Jesucristo vs Ayn Rand = Fe vs Razón

Archivado en: , , , Deja tus comentarios

 

La campaña: “Ayn Rand contra Jesucristo» – Por Harry Binswanger

La organización American Values Network (AVN, o “Red de Valores Americanos”), un grupo de izquierdas, ha lanzado una campaña de comunicación [con video incluido] bajo el lema «Ayn Rand contra Jesucristo». Como Instituto fundado por el heredero de Ayn Rand y dedicado al avance de su filosofía – Objetivismo – nos gustaría responder. Este es un tema que Rand enfrentó repetidamente durante su vida, así que nuestra respuesta consistirá, básicamente, en dejar que ella hable por sí misma.

La campaña de AVN tiene razón cuando dice que Rand rechaza cualquier idea basada en la fe (es decir, en ausencia de pruebas racionales). La razón, basada en la observación sensorial, es el único medio de conocimiento del hombre: es el conocimiento del que su vida depende. En consecuencia, ella considera que tanto la fe religiosa como cualquier otra desviación de la razón son destructivas tanto personal como culturalmente.

Pero la campaña de AVN está equivocada al mezclar religión y política. El sistema americano considera a la religión un asunto privado, no algo que pueda darle forma a la política del gobierno. Eso es un corolario de la separación de Iglesia y Estado. La campaña de AVN llega a límites impresionantes para violar este principio. Un video reciente muestra a un joven persiguiendo a Paul Ryan en un garage, instándolo a seguir a la Biblia en vez de a Rand (a quien Ryan ha elogiado) al hacerle su presupuesto al Congreso. Si eso no es introducir la religión en la política de la forma más cruda posible, nada lo es.

En una carta en 1963 al congresista Bruce Alger, quien la había interrogado sobre prácticamente el mismo asunto que AVN, Ayn Rand escribió:

Siguiendo los principios de América y del capitalismo, reconozco tu derecho a mantener cualquier creencia que quieras; y, por el mismo motivo, tú debes reconocer mi derecho a mantener cualquier convicción que yo quiera. Soy una atea intransigente, aunque no militante. Eso quiere decir que no estoy luchando contra la religión, estoy luchando a favor de la razón. Cuando la fe y la razón chocan, le corresponde a la gente religiosa decidir cómo resolver el conflicto. En lo que a mí respecta, no tengo otra forma de comunicación ni otros medios de tratar con la gente, más que a través de la razón.

Aunque la religión no tiene cabida en política, la razón ciertamente sí la tiene. Y a lo que están respondiendo los fans de Ayn Rand y de La Rebelión de Atlas es a una filosofía racional. La Rebelión de Atlas dramatiza, sin contradicciones, la filosofía americana original basada en la razón, el individualismo y la libre empresa, es decir: el capitalismo. Muchos de los miembros del Tea Party admiran a Rand porque ella proporcionó una defensa moral de esos valores, sobre todo del capitalismo. Ella mostró que es inmoral – injusto – que el estado les robe a unos para beneficiar a otros. Y peor: que el Estado sacrifique a los que producen en beneficio de los que no producen, que castigue el éxito y recompense el fracaso (siendo «los demasiado grandes para fracasar» la manifestación más reciente de tal perversidad).

Para vivir, el hombre debe usar su mente, o sea: debe pensar. Todos los valores humanos – desde el dinero al arte y al amor – requieren y están basados en un compromiso inquebrantable con la racionalidad. Por eso, para la Ética Objetivista, la racionalidad es la principal virtud.

“Si yo hablara vuestro tipo de lenguaje, diría que el único mandamiento moral del hombre es: Pensarás. Pero un “mandamiento moral” es una contradicción. Lo moral es lo escogido, no lo forzado; lo comprendido, no lo obedecido. Lo moral es lo racional, y la razón no acepta mandamientos”.

En cuanto a los derechistas que tratan de combinar la razón, el individualismo y los derechos individuales con la fe religiosa y una visión primitiva del hombre como un objeto sacrificable, Rand fue clara: «En cualquier concesión entre comida y veneno, es sólo la muerte la que puede ganar. En cualquier concesión entre el bien y el mal, es sólo el mal el que puede beneficiarse».

A los que buscan tales concesiones, les decimos: si os creéis capaces de reconciliar la razón y la fe en vuestra vida personal, adelante, intentadlo. Pero os pedimos que no baséis vuestra defensa de la libertad y del capitalismo en la religión: decir que la libertad proviene de la fe equivale a decir que la razón está del lado de la dictadura; los enemigos de la libertad no podrían soñar con recibir un impulso mayor.

# # #

Publicado en https://www.americanthinker.com/

Harry Binswanger, PhD, es miembro del Consejo de Administración del Ayn Rand Institute, y es profesor de Filosofía en el Centro Académico Objetivista.

