Premisa Tribal

Archivado en: , , , 9 Comentarios

 

La Premisa Tribal y la Política Económica actual

La premisa básica del burdo y primitivo colectivismo tribal es la noción de que la riqueza le pertenece a la tribu o a la sociedad como un todo, y que cualquier individuo tiene “derecho” a “participar” en esa riqueza.

La premisa tribal es la base de la economía política contemporánea. Esa premisa es compartida tanto por los enemigos del capitalismo como por sus partidarios; le proporciona a los primeros una cierta coherencia interna, y desarma a los segundos mediante un sutil (pero devastador) halo de hipocresía moral: como prueba, observad sus tentativas de justificar el capitalismo basándolo en el “bien común”, el “servicio al consumidor”, o en “una mejor asignación de recursos” (los recursos… ¿de quién?).

Para que el capitalismo sea entendido, es esta premisa tribal la que hay que examinar – y cuestionar. La humanidad no es una entidad, ni un organismo, ni un arrecife de coral. La entidad implicada en la producción y el comercio es el hombre. Es con el estudio del hombre – no con el estudio de ese conjunto disgregado que llaman la “comunidad” – con el que cualquier ciencia de las humanidades debe comenzar.

# # #

Los economistas políticos—incluyendo los defensores del capitalismo—definieron su ciencia como el estudio de la gestión o la administración, organización o manipulación de los “recursos” de una “comunidad” o de una nación. La naturaleza de esos “recursos” no fue definida, y la propiedad comunal se dio por hecha, y se decidió que el objetivo de la economía política sería estudiar cómo utilizar esos “recursos” para conseguir el “bien común”.

Al hecho de que el principal “recurso” involucrado era el propio hombre, y que él es una entidad de una naturaleza específica con unas cualidades y necesidades específicas, no se le dio prácticamente ninguna importancia. El hombre fue considerado simplemente como uno más de los factores de producción, como la tierra, los bosques o las minas, como uno de los factores menos importantes, puesto que más se le dedicó al estudio de la influencia y la calidad de todos los otros factores que al papel o calidad del hombre.

La economía política fue, en efecto, una ciencia que empezó a mitad de camino: observó que los hombres producían y comerciaban, asumió que siempre lo habían hecho así y que siempre lo seguirían haciendo – aceptó ese hecho como punto de partida, como algo que no necesitaba mayor atención – y se dedicó a resolver el problema de cómo diseñar la mejor forma para que la “comunidad” pudiera disponer del esfuerzo humano.

# # #

Mucho se puede aprender sobre la sociedad estudiando al hombre; pero este proceso no se puede invertir: nada se puede aprender sobre el hombre estudiando la sociedad – mediante el estudio de interrelaciones de entidades que uno nunca ha identificado ni definido. Sin embargo, esa es la metodología adoptada por la mayoría de los economistas políticos. Su actitud, en efecto, equivale al postulado implícito y velado: “El hombre es lo que encaja en ecuaciones económicas”. Como obviamente eso no es así, les lleva al hecho chocante de que, a pesar de la naturaleza práctica de su ciencia, los economistas políticos son curiosamente incapaces de mostrar una relación entre sus abstracciones y las situaciones concretas de la vida real.

# # #

Fuentes:

Review of Shirley Scheibla’s, “Poverty Is Where the Money Is”  The Objectivist, Aug. 1969

“¿Qué es Capitalismo?” Capitalismo: El Ideal Desconocido

# # #

definitivo ebooks 1

# # #

Publicado por: September 1, 2012 12:03 am 9 Comentarios

Comentar con:

9 Comentarios

9 Comentarios

  • La premisa tribal está más vigente que nunca en la discusión pública en Chile. Desde el momento en que asumió Bachelet, los socialistas no han disimulado más (como lo hacían antes) sus pretensiones de obtener el control total de cada aspecto de la vida de los cuidadanos. Ahora se quieren apropiar de los resultados del trabajo de empresarios privados que han invertido esfuerzo y creatividad para mantener sus radioemisoras al aire, convirtiendo a este medio como el más confiable según la propia ciudadanía. Este fruto de la acción humana pretende ser arrebatado por cárteles de músicos que enarbolan el supuesto deber kantiano de los radiodifusores por promover “lo nacional” en sus parrillas programáticas.

    Hace poco cree un blog donde analizaré la actualidad desde el punto de vista objetivista, en el cual, precisamente, hablo en mi primer artículo sobre la premisa tribal subyacente en la petición de organizaciones de “interés público” por imponer una cuota de 20% de música chilena en radios:

    http://larebeliondelindividuo.wordpress.com/2014/05/13/la-premisa-tribal-y-el-20-de-musica-chilena/

    Cordiales Saludos!

