Atila y el Hechicero – hoy

Archivado en: , , , 38 Comentarios

 

A veces una imagen sí es un argumento.

La imagen de Fidel Castro y el Papa Benedicto XVI, agarraditos de las manos, nos recuerda una cita que parafraseamos de «El Manantial»:

«¿Lo que usted buscaba era poder, Sr. Castro? ¿Poder sobre los hombres? ¡Ah, pobre aficionado…!»

El Papa, que ni se dignó reunirse con los disidentes, le ha dado a Castro una sanción moral de inmenso poder. Esperamos que los conservadores religiosos sean conscientes de lo que esto significa. Atila y el Hechicero.

# # #

«La trágica ironía de la historia humana es que, en todos los altares que los hombres erigieron, siempre fue al hombre a quien inmolaron y al animal al que glorificaron. Siempre fueron los atributos del animal, no del hombre, los que la humanidad adoró: el ídolo del instinto y el ídolo de la fuerza – los místicos y los reyes – los místicos, que anhelaban una consciencia irresponsable y gobernaban por medio de la afirmación de que sus tenebrosas emociones eran superiores a la razón, que el conocimiento les venía en espasmos ciegos e inevitables que tenían que ser obedecidos a ciegas, sin cuestionarlos – y los reyes, que gobernaban por medio de garras y músculos, con la conquista como método y el saqueo como objetivo, con un garrote o una pistola como única justificación de su poder. Los defensores del alma del hombre estaban preocupados con sus emociones, y los defensores del cuerpo del hombre estaban preocupados con su estómago, pero ambos estaban unidos contra su mente». (Atlas Shrugged)

Estas dos figuras – el hombre de Fe y el hombre de Fuerza – son arquetipos filosóficos, símbolos psicológicos, y realidad histórica. Como arquetipos filosóficos encarnan dos variantes de una cierta visión del hombre y de la existencia. Como símbolos psicológicos representan la motivación básica de muchos hombres que existen en cualquier época, cultura o sociedad. Como realidad histórica son los verdaderos gobernantes de la mayoría de las sociedades humanas, los que suben al poder cada vez que los hombres abandonan la razón.

Las características esenciales de estos dos permanecen las mismas en todas las épocas: Atila, el hombre que gobierna por la fuerza bruta, actúa en el impulso del momento, sólo se preocupa con la realidad física que está directamente frente a él, sólo respeta los músculos del hombre, y piensa que un puño, un garrote o una pistola son las únicas respuestas a cualquier problema – y el Hechicero, el hombre que le teme a la realidad física, teme la necesidad de la acción práctica, y se refugia en sus emociones, en visiones de algún reino místico en el que sus deseos disfrutan de un poder sobrenatural que no está limitado por el absoluto de la naturaleza.

# # #

Fuentes:

Comentarios cortesía de Harry Binswanger, en su lista HBL.

Para el Nuevo Intelectual — Ayn Rand

* * * Traducción: Objetivismo.org  * * *

 

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: abril 1, 2012 12:38 pm

38 Comentarios

38 Comentarios

38 respuesta a “Atila y el Hechicero – hoy”

  • Miguel says:

    Juzgar a las personas es algo muy serio, y más juzgar los defectos y las virtudes, porque precisamente de ello puede depender el destino del mundo, de un país, de una sociedad etc, correr un tupido velo sobre los hechos que acontecen o evadir la realidad lo único que resulta es en maldad y destrucción.

    Precisamente aplicar las ideas al caso concreto y a los hechos concretos es la única forma adecuada de tratar a las ideas.

    Señor Luis de Miguel con toda cortesía y respeto, las ideas no son un juego de salón o un pasatiempo, son la forma que tiene el hombre de tratar con la realidad a largo plazo para poder vivir la vida de una forma correcta y buena. Como dijo Aristóteles de Estaguira, tan importante es saber como aplicar lo que uno sabe a la práctica, y eso es lo que Objetivismo hace, lo que este post pretende es mostrar como las ideas de hechicero u hombre de fe y sentimientos y el bárbaro u hombre de fuerza y cortoplacista son aliados naturales, y en este caso, se nos muestra como el Papa en vez de apoyar a los disidentes cubanos que luchan por una sociedad racional y libre, apoya la maldad, y lo ilustra con una frase de la novela de Ayn Rand.

    Y sí los Objetivistas al menos en mi caso, buscamos triunfar frente a la irracionalidad de comunistas, creyentes religiosos y misticismo de todo tipo, precisamente por un interés egoísta que es la preocupación por nuestra propia vida y el mundo en general, los dos últimos párrafos donde empleas palabras injuriosas como » perra gorda», o tus afirmaciones sobre los profetas no añaden mucho contenido objetivo al debate. Y aquí no se defiende la moral utilitarista, estás confundido y sugiero que sigas informandote sobre objetivismo.

    • omingod says:

      Miguel, excelente respuesta.

      Creo que la expresión «para ti la perra gorda» equivale a decir algo así como «vale, ganaste el argumento, pero el argumento en sí no tiene mucha importancia» (para los más jóvenes: una perra gorda era una moneda de 10 céntimos de peseta, la de 5 céntimos era una «perra chica»). El Sr. Luis de Miguel está equivocado también al usar esa expresión, aunque le agradecemos sus comentarios y la oportunidad que nos ha ofrecido de aclarar nuestra posición.

      Es cierto que los Objetivistas buscamos acabar con la irracionalidad en el mundo, específicamente con sus dos expresiones más malvadas y destructivas: Fuerza y Fe — llámalas, si quieres, «comunismo» y «misticismo» — encarnadas en gente como Castro y el Papa, respectivamente. Ambos están contra la razón, el uno usando la fuerza física para dominar a las personas, el otro usando el engaño mental, cada uno necesitando al otro para encadenar el cuerpo y el espíritu de los hombres, de ahí sus alianzas a través de la historia.

      Pero la irracionalidad no tiene ningún poder – por definición, es lo irracional – a menos que alguien se lo otorgue, y precisamente eso es lo que hace el agnóstico moral que se niega a juzgar, permitiendo así que los Atilas y los Hechiceros continúen destruyendo el mundo,

      Más le vale al mundo que triunfe la razón, o, dicho de otra forma: que los Objetivistas ganemos el argumento, porque no es una «perra gorda» lo que está en juego, sino el «premio gordo»: el futuro de la civilización.

