los escolásticos que partían de la premisa arbitraria de la existencia de Dios que daban por supuesta sin observar la realidad y de ahí empleaban la lógica para elaborar grandes tratados sobre las características esenciales de la substancia divina o res infinita como la llamó Descartes.

    Los principios éticos se adquieren a partir de la observación de los organismos vivos dándose cuenta de que sólo estando vivo puede uno ser moral y de ahí muchas premisas más.

    A eso respondo de tu comentario Nº 35 señor Rothbard.

    La racinalidad en conclusión no es usar el razonamiento lógico partiendo de un vacío o tomar la experiencia como algo irreductible que por ser compleja permite muchas interpretaciones, eso no es racionalidad ni es objetivismo.

    Tu problema es que partes de que los hechos de la realidad no son objetivos, es decir, que pueden cambiar de un momento a otro, pero objetivismo afirma que para que una afirmación sea tomada en consideración debe venir sustentada por una evidencia empírica o bien por un razonamiento conclusivo que parta de premisas ciertas o verdaderas sino se conceptuaría como arbitraria y sería inmisericordemente descartada.

    De todas formas es cierto lo que dice omnigod no te podemos dar unas clases particulares de objetivismo porque es que cada tema nos puede llevar a otro distinto, la filosofía es muy compleja y uno debe tener una visión integral de ella que sólo la lectura de los libros que se te han recomendado puede proporcionarte, aquí podemos darte respuestas a tus preguntas concretas pero no podemos reproducirte toda la filosofía objetivista ni tampoco podemos fundamentarla por completo, pues ello requeriría una extensión desmesurada de los comentarios, un tiempo desmesurado y la paciencia de un elefante y el aguante de un martir, y sería estéril porque no comprenderías nada.

    Tomando prestada una frase del mayor enemigo de objetivismo que fue Inmanuel Kant, decirte ” Sapere aude”, atrévete a saber, y para ello debes indagar por ti mismo, porque cualquier pregunta concreta nos puede llevar a otro tema y ese a otro tema y así, en 10, 20 o 40 líneas no puede despacharse objetivismo es una imposibilidad metafísica.

  • Murray Rothbard says:

    Tal y como yo lo veo, la definición que yo he dado de ‘racionalidad’ en el comentario #35 es una especie de síntesis entre lo que comenta Miguel sobre ‘empirismo’ (condición 1-) y ‘racionalismo’ (condición 2-). Por lo que estoy entendiendo el objetivismo no se limita a esta síntesis, sino que es más restrictivo añadiendo condiciones nuevas (que yo ya no puedo considerar triviales ni racionales ni razonables).

    Lo curioso es que no he necesitado nada fuera de (según vuestro lenguaje) “a los principios se llega por un proceso de razón (observación a través de los sentidos, y lógica) y de inducción (después de hacer varias observaciones, y teniendo en cuenta todo el contexto relevante, llegamos a ciertas generalizaciones, sean de conocimiento *o de ética*)”, para obtener esas “ideas preconcebidas” sobre el capitalismo.

    Por lo demás, si alguien que no sea Omingod tiene interés en aclarar las preguntas concretas (citándolas literalmente si es posible) que he hecho desde el comentario #38, lo agradecería. Si no, me resignaré a mantener la idea de objetivismo como ideología simple y simplificadora. Tengo especial interés por una respuesta objetivista a la pregunta que planteo en el último párrafo del comentario #46 (dudo que esté respondida explícitamente en la bibliografía).

    A cambio voy a responder yo de forma simple una pregunta simple que leo por ahí arriba “¿Qué le ocurriría al mundo si los mejores hombres más inteligentes y productivos se retiraran de este mundo? “: ocurriría que los hombres restantes tendrían que hacerse más inteligentes y productivos para mantener su nivel de vida; afortunadamente no son cualidades permanentes y absolutas, y la necesidad produciría una adaptación.

  • Miguel says:

    Señor Rothbard, te sugiero que para entender Objetivismo leas las obras que te he comentado en un comentario anterior, básicamente estas son las obras esenciales y te las enumeraré por el orden que pienso que sería el más correcto para entender esta filosofía: En primer lugar, La Rebelión de Atlas una novela de misterio de altísimo contenido filosófico donde Ayn rand expone magistralmente las líneas centrales de su filosofía y demuestra su aplicación pro medio de una historía concreta, aparte de ser excitante intelectualmente es de alto contenido emocional y épico, una novela romántica en el mejor sentido de la palabra, sugiero que si tienes tiempo la leyeses varias veces, recomiendo unas 3 o 4 veces mínimo, posteriormente te sugiero que abordes varios libros de No Ficción, en primer término, “Filosofía: Quién la necesita” Donde expone conceptos que son fundamentales para Objetivismo tales como la primacía de la existencia, la esencia de los temas filosóficos etc, a continuación te sugeriría que leyeses ITOE o Introducción a la epistemología objetivista pero es un libro complejo de entender y no apto para iniciarse así que ese lo dejaría para el último lugar, el libro que debes leer a continuación del de Filosofía es La Virtud del Egoísmo donde explica perfectamente qué entiende Objetivismo por egoísmo y en donde se expone la esencia de la ética objetivista, a continuación sería recomendable abordar la lectura de Capitalismo: El Ideal desconocido donde encontrarás una visión sobre qué es el capitalismo y valiosas lecciones de la historia contemporánea en Estados Unidos pero extrapolable al mundo contemporáneo en general y donde también se apuntan conceptos políticos clave y se diferencia entre guerra y comercio etc, y por último quizás uno de los libros más interesantes y poco conocidos de Ayn Rand en España y en otros países hispanohablantes es El Manifiesto Romántico donde Ayn Rand desarrolla su concepción de la estética y de los valores estéticos o sea la Teoría del Arte que considera correcto para el hombre y la función existencial que cumple el arte para la vida humana.

    Esa es la base para poder entender Objetivismo, luego hay una novela muy interesante que no es Objetivista pero que trata sobre arte romántico y valores, se llama Encrucijadas: Una novela de opciones de Alexandra York.

    Todos esos libros te pueden resultar muy interesantes cuya lectura es la única manera de poder empezar a entender Objetivismo.

    Luego está este web site que sirve para profundizar en determinados conceptos y para preguntar dudas puntuales sobre la filosofía objetivista, pero sin conocerla primero a través de una exposición detallada es imposible que puedas entender los conceptos que se exponen aquí que al fin y al cabo son extractos de las obras objetivistas.

  • Miguel says:

    Sobre lo que Omingod comenta, para poner un ejemplo claro, los únicos filósofos de la historia que han sido plenamente racionales son Aristóteles y los Objetivistas, en cuanto a su método de validación del conocimiento. Luego los racionalistas son aquellos que como bien dice usan la razón desligándola del mundo, es decir, cualquier premisa que intuyen en su consciencia la desarrollan usando un método lógico, son racionalistas Platón, Descartes, y Santo Tomás en su demostración de la existencia de Dios: Y finalmente los empiricistas parten del hecho de que sólo lo que el hombre concretamente percibe por sus sentidos es real, el resto son meras construcciones mentales arbitrarias; Hume o Locke son representantes conspicuos de estas doctrinas.

    Ambos, como decía Ayn Rand, tanto racionalistas como empiricistas/pragmatistas son seres incompletos, unos son hechiceros que buscan existir con una mente desligada de los hechos de la realidad, los otros son bárbaros que sólo consideran real lo que inmediatamemte a ellos se les representa por sus sentidos, sin considerar el largo plazo ni los principios, sino sólo considerando real lo inmediatamente dado.

  • Murray Rothbard says:

    Perdonad por haber confundido a Adán y Miguel.

    Es frustrante hacer preguntas muy concretas y no obtener respuestas concretas. Me sería mucho más útil que a cada réplica que me hicierais pusieseis una cita de mi pregunta o, en su caso, del fragmento concreto de mi comentario al que os referís. Me refiero sobre todo a Omingod, que evita mis preguntas clave, invitándome a tener que rebuscarlas entre toda la documentación sobre objetivismo. En una búsqueda rápida no he encontrado las respuestas precisas, y me sería más útil, ya que son preguntas muy concretas, que me las respondieras directamente (si no es demasiado esfuerzo).

