Fuerza

Archivado en: , , , 9 Comentarios

 

Sea lo que sea que esté sujeto a discusión, hay un acto de maldad que no puede estarlo, el acto que ningún hombre puede cometer contra otros y que ningún hombre puede sancionar o perdonar. Mientras los hombres deseen vivir juntos, ningún hombre puede iniciar – ¿me oís? ningún hombre puede iniciar – el uso de la fuerza física contra otros.

Interponer la amenaza de destrucción física entre un hombre y su percepción de la realidad es negar y paralizar sus medios de supervivencia; forzarle a actuar contra su propio juicio es como forzarle a actuar contra su propia vista.

Aquél que, sea cual sea su objetivo o intención, inicia el uso de la fuerza, es un asesino actuando en la premisa de la muerte de un modo que va más allá del asesinato: la premisa de destruir la capacidad del hombre para vivir.

No abras la boca para decirme que tu mente te ha convencido de tu derecho a forzar mi mente. Fuerza y mente son opuestas; la moralidad termina donde empieza una pistola. Cuando declaras que los hombres son animales irracionales y propones tratarlos como tal, estás con ello definiendo tu propio carácter y ya no puedes más exigir la aprobación de la razón – como no puede exigirla nadie a favor de contradicciones. No puede ser correcto el “derecho” a destruir la fuente de los derechos, el único medio de juzgar lo correcto y lo incorrecto: la mente.

Forzar a un hombre a ignorar su propia mente y a aceptar tu voluntad como un substituto – con un arma en vez de un silogismo, con terror en vez de pruebas, con la muerte como el argumento definitivo – es un intento de existir desafiando la realidad. La realidad le exige al hombre que actúe por su propio interés racional; tu arma exige que actúe contra él. La realidad amenaza a un hombre con la muerte si no actúa basado en su juicio racional; tú le amenazas con la muerte si lo hace. Lo colocas en un mundo donde el precio de su vida es la sumisión de todas las virtudes requeridas para la vida – y la muerte por un proceso de gradual destrucción es todo lo que tú y tu sistema conseguiréis, cuando a la muerte se le permite ser el poder que rige, el argumento decisivo en una sociedad de hombres.

Sea un asaltante que confronta a un viajero con el ultimátum: “La bolsa o la vida”, o un político que confronta a un país con el ultimátum: “La educación de tus hijos o tu vida”, el significado de ese ultimátum es: “Tu mente o tu vida” – y ninguna de ellas le es posible al hombre sin la otra.

# # #

Fuente:

“Discurso de Galt”, (en La Rebelión de Atlas)

# # #

definitivo ebooks 1

Publicado por: enero 8, 2015 12:23 am

9 Comentarios

9 Comentarios

  • Reason says:

    ¡Oh no! Realmente no hay nada que debatir con respecto a este tema Miguel. Solamente decidí escribir para dejar constancia de un evidente error por parte de Ayn Rand en este aspecto y la transgresión de moral en la que incidís todos aquellos que os neguéis a aceptar la evidencia disponible.

    Contar con vuestro apoyo o no es totalmente irrelevante en esta situación, pues la verdad no es el resultado de ninguna encuesta de opinión y seréis vosotros lo que pagaréis por cada una de vuestras numerosas faltas cometidas a lo largo de la vida, no yo. Como tampoco podría agradecer (lastimosamente) a pesar de mi marcada generosidad todo el tiempo invertido en vuestros elaborados mensajes filosóficos dirigidos a mi persona… Porque ni el grado de las evasiones ajenas ni los intentos de refutar algo que ni tan siquiera se ha alcanzado a identificadr me beneficia/beneficiará nunca en modo alguno.

    Es un hecho que nadie puede tener derecho a usar su libertad para limitar la de otros seres racionales o atentar contra sus valiosas vidas (pues sería una contradicción) si deseamos crear una civilización en la que el hombre pueda “sobrevivir” según su naturaleza y desarrollar por completo su evidente potencial… Como también lo son, a pesar de vuestras apasionadas negaciones, los efectos físicos, conductuales y/o emocionales (que puede llegar a ser permanentes) resultantes del abuso verbal.