  • Luis de Miguel says:

    Pues para vosotros la perra gorda!
    Pensé que ésto era algo más serio que aventar los defectos de la gente que no es otra cosa que mera agresión (para vosotros justificada claro…) disfrazada de razón desde un prisma moral totalmente utilitarista.
    La moral en tercera persona es mala y nace del colectivismo, algo de lo que se supone abominais.
    ¿Qué buscais? ¿la victoria o la razón de «los objetivistas», frente a los «comunistas» o a «los creyentes».
    Qué pena que los profetas y la buena gente dure cuatro días. Terminan siendo siempre devorados por sus propios seguidores.
    Lo dicho: para vosotros la perra gorda.

  • Miguel says:

    Si hablamos de personas hay muchas que estaría a salvo, Leonardo Da Vinci, Ayn Rand, Aristóteles, etc, sus logros son tan extraordinarios que sus defectos son irrelvantes por comparación.

    Y este es un blog para comentar cualquier cuestión de actualidad que pudiere estar relacionada con objetivismo, en él se hace una aplicación de un párrafo de la segunda mejor novela de Ayn Rand, El manantial, a la actualidad, cosa que pienso que es acertada, y sí, es un foro de propaganda, en este caso, la propaganda es la difusión de Objetivismo, Filosofía creada por Ayn Rand para su mejor conocimiento y aplicación a la actualidad por los lectores de lengua española o castellana, cosa que este post cumple perfectamente.

  • Luis de Miguel says:

    El artículo, tanto en su contenido y forma, me parece impropio de un blog como este.
    Creo que usar este foro para denostar a alguien, sea un dictador o un representante religioso es mezquino. Se trata de las ideas y no de los actores de lo que se debe debatir.
    Si Hablamos de personas ¿quién estaría a salvo?
    ¿Es este un foro de debate de ideas o de propaganda?

    • omingod says:

      Atila y el Hechicero son conceptos abstractos, pero para Objetivismo las ideas no están divorciadas de las cosas concretas, de la realidad: son la forma de conocer la realidad. No nos limitamos a hablar de ideas y a ignorar los hechos (o las personas, como en la máxima cristiana: «Se dice el pecado pero no el pecador»). Cuando se comete un asesinato alguien lo cometió: hay un asesino detrás; cuando se inventa algo beneficioso hay un benefactor detrás. Los «actores» mencionados en este Post son la concretización de los arquetipos presentados brillantemente por Ayn Rand en varias de sus obras (ver http://objetivismo.org/atila-y-el-hechicero/).

      La falsa premisa es que juzgar a personas concretas equivale a «hacer propaganda». No lo es. Lo que hemos hecho es simplemente reconocer la realidad, identificando la esencia de dos de los individuos más representativos de lo que hay de malo en nuestra cultura:

      «Estas dos figuras – el hombre de Fe y el hombre de Fuerza – son arquetipos filosóficos, símbolos psicológicos, y realidad histórica. Como arquetipos filosóficos encarnan dos variantes de una cierta visión del hombre y de la existencia. Como símbolos psicológicos representan la motivación básica de muchos hombres que existen en cualquier época, cultura o sociedad. Como realidad histórica son los verdaderos gobernantes de la mayoría de las sociedades humanas, los que suben al poder cada vez que los hombres abandonan la razón.»

  • omingod says:

    Vamos a dejar aquí cerrada esta discusión que ya se ha extendido suficientemente. Agradecemos las ideas aportadas por los varios contribuyentes, sobre todo Adán y Miguel. Saludos.

  • Miguel says:

    Es curioso que un post que no daba para mucho como es un comentario adicional sobre Castro, haya dado lugar a tan fructífero debate.

  • Miguel says:

    La moral se define como el juicio objetivo para distinguir el bien del mal pero es muy genérico, porque como todo concepto tiene que ser aplicado a la práctica, y aparte debería explicitar cual es el criterio de valor que uso para acreditar una acción como buena o mala, es la vida humana, pero como la vida es el supremo valor, uno tiene el derecho moral a usar la fuerza en legítima defensa y no a sacrificarse y poner la otra mejilla cuando a uno lo atacan, o como diría Ayn Rand, a facilitarle el cuchillo al asesino que espera en la puerta de tu casa.

    En el caso de la Guerra las cuestiones morales son más dicultosas de delimitar, primero es una situación extrema de violencia, donde ya de por sí vícitimas inocentes van a morir o a sufrir inmerecidamente en cualquiera de los bandos sea el del agresor o el del agredido.

    Entonces para poder delimitar las cuestiones morales hemos de fijarnos en quien empezó, en este caso, el agresor, y el agredido que principios tiene que seguir para ser justo y moral, entendiendo por moral hacer el bien y por justo llevar a cabo acciones que no supongan buscar o realizar lo inmerecido o lo que no tiene derecho a realizar.

    Partiendo de que el agresor al usar la fuerza se expulsa del reino de la moralidad y de los derechos, el agredido tiene el derecho moral de poner fin a la amenaza de la forma menos costosa para él tanto en vidas humanas como en recursos materiales, no es un asunto de mero utilitarismo de mayor felicidad para el mayor número ni de usar las vidas como intercambiables sin que la vida humana individual valga nada, como podría parecer en este caso, no, aquí Estados Unidos puede haber ido a por ellos, y fue a por ellos sería cínico decir que fueron víctimas colaterales que es un concepto deshonesto porque las vícitimas son vícitimas siempre y con ese concepto parece que les quitamos importancia, sí Estados Unidos quería causar el mayor poder destructivo sobre Japón y ello iba a implicar con toda consciencia cercenar la vida de cientos de miles de personas, Estados Unidos lo sabía, y me dirás por ello si lo sabía y esas vícitimas no iniciaron la guerra son inocentes entonces al ir a por ellos buscando su destrucción deliberada, USA es moralmente culpable al haber matado a inocentes.

