Libertad

Archivado en: , , , 5 Comentarios

 

¿Cuál es el principio básico, esencial, el principio crucial que diferencia la libertad de la esclavitud? Es el principio de acción voluntaria, lo contrario de coerción o compulsión física.

La libertad, en un contexto político, tiene solamente un significado: la ausencia de coerción física.

Metáforas difusas, imágenes descuidadas, poesías desenfocadas, y equívocos tales como “un hombre hambriento no es libre” no alteran el hecho de que sólo el poder político es el poder de coerción física.

Puesto que el conocimiento, el pensamiento, y la acción racional son atributos del individuo, puesto que la elección de ejercitar o no su facultad racional depende del individuo, la supervivencia del hombre requiere que los que piensan estén libres de inteferencia de los que no lo hacen. Puesto que los hombres no son omniscientes ni infalibles, deben ser libres para estar de acuerdo o en desacuerdo entre ellos, de cooperar o de perseguir cada uno su camino independiente, cada cual según su propio juicio racional. La libertad es el requerimiento fundamental para la mente del hombre.

Una mente racional no trabaja bajo compulsión; no subordina su comprensión de la realidad a las órdenes, edictos, o controles de nadie; no sacrifica su conocimiento, su visión de la verdad, a las opiniones de nadie, ni a sus amenazas, deseos, planes o su “bienestar”. Una mente así puede ser afectada por otros, puede ser silenciada, proscrita, aprisionada, o destruída; no puede ser forzada; una pistola no es un argumento. (Un ejemplo de esto es la actitud de Galileo.)

Es del trabajo y la integridad inviolable de tales mentes – de los innovadores intransigentes – que todo el conocimiento y los logros de la humanidad han procedido. (Ver El Manantial).  Es a tales mentes a las que la humanidad les debe su supervivencia.

Libertad, en un contexto político, significa ser libre de la coerción del gobierno. No significa ser libre del arrendador, ni del patrón, ni ser libre de las leyes de la naturaleza que no le proporcionan al hombre prosperidad automática. Significa libertad del poder de coerción del estado – y nada más.

La cuestión no es esclavitud por una “buena” causa contra esclavitud por una “mala” causa; la cuestión no es la dictadura de una pandilla “buena” contra la dictadura de una pandilla “mala”. La cuestión es libertad contra dictadura.

Si uno está a favor de la libertad, tiene que estar a favor de los derechos individuales del hombre; si está a favor de los derechos del individuo, ha de estar a favor de su derecho a su propia vida, a su propia libertad, a perseguir su propia felicidad – lo cual significa que ha de estar a favor de un sistema político que garantice y proteja estos derechos – lo que significa: el sistema político-económico del capitalismo.

# # #

Un “derecho” es un principio moral que define y sanciona la libertad de acción de un hombre en un contexto social.

# # #

Durante el siglo XIX, la humanidad estuvo cerca de la libertad económica, por primera y única vez en la historia. Observad los resultados. Observad también que el grado de libertad de un país de los controles del gobierno es el grado de su progreso. América fue la más libre y la que más logros alcanzó.

# # #

Libertad intelectual no puede existir sin libertad política; libertad política no puede existir sin libertad económica; una mente libre y un mercado libre son corolarios.

# # #

Estas dos – razón y libertad – son corolarios, y su relación es recíproca: cuando los hombres son racionales, la libertad gana; cuando los hombres son libres, la razón gana.

# # #

Que nadie se deje engañar … por un viejo truco colectivista que dice así: no existe la libertad absoluta, de ninguna manera, puesto que no eres libre de asesinar; la sociedad limita tu libertad al no permitirte asesinar; por lo tanto, la sociedad tiene el derecho de limitar tu libertad de cualquier forma que crea conveniente; por lo tanto, olvídate de la ilusión de libertad – libertad es lo que la sociedad decide que sea.

No es la sociedad, ni ningún derecho social, lo que te prohibe matar – sino el derecho inalienable de otro hombre a vivir. No es un “término medio” entre dos derechos – sino una línea divisoria que mantiene ambos derechos intactos. La división no se deriva de un edicto de la sociedad – sino de tu derecho individual inalienable. La definición de este límite no es establecida arbitrariamente por la sociedad – sino que está implícita en la definición de tu propio derecho.

