Votar

Archivado en: , , , 13 Comentarios

 

El derecho a votar es una consecuencia, no una causa primaria de un sistema social libre; y su valor depende de una estructura constitucional que implemente y estrictamente limite el poder de los votantes; el dominio de una mayoría ilimitada es un ejemplo del principio de la tiranía.

+ + +

Un voto mayoritario no es la validación epistemológica de una idea. Votar es simplemente un mecanismo político correcto – dentro de una esfera de acción estricta y constitucionalmente limitada – para elegir los medios prácticos de implementar los principios básicos de una sociedad. Pero esos principios no están determinados por votación.

+ + +

Los derechos individuales no están sujetos a voto público; la mayoría no tiene derecho a votar para quitarles los derechos a una minoría; la función política de los derechos es precisamente proteger a las minorías de la opresión de las mayorías (y la menor minoría en la tierra es el individuo).

+ + +

Los ciudadanos de una nación libre pueden no estar de acuerdo sobre los procedimientos legales o los métodos específicos de implementar sus derechos (que es un problema complejo, el ámbito de la ciencia política y de la filosofía de la ley), pero sí están de acuerdo en el principio básico que ha de ser implementado: el principio de los derechos individuales. Cuando la Constitución de un país deja a los derechos individuales fuera del alcance de las autoridades públicas, la esfera del poder político queda seriamente restringida; es así como los ciudadanos pueden, de forma segura y adecuada, estar de acuerdo en acatar las decisiones del voto de la mayoría, dentro de esa esfera limitada. Las vidas y los bienes de las minorías o de los que disienten no están en juego, no dependen del voto y no están amenazados por ninguna decisión que pueda tomar la mayoría; ningún hombre y ningún grupo tiene un cheque en blanco de poder sobre los demás.

# # #

Fuentes:

“The Lessons of Vietnam,” The Ayn Rand Letter, III, 24, 3

 “Who Is the Final Authority in Ethics?” The Objectivist Newsletter, Feb. 1965, 8

 “Collectivized ‘Rights,’” The Virtue of Selfishness, 104

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: Noviembre 25, 2015 12:32 am

13 Comentarios

13 Comentarios

  • Valentino says:

    ¿Por qué rinde su razón el hombre corriente?
    “Ignota, nulla curatio morbi”
    Primun vivere, deinde philosophari.
    Ah, hola. Disculpad que entre así de sopetón, pero ha sido sin pensar abducido por los latinajos que me preceden. Seguid, seguid. