El Anarquismo niega la Libertad

Archivado en: , , , 21 Comentarios

 
El anarquismo es la idea de que no debe haber gobierno. En términos Objetivistas, equivale a creer que cada hombre debe defenderse a sí mismo usando fuerza física contra otros cuando le venga en gana, sin normas objetivas de justicia, delito, o prueba.

«¿Y qué pasa si una persona no quiere delegar su derecho a la legítima defensa?» pregunta a menudo el anarquista.» ¿No es ese un aspecto legítimo de la «libertad»?» La pregunta implica que un «hombre libre» es uno que tiene derecho a realizar su deseo, cualquier deseo, simplemente porque es su deseo, incluyendo el deseo de usar la fuerza. Esto significa equiparar «libertad» con la adoración al capricho. Filosóficamente, la premisa subyacente es Subjetivismo (su variedad personal).

Los ciudadanos de una sociedad legítima deben responderle a tal subjetivista de la siguiente forma: «No delegues tu derecho a la legítima defensa, si no quieres. Pero si actúas basado en tu punto de vista – si recurres al uso de la fuerza contra cualquiera de nosotros – te responderemos con la fuerza. Nuestro gobierno te responderá en los únicos términos que tú mismo haces posibles».

Es una contradicción afirmar tu derecho a usar la fuerza cuando quieras, al mismo tiempo que exiges que los demás se abstengan de organizarse para protegerse a sí mismos. Quien quebranta las leyes de un gobierno legítimo, sean cuales sean sus razones filosóficas, al hacerlo se convierte en un delincuente, y los hombres están moralmente obligados a tratarlo como tal.

Los anarquistas en América dicen ser individualistas. Filosóficamente, sin embargo, el anarquismo es lo contrario del individualismo; como deja claro su principal divulgador moderno, Karl Marx, el anarquismo es la expresión de un colectivismo utópico. En la visión utópica, el Estado, por su propia naturaleza, es una aberración explotadora aunque temporal: una vez que los hombres hayan sido debidamente recondicionados, esa aberración desaparecerá, junto con todas las disputas e injusticias; la humanidad estará infundida por una armonía amorosa. La armonía se alcanzará cuando los hombres finalmente aprendan a fundirse en el «Uno» o el «Todo» orgánico que realmente son. En otras palabras, los problemas sociales y la necesidad de tener un gobierno desaparecerán cuando la individualidad desaparezca.

La teoría del anarquismo no reconoce que el desacuerdo honesto y la maldad intencionada siempre serán posibles para los hombres; no comprende la necesidad de tener un mecanismo que les permita a los seres humanos de verdad el vivir juntos en armonía. La razón es que en su teoría no entran los seres humanos de verdad, es decir, los individuos.

Dejando de lado algunas comunas muy pequeñas y de corta duración, el anarquismo ni siquiera puede ser puesto en práctica. La anarquía, la desintegración de la ley y el orden, es posible sólo por un breve tiempo, pero no el anarquismo como guía filosófica. El resultado inmediato de la anarquía, asumiendo que la sociedad no tenga un liderazgo racional, ha de ser que algunos hombres establezcan una cierta apariencia de orden a través de la dictadura del gang o de la ley del más fuerte. Hasta salvajes funcionando a un nivel perceptual entienden que un caos sin ley es incompatible con la supervivencia.

Si las palabras deben representar objetos de la realidad, entonces el único referente de «anarquismo» – el único sistema político posible que lo designa – es una variante del estatismo. Esa es la razón por la que Objetivismo rechaza como ridícula la idea de que el gobierno republicano sea un «término medio» entre estatismo y anarquismo. El estatismo es un extremo, el individualismo es el otro. El anarquismo no es más que una forma absurda de estatismo; no es una extrema «libertad», sino la negación del concepto.

(Del capítulo 10 – Gobierno, del libro Objetivismo: La Filosofía de Ayn Rand, de Leonard Peikoff.)

# # #

Traducción: Objetivismo.org

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: marzo 2, 2015 12:29 am

21 Comentarios

21 Comentarios

21 respuesta a “El Anarquismo niega la Libertad”

  • Transgresor says:

    Estas discusiones entre randinistas y anarcocapitalistas me parecen un poco binzatinas. Primero porque no creo que se pueda considerar que por anarquismo deba entenderse pura y simplemente que cada hombre tenga derecho al uso de la fuerza y a hacer por tanto lo que le venga en gana. Por lo demás me parece que los objetivistas parten de la teoría de que las personas son malvadas por naturaleza dado que entorpecen la felicidad de los demás, olvidando quizás que la felicidad es un estado no una cosa o derecho en sí como tal.

    • Omingod says:

      Creo que debes repensarte tu posición. Anarquismo es subjetivismo puro, sí es decir que cada uno puede hacer lo que le venga en gana: «Si la policía lleva pistolas, ¿por qué yo no?, y si el ejército tiene tanques y bombarderos, ¿por qué yo no?». El anarquismo va contra la libertad, porque una sociedad libre necesita una forma objetiva de poder usar la fuerza legítimamente en represalia, sea contra criminales domésticos o extranjeros, y el anarquismo no permite eso, sino que dice que cada persona (o grupo de personas) puede usar la fuerza cuando le plazca contra quien quiera usarla.

      Y si te parece que «los objetivistas parten de la teoría de que las personas son malvadas por naturaleza» no has entendido en absoluto lo que es Objetivismo. En lo que sí tienes razón es que la felicidad como tal no es un derecho; lo que es un derecho es la *busca* de la felicidad. O sea, el derecho es a ser libre para conseguirla, pero no está garantizada (y nadie tiene obligación de hacerte feliz).

      De bizantinas no tienen nada estas discusiones. El anarquismo (o el mal llamado «anarcocapitalismo») no es una pequeña desviación técnica, ni una «corrección» o una «mejora» a Objetivismo. Es tan opuesto a Objetivismo – y tan destructivo – como lo son el comunismo o el nazismo.

  • FaKeD13 says:

    Ayn Rand: Cuando un hombre intenta tratar conmigo por la fuerza, le respondo por la fuerza.

    Ahí es donde ves la legítima defensa cuando se viola el PNA (principio de no-agresión). Y se supone que es el mentor de los ‘objetivistas’.

    *Nota: la legitimidad del grado de la ‘defensa’ ya depende de proporcionalidad.

  • FaKeD13 says:

    Omingod

    La mejora, otra cosa es que lo aceptes o lo puedas aceptar porque tienes que defender el ‘Randismo’ a capa y espada.
    Eso de que no es serio…
    deberías de ver el vídeo entero por mucho que te duelan los ojos, haz el favor.

    Lo que quiere dar a entender es que para evitar ‘conflictos’ tienes que echar mano del derecho de propiedad sobre tu cuerpo para poder ‘excluirlo’ de el, ya que la ‘autopropiedad’ así te faculta.
    El como lo ‘excluya’ es otra cosa, según como sea la agresión evidentemente.
    Me parece que no has entendido que la ‘propiedad privada’ te otorga mayor libertad individual, incluida la ejecución de la ‘defensa propia’.

  • FaKeD13 says:

    Omingod

    Creo que no las entiendes y eso no las hace absurdas, no es lo mismo.
    El Estado intrínsecamente es ‘coercitivo’, también implica cierto grado de ‘agresión’, porque sino, no tendría que recurrir a la ‘coerción’.
    Lo que Objetivismo propone y ni se da cuenta es una especie de Monarquía, ya lo decía el propio Hoppe, pero en la que se pagaran voluntariamente ‘tributos’ al rey para que ejerciera sus funciones de defensa de la población.
    Como se puede deducir, al final tendería a la ‘expansión’ si la gente deja por lo que sea de dar esos ‘tributos’ voluntariamente.