    No hay cabida para el debate pues…

    Por eso puedo inferir sin miedo a equivocarme (y sin necesidad de pensamientos de segunda mano) que tanto el uso de la fuerza física como el de la mental/psicológica que tanto os cuesta asumir atenta contra la libertad de otros y/o puede hacer peligrar su vida. Razón por la cual el Estado sí debe inmiscuirse (como imperativo moral) y debería dejarse constancia en este apartado de tal hecho manifiesto.

    Gracias.

  • Miguel says:

    misión de proteger a las personas de la violencia, eso es el objetivismo, veo que tu no estás de acuerdo con ello.

    Pero no todas las acciones inmorales pueden ser castigadas por el Estado, porque entonces llegamos al totalitarismo dictatorial.

    Así, por ejemplo, para una persona el hecho de que otra persona le prometa matrimonio si esta no cumple, el Estado debería castigar al incumplidor porque según tu ha podido dañar la autoestima por medio de una ” fuerza psicológica de engaño sutil”, la evasión de la realidad la cometes tu.

    ¿ Quien determina en materia de ideas lo que son ideas buenas que pueden ser expresadas e ideas malas que son según tu caprichosas?.

    ” En tu primer párrafo has comenzado obviando el hecho constatado de que el conocimiento es contextual (¡qué oportuno para ti!), es decir, que la palabra “amoral” se emplea en un determinado contexto que has decidido ignorar y que refutar no tiene nada que ver con crear “hombres de paja” (una falacia lógica) que se puedan destrozar fácilmente alegando que se habían dicho cosas que en realidad no estaban allí. Brillante sin lugar a dudas:”

    Yo no he creado ningún hombre de paja, no se donde citas mi referencia al contexto, yo no he dicho que se pueda evadir el contexto, precisamente lo contrario, lo que he dicho es que el derecho tiene un contetxo social y que ese contexto exige poner en claro que las relaciones donde el Estado puede intervenir son etre dos o más personas, ahora bien, ahora hay que determinar qué son los derechos, para qué se tienen y porqué el Estado tiene que protegerlos y cuáles tiene que proteger, yo no he evadido contexto alguno.

    ” a realidad, creando una descarada racionalización que pretendes hacer pasar por un razonamiento para conseguir que sea aceptada por todos aquellos que crean oportuno leerte.

    Refutar implica comprender, no lo olvides y tiene como requisito entender a qué hecho de la realidad hacen referencia las palabras o conceptos empleados… De lo contrario corres el riesgo de cometer un error garrafal, como es el afirmar sin pudor de ningún tipo, que el abuso verbal, el acoso y el hostigamiento (así como sus efectos y las diferencias con respecto a la persuasión) no existen para su merced. ”

    Señor Reason yo no he afirmado que no existan diferencias entre persuasión racional e insulto, he dicho que no constituyen fuerza violatoria de los derechos individuales, es usted el que obra con evidente mala fe al tergiversar lo que yo he dicho, usted es un irracional a pesar de que se pone el nick de confeso, yo se perfectamente cuáles son los conceptos que usted está utilizando.

  • Miguel says:

    En fin, no se a quien iran dirigidas las críticas, pero desde luego yo no acepto la letra de Ayn Rand acríticamente, eso sí que es una declaración gratuita que queda muy bien cuando a uno lo refutan y pretende contratacar diciendo que los disertantes están empleando el mimso pensamiento que Rand.

    Vamos a ver, la violación de derechos individuales que es la única función que el Estado puede tener si uno se considera alguien racional y no un bárbaro, o sea alguien que cree el Estado puede usar la fuerza por cualquier motivo que considere bueno.