    Bien, sigamos con dicha premisa y supongamos que a efectos dialécticos acepto que usted tiene razón, Estados Unidos culpable de haber masacrado a miles de vidas inocentes, USA tenía que haberse abstenido de arrojar las bombas atómicas y haber atacado Japón por tierra con unidades militares, y creo que dice usted que podía haber arrojado bombas para facilitar la entrada por tierra, pero esa posicion derriba su premisa porque al usar bombas estamos matando también inocentes o poniéndolos en un riesgo, total las bombas aunque de menor entidad explosiva matan, menos pero matan a alguien civil seguro, entonces según su premisa, USA tendría que haber actuado en tierra sin apoyo aéreo y haber invadido las ciudades japonesas una a una sin usar armas de destrucción masiva al estilo precontemporáneo, batalla militar clásica, pues bien, yo digo en buena lógica que no hubieran muerto un millón de soldados norteamericanos, sino cualquier soldado norteamericano que hubiesen enviado y no hubieran podido acabar la guerra ni en lustros ni en décadas, es más Japón aprovechándose de los escrúpulos de USA de no matar civiles inocentes como usted dice, hubiese conquistado toda Asia, amenazado Estados Unidos y si este no se defiende nada mas que con militares y sin armas de destrucción masiva, Japón hubiera dominado el mundo y sería el fin de la civilización, a ello nos conduce esas premisas lógicas que pese a aparecer como preservadoras de la vida humana, en realidad hubiera supuesto un acto de altruismo, autosacrificio y rendición al mal, por no querer usar ningún arma y permitir que el enemigo si las use, por tanto por reducción al absurdo considero demostrada que la premisa que usted con todo el derecho del mundo y con todo el respeto sostiene es altruista e injusta. Reciba un cordial saludo, me gusta debatir estos temas.

  • Miguel says:

    Y sí coincido en que deberíamos poner fin al debate ya que es tedioso, porque de Cuba hemos pasado a Japón, luego al hechicero etc, y ya es bastante soporífero incidir sobre lo mismo una y otra vez, estamos de acuerdo en eso.

  • Miguel says:

    Punto 1º: Afirmo que fue moral tirar las bombas atómicas por ser el medio más eficiente y quizás único para terminar la guerra como menores vícitimas americanas a fin de salvaguardar los derechos individuales americanos.

    Punto 2º Es un concepto de moral que no comparto porque pienso que no dice nada, si por moral te refieres a la exclusión del uso de la fuerza estamos de acuerdo, pero aquí el problema en este contexto de guerra es que uno no puede sustraerse a las acciones de fuerza de los Estados, la guerra es por definición una situación indeseable de fuerza extrema, pero si lo hablamos del tema de que los japoneses eran inocentes, pues también podríamos decir que los soldados muertos eran inocentes, y los ciudadanos que vieron exprimidos sus ahorros para financiar la defensa americana lo son, el problema es que de inocentes las guerras están llenas, porque la guerra es horror es fuerza bruta desatada, por eso la cuestión moral ha de referirse no a esos ciudadanos individuales sino a los principios morales abstractos, es decir, a quien inició el uso de la fuerza, Japón, hubo inocentes en los dos bandos, y la culpa fue del Gobierno Japonés y de los Altos mandos, cierto, pero es que sería irreal y antiobjetivo concebir la aplicación de la moral a esta situación tal y como lo haces, porque no es lo mismo un contexto de guerra que un contexto de paz, y un obejtivista o una persona plenamente racional no pierde de vista jamás la idiosincracia del contetxo específico en el que ha de actuar.

    3º Hubieran atacado a las fuerzas americanas pienso que sí, se les hubiera coaccionado para ello igual que hacen los salafistas con los bebes bomba o niños bomba, no tenían poder de elección, y en todo caso Estados Unidos sabía que Japón pelearía hasta el final prolongando el sufrimiento de los ciudadanos americanos.

    4º No fueron víctimas colaterales que por otra parte considero un concepto deshonesto, ya que todo el mundo sabe que en una guerra al enemigo no hay que darle cuartel, teoría de la guerra justa de Santo Tomás de Aquino, los fines son justos, la guerra es justa, y el único fin justo de una guerra es defenderse de una agresión armada iniciada contra tí, caso de Estados Unidos, moralmente está justificado lo que hizo.

    En cuanto al último punto no entiendo muy bien lo que dices, pero pienso que si algo se consigue siendo inmoral, es inmoral, eso es una obviedad con la que estarás de acuerdo conmigo, y por supuesto el fin no justifica los medios, si los medios son inadecuados, pero entiendo que aquí los medios son los adecuados, primero porque no se han atacado países que no hayan iniciado la guerra, segundo, los civiles japoneses habrían sido utilizados como carne de cañón y no habrían tenido opción de acabar la guerra, y porque en ese contexto la bomba atómica era un arma que podía hacer forzar la rendición incondicional del enemigo, como finalmente ocurrió.

    Esta es mi postura a tus cuatro puntos, y aclarar que la moral no es independiente de los medios y los fines que se consigan, lo moral no está divorciado de lo práctico eso sería un punto puramente Kantiano que rechazo.

  • Miguel says:

    El recluctamiento forzoso es inmoral, lo ideal es un reclutamiento voluntario por razones de derecho a la libertad personal y a la no coerción.

    En cuanto a si la moral depende de que hombres sean, depende si consideramos que la obligación moral de los Estados Unidos es defender a sus ciudadanos y a sus derechos individuales así que moralmente es correcto que tratase de preservar las vidas de sus soldados.

    En cuanto a lo de Tokio lo que quiero decir es que Estados Unidos no lanzó las bombas contra Tokio porque era una ciudad en donde se iba a producir un mayor número de muertes, pero es que Japón pudo cuando conoció la existencia de las bombas atómicas rendirse pero no lo hizo y encima dejó que los japoneses sufrieran dos bombas atómicas antes de rendirse.

    Pero eso son detalles accesorios, lo relevante aquí y lo que se discute y pienso que tengo razón es en que Estados Unidos obró conforme a la virtud de la justicia cuando utilizó las armas atómicas por las razones antedichas y la verdad yo tampoco soy de andarme por las ramas en asuntos secundarios, hay momentos en la historia en el que ante situaciones extremas y planteándose dos alternativas, una es justa pese a las consecuencias que conllevan, y otra es injusta que igualmente hubiera conllevado horrores.

    Probablemente muchos hipócritas cínicos, ( no incluyo a ninguno de los disertantes en este post a ninguno hablo en general), hubiesen preferido que estados unidos mandase a sus soldados a una carnicería humana y hubiesen perecido en la masacre japonesa, en vez de arrojar las bombas atómicas para doblegar la voluntad fanática de los japoneses.