    Con agencias de seguridad y agencias de arbitraje, tú puedes pagar ‘voluntariamente’ y también irte a otra si te falla o empieza a cobrarte más de lo que puedes pagar. ¿Porqué? porque es algo ‘contractual’ en el que se puede poner esa condición.
    ¿Qué ‘contrato’ firmas tú con los gobernantes y bajo qué condiciones? ¿Qué hay por encima de los gobernantes si fallan?
    En esta sociedad de derecho privado tendrías otras agencias de arbitraje para poder asegurar más la ‘imparcialidad’.

    Te vuelvo a repetir, creo que no has entendido el vídeo. Vuelve a verlo, por favor.
    Sé que tienes que defender toda la filosofía Randiana pero en ocasiones es bueno mejorar.

    Por muy original y provocativo que parezca Hoppe, tiene razón. Otra cosa es que sea viable hacerlo…

    • Omingod says:

      He visto sólo una tercera parte del video y no pienso verlo hasta el final, porque lo entiendo perfectamente y es obvio que Hoppe no es serio. No lo es, por ejemplo, cuando habla de cómo resolver los «conflictos» entre Crusoe y Viernes en la isla desierta; no lo es cuando define la esencia de lo que es el Estado; no lo es cuando explica lo que son monopolios y sus consecuencias. No es serio porque parte de bases arbitrarias que no están basadas en la realidad, porque no define nada en término de esenciales, porque llega a conclusiones inválidas en sí mismas.

      El que Hoppe pueda convencer a alguien es una señal de lo poco desarrolladas que están las mentes actuales (no digo que la tuya sea una). Para quien ha leído a Ayn Rand y estudiado seriamente una filosofía como Objetivismo, sus argumentos y su lógica no son más que juegos racionalistas, porque no tienen profundidad alguna. Pueden parecerles atractivos a los intelectuales superficiales de hoy, pero no a quien entiende cómo funciona el mundo.

      Las preguntas que haces sobre las funciones válidas de un gobierno y las diferentes formas cómo podría ser financiado están respondidas en detalle en la literatura de Objetivismo y no voy a repetirlas aquí. Te invito a que profundices en ellas. Sé que te gustaría entrar a discutir punto por punto cada uno de estos temas, pero sinceramente para mí sería como ser un astrónomo moderno y entrar a discutir la validez de los horóscopos. Si no estás de acuerdo con lo que conoces de Objetivismo, adelante, no es problema, cree en Hoppe. No serás el único.

      Decir que uno puede mejorar la filosofía de Rand leyendo a Hoppe es como decir que uno puede mejorar la filosofía de Aristóteles leyendo a Osho.

  • FaKeD13 says:

    Omingod

    Me gustaría que vieras este vídeo entero… 😀

    ¿Una sociedad de leyes estatales o privadas? |
    Hans-Hermann Hoppe

    https://www.youtube.com/watch?v=jv5Ql6ICgBo

    El ‘anarcocapitalismo’ SÍ ES correcto en teoría, otra cosa es que sea viable con el ‘hiperestatismo’ que hay.
    La ‘anarquía’ es anti-Estado, NO anti-Leyes (o anti-normas o anti-reglas).

    Existen ‘leyes’ que pueden funcionar sin ‘gobernantes’ que las ejecuten, entre ellas las de la ética, la de la gravedad, todo tipo de causas-efecto…

    El concepto de ‘nomocracia’ (imperio de la ley) nombrado por Hayek, puede resultarte interesante.

    • Omingod says:

      Las teorías de Hoppe son tan absurdas que no sé ni cómo empezar a desmontarlas. Este hombre es arbitrario, racionalista y pueril. No hay ni comparación con la seriedad de abordar ideas que tiene Ayn Rand, y es una pena que tanta gente se deje influenciar por lo que dice este intelectualoide de pacotilla. Puede parecer que estoy haciendo un ataque «ad hominem», pero no es ni eso. Simplemente, no se le puede tomar en serio.

      Los impuestos no deberían existir, en eso estamos de acuerdo. No debería haber ninguna carga financiera *impuesta* a ciudadanos libres. ¿Como se financiarían, entonces, los servicios gubernamentales legítimos? De la misma forma que se financian hoy otros servicios: quien los desee, que pague por ellos. Hoy compras seguros de salud, o seguros contra incendios, o contratas servicio de internet — si quieres, nadie te obliga. Pero si eres racional y quieres evitar problemas y beneficiarte con ciertos servicios, lo harás. Así es como se financiarían los servicios de Ejército, Policía y Tribunales de Justicia del Estado. Pero tendrían que ser del Estado, no podrían ser particulares, porque por su naturaleza todos ellos van enfocados a defender los derechos individuales, y a hacerlo mediante el uso de la fuerza como represalia, y sí, serían el único organismo que tiene el monopolio de ese uso de la fuerza.

      No espero que estos comentarios convenzan a nadie, no es posible hacerlo en un par de párrafos. Pero alguien que se tome estas ideas en serio puede leer todo lo que hemos publicado en estas páginas sobre anarquismo, sobre derechos individuales, sobre gobierno, etc. y conseguir respuestas.

  • En México los intelectuales dominantes, los activistas y los burócratas son una especie de anarquistas con un enfoque distinto: piensan que la labor del gobierno no debería ser la de reprender a los malhechores sino la de robarle a los bienhechores y dar ese dinero a los pobres (una especie de Robin Hood a gran escala). Es decir, desprecian el respeto a los derechos individuales en nombre de la ‘redistribución’ del ingreso.

    Las excusas que se usan son patéticas: «la delincuencia se produce por la pobreza, entonces si le damos el dinero de los ricos a los pobres, ellos ya no tendrán por qué delinquir, ergo, la policía, aparte de ser inútil es malvada porque reprime a quienes no tuvieron elección para ser buenos o malos.» (para el que sepa de quienes hablo, claramente estoy intentando hacer coherencia de sus gemidos sin sentido).

    Vean como esta teoría entra en contradicción desde la misma raíz: «para obtener seguridad debemos sacrificar la propiedad de las personas» o «para respetar nuestros derechos debemos comenzar violando derechos». El problema es que tristemente estas ideas están destruyendo a mi país: los narcotraficantes son etiquetados por los intelectuales como «víctimas»; los manifestantes que cierran calles, golpean gente y destruyen negocios (y se les enjuicia por delito menor) y los políticos se compran casas, con dinero tributario, que a jeques árabes les parecerían ostentosas; todo mientras que las personas que hemos hecho dinero de nuestra frente somos odiados y gravados so pena de cárcel sin fianza y de aceptar las cachetadas morales de los demás sin tener el derecho a defendernos.

    Cualquier tipo de anarquista no puede ser honesto después de ver a México, país donde las armas de los policías se cambiaron por seguridad social y donde la sangre corre sin que nadie se interponga.

  • Alberto says:

    Sí, sé lo del comunismo. Aunque yo no digo que no sea posible por la imperfección del hombre, sino que «sueño» (no es la mejor palabra, lo sé) que, en algún momento, la gente podrá ser tan racional y moralmente buena (como los chavales de la quebrada de galt, que eran incapaces de formular nada irracional, e incluso diría malvado) como para no necesitar una institución que los regule (es decir, no hablo de abolir el estado porque sí, sino porque literalmente ya no es necesario).

    Ah, también he de reconocer un error mío; no hablo de anarcocapitalismo como esa teoría de muchos gobiernos (o «agencias de defensa») que conviven y defienden a sus miembros, sino literalmente de «capitalismo sin gobierno».

    En tu última pregunta, creo que sí, tienes razón, ya que no creo que la «agencia de defensa yihadista» y la «de periodicos franceses» se pongan de acuerdo, básicamente porque, según esa teoría, no existiría ningún referente legal o moral objetivo.