Dentro de la esfera de tus propios derechos, tu libertad es absoluta.

# # #

Fuentes:

“America’s Persecuted Minority: Big Business”, Capitalism: The Unknown Ideal
“What Is Capitalism?”, Capitalism: The Unknown Ideal
“Conservatism: An Obituary”, Capitalism: The Unknown Ideal
“Man’s Rights”, The Virtue of Selfishness
The Intellectual Bankruptcy of Our Age”, The Voice of Reason
“For the New Intellectual”, For the New Intellectual
“Faith and Force: The Destroyers of the Modern World”, Philosophy: Who Needs It
“Textbook of Americanism”, The Ayn Rand Column

Otras referencias:

Objetivismo: La Filosofía de Ayn Rand por Dr. Leonard Peikoff

# # #

definitivo ebooks 1

 

 

Publicado por: September 14, 2013 12:23 am

5 Comentarios

5 Comentarios

  • G Truchuelo R says:

    @RespuestasVeganas,

    – Utilizas la lógica como un mago utiliza su sombrero mágico. Crees sacar de él toda una base para llegar de una u otra forma a tu objetivo ideológico.

    Sin embargo, crees que por maquillar esos postulados introduciendo a patadas ese aire a lógica formal y principios jurídicos, tus ideas cobrarán validez, pero no es así: al no dominar esos conceptos, no haces más que patinar estrepitosamente y caer una y otra vez.

    – Verás, (por segunda vez) las relaciones de causalidad entre eventos son lo que son, y no puedes modificarlas a tu antojo una vez han sido producidas.

    — Un asesino ***es una persona que ha asesinado*** a otra persona.

    — Un culpable de omisión de socorro ***es una persona que se ha negado a ayudar en una situación de emergencia, aún pudiendo hacerlo***, a otra persona.

    Por supuesto que elegir “no hacer nada” es de por sí una elección que puede acarrear consecuencias, nada ni nadie está exento de la ley de causalidad. (Por esto deduzco que tampoco has leído ni siquiera los primeros capítulos de La Acción Humana, claro está… donde precisamente se explica que cualquier elección, incluso la de no hacer nada, es actuar, es acción.)

    Hasta aquí, de acuerdo, pero eso no significa que las consecuencias de no ayudar sean matar. No. Las consecuencias son *no ayudar a salvar*, nada más. — la consecuencia de la muerte corresponde a otro evento, como podría ser un incendio, o un apuñalamiento.

    Puedes achacar a un culpable de omisión de socorro la responsabilidad de *no haber salvado o ayudado a salvar* a una victima en una situación de emergencia, pero no la de *matar* a la victima. Lógicamente es una falacia absurda, y jurídicamente es una estupidez propia de un niño de 10 años opinando sobre principios jurídicos.

    – Toda esa confusión mental te lleva a afirmar el resto; “que las políticas arancelarias de la UE son políticas liberales porque benefician a quien las realiza”. Chapó! No sólo patinas en economía (realmente los aranceles no benefician a nadie) sino que también patinas en conocimientos políticos, ideológicos… llamas políticas liberales a aquellas que atentan contra el libre comercio y el trato entre personas, independientemente de dónde se sitúen territorialmente.

    …En definitiva, te falta mucha precisión a la hora de usar determinados conceptos lógicos/jurídicos. Sabes que existen, y más o menos jugueteas con ellos, pero no logras hacer un verdadero argumento sólido y eficaz, y por lo tanto, eso te lleva a desarrollar incongruencias enormes en el campo de la política, la ética y la economía.

    Un saludo y suerte,

    -G

  • RespuestasVeganas.Org says:

    (viene del comentario anterior)

    Es contradictorio con el liberalismo que te opongas a quienes han creado “políticas de aranceles de la UE para países pobres, que se cristalizan en forma de subvenciones a la agricultura de los países europeos”, pues simplemente están siguiendo el “egoísmo ético” en el que se basan el liberalismo y derivados: consideran que es racional mirar por sus propios intereses, aunque la consecuencia sea que mueran otros por omisión. Igualmente, según el “egoísmo ético”, es racional usar el Estado en beneficio propio, no sería racional no beneficiarse en base a no se sabe muy bien qué.

