Egoísmo «tradicional» — por Ayn Rand

Archivado en: , , , 15 Comentarios

 

Egoísmo Tradicional. Cita parcial de una carta de Ayn Rand al filósofo John Hospers (tomado del capítulo 7, «Letters to a philosopher», del libro Letters of Ayn Rand, páginas 553 a 558).

# # #

29 de abril de 1961

Estimado John,

. . .

Y ahora, consideremos el importantísimo asunto del “egoísmo tradicional”. Tú escribes: «Tradicionalmente, “egoísmo” ha significado actuar exclusivamente por interés propio e ignorar los intereses de cualquier otra persona». Luego describes al «egoísta tradicional» y me preguntas en qué sentido me llamo a mí misma egoísta. Observa que la descripción que das (la visión tradicional del egoísmo) es la descripción de «Atila»: supone que uno juzga su interés propio de acuerdo al más estrecho rango del momento inmediato, sin ningún contexto, sin ninguna preocupación por el pasado o el futuro, sin tener en cuenta normas, principios, medios o fines, sin ninguna razón por las elecciones, acciones o decisiones de uno; supone que un capricho es el único estándar de valor y el criterio del interés propio, y que un «egoísta» es aquél que actúa en base a sus caprichos. Esa es la premisa que estoy desafiando.

Un egoísta es un hombre que actúa en interés propio. Eso todavía no nos dice cuál es su interés propio. ¿En base a qué se asume entonces que un egoísta juzga o debe juzgar su interés propio basado en el capricho arbitrario del momento? ¿En base a qué se asume que sus intereses son antagónicos o incompatibles con los intereses de otros? ¿En base a qué se asume que las relaciones humanas no tienen ningún valor personal para un hombre, y que un egoísta tiene que ser indiferente a todos los otros seres humanos?¿En base a qué se asume que «Atila» representa el arquetipo del egoísmo? Y ¿por qué es el punto de vista de «Atila» sobre el interés propio tomado como la referencia y la esencia del interés propio?

Como ves, el concepto «tradicional» de egoísmo es un paquete intelectual «cargado», sin fundamento, injustificado e injustificable: pretende definir sólo la motivación básica de un hombre (el interés propio), y luego procede a prescribir las cosas concretas que supuestamente representan el interés propio de un hombre; y de esa forma sustituye los valores concretos de “Atila” por la abstracción «interés propio».

Ciertamente, yo mantengo que un egoísta es un hombre que actúa por interés propio, y que el hombre debe actuar por interés propio. Pero el concepto de «interés propio» sólo identifica la motivación de uno, no la naturaleza de los valores que uno debe escoger. La cuestión, por lo tanto, es: ¿cuál es la naturaleza del interés propio del hombre? Puesto que deseos arbitrarios, antojos o caprichos no son un estándar válido de valor ni un criterio del interés propio, un egoísta tiene que tener un estándar racional de valor y un código racional de moralidad para poder, de hecho, lograr su interés propio.

El concepto «tradicional» de egoísmo asume que el standard de un egoísta es: «Mi interés propio consiste en hacer lo que me plazca». Un borracho, un drogadicto, un loco del volante, todos ellos son hombres que actúan bajo esa norma, y quienes difícilmente podrían ser considerados ejemplos de interés propio. Un neurótico adorador de caprichos que se auto-destruye no es un representante del ego; de hecho, él no tiene ni ego ni intereses, y ciertamente no es su interés propio lo que persigue ni lo que consigue. La idea «tradicional» de egoísmo (con caprichos como norma) es, como hemos demostrado, una contradicción de términos.

El ego del hombre es su mente; el aspecto más importante del egoísmo es la soberanía del propio juicio racional de un individuo, y su derecho a vivir guiado por ese juicio. Pero ese es precisamente el aspecto que la visión «tradicional» del egoísmo ignora y niega: considera «egoístas» únicamente las satisfacciones físicas momentáneas de un bruto. Por ejemplo, considera la preocupación de un hombre con problemas sociales o políticos como siendo algo «desinteresado». Es absurdo pretender que el tipo de sociedad en la que un hombre vive no afecta de ninguna forma a su interés propio: existe una diferencia crucial para él dependiendo de si vive en un país libre o en una dictadura totalitaria. Pero el concepto «tradicional» de egoísmo no le permite un punto de vista tan amplio a su interés propio.