  • JUAN ANTONIO says:

    Sinceramente pienso que el anarquismo, como tal, nunca podría funcionar. Estaríamos a merced de cualquier banda organizada, en manos de diferentes pandillas supuestamente compitiendo entre sí. Y pregunto ¿Quién las coordinaría?. Y si se crea una institución para coordinar ya estamos creando Estado, ¿entonces?. Si no existe institución, entonces es la ley del más fuerte, la ley de la pandilla más fuerte se impondría. Yo pienso que es más acorde con la realidad un Estado tan pequeño que sólo exista para garantizar los derechos y libertades individuales, sin entrometerse en nada más. Y la prueba de que eso funcionó la tenemos en los EE.UU. en sus orígenes, y en otros países que lograron expandir su potencial económico al máximo y abrieron sus fronteras al comercio. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

  • Omingod says:

    Alberto, estás siendo racionalista. Tienes que partir de la realidad. El anarcocapitalismo NO ES correcto en teoría ni una utopía a la cual aspirar, es un concepto contradictorio en sí mismo, igual que ocurre con el comunismo, del cual también se decía (y algunos siguen diciendo) que no funcionó porque el ser humano es imperfecto.

    En cuanto a la práctica, siempre he querido hacerles una pregunta sincera a los anarquistas sinceros: ¿Cómo habrían ellos resuelto, sin gobierno, los ataques a Charlie Hebdo? ¿Quién habría respondido a los agresores? ¿De qué forma? ¿Con qué legitimidad?

  • Alberto says:

    Personalmente, creo que el anarcocapitalismo es una utopía (a la que aspirar obviamente). Solo podría darse en un mundo en el cual absolutamente todas las personas fueran 100% morales suele y fueran capaces de resolver sus problemas sin necesidad de una entidad como el gobierno. Obviamente, es algo a lo que aspirar (que todo el mundo sea perfecto moralmente no estaría nada mal), pero veo muy difícil que se lleve a cabo.

    Aunque sí creo que sería un proceso natural, ya que la gente, al ver que no existe amenaza externa ni interna y que son capaces de resolver sus problemas con, por ejemplo, empresas que lleven contratos, dejarían de pagar algo no necesario como un estado voluntario.

    Eso sí, en el momento que haya algún problema seguramente las personas establezcan otra institución o se pongan de acuerdo entre si.

  • Nicolas says:

    Estimados, el anarquismo presenta numerosas corrientes, una de ella, el anarcocapitalismo, se encuentra directamente relacionada a los postulados de la Escuela Austriaca(Rothbard), la Escuela de Chicago(Friedman hijo) y los anarquistas individualistas como Lysander Spooner. Estos anarcocapitalistas no plantean la desaparicion de la Ley y el Orden, sino la desintegración del Estado, que no es ni mas ni menos que el monopolio del Uso de la Fuerza y la aplicación de la Justicia, en agencias privadas que actúen de acuerdo a la soberanía del consumidor. Les recomiendo ver https://www.youtube.com/watch?v=rfyfBMTLD-Y (El Estado es una amenaza demasiado grande como para ser tolerada) y también https://www.youtube.com/watch?v=QQpSqp1UDcE (Anarquismo en el Pensamiento Liberal).
    Saludos,
    Nicolas.

  • Guido says:

    La igualdad es incompatible con la anarquía. Si alguien no está de acuerdo con una sociedad de iguales, necesariamente es obligatoria la creación de un estado para obligar a ese alguien a que esté de acuerdo con la igualdad. No existe el anarcosocialismo. El verdadero anarquismo es el individualista.

  • Miguel says:

    Veo que a quien mejor le queda el nick que has usado, «Cuanta ignorancia» es a ti. El anarquismo individualista es el anarcocapitalismo; se le llama así, y no es un nombre absurdo, es el nombre con el que se conoce la doctrina política que propugna un orden espontáneo y no autoritario en el que todas las relaciones sociales incluyendo las de defensa contra las agresiones son gestionadas por ciudadanos individuales o por empresas privadas, y eso es lo que se llama anarquismo individualista. El indvidualismo es la doctrina que declara que el indviduo es una entidad independiente que no puede estar sometida a coerción por parte de otros hombres con el derecho a disponer de sí mismo y de su vida del modo que estime oportuno para seguir su propio camino en aras de lo que es su interés propio determinado racionalmente.

    Particularmente el anarquismo individualista, como toda forma de anarquismo, lo considero una falacia, pero tu anarquismo colectivista es aún más absurdo porque el colectivismo presupone coacción y violencia sobre los individuos miembros del colectivo y entonces se contradice con tu tesis del no autoritarismo.

    Verás, lo que dices de Marx es mentira, él sí las comentó: dijo que tras un fase de transición de Estado socialista se llegaría a una fase de comunismo superior donde se realizaría un ideal soñado por siglos, «De cada quien según su capacidad, a cada cual según sus necesidades», y que en esa sociedad no existiría explotacion, ni Estado, ni división del trabajo de ningún tipo sino que todos espontáneamente desarrollarían libremente sus capacidades, eso es anarquismo, ausencia de autoridad, de Estado, etc, Deberías echar un vistazo a la teoría de Engels del origen del Estado.

    Marx era socialista pero es que el anarquismo que tu propones es socialismo, es colectivismo.

    Antes de insultar a los demás y realizar declaraciones arbitrarias, deberías revisar mejor tu entendimiento de los conceptos que manejas,y percatarte de las evidentes contradicciones en las que incurres.

    Segundo, estos no son artículos de economía, son extractos de libros filosóficos, y veo que el paleto es el que entra en un foro ajeno realizando declaraciones que no razona y que son contradictorias y que luego de habérsele mostrado sus abundantes falacias, insiste con un lenguaje soez, chabacano en reiterar las mismas falacias, la ignorancia la muestras tú al no ser capaz de refutar las tesis que aquí se sostienen.

    Un absurdo decir que Marx era Marxista, es como decir, que Santo Tomás de Aquino era Aquinista, Bakunin Bakunnista, Rand era Randista, y yo soy Miguelista.

    Semejantes afirmaciones que no son más que sonidos inarticulados a los que ni siquera se le puede llamar conceptos porque no sabes de qué estás hablando, no merecen mayor pábulo en este foro que es serio.

    No conoces el concepto socialismo, anarquismo, contradicción, lógica etc etc.

    Eres tu el que juega con las palabras, hasta ahora no nos has proporcionado ninguna definición, el venir aquí y decir que somos ignorantes sin explicar el por qué y luego cuando tus pseudorazonamientos son debidamente respondidos resulta que arremetes de nuevo contra los lectores que te hemos contestado y contra los creadores de este web site retratas perfectamente tu estatura intelectual.

  • Cuánta ignorancia... says:

    No es cuestión de no entender lo que leo, sino de no expresarse con las palabras adecuadas. Existe el anarquismo individualista y no tiene absolutamente nada que ver con el anarco-capitalismo, por lo que referirse al anarco-capitalismo (falacia enorme por otro lado) como anarquismo individualista, es no tener ni puta idea (como ves, también sé utilizar conceptos poco civilizados y darles todo el significado que haga falta).

    Por otro lado, Marx nunca concretó las características de la sociedad comunista que habría tras la etapa socialista. Marx era Marxista, como su propio nombre indica, y socialista, no anarquista. En fin…

    Personalmente, no seguiré leyendo, me parece demasiado patético cómo jugáis con las palabras. Hala, leed algo más que artículos de economía, paletos.

  • Miguel says:

    Ese es tu problema Adán, que piensas que unos pocos hombres justos en medio de una sociedad injusta pueden vencer sin luchar intelectualmente, el Gobierno no es un error, una sociedad libre no lo es porque borremos el Estado, el problema viene del altruismo, los hombres injustos si son mayoría siempre van a unirse entre sí para legitimar al Estado, y si tu que eres un hombre justo te resistes por la violencia van a intentar liquidarte, y eso no es porque exista el Estado, sino porque existe un Estado basado en la ética del altruismo y en la doctrina política del socialismo, si existe Estado es porque la mayoría de la gente piensa que son necesarias Leyes para proteger la civilización, si existe Estado socialista es porque por desgracia la mayoría de la gente y aquí ya no me incluyo yo, piensan que el Estado puede ser manejado por un grupo de individuos para hacer lo que quieran amparándose en que lo hacen por el bien de los demás, y que ellos con solo desearlo y promulgarlo por Ley pueden crear derechos y obligaciones,d e cualquier tipo.