    Por lo demás creo que, como suele pasar, el problema de base ya no es sólo nuestra idea de racional (vuestro concepto es más restringido que el mío); sino que atañe también al las propias definiciones de los conceptos. Los conceptos abstractos (véase ‘libertad’, ‘igualdad’, ‘comunismo’, ‘democracia’, ‘egoísmo’, ‘generosidad’, ‘violencia’, ‘superioridad’, ‘dominación’, etc) suelen ser el origen de muchos malentendidos; el significado de esas palabras en la cabeza de cada uno son muy diferentes. Haciendo un ejercicio de intentar entenderos, soy capaz de imaginar diferentes ‘definiciones’ de todas esas palabras: unas que suscribiría y otras que me repelen. Ese es el problema de los conceptos abstractos. ¿Cómo se origina en nuestra cabeza el significado de esos conceptos? Por nuestra experiencia en relación con ellos, ¿no?. Personas con experiencias esencialmente diferentes en su formación mental de esos conceptos, adoptarán significados esencialmente diferentes de esos conceptos. Para poder evitar eso, sería necesario que definiéramos de forma precisa esos conceptos en base a otros conceptos más concretos (o menos abstractos) o en base ejemplos concretos; con el objetivo de asegurarnos de que estamos hablando de lo mismo. Un trabajo demasiado duro, ¿no?

    Ejemplo: muchas de las citas que leo de Ayn Rand me parecen una aberración de acuerdo, no ya sólo a mis principios, sino de acuerdo a la definición que tengo de los conceptos abstractos que ella emplea; algunas de sus citas podría suscribirlas literalmente entendiendo sus conceptos abstractos con mi definición, y sin embargo, sospecho que ella no compartiría esa definición.

    Si alguien tiene una idea genial para solucionar este problema, será bienvenida. A mí solo se me ocurre una: bajarnos de lo ‘abstracto’ a lo concreto.

    Ejemplo: alguien decía por ahí arriba con ironía “el capitalismo, ese asqueroso sistema en el que te ves obligado a trabajar para vivir”. Es curioso, porque precisamente, según mi experiencia (sí, esa que entra por mis sentido, por supuesto), el ‘capitalismo’ es ese maravilloso sistema donde una minoría que tiene el capital y las propiedades puede vivir sin trabajar (de las rentas) y, de entre el resto, a muchos de ellos trabajar no les llega para vivir o simplemente no pueden trabajar. [Por favor, agradecería que si alguien quiere responder este comentario, se centre en lo que digo y no haga suposiciones falsas sobre ‘alternativas’ al capitalismo sobre las que yo no he dicho nada y, por ahora, no es el tema que me interesa discutir aquí]

    Sobre vuestra aversión a lo ‘irracional’ tengo algunas preguntas. Si entendemos cómo irracional aquello que está relacionado con los sentimientos y las emociones, y que forma parte inherente del ser humano. ¿Cómo debemos tratar los sentimientos desde la Razón? ¿Debemos, por ‘principio, tratarlos como algo malo y evitarlos y jamás dejarnos influir por ellos? ¿Debemos, al contrario, dejarnos llevar por los sentimientos ‘por principio’? ¿O debemos actuar de forma diferente según cada caso, en base a otros ‘principios’ más fundamentales? En este último caso ¿cual es el ‘principio’ (o criterio) objetivista que os guía para actuar frente a las emociones o calificarlas como buenas o malas?

    Por último, una duda sobre la propiedad privada que siempre me ha intrigado, y creo que este es el lugar adecuado para iluminarme. Espero que aunque sea un experimento mental hipotético no tratéis de evitar responder por ser ‘imaginario’ (incluso en la historia de la ciencia han sido muy útiles los ‘experimentos mentales’ para aclarar conceptos). Imaginaos que tengo un puñado de unos cuando millones de seres humanos en una bolsa, y un planeta virgen al lado; y decido depositar cuidadosamente a esos seres humanos sobre el planeta. ¿Cual es ‘el criterio’ o ‘la norma’ según el cual se asigna cada uno de esos seres humanos la propiedad de las tierras y las materias primas?

    • omingod says:

      Cuando haces las preguntas que tú llamas “concretas”, estás trayendo a la mesa un enorme contexto de premisas y suposiciones anteriores, y no es posible contestarte directamente sin traer ese contexto a la mesa. Nos interesa mucho que entiendas nuestras ideas, pero esperamos que tú también entiendas que no podemos dar clases particulares de Objetivismo. Por cada pregunta a la que respondamos (como ya ha ocurrido con algunas) nos traerás diez más.

      Lo siento, no hay atajo posible. Si te interesa — aunque sea remotamente, aunque por el momento sólo te “intrigue” — esta filosofía, vas a tener que leer lo suficiente sobre ella para tener una base razonable de conocimiento y así decidir si seguir profundizando o no. Y a partir de ahí sí estaremos en condición de responder a preguntas concretas.

      Te aviso que vas a tener que estar dispuesto a cambiar lo que ya veo que son tus ideas preconcebidas sobre lo maligno que es el capitalismo. Si crees que vas a poder cambiar esa perspectiva algún día, adelante; si no, pues sigamos caminos separados.

  • Miguel says:

    En cuanto al tema de la generosidad y objetivismo, objetivismo no se opone a la generosidad y a la buena voluntad hacia los demás y a darse a los demás, lo que objetivismo rechaza porque ha demostrado que no produce ni bondad, ni felicidad ni generosidad ni buena voluntad entre los hombres es el llamado altruismo, el altruismo no es generosidad, buena fe ni darse a los demás con buena voluntad, altruismo literalmente viene del latín alter que significa otro e ismo ideología, o sea la ideología o mejor dicho la moral que hace pone a los demás como criterio del bien y como consecuencia su contrario que es el yo, o sea la vida de una persona que es su mayor valor como subordinada y en todo caso como susceptible de ser renunciada o sacrificada en busca del bien supremo que es todo aquello que el hombre no es, y como el hombre es su vida y su existencia y su mente entonces altruismo significa que existen mayores valores urgentes por encima de la vida de un hombre, con lo cual el altruismo dice que el interés supremo de un hombre por conservar su vida no es moral es decir no es bueno, lo cual sensu contrario significa que morir es bueno porque existen otros valores que están por encima.

    Esta moral es la que produce un Hitler, un Stalin, un Pol Pot o la ruina económica que actualmente padece occidente, porque ningún valor se puede obtener usando la violencia ya que esta solo puede generar destrucción, sólo siendo egoista o sea actuando para ganar y no para perder y preservando tu existencia y bienestar puedes tratar con otros hombres con el fin de que todos salgamos beneficiados y nadie salga perjudicado ya que todos intercambiamos valores materiales y espirituales por los mejores valores materiales y espirituales que los demás nos ofrecen y esa es la base de la generosidad y del darse a los demás en un sentido benévolo y egoísta.

    Y sí los conceptos que usa objetivismo como egoísmo han sido tergiversados por ideologías irracionales durante siglos y es causa de que todos los que hemos nacido y nos hemos criado en los valores tradicionales y no objetivistas también viesemos con rechazo estas ideas al principio pero cuando entendimos objetivismo y vimos las falacias de esas morales tradicionales entonces vimos la enorme maldad que ellas trajeron y traen al mundo y si profundizas en objetivismo igual te pasa a ti también si quieres hallar la verdad, lee la novela la Rebelión de Atlas te encantará y disfrutarás y verás que hay de malo en el mundo.