Es obvio que el concepto «tradicional» es un vestigio y una secuela de la filosofía del “Hechicero”: considera a “Atila” práctico y al mismo tiempo pretende someterle a él, y al resto de los hombres, por medio de la culpa.

En primer lugar, afirma que «el interés propio» consiste exclusivamente en la maldad bruta, y luego condena todas las formas de interés propio por ser malvadas.

El error (o el fraude) más desastroso en la historia de la ética es el diagnóstico moral de las acciones criminales: los moralistas tradicionales sostienen que la maldad de un ladrón o de un asesino consiste en el hecho de actuar en «interés propio», sin reconocer que su maldad reside en su elección de valores, en qué decidieron considerar su interés propio.

Puedes ver fácilmente las consecuencias de esa diferencia: si el «interés propio» es el elemento que hace que el crimen sea malvado, entonces el robo, la tortura, el asesinato y  una masacre masiva no son malvados si se cometen en interés de otros. Y ese es precisamente el concepto moral a través del cual todos los horrores de las dictaduras modernas están siendo aceptados, tolerados, perdonados y justificados hoy día.

La visión «tradicional» del egoísmo no diferencia ni puede diferenciar a un productor de un saqueador: ambos son hombres actuando por cuenta de y basados en lo que cada uno de ellos considera su interés propio. Ese es otro de los síntomas y las secuelas de la filosofía del “Hechicero”: un Hechicero no permite en su concepción del universo la posibilidad de la existencia de un productor.

La visión «tradicional» del egoísmo asume que la norma de valor por la que uno juzga el valor de una acción no es un principio, ni una premisa específica, ni un concepto definido de “lo bueno», sino solamente el beneficiario de una acción. Asume que el beneficiario es una primaria ética y una norma de valor moral: si una acción, independientemente de su naturaleza, se hace con la intención de beneficiarte a ti mismo, entonces eres un egoísta (y, tradicionalmente, malvado); si una acción, independientemente de su naturaleza, tiene como objetivo beneficiar a otros, entonces eres un altruista (y, tradicionalmente, bueno). Esto lleva a todas las malvadas contradicciones de las que hablo en el discurso de Galt.

Mientras la ética siga siendo la provincia del misticismo y el subjetivismo, mientras la ética continúe estando basada, en última instancia, en el capricho (el capricho de Dios, de la sociedad o de uno mismo), mientras los valores morales no hayan sido objetiva y racionalmente justificados, entonces los deseos del hombre han de ser tomados como primarias irreducibles, y la cuestión moral básica tiene que ser: los deseos ¿de quién? ¿los tuyos o los de tus vecinos? (Ver páginas 30-31 de mi artículo sobre «La Ética Objetivista», el pasaje que trata del tema del hedonismo ético.) Es la irracionalidad, el primitivismo y la superficialidad del enfoque tradicional lo que estoy desafiando.

La tarea de la ética es decirles a los hombres cómo vivir. Dado que ni el interés propio ni la felicidad ni la supervivencia pueden lograrse por movimientos al azar o caprichos arbitrarios, es la tarea de la ética el definir los principios por los cuales el hombre ha de juzgar y elegir sus valores, intereses, metas y acciones. (Sólo la visión ética de un místico o un Hechicero afirmaría que el hombre puede vivir y actuar bajo la guía de sus deseos o de valores elegidos arbitrariamente, es decir: valores divorciados de o opuestos a los hechos de la realidad con la que tiene que tratar.) Por lo tanto, la primera pregunta en ética es: ¿Qué son valores y por qué los necesita el hombre? La respuesta a esa pregunta nos dirá qué valores el hombre debe escoger y por qué.