  • GTruchueloAynr says:

    Una persona que afirma que una invasión extraterrestre nos sacaría de la crisis no merece la mas mínima atención, mas que la de contratarlo para un circo.

  • Rapaz says:

    ¿Puede saberse qué tiene Paul Krugman de pseudo-economista? Fue uno de los pocos “listillos” que se dio cuenta del marrón de las inversiones emergentes sobre el dólar en 2005.

    • Omingod says:

      Si has leído lo que escribe, o si lo has escuchado hablando, Paul Krugman no debería ser llamado ni siquiera “pseudo-economista”, debería quedarse simplemente con “pseudo-“, porque a pesar de haber ganado el premio nobel de economía, es un irracional que no entiende nada de esa ciencia, o mejor: no quiere entender.

      Hoy, con una burbuja mucho peor que la que rebentó en 2008 ciñiéndose sobre el mundo, Krugman sigue estando a favor de controles gubernamentales, de más gasto público, de inflación; o sea, es quien está alentando las causas del desastre. Si quieres leer a alguien inteligente diciendo lo que está pasando, lo que va a pasar y por qué (e incluso por qué Krugman es totalmente irracional), escucha o lee a Peter Schiff.

  • Miguel says:

    “Todas las argumentaciones que utilizan los “hallazgos” se la “Teoría Económica” o la “ciencia de la Economía” parten de un error básico: la Economía no es una ciencia y la teoría económica no es más que una teoría formal sin base real.
    La consideración de la Economía como una ciencia ha sido un tema muy debatido. Siguiendo a Mario Bunge, la Economía, si es ciencia, debería ser una ciencia factual como lo es la Física o la Geología. Sin embargo muchos consideran que, al menos, la microeconomía neoclásica – que expondremos más adelante y que tiene su culminación en el equilibrio general – es una pseudociencia que carece de aplicabilidad general al mundo real por cuanto algunos de los postulados de esa teoría son abiertamente irreales, otros excesivamente difusos y difícilmente comprobables. Dicha pseudociencia se oculta detrás de una fachada matemática , lo cual intimida al profano y provoca sensaciones de seriedad científica.”

    La Economía sí es una ciencia, ahora bien, estás cometiendo lo que Ayn Rand llamaba la falacia de la abstracción congelada que es sustituir una consecuencia abstracta específica de un tema por la abstracción general de la cual depende, vamos a ver confundes Economía neoclásica con Economía, sería igual a si confundieras la Filosofía con la Filosofía Existencialista y dado que el existencialismo no es sino una sarta de disparates inaplicables al mundo real llegases a la conclusión de que la Filosofía es un pasatiempo inútil para hombres lunáticos, y no parases a pensar que existen escuelas filosóficas que si se ocupan de los problemas reales de la existencia humana como El Aristotelismo en gran parte, y el Objetivismo de Ayn Rand totalmente.

    Lo mismo ocurre aqui, la economía neoclásica es falsa y sus métodos no son objetivos porque como bien dices no describe el mundo real, pero eso no es problema de la Economía como tal, sino de una escuela económica que en sus fundamentos y en sus métodos yerra, deberías estudiar la Economía clásica con Jean Baptiste Say sobretodo o la Economía Austríaca con Menger, Bonh Bawerk, Von Mises, Von Hayek o Rothbard que sí se ocupan de estudiar el mundo real y el comportamiento de los hombres en el mundo real, o las valiosísimas reflexiones filosóficas que Ayn Rand realizó en su producción intelectual particularmente en La Rebelión de Atlas o su brillantísima disertación sobre La inflación que realizó en uno de sus libros de no ficción: Filosofía: Quién la necesita.

    Aprenderás lo que es verdadera economía, que se ocupa de hechos, y por tanto como toda ciencia es factual, incluyendo la Filosofía que es también una Ciencia Factual ya que se ocupa de extraer los principios universales de la realidad y de la naturaleza del hombre a través de la observación de los hechos primarios y fundamentales de la existencia o del universo.

    Por otra parte, y suponiendo que ese es el pensamiento de Mario Bunge, digo que se parte de una falacia filosófica que inició La Filosofía moderna a partir de Descartes- Hume pero que tuvo su culmen con Inmanuel Kant, y es la separación entre la realidad de los hechos comprobables por observación empírica y los principios abstractos y universales extraídos por razonamiento e inducción a partir de esos hechos, también conocida como la falacia de la dicotomía analítico- sintética, sobre la cual el Doctor Leonard Peikoff, objetivista norteamericano, habló de forma abundante en el libro Introducción a La Epistemología Objetivista escrito por Ayn Rand y disponible en español.