    Y es cierto que los japoneses no pueden elegir, pero yo tampoco puedo elegir que mi gobierno de España haga el ridículo en el mundo y ofenda a nuestros aliados como hizo Zapatero al despreciar la bandera norteamericana, o que se tiren millones de euros por el sumidero de la cooperación al subdesarrollo, es decir, Estados Unidos no tiene porque ser el guardían de la vida de los japoneses poniendo la otra mejilla y mandando a sus soldados a la muerte, eso sí hubiera sido injusto e inmoral, esa es la cuestión y no otra, para el que desee verla.

  • Miguel says:

    Me refiero a que es no se puede obtener un bienestar a costa de sacrificios humanos, me refiero un bienestar para toda la humanidad, eso quería decir.

  • Miguel says:

    » ¿mejor para quien? evidentemente para los soldados americanos hubiese sido peor la otra opción, pero para los ciudadanos inocentes japoneses, no… y en general, no repetar a los inocentes, no es bueno para nadie (las razones para la existencia de una moral son claras… o en este caso quizás sea mejor llamarlo ética, ya sé que no son lo mismo pero en este caso los usamos como sinónimos). No reponsabilices a Japón por las muertes de sus civiles, es como si te pego un puñetazo y te responsabilizo por no haberte cubierto.»

    Lo que estoy diciendo es que Japón pretendía mandarlos como carne de cañón a sus civiles para mayor gloria del emperador, y en ese sentido le importaban las vidas de sus ciudadanos muy poco, curiosamente hicieron falta dos bombas atómicas y aún así el emperador no se rindió, solo se rindió cuando Estados Unidos avisó de que lanzaría otra sobre Tokio y ahí el emperador vio peligrar su pellejo, con lo cual les dio igual que Estados Unidos siguiera arrojando las bombas.

    Segundo los ciudadanos norteamericanos tienen prioridad para el Gobierno americano puesto que debe proteger sus derechos individuales de una agresión armada y no tiene porque exponerlos a mas miseria para salvar a ciudadanos de un país agresor.

    El derecho de guerra en ciertos aspectos es absurdo tienes razón pero no es el tema que se discute.

    En cuanto al tercer ejemplo que indicas sobre salvar a la humanidad sacrificando uno, es una situación absolutamente irreal, no es posible metafísicamente que la sangre de una persona inocente sirva para salvar a la humanidad eso sería altruista y no funcionaría, y bueno si lo quieres comparar con el caso de la bomba atómica te digo que en este caso estás formulando un razonamiento desviado violando el principio de identidad de los indiscernibles, porque esos dos ejemplos no son similares ni comparables, no lo son las situaciones que pones ni el contexto. Sería un non-sequitur ya que ambos ejemplos y sus conclusiones no son comparables.

  • Miguel says:

    Entonces si matar civiles está siempre mal, entonces es mejor en esa circunstancia enviar a la muerte a más militares americanos, esos americanos pese a ser militares son vidas inocentes que Estados Unidos tenía el deber de proteger, puesto que también tienen derechos individuales, y lo que los americanos esperaban es que su gobierno acabase con el horror de la guerra, es Japón quien tenía que haberse preocupado por sus civiles, pero el Gobierno Japonés era totalitario y le importaba una higa las vidas de sus civiles.

    En situaciones extremas si hay cosas que están bien, si en una situación extrema digamos vienen diez hombres a matarme y yo les disparó antes de que lo hagan ellos y los mató, es moralmente justo y bueno lo que he hecho, pues, lo he hecho en legítima defensa.

    Decir que avisar a alguien de que lo voy a matar, antes de matarlo, pues, en un contexto de guerra tiene sentido, Estados Unidos se preocupó más por las vidas de ciudadanos ajenos que encima les eran hostiles, que el propio gobierno Japonés que estaba dispuestos a enviarlos como carne de cañón a la muerte con tal de proteger al divino Emperador del Trono del Crisantemo.

    El derecho de guerra es distinto al derecho de paz, no se iba a matarlos a ellos, se iba a a destruir al enemigo, el status jurídico objetivo que tiene una acción varía en contexto de paz y de guerra.

    Y bueno en toda cuestión hay que valorar el blanco y el negro, y ver quien tiene razón si Estados Unidos o Japón en este caso, entoncesno se puede decir que es comprensible, o es justo o es injusto, no puede haber término medio, alguien tuvo que empezar y ser malvado, puede haber excesos en la justicia o no de una medida, pero la cuestión es la medida es justa, y ya se ha explicado que en ese contexto esa medida era la única posible y necesaria y por ende objetivamente justa, por mucho que a uno le pueda repugnar el horror indecible de una bomba atómica, pero aquí hay que culpar a las ideologías irracionales porque ellas son las causas de los horrores , no a quienes traten de preservar su existencia de forma que salvaguarde las vidas de sus ciudadanos que no tienen porque ser mandados a una guerra más allá de lo necesario si ellos no la han provocado, se trataba de elegir entre las vidas de los norteamericanos y las de los civiles japoneses, Una cosa u otra, y en este caso, si el agresor no era USA porque entonces Estados Unidos debe recibir condena moral por arrojar las bombas atómicas, ellos nos salvaron de la barbarie y del fanatismo de los nazis y de los shintoistas, igual que entre Estados Unidos y la Rusia Soviética había uno bueno y otro malvado, igual que entre Estados Unidos y los malnacidos que derribaron el World Trade Center de Nueva York, hay un bueno y un malo, no se puede contemporizar entre uno y otros, o se está con unos o con otros, si uno sabe que uno es bueno y el otro malo no puede uno decir simplemente que algo es injustificable pero comprensible, si es comprensible objetivamente entonces es justo.

  • Miguel says:

    Pero es que los bombardeos a población civil de los británicos no tiene que ver con el tema de la bomba atómica, por supuesto que esos bombardeos son absolutamente condenables si no son necesarios para acabar la guerra, pero estamos hablando de Hiroshima y Nagasaki que ahí estuvo claro que se planteaban dos alternativas o prolongar la guerra con mas víctimas americanas o lanzar dos bombas atómicas y acabar ya con todo. En todo caso, Estados Unidos le mandó a la población octavillas diciendo que tenían que evacuar la ciudad si no serían bombardeados, y los japoneses no hicieron caso pensando que EEUU alardeaba, con lo cual eso exculpa totalmente a USA.

  • Miguel says:

    La cuestión relevante vamos a ponerla aquí de relieve, es la siguiente: Estados Unidos país víctima y ciudadanos individuales norteamericanos víctimas de la agresión de Japón, cierto es que los ciudadanos japoneses no forman un solo ente y es cierto que no tienen influencia sobre la política imperial japonesa.