    Los derechos individuales son la vida, la libertad y la propiedad, pues bien, los insultos, el sarcasmo, las voces etc no violan esos derechos, el derecho a la vida solo se viola cuando uno ataca físicamente a sujeto pretendiendo matarlo o mutilarlo, está la vida y un derecho derivado que es la integridad física, la libertad es el derecho a actuar según tu juicio, ese derecho solo puede ser violentado cuando las acciones y las ideas de uno están sujetas a censura violenta o a amenaza de violencia física, es muy claro en la realidad.

    Para que lo veas y te convenzas de aquí nadie repite acríticamente lo que dice Rand, o al menos nadie que sea racional.

    Si alguien te dice que o dejas de pensar así y dejas de actuar así sino te voy a meter en la cárcel con policías o voy a expropiarte o voy a matarte, o voy a golpearte etc ciertamente ahí sí te están violentando tu libertad. Y luego está la propiedad que para el presete argumento no es relevante su discusión.

    Las amenazas psicológicas, las presiones psicológicas, los insultos de los que hablas, no violentan el derecho a la libertad, una persona puede seguir obrando conforme a su propio juicio y desde luego el Estado no es quien para intervenir preservando la autoestima de la gente que no es suficientemente racional y orgullosa de sí misma como para responder a los sarcamos, voces e insultos como lo que se merecen con ignorancia, mientras una persona no invada físicamente tu espacio de libertad por medio de acciones físicas no te puede quitar la libertad.

    ¿ Donde pondríamos el límite, qué expresiones se considerarían lesivas de los derechos individuales, ?el Gobierno tendría un amplio campo porque todos alguna vez hemos escuchado expresiones que pueden ofendernos.

    ” Al hombre que alegue que insultar, acosar o gritar es parte de su libertad, al hombre que afirme que está en su derecho el expresarse sin ataduras (mediante el uso del lenguaje ofensivo dirigido a otros) le contesto gustosamente y sin ningún tipo miedo que nada tiene que ver libertad de expresión con libertinaje, necesidad con capricho… Y que si él cree tener derecho a relacionarse con otros seres racionales de esa manera, a usar su voz a su antojo del modo que más le guste, ellos podrían alegar perfectamente (siguiendo su estilo) que ellos también tienen derecho a escuchar solamente aquello que deseen y a usar sus oídos del modo que más les agrade.”

    Bien aquí en este caso, lo que hay que decir es que nadie tiene derecho a controlar la mente de nadie y por ende yo no tengo un derecho a silenciar a las personas que digan cosas que no me gusten o que yo considere atentatorias contra mi autoestima, eres tu el que estás evadiendo la realidad y dado que pretendes pronunciar un juicio moral te diré que entonces eres malvado o eso o no comprendes verdaderamente lo que son los derechos individuales.

    Los derechos se establecieron originalmente para proteger al hombre del uso de la fuerza por parte de otros, pero lo que tu estás diciendo es que si una persona es incapaz de protegerse racionalmente de las irracionalidades ajenas que no implican violencia física contra ellas o sea coacción, entonces debe ser protegida a expensas de la libertad de expresarse.

    La cuestión es que la gente sí tiene derecho a los caprichos que estime oportunos si no violan los derechos de los demás, otra cosa es que moralmente sean reprobables, pero el Gobierno tiene la…

  • Reason says:

    Sé perfectamente lo que dijo Ayn Rand con respecto a la fuerza física, he leído varios libros de ella y conozco desde hace bastante tiempo el Objetivismo. Como también sabía que recibiría este tipo de respuesta a mi mensaje… Todo originalidad.

    Es obvio que es más simple recitar lo afirmado por una señora como Ayn Rand (una genio) que pensar por uno mismo por miedo a no ceñirnos a sus palabras y quedar en evidencia… Una curiosa actitud que atenta precisamente contra aquello que creéis defender: la esencia del Objetivismo.