Tú conoces el fundamento y la validación de la Ética Objetivista; sabes por qué el derecho del hombre a existir por sí mismo no es una elección arbitraria y «egoísta», sino una necesidad metafísica derivada no sólo de la naturaleza del hombre, sino de la naturaleza de la vida, es decir: de todos los organismos vivos, y por qué el código moral específico que requiere la existencia del hombre es necesario por su naturaleza como organismo vivo cuyo principal medio de supervivencia es la razón.

Por lo tanto, el interés propio de un hombre no debe estar determinado por sus deseos o caprichos arbitrarios, sino por los  principios de un código moral objetivo. El hombre debe perseguir su propio interés, pero únicamente bajo la guía de ese código, por la razón, y en el marco de dicho código. Los derechos morales y las exigencias que se derivan de ese código están basados en  su naturaleza como ser racional, y no pueden ser extendidos hasta incluir sus opuestos; una exigencia irracional se invalida a sí misma al negar la base de las demandas morales o los derechos del hombre (por caer en la falacia del «concepto robado»). El derecho a existir y a perseguir su propia felicidad no le da al hombre el derecho a actuar de forma irracional o a perseguir objetivos contradictorios, contraproducentes y auto-destructivos. La racionalidad exige que el hombre escoja sus objetivos en el contexto completo e integrado de todo el conocimiento relevante del que dispone; le prohíbe las contradicciones, las evasiones, el culto al capricho y el ignorar el contexto.

Un hombre racional tiene que reconocer que la razón no permite creencias o valores arbitrarios o subjetivos, y que el valor que él le atribuye a su propia vida y su derecho objetivo a ese valor están basados en la naturaleza de la vida en general y de la vida humana en particular; por lo tanto, si valora su propia vida, él ha de reconocer el derecho de todos los seres humanos a valorar sus propias vidas de la misma manera, por las mismas razones y en los mismos términos. Si él considera que mantener su propia vida por su propio esfuerzo y lograr su propia felicidad es su objetivo principal, entonces tiene que concederles el mismo derecho a los demás; si no se lo concede, entonces es culpable de una contradicción y no puede exigir ninguna validez racional para su propio derecho. Si él reconoce que vivir entre otros hombres (en una sociedad libre) es en su interés propio, no puede ser ciegamente indiferente a otros hombres, o «negarse a levantar un dedo para salvar una vida humana.» Su autoestima y su interés propio son la raíz de su benevolencia hacia los demás. (Pero si los hombres le esclavizan para servir las necesidades de una sociedad colectivista, entonces esa raíz desaparecería y es cuando sentiría indiferencia, odio o desprecio por los demás.) Al perseguir su propio interés racional, no establece sus valores y sus metas por antojo o por lo que se le ocurre en cada momento; por tanto, sabe que no es en su interés propio – y que tampoco es moral ni práctico – robar, engañar, defraudar o asesinar a otros; y sabe también que no debe buscar lo inmerecido, es decir: tratar de obtener un valor producido por otros, o que pertenece a otros, sin tener su consentimiento voluntario y sin ofrecerles un valor a cambio. Si alega su derecho a la independencia, no puede vivir como un parásito del trabajo productivo de los demás (el comercio no es dependencia; la caridad y el robo sí lo son). Él elige y persigue sólo aquellos objetivos que puede conseguir con su propio esfuerzo; no necesita a otros ni depende de ellos en ningún aspecto fundamental de su vida. Y, sobre todo, mantiene la soberanía independiente de su propio juicio como su única guía.

Esta, en  su más breve esencia, es la visión Objetivista del egoísmo. Es en este sentido en el que Roark, Galt y yo somos egoístas puros.