    Ahora bien, Estados Unidos tiene que elegir entre matar ciudadanos civiles japoneses para poner fin a una agresión o sacrificar a ciudadanos norteamericanos inocentes sean militares o civiles, y Estados Unidos tiene derecho moral a evitar sacrificios innecesarios de sus propios ciudadanos y si una medida como la de arrojar las bombas iba a poner fin a la guerra de forma más rápida y sin pérdidas norteamericanas, es su derecho moral arrojar las bombas atómicas.

    En cuanto a la excusa de atacar antes porque los demás pueden atacar primero, en el caso concreto de la Guerra Norteamericano-Japonesa no se dio, porque Japón atacó primero, agredió a Estados Unidos y le declaró la guerra a USA, por tanto, de acuerdo con la teoría objetivista la protección de los derechos individuales de los ciudadanos norteamericanos y el mínimo desgaste y sufrimiento bélico para el agredido debe ser la norma. Por tanto, Estados Unidos tenía derecho moral y justo de arrojar las bombas atómicas. Resulta irracional e injusto equiparar al agresor con el agredido y exigirle al agredido que tenga consideraciones con los civiles del bando enemigo a costa del sacrificio de sus propios hombres.

    Y sí, es poner la piedad y misericordia por encima de la justicia, ya que entre la muerte de más civiles americanos absolutamente inocentes por no haber iniciado la fuerza su país, y ciudadanos de un Estado agresor, la justicia que se define como no conceder ni buscar lo inmerecido ni en materia ni en espíritu de forma que no se falsee el carácter de las acciones de los hombres ni alabando el vicio y censurando la virtud, y en este caso porque ciudadanos norteamericanos tienen que tener consideraciones por las vidas de ciudadanos ajenos cuando de hacerlo seguramente van a prolongar sus sufrimientos de forma inmerecida.

    Por tanto, no es justo censurar el uso de la bomba atómica por las razones antedichas y quien no entiende esto se mueve por la compasión y la misericordia, pero «lástima para el culpable es condena para el inocente».

  • Lightningbolt says:

    A todos aquellos que consideran inmoral el ataque con bombas atómicas a Japón, supuesto país pacifista: La teoría atómica fué avanzada en Japón gracias al profesor Hikosaka Tadayoshi en una fecha tan temprana como 1934. En 1938, los japoneses ya realizaban experimentos con ciclotrones. Justo antes de su rendición, ya estaban centrifugando uranio 235 para usarlo en bombas atómicas a bordo de cohetes alemanes V-2. Los avanzados experimentos nucleares de los Alemanes junto con los Japoneses están documentados en el excelente libro «The Virus House» de David Irving (1968)
    ¿Debían entonces los americanos esperar a que el Eje lanzase las bombas primero? Absurdo. De hecho no sólo deberían haber arrasado Hiroshima y Nagasaki sino también sus instalaciones en Korea del Norte.

  • Miguel says:

    Completamente de acuerdo con lo que dices sobre la política española, si estos políticos son una verguenza y son un grupo de estultos analfabetos sin ninguna consciencia de lo que hacen a largo plazo.

    Pienso que te he entendido lo que quieres decir, que a pesar de lo malvado que es Fidel Castro al menos él sí cree en su misión, pero los políticos socialdemócratas españoles por ejemplo, yo soy español, son solo unos oportunistas aprovechados, es cierto, en ese ese sentido, me viene a la cabeza una opinion del historiador español Luis Pio Moa que decía algo así como que él prefería mil veces a los comunistas que a pesar de su ideología malvada y totalitaria habían sido honestos al no ocultar nunca lo que pensaban hacer si llegaban al poder y al luchar 40 años contra Franco, pero que los socialistas son más despreciables porque ellos se han apropiado de unas banderas que no le corresponden, que vivieron muy bien durante la dictadura franquista y ora devienen antifranquistas, es cierto son unos oportunistas descarados sin principios.

    Si te refieres a eso estoy de acuerdo contigo, al menos Castro ha sido más honesto al no ocultar sus ideales totalitarios, los socialdemocratas son vividores oportunistas sin principios o como los llamaba Ayn Rand un grupo de neuróticas lloronas o unos acomodaticios contemplativos.

    Por cierto el personaje de la Rebelión de Atlas con el que Dagny quiere hablar es Clem Weatherby, porque al menos él entendía de ferrocarriles y se preocupaba por saber lo que hacía, en cambio, el resto de politicastros como Wesley Mouch eran unos oportunistas despreciables.

    Yo a otro de los que dentro de los malos de Atlas se le puede apreciar su honestidad al no fingir lo que está haciendo es Fred Kinan, el presidente de la Confederación estadounidense del trabajo, que sabe que está conduciendo a la ruina a sus representados y al menos el no intenta fingir que lo hace por el bienestar público, en ese sentido es más honesto.

    Por supuesto todos ellos son despreciables y malvados, pero unos más que otros por adenás tratar de engañarse a ellos mismos.

  • Juan says:

    «pese al bloqueo de EEUU» – Solamente quiero decir a Sr. Suarez que aunque Cuba ha tenido un bloqueo de EEUU casi todos paises demás han tenido negocios con ella, especialmente en Europa, que no paran de promocionar vacaciones en la isla, pero de igual, sigue y seguirá en la ruina como consecuancia de ese régimen totalitario.

  • Miguel says:

    La cita del manantial proviene de una conversación entre Ellsworth Toohey y Gail Wynand, cuando éste descubre que todo su poder sobre las masas hecho a base de su dinero tenía los pies de barro, porque era el primero el que moldeaba a la opinión pública, en este caso, era el periodista el Atila mediático y el crítico de arte era el hechicero.

  • Miguel says:

    El Atila pasa, el hechicero permanece. El Atil pasa porque su poder se basa en el aturdimiento y en el terror físico que induce a sus vícitimas en un periodo de tiempo concreto, en cambio, el hechicero permanece porque él busca el dominio del alma del hombre, es decir, de su mente que es la guía que tiene toda persona para actuar en la realidad, entonces, el hechicero al dominar la mente de los hombres los subyuga de tal forma que impide que estos se rebelen, y lo hace porque todo hombre necesita un código de moral que guíe sus acciones, elecciones y decisiones, entonces el hechicero le proporciona un código moral por el que regirse, un código creado por el hechicero para dominar a los hombres y desarmarlos, por ello Ayn Rand ha sido difamada ridiculizada y ocultada porque ella ha sido la que ha tocado la fibra sensible del poder al impugnar dicho código de moral altruista que se ha mantenido vigente desde el principio de la humanidad y que ha sido la base de toda tiranía y poder político arrogante. Domina la mente humana y dominarás al resto del hombre porque la esencia de un hombre es su Ego, su mente.