    Si alguien pasa hambre entonces pasa hambre, el cual produce dolor y sufrimiento. No es necesario que existan personas que no pasan hambre para sentir ese dolor y ese sufrimiento. Yo culpo del hambre a quienes pueden elegir acabar con ese sufrimiento y muerte, pero en su lugar eligen tener varios yates y cuentas en Suiza.

  • Hola.

    No voy a usar la palabra “asesinato”, porque lo que veo es que me vienes con el código penal. Para evitar esto, en lugar de “asesinato” diré “elegir que alguien muera, actuando en consecuencia”.

    Lo que explico en el link puse en mi anterior comentario es que también somos responsables de las consecuencias de elegir “no hacer nada”. Podemos matar a alguien por omisión, y por lo tanto seremos causa de dicha muerte, pues también pudimos elegir que no muriera. Esto es análogo a que podemos elegir clavar un cuchillo a alguien o elegir no clavárselo. Existe la misma relación causa-efecto, pues lo que elgimos tiene consecuencias en la realidad. Esto REBATE el liberalismo.

    En una situación de emergencia (po rusar tu terminología) la relación causa-efecto sigue existiendo. Si una persona se está desangrando y no se la auxilia entonces se es responsable de las consecuencias de elegir no auxiliarla (como buenamente pueda, primeros auxilios si sabe y/o llamando a emergencias, etc.), independientemente de que dicha persona haya sido responsable o no de su apuñalamiento.

    Claro que en estos momentos existen situaciones de emergencia: millones de personas están sufriendo y muriendo por razones evitables hoy, son emergencias, pues son vidas que están en juego. Esto quiere decir que algo no funciona, ya sea a nivel local, nacional o internacional, aunque al final todo está relacionado: el liberalismo. Por poner un ejemplo, sólo EEUU las políticas liberales asesinan cada año a unos 44789 trabajadores estadounidenses, por carecer estos de seguro médico privado y de sanidad pública, según los datos de un estudio publicado en la revista American Journal Public Health el 18 de septiembre de 2009 (http://news.harvard.edu/gazette/story/2009/09/new-study-finds-45000-deaths-annually-linked-to-lack-of-health-coverage/). El documental Sicko (Michael Moore, 2007) nos aporta más datos sobre este genocidio contra los humanos de clase económica baja y media para proteger el capital privado (http://www.youtube.com/watch?v=2n1c7Uo-T_Y). En diciembre de 2014, las políticas liberales del gobierno del Partido Popular (PP) estaban asesinando por omisión a 12 enfermos de Hepatitis C cada día en España. Hay miles de ejemplos de este gigantesco genocidio que las políticas liberales están cometiendo a nivel local, nacional y mundial, y que tiene como objetivo proteger la propiedad privada del derecho a la salud/vida. Liberalismo y Derechos Humanos son cosas contradictorias.

    El liberalismo se basa en el “egoísmo ético”, el cual dice que lo racional es mirar por los propios intereses y por lo tanto debemos mirar por los propios intereses. Un liberal coherente no llama “dictador” al gobernante que permite extraer las materias primas de su país a precios de ganga (a cambio de permitirle seguir en el poder), sino al gobernante que no regala las materias primas de su país a multinacionales extranjeras. Por eso en los medios de propaganda liberal se insiste en llamar “régimen” a los países cuyos cobernantes no se someten a la mafia liberal internacional. Los países empobrecidos por el saqueo de políticas liberales son la causa de que otros países se beneficien de dicho saqueo.

    Una cosa es que digas que la existencia de personas que están sufriendo y muriendo te parece una “desgracia” y otra es estar en contra de que eso ocurra. Es una “desgracia” mientras los impuestos no te toquen el bolsillo para paliarla, pero si te lo tocan ya veríamos. Pero aquí el problema no es si tú, yo o Fulano decide ayudar o no, no es una opción, es un deber porque se está hablando de vidas. Igual que se tiene el deber de hacer esa llamada a emergencias (que cuesta un dinero) también se tienen el deber de pagar impuestos para que el derecho a la salud/vida de las personas no dependa de su situación económica.