  • Miguel says:

    Yo no me he expresado asi, pero te diré la libertad individual no puede deducirse únicamente a través de unos pocos principios, es un concepto que requiere partir de otros principios, por libertad individual objetivismo entiende dos conceptos, uno el libre albedrío que es lo que se llama libertad en sentido metafísico, que es la libertad que todo hombre tiene para pensar o no pensar y para actuar conforme a su voluntad o no actuar, aquí decimos que la voluntad es un corolario que se deduce de la consciencia del hecho de que el hombre es consciente y asimismo al ser consciente se da cuenta de que puede pensar y actuar conforme a la realidad, entonces la voluntad no se demuestra es un principio básico e irreductible puede decirse o bien que es un axioma o que es un corolario de la consciencia ya que el hombre capta que tiene voluntad al ser capaz de percibir la realidad o sea al darse cuenta de que es consciente, los que niegan la voluntad y son deterministas estiman que es la realidad física o natural la que dicta al hombre lo que tiene que hacer, hay dos versiones básicas el determinismo religioso que indirectamente niega la voluntad del hombre al transferirla a la voluntad divina de un Dios que el hombre no puede conocer, premisa que objetivismo rechaza puesto que Dios es una definición contradictoria en sí misma como se explica perfectamente en el glosario referido a Dios y en donde hago algún comentario, es un rechazo explícito a la ley de causalidad y a la identidad o sea al hecho de que las cosas son lo que son y supone que las cosas son lo que Dios quiera incluido el hombre que para los supernaturalistas es un títere movido por Dios, y la otra versión es la determinista marxista que niega la voluntad del hombre al considerarlo mera materia dominada por la naturaleza por leyes dialécticas de las cual él no puede escapar y que moldean la realidad, aquí los marxistas rechazan la mente considerando al hombre un cadaver, la voluntad no se demuestra pero tampoco se puede negar, un hombre que diga que la voluntad del hombre es una ilusión necesariamente se remite a una dimensión que no puede explicar, pero en el mismo hecho de discutir dos hombres se muestra que la voluntad es evidente, porque cada uno puede callar o bien seguir hablando.

    La otra vertiente de la libertad es la libertad política es decir la libertad del hombre para actuar sin estar sometido al uso de la fuerza o a la amenaza del uso de la fuerza por parte de otros hombres, la validez de esta premisa los objetivistas la demostramos partiendo de que la política es la rama que muestra cual es la convivencia adecuada entre los hombres conforme a su naturaleza, entonces nos preguntamos cuales son los principios que guian al hombre para poder vivir y partiendo de la base de que la vida del hombre hace posible todos los valores y todos los fines que el hombre puede perseguir es una contradicción actuar contra la existencia del hombre ya que un sistema político basado en la violencia es un sistema que se autodestruye a largo plazo porque desturye la fuente de supervivencia del hombre que es la mente ya que la mente solo puede funcionar en libertad, si un hombre tiene razón no usa la fuerza sino la lógica porque apela a la mente de su interlocutor y si un hombre quiere pensar necesita estar libre de la amenaza de violencia ya que en caso contrario ese hombre no puede pensar sino que seguirá las instrucciones del que usa la violencia y como para poder ver la realidad y actuar para presevar la vida uno necesita pensar entonces quien usa la fuerza y ataca la mente va contra la existencia y eso significa que quiere destruir todos los valores haciendo que la fuerza aparezca como lo que es un mero antivalor luego no se puede perseguir un valor por la fuerza y ningún fin ya que un fin es un valor, y por ende la política de la fuerza es una antipolítica que solo se mantiene gracias a las vícitimas que o bien quedan en pie o bien no se rebelan, te voy a dar un ejemplo muy claro si toda la humanidad o al menos todas las personas productivas se pusieran en huelga el mundo colapsaría, tu imagiante vivir sin bill gates y sus ordenadores, o sin los dueños de supermercados que te proporcionan la comida, mira los productores no necesitan a los políticos ni a los ladrones para existir pero los últimos se financian a costa de los primeros por tanto si mantenemeos que la realidad es objetiva, y que los valores se determinan conforme a la existencia del hombre ya que nada para el hombre existe en la realidad que esté por encima de su vida entonces la libertad no es que sea incondicionada porque se puede perder, pero sí es condicion sine qua no para que la humanidad exista.

    Tu planteate esta pregunta, ¿ Qué le ocurriría al mundo si los mejores hombres más inteligentes y productivos se retiraran de este mundo? Si comprendes cabalmente esta pregunta empezarás a entender objetivismo y lo que es más importante empezarás a entender cual es conforme a la realidad el mejor y único sistema político para los hombres.

    Objetivismo es racional, pero no todo lo racional es objetivismo pero todo lo irracional va contra objetivismo esa es mi premisa.

    Objetivismo es racional porque es el único sistema filosófico junto con el Aristotélico cuyos principios fundamentales parten del hecho objetivo de que la existencia es real, de que la realidad es lo primario y absoluto lo que ningún hombre puede evadir si quiere obtener conocimiento verdadero.

    No todo lo racional entra dentro de objetivismo porque por ejemplo La Escuela austríaca en economía es racional y no es objetivismo sino que es ciencia económica, las leyes de newton no son objetivismo y son racionales porque están conforme a la realidad, las leyes de la aritmética son racionales y no son objetivismo.

    Pero todo lo que ataca objetivismo en sus principios fundamentales es irracional porque si objetivismo parte de la realidad y deriva todos sus conceptos de la realidad entonces de acuerdo con la regla lógica del tercio excluso y de la no contradicción combinadas, lo que se opone en su esencia a objetivismo va contra la realidad y si lo que parte de la realidad es lo racional y objetivismo parte de la realidad, lo contrario a objetivismo es contrario a la realidad.

    Eso es necesario en sí mismo si A es verdadero No A es falso y viceversa, si Objetivismo es verdadero lo contrario es Falso, porque dos cosas no pueden ser verdaderas y falsas al mismo tiempo, un mismo atributo no puede pertenecer y no pertenecer a un mismo sujeto en el mismo sentido y bajo la misma relación, ( Aristóteles, Metafísica, Libro IV, Capítulo III), luego todo lo racional está conforme a objetivismo o puede ser integrado en los principios básicos de objetivismo, por eso decimos que es junto a la filosofía de Aristóteles en lo que está de acuerdo ésta con objetivismo que son los únicos sistemas racionales de filosofía integrados y completos pero no afirmamos que no existan otras ideas racionales pero si estamos seguros de que esas ideas no pueden ser contrarias a objetivismo y desde luego filosóficamente están englobadas en objetivismo aunque provengan de fuera.

    Como conclusión objetivismo es racional, pero no todo lo racional es objetivismo pero sí todo lo racional es conforme a objetivismo y no se opone a él.

  • Murray Rothbard says:

    Y Miguel, dices “la filosofía será racional si cumple con los pequeños puntos que marca el objetivismo”. ¿Tu ‘si’ condicional es estrictamente un ‘si’ lógico (<-) o un 'si y solo si' lógico ()? O dicho de otra manera: ¿estás considerando el Objetivismo como racional, sin excluir otras ideologías (que también podrían serlo), o estás identificando ‘racional’ y ‘objetivismo’ como equivalentes?

  • Murray Rothbard says:

    Había algunos comentarios anteriores que no había leído, aunque creo que casi todo puede ser aclarado por mi comentario #35.

    A Miguel dos cosas:

    ¿Cuando dices “en lo único que todos los objetivistas estamos totalmente de acuerdo es en que la verdad (la realidad) existe y que dos cosas contradictorias no pueden ser verdad al mismo tiempo” estás siendo riguroso? Si eso es cierto podría deducir que ni siquiera la ‘libertad individual’ (por ejemplo, en ninguna de las definiciones que se me ocurren) sería parte esencial del Objetivismo (o explícame cómo deduces tú la ‘libertad individual’ a partir sólo de esas dos condiciones).

    Dices “Tienes tiempo de seguir comentando diciendo que estamos equivocados, pero no tienes tiempo de decir en que”. Creo que estáis equivocados en varias cosas, pero para mí la más importante es una (las demás, si os interesa, os las puedo decir en otro momento), que considero fundamental y previa a cualquier otra. Creo que os equivocáis cuando afirmáis (o eso parece) que el Objetivismo (como un todo) es la única ideología racional posible; y a aclarar eso van enfocados mis últimos comentarios.

  • Murray Rothbard says:

    Sólo algunas dudas:

    Dices “a los principios se llega por un proceso de razón (observación a través de los sentidos, y lógica)”, y no entiendo cómo puedes aplicar una lógica si no tienes ‘antes’ unos principios de los cuales partir ¿podrías explicármelo?. Por otra parte lo de la “observación a través de los sentidos”, creo que es equivalente a la condición 1- que yo exponía.