    Pues bien, el problema estriba en que hoy día se considera que los razonamientos y las abstracciones llegados a un punto se estiman irreales y alejados de la realidad y no es así por regla general salvo que sean abstracciones flotantes o sea desligadas de los hechos de la realidad, de todas formas me ocuparé de ello en una objeción posterior.

    ” Por ejemplo: la teoría supone que todos los actores del mercado son libres, mutuamente independientes, perfectamente bien informados, igualmente poderosos, inmunes a la política y completamente “racionales”. Pero

    1. ¿No está el mercado real poblado de individuos y empresas que poseen una información imperfecta y que , lejos de ser completamente libres, pertenecen a redes sociales o a monopolios?”

    No, no es así, es cierto que la teoría neoclásica considera que el mercado es tal y como lo describes ahí, pero es sencillamente falso decir que la gente en un mercado libre es rodeada de monopolios o redes sociales.

    Definamos nuestros conceptos, la economía neoclásica parte de una premisa fantasiosa cual es de que el ser humano es omnisciente, es decir, lo sabe todo, lo cual en la realidad es falso, claro que existe incertidumbre en cuanto al futuro, pues este, no ha ocurrido, pero eso no es problema de la Economía, sino de las fantasías propaladas por la escuela neoclásica de la economía, pero el ser humano en un mercado libre y un mercado libre solo es posible en unj sistema de relaciones entre hombres donde el inicio de la fuerza física contra otros hombres o el fraude que es una forma indirecta de fuerza están excluidos y severamente reprimidos por Leyes que garantizan los derechos individuales, vida, libertad, y propiedad privada.

    En un mercado libre el hecho de que una sola empresa o un grupo de empresas controlen un determinado bien de consumo o un factor de producción no elimina la libertad de los agentes económicos, puesto que si esa persona o empresa controla dicho factor sin otros competidores se debe a su eficiencia productiva merced a la cual ha creado un producto que es nuevo y que supera en calidad y precio a lo demás conocido o bien se trata de un producto que solo una empresa ofrece en mejores condiciones que las demás y ello hace que toda la cuota de mercado la acapare dicha empresa, pero sigue habiendo libertad para comerciar, competir o comprar, lo que no se puede es exigir a una empresa que sea menos existosa de lo que es para permitir competir a agentes económicos menos eficientes, eso se llama igualitarismo y altruismo, conceptos que designan visiones de la existencia e ideas filosóficas muy opuestas a la libertad y al capitalismo.

    Mientras un agente económico no use la fuerza o el fraude para prosperar un mercado libre garantiza que se elevará tanto como su capacidad intelectual y su genio creativo y hacedor le permitan, el capitalismo no es un sistema que garantice a nadie posiciones de statu quo inamovibles en base a lo no ganado, como derechos a competir sin tener talento creativo para descabancar en una competencia limpia y honesta a los demás empresarios, o derechos de consumidores a forzar a los productores a que les vendan a determinado precio etc, un mercado libre es un vasto conjunto integrado de millones de relaciones entre hombres libres, es decir, que pueden actuar usando su voluntad sin las interferencias violentas de otros hombres, guiándose nada más que por su capacidad y su buen juicio para tratar con los demás de forma equitativa, es decir, intercambiando libremente valor por valor de forma contractual y no compulsiva.

    El mercado no es un lugar donde existen Dioses que lo saben todo y que ofertan los mismos productos para consumidores que saben automáticamente cuál es el mejor producto, eso es pura fantasía pergueñada por los positivistas lógicos que constituyen la base filósofica de los economistas neoclásicos, pero ello no quiere decir que La Ciencia Económica sea un fraude irreal, porque como he dicho antes existen otras Escuelas como la Austríaca que no parten con esos vicios, y por supuesto la Filosofía Objetivista que también ha hecho aportes interesantes en materia de economía, como muestra de ello La Rebelión de Atlas o Capitalismo: El Ideal desconocido que trata algunas falacias comunes en relación con el libre mercado.

    ” 2. Todas las investigaciones psicológicas y nuestra propia experiencia nos muestran que los hombres no son racionales sino impulsivos. Además el entorno es cambiante y, por tanto, existe incertidumbre.”

    Defínamos nuestros términos, pues, como dijo Ayn Rand, ninguna mente es mejor que sus conceptos, ningún concepto es mejor que la validez de sus definiciones.