Para resumir lo anterior: hay dos preguntas en ética que los moralistas tradicionales agrupan en un paquete indiferenciado: a) ¿Qué son valores? y b) ¿Quién debe ser el beneficiario de los valores? Dado que todos los valores han de ser adquiridos y / o mantenidos por las acciones de los hombres, cualquier brecha entre actor y beneficiario requiere una injusticia: el sacrificio de unos hombres a otros, de los que actúan o producen a los que se benefician. Nada puede jamás justificar o validar tal brecha. Por lo tanto, la Ética Objetivista sostiene que el actor siempre ha de ser el beneficiario de la acción – que el hombre debe actuar en su propio interés – pero que ese derecho se deriva de la naturaleza de los valores y de la naturaleza del hombre, y que, por lo tanto, solamente es aplicable en el contexto de un código de valores moral y racional, demostrado y validado objetivamente, lo que determina el interés propio racional.

. . .

# # #

Cita parcial de una carta de Ayn Rand al filósofo John Hospers (tomado del capítulo 7, «Letters to a philosopher», del libro Letters of Ayn Rand, páginas 553 a 558).

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: agosto 15, 2011 3:15 am

15 Comentarios

15 Comentarios

15 respuesta a “Egoísmo «tradicional» — por Ayn Rand”

  • Iomega says:

    Personalmente yo llegue al objetivismo por la vía mas larga (Era cien por ciento socialista) y me costo aceptar que había estado equivocado por mucho tiempo y que había defendido lo irracional de una manera que ahora me da risa (escondo la pena jejeje)… es lo bello de la curiosidad que esta ves no mato al gato sino que lo revivió animo FRACTAL… estas en el sitio correcto.

  • fractal23 says:

    Bueno, en todo caso felices y capitalistas fiestas.

  • fractal23 says:

    @godmino
    ¿Me estás diciendo que para dar una definición del capitalismo no hay otro remedio que leer todos los libros de Rand? ¿No hay una simple definición de capitalismo?
    Veamos por ejemplo un caso en que Rand SÍ da una definición – el egoismo.
    Rand define al egoismo como el – no voy a ser exacto ahora – como el cuidado del propio interés.
    Luego salta a matizar que ese egismo precisa de la razón, DEBE ser un egoismo racional. Con lo cual queda más o menos dibujado un objeto de conocimieto – que es el egoismo racional. He de confesar que cuando avanza y pasa a hablar de moral percibo argumentos menos sólidos por que la moral no está definida. Lo mismo sucede con la libertad. Es como si en esos puntos se precisasen argumentos que deben ser deducidos no de la razón sino de algun otro principio aceptado de otra fuente, o de la aceptación de la totalidad del sistema – de hecho no me queda claro de donde.
    En el caso del capitalismo puro habla de la libertad para intercambiar bienes pero no estudia los mecanismos como esos bienes se producen, se convierten en capital, ni de las relaciones laborales, ni de oferta y demanda, ni de la acumulación, ni de todo ello en realción a las materias primas… por el contrario habla de libertad, evitar la agresión fisica, y de otras cosas pero sin analizar el capitalismo.
    Son esas cosas las que paralizan mi etudio racional, por que a la vez que intento hacer deducciones racionales, debo aceptar que la respuesta racional a la relación entre un enunciado y otro está difuso en alguna explicación dada en algún otro punto del conjunto. Lo cual es de hecho una manera de dinamitar mi capacidad de analisis lógico de la filosofía y me obliga a usar algún tipo de fé.
    Constantemente recibo por parte de los objetivistas el consejo de que abandone el analisis de los diferentes puntos hasta no tener un panorama general amplio de la totalidad del objetivismo, cosa que casi ninguna ciencia pide.

    • godmino says:

      @fractal23
      La definición de capitalismo la puedes encontrar en el Glosario, así como una definión más precisa de egoísmo.

      Pero para entender esos términos tienes que saber qué es una definición — ver en el Glosario –, para qué sirve, y qué papel tienen las definiciones en ayudar a retener esos conceptos. Para entender capitalismo tienes que entender el concepto de derechos individuales — ver en el Glosario — que te dirá que un derecho es un principio moral, lo que te hará buscar el significado de «principios» — ver en el Glosario — y al leer la definición de ese término te lleva a su vez a otros conceptos como «verdad», «valores», «inducción», «interés propio», etc.