    Cuando dices “a los principios se llega” creo que es contradictorio con la propia definición de ‘principio’; yo entiendo que los ‘principios’ tengan un ‘origen’, pero este no puede venir dado por la propia racionalidad.

    Cuando hablas de inducción, no aclaras que sus resultados nunca pueden ser tomados como absolutos (por lo que yo comentaba del principio de falsabilidad); aunque en la práctica muchas veces podamos considerarlos como absolutos (yo también lo hago), tenemos que recordar cómo varias revoluciones científicas han echado por tierra más de una afirmación considerada durante cientos de años verdadera por ‘inducción’.

    Dices “para que los principios sean válidos éstos han de ser *objetivos*, o sea, no pueden ser arbitrarios, y la razón es la que determina cuáles son esos principios que nos guían”. ¿Cómo sabes que unos principios son objetivos, que no son arbitrarios (si no tienes antes unos, llamemosle, ‘principios anteriores’ que te marquen un criterio de objetividad o de arbitrariedad)? y entonces ¿De qué manera exactamente la razón determina los principios que os guían?

    Voy a matizar lo que yo digo sobre que los principios pueden ser ‘arbitrarios’. Lo que digo, es que estrictamente hablando la racionalidad no puede determinar por sí misma otro criterio de ‘arbitrariedad’ aparte de los especificados por 1- y 2-. Lo que sí podrías es establecer (ya dentro de una ideología concreta) uno o varios ‘principios’ que te proporcionen criterios de ‘arbitrariedad’ sobre otros principios.

    Ultima pregunta: ¿Cuál es la diferencia exacta entre racional y racionalista? Perdonad que extienda la discusión, pero me gustaría aclarar esos conceptos.

    • omingod says:

      Te aclararé solamente racional y racionalista, el resto lo puedes mirar tú mismo.

      Ser “racional” es usar la razón, la facultad que identifica e integra el material provisto por los sentidos del hombre. Usar la razón es usar la lógica y llegar a conclusiones basadas en la realidad y en conocimiento previo, sin contradicciones. Ser racional es lo correcto y lo necesario para poder adquirir conocimiento y sobrevivir. Lo contrario de racional es “irracional”.

      Ser “racionalista” es emplear un método errado de pensar. Consiste en asumir que las ideas no están conectadas a la realidad, que forman un mundo diferente, superior, y desconectado de este, de la realidad, de los objetos concretos. Es empezar con premisas o “principios” arbitrarios y a partir de ellos — con una lógica impecable pero totalmente desconectada de los hechos — llegar a conclusiones perfectamente “lógicas” e “irrefutables”. Así, un racionalista, partiendo de algunas premisas que se le ocurren, puede deducir cualquier cosa, como demostrarte positivamente que ni tú y él existís, o que los seres humanos somos sólo espíritu, o sólo materia, etc. Cualquier conclusión que no esté anclada en la realidad no puede ser válida. Lo contrario de racionalismo es “empiricismo” o “pragmatismo”.

      Un concepto algo diferente del segundo es *racionalizar*, que es “el proceso de otorgarles a las propias emociones una identidad falsa, de explicarlas y justificarlas de forma engañosa, con el fin de ocultar los motivos de uno, no sólo de los demás, sino sobre todo de uno mismo”. (Por ejemplo, una racionalización es cuando uno justifica un robo diciéndose a sí mismo que realmente no está robando, porque el objeto que se está llevando “en realidad” le pertenecía a él.)

  • Murray Rothbard says:

    Ejemplo práctico. Miguel afirma “No puedes criticar Objetivismo si afirmas que sólo conoces varias frases”.

    Yo digo, que si entiendo que el Objetivismo es una ideología racional que parte de unos principios A, B, C, D, E, F y G (por ejemplo; no voy a entrar en detalles concretos porque no son necesarios para mi razonamiento); entonces, si yo leo alguno de esos principios y veo que los principios B, C, E, y G (por ejemplo) no puedo compartirlos ‘en sí mismos’ porque entran en contradicción con los míos propios (de mi propia ideología, quizás también racional), entonces ya no necesito informarme más para saber que NO comparto el Objetivismo como un todo, aunque sí podría compartir los principios A, D y F. En algún caso, podría llegar a tener cierta curiosidad por vuestra ideología y leerme algún libro o fragmento o cita, para ver hasta qué límites lleva ser coherente con esos principios que yo NO puedo compartir. Pero ese sería mi único hipotético interés.

    Si hasta aquí me entendéis y aceptáis lo que digo (si no, agradecería argumentos); ya en otro momento podemos profundizar en cuales son A, B, C, D, etc; para concretar nuestros desacuerdos esenciales.

  • Murray Rothbard says:

    A ver si me explico. Vamos a suponer que a partir de ahora queremos ser serios, y que si queremos serlo vamos a adoptar un marco común al que vamos a llamar ‘racionalidad’. ¿Hasta ahí estamos de acuerdo?

    Antes de nada, tendremos que comprobar que estamos hablando de lo mismo cuando decimos ‘racionalidad’. ¿Qué entendéis vosotros por racionalidad?.

    Os voy a decir yo mi definición de ‘racionalidad’ a grandes rasgos y sin entrar en muchas matizaciones para no extenderme demasiado. Yo entiendo que estamos siendo racionales cuando cumplimos dos condiciones (o, si nos equivocamos en alguna de ellas somos capaces de rectificar):

    1- No contradecir las evidencias empíricas que nos muestran las ciencias experimentales. Teniendo en cuenta dos cosas: primero, que estrictamente hablando el conocimiento científico siempre es provisional (por aquello de la ‘falsabilidad’); y segundo, que existen algunos temas que se escapan al ámbito de la ciencia experimental (no son falsables, no existe experimento que pudiera negarlo o demostrarlo), como por ejemplo la mayoría de los principios éticos.

    2- Seguir la lógica en nuestros razonamientos. Esto implica evitar las falacias lógicas y los prejuicios cognitivos. Esto significa, que debemos tener unos ‘principios’ (sean cuales sean), y que serán válidos todos aquellos razonamientos que derivemos de ellos usando las reglas de la lógica.

    Es importante notar que, entendida como he dicho, la ‘racionalidad’ NO establece ningún otro criterio a priori de cuales deben ser esos ‘principios’. Por su propia definición los ‘principios’ no se pueden deducir lógicamente de otros principios (porque entonces ya no serían ‘principios’, evidentemente). Vamos a ver como funciona la ‘racionalidad’ en dos casos paradigmáticos:

    – En matemáticas, a esos ‘principios’ se les suele llamar ‘axiomas’, y éstos se justifican por sí mismos, por que se consideran triviales. A pesar de ello, se pueden construir diferentes matemáticas con diferentes conjuntos de axiomas, y todos ellos son igual de racionales. Además, tenemos que recordar el Teorema de Goedel en tanto que establece ciertos límites a la racionalidad desde la propia lógica.

    – En las ciencias experimentales, a esos ‘principios’ se les suele llamar ‘postulados’. Al contrario que en las matemáticas, estos postulados no se justifican por sí mismos, ya que no suelen ser triviales (todo lo contrario, a menudo son complejas ecuaciones matemáticas que incluso contradicen nuestra intuición cotidiana), sino que se justifican porque describen los resultados experimentales de un campo más o menos amplio de la realidad. Una teoría científica será mejor cuanto mayor sea el rango de datos empíricos que pueda explicar, y deberá ser revisada cuando se encuentren datos empíricos que la contradigan.

    Ahora bien, si queremos extender la racionalidad al ámbito de la ideología (la filosofía, la ética, la política, etc), deberemos considerar unos ‘principios’ de los cuales derivar otras afirmaciones mediante razonamientos lógicos. Cada individuo, a la hora de establecer dichos ‘principios’ puede considerarlos de dos formas, por analogía con los dos ejemplos anteriores: ‘principios’ que se justifican por sí mismos (como los ‘axiomas’ de las matemáticas), o ‘principios’ que se justifican por sus consecuencias cuando los llevamos a la práctica (como los ‘postulados’ de las ciencias experimentales).

    Pero, insisto, la racionalidad NO nos dice cuales deben ser esos ‘principios’ (aparte de lo dicho en 1- y 2-). En la práctica, esto significa que un individuo puede tener unos ‘principios’ diferentes a los de otro, y aunque puedan existir contradicciones entre los principios de ambos individuos, eso NO significa necesariamente que uno de ellos sea más racional que el otro. Ambos conjuntos de ‘principios’ pueden ser perfectamente racionales tomados por separado, y la racionalidad NO establece por sí misma ningún criterio para decidir cual de los dos conjuntos de principios es ‘mejor’ o ‘mas cierto’ que el otro.

    En conclusión, si definimos una ‘ideología’ como un conjunto de ‘principios’ y todo lo que se deduzca de ellos por razonamientos lógicos, o empíricamente en el caso de aquellos ‘principios’ que hagan referencia a algo que pueda ser sometido a experimento; entonces, pueden existir muchas ideologías diferentes entre sí (incluso contradictorias entre sí) y que todas ellas sean racionales.

    No sé si he sido suficientemente claro. Sin querer extenderme más con otros comentarios y matices, pregunto: ¿Podéis estar de acuerdo con lo dicho? ¿Vosotros entendéis por ‘racionalidad’ algo totalmente diferente? ¿Acaso tenéis un concepto de ‘racionalidad’ más restrictivo y añadiríais algo? ¿Acaso tenéis un concepto de racionalidad mas amplio y quitaríais algo? ¿Haríais algún otro tipo de matización a lo dicho? Sólo pretendo establecer un marco común en el que podamos discutir los temas que he tratado en comentarios anteriores de una forma más rigurosa, a ver si así damos a entender mejor nuestras ideas.

    • omingod says:

      OK, ya veo que nuestro principal punto de divergencia es que tu enfoque es racionalista (no “racional”, sino “racionalista”), pues te basas en la idea que se puede partir de cualquier “principio” que le parezca bien a uno. Para Objetivismo, a los principios se llega por un proceso de razón (observación a través de los sentidos, y lógica) y de inducción (después de hacer varias observaciones, y teniendo en cuenta todo el contexto relevante, llegamos a ciertas generalizaciones, sean de conocimiento *o de ética*), y esos son los principios con los que contamos.

      Según la epistemología Objetivista, para que los principios sean válidos éstos han de ser *objetivos*, o sea, no pueden ser arbitrarios, y la razón es la que determina cuáles son esos principios que nos guían, permitiéndonos conocer (epistemológicos) y actuar (éticos). Nuestra posición está expuesta en detalle en varias entradas del Glosario: Axiomas, Arbitrario, Principios, Razón, Conocimiento, y otros.

      Realmente no quiero extender más esta discusión, pues estamos repitiendo material publicado y disponible para quien lo desee. Como he dicho antes, me gustaría invitarte a que profundices en estas ideas; siendo inteligente y honesto como creo que eres tal vez descubras algo que te cambie la vida (puede sonar cursi, pero eso es exactamente lo que esta filosofía ha hecho con la mayoría de los que la entienden).

  • Miguel says:

    Vamos a ver comentario Nº 31, dices en uno de tus posts que no te interesa profundizar en Objetivismo y que algunos de tus principios podrías compartirlos, pues mira, eso no refuta mi comentario, si no te interesa profundizar en una filosofía no estás capacitado para entrar a refutarla, eso te deslegitima, el hecho de que sólo has mirado un par de frases indica que no conoces los principios, es como si yo pretendo decir que sé geometría euclidiana con sólo saber que Euclides deriva toda su construcción de cinco axiomas básicos, y a continuación digo que la geometría euclidiana es dogmática porque no admite que un ángulo recto sea igual que un agudo, etc. por poner un ejemplo. Lo que no es intelectualmente legítimo es entrar en un blog de discusión y tratar de soliviantar los ánimos de los participantes con declaraciones arbitrarias, o sea ni siquiera razonamientos sino simples frases que no significan nada y que no tienen valor cognitivo alguno, segundo apelar a emocionalismos y luego a afirmar evidentes falsedades que no se corresponden con la realidad.

    Para dejartelo claro señor Rothbard tu posición es antintelectual por una razón muy sencilla: No puedes criticar Objetivismo si afirmas que sólo conoces varias frases o argumentos del post y mucho peor sin que ni siquiera te molestes a leer un libro de Ayn Rand, veo que por lo que hablas eres de ideología marxista dadas tus furbundas críticas al capitalismo que por otra parte tampoco conoces en cuanto a su esencia.

    Tus dicterios ni siquiera son argumentos, puesto que un argumento se basa en hechos que constituyen premisas a partir de las cuales se extraen conclusiones siguiendo un razonamiento lógico o silogístico, pero tú en tu primera intervención no razonas, te limitas a hacer afirmaciones que no justificas en modo alguno y que encima no es que ya sean falsedades, es que después de reconocer que no sabes prácticamente nada de Objetivismo y ni siquiera te interesa conocerlo tú mismo te expulsas del campo del intelecto o mejor dicho ni siquiera has llegado a entrar en él.

    Aristóteles a tus argumentos los llamaba la falacia lógica del argumento hecho de mala fe, pero es que Aristóteles era demiasado benévolo con las falacias, porque tus dichos ni siquiera son argumentos. Por otro lado, tomar fuera de contexto una frase mía y encima decir que es falso y dar precisamente argumentos que la confirman denotan que tu único interés era provocar un pequeño incendio, pero es un intento baldío, te he respondido yo por cortesía y porque nunca huyo de una batalla dialéctica aunque mi contricante ni siquiera exponga argumentos mínimamente sólidos, como es tu caso.

    • omingod says:

      Sugerimos darle un tiempo al Sr. (o Sra.) que figura como “Murray Rothbard” para que profundice e intente entender los principios de Objetivismo, y así poder volver con sus comentarios en el futuro, si lo desea. Y si no le interesa conocer estas ideas más a fondo, tampoco pasa nada, seguimos amigos, y en ese caso puede seguir buscando hasta encontrar otras que le satisfagan (y si después de un tiempo sigue sin encontrarlas, esperamos aún estar aquí).

  • Murray Rothbard says:

    A Miguel.

    Dices “luego él mismo se contradice al hablar en uno de sus comentarios de que puede compartir muchos de los principios éticos de Objetivismo, ¿Cómo los va a compartir, si no los conoce, según él declara?”

    Falso porque: literalmente he dicho “algunos de los cuales incluso podría compartir”, y “algunos” no son “muchos”, espero que ahí estemos de acuerdo. Y es cierto que algunas frases de las que he podido leer sobre el objetivismo las podría suscribir directamente, y algunas otras las podría compartir fuera de su contexto o dándoles una interpretación que probablemente no es la vuestra. Luego hay otras muchas frases que no puedo compartir ya sea por razón de principio, por error de concepto (usais ciertas palabras con distinto significado del que yo siempre tenía entendido) o por razonamientos demasiado simplistas.

    Falso porque: literalmente he dicho “Aunque no me interesa profundizar mucho en el objetivismo…” y precisamente porque después de leer la Wikipedia y vuestras seccciones de ‘Qué es’, ‘Resumen’ y ‘Principios’ he visto tantas cosas básicas que se podrían refutar racionalmente o con las que directamente discrepo por principio; que no me interesa molestarme en leerme los libros de Ayn Rand (y las citas suyas que me muestra vuestro blog tampoco me despiertan interés, precisamente).

  • Murray Rothbard says:

    Un par de respuestas rápidas. No admiro a Rothbard, pretendía ser un nick irónico. Lo de la censura lo puse sólo por un motivo: me habías aceptado y respondido al comentario numerado ahora como #23 y yo seguía sin ver publicado el comentario ahora numerado como #22. Y puesto que el comentario #22 es anterior al #23, me pareció que lo habías censurado. Me alegro de que no sea así. Era sincero cuando decía “os juro que de primeras no tuve esa impresión” al decir lo de la secta. Vuelvo a esa primera impresión, hasta que se demuestre lo contrario.