    Creo que te he mandado un correo con un artículo sobre Ludwig Von Mises y el Sistema Perfecto de Gobierno, que aquí facilitaré para que el quiera leerlo:
    http://mises.org/community/blogs/euribe/archive/2012/01/31/el-concepto-de-un-sistema-perfecto-de-gobierno.aspx

    En concreto Mises dice que el Gobierno tiene que recurrir a los mismos medios que se les prohíbe usar a los particulares, así a los particulares se les prohíbe usar la fuerza que eventualmente supondrá lesionar a alguien, en cambio la policía sí puede hacerlo.

    Es evidente que ahí ambos estamos de acuerdo, el Gobierno no es una institución celestial caída del cielo, que es una institución compuesta por individuos, bien, eso es cierto, y que hablar de un Gobierno infalible es absurdo, pero es que esa no es la causa de que sea necesario un Gobierno, un Gobierno repito es necesario para que la gente sepa de antemano cómo va a poder usarse la fuerza y de qué modo y así saber que sus derechos están contemplados, reconocidos y protegidos de forma solemene e inequívoca, naturalmente serían Leyes de tipo negativo, y determinadas regulaciones positivas de tipo subsidiario o sea en defecto de que no sean derogadas por las partes.

    Por ejemplo, bajo un Gobierno objetivista, una Ley podrá decir: Las obligaciones que no tengan plazo convenido serán inmediatamente exigibles una vez que estas nacen.

    Por ejemplo, si uno firma un contrato de compraventa, y nace la obligación por parte del vendedor de entregar la cosa y del comprador de entregar el precio en dinero, porque voluntariamente asi lo han acordado, tenemos una Ley que dice que si las partes no acuerdan otra cosa el plazo de entrega es desde que se firma el contrato y la otra parte tiene derecho a exigir la entrega.

    Bien, esa Ley no obliga a nadie a que la obligación no tenga un plazo o término suspensivo en cuanto a su efectividad, porque las partes pueden acordar libremente un plazo el que sea, la Ley simplemente te dice en aras de conseguir certeza jurídica por si las partes se han olvidado de pactar un plazo antes de firmar el contrato o bien posteriormente, o sea pueden acordar aplazamiento de la obligación, la Ley les dice bien como toda obligación para ser efectiva tiene que ser exigible en un momento concreto del tiempo y las partes no han acordado nada en uso de su libertad yo establezco opcionalmente un plazo que es la inmediatez.

    No hay nada arbirario, irracional ni coactivo en esa Ley, cualquier persona racional sabe que en un contrato debe llegar un momento en que se ejecute, y si las partes no acuerdan nada al respecto es racional establecer una Ley que sustituya su voluntad que por otra parte en cualquier momento las partes pactando algo a posteriori pueden modificar.

    Y ahora si me dices que en un caso concreto pueden darse miles de situaciones, pues también en una sociedad anarquista pueden darse miles de situaciones y no por eso digo que no se pueda alcanzar la objetividad.

    Como sabes bien si has leido el libro de Epistemología de Ayn Rand, existen campos en el conocimiento y en la acción del hombre, particularmente ella habla ahí de conocimiento, donde existe un campo abierto para lo opcional, por ejemplo, determinados colores muy similares dentro de una gama de colores, el rojo anarajando, o el naranja rojizo etc, que dice Rand que uno puede clasificar en un color u otro según estime racionalmente oportuno, o bien presentarlo en un intervalo y decir entre naranja y rojo, o el caso de Plutón cuando fue calificado como Planetoide por su tamaño pero que podría haber sido calificado de Planeta de menor tamaño y no hubiera habido mayor problema, ni es irracional ni arbitrario sino opcional.

    Pues lo mismo ocurre con las Leyes, siempre que esté firmemente establecido el principio de los derechos individuales inalienables, en la aplicación práctica de la Ley hay ámbitos que pueden ser opcionales y que normalmente entran en aplicación siempre que los particulares no acuerden otra cosa.

    Por ejemplo, en materia de plazos, se podría decir, el vendedor entregará la cosa y el comprador el precio en las compraventas realizadas a distancia fuera del territorio del continente Europeo en un plazo de sesenta días, si las partes no pactaren otra cosa.

    Y me dices, porqué sesenta días y no cuarenta o cuatrocientos, pues mira, la respuesta racional es porque dado que hay que establecer un plazo por necesidad y no hay circusntancias que determinen qué plazo es más o menos adecuado, es opcional que el legislador por su voluntad establezca el plazo que estime oportuno.

    Para un defensor de la libertad no hay contradicción porque aquí basta con que las partes contractuales se aparten del criterio del legislador para que prevalezca el de aquellas y no el de este.

    Pero si ninguna de ambas partes llegan a un acuerdo lo que no puede pretender ninguna de ellas es que el legislador no establezca nada y deje una laguna regulatoria, eso no sería racional, ellos tendrían que haberse puesto de acuerdo, y desde luego en una relacíon contractual si una de las partes no quiere llegar a un acuerdo con la otra en materia de plazo siempre está la opción del legislador, y no la de emplear un garrote para forzar el acuerdo con la otra parte en esa materia o bien exigir una indemnización por la resolución del contrato, pero es racional establecer un plazo subsidiario impuesto por Ley.

    Otra de las cosas, me dices que en materia de Ley penal porque imponer una pena de 10 a 15 años, o de 30 a 40 años o de cadena perpetua etc, bien aquí es opcional del legislador de nuevo, él basándose en ciertas consideraciones, ( sí ya se que el legislador es un individuo humano o un grupo de individuos pero hablo así para simplificar), opcionalmente por su voluntad establece el plazo que estime oportuno.

    Podrá criticarse o no la pena que debería imponerse, pero aquí podemos cada uno de los millones de individuos de una sociedad tener opiniones muy distintas, alguna opción debe prevalecer porque pena y castigo debe imponerse alguno, ya que nadie puede agredir criminalmente a nadie, en ese principio básico todas las personas civilizadas y racionales estamos de acuerdo.

    Pero si queremos vivir en una sociedad y relacionarnos con otros hombres un mínimo de leyes que armonicen nuestras conductas deben existir, expresa o tácitamente establecidas, y discrepar de opinión con otras personas no es nada irracional y ceder en ciertas materias tampoco.

    Ayn Rand en La Virtud del Egoísmo dice en el Capítulo, ¿ La vida no requiere transacciones?: Que la integridad consiste en ser leal a nuestras convicciones y a nuestros principios y obrar en consecuencia, no consiste ser leal a nuestras opiniones o nuestros deseos cualesquiera que estos sean.

    Un hombre no pierde su integridad y su juicio si cede digamos en el precio pactado en una compraventa porque ambos son seres racionales que están de acuerdo en el principio básico del comercio y de la propiedad privada, y es racional pensar que el vendedor quiere cobrar el máximo precio posible y el comprador pagar el mínimo posible por la cosa, y si uno desea la cosa ajena sabe que igual tiene que ceder en parte y el otro también y encontrarse en un punto medio.

    Esa transacción es racional, pero lo que no es racional es transigir en materia de principios básicos, por ejemplo, de llegar a un acuerdo voluntario o sancionar moralmente que un ladrón se apropie de tus bienes o que alguien te imponga una compraventa no deseada, poruqe ahí lo que se te pide es que hagas una transacción entre libertad y violencia, entre la propiedad que has ganado y los reclamos de lo inmerecido por parte de otro individuo, eso es una transacción irracional o una rendición en materia de principios básicos, y que objetivismo y la razón prohíben.

    Por la misma razón, uno no cede su juicio ni su integridad simplemente porque alguien en su papel de legislador establezca una pena mayor o menor, porque tanto tu como el legislador y como cualquier otro ser racional estamos de acuerdo en el principio básico, que es debe castigarse el homicidio y debe castigarse con una pena concreta que debería ser mejor de prisión, supongo que estarás de acuerdo conmigo en que un sujeto que mata a otro merece como mínimo pena de prisión y como máximo pues podríamos discutir intelectualmente sobre si debe imponerse pena de muerte o no, pero estoy seguro de que ambos consideramos que la prisión es la pena que como mínimo un homicida debe sufrir.