      Cualquier persona puede aceptar inicialmente los principios básicos de Objetivismo, no por fe, sino porque en principio tienen sentido (puedes verlos en http://objetivismo.org/que-es/). Pero al profundizar en ellos no puedes hacerlo tratando los diferentes temas en compartimentos independientes, sin tener en cuenta el resto, porque cada conclusión específica hará surgir otras preguntas, y tendrás que ir avanzando en todos los frentes simultáneamente, teniendo un contexto general cada vez más integrado; a veces tendrás que esperar a que otras preguntas sean respondidas más tarde en detalle, teniendo que aceptar el principio general por el momento, pero no por fe sino porque no es posible avanzar en todo a la vez.

      Todo esto no es un fallo de Objetivismo, al contrario, es su virtud: es el reconocimiento de que la realidad es una, que en el universo todas las cosas están relacionadas de alguna forma entre sí — y que el conocimiento, que es una identificación de esa realidad, por lo tanto también tiene que estar integrado.

  • fractal23 says:

    Bueno – supongo que debo asumir que no debo discutir desde una propuesta marxista, o desde una propuesta psicoanalítica, o desde una propuesta de la neurociencia… o desde cualquier sistema, ciencia, o punto de vista que no sea objetivista.
    Ok
    Capital ciertamente es más que dinero – aunque las definiciones que he encontrado hacen referencia al dinero salvo un par como es el caso de la capital de un país y poco más – a mi entender el capital es VALOR por lo que cualquier valor sería un capital, mientras que el dinero sería una forma de plasmar ese valor. ¿Correcto? Capital creo que viene a significar principal – y viene de cabeza.
    De todas formas nos encontramos con un problema dado que si lo que hay en el mundo no es capitalismo entonces resulta que la definición de capitalismo que ustedes usan es diferente de la de uso común, y por lo que me dijiste, debo deducir que lo que hay es un socialismo, que tampoco es la definición de socialismo de uso común.
    Veamos – no estoy criticando estoy planteando cosas a fin de que las respuestas me informen no de lo que dice el objetivismo, sino de lo que los objetivistas pueden decirme.
    Es como cuando hablo con un físico amigo mío, no me pide que estudie varios años de física antes de discutir un fenómeno físico concreto, sino que me explica ese fenómeno como puede. Luego ya soy yo quien hace una búsqueda de información para profundizar.
    Pero voy leyendo no se preocupen. Y he de decir que muchas de las cosas que leo me encantan. Pero claro, lo que me encanta por lo general no pido que se me explique. Mi manera de pedir esas explicaciones por lo general es eso que parece una crítica.
    Por ahora sí que toca lo de ir al capítulo para entender ese “Estado capitalista puro, el cual aún no ha existido pero puede existir”, aunque me veo un poco extrañado ante la necesidad de usar definiciones objetivistas diferentes a las de uso normal.
    Un saludo

    • godmino says:

      @fractal23
      Vamos por buen camino, lo importante es que sigas avanzando y que por lo menos algunas ideas te convenzan, y que lo hagan porque tú mismo veas que la realidad es así, no porque otros lo digan.

      Con relación a lo que es capitalismo, de nuevo, sigue leyendo, porque lo que tenemos hoy en el mundo occidental NO ES capitalismo, es una economía mixta con algunas libertades pero con muchísima intervención del gobierno (o sea, con un ingrediente de «fuerza» iniciada y aplicada sobre ciudadanos indefensos), una intervención cada vez mayor como puedes ver, tanto en USA como en Europa y en Latinoamérica. Usa el glosario para matizar qué es capitalismo y qué no es, así como la diferencia entre poder económico y poder político, etc., el concepto de Libertad, de Fuerza, de Derechos, etc.