  • Miguel says:

    El problema de todos estos comentarios como el del Señor Rothbard es que lo único que da son opiniones que ni siquiera están basadas en hechos, sino que son meros sentimientos que él mismo ventila, se pone a hablar de Objetivismo y dice que no le interesa profundizar en esta filosofía lo cual denota que realmente no está interesado en realizar una crítica racional a ninguna de las tesis que se sostienen en esta web. Si quisiera realmente considerar la falsedad de Objetivismo estudiaría esta filosofía y luego decidiría conforme a los hechos pero ni siquiera hace eso; luego nos dice que hay otros sistemas coherentes pero no nos dice cuales son, a mi me gustaría saber lo que el señor que se hace llamar Rothbard entiende por sistemas lógicos y coherentes o si tiene una nueva filosofía que aún no hemos descubierto, alguna nueva superlógica superior a la de Aristóteles o un nuevo sistema de ética que no sea el altruista o el Objetivista; luego él mismo se contradice al hablar en uno de sus comentarios de que puede compartir muchos de los principios éticos de Objetivismo, ¿Cómo los va a compartir, si no los conoce, según él declara?, luego habla de dogmatismo porque no le damos igual valor a unas ideologías que a otras, entonces yo le pregunto, las ideas que son un mero pasatiempo o deben estar basadas en la realidad a fin de alcanzar la verdad, dogmatismo significa aceptación por fe, intuición, sentimiento o revelación de determinadas premisas ideológico- abstractas, pero los que estamos aquí y mantenemos estas ideas es porque durante mucho tiempo en el caso de algunos como el moderador, o mucho menos tiempo como es mi caso hemos leído y pensado estas ideas y las hemos confrontado con los hechos de la realidad y con la lógica y hemos analizado el resto de sistemas ideológicos alternativos y hemos visto sus contradicciones y sus falacias, evidentemente aquí no va a encontrar uno un curso exhaustivo de filosofía como para aprehender por qué estamos en lo cierto, esta web pretende que los que conocemos y aceptamos Objetivismo o los que aún no lo conocen se acerquen a debatir y a aprender más sobre este sistema en particular y a comunicar ideas racionales en general.

    Yo le diría al señor Rothbard que si esto es dogmático también lo es mantener que los objetos son atraídos a la tierra por una fuerza gravitatoria o que es un hecho objetivo el que la Tierra gira alrededor del Sol.

    Y me dirá el señor Rothbard siguiendo sus muy kantianas premisas que una cosa es la ciencia natural y otra son las ciencias del hombre, o sea, me está diciendo que en cuando se trata de conocer al hombre y a cómo actúa ahí vale cualquier estupidez porque si mantenemos convicciones firmes estamos siendo unos dogmáticos ya que el hombre es un fenómeno complejo, ¿O es un noumeno?, el cual está influido por numeros factores sociales, históricos etc. etc. pero nunca nos dice cuáles son, es sólo una excusa para justificar la poca voluntad que uno tiene de llegar a la verdad porque eso no es lo que le interesa al señor Rothbard (si el verdadero Murray Rothbard levantara la cabeza se escandalizaría por los comentarios de ese supuesto admirador suyo que comenta aquí), si este señor fuera a la revista Science o cualquier publicación científica y pretendiera argumentar como lo está haciendo ni siquiera sería tomado en consideración pero como esto es filosofía y según Kant y los neokantianos a los que seguramente él seguirá la filosofía no tiene nada que ver con la realidad pues puede decir cualquier cosa.

  • Murray Rothbard says:

    Entonces supongo que habéis censurado mi comentario anterior, en el que respondía a Adán Suárez sobre mi “finalidad”. No entiendo el motivo. Y también habéis censurado mi comentario a la noticia sobre la ONU que había en portada, y que además, curiosamente, ha desaparecido. Con cosas como esta os retratáis a la perfección, os juro que de primeras no tuve esa impresión, pero ahora algo me huele a secta.

    • omingod says:

      Voy a ser claro: no hemos censurado ningún comentario, a veces lleva tiempo revisarlos y/o responder a ellos. Hemos quitado la noticia sobre la ONU porque fue publicada por error, y además porque algo en el formato no quedó bien (como debes haber visto). Te he respondido a esto por cortesía, aunque no tenemos por qué dar explicaciones.

      No nos interesa tu opinión sobre lo que creas de Objetivismo, o de este sitio, o de nosotros; la realidad está ahí, y la filosofía de Objetivismo también está ahí para quien quiera honestamente estudiarla, validarla, aceptarla o incorporarla a su vida. Te agradecemos los comentarios y te invitamos a que pases a otros foros donde tu contribución pueda ser apreciada. Saludos.

  • Murray Rothbard says:

    ¿Hay algún problema con los comentarios, que no aparecen automáticamente? ¿O es normal que tarden un rato en aparecer (por algún sistema de revisión o algo similar)?

  • Murray Rothbard says:

    ¿Finalidad? Pues “tocar las narices” no estaría mal, porque a veces tenemos que resignarnos a no entender los motivos de los demás; eso mismo me ocurre a mí con el objetivismo. Pero no es ese el motivo. Al entrar en un blog como este y echarle un vistazo rápido y ver tanta homogeneidad ideológica y tanto autocomplacencia, pensé que no vendría mal un poco de disidencia y de crítica. Ya no sólo por los adeptos al objetivismo, que no dudo mucho que os replanteéis ninguno de vuestros postulados, sino por aquellos ‘no iniciados’ que lleguen a este blog y se vean seducidos por semejante ideología. Por otra parte, quería contestar a lo que más me molesta de los objetivistas: no son ni vuestra ética ni vuestros principios (algunos de los cuales incluso podría compartir), ya que el ser humano me tiene acostumbrado a todo tipo de aberraciones. Lo que me molesta es que de verdad penséis (o eso parece) que el objetivismo es la única filosofía racional, lógica y coherente posible; que el capitalismo es una consecuencia lógica de la Razón. De hecho, que creáis eso ya me parece en sí mismo dogmático y poco racional. Por ahí iban los tiros de la analogía matemática que hacía en el comentario #19. Aunque no me interesa profundizar mucho en el objetivismo, podría creerme que habéis encontrado un sistema de principios cerrado lógico y racional; pero igualmente puede haber (y de hecho existen) otras ideologías igual de coherentes pero que a lo mejor no parten de vuestros principios favoritos.

    • omingod says:

      Nuestras convicciones están basadas en la realidad y la razón. Si crees que hay otras ideas igualmente válidas, por favor dínoslas específicamente — y digo esto totalmente en serio — porque nos encantaría incorporarlas a nuestro conocimiento.

      Ahora bien, si esas otras “ideologías igual de coherentes” que mencionas no parten de nuestros mismos “principios favoritos”, entonces tendríamos que ver, pero ten por seguro que si parten de premisas irreales, irracionales, ilógicas, etc. ni nos molestaremos en considerarlas.

      Te lo voy a poner fácil: si partes de la base de que existe otra realidad superior (que tú conoces pero nosotros no) — o que la forma de conocer la realidad no es la razón (sino la revelación, la intuición, las emociones, etc.) — o que lo bueno y lo correcto es que cada uno sacrifique lo que valora en este mundo (entregándolo a Dios o a la Sociedad, o sea, a quien quiera quitártelo) — o que el sistema social ideal es el colectivismo (en el que unos hombres dominan a otros por la fuerza, privándoles de su propiedad, de su libertad y de su vida) — entonces te informamos que ninguna de esas ideas entran en las mentes de los participantes de este grupo.

  • Murray Rothbard says:

    Afortunadamente no pretendo convenceros, en cuestión de principios es casi imposible convencer a nadie (por eso son principios, ¿no?). Pero fijaos en los axiomas de la geometría euclídea: si le quitas uno te surge toda una nueva rama de las matemáticas, la geometría no-euclídea, mucho más compleja y aplicable a la realidad. Y los matemáticos saben mucho de esa ‘lógica’ y esa ‘razón’ con la que se os llena la boca a los objetivistas. Por cierto, lo de escribir ‘se a ocupado’ sin ‘h’ ha sido solo un error. Supongo que equivocarse no es sólo cosa de humanos, sino también de sub-humanos.

    PD: Gracias por ‘llevarme’ hoy a portada; no lo conocía, pero era más que previsible ese affair ideológico entre Rothbard y Rand. Tal para cual.