  • Abelardo says:

    «Lo que usted buscaba era poder, Sr. Castro? ¿Poder sobre los hombres? ¡Ah, pobre aficionado…!”
    La desproporción entre el poder de la iglesia y el poder del estado cubano es evidente. El poder de la iglesia no tiene limite, su historia se cuenta en miles de años y seguirá. El poder de las ideas de Castro, tal vez este llegando a su fin.
    Punto para el hechicero.

  • Miguel says:

    Por cierto, Adán le digo que siga en esta página web que esto es un foro libre donde cualquiera es bienvenido con respeto y honestidad como pienso que usted es, lo digo porque yo he sido también bienvenido a este foro y pienso que tampoco tiene mucha importancia estos roces dialécticos aunque respeto por supuesto su posición aunque no la comparta y bueno pues si usted no lo considera conveniente u oportuno que las cosas sigan así pues respeto su postura y no lo importunaré más con dialécticas de esta clase.

  • Miguel says:

    Donde digo tu comentario accidental, quiero decir un comentario accidental refiriendome al mio.

  • Miguel says:

    Muy bien, yo tengo mi postura y sé por lo que considero que no merece crédito moral Fidel Castro, y estoy de acuerdo con que muchos políticos de España son despreciables y algunos absolutamente incultos como Zapatero o Magdalena álvarez, pero a pesar de que son despreciables es cierto que hay grados de maldad y no es lo mismo unos cobardes oportunistas como estos políticos corruptos que un asesino como Castro, la diferencia no es de principio — pues ambos son colectivistas — sino de grado.

    Y claro que no es conducido por um chamán nunca he dicho eso, pero es que Atila y el Hechicero son dos arquetipos filosóficos que no significan eso, un Atila es un hombre que vive basado en la fuerza brtuta como Castro que oprime, masacra etc, y un Hechicero no es un médico brujo, un hechicero es un ideólogo abstracto, un intelectual, que en vez de ver la realidad justifica la fuerza mediante sus sentimientos y le otorga sanción moral al Atila.

    En cuanto a la bomba atómica quizás se ha malinterpretado uno de mis comentarios y pido disculpas por ello si ha sido así no era mi intención inducir a confusión, lo que quise decir con que la bomba atómica no se inventase a principios de la II Guerra Mundial es tu comentario accidental que no tiene que ver con la parte principal de mi discurso solo lo dije para hacer entender que el nuevo invento le permitió a EEUU permitir acabar la guerra de manera más eficaz y dar a entender que no era un simple afán de probar las nuevas armas atómicas y que Estados Unidos esperó hasta el último momento, en ningún momento quise decir que un hecho tan notoriamente conocido como la fecha de invención de las armas atómicas le era desconocido si esa es su impresión entonces le aclaro porque dije eso.

    En cuanto a su opinión sí está fundada, evidentemente ha dado unos argumentos y yo pues en un foro que es libre con toda buena fe, cortesía y respeto he contestado a su argumentación, y mi finalidad es tratar de debatir ideas de forma honesta y como también dice Aristóteles en su Organón en las Refutaciones sofísticas tratar de evitar los argumentos basados en la mala fe y en el parloteo estéril, no es mi propósito hacerle perder el tiempo a nadie, y no intervendré en más discusiones si corro el riesgo de ser malinterpretado, solo intervendré en aquello que considere oportuno y en tercera persona o aludiendo a otros disertantes y no a usted Adán.

  • Miguel says:

    Vamos a ver, la cuestión es la siguiente, quien es el agresor y quien es el agredido, y el contexto social concreto, Japón agredió a Estados Unidos con la intención clara de destruirlo, Estados Unidos tenía el derecho moral de defenderse contra el uso de la fuerza que él no inició, Estados Unidos no podía poner la piedad por encima de la justicia y sacrificar de forma innecesaria a sus soldados cuando podía poner fin a una Guerra de forma mas eficaz y en un menor periodo de tiempo, luego es legítimo por doloroso que nos resulte una Guerra, pero aquí debemos recordar que no fue Estados Unidos el que la inició y que las doctrinas irracionales son las culpables de las masacres, nazismo, comunismo o militarismo expansivo, y que uno tiene derecho a la defensa porque emana del derecho a la vida, no defenderse es rendirse al mal, sancionar la maldad.

    En cuanto a Fidel ya he dicho que hoy no tiene justificación alguna si es que un día por buena fe o ignorancia pudo tenerla, de todas formas he de reconocerte que gran parte de la culpa la ha tenido la clase política americana con sus políticas contradictorias.

    Adán te recomiendo que leas la Virtud del Egoísmo de Ayn Rand y Capitalismo: El Ideal desconocido ahí tendrás unas ideas más claras del tema y bueno ver si te convencen, pero desde luego uno no puede excusar jamás a un dictador totalitario, y menos decir que se equivocó, un sujeto puede reprimir a los extranjeros, puede haber tomado el poder de forma autoritaria lo cual es execrable, pero lo que no justifica jamás a Castro es estar medio siglo aplastando a su pueblo y ninguna excusa hay en el mundo, y déjeme decirle una cosa, el hecho de que Cuba tuviese grandes casinos no justifica un Golpe de Estado, Cuba en 1902 bajo la tutela de José Martí promulgó una Constitución liberal, si Castro hubiese vuelto a dicha Constitución y hubiese enjuiciado a Batista y a todos los que fuesen culpables de delitos entonces Castro hubiese merecido toda la admiración del mundo libre y la mía, pero Castro se erigió en señor de la vida y la muerte de todo cubano, y eso lo descalifica moralmente de modo absoluto.