    Que el hombre es racional significa no que siempre actúe invariablemente de acuerdo con la facultad de la razón, sino que la posee y que es su única guía correcta para la acción si quiere seguir viviendo la vida propia de un ser humano.

    La razón es la facultad que percibe, identifica e integra el material provisto por los sentidos, o sea, es la facultad de la mente para formar conceptos de acuerdo con las leyes de la lógica a partir de los hechos y evidencias que captamos por los sentidos, o se la facultad de pensar.

    Todo hombre tiene dicha facultad, ( dejando de lado los casos patólicos de imbecilidad y deficiencia mental severa o de pérdida de las facultades mentales por enfermedades neurodegenerativas que son excepcionales), pero eso no quiere decir que la razón funcione en forma automática y que todos los hombres sean racionales, existen hombres irracionales que se dejan llevar por emociones que no comprenden sin pensar sobre los hechos de la realidad, pero no es cierto, que todos los hombres se guién predominantemente por esas emociones, lo fue en épocas oscuras como la Edad Media y todos sabemos cúal era el nivel de vida de aquélla infame época, pero hoy día si bien existe un grado creciente de irracionalidad sobretodo en las profesiones de tipo humanístico- intelectual, la mayoría de la gente en sus asuntos cotidianos suele ser predominantemente racional, es decir, reflexiva, no es cierto que los hombres se guién solo por impulsos, si así fuera nos habríamos extinguido hace muchísimo tiempo, y en cuanto a la incertidumbre es cierto que existe, la realidad no nos garantiza un concimiento automático sobre todo lo que existe y existirá, pero eso no significa que los hombres no puedan guiarse por la razón y conocer los hechos de la realidad que permiten su bienestar y prosperidad, todo depende de cuán racionales sean y cúan conocedores de los principios filosóficos, en particular los morales, y económicos, adecuados o sea aquellos que favorecen la vida humana, si se guián por la razón y los principios correctos entonces la incertidumbre inerradicable del futuro no constituye un problema mayúsculo.

    ” 3. Los agentes económicos funcionan calculando no por leyes matemáticas sino a ojo de buen cubero: En la realidad no se obtiene el beneficio máximo de una empresa porque no se puede predecir qué va a pasar con esa empresa, ni un consumidor se detiene a considerar los niveles de utilidad que pueden proporcionarles cestas alternativas de bienes. ”

    Es cierto que para triunfar en el mercado se requiere iniciativa y perspicacia para descubrir las nuevas oportunidades que surgen en el mercado para obtener beneficios y que los agentes no se guían por leyes matemáticas para descubrir dichas oportunidades, las matemáticas y la ingeniería las utilizan los empresarios para adaptar su estructura productiva- técnica a lo que ellos consideran que es el mejor plan de negocio, una cosa es un problema de tipo tecnológico, por ejemplo, a qué temperatura debe calentarse un Alto horno para fundir acero, eso es un problema físico- tecnólogico que puede resolverse matemáticamente y otra cosa es el problema económico de saber si debe dedicarse a producir acero y cúantas toneladas y a quién hay que venderlas para obtener el mayor lucro, eso forma parte del talento observador del empresario que toma decisiones en base a los hechos que capta en la realidad mercantil en la que se mueve, pero nuevamente te digo que La Economía no es una Ciencia que deba dedicarse ,porque no puede por su propia naturaleza, a predecir el comportamiento individual de todos los agentes económicos, entre otras cosas, porque un economista no es un mago que tenga una bolita mágica a disposición del Gobernante de turno para planificar las vidas de todos los ciudadanos, lo cual prueba que La Economía neoclásica es un fraude y una pseduociencia, pero no la Economía, puesto que la Economía es la Ciencia que estudia los principios por los cuales ha de regirse el comportamiento humano para satisfacer las necesidades productivas de los individuos en aras a la supervivencia humana como tal. O como decía Mises: La Ciencia que estudia la naturaleza de la acción humana intencional a fin de conocer la mejor aplicación de los medios de que disponen los hombres para satisfacer sus necesidades materiales.

    El problema como digo es confundir a la escuela neoclásica con La Ciencia Económica, sería igual a confundir el modelo geocéntrico de Ptolomeo con La Ciencia de la Astrofísica y de la Astronomía, o La Alquimia con la Química moderna.

    ” Podemos identificar la teoría microeconómica clásica como una construcción formal: racional sistemática y verificable, pero no objetiva; que no nos da información acerca de la realidad: simplemente se ocupa de entes ideales que solo existen en la mente humana, de modo similar a la matemática y la lógica.”