    Pues bien, si tu Adán en tu papel de legislador estableces cuarenta años de prisión y yo pienso que hay que ser más severo y establecer cadena perpetua o al revés, y como yo millones de individuos racionales son de otra opinión distinta a la de ambos, nadie aquí está cediendo su juicio y rindiendo su integridad moral e intelectual, porque todos estamos de acuerdo en materia de principios básicos.

    A eso se refiere Ayn Rand con transacción legítima e ilegítima.

    Y en una sociedad libre puedes si consideras que es mejor cambiar el criterio persuadir a los demás para que te elijan a ti como político- legislador y cambiar esa Ley o persuadir al legislador para que la cambie.

    Pero no pienso que se atente a tu juicio o a tu libertad ni al mio solo porque piense que el legislador podría castigar el homicidio con mayor severidad o con menor severidad y otros discrepen, porque recuerda que el criminal o el presunto criminal tiene derecho a saber qué castigo debe merecer por su conducta y tiene que tener derecho a un juicio imparcial y legal porque hasta entonces él es un ciudadano que debe considerarse inocente, y eso no es la cantinela jurídica que me han inculcado, es el principio básico de toda sociedad civilizada y racional, una persona no puede ser castigada por algo que no ha hecho, y por tanto esa persona tiene derecho a demostrar que él no ha hecho nada igual que tu tienes derecho a demostrar que sí lo ha hecho, pero, ¿ Porqué una persona debe quedar a tu merced para que le impongas el castigo que estimes conveniente siendo tu la víctima y obrando con el interés propio de una víctima que contradice el interés de la otra persona?

    Y me dirás, ¿ Por qué el individuo víctima y el individuo presunto criminal deben quedar al arbitrio de otro individuo y a merced del castigo que decida imponerle?

    Te diré porque es una persona que nada tiene que ver con los hechos y que tiene una visión del caso objetiva, es decir, no corrompida por sentimientos ni intereses de ningún tipo solo el de llegar a la verdad judicial, él no tiene ningún interés en condenar ni absolver al criminal, y si lo tiene la Ley le debe obligar a abstenerse o a poder ser recusado como Juez o sea a que las partes puedan rechazar que intervenga en el pleito y sea sustituido por otro, por ejemplo, porque sea amigo del criminal o de la víctima, sea cónyuge, sea enemigo manifiesto de alguna de las partes etc.

    Y me dirás, Pero ese individuo tiene esos derechos porque hay una voluntad de un individuo llamado legislador que quiere que ambas partes tengan unos derechos en el proceso.

    Pero si los derechos procesales y los derechos individuales dependen solo de la voluntad de alguien entonces ya nos cargamos la objetividad.

    Pero la misma objeción que a mi me haces sobre que un Juez impone su voluntad y un legislador la suya, te digo que tu impones tu voluntad a otra persona y ella tiene que quedar también a tu merced.

    Pero entonces ni objetividad, ni legalidad, ni civilización serían posibles porque según tu siempre habría algo arbitrario que es la voluntad de alguien que decide forzar a otro, entonces toda fuerza que uno use sería también arbitraria, sea amparado en una Ley o amparado en tu propia voluntad y mentalidad.

    Si seguimos ese argumento tuyo que por otra parte es obvio entonces ningunos principios sociales son posibles, aquí sería yo me ocupo de mis asuntos y si tratas conmigo pues en el momento en que yo considere algo injusto pues puedo obrar como guste, independientemente de que la decisión pueda ser racional o no.

    Es cierto que alguien al final va a tener que ejercer el poder político o sea el poder de usar la fuerza e imponer el castigo para restablecer los principios y el orden social, eso objetivismo lo sabe, pero objetivismo dice si alguien va a tener que usar la fuerza como represalia o retaliación porque otros la usen directa o indirectamente iniciándola al menos no dejemos que ningún individuo o grupo de individuos lo haga basándose en sus deseos en lo que considera oportuno, al menos demos unos principios o leyes constitucionalmente establecidas por acuerdo expreso o tácito de la gente racional que vive en sociedad para que ningún irracional pueda verse libre de castigo pero toda persona sepa que si alguien lo acusa de un acto violento e irracional en contra de alguien al menos tenga garantías de que va a recibir un juicio por alguien que es imparcial y con una serie de derechos dentro de ese proceso para que tenga oportunidad de defenderse.

    Esas leyes por supuesto que serán establecidas por individuos pero como dice Ayn Rand en La Virtud del Egoísmo una persona racional y egoísta sabe que la integridad moral e intelectual consiste en ser leal a las propias convicciones y a los principios básicos, no leal a los deseos o principios derivativos que pueden ser optativos pero que no obstante no contradicen los principios básicos y son igualmente racionales, la integridad consiste en no capitular ante demandas irracionales no en no ceder nunca en nada a ningún precio y bajo ninguna circunstancia.

    Ahora bien, si tu eres inocente y te castigan a una pena de prisión y has podido defenderte pero todas las pruebas apuntaban en tu contra y todas las evidencias valoradas racionalmente apuntan en tu contra no puedes decir que el Juez ha sido inmoral, malvado, irracional o estúpido, la verdad como tu dices es una sí, pero la justicia no significa llegar siempre a la verdad y conocer esta en su integridad, la justicia es un proceso de evaluación, un concepto de consciencia no un concepto que designe un resultado físico- material concreto, significa evaluar, juzgar, apreciar, estimar de forma racional y conforme a la naturaleza de los hechos las acciones y el carácter de los hombres calificándolos como correctos o incorrectos por su verdadera naturaleza conforme a la evidencia contextualmente disponible.

    No significa que uno sea omnsciente y legue a la verdad y si uno cree llegar a la verdad y actúa conforme a esa verdad a la que cree llegar ya por eso es irracional y malvado.

    Y sí me puedes ahora argumentar que también un individuo privado puede cometer error de conocimiento y usar la fuerza, pero la cuestión es que no es esa la justificación para establecer un Gobierno, sino la que te he dicho, que es limitar el uso de la fuerza por medio de normas o principios que la contengan, o sea que el poder detenga al poder, en célebre frase de Montesquieu, naturalmente siempre va a ser necesario usar el poder coactivo por voluntad de un individuo pero al menos que esa voluntad esté limitada por leyes y principios que podamos evaluar como racionales, y aquí claro que objetivismo y yo somos conscientes de que es imposible matemáticamente llegar siempre a una verdad automática en los juicios de justicia sobre el carácter moral de los hombres, pero una sociedad libre necesita del conocimiento de que los individuos no pueden potencialmente verse amenazados por coacciones violentas sin una causa justa que prevista previamente por normas a la vista y al conocimiento de todos le aseguren una seguridad y una certeza y predictibilidad respecto de su persona y bienes.

    Naturalmente el mantenimiento de una sociedad libre y el límite al poder Gubernamental dependen de una continua lucha intelectual para que la gente no devenga irracional y barbárica.

    Y déjame decirte una cosa, incluso tu voluntad de defenderte e ir armado hasta los dientes para que nadie pueda somertete sería inútil e inerme frente a una mayoría que decida asociarse en forma de Estado digamos por ejemplo socialista o fascista o nazi y vayan a por ti, como máximo puedes morir defiendo tu vida y sería loable e imperativo desde el punto de vista moral que así lo hicieras, pero vivir no puede nadie vivir en una sociedad no racional y uno no puede mantenerse al margen de las decisiones a gran escala tomadas socialmente porque quiera uno o no estas le afectan, y el Estado no desaparece porque uno quiera o lo desee y la libertad no desaparece por culpa de un Estado, sino por culpa de ideas colectivistas y altruistas que la gente acepte por acción o por omisión.

  • Miguel says:

    » alacia tras falacia.

    “Los anarquistas en América dicen ser individualistas”

    Esto es mentira. Hay una vertiente individualista, sí, pero no todos lo son, y tanto en Norteamérica como en Sudamérica existen colectivos, federaciones y grupos anarquistas que funcionan en una onda distinta a la propuesta por el anarquismo individualista que, en cualquier caso, no es un objetivo final sino una simple metodología operativa, que no tiene por qué alterar el contenido de la reivindicación a expresar. Dentro del anarquismo individualista, a su vez, se dan diferentes tendencias, entre sí incompatibles, por lo que tu discurso simplifica tanto los conceptos que resulta imposible darle un significado ecléctico.»

    Si Leyeses estos artículos y lo hicieras dentro de un contexto sabrías que el autor se refiere al llamado «anarcocapitalismo», o sea al anarquismo que declara que cada individuo tiene derecho a ocuparse de sus propios asuntos sin ningún límite legal y con derecho a usar la fuerza del modo que crea conveniente para defender sus derechos.

    Un anarquismo que apela a la ausencia de Estado para poder como individuo darse a sí mismo sus propias normas sin ningún límite más que supuestamente no agredir los iguales derechos de los demás.

    A esa variedad de anarquismo se refiere y no a la variedad anarcosindicalista que defiende como tu dices una organización colectiva donde » voluntariamente» la gente decide vivir en comunidad compartiéndolo todo como los hippies.

    Así que lo que dices sobre que Leonard Peikoff no entiende la cuestión es sencillamente falso.

    Segundo cuando se refiere a américa se está refiriendo a Estados Unidos de Norteamérica, no al contienente americano entero, aprende a entender lo que lees.

    Sí existen muchas variantes de anarquismo pero él se refiere al llamado anarquismo de propiedad privada, las demás variedades de anarquismo como el anarcosocialismo o el anarcosindicalismo son formas de socialismo que son también descartables por tribales y colectivistas, pero el autor se refiere al anarquismo de propiedad privada como lo llaman sus divulgadores y a mostrar sus diferencias con el verdadero capitalismo.

    Ese es el contexto completo del artículo donde Peikoff trata esa doctrina, que es un capítulo dedicado a la Filosofía política objetivista en el libro. Objetivismo: La Filosofía de Ayn Rand.

    «» Por otro lado, afirmar que Marx es uno de los “principales divulgadores modernos del anarquismo”, en mi opinión, es señal no sólo de una ignorancia supina en lo referente a las diferencias y discrepancias que existieron entre el marxismo y el anarquismo (especialmente con respecto a la vertiente marxista-leninista)sino también de ignorar la historia. No sé qué clase de concilio ves tú en las discrepancias existentes entre Marx y Kropotkin, o entre Marx y Bakunin, por no mencionar a otros como Stirner o por no mencionar las posturas claramente anti-anarquistas que Lenin defendería posteriormente tras recoger (e interpretar a su manera) la teoría marxista.» »

    Aquí te equivocas, el autor no está ignorando las discrepancias que entre dichos autores pudieran existir, simplemente está diciendo que Marx fue el más destacado filósofo que difundió el anarquismo o sea la ausencia de todo orden autoritario y legalidad.

    La pugna entre Marx y Bakunin estriba en que meintras el primero abogaba por una supresión del orden social capitalista y una supuesta fase de transición socialista hasta abocar al orden sin estado y sin autoridad del comunismo o sea a una supresión evolutiva y gradual del Estado, Bakunin por el contrario argumentaba que el Estado debía desaparecer por revolución violenta inmediata, era una diferencia de medios no de fines últimos, teóricamente como decía Engels el Estado era la forma política del orden social que protegía las relaciones de propiedad y por ende al ser el socialismo enemigo de esas relaciones de propiedad necesariamente pretendìa la abolición del Estado que según ellos decían era la mera superestructura que sostenía la estructura material- economicista de la clase social burguesa que se consideraba la dominante por controlar los medios de producción.

    Por ello el comunismo en su fase superior debía hacer desaparecer las clases y con ello la necesidad de dominación del hombre por el hombre y del Estado.

    Como ves ambos eran anarquistas y Marx en última instancia abogaba por una forma de anarquismo último, de hecho un Marxista ortodoxo jamás habla de Estado cuando se refiere a una dictadura socialista, se refiere a la sociedad proletaria.

    Ellos los marxistas decían en su confundida y errónea teoría que el Estado como tal era inherente al dominio capitalista y que en cuanto desapareciera el capitalismo desaparecería el Estado, por ende, son anarquistas también los Marxistas. Y es su principal divulgador porque fue la variedad marxista la que acabó siendo difundida en mayor medida por Lenin y otros, Lenin y Stalin teóricamente tampoco renunciaron a hacer desaparecer el Estado, de hecho Stalin decía que la única forma de hacer desaparecer el Estado era reforzar su poder total para que tras una etapa histórica prolongada este fuese desapareciendo y cuando la sociedad rusa estuviese preparada el Estado desaparecería.

    Jamás renunciaron teóricamente al anarquismo solo diferían los bakunistas y otros respecto de los marxistas en los medios que habrían de implantarse para hacerlo desaparecer.

    En cuanto a la ignorancia sobre las pugnas, seguramente el autor no tendrá ignorancia de las mismas, pero tu si pareces ignorar que el autor en este libro de divulgación del Objetivismo se centra principalmente en lo esencial de la doctrina anarquista y particularmente en aquella que podría confundirse con el Objetivismo, ese es el propósito del libro, no el de hacer un estudio in extenso del anarquismo como corpus teórico, para eso existen otros libros.

    » Este precario análisis continúa su desfachatez con lo siguiente, que copio y pego:

    “La teoría del anarquismo no reconoce que el desacuerdo honesto y la maldad intencionada siempre serán posibles para los hombres; no comprende la necesidad de tener un mecanismo que les permita a los seres humanos de verdad el vivir juntos en armonía. La razón es que en su teoría no entran los seres humanos de verdad, es decir, los individuos.”

    A la primera afirmación me gustaría que contestases con algo más que una afirmación abstracta, pues si hace referencia a aquella máxima del homo homini lupus, cabe señalar que, a estas alturas, dicha cita está más que refutada y se puede determinar sin parecer un loco que es el entorno social enfermo el que corrompe al individuo, al concebirlo como sujeto en el cual inculcar (y por tanto, reproducir) las relaciones podridas que dicho entorno genera, y con ellas, los prejuicios, roles y demás elementos malditos que determinan el imaginario colectivo.»

    Te aclararé lo que el texto quiere decir y que tu respuesta confirma, verás lo que quiere significar el autor de ese escrito es que el anarquismo como tal cree que los individuos colaborarán todos sin necesidad de ser coaccionados cuando cometan agresiones nada más que por el hecho de hacer desaparecer el Estado, lo cual es exactamente lo que piensa el anarquismo, basta con hacer desaparecer mágicamente al Estado para que los individuos naturalmente cooperen todos en paz y armonía, me recuerda mucho a esos seres llamados Eloi de la novela La máquina del tiempo de HG Wells, finalmente el anarquismo si hay algún sujeto que pervierte las relaciones sociales y usa la violencia va a tener que usar la violencia con lo cual su credo anti- autoridad y antiviolencia se viene abajo.

    Y efectivamente tu respuesta confirma lo que el autor dice, piensas que el ser humano solo se corrompe por la autoridad ejercida por el Estado y que cuando este desaparezca los seres humanos serán automáticamente buenos, eso es lo que piensn muchos anarquistas aunque no todos naturalmente, aquí hay anarquistas en este foro que colaboran habitualmente y que son de la variante » anarcocapitalista», pero en general la tesis anarquista que tu expones confirma las impresiones del autor, que el Estado corrompe a los individuos y que se uniran todos armónicamente en colectivo cuando la autoridad desaparezca.

