Objetivismo.org

Socialismo

El socialismo es la doctrina de que el hombre no tiene derecho a existir por derecho propio; que su vida y su trabajo no le pertenecen a él, sino a la sociedad; que la única justificación de su existencia es su servicio a la sociedad; y que la sociedad puede disponer de él como le plazca, en aras de lo que considere ser el propio bien colectivo y tribal de ella.

La característica esencial del socialismo es la negación del derecho de propiedad individual; bajo el socialismo, el derecho a la propiedad (que es el derecho de uso y disposición) recae en la «sociedad como un todo», es decir, en el colectivo, siendo la producción y la distribución controladas por el Estado, es decir, por el gobierno.

El socialismo puede ser establecido por la fuerza, como en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, o por votación, como en la Alemania Nazi (Nacional-Socialista). El grado de socialización puede ser total, como en Rusia, o parcial, como en Inglaterra. En teoría, las diferencias son superficiales; en la práctica, son sólo una cuestión de tiempo. El principio básico, en todos los casos, es el mismo.

Los supuestos objetivos del socialismo eran: la abolición de la pobreza, el logro de la prosperidad general, el progreso, la paz y la fraternidad humanas. Los resultados han sido un terrible fracaso: terrible, claro está, si la motivación de uno es el bienestar de los hombres.

En lugar de prosperidad, el socialismo trajo consigo parálisis económica y/o el colapso de todos los países que lo probaron. Cuanto mayor la socialización, mayor el desastre. Las consecuencias variaron de acuerdo con eso.

* * *

No hay ninguna diferencia entre los principios, las políticas y los resultados prácticos del socialismo – y los de cualquier tiranía histórica o prehistórica. El socialismo es simplemente una monarquía democrática absoluta, o sea, un sistema de absolutismo sin líder fijo, abierto a que el poder sea asumido por cualquiera, sea un burócrata sin escrúpulos, un oportunista, un aventurero, un demagogo o un matón.

Cuando pienses en el socialismo, no te dejes engañar sobre su naturaleza. Recuerda que no existe tal dicotomía como la de «derechos humanos» contra «derechos de propiedad». Ningún derecho humano puede existir sin derechos de propiedad. Dado que los bienes materiales son producidos por la mente y el esfuerzo de individuos específicos, y que son necesarios para sostener sus vidas, si el que produce no es dueño del resultado de su esfuerzo, no es dueño de su vida. Negar los derechos de propiedad significa convertir a los hombres en una propiedad de la que el dueño es el Estado. Quien proclama el «derecho» a «redistribuir» la riqueza producida por otros, está proclamando el «derecho» a tratar a seres humanos como esclavos.

* * *

Cuando uno observa la pesadilla de los desesperados esfuerzos hechos por cientos de miles de personas que luchan por escapar de los países socializados de Europa, por escapar saltando alambradas y bajo el fuego de una ametralladora. . . ya no es posible creer que el socialismo, en ninguna de sus formas, está motivado por la benevolencia y el deseo de lograr el bienestar de los hombres.

Ningún hombre de auténtica benevolencia podría evadir o ignorar un horror tan enorme y en tan gran escala.

El socialismo no es un movimiento del pueblo. Es un movimiento de intelectuales, iniciado, dirigido y controlado por intelectuales, sacado por ellos de sus torres de marfil y llevado a esos sangrientos campos en la práctica donde se unen con sus aliados y ejecutores: los matones.

* * *

Los socialistas tenían una cierta lógica de su lado: si el sacrificio colectivo de todos a todos es el ideal moral, entonces lo que quisieron fue establecer ese ideal en la práctica, aquí y en este planeta. Los argumentos de que el socialismo ni iba a funcionar ni podría funcionar no les detuvieron: el altruismo tampoco funcionó nunca, y eso no hizo que los hombres parasen y lo cuestionasen. Sólo la razón puede hacer esas preguntas, y la razón, les habían dicho en todas partes, no tiene nada que ver con la moralidad, la moralidad está fuera de la esfera de la razón, ninguna moralidad racional puede ser definida jamás.

Las falacias y contradicciones en las teorías económicas del socialismo han sido reveladas y refutadas repetidamente, tanto en el siglo XIX como en la actualidad. Esto ni paró a nadie ni parará a nadie hoy: no es una cuestión de economía, sino de moralidad. Los intelectuales y los así llamados idealistas estaban decididos a hacer que el socialismo funcionase. ¿De qué manera? Por el método mágico de todos los irracionalistas: de alguna manera.

* * *

«No hay diferencia entre comunismo y socialismo, excepto en la manera de conseguir el mismo objetivo final. El comunismo propone esclavizar al hombre mediante la fuerza; el socialismo, mediante el voto. Es la misma diferencia que hay entre asesinato y suicidio».