    Falso, podemos identificar a la Economía como un conjunto de conocimientos articulados sistemáticamente obtenidos de forma racional a partir de la observación de la conducta humana y de la naturaleza del hombre que sí nos proporciona conocimiento objetivo de la realidad de cuál ha de ser el comportamiento humano para garantizar la supervivencia y el bienestar material del hombre.

    No se limita a darnos información sobre entes ideales, pero haré un comentario sobre eso, la lógica y la matemática son ciencias pero específicamente son ciencias de método, se encargan del estudio de aquellos principios y reglas que el hombre debe seguir necesariamente para validar su conocimiento sobre los hechos de la realidad, una se encarga de evitar que las ideas del hombre se extraigan de forma arbitraria y contradictoria con otras ideas y con la realidad de acuerdo con la llama Ley de identidad que dice que Las cosas son lo que son, A es A, la segunda es la ciencia que se encarga de estudiar los principios por los cuales cabe establecer relaciones de medición entre entidades a fin de estudiar sus propiedades reduciendo sus complejidades a elementos simples con el fin de incrementar el conocimiento sobre los hechos de la naturaleza material.

    Específicamente la matemática como tal es el método por el cual uno puede estudiar los fenómenos físicos por abstracción de determinados aspectos de estos que se presentan en el mundo físico unidos como un todo permitiéndonos centrarnos en determinados factores o varibales que son relevantes para el estudio del fenómeno por medio de la simplificación.

    Por ejemplo, supongamos que uno tiene delante de su mesa una determinada cantidad de billetes de dólares o de euros, y tiene que saber cúantos son a fin de poder realizar una compra en un mercado, pues bien, el ámbito en el que se aplica la matemática es muy simple ahí y no se requiere una gran pericia para operar con los números, pero sí uno es un director de Banco que maneja miles de millones de euros o de dólares, no puede dedicarse a sacar billetes físicamente y contarlos uno por uno, sino que tiene que acudir a cifras mentales e ideales que representan un hecho de la realidad, que es que existen determinadas unidades monetarias a disposición de determinados clientes del banco, pero el director no necesita tener presente físicamente esas unidades, de hecho, aunque quisiera no las podría tener presente porque no existen, a él le bata con abstraer o sea enfocar selectivamente su mente en el aspecto de la realidad que considera relevante y es el de cúantas unidades monetarias ha de transferir a los clientes, y por eso opera con grandes números en complejas operaciones matemáticas con fórmulas como las que calculan los intereses de los préstamos bancarios que son abstracciones muy complejas, pero esas fórmulas aunque solo existen en la mente hacen referencia a hechos de la realidad y nos proporcionan conocimiento de la realidad.

    Por ende, ni la lógica ni la matemática son entelequias desprovistas de toda utilidad práctica y de objetividad, sino todo lo contrario, ambas nos proporcionan los métodos por los cuales mentalmente podemos tratar los hechos de la realidad a fin de alcanzar el verdadero conocimiento.

    Si quieres saber más sobre el papel de la lógica y la matemática lee La Rebelión de Atlas y el libro Introducción a la Epistemología Objetivista, ambos escritos por Ayn Rand, sobretodo el segundo contiene una exposición detallada de la naturaleza de las abstracciones y las ideas y una refutación de la pretendida oposición entre ideas- hechos empíricos, lógica y hechos de la realidad.

    ” Lo anterior es innegable y también lo es que la Economía ha sido siempre en parte un vehículo de la ideología dominante en cada momento y en parte un método de investigación científica, siendo tarea del economista lograr la separación entre ambos. Tal separación presenta no pocas dificultades, ya que todo sistema económico se apoya en la existencia de un conjunto de reglas, fruto de una concepción ideológica determinada que el individuo asume y que el economista se encuentra arrastrado a justificar.”

    Este es el argumento marxista utilizado para descreditar las conclusiones de los defensores de la libertad y de la razón, Marx acusó a los economistas clásicos de emisarios de la burguesía precisamente porque estos inutilizaron e invalidaron los falaces argumentos del marxismo en materia económica, es cierto, que han existido pseudoeconomistas que han propagado falacias irreales para legitimar el yugo que el poder político intervencionista ha ejercido y ejerce aún sobre los ciudadanos, psuedoeconomistas como Keynes, Galbraith, Krugman, Friedman en los aspectos monetarios y crediticios y toda la microeconomía neoclásica que se inventa arbitrariamente una situación fantasiosa de la naturaleza del mercado para luego legitimar las medidas intervencionistas de los Estados que se toman en aras de corregir supuestos fallos del mercado que solo existen en la maliciosa imaginación de estos pseduoeconomistas, o la macroeconomía que ve las relaciones económicas como agregados colectivos que pueden ser manejados para controlar y diseñar la sociedad a gusto del planificador estatal de turno, pero nada de eso es Ciencia Económica, todas esas escuelas tienen la misma validez que los parapsicólogos o los lectores de hojas del té.