Publicado por: julio 31, 2011 9:32 am

Deja tus comentarios

Sin comentarios

0 respuesta a “Jesucristo vs Ayn Rand = Fe vs Razón”

  • levy says:

    Me arrepiento de haber dicho que el objetivismo es una «secta mas», veo que esta señora es clara y defiende lo que ella considera racional.

    • Omingod says:

      Vaya, me alegro. Te invito a que profundices, cuanto más mejor. Descubrirás que Objetivismo ES una filosofía racional.

      Objetivismo es una opción racional para quienes fueron educados con ideas religiosas y no sabían que había otra opción. Si puedes aprovecharla, estupendo.

      Saludos!!

  • aror says:

    A la gente le encanta demonizar a personas que si bien no tienen sus mismas ideas, han sido personas que han hecho algo positivo por la humanidad, este tipo de gente que se creen sabias y bondadosas son las mismas que no atacan a los asesinos, apoyan a los presidentes corruptos y no saben diferenciar cual es el verdadero mal…ellos que atacan a la brillante Rand! Endilgandole frases que la Objetivista jamas dijo solo caen en el bochornoso acto de desenmascarar su estupidez…Nada humano me es ajeno dijo terencio..

  • Jan says:

    La razón funciona sólo con lo que puedes percibir, no se permite invención de hechos. Ser racional significa usar los estímulos que recibes de tus sentidos para crear conceptos por medio de la lógica y basar tu conducta en ello. La fe es lo contrario a la razón, sustituye el proceso de la información de los sentidos por fantasías, deseos y/o caprichos usando racionalizaciones (ideas aparentemente hechas con la razón para justificarlas pero en realidad son falacias).

  • Guido says:

    La fe es una mentira. No describe la realidad objetiva…es sólo una vía de escape para los que no quieren enfrentarse a la realidad. De eso se trata la fe.

  • Rapaz says:

    Ahí sí que no estoy deacuerdo. De hecho, creo que los racionalistas solemos tener el tropiezo en acaparar todo lo virtuoso o puro exclusivamente dentro de lo racional, y lo «enfermo» fuera de la misma. Caemos en un «o estás conmigo o estás contra mí» con la razón, y no hacemos distinción alguna entre lo no-racional y lo anti-racional, entre aquello que no tiene nada que ver con la razón y aquello que directamente va contra ella. Al fin y al cabo, creer en algo que ni sabes ni puedes saber no te exige necesariamente renunciar a nada que sí sabes y sí puedes saber. Eso de corromper la mente me parece un purismo y un maniqueísmo, y ni siquiera soy religioso.

  • Rapaz says:

    «Siguiendo los principios de América y del capitalismo, reconozco tu derecho a mantener cualquier creencia que quieras; y, por el mismo motivo, tú debes reconocer mi derecho a mantener cualquier convicción que yo quiera. Soy una atea intransigente, aunque no militante. Eso quiere decir que no estoy luchando contra la religión, estoy luchando a favor de la razón. Cuando la fe y la razón chocan, le corresponde a la gente religiosa decidir cómo resolver el conflicto. En lo que a mí respecta, no tengo otra forma de comunicación ni otros medios de tratar con la gente, más que a través de la razón.»

    Esta es para mí una de las mejores reflexiones de Ayn Rand, aunque la noto más tolerante con el tema que en escritos posteriores.
    De todas formas, sospecho que es una equivocación eso de que es imposible razonar con un creyente, por una razón muy importante: la razón es algo impersonal, mientras que la fe es puramente personal. Es más, sospecho que la verdadera fe es algo puramente emocional, más que intelectual, y comparable con un nivel especial de esperanza y optmismo… o de miedo, cierto. Incluso así, sospecho que si guiásemos a través de la fe aquellas acciones que corresponden a la razón, hablaríamos de superstición, así que imagino la fe como una interpretación emocional (y energética, en el sentido del optimismo) de la realidad que comprendemos con la razón.

    Esta reflexión se la debo al escritor Yann Martel, autor de «La vida de Pi», que se define como un creyente con muchas dudas. Y además, creo que en una entrevista que le hicieron dio a entender que, puesto que la existencia de Dios no se puede demostrar ni refutar (otro tema es el axioma de que no es necesario demostrar negativos), creer en él o no debería ser algo secundario a lo principal, que es lo objetivo que tenemos delante, en un contexto donde la religión y la ficción serían intercambiables.

    Y además, me llamó especialmente esta reflexión que hizo: «la vida es una historia», «puedes elegir tu historia» y «una historia con Dios es la historia mejor».
    Yo me considero ateo (antes era agnóstico), pero debido a este tipo de reflexiones, respeto bastante la fe como fenómeno humano (como un sentimiento, no como superstición) y además he dejado de creer en la idea de que todos los creyentes rechazan su propia racionalidad.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»