    Es contradictorio con el liberalismo que te opongas a quienes han creado “políticas de aranceles de la UE para países pobres, que se…

  • G Truchuelo R says:

    @RespuestasVeganas.org:

    Gracias por intentar rebatir ese aspecto tanto político como ético, aunque no lo hayas conseguido. Obviamente, no eres honesto al tratar un tema que sí es tratado, en concreto en forma de ensayo en el capitulo 4 “La Ética de las Emergencias”, (feb 1963) en el libro “La Virtud Del Egoísmo” — El cual deberías haberte tomado la molestia de haber leído y entendido, al menos para formar criticas más o menos aceptables y serias — . Por otra parte, llama la atención los malabarismos que haces con conceptos que obviamente no dominas, como “homicidio”, “asesinato” u “omisión de socorro”.

    Con todo ello, formas un argumento que no es más que un castillo de barro frágilmente construido a partir de la idea de que el asesinato — un tipo concreto y definido consistente en terminar con el bien jurídico de la vida de una persona física, concurriendo determinados requisitos concretos, como la alevosía, premeditación, ensañamiento — es igual a la omisión de socorro, un delito diferente en muchos aspectos. También confundes ese concepto con homicidio, otro delito parecido, pero distinto.

    – En una situación de emergencia (que mezclas y confundes con otro tipo de situaciones), por ej. una persona que se está desangrando después de ser apuñalada por un loco, puedes culpar de omisión de socorro a la persona que no realiza la llamada de auxilio pertinente de forma consciente y con la intención interna de dejar morir a la víctima, pero nunca decir que ha sido ella quién la ha apuñalado. Son dos actos diferentes, con relaciones de causalidad completamente distintas. Es como culpar de ladrón a la persona que presencia un robo y no sale corriendo detrás del verdadero ladrón.

    – Por otra parte, hablas como si todo fuese una situación de emergencia continua, y peor aún, como si todos fuésemos responsables de ella.

    Por poner el ejemplo clásico del hambre en zonas subdesarrolladas: Cometes la desfachatez de igualar al dictador que impide que la gente gente pueda desarrollarse y suplir esas necesidades básicas, con la gente que vive al otro lado del mundo en libertad y ha sabido cómo suplir dichas necesidades. Esencialmente, sería como culpar a un niño que dibuja bien de haber causado la rotura de muñeca a otro niño que no puede dibujar por dicha rotura, que, en realidad, ha sido causada por haberse caído bajando las escaleras.

    …En resumen, tu intención es usar las desgracias ajenas como si fuesen todas ellas *emergencias* y, lo peor de todo, culpar por ello a quienes han conseguido de forma honrada una situación mejor, *precisamente* por haber conseguido una situación mejor (!).

    Ten en cuenta que en ningún momento hemos dicho que no sea una verdadera desgracia el hecho de que haya millones de personas que mueran de hambre en el mundo, y más con los progresos y avances que ha hecho la humanidad; es una situación triste y espantosa con la que hay que acabar. Pero hay que identificar las relaciones de causalidad de forma correcta si quieres terminar con esa situación. Y en absoluto es culpar a quienes han logrado salir del hambre, sino perseguir a quienes lo impiden, como los grupos de presión (por ej. las políticas de aranceles de la UE para países pobres, que se cristalizan en forma de subvenciones a la agricultura de los países europeos), a las bandas de tiranos que campan a sus anchas por esas zonas de hambre, a la falta de seguridad jurídica, etc.

    Para terminar, un pequeño apunte. Es gracias al hecho de que haya gente que vive sin hambre, que puedes identificar a quienes sí la pasan. Si todos pasásemos hambre como hace tan sólo 500 años, no tendrías gente a la que señalar y distinguir: todos viviríamos en el escalón más bajo del progreso humano. Tú lo que haces es culpar del hambre a quienes han conseguido erradicar el hambre. Irónico, ¿no crees?

    Aquí dejo el post que he subido especialmente para la ocasión: http://www.objetivismo.org/emergencias

  • Se puede elegir matar a alguien por omisión, este hecho rebate el castillo en el aire que es el liberalismo, así como también rebate sus diferentes variantes.

    Sobre el asesinato por omisión aquí: http://www.respuestasveganas.org/2011/06/argumento-los-humanos-no-debemos.html

Previous Post
«
Next Post
»