    Y existieron y existen ecomomistas preocupados por la verdad e incómodos para el poder político como muestra te digo que leas La acción humana de Mises o Dinero, Créditos Bancarios y Ciclos económicos de Jesús Huerta de Soto, que son intelectuales impopulares precoupados por conocer la verdad tal como es, es decir, la realidad.

    Y en general toda la literatura económica de la llamada Escuela Austríaca.

    ” Es evidente que, al igual que la generalidad de las ciencias sociales, la economía no se encuentra libre de juicios de valor. Es más, ni tan siquiera cabe alegar una actitud moralmente neutral frente a un problema económico, puesto que la misma indiferencia comporta en si una determinada postura moral. Según algunos, esta circunstancia no cierra la posibilidad de teorías económicas intrínsecamente objetivas, si bien tal cualidad habrá de probarla mediante el sometimiento a la crítica y la comprobación de que sus predicciones no se compatibilizan con todos los resultados posibles.”

    Solo me detendré aquí en notar que existe una falacia muy común propagada por los enemigos del hombre, en general muy común a lo largo de toda la historia de la filosofía pero acentuada desde Hume y Kant, y es que los juicios de valor y la moralidad caen en el terreno de la subjetividad y fuera del territorio de la razón y de la lógica, y es una falacia, los juicios de valor se miden por referencia a un fin supremo que en la realidad objetiva solo puede ser uno la vida humana racional o sea las condiciones objetivas que requiere la vida humana para su mantenimiento de acuerdo con la razón.

    No puedo expandir más esta explicación pero si quieres saber cúal es la moral de la razón y para que sirve la moral lee detenidamente La Rebelión de Atlas y específicamente La Virtud del Egoísmo escrito por Ayn Rand, ahí se explica qué es la ética y la moral, porqué el hombre necesita la moral y cuál es la moral que el hombre necesita y porqué, y verás como los juicios de valor lejos de ser en general arbitrarios emanan de los hechos de la realidad o de la evasión de los mismos y son cruciles para garantizar o para impedir la supervivencia del ser humano como entidad viviente de una naturaleza e identidad específica.

    Y el hecho de que las humanidades hayan caído en el pozo negro del relativismo moral y del subjetivismo epistemológico no significa que no exista una forma objetiva de estudiar las relaciones humanas y de hacer que las humanidades y ciencias sociales renazcan de ese yermo erial en el que los filósofos modernos las han sumido., las humanidades no son menos objetivas que las ciencias naturales o físicas, y de hecho tampoco las Ciencias naturales se han visto libradas en ocasionales periodos de la historia de ser mediatizadas por grupos ideológicos, como evidencia te ofrezco la alquimia en el Medioevo, Lisenko en Genética en la URSS Staliniana o en nuestra época la llamada cruzada en favor del ” cambio climático” por parte de los Ecólogos.

    ” De todos modos hay que ser consciente de que la Economía se usa a menudo como justificación pretendidamente científica de actuaciones sesgadas, lo que viene favorecido por la práctica imposibilidad de contrastación empírica de las teorías económicas: para casi cualquier hipótesis teórica encontrarremos tantos estudios que la refutan como estudios que la confirman. En conclusión: en tanto haya ideologías económicas opuestas – que se refieren básicamente al reparto de la renta y la riqueza entre las distintas clases sociales – existirán necesariamente discrepancias sobre el resultado práctico de las aplicaciones de los principios económicos que, además, no pueden confirmarse ni refutarse antes de su aplicación con datos empíricos anteriores.”