      Por eso insistimos en que vayas avanzando, porque el conocimiento no es lineal, sino que tienes que leer un tópico — por ejemplo, Libertad — para entender el concepto de «Derechos» y también para entender por qué el uso de la fuerza es anti-mente, etc. etc., y luego al estudiar y entender el concepto «Fuerza» eso a su vez te aclara más los otros conceptos de Libertad y Derechos. Objetivismo es una filosofía completa e integrada, y siempre hay un «todo» contextual que hay que tener en cuenta al entender o explicar cualquier tema suelto. Pero hay que llegar a ese «todo» de forma inductiva, poco a poco y con paciencia, entendiendo los temas individuales hasta cierto punto e integrándolos con el resto. Es una fascinante tarea intelectual que ciertamente vale la pena.

      Y, desde luego, no hay experiencia intelectual o emocional comparable a leer «La Rebelión de Atlas».

  • Alpha Columbia 1776 says:

    Cierto. Me gustaría además advertir a Fractal chaos que los libros de Ayn requieren necesariamente ser leídos con la mente bien abierta y con el juicio critico bien activo, entendiendo palabra por palabra, párrafo por párrafo, y capitulo por capitulo, con el objetivo de profundizar plenamente en el significado oculto en muchas de las conversaciones y descripciones que en ellos se realizan.

    De lo contrario, le parecerán al lector un muermo interminable y aburrido, en caso de que busque simplemente acción y magos agitando varitas mágicas.
    Son libros que han de ser estudiados plenamente, entendiéndose en su plenitud. Entonces y solo entonces uno se da cuenta de la grandiosidad absoluta de esos libros.

    Conozco personalmente a gente que los ha leído y ni se ha inmutado, de la misma forma que un zombie ante una película romántica.

    Solo de esa forma podrá fractal chaos empezar a preguntar de forma mas acertada y a emitir juicios al menos mas apropiados con el uso de su propio juicio y razón.

  • godmino says:

    Apoyo la sugerencia de Miguel. Por tus comentarios, fractal_caos, veo que eres tanto inteligente como honesto, pero te estás anticipando. Es mejor que pases un tiempo entendiendo lo que significa Objetivismo, y para ello tienes que leer lo suficiente hasta conseguir un contexto razonable de esta filosofía. Tus comentarios carecen de sentido para quien conoce estas ideas a fondo, y realmente no estamos avanzando nada ni tú criticando como lo haces ni nosotros intentando explicarte las cosas. Por favor lee más por tu cuenta, entiende bien en qué consisten estas ideas, y después estaremos encantados de responder a tus preguntas. Saludos.

  • fractal23 says:

    No estoy diciendo en ningún momento si estoy de acuerdo o no en el sistema. Estoy viendo solo que desde ese sistema se fomenta una idea. El capitalismo objetivista que suena bastante bien, me encanta el libertarismo económico. Cuando veo a alguien trayendo mercancias de india y venderlas en un mercadillo no pienso en limitar su actividad, lo mismo sucede cuando voy a una tienda… pero al ir entrando en profundidad en como funciona realmente la actividad económica lo que veo es un poder corporativo intentando evitar que la prosperidad y la libertad económica sean algo generaliado – eso es la famosa expropiación capitalista de Marx. En ese juego veo a los objetivistas defendiendo justamente los intereses de esas corporaciones, aunque teoricamente no aprueban sus prácticas… entonces van y me dicen que eso es socialismo. ¿Qué? Resulta que lo que molesta el estado, lo que jode es que exista atención medica gratuíta, educación pública… es como si la palabra capitalismo estuviese promocionada – publicitada – y cualquier cosa que lleve a equilibrar las practicas de expropiación que los grupos realmente poseedores del capital estan haciendo de las posibilidades de los individuos de obtener su bienestar – eso es socialismo perverso.
    De alguna manera tengo la sensación de que una sana empresa cooperativa es peor vista por el conjunto de objetivistas, que una empresa piramidal, en la que los verdaderos productores quedan privados del beneficio de su trabajo, mientras que un grupo de funcionarios (ejecutivos) van recibiendo ese beneficio y finalmente el grupo de los que simplemente ponen el dinero optiene la mayor parte.
    Digamos que el sano egoismo racional me lleva a visualizar un mercado de colectividades – un liberalismo solidario y no un libertarismo en el que la generosidad es un accidente.

