Principios, Por Principio

Archivado en: , , , 4 Comentarios

 

Principios, Por Principio. ¿Por qué seguimos empeñados en hacer que funcione el socialismo (o el fascismo)? ¿Cómo es posible que el repetido y definitivo fracaso del control estatal en decenas de naciones durante todo un siglo no les haya enseñado una lección a nuestros líderes y al hombre de la calle? . . .

# # #

Porque la “lección” que se necesita es un principio. La gente ha visto el fracaso del estatismo pero no ha entendido por qué ha fracasado. En primer lugar, no pueden comprenderlo porque carecen del concepto de “estatismo”. También carecen de los conceptos de “capitalismo”, “socialismo”, y “fascismo”. Y, por debajo de eso, carecen del concepto de “fuerza” (como concepto político-moral). La “lección” del fracaso del estatismo es: fuerza es anti-mente.

Me parece interesante lo fácil que es para algunos de nosotros (Objetivistas) el comprender este principio, y cómo los ojos de la mayoría de las personas se quedan en blanco al oír eso. Pensarías que cualquiera que leyese La Rebelión de Atlas no tendría dificultad en llegar a ese principio a partir de las situaciones concretas tan cuidadosamente escritas que la novela ofrece – sobre todo cuando Galt los menciona en su discurso. Sin embargo, nos encontramos con que de toda la gente que está leyendo Atlas, más del 90% ni siquiera recuerda que fuerza contra mente era uno de los temas en la novela.

En lugar del principio “la fuerza es anti-mente”, lo único que les queda a las personas es una evaluación de la probabilidad de algo concreto, es algo como: el socialismo fracasa con más frecuencia de lo que triunfa. Pero eso no es un absoluto contextual – no es un principio. Lo que les queda es compatible con: “Pero esta vez es diferente”. Y es compatible con “¿Socialismo? Bueno, esto no es socialismo”. (Si les preguntaras qué sería socialismo, apostaría a que su respuesta implícita sería: “un sistema que se denomine a sí mismo socialista”.)

Un principio es la identificación de un factor fundamental como causa, y de sus necesarios efectos. Una evaluación de la probabilidad (“las probabilidades favorecen esto”) es simplemente una anotación pre-conceptual de frecuencias relativas, sin que se haya aislado ningún factor causal.

Bajo la influencia del pragmatismo, la gente de hecho se resiste a identificar las causas fundamentales. Esto les deja “libres” para decir que la situación es diferente esta vez.

Y el altruismo proporciona un poderoso motivo para querer creer que esta vez es diferente, que esta vez la política “moral” funcionará en la práctica. Y tened en cuenta que el altruismo, aun siendo un absoluto sin contexto y sin fundamento absoluto, sigue siendo una generalización enormemente extendida. El altruismo, aun siendo un dogma, funciona en las mentes de los hombres como si fuera un principio.

Así, en ausencia de principios reales – de generalizaciones que identifican las causas más profundas – la gente es llevada por el altruismo a esperar que “esta vez podría ser diferente”, que sacrificar los productores a los fracasados y sacrificar la capacidad a la necesidad puede “funcionar”.

Por eso nuestra tarea es tanto moral – cuestionar el dogma del altruismo – como epistemológica – mostrar que lo abstracto no es irreal, que los fundamentos gobiernan a los derivativos, que sólo cuando nos guiamos por principios podemos permitirnos ser prácticos.

En esta monumental tarea, nuestro aliado es la ciencia. La mayoría de la gente entiende que el conocimiento de las leyes científicas nos hace más poderosos, no menos, cuando tratamos con asuntos concretos. Ellos no preguntan “¿Cómo sé que al aplicar una fuerza esta vez se acelerará un cuerpo?” Ellos tienen que darse cuenta de que lo mismo se aplica a la pregunta “¿Cómo puedo saber que esta vez la mente no funcionará bajo coerción?”

# # #

Después que la Reserva Federal [de USA] “inyectó” un billón de dólares en la economía, yo también me hice a mí mismo la pregunta: “¿Por qué estamos intentando de nuevo hacer que funcione el socialismo (o el fascismo)?” Mi explicación fueron los principios filosóficos colectivistas, y sobre todo el subjetivismo social.

¿Qué puede explicar, a no ser el poder metafísico del Colectivo, el acto de declarar por decreto la creación de un billón de dólares “de la nada”, como incluso el New York Times se vio obligado a describir?

A un nivel más general, el objetivo de la intervención gubernamental en la economía ha sido “infundir confianza en la economía” – bajo la premisa de que si la gente cree y actúa como si la economía estuviera sana, lo estará. No se acepta la realidad económica independiente de la “consciencia colectiva”.

No es el conocimiento lo que se considera poder, sino un colectivo unido; podéis verlo en las demandas por más controles gubernamentales.

Los fracasos de las empresas y de los individuos no son considerados como habiendo sido causados por falta de pensamiento objetivo y a largo plazo. Desde luego, los hombres de negocios son criticados por sus intentos de obtener un beneficio rápido a corto plazo; pero no son elogiados aquellos cuyo pensamiento racional les permitió prosperar. Y tampoco oímos muchas demandas de permitir que los que han fracasado *aprendan* de sus fracasos.