    Aquí debemos nuevamente definir qué se entiende por comprobación empírica, si por ello entendemos la posibilidad de realizar experimentos de laboratorio al modo en que lo realizan los físicos y considerando al hombre como una cobaya que está a disposición del poder político de turno, evidentemente no es posible, pero es que cada ciencia tiene su objeto de estudio, y el problema de los pseudoeconomístas contemporáneos de la escuela neoclásica- monetarista- keynesiana es que estudian al hombre ignorando la naturaleza de este, sería lo mismo que si la Física atómica estudiara los átomos y particulas subatómicas, pensando que estos tienen voluntad, libre albedrío , sentimientos etc, el problema de las Humanidades es que han ignorado la naturaleza del objeto que debían estudiar, en este caso, de las acciones o comportamiento del hombre ignorando que este se trata de un ser consciente y con voluntad, y en cambio han considerado al hombre como si fuese un fenómeno físico manipulable por medio de la máquinaria de control estatal, y los ha cegado el hecho de que al hombre en el mundo moderno se le ha considerado como un fenómeno complejo y peculiar que no tenía identidad objetiva debido al hecho de que posee libre albedrío, raciocinio y voluntad, se enredaron los filósofos modernos con falsas dicotomías como necesidad- versus libertad, ( Kant y posteriores), ser y deber ser, ( o sea dicotomía entre hecho y valor), y así desde Hume se pensó que es imposible pronunciar juicios de valor objetivos extraídos de los hechos de la realidad, que la ética es un reino de emociones, sentimientos y caprichos que no puede ser objeto de tratamiento científico, si lees a Ayn Rand comprenderás que ello es falso y que precisamente esas malvadas dicotomías introducidas por los enemigos de la razón son las responsables de la parálisis de las ciencias humanas y de la prosperidad y la riqueza crecientes del hombre.

  • rafael says:

    Todas las argumentaciones que utilizan los “hallazgos” se la “Teoría Económica” o la “ciencia de la Economía” parten de un error básico: la Economía no es una ciencia y la teoría económica no es más que una teoría formal sin base real.
    La consideración de la Economía como una ciencia ha sido un tema muy debatido. Siguiendo a Mario Bunge, la Economía, si es ciencia, debería ser una ciencia factual como lo es la Física o la Geología. Sin embargo muchos consideran que, al menos, la microeconomía neoclásica – que expondremos más adelante y que tiene su culminación en el equilibrio general – es una pseudociencia que carece de aplicabilidad general al mundo real por cuanto algunos de los postulados de esa teoría son abiertamente irreales, otros excesivamente difusos y difícilmente comprobables. Dicha pseudociencia se oculta detrás de una fachada matemática , lo cual intimida al profano y provoca sensaciones de seriedad científica.

    Por ejemplo: la teoría supone que todos los actores del mercado son libres, mutuamente independientes, perfectamente bien informados, igualmente poderosos, inmunes a la política y completamente “racionales”. Pero

    1. ¿No está el mercado real poblado de individuos y empresas que poseen una información imperfecta y que , lejos de ser completamente libres, pertenecen a redes sociales o a monopolios?

    2. Todas las investigaciones psicológicas y nuestra propia experiencia nos muestran que los hombres no son racionales sino impulsivos. Además el entorno es cambiante y, por tanto, existe incertidumbre.

    3. Los agentes económicos funcionan calculando no por leyes matemáticas sino a ojo de buen cubero: En la realidad no se obtiene el beneficio máximo de una empresa porque no se puede predecir qué va a pasar con esa empresa, ni un consumidor se detiene a considerar los niveles de utilidad que pueden proporcionarles cestas alternativas de bienes.

    Podemos identificar la teoría microeconómica clásica como una construcción formal: racional sistemática y verificable, pero no objetiva; que no nos da información acerca de la realidad: simplemente se ocupa de entes ideales que solo existen en la mente humana, de modo similar a la matemática y la lógica.

    Lo anterior es innegable y también lo es que la Economía ha sido siempre en parte un vehículo de la ideología dominante en cada momento y en parte un método de investigación científica, siendo tarea del economista lograr la separación entre ambos. Tal separación presenta no pocas dificultades, ya que todo sistema económico se apoya en la existencia de un conjunto de reglas, fruto de una concepción ideológica determinada que el individuo asume y que el economista se encuentra arrastrado a justificar.
    Es evidente que, al igual que la generalidad de las ciencias sociales, la economía no se encuentra libre de juicios de valor. Es más, ni tan siquiera cabe alegar una actitud moralmente neutral frente a un problema económico, puesto que la misma indiferencia comporta en si una determinada postura moral. Según algunos, esta circunstancia no cierra la posibilidad de teorías económicas intrínsecamente objetivas, si bien tal cualidad habrá de probarla mediante el sometimiento a la crítica y la comprobación de que sus predicciones no se compatibilizan con todos los resultados posibles.

    De todos modos hay que ser consciente de que la Economía se usa a menudo como justificación pretendidamente científica de actuaciones sesgadas, lo que viene favorecido por la práctica imposibilidad de contrastación empírica de las teorías económicas: para casi cualquier hipótesis teórica encontrarremos tantos estudios que la refutan como estudios que la confirman. En conclusión: en tanto haya ideologías económicas opuestas – que se refieren básicamente al reparto de la renta y la riqueza entre las distintas clases sociales – existirán necesariamente discrepancias sobre el resultado práctico de las aplicaciones de los principios económicos que, además, no pueden confirmarse ni refutarse antes de su aplicación con datos empíricos anteriores.