    En tu primer párrafo has comenzado obviando el hecho constatado de que el conocimiento es contextual (¡qué oportuno para ti!), es decir, que la palabra “amoral” se emplea en un determinado contexto que has decidido ignorar y que refutar no tiene nada que ver con crear “hombres de paja” (una falacia lógica) que se puedan destrozar fácilmente alegando que se habían dicho cosas que en realidad no estaban allí. Brillante sin lugar a dudas:

    “Realmente Ayn Rand erró al afirmar que solamente la “fuerza física” es amoral, que es el único modo de paralizar la mente de otro hombre (su facultad de supervivencia) y/o llevarlo a la muerte.”

    Es evidente a qué me refería… A que Ayn Rand erró al afirmar que solamente la fuerzá física es el único modo de paralizar la mente de otro hombre, que solamente la fuerza física es un “modo amoral de relacionarse con otros seres racionales” porque aceptar esto exige aceptar también una flagrante contradicción: que el hombre es un saco de carne carente de la facultad de raciocinio.

    Igual de evidente que los hechos que respaldan mi postura, que son los mismos que Ayn Rand no ha captado (a pesar de su gran intelecto) y que gran parte de los Objetivistas han decidido evadir descaradamente como se puede observar en tu caso.

    http://www.ehowenespanol.com/efectos-del-abuso-verbal-como_34982/

    Desde el momento que se niega una evidencia no es a tu adversario a quién destruyes/pretendes destruír querido amigo Objetivista, ¡oh no! Es a la mismísima Realidad, a la Razón que tanto dices amar y al resultado de su uso: el Pensamiento.

    Porque cuando se cede ante el capricho de “no querer ver” cualquier hecho carecerá de sentido y todo razonamiento (por estar basado en los mismos) se volverá estéril y carente de sentido, se tornará inútil.

    “No existe la Fuerza Mental o Psicológico”, dices jugando a evadir una parte de la realidad, creando una descarada racionalización que pretendes hacer pasar por un razonamiento para conseguir que sea aceptada por todos aquellos que crean oportuno leerte.

    Refutar implica comprender, no lo olvides y tiene como requisito entender a qué hecho de la realidad hacen referencia las palabras o conceptos empleados… De lo contrario corres el riesgo de cometer un error garrafal, como es el afirmar sin pudor de ningún tipo, que el abuso verbal, el acoso y el hostigamiento (así como sus efectos y las diferencias con respecto a la persuasión) no existen para su merced.

    http://www.ehowenespanol.com/efectos-del-abuso-verbal-como_34982/

    Pero no temas querido amigo, no necesitas recurrir a este tipo de tretas para conseguir alcanzar tu objetivo (defender tu dogma) pues ya juegas con la gran ventaja de que gran parte de los que aquí participan negarán u obviarán cualquier comentario de este tipo que no siga la senda preestablecida por su maestra. Todo sea por no sentirnos mal con nosotros mismos y no asumir nuestra incapacidad de ser intelectualmente independientes…

    Si nos ponemos en plan quisquilloso y comenzamos a jugar a los “analistas lingüísticos” te pediría por favor que jugásemos también a ser coherentes y empezar a leer con idéntica actitud muchas de las cosas dichas por la mismísima Ayn Rand.

    Pero entonces ya jugaríamos en otro campo, ¿verdad? Y tendríamos que hablar de por qué muchos se adhieren a Objetivismo buscando precisamente evitar aquello que esta Filosofía nos anima a hacer: a pensar…

    • godmino says:

      OK, gracias por comentar. Creo que he entendido tu posición. Dejemos que los lectores lleguen a sus propias conclusiones sobre tus comentarios. Saludos.

    • godmino says:

      Sr. o Sra. que te identificas como “Dr. Razón” en inglés: para que veas tu error al acusarnos de ser un montón de borregos impensantes siguiendo ciegamente a una diosa cuyos errores sólo tú eres capaz de entender, vamos a ser flexibles y rechazar temporalmente las enseñanzas de Objetivismo para darte la razón en una cosa: tus condescendientes, arrogantes, insultantes y descaradamente sarcásticos comentarios no sólo no añaden nada a este foro, sino que además constituyen un uso de la “fuerza mental o psicológica” contra nuestros lectores, por lo cual en defensa propia y para no tener que recurrir a la autoridad competente te invitamos a que prosigas tu camino hasta que encuentres a quien pueda interesarle publicar las estupideces que vomitas.