Todo lo contrario: los fracasados son rescatados y lo que se les exige a los empresarios más racionales es que aprueben los rescates y los controles – porque un colectivo de negocios unido es considerado esencial para inspirar “confianza” en el público.

Así, los controles son apoyados no sólo para eliminar la inmoralidad, sino como una forma práctica de “arreglar la economía” mediante la eliminación del pensamiento y la acción independientes. La fuerza es anti-mente – y los colectivistas lo saben.

El lema de Obama “Yes, We Can!” – [“Sí, Nosotros Podemos”] resume el poder dominante del subjetivismo social. Ese “Nosotros” es el que “puede”: a) Crear una economía sana – pero sólo si las acciones económicas individuales están subordinadas al control del Estado; b) Crear una sociedad sin “necesidades humanas insatisfechas” – pero sólo si todos los ciudadanos son forzados a prestar servicio nacional; c) Lograr la paz mundial – pero sólo si los EE.UU. aceptan la soberanía de la “comunidad internacional”.

Estamos empeñados en hacer que las medidas estatistas “funcionen” porque, basado en los principios colectivistas, lo que hay que hacer funcionar es el deseo de riqueza y el sacrificio – y la única forma de resolver cualquier problema es unirlo (o fusionarlo) en un colectivo.

Después de la desastrosa historia del estatismo en el siglo XX, la mentalidad anti-conceptual es un medio necesario para evadir la imposibilidad de este objetivo, y para evitar llamar fascismo al sistema social que está siendo creado.

# # #

Artículo basado en comentarios hechos en la lista de HBL.com en abril 2009

Traducido, editado y publicado con permiso de los autores, Harry Binswanger, y Damon Cole

Reprinted by permission

# # #

definitivo ebooks 1

# # #

Publicado por: marzo 24, 2012 12:04 am

4 Comentarios

4 Comentarios

4 respuesta a “Principios, Por Principio”

  • fredy ocotal nicaragua says:

    EN TODO EL MUNDO … SE DEBE ESCUCHAR LA VOZ DE AYN

  • Miguel says:

    El egoismo y los fines particulares no pueden ser abarcados por la Filosofía, o sea la Filosofía está específicamente contrapuesta al egoismo y al interés personal del hombre, o sea desligada de su vida.

  • Miguel says:

    Hegel afirma que el Ser y la nada son lo mismo y consciente de lo absurdo que resulta ello, aquí nos brinda una confesión de su propia impotencia ante la realidad, cito de Hegel:

    ” No se precisa gran cantidad de ingenio para ridiculizar la proposición
    que afirma que ser y nada son lo mismo o, más bien, para traer a colación disparates
    acompañados de la aseveración no verdadera de que se trata de consecuencias
    y aplicaciones de aquella proposición; por ejemplo, que es, por consiguiente,
    lo mismo que mi casa, mi hacienda, el aire necesario para respirar, esta ciudad, el
    sol, el derecho, el espíritu, Dios, sean o no sean. En tales ejemplos se esconden en
    parte fines particulares, la utilidad que algo tiene para mí, y a continuación se pregunta
    si a mime, es igual que la COSA útil sea o no sea. Pero ocurre que la filosofía
    es precisamente la doctrina apropiada para liberar a los humanos de una multitud
    infinita de fines y propósitos finitos y hacernos indiferentes ante ellos, de modo
    que en cualquier caso nos sea igual que tales COSAS sean o no.”

    O sea que para Filosofar debemos abandonar los fines, los valores, los deseos, e incluso la mera realidad, esto es pura hechicería.

  • Miguel says:

    Es que entender la filosofía de Ayn Rand leyendo únicamente la novela de la Rebelión de Atlas es prñacticamente imposible, uno debe leer las obras de no ficción de Ayn Rand para captarla, pero además hay que tener una capacidad intelectual notable para poder conectar los principios con sus consecuencias en la práctica, y no se les ha enseñado a las personas a confiar en su mente, entonces inundados en el pozo del escepticismo pragmatista, filosofía aceptada por el 100 por 100 de la humanidad en los aspectos prácticos, y la filosofía hegeliana aceptada por los intelectuales, impide apreciarlo. La filosofía Hegeliana es un deliberado ataque a la relación entre la teoría y la realidad, es decir, un intento sistemático de pervertir la legítima función que las abstracciones tienen respecto de la vida del hombre, remito a su Enciclopedia de las Ciencias Filosóficas donde afirma alegremente que la filosofía es abstracción pura separada de la concreta realidad mundana, que la Filosofía es Religión o sea Misticismo, así que al final lo que Ayn Rand dijo sobre que los intelectuales habían aceptado la hechicería hegeliana y el hombre común el pragmatismo es totalmente cierto, por eso la gente cree que la realidad y las ideas no guardan relación y por ello reaccionan indiferentes a cualquier tontería y estupidez que un supuesto intelectual universitario afirme en un medio de masas y dicen es brillante y profundo pero excesivamente innovador.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»