  • Murray Rothbard says:

    Es una pena que la rabia no sea un sentimiento humano. Como ya la maestra Rand se a ocupado de establecer, si no somos adeptos a sus principios somos poco menos que sub-humanos. Entonces podremos permitirnos actuar con rabia y violencia, con desesperación y odio. Es otro concepto de libertad, que espero que a vosotros os disguste tanto como a mí el vuestro. La libertad de poner en evidencia el gran despropósito intelectual que supone el objetivismo, no por por sus principios en sí mismos (cada uno puede montar su esquema mental tan simplista como le guste), sino por las nefastas consecuencias que ser coherente con esos principios tiene para la mayoría de la humanidad. Vuestro remedio es sencillo: la mayoría son débiles, son basura, son sub-humanos. Esto es un clásico en la historia de la humanidad: deshumanizar al otro ya sea por su raza, nacionalidad, religión… o por amor al capital. Que podéis persistir en vuestro dogma, seguro que sí, incluso con coherencia. Pero asumid las consecuencias de vuestra coherencia: si creáis sub-humanos, quizás se acaben comportando como tales. Como decidan ser ‘egoístas’ de verdad, es decir, actuar para obtener lo que realmente les conviene… lo mismo los que sobráis sois precisamente vosotros, los seres superiores.

  • Murray Rothbard says:

    Objetivistas rabiando. Reconforta.

  • Miguel says:

    No merece mayor comentario este libro más allá de la tarea de prevenir a los futuros lectores que quieran saber algo de Ayn Rand, porque hay mucho objetivista o persona honesta — sobre todo en Estados Unidos que es donde se ha publicado el libro — que podría enriquecer sin saberlo a los autores de ese libro difamatorio.

  • Miguel says:

    El problema es que el poder de las ideas no es tan simple como el poder de un producto bueno que en la realidad acaba imponiéndose, porque las ideas abarcan a toda la interpretación del mundo, es decir, las ideas si son buenas conducen al hombre a captar la realidad, si son malas conducen a la destrucción y a evadir la realidad.

    Tomemos como ejemplo a Aristóteles durante muchismos siglos fue la filosofía que los hombres aceptaron, fue una época de racionalidad y de esplendor que culminó en la modernidad y la ilustración, pero pese a que esas ideas eran el mejor producto, los hombres compraron el producto nouménico que les ofrecía Kant y los hombres picaron y se pasaron masivamente a adquirir dicho producto defectuoso, y ello proque los productos ideológicos tienen el inmenso poder de condicionar la vida del hombre en todos sus aspectos y de hacerles o bien considerar la realidad o bien a desdeñarla y falsificarla, por eso no basta con fabricar un buen producto ideológico como objetivismo sino que hay que alertar publicitariamente de las carácterísticas destructivas del producto Kantiano y de sus derivados neomísticos, esa es la razón por la cual los defensores de la razón hemos de estar alerta para evitar que el hombre común o el hombre que no tiene tiempo para tratar con las ideas caiga en el anzuelo y compre acciones del mundo nouménico sin darse cuenta y creyendo que son buenas para su vida y bienestar ,como de hecho se llevan comprando desde hace doscientos años.

    Como decía Aristóteles muy sabiamente no basta con saber la verdad sino también la causa de la falsedad de los contrarios.

  • El osito Teddy says:

    Por desgracia eso está a la orden del día. Si pones Ayn Rand en Google te aparecerá como segundo o tercer resultado un reportaje titulado “Ayn Rand: Cómo convertir a los freaks en una cuadrilla de g..” que es una concatenación de disparates y mentiras sin sentido. Tanto es así que el autor tuvo que borrar muchos comentarios de protesta por el maniqueísmo de su visión y actualmente ya no se puede comentar.

  • Miguel says:

    Lo que dice el coemntario Nº 5, me llena de esperanza aunque no sé si puede ser un comentario demasiado optimista habida cuenta de la situación de países colectivistas como Argentina, España, Francia etc, y por supuesto el subdesarrollado continente africano y las peligrosas dictaduras de oriente medio a las que no se les hace frente debidamente, pero con ver el capitalismo realizado en occidente en un plazo más o menos corto de tiempo, digamos diez o veinte años me conformaría, claro pienso también que el problema es que mucha gente sobretodo la gente común está tan adaptada al colectivismo del estado socialdemócrata asistencial que su colapso puede ocasionar determinados efectos imprevistos y destructivos, por ejemplo, mucha gente se ha visto saqueada durante décadas en materia de salario para pensiones o vía impuestos y lógicamente si d ela noche a la mañana la seguridad social quiebra que lo más seguro es que lo hará dado su inherente carácter antieconómico e irracional puede provocar convulsiones sociales, solo espero que el proceso de transición al capitalismo pese a ser inexorable sea gradual y progresivo intentando en la medida de lo posible minimizar los efectos nocivos provocados por la pervivencia del estado del subsidio.

  • Miguel says:

    Digo deriva de la subjetivista epistemología de Kant porque kant fue el filósofo que separó el conocimiento de los hechos empíricos de los prjncipios teóricos abstractos, es decir, separó lo lógico de lo empírico, con lo cual ya las teorías no se referían necesariamente a hechos ni se discutían en torno a su correspondiencia con los hechos de la realidad, sino que Kant arrojó la sombra de duda sobre las teorías como nacidas exclusivamente de la mente de sus autores sin corresponderlas con la realidad, entonces, Marx perfeccionando el subjetivismo Kantiano y con el fin de desacreditar a los críticos de su sistema filosófico los llamó sicofantes de la burguesía y se inventó su teoría de que las ideologías eran sólo recubrimientos condensados de los intereses subjetivos de quien las formula, y de ahí sus seguidores inventaron la sociologia del conocimiento, pero fue Kant el que desarrolló la noción de que la voluntad del hombre contaminaba la percepción de los hechos de la realidad, con lo cual cualquier teoría desde entonces jamás podría ser validada por su referencia a la realidad sino que los neokantianos siempre dirían que son meras construcciones provisionales o arbitrarias en las que los autores se ven cegados por su prejuicios.

    Luego dicho libro sólo merece un único comentario y no es sobre su contenido sino sobre el método que es el que abunda en los debates intelectuales de los que se dedican a las humanidades y a la filosofía hoy en día de no querer ver la realidad sino tratar las ideas como mero juego y pasatiempo; si no fuese así el autor jamás habría criticado a Objetivismo sin haber entendido dicha filosofía, es evidente que la intención del autor es o bien hacer que el público se aleje de Objetivismo o bien ganar dinero de forma inmerecida arrojando basura difamatoria al mercado o ambas cosas a la vez.

    El gran problema de hoy en día es la absoluta incapacidad de los que se arrojan a los debates intelectuales de poder razonar lógicamente, y ello es motivado por la absoluta carencia de conocimientos elementales de lógica, mucha gente incluso personas honestas creen que están razonando cuando están simplemente dando una opinión plausible o bien afirmando una arbitrariedad o sosteniendo contradicciones sin percatarse de ello, y viene provocado dicho anticlimax intelectual por la ignorancia de los temas lógico-epistemológicos.

    Quizás la única crítica que puedo hacerle a Sarah Rolph o a Omingod es que son demasiado benévolos al tratar esta basura porque dicha basura no merece comentario alguno concreto hacia ella, el único comentario que merece es el de prevenir a los lectores sobre el método que el autor usa diciendo que dicho autor no hace crítica alguna a Objetivismo porque ni siquiera lo entiende y ni siquiera ha terminado ninguna de las novelas de Ayn Rand y prevenir en lo sucesivo a los posibles lectores bien intencionados, por lo demás me parece impecable la postura de los Objetivistas en este asunto.

    Por cierto yo sí he visto alguna crítica no válida en el sentido de que sea correcta o verdadera que no lo era, pero sí al menos razonable por el hecho de que al menos el crítico usaba argumentos aunque no fuesen correctos en cuanto a su correspondencia con la realidad pero al menos él trataba de dar su punto de vista por medio de razonamientos.

    En concreto, en internet encontré los argumentos de un agnóstico moral diciendo que la moral no puede ser absoluta y explicaba el por qué, las razones eran falsas pero lo que me interesa recalcar es que al menos el autor era honesto al debatir, pero es que aquí ni siquiera el autor de este libro debate nada, sólo dice estupideces y excreta malignidades.

    Una diferencia entre el tono anti-intelectual del autor de este libro con el tono que se usaba hace cien o doscientos años lo podemos ver en el hecho de que pese a que Kant era irracional y afirmaba falacias, al menos trataba de argumentar y construir un sistema filosófico sólido, pero lo que no es admisible en el campo del intelecto es tratar de ganar un debate no apelando a razonamientos sino a falacias y a sentimientos.

    • omingod says:

      Miguel, te doy toda la razón. Además de tener mala fe y no entender la filosofía, la mayoría de los enemigos de Objetivismo ni siquiera usan un método lógico y racional al exponer sus pseudo-argumentos.

  • Miguel says:

    Lo que dice Omnigod es cierto el libro ha de ser criticado para prevenir a los potenciales lectores y en general también para evitar la divulgación de falsedades, porque es cierto que hay muchas personas que ven la imagen de Ayn Rand y pueden pensar que es un libro interesante y luego descubrir que han tirado el dinero en la lectura de una basura, ( tomo basura en el sentido que significa objeto absolutamente carente de valor).

    De todas formas al margen de confirmar mi acuerdo con la opinión de Omnigod sí quiero hacerle una crítica metodológica al libro.

    Resulta que aparte de afirmar falsedades o sea inventar hechos, como el de que Ayn Rand se dedicaba a la acción política o lo que es peor que pienso que es lo que insinúa el autor del libro, que Ayn Rand extraía rentas inmerecidas `por afinidad al poder político, lo cual es una falacia conocida por Aristóteles como el argumento de mala fe, ya que es falso lo que dice el autor del libro ella no fue política.

    Otra cuestión es que en sí mismo este libro no es una crítica a Objetivismo como dice Omnigod, porque lo que el autor hace es difamar a Ayn Rand no a argumentar racionalmente sobre las premisas objetivistas.

    Más bien el autor epistemológicamente es un emocionalista irracional, es decir, su método de validar el conocimiento no se basa en los hechos, ni en la lógica, sino en sus emociones, él tiene unas impresiones o emociones y como Ayn Rand no encaja con su sentido de vida pues él la ataca, luego este autor no merece mucha consideración debido a que se ha expulsado del campo de la lógica y del intelecto y se ha metido de lleno en el campo del hechicero o sea su psico- epistemología es la propia de un hechicero se usan las emociones y sentimientos como herramientas cognitivas.

    Aparte de eso, veo el gran problema que existe en el debate intelectual que es el hecho de que hace cien o doscientos años un autor de una crítica que confesase públicamente que no entiende lo que critica, como hace este autor que afirma no saber nada de objetivismo ya que no entiende ni siquiera las dos novelas básicas y esenciales donde Ayn Rand plasmó su filosofía y no ha leído nada más de la autora, hubiera sido tomado a mofa y sujeto a escarnio en los círculos intelectuales, y aquí le da para escribir un libro, algo que en humanidades se permite y que en Física no se permitiría, seguramente nadie que no tuviera ni idea de Física criticaría la teoría de la relatividad einsteniana porque ni siquiera sería tomado en consideración, pero el hecho de que un sujeto que critica objetivismo admitiendo que no lo entiende ni siquiera y que actualmente pueda ser considerado intelectual da pena y dice muy poco del mundo intelectual actual.

    Por otro lado, el autor aparte de afirmar hechos falaces resulta que ni siquiera aporta un argumento racional y lógico mínimo, resulta que se dedica a expresar arbitrariedades como lo del niño que no comparte los juguetes y que no guarda relación alguna con el tema, o el hecho de expresar anécdotas de sus impresiones concretas sobre lo que él cree que es el capitalismo lo cual denota que no entiende nada del tema lo único que merece es un desprecio, después de advertir a la gente sobre la bazofia inmunda que representa ese libro de ser cierto lo que los objetivistas comentan de él.

    Finalmente decir que este autor usa un método epistemologico espurio que deriva de la llamada sociología del conocimiento que puso en marcha el marxismo consistente en tratar de refutar un argumento no en consideración a la validez o falsedad del mismo en su correspondencia con la realidad, sino basándose en los antecedentes personales del autor al que se trata de impugnar, es una variante de la falacia ad hominem, y lo hace diciendo que Ayn Rand no vivía en Estados Unidos o muchos autores que dicen que Ayn Rand era anticomunista porque huía de Rusia, un método derivado de la epistemología subjetivista kantiana.

  • Manfred F. Schieder says:

    Desde mi punto de vista es ya la sola publicación del libro de Gary Weiss una noticia muy buena y de fundamental importancia para el Objetivismo y sus adherentes, pues indica que hemos entrado en la fase de lo que denominé “La Confrontación Final” en un artículo que publiqué en la edición de Mayo de 1984 en el ya desaparecido mensuario “Correo de la Tarde”, de Buenos Aires, Argentina.
    En el citado artículo pronostiqué el enfrentamiento presentado por los adherentes al irracionalismo y su sistema “social” colectivista (en sus diversas variantes y colores socialistas, comunistas, fascistas, etc.) contra el racional sistema social del Objetivismo-Capitalismo.

    El libro de Weiss evidencia nítidamente que nuestros opositores han llegado al momento en que, como lo hiciera Hitler y tantos otros dictadores, reconocen haber entrado en la etapa final de su sistema, enfrentando así el tiempo de la amarga y absoluta derrota. Los Objetivistas estamos por alcanzar la meta propuesta de establecer el sistema individualista-capitalista a nivel mundial. Esto llevará todavía unos pocos años y todo esfuerzo adicional que hagamos a partir de este momento apresurará la llegada a nuestro propósito, debiendo lamentar únicamente que, a consecuencia del empecinamiento del adversario en tratar de demorar la derrota, se pierdan todavía algunos años que, de otra manera y ya mismo, podrían ser usados para expandir más velozmente el bienestar general y la felicidad personal a nivel mundial.

    Señales como la que presenta Weiss con la publicación de su libro son mojones en la aparición del pánico general entre nuestros adversarios, quienes advierten la conclusión de su ya demasiado larga duración, así como las religiones de toda denominación demuestran, en su actual último levantamiento, que ha comenzado la batalla final, donde el triunfo del Objetivismo ya se divisa.

  • omingod says:

    Bueno, entonces “en cierto sentido” todos nosotros “vivimos para la política”… O sea que, hablando en serio, Rand *de hecho* no lo hizo en el sentido que implica el autor de ese libro, de ser una persona política (no es que hubiera nada de malo en ello, simplemente es una afirmación falsa). Desde luego es totalmente cierto que, como filósofa, Ayn Rand tuvo una contribución importante a la política, llegando a escribir un libro completo: “Capitalismo: el Ideal Desconocido”, pero aún así sus contribuciones más revolucionarias fueron en epistemología y en ética, siendo la parte política una mera conclusión lógica derivada de ellas.

    En cuanto a escribir sobre un libro “malo” (malo en todos los sentidos), ciertamente sería un error dedicar mucho tiempo y esfuerzo a rebatir “una estupidez enorme”, pero hacerlo una sola vez y de la forma como lo hace esta autora no me parece que lo sea.

    Piensa que muchos fans de Ayn Rand ven un libro sobre ella y su primera reacción es querer comprarlo; por eso es muy importante el que alguien haya hecho un buen análisis de qué tipo de libro es: Contribuye a que más gente lo pase por alto, reduciendo la divulgación de falsedades (y los ingresos de quienes las concibieron).

    Así que no es un error ofrecer esa crítica para quienes quiere tenerla sobre ese libro específico (en el momento de escribir esto, a 82 de 89 personas que la leyeron les pareció valiosa — ver el link a Amazon.com).

    Piensa además que en su mayoría los ataques contra Objetivismo son mal-intencionados e ignorantes de la filosofía, y es bueno que el lector normal inteligente empiece a darse cuenta de ello, a entender que no existen críticas válidas contra Objetivismo, que es todo la misma basura.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»