    » Por otro lado, afirmas que el anarquismo no comprendería la necesidad de un mecanismo social que permita a los individuos vivir en una armonía colectiva. Sin embargo, cualquier persona que haya leído un poco sobre este movimiento puede establecer fácilmente la asamblea horizontal, así como las relaciones de acuerdo libre y la propia concepción libertaria no sólo del entorno social en sí, sino también de los demás escenarios y contextos donde se desenvuelve la vida cotidiana, como dicho mecanismo, pues es en dicha asamblea y en dichos acuerdos libres donde las relaciones interpersonales y sociales abandonan el campo de lo coercitivo para pasar a basarse en la confianza y el trato entre iguales. Es en dicho espacio asambleario donde los problemas del día a día se llevan a debate y se resuelven tratando de alcanzar un consenso que no beneficie sólo a una o más partes concretas de la problemática sugerida, sino a todas las posibles, tratando siempre de ceder para encontrar puntos en común sobre los cuales situar los debates. Con esto desmonto también tu afirmación de que en el anarquismo, la ausencia de una figura de liderazgo derivaría con el tiempo en la ley del más fuerte. »

    Aquí expones diversas variantes de vida comunitaria, nuevamente se observa como los anarquistas que defendeis esas tesis sois tribalistas, o sea abogais por comunidades muy pequeñas en las que todos se conocen y todos comparten vida entre sí, al modo de las polis griegas, pero incluso ahí sería necesario un orden legal, habría que ejercer la autoridad porque si un sujeto no acata determinados acuerdos y trata de usar la fuerza tendrán los demás que usarla y entonces ya el antiautoritarismo desaparece, el orden tendrá que usar de la coacción para mantenerse ya que todo agresor es potencialmente un elemento que disuelve el orden social.

    Si no se cede entonces tendreis que usar la autoridad, o si uno quiere algo deshonesto tendreis que usar autoridad, como veis efectivamente Peikoff está en lo cierto al considerar que creeis en seres humanos de fantasía y angelitos que colaborarán con sumisión, dolicidad y humildad en un todo armónico como las abejas.

    Y el anarquismo de tipo sindicalista o socialista o sea colectivista es una contradicción en sus términos, porque se supone que cada individuo es dueño de sí mismo pero los anarcosocialistas afirmáis que el individuo sin el Estado se integrará automáticamente en la comunidad porque pensaís que es lo que más le conviene, pero podría ser que hubiese algún individuo que quiera ocuparse de sus asuntos y no integrarse en una colectividad, y si lo forzais a integrarse entonces ya no hay anarquismo, hay autoridad.

    Como evidencia del fracaso del anarcoscialismo o anarcosindicalismo o comunismo libertario te muestro lo que ocurrió en la Guerra Civil española de 1936- 1939 donde los anarquistas usaron la fuerza y la violencia para expropiar a la gente e incluso para coserlas a balazos, o el terrorismo de signo anarquista que en toda la Europa de mediados del siglo XIX y principios del XX se produjo, al usar el terrorismo contra personas estaban usando la autoridad y la coacción.

    » ¿Por qué afirmas que hay ausencia de ley y orden?, acostumbráis a confundir ausencia de orden con ausencia de una figura autoritaria (y por tanto coercitiva) destinada a impedir el libre desarrollo natural de los individuos no solucionando de forma natural los problemas, sino perpetuándolos para luego coartarlos con más y más medidas de control, represión y exclusión. En anarquismo sí que hay orden, y de hecho ya dijo Bakunin que el anarquismo es la mayor expresión de orden, dado que es un orden que surge de forma natural y humana, lejos de los mecanismos que fuerzan a los individuos a obedecer y hacer suyo un determinado orden social que, en la mayoría de los casos, luego demuestran no comprender, y en el que sobreviven por pura inercia, dependientes de todos los altares a los que, inconscientes, consagran la satisfacción de sus necesidades y deficiencias. Además, no existe ley en tanto que código penal establecido por una élite “iluminada”, pero sí existe la justicia popular y sí existen los tribunales asamblearios donde, en colectivo, se decide la suerte de quien atenta contra la armonía y/o la convivencia de uno o más individuos o individuas. Además, hay desde hace eones colectivos que reflexionan al respecto de cómo afrontar determinados actos, y existe desde quien defiende el encierro temporal (en condiciones mucho más humanas que las de las cárceles actuales, por supuesto) hasta quien plantea el destierro, temporal o vitalicio, pasando por otras propuestas que, en cualquier caso, son sólo un esbozo, ya que será a través de la experiencia directa de esa vida en libertad cuando todas estas expediciones dirigidas a explorar modelos alternativos encuentren de verdad su fruto. En cualquier caso, sería mucho más eficaz que lo existente actualmente y por supuesto, mucho más humano.»

    Lo que yo digo el anarquismo colectivista es una contradicción en sus términos, decís que no existe Código Penal ni Estado ni tribunales legales, pero sí existen tribunales comunitarios que sin ningún tipo de legalidad decide arbitrariamente a quien se condena y a quien no por » atentar contra la armonía», los anarquistas no os dais cuenta de que al abogar porque se castiguen esas faltas por tribunales espontáneos estais ya abogando por una autoridad y estais erigiéndoos en Estado y en Gobierno aunque no lo llameís así, y se supone que en un régimen de anarquía no existe ningún poder legítimo para usar la fuerza contra otras personas y muchos menos para juzgarlas.

    Estaríais estableciendo una autoridad y un orden coactivo, con lo cual tu mismo confirmas la postura de Peikoff y te refutas solo.

    Y como se ve, efectivamente el anarquismo socialista o comunitarista que tu propones es una forma de colectivismo totalitario donde unos individuos en grupo se toman la justicia por su mano para imponerles la voluntad a otros sujetos y las leyes que existen en esa comunidad anarcosocialista aunque no estén escritas existen y son básicamente que todo aquél que la mayoría o el grupo que ostenta el pdoer de decisión es el que tiene derecho a imponer castigos y las normas que legitiman ese castigo aunque sean normas no escritas, con lo cual el orden sin leyes y demás que pretendeis se esfuma al abogar por tribunales populares y penas y castigos, ellos mismos en la realidad son normas, tribunales y leyes solo que impuestas por un grupo de individuos de forma arbitraria que deciden lo que atenta contra el orden social y esa armonía, pero el individuo al que castigaís podría tener una muy diferente opinión sobre la Ley y es hipocresía afirmar que uno es anarquista y que no existen Leyes cuando uno está prescribiendo conductas e imponiendo penas que al fin y al cabo se legitiman por Leyes que el que ostenta la voluntad es el que impone.

    Así que como se ve el comunismo libertario o anarquismo- sindicalista se refuta a sí mismo, simplemente cambia el Estado por otro más pequeño pero despojado de sus formalidades legales y deja como esencia desnuda el uso de la fuerza por voluntad del grupo mayporitario que ostenta el poder y se encarga de juzgar.

    Los últimos párrafos que citas no son sino afirmaciones arbitrarias que son pura propaganda, y el hecho de que muchos delitos desaparecerían no significa que como tal el Estado desaparezca, sino que vivireís en comunidades primitivas y como tu dices contrarias al mundo moderno y que a esos individuos que dices que serían recalcitrantes los juzgarçian tribunales populares que serían meramente una variante tosca de los Tribunales estatales porque ambos se caracterízan porque pueden usar la fuerza en contra de aquellos que son juzgados, con lo cual el anarquismo entendido como ausencia de autoridad sobre los individuos se esfuma ya que un Tribunal popular sería una forma de autoridad, un verdadero anarquista lo que defendería sería la ausencia de todo tribunal que pueda juzgarlo ya que el orden para que no sea autoritario no puede ser impuesto, y en el momento en que algunas variantes de anarquismo hablan de tribunales populares, asambleas que por mayoría tienen la capacidad de decidir estais abogando de nuevo por el Estatismo y el colectivismo.