  • Miguel says:

    Aparentemente el marxismo es una doctrina muy sugerente puesto que parece que explica todo de acuerdo con la realidad, así rechaza el idealismo y declara que solo existe la realidad objetiva como exterior a la consciencia lo cual es cierto, pero luego definen la consciencia humana como mero reflejo del mundo objetivo considerando que está en el cerebro, ahora bien, ellos dicen que el mundo material y las ideas no son lo mismo, pero por fuerza si todo depende de la materia necesariamente la consciencia ha de ser un estado pasivo y las ideas deben formarse automáticamente por la mera percepción del mundo objetivo, como dijo Marx no es la consciencia la que determina el ser social o sea la vida del hombre en sociedad, sino la vida social la que determina la consciencia.

    Lo cierto es que ambas posiciones son falsas, ni la consciencia del hombre puede alterar los hechos ni los hechos determinan automáticamente lo que debe pensar el hombre.

    Y a partir de ahi declaran que el hombre individual no existe sino que está determinado por las condiciones materiales de subsistencia, declarando Marx la estupidez de que el molino de viento engendra el feudalismo y el pensamiento propio del feudalismo, o sea el molino se genera solo, y luego el barco de vapor y la electricidad generan solas el capitalismo y el pensamiento de los hombres, generándose claro el barco de vapor por generación natural espontánea.

    El marxismo comienza aceptando la primacía de la existencia aparentemente pero luego merced a la lógica de contradicciones hegeliana niega por una parte la consciencia a la sociedad y por otra contradiciéndose declara que el hombre revolucionariamente puede modificar la realidad material, eso es un absurdo.

  • Miguel says:

    El problema de todas las teorías que han pretendido esclavizar al hombre es que han partido como punto de vista irreductible como si de un axioma se tratarse que los hombres están subordinados a la sociedad y que esta es la que importa considerando a los individuos como meras partes del todo.

    Así, los filósofos cristianos asumieron la premisa de que la Sociedad era un orden natural en el que los individuos estaban sometidos en armonía con el todo y a todos estaban unidos en un llamado ” ordo amoris”, orden de amor y comunidad como decía San Agustín, y que Dios había hecho que la Iglesia fuese la preservadora de ese orden social y por tanto la que debía detentar el poder último en representación de Dios y ella aliada con los Monarcas y Tiranos esclavizaban a los ciudadanos dándole la legitimidad política a los monarcas a cambio de rentas perpetuas.

    Luego llegó el marxismo como doctrina antidealista que pretendía que la causa de la explotación y de la dominación del hombre por el hombre era el orden social histórico que se caracterizaba por una lucha donde unos eran dominantes y otros dominados, orden sustentado por las ideas religiosas que se consideraban que estaban al servicio de aquellos que explotaban a los oprimidos y los consolaban.

    Aqui el marxismo tiene una base de razón, la religión tiene esos efectos de sumisión, resignación y conformismo ante la sumisión, no obstante, el marxismo aceptó partiendo de las sociedades tribales prehistóricas que la sociedad era un todo dividada en explotadores y explotados y que los individuos como tal no existían, que la sociedad podía dictar leyes morales la cuestión es a quien servían dichas leyes, pero el marxismo de nuevo aceptó como axioma una visión holística del hombre donde siempre habría de existir sumisión.

    Para argumentar esa visión dialéctica de clases como motor de la historia, o sea como aquello que explica el devenir de todas las relaciones humanas en el tiempo, el marxismo se apoyó en la economía clásica argumentando que como los recursos eran escasos y dado que unos hombres eran más ricos que otros, y que esos hombres tenían en su poder las fábricas y las herramientas de producción llegaron a la conclusión de que como los trabajadores asalariados carecían del capital para producir por sí mismos eran esclavos del capitalista.

    Para ello los marxistas evadieron varias cuestiones fundamentales y es cómo consiguieron los capitalistas obtener las herramientas de capital, o sea ¿ Quién mandó producir las máquinas y cómo las produjo? Y segundo, ¿ Por qué si los trabajadores son capaces de crear por sí mismo todo el valor incluyendo el valor del capital necesitaban recibir un salario?
    ¿ Y la tercera, si los capitalistas no agregaban nada al proceso productivo de dónde obtenían el salario para pagarle a los trabajadores?

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 caracteres disponibles; mensaje será revisado por administrador

Previous Post
«
Next Post
»