Objetivismo.org

Cómo las ideas penetran en la sociedad

Al contrario de lo que dicen los expertos, los discursos del Estado de la Unión son muy significativos. No porque sus propuestas sean concretas ni prácticas, sino porque sirven de barómetros para entender cómo están las cosas ideológicamente.

Los presidentes no dicen lo que creen (normalmente no tienen convicciones de ningún tipo) sino lo que creen que deberían creer. Obama es un campeón en ese sentido: es un Peter Keating [personaje de El Manantial], un izquierdista, pero sólo en la forma en que Keating lo era: fue educado así. Su «State of the Union Address» fue una retirada masiva de su posición anterior; fue un intento de virar hacia el centro, de subirse al carro republicano. Casi llegó a sonar como un republicano, hablando de la necesidad de restringir el gasto, de permitir que las empresas puedan innovar, y de garantizar que «el sueño americano» siga vivo. «La innovación es nuestra forma de ganarnos la vida» dijo, «nuestro sistema de libre empresa impulsa la innovación».

Empezó diciendo que los Estados Unidos «es la primera nación fundada en una idea, la idea de que cada uno de nosotros merece la oportunidad de formar su propio destino». Eso no es exactamente el derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad, pero por lo menos va en la dirección correcta. Y es muy diferente de cuando su esposa dijo que, por primera vez, se sentía orgullosa de América.

Para no aburrir a todo el mundo con la misma retórica pro-americana (con sabor republicano) que pronunció sin ninguna sinceridad, vamos a lo esencial.

«Antes de quitarles dinero a nuestras escuelas o becas a nuestros alumnos, debemos pedirles a los millonarios que renuncien a sus ventajas fiscales. No se trata de castigar su éxito; se trata de promover el éxito de Estados Unidos».»No se trata de castigar su éxito».

¿Y quién fue la persona que creó esa frase? Ayn Rand. Ella escribió, en 1961:

«Aquí, el significado y el objetivo de las leyes antimonopolio queda descarada y explícitamente expuesto, el único significado y objetivo que esas leyes podrían tener, fuese o no la intención de sus autores: penalizar el éxito por ser el éxito, y sacrificar el genio productivo a las demandas de la mediocridad envidiosa» [énfasis añadido].

Eso es de su discurso en el Ford Forum Hall, «La Minoría perseguida en América: Las grandes empresas”. Y lo repitió en su presentación en 1964 en el Ford Hall, y en su artículo en 1974 llamado: «Aprovechándose del hambre».

He observado cómo en el pasado esa frase ha ido ganando adeptos. Ahora el Presidente, en su mayor discurso del año, se siente obligado a negar que él está «castigando el éxito». Es verdad. Obama quitó a Krugman, justamente cuando Krugman iba a presentar la posición Objetivista para explicar la dirección en que está yendo la derecha, y Obama se sintió obligado a declarar abiertamente lo que había eludido hasta ahora: el verdadero significado del socialismo.

¿Oiremos algo como esto en un futuro próximo?: «No se trata de que el gobierno inicie fuerza física contra víctimas legalmente desarmadas». «No se trata de sacrificar la capacidad a la necesidad». «No se trata de pretender que la consciencia tenga primacía sobre la existencia”. . .

Es así como las ideas van penetrando en una sociedad. Primero son ignoradas; después son tratadas como tonterías que ni vale la pena considerar; a continuación son negadas; luego se las intenta neutralizar de alguna forma, como por ejemplo: «Yo no diría, como dicen los Objetivistas, que el gobierno nunca debe hacer nada más que proteger los derechos, pero…»; y finalmente la gente – sobre todo los jóvenes – empieza a entender ese principio como lo que realmente es: un principio.

Además, considerad la respuesta republicana de Paul Ryan (que más parece el líder del gobierno estudiantil en la universidad que de la Comisión de Presupuestos en el Congreso). Hizo equilibrios entre egoísmo y altruismo, hablando de los principios que deberían guiarnos, pero incluyendo, en la misma frase: «la búsqueda de la felicidad depende de la libertad individual» y «tenemos que proporcionarles una red de seguridad a quienes no pueden mantenerse por sí mismos”. Y usó todo el tiempo la frase “gobierno limitado”. Ese no es un término exclusivamente Objetivista pero es uno que Ayn Rand usaba, y es un término importante.

El siguiente paso, si las personas consiguen permanecer con la mente clara un tiempo suficiente, será preguntar: ¿Cuáles son los límites? ¿Hay algún principio, alguna “prueba de fuego” de cuándo el gobierno ha excedido sus límites? La esencia tanto del liberalismo como del conservadurismo es negar fervientemente que una división así, en blanco y negro, pueda existir. Los liberales dicen que tenemos que ser flexibles y que quien debe decidir es el consenso social; los conservadores dicen que no podemos alcanzar la perfección en este mundo, ni sacrificar las complicadas y sórdidas complejidades de la vida real a algún tipo de “noble visión” como hacen los comunistas. Ambos campos, en otras palabras, son pragmáticos hasta la médula.

Pero Objetivismo traza una brillante línea divisoria, una prueba de fuego clarísima: Lo hace diferenciando entre fuerza iniciada y fuerza como represalia. Es una idea simple, pero una vez que empiece a rodar como una bola de nieve, y se la asocie a los derechos individuales, el mundo comenzará a cambiar.

# # #

[Nota interna de Harry Binswanger a los miembros de su lista en HBL, enviada el 26 de enero del 2011, (título original: «Obama retrocede, Ayn Rand avanza»; el discurso de Obama al que se refiere el texto es de fecha 25-enero-2011).

Traducida, editada y publicada con permiso del autor. Reproducida aquí y ahora por la relevancia actual de esta idea.]

# # #

avatar
5 Hilo de comentarios
0 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo con más emociones
3 Autores de comentarios
AlphaColumbiaAlucard SaebaLa Moralidad entra en escena - La Rebelión de AtlasMiguel Autores de comentarios recientes
  Suscríbete  
Informarme de
AlphaColumbia
AlphaColumbia

Por curiosidad, ahora entiendo por que mucha gente criticaba una escena de una película llamada «Armageddon» de los 90s. (personalmente pienso que se podría haber dado mucho mas de si en dicha película, pero ciertas escenas me gustan mucho) La… Leer más »

Miguel
Miguel

Los americanos han pervertido los conceptos políticos, llamar liberal a gente que precisamente lo que busca es la omnipotencia gubernamental es un error muy grave, es un intento exitoso de proveer a un concepto de una definición falsa, es una… Leer más »

Alucard Saeba

Una pequeña cosa: Sería conveniente aclarar que el «liberal» anglosajón es lo que en España llamamos «progresista» o «socialista». No todo el mundo lo sabe y puede dar lugar a error.

Miguel
Miguel

Si en Estados Unidos ha tardado sesenta años en penetrar Objetivismo en la opinión pública, mucho me temo que en España sean otros sesenta años los que se tarde en que sea siquiera conocida Ayn Rand, espero equivocarme porque eso… Leer más »

Ayn Rand

Cada movimiento que pretende esclavizar a un país, cada dictadura o potencial dictadura, necesita algún grupo minoritario que sirva de chivo expiatorio a quien echarle la culpa por los problemas de la nación y usarlo como excusa para exigir poderes dictatoriales. En la Rusia Soviética, el chivo expiatorio fue la burguesía; en la Alemania nazi fue el pueblo judío; en América, son los empresarios.

Objetivismo por temas

Glosario

Objetivismo en Facebook

Ayn Rand: Filosofía, Razón y Emociones

Objetivismo explicado en 2 minutos

Más visitadas