    El anarquismo menos contradictorio es aquel que dice todo individuo tiene derecho a su vida, libertad y a su propiedad, toma sus propias decisiones y no somete su capacidad de acción, elección y decisión o sea su juicio a nadie que pretenda erigirse en autoridad suya, ya que en el fondo toda persona que pretenda abogar por una irrestricta ausencia de Leyes no puede pretender juzgar a nadie e imponerle sus decisiones por la fuerza, sino que si tiene algún problema lo tendrá que solucionar por él mismo con la otra persona y si la otra persona es un agresor no simular que está haciéndole un juicio que para él sería una parodia sino directamente usar la fuerza para restablecer la situación que su juicio individual le ha mostrado que es la justa y correcta.

    Un verdadero anarquista por ende repudia toda forma de organización colectiva y de pretensión de tribunales de cualquier tipo.

    Por tanto el único anarquismo no autoritario que existiría sería el de que cada uno como individuo con su juicio decide conducir sus asuntos del modo que estime oportuno.

    Cuestión distinta es que ese tipo de anarquismo o anarquismo de tinte » individualista» no resista un análisis sobre su correspondencia con la realidad, pero desde luego el anarquismo socialista o comunitarista que tu propugnas sí que es claramente estatalista y contradictorio en sí mismo.

  • Cuánta ignorancia... says:

    Falacia tras falacia.

    «Los anarquistas en América dicen ser individualistas»

    Esto es mentira. Hay una vertiente individualista, sí, pero no todos lo son, y tanto en Norteamérica como en Sudamérica existen colectivos, federaciones y grupos anarquistas que funcionan en una onda distinta a la propuesta por el anarquismo individualista que, en cualquier caso, no es un objetivo final sino una simple metodología operativa, que no tiene por qué alterar el contenido de la reivindicación a expresar. Dentro del anarquismo individualista, a su vez, se dan diferentes tendencias, entre sí incompatibles, por lo que tu discurso simplifica tanto los conceptos que resulta imposible darle un significado ecléctico.

    Por otro lado, afirmar que Marx es uno de los «principales divulgadores modernos del anarquismo», en mi opinión, es señal no sólo de una ignorancia supina en lo referente a las diferencias y discrepancias que existieron entre el marxismo y el anarquismo (especialmente con respecto a la vertiente marxista-leninista)sino también de ignorar la historia. No sé qué clase de concilio ves tú en las discrepancias existentes entre Marx y Kropotkin, o entre Marx y Bakunin, por no mencionar a otros como Stirner o por no mencionar las posturas claramente anti-anarquistas que Lenin defendería posteriormente tras recoger (e interpretar a su manera) la teoría marxista.

    Este precario análisis continúa su desfachatez con lo siguiente, que copio y pego:

    «La teoría del anarquismo no reconoce que el desacuerdo honesto y la maldad intencionada siempre serán posibles para los hombres; no comprende la necesidad de tener un mecanismo que les permita a los seres humanos de verdad el vivir juntos en armonía. La razón es que en su teoría no entran los seres humanos de verdad, es decir, los individuos.»

    A la primera afirmación me gustaría que contestases con algo más que una afirmación abstracta, pues si hace referencia a aquella máxima del homo homini lupus, cabe señalar que, a estas alturas, dicha cita está más que refutada y se puede determinar sin parecer un loco que es el entorno social enfermo el que corrompe al individuo, al concebirlo como sujeto en el cual inculcar (y por tanto, reproducir) las relaciones podridas que dicho entorno genera, y con ellas, los prejuicios, roles y demás elementos malditos que determinan el imaginario colectivo.

    Por otro lado, afirmas que el anarquismo no comprendería la necesidad de un mecanismo social que permita a los individuos vivir en una armonía colectiva. Sin embargo, cualquier persona que haya leído un poco sobre este movimiento puede establecer fácilmente la asamblea horizontal, así como las relaciones de acuerdo libre y la propia concepción libertaria no sólo del entorno social en sí, sino también de los demás escenarios y contextos donde se desenvuelve la vida cotidiana, como dicho mecanismo, pues es en dicha asamblea y en dichos acuerdos libres donde las relaciones interpersonales y sociales abandonan el campo de lo coercitivo para pasar a basarse en la confianza y el trato entre iguales. Es en dicho espacio asambleario donde los problemas del día a día se llevan a debate y se resuelven tratando de alcanzar un consenso que no beneficie sólo a una o más partes concretas de la problemática sugerida, sino a todas las posibles, tratando siempre de ceder para encontrar puntos en común sobre los cuales situar los debates. Con esto desmonto también tu afirmación de que en el anarquismo, la ausencia de una figura de liderazgo derivaría con el tiempo en la ley del más fuerte. Sin embargo, he de hacer algunos apuntes concretos al respecto de tu afirmación de que en anarquismo no hay ley ni orden, pues también es falsa, como la mayoría de cosas que expresas en este pseudo-análisis de letrina.

    ¿Por qué afirmas que hay ausencia de ley y orden?, acostumbráis a confundir ausencia de orden con ausencia de una figura autoritaria (y por tanto coercitiva) destinada a impedir el libre desarrollo natural de los individuos no solucionando de forma natural los problemas, sino perpetuándolos para luego coartarlos con más y más medidas de control, represión y exclusión. En anarquismo sí que hay orden, y de hecho ya dijo Bakunin que el anarquismo es la mayor expresión de orden, dado que es un orden que surge de forma natural y humana, lejos de los mecanismos que fuerzan a los individuos a obedecer y hacer suyo un determinado orden social que, en la mayoría de los casos, luego demuestran no comprender, y en el que sobreviven por pura inercia, dependientes de todos los altares a los que, inconscientes, consagran la satisfacción de sus necesidades y deficiencias. Además, no existe ley en tanto que código penal establecido por una élite «iluminada», pero sí existe la justicia popular y sí existen los tribunales asamblearios donde, en colectivo, se decide la suerte de quien atenta contra la armonía y/o la convivencia de uno o más individuos o individuas. Además, hay desde hace eones colectivos que reflexionan al respecto de cómo afrontar determinados actos, y existe desde quien defiende el encierro temporal (en condiciones mucho más humanas que las de las cárceles actuales, por supuesto) hasta quien plantea el destierro, temporal o vitalicio, pasando por otras propuestas que, en cualquier caso, son sólo un esbozo, ya que será a través de la experiencia directa de esa vida en libertad cuando todas estas expediciones dirigidas a explorar modelos alternativos encuentren de verdad su fruto. En cualquier caso, sería mucho más eficaz que lo existente actualmente y por supuesto, mucho más humano.

    Cabe señalar también que, en sociedad libertaria, independientemente de sus características, la mayoría de delitos actuales desaparecerían, dado que no existirían sus fuentes (léase patriarcado, propiedad privada, diferencias sociales surgidas de un statu-quo que perpetúa dogmatismos imperialistas y clasistas, nacionalismos, religiones…)

    Para terminar, aseveras con demasiado atrevimiento que en la teoría anarquista no entran los seres humanos, es decir, los individuos. Tiene gracia que digas esto cuando el anarquismo es y ha sido siempre un movimiento basado estrictamente en hechos antropológicos, en tanto que parte del individuo y es en él donde sitúa la capacidad de articular otras relaciones diferentes a las impuestas por este sistema asesino y por los demás sistemas autoritarios, además de que, precisamente, se da importancia al individuo humano y al no-humano, extendiendo el campo de la emancipación no sólo al plano estrictamente antropocentrista que configuró con el paso del tiempo la podredumbre de la civilización moderna, aunque esto es sólo en determinadas vertientes. En cualquier caso, negar el componente antropológico del anarquismo es como negar el componente xenófobo de la Alemania nazi.

    Dicho todo esto, la afirmación final de que el anarquismo es una variante del Estatismo es, sencillamente, ridícula, y más propia de quien pretende deslegitimar al movimiento con una retórica de parvulario, que de alguien que realmente busque aportar un contenido crítico a la par que positivo a la teoría (y por ende a la praxis) de dicho movimiento social, político, económico y sobre todo, existencial.

    ¡¡VIVA LA ANARQUÍA!!

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»