  • fractal23 says:

    No entiendo esto que dices: «vender medicinas nocivas, bueno si existe fraude o fuerza eso es criminal, pero no tiene nada que ver con lo que es capitalismo para objetivismo, más bien con su opuesto el socialismo.»
    Vender algo nocivo con fraude, o engañar ciertamente no tiene que ver con ese capitalismo inexistente de Rand, pero tiene miles de ejemplos de prácticas del capitalismo real, el que desde hace años está funcionando – no se por qué llamas socialismo a eso. No te niego que el socialismo real está tan alejado de las teorias que lo sustentan como lo está el capitalismo randiano de la manera como opera el capitalismo real.
    Pero negar que el capitalista usa constantemente su poder económico para manejar cualquier medio directo o indirecto para manipular a los demás en función de su lucro es negar la realidad.
    ¿Un estado es el único que puede organizar una guerra? Eso no es cierto. Un ejercito profesional u organizado exprofeso (revolucionarios, terroristas, o mercenarios) basta, y en todos esos casos hay detras maquinaciones de grupos capitalistas – yo uso la palabra capitalista como aquellos que poseen capital – que financian. En algunos casos hay pruebas de que intereses financieros manejan directamente a políticos, lideres o militares.
    Veamos no soy contrario a la idea del sistema natural de intercambio honesto de bienes y servicios. Pero llamar socialismo a lo que Roquefelwer o quien sea que lidere los monopolios económicos cuando son mecanismos de acumilación capitalista lo que manejan me parece solo una forma de confundir conceptos – igual estoy equivocado

  • fractal23 says:

    Ostras… ¿La publicidad engañosa no es una conducta criminal? Creo que no tienes idea de lo que dices. El engaño con el fin de obtener lo que otra persona tiene, y ofrecerle algo diferente de lo que en teoría se está ofreciendo es una conducta delictiva llamada ESTAFA.
    En caso de que se trate de que es un dentrifico que no brilla no es algo grave, pero si se trata por ejemplo de una sustancia nociva la cosa es peor.
    No se trata por ahora de citar casos concretos o de establecer determinados planes de actuación.

    La idea es que ese capitalismo libre no elimina de ningún modo la criminalidad grupal, no es diferente de la actuación de un grupo comunista maoísta por el hecho de estar compuesto por personas asociadas libremente. Es el mismo caso, son solo diferentes personas.
    La ausencia de un gobierno regulador, es decir la separación de estado y economía es dejar en manos de cualquier mafia con capacidad para actuar.
    No garantiza que personas responsables, con autoestima, productoras y racionalmente morales tengan ventaja alguna sobre grupos que pueden matar, oprimir o pervertir los valores.

  • fractal23 says:

    Ok, Miguel, reconozco que he atribuido a Any Rand la ausencia de crítica del capitalismo real. Aun no he leido tus extensos post… pero solo con el principio del primero me he dado cuenta de que he atribuido a Ayn una falta de critica con el corporativismo. Y respecto a lo del «estado de bienestar» entendido eso como la existencia de educación pública, atención médica gratuíta, etc. No me he basado en para esa afirmación en Ayn Rand sino a contenidos de otros autores en esta misma web.
    Voy a leer con detenimiento lo que dices en tus post y te veo.
    Saludos

  • fractal23 says:

    Sí, do123go, Rand está en contra del llamado estado del bienestar. Pero lo falaz de la descripción que hace del capitalismo es que no reconoce a las corporaciones como «colectividades» ni las acciones que realizan como crimenes.
    La descripción del egoista racional que
    «Al perseguir su propio interés racional, no establece sus valores y sus metas por antojo o por lo que se le ocurre en cada momento; por tanto, sabe que no es en su interés propio – y que tampoco es moral ni práctico – robar, engañar, defraudar o asesinar a otros; y sabe también que no debe buscar lo inmerecido, es decir: tratar de obtener un valor producido por otros, o que pertenece a otros, sin tener su consentimiento voluntario y sin ofrecerles un valor a cambio.»
    Es decir una corporación que mediante la publicidad miente, o engaña, defrauda con artificios legales, procura pagar el minimo y obtener el maximo, vende medicinas caducadas o nocivas a un pais al que previamente a comprado, fomenta guerras para obtener beneficios económicos y estrategicos… etc esa corporación es un invento de comunistas – NO para Rand, ese capitalismo no existe.
    Solo buenos y honestos comerciantes buscando la paridad de los tratos, y ofreciebdo a los indigenas, ineptos y demás seres inferiores medios y valores… 😛

  • do123go says:

    Me temo que Rand está en contra del «estado del bienestar» y a favor de lo que llamas «el bestialismo del libre mercado» (y por cierto valida perfectamente su posición a partir de la realidad, siendo completamente consistente con el resto de las ideas que sí te gustan de ella). O sea, parece que hay una contradicción en tu forma de ver las cosas, que tendrás que resolver en algún momento. Saludos.

  • carlos says:

    Muchas Gracias de todo corazón. Estas palabras comulgan plenamente con mi forma de ser y ver el mundo.

    Yo llego aquí porque veo que el objetivismo hizo predicciones que se están cumpliendo y describe mi manera de ser. No digo que sea mejor o peor, sino que yo entiendo el mundo como veo que Rand lo describe.

    Ante todo soy un ser racional y me antepongo a un grupo, a una sociedad que no lo es.

    Primero yo, mucho trabajar y ahorrar, porque el dinero es mi libertad y ahora que lo tengo, soy el primero que ha estado en todas las manifestaciones de 15M.

    Que antepongamos el yo al grupo, no quiere decir que seamos asociales, sino que tenemos claro donde esta nuestra lealtad y reside la legitimidad. ¿Si no nos respeteamos, como vamos a respetar a los demas? ¿Si no nos queremos, como vamos a querer a los demas?

    Yo soy un hombre-dios, un hombre hecho a si mismo, y tambien defiendo el estado del bienestar, las carreteras publicas, la sanidad y la educacion.

    Anteponer el individuo al grupo es convertir a la masa de borregos en ciudadanos capaz de racionalizar su comportamiento y dar pie a una nueva conciencia social, no alrededor de si somos patriotas, trabajadores o catolicos, sino que somos seres racionales con empatía que queremos lo mejor para nosostros mismos y para los demas.

    ¡Viva el egoismo!

    ¡Viva la razón y la ciencia, porque nos hara libres!

    Todo el mundo ponia a parir a wikipedia porque «cualquiera puede editarla» y gracias a esta debilidad es hoy en dia la enciclopedia mas reputada y mas completa.

    La mayoria quiere que la realidad se ajuste a su cuento en vez de encontrar el cuento que mejor se ajuste a la realidad. (Esta frase es mia)

    Ahora soy la envidia de mis amigos, y sin tener un gran trabajo ni un gran tipo, todos me repiten que les gustaría tener mi vida y me salen novias debajo de las piedras… Claro, que he estado 10 años trabajando y ahorrando, pensando y aprendiendo, para llegar al punto de ver las buenas oportunidades y tener la libertad economica de aprovecharlas.

    Como dice Rand, el dinero es nuestra vida, y no hay nada que me de mas tristeza cuando veo a la gente malgastarlo.

    Y por cierto, soy economista de la LSE, madre de la economia del bienestar, marco cientifico para dar forma al estado del bienestar. Yo todavia no he visto en Rand la defensa del bestialismo del libremercado, sino capitalismo en cuanto a la relacion entre individuos y estado…

    Gracias una vez mas, espero que sea el sitio correcto de poner estos comentarios.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»