  • Miguel says:

    Aquí la cuestión, Adán, es que el principio implicado es el de quién inició la fuerza; en el caso de la II Guerra Mundial, indudablemente fue Japón en 1941 atacó posesiones de ultramar de Estados Unidos e incluso atacó territorio americano, Hawaii, es decir, quien inició la fuerza fue Japón, pero Estados Unidos no arrojó la bomba atómica porque sí, (y me dirás que las armas atómicas aparecieron a mediados de los años cuarenta cierto), pero es que Estados Unidos se le plantearon dos alternativas a elegir: una cosa u otra, ( A v ¬ A), o arrojo la bomba atómica para demostrarles el poderío de USA y forzar la rendición de los japoneses y evitar mayores muertes en vista de que Japón había declarado su voluntad de continuar la lucha hasta el final, o sea hasta la muerte, con lo cual moriría gente que pertenecía al bando de los agresores o morirían 1 millón de soldados norteamericanos, ¿Piensas que es moral haber ordenado una invasión que habría supuesto la muerte de soldados americanos y que habría prolongado la guerra bastantes años más, al menos hasta 1950), teniendo en cuenta que Estados Unidos tiene que dar prioridad a la vida de sus ciudadanos?, Si uno tiene que elegir entre la vida de sus ciudadanos o la de los japoneses tiene que elegir la suya, Estados Unidos no era el agresor y tenía derecho moral a hacerlo.

    En cuanto a Cuba, dejando aparte las contradicciones y errores morales que ha cometido Estados Unidos y que son censurables en su política exterior, he de decir que ninguna dictadura puede reclamar derechos si viola los derechos individuales de los ciudadanos, y por tanto no se puede tener consideración moral con Cuba, legitimo moralmente la invasión de Cuba ya que el Gobierno cubano había perdido todo derecho moral a oponerse al convertir dicho país en dictadura comunista, siempre y cuando Estados Unidos se hubiera limitado a proteger las propiedades de los ciudadanos americanos que residían allí y que fueron expropiadas tras la revolución de 1959, ya que un país tiene que proteger los derechos individuales de sus ciudadanos siempre que se encuentren en su territorio y en la medida de lo posible cuando se encuentren en territorio extranjero, por ende, si Estados Unidos invadió Cuba para derrocar a Castro y así salvaguardar los derechos de los ciudadanos americanos lo considero moralmente correcto.

    Otra cosa es que para luchar contra el comunismo hay que oponer defensas de tipo moral y si Estados Unidos no las tiene pues eso les ha complicado la vida, pero digo Cuba no tiene ningún derecho soberano desde el punto de vista moral para oponerse a una invasión que los derroque e instaure la libertad en la Isla.

    Otra cuestión es si es moral que Estados Unidos intervenga por otras causas que no sean asegurar los derechos individuales de sus ciudadanos y la seguridad de su territorio, así en el caso de Irán estaría justificada una invasión si objetivamente se demuestra que Irán está en disposición de atacar a Estados Unidos, y me consta que Objetivistas como Yaron Brook o Peikoff apoyan dichas iniciativas, pero solo para garantizar la seguridad de EEUU y los ciudadanos americanos, y bueno el resto de ciudadanos del mundo tendríamos que exigirles a nuestros países que en ese caso fuesen aliados de Estados Unidos para beneficiarnos de dicha protección.

  • Miguel says:

    Vamos a ver señor Suárez, la racionalidad es el reconocimiento de la realidad, y una de las reglas de la lógica es la no contradicción, entonces, llegar a una contradicción es confesar un error en el conocimiento que puede ser inocente si es de buena fe, pero mantener una contradicción es renunciar a pensar y a ver la realidad, entonces, no se puede llegar a que es razonable el comunismo de forma contradictoria.

    Fidel Castro pudo llegar a la conclusión razonable de que hacer la revolución en 1959 pudo ser bueno, pero es que Fidel lleva ya allí más de medio siglo, y sabe la miseria que ha sufrido su pueblo, sabe las torturas que le inflige, y él es abogado y se dice que persona culta, tendría que haberse perfectamente dado cuenta de que el comunismo y la violencia no son sistemas buenos para vivir, seguramente él lo sabe, de hecho en una entrevista admitió que el comunismo estaba acabado, aunque luego en público dijera lo contrario, el caso es que Fidel no es inocente, es culpable y con todas las agravantes, y es un Atila, un bárbaro, y no importa la sanidad ni la educación ni nada de eso, si tienes esclavizado a tu pueblo, Estados Unidos tiene mejor educación, sanidad etc y su pueblo es parcialmente feliz al menos en cuanto que es parcialmente libre y no esclavo, digo lo de parcial porque Estados Unidos no tiene implantado un sistema de capitalismo puro laissez faire.

    Puede que los ingentes recursos que los gobernantes cubanos dediquen a la sanidad o la educación hagan que esta sea parcialmente aceptable, pero le digo una cosa señor Suárez una educación en manos del Estado solo puede resultar en adoctrinamiento, y aunque fuese cierto que su sistema educativo es muy bueno nada justifica tener al pueblo esclavizado y brutalmente reprimido, NADA, el bienestar no puede lograrse a costa de sacrificios humanos, el bienestar general me refiero, es una contradicción, la felicidad y el dolor son contradictorios, o se tiene uno o se tiene otro, no cabe decir que los cubanos son felices si tienen miedo de ir por la calle, si no pueden comerciar entre ellos, si no son libres para pensar, señor Suarez de que le sirve a una persona una educación o una sanidad magnífica si luego no puede pensar ni vivir su vida como quisiera, no tiene sentido, no constituye ningún valor para nadie tal cosa.

    Es como la URSS tenían grandes industrias de mucho tipo con trabajo esclavo, existía pleno empleo en Gulag, seguridad pública si es que a la violencia de la NKVD se le puede llamar control del orden público, y grandes palacios pero la gente se moría de hambre y vivia en pleno terror.

  • omingod says:

    No compartimos tu premisa de que fue inmoral el que Estados Unidos se defendiera, usando la bomba atómica, contra el ataque japonés. Fue la única forma de acabar la guerra, e incluso fueron necesarias dos bombas para ello. En cuanto hasta qué punto los ciudadanos japoneses eran inocentes, puedes ver la posición Objetivista de ese tema en general en http://objetivismo.org/inocentes-en-guerra/.
    (Gracias por separar los párrafos y así hacer tus comentarios más legibles.)

  • Abelardo says:

    Un Atila es un Atila, basta con que utilice la fuerza de las armas o el poder del estado para suprimir o limitar las libertades individuales para ser identificado como un Atila. Este es el caso de Fidel Castro, no tiene atenuante decir que ha sido muy inteligente y prudente en aplicar la fuerza en contra de la libertad individual, no podemos ser indulgentes, o es o no es. Fidel si lo es.