* * *

Tanto el «socialismo» como el «fascismo» tienen que ver con la cuestión de los derechos de propiedad. El derecho de propiedad es el derecho de uso y disposición. Observa la diferencia entre esas dos teorías: el socialismo niega por completo los derechos de propiedad privada, y aboga por que se le ceda «la propiedad y el control» a la comunidad como un todo, es decir, al Estado; el fascismo deja la propiedad en manos de individuos particulares, pero transfiere el control de la propiedad al gobierno.

Ser dueño de algo sin tener control de ello es una contradicción: es «propiedad» sin el derecho de usarla o disponer de ella. Significa que los ciudadanos siguen con la responsabilidad de mantener la propiedad, sin ninguna de sus ventajas, mientras que el gobierno adquiere todas las ventajas, sin ninguna responsabilidad.

En este sentido, el socialismo es la más honesta de las dos teorías. Digo «más honesta», y no «mejor», porque en la práctica no hay diferencia entre ellos: ambos provienen del mismo principio colectivista-estatista, ambos niegan los derechos individuales y subordinan el individuo al colectivo, ambos otorgan la supervivencia y las vidas de los ciudadanos al poder de un gobierno omnipotente; y las diferencias entre ellos son sólo una cuestión de tiempo, de grado, y de detalles superficiales, como la elección de lemas a través de los cuales los gobernantes engañan a sus esclavizados súbditos.

* * *

Los nazis defendieron sus políticas y el país no se rebeló; aceptó el argumento nazi. Los individuos egoístas puede que sean infelices, dijeron los nazis, pero lo que hemos implantado en Alemania es el sistema ideal, el socialismo. De la forma que los nazis lo usaban, ese vocablo no está restringido a una teoría en economía; ha de ser entendido en un sentido fundamental. «Socialismo» para los nazis denota el principio de colectivismo como tal, y de su corolario, el estatismo, en cada esfera de acción humana, incluyendo a la economía pero no sólo a ella.

«Ser socialista», dijo Goebbels, «es subordinar el yo al tú; socialismo es sacrificar el individuo a la comunidad».

Según esta definición, los nazis practicaron lo que predicaban. Lo practicaron en su país y luego en el extranjero. Nadie puede decir que no sacrificaron suficientes individuos.

* * *

Fuentes:

For the New Intellectual. [«Para el Nuevo Intelectual»]

«The Monument Builders» The Virtue of Selfishness, [«Los Constructores de Monumentos,» La Virtud del Egoísmo]

«Faith and Force: The Destroyers of the Modern World,» Philosophy: Who Needs It, [«Fe y Fuerza: Los Destructores del Mundo Moderno», Filosofía: Quién la Necesita]

«Foreign Policy Drains U.S. of Main Weapon» Los Angeles Times, Sept. 9, 1962, [«La Política Exterior Desangra la Principal Arma de E.E.UU.»]

«The New Fascism: Rule by Consensus» Capitalism: The Unknown Ideal, [«El Nuevo Fascismo: Gobernando por Consenso»]

Leonard Peikoff, The Ominous Parallels, [«Los Paralelismos Ominosos»]

* * *

avatar
11 Hilo de comentarios
1 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo con más emociones
10 Autores de comentarios
iF Revista Digital Por Qué Uber Es El Mejor Ejemplo De Libre Mercado – AB MagazineIván Lorenzini MaassMIhaelaCésar GonzálezOmingod Autores de comentarios recientes
  Suscríbete  
Informarme de
Iván Lorenzini Maass

LA VERDAD ESPARCIDA EN CURICO (Ciudad provinciana de Chile): LA PRACTICA HISTORICA DEMOSTRO QUE EL MARXISMO SOLO ES CAPAZ DE ENGENDRAR SOCIALISMOS-BUROCRATALES…LA HISTORIA SANA Y NORMAL NO AVANZA HACIA EL SOCIALISMO, AVANZA HACIA UN CLASEMEDIAISMO-PEDAGOCRATICO, Y EN LATINOAMERICA, SE HACE… Leer más »

MIhaela
MIhaela

Me gustaría preguntar cual es la razón por la que el socialismo se opone a la política social? Perdonar mis fallos gramaticales, no domino muy bien el castellano.

Ayn Rand

La gente no abraza el colectivismo porque ha aceptado una teoría económica falsa. Acepta una teoría económica falsa porque ha abrazado el colectivismo.

Objetivismo por temas

Glosario

Objetivismo en Facebook

Derechos del hombre

Objetivismo explicado en 2 minutos

Más visitadas