  • Miguel says:

    No estoy de acuerdo con Reason, el insulto, las voces, y los comportamientos irracionales que tengan por objeto minar la autoestima de una persona sin mediar uso de fuerza física o engaño que se traduzca en perjuicio patrimonial, ( el engaño que no se traduce en perjuicio patrimonial como por ejemplo decirle a una persona que la amas y que deseas casarte con ella y luego no cumplir con el matrimonio prometido no es uso indirecto de fuerza o fraude), no son uso de la fuerza física, son inmorales por supuesto porque todo lo irracional es inmoral y todo lo inmoral es irracional, y lo racional es contrario a lo irracional, y lo moral a lo inmoral, luego lo racional es lo moral y lo moral es racional, evidente eso, pero una cosa es que sea inmoral por irracional esas presiones psicológicas y esas vejaciones verbales, y condenables moralmente para toda persona racional y objetivista, y otra cosa muy distinta es que el Estado pueda impedir dichas manifestaciones que entran dentro de la libertad de expresión porque no se está poniendo en peligro los derechos individuales de nadie, como bien dices, uno tiene la libertad de no escuchar o de alejarse de esa persona, como dijo Rand: Los derechos son una sanción de libertad en un contexto social, es decir, el derecho tiene como misión primordial garantizar la libertad de tu cuerpo y mente para actuar protegiendote del uso de la fuerza por parte de otros, que es lo único que puede paralizar tu mente y en consecuencia poner en peligro tu vida, pero los insultos no impiden que tu puedas vivir tu vida con libertad y por ende el Estado no puede inmiscuirse en ello.

    ahora bien, una cosa es eso, y el insultante tiene derecho de libertad de expresión, pero no tiene derecho moral a proferir insultos como lo tiene nadie para perseguir contradicciones, pero lo que el Estado ampara al no prohibir la expresión de los insultos y al impedir que un sujeto privado pueda tomar represalias violentas contra el insultante es que esa persona tiene derecho a a libertad de expresarse sea cual sea el contenido de dicha libertad, es decir, sin tener en cuenta el mensaje concreto expresado, pero por supuesto nadie puede conceder a una persona sanción moral por el insulto o la llamada ” agresión psicológica o verbal” y el Estado no protege eso lo que protege es la expresión sea cual sea el contenido de lo expresado.

    Dado que puedo presuponer un error de conocimiento por tu parte, Reason, diré que realmente un objetivista no evade el contexto al confundir moralidad en un contexto individual con moralidad en el contexto social, todo derecho protege una acción moral y castiga una inmoral, pero no toda acción inmoral es castigada por el derecho, si asi fuera entonces cualquiera podría alegar la supresión de las ideas que a uno no le gusten porque atentan contra su propia estimación social y psicológica y de ahí a la censura gubernamental solo habría un paso, por ejemplo las caricaturas de mahoma o en un snetido contrario, una persona podría reclamar su libertad de expresión en un periódico en contra de la línea editorial del propietario alegando que si no este está condicionándolo psicológicamente.

    Como Ayn Rand dijo en La Virtud del Egoísmo: La libertad de expresión no concede un derecho a tener una llave maestra para el ladrón que quiere robarte, o un cuchillo para que el asesino se exprese en tu cuello. Lo que hay que tener en cuenta es el concepto de fuerza y de derechos individuales para saber cuando ha de intervenir o no el Estado.

  • Reason says:

    Realmente Ayn Rand erró al afirmar que solamente la “fuerza física” es amoral, que es el único modo de paralizar la mente de otro hombre (su facultad de supervivencia) y/o llevarlo a la muerte.