  • Miguel says:

    Vamos a ver señor Suárez, nadie ha dicho que el señor Aznar sea un exponente del laissez faire que por supuesto no lo fue entre otras cosas porque por desgracia en España su Constitución consagra principios altamente intervencionistas propios de una economía mixta. Lo segundo, Estados Unidos no tiene derecho a imponer embargos sobre nadie, son los sujetos privados los que tienen que comerciar o no según ellos estimen libremente, como bien dice Von Mises no es Canadá la que compra un vino de champagna a Francia, sino un canadiense el que se lo compra a un francés, las naciones no deben comerciar entre otras cosas, porque los Estados no crean dinero lo arrebatan por la fuerza, el comercio ha de ser libre entre particulares, así que yo no defiendo que Estados Unidos pueda imponer medidas coercitivas sobre los comerciantes mundiales.

    Segundo. La bomba atómica se arrojó en un contexto de guerra total de exterminio, en el que Estados Unidos no fue el agresor sino que fue agredido en 1941 por el agresivo imperio japonés como bien es conocido, eso no es un ejemplo de Atila, surge del derecho a la vida el derecho moral a defenderse y si Japón estaba dispuesta a llegar al exterminio final y como dijo Truman había que elegir entre la posible muerte de un millón de soldados norteamericanos si entraban en Japón con una probabilidad incierta de rendición a la vista del ardor combativo del ejército nipón, o bien probar el nuevo arma atómica sobre miles de japoneses que habían elegido iniciar la Guerra, y en justicia Harry Truman tuvo el derecho moral de arrojar la bomba atómica para forzar la rendición incondional y dar por terminada una guerra que los japoneses no quisieron acabar nunca, influidos por las ideologías místicas del Shinto y el Bushido.

    Por supuesto Fidel Castro es un Atila, y su hechicero no ha sido el Papa es bien conocida la oposición del Vaticano al comunismo, sus hechiceros han sido los intelectuales occidentales, tipo Noam Chomsky, ellos son los que le han otorgado sanción moral a su fuerza bruta, las Universidades y los Centros de Cultura occidentales que han alabado durante décadas a la Cuba castrista como lo hicieron con la Rusia soviética y ahora hacen con el salafismo musulmán, aunque en este caso existen varios hechiceros, por una parte, los clérigos islámicos tipo Ali Jamenei en Irán, para bárbaros tipo Osama Ben Laden o Almedinayaf, y por otra los intelectuales occidentales de nuevo aliándose con los enemigos de la civilización.

  • Miguel says:

    Sobre ello es conveniente recodar unas frases de Francisco D´Anconia cuando dice a Dagny Taggart en el capítulo en el que está renuncia tras la promulgación del Decreto 10- 289, que la industria, los rieles, los pozos petrolíferos, las fundiciones de metal, sólo son valiosas cuando expanden la vida y sirven a la felicidad y al bienestar humano, pero cuando son expropiadas se convierten en cadáveres y sus productos en veneno al servicio de hordas de ladrones.

  • Miguel says:

    A mi de nada me sirve que me digan que un país comunista haya progresado industrialmente, porque como muy bien dijo Ayn Rand, la producción y la industria deben servir a la felicidad y a la expansión de la vida humana, no para engordar estadísticas mientras famélicos esclavos mantienen esos » grandiosos progresos industriales».

  • Miguel says:

    Ahora, según he leído el nivel económico de Cuba es similar al que había en 1902, en cuanto a su PIB, pero el PIB es engañoso porque no nos puede decir cosas como que a pesar de que en términos de consumo el nivel es similar al de 1902, el nivel de libertad era muy superior al actual, la libertad, los valores, la moral eso son cosas que la macroeconomía no puede reseñar, eso va por todos los economistas que consideran que los valores morales deben desgajarse de la ciencia económica por considerarlos acientíficos.

  • Audi Disce says:

    Sí Adán la situación en Cuba era gravísima antes de la llegada de Fidel Castro. El salario medio de un trabajador en Cuba era superior al de Alemania, Inglaterra, Francia, Japón o Bélgica, el peso cubano era tan valioso como el dólar estadounidense, y lo mejor de todo es que eran una nación en pleno desarrollo que no tenía límites.

    En lo que sí te doy la razón es en que el comunismo cubano no degeneró, nació ya degenerado.

  • Miguel says:

    Te hace sentir nauseas Aznar, al menos él no reprimió la libertad de nadie, y dejame decirte una cosa, piensa un poco, si el Bloqueo o Embargo comercial de Estados Unidos es causante de la miseria de Cuba, entonces significa ello que Cuba dependería de Estados Unidos para subsistir, quiere decir, que el comunismo necesita de países como Estados Unidos a los que drenar para mantenerse con vida, entonces como es que el sistema socialista es superior al capitalista americano, si necesitan a Estados Unidos para comerciar, son muchas contradicciones señor Suarez, señor Suarez el comunismo no es que degenere, es que es irreal, no funciona, y si a usted no le queda claro, es porque usted es un pragmatista que piensa que todo depende de las circunstancias concretas, ¿ No se da cuenta de que tratar por la fuerza a las personas y no dejarles que busquen su beneficio es lo que genera y perpetua la pobreza, y que tratar como esclavos a los seres humanos es vil, irracional e inhumano?, usted en anteriores post decía que defendía los derehos individuales, sinceramente pienso que debería replantearse si es cierto que los defiende tan fervorosamente cuando apoya al señor Fidel Castro, y mucho peor cuando usted dice que Aznar le daba nauseas, Aznar con todos sus errores y a pesar de ser un hombre de premisas mixtas que aceptaba el Estado del Bienestar, es incomparable con un sujeto que lleva perpetuándose a la fuerza en el poder más de medio siglo.

  • Miguel says:

    Castro es un Atila, y por cierto Andrei también es un Atila, aunque luego se diera cuenta de que todo lo que había hecho es una mentira, un Atila es un hombre de fuerza, alguien que considera práctico y deseable usar la fuerza para dominar a los hombres, Castro es un Atila él ha manejado los resortes del Estado para castigar y oprimir a los Cubanos desde 1959 hasta la actualidad, psicoepistemológicamente es un bárbaro.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»