    Pues presuponer que el pensamiento del hombre solamente puede verse paralizado por la “fuerza física” exigiría aceptar también una flagrante contradicción: que éste es un amasijo de carne carente de la facultad de raciocinio.

    La razones esgrimidas para condenar la “fuerza física” son las mismas que nos permiten condenar la “fuerza mental o psicológica” (el abuso verbal, el hostigamiento, el acoso…): hace peligrar la vida del hombre atentando contra su libertad y tiene efectos tanto físicos como psíquicos que pueden acabar en muerte y/o dañar a la persona de por vida.

    El hombre necesita su cuerpo y su mente para sobrevivir, es un hecho, necesita pues que estos sean “de su propiedad” y por lo tanto nadie, y digo nadie, puede tener derecho a dañarle física ni psicológicamente, a acosarle o a controlar su vida por medio de la coacción bajo ningún pretexto.

    Al hombre que alegue que insultar, acosar o gritar es parte de su libertad, al hombre que afirme que está en su derecho el expresarse sin ataduras (mediante el uso del lenguaje ofensivo dirigido a otros) le contesto gustosamente y sin ningún tipo miedo que nada tiene que ver libertad de expresión con libertinaje, necesidad con capricho… Y que si él cree tener derecho a relacionarse con otros seres racionales de esa manera, a usar su voz a su antojo del modo que más le guste, ellos podrían alegar perfectamente (siguiendo su estilo) que ellos también tienen derecho a escuchar solamente aquello que deseen y a usar sus oídos del modo que más les agrade.

    Ahora bien, para todo aquél que se atreva a negar este hecho alzando la voz y gritando a los cuatro vientos que la razón está de su lado mientras aplaude un postura que evade parte de la realidad le animo a informarse o a echarle un vistazo al siguiente link de los muchos que hay:

    http://www.ehowenespanol.com/efectos-del-abuso-verbal-como_34982/

    Estoy dispuesto a consentir errores de conocimiento, claro que sí, pero continuar con una postura que contradice la evidencia ya es una transgresión de moral. Algo imperdonable para un Objetivista…

    Respeto tanto el pensamiento como Ayn Rand por eso, como consecuencia, todo dogma o evasión descarada de un hecho solamente conseguirá de mi el más profundo de los desprecios…

    “Aprende a distinguir la diferencia entre errores de conocimiento y transgresiones de moralidad. Un error de conocimiento no es una falta moral, siempre que estés dispuesto a corregirlo; sólo un místico juzgaría a los seres humanos con el criterio de una omnisciencia imposible y automática. Pero una transgresión de moralidad es la elección consciente de una acción que sabes que es mala, o una evasión voluntaria de conocimiento, una suspensión de la vista y del pensamiento. Lo que no sabes no es una imputación moral contra ti; pero lo que rehúsas saber es una cuenta de infamia creciendo en tu alma.”

    • godmino says:

      No sé a quién van dirigidos tus comentarios, pero contienen un equívoco. Ayn Rand nunca dijo (ni diría) algo como: “sólo la fuerza física es inmoral”.

      Lo que sí dijo es que iniciando la fuerza física es la única forma de violar los *derechos individuales*, y eso está demostrado para quien quiera mirar la realidad y entienda el concepto de derechos individuales. Esta es la cita exacta: “Un derecho no puede ser violado más que por la fuerza física. Un hombre no puede privar a otro de su vida, ni esclavizarlo, ni impedirle buscar su felicidad, si no es usando la fuerza contra él. Siempre que se le obligue a un hombre a actuar sin su propio consentimiento libre, personal, individual y voluntario, su derecho ha sido violado.”

      No existe lo que llamas “fuerza mental o psicológica”. Puede haber mil personas durante un mes insultando a un individuo y no estar violando sus derechos. (Las amenazas de fuerza física las consideraríamos como lo que son, un aviso de que en efecto habrá fuerza física, por lo tanto sí serían una forma de violar derechos.)

Previous Post
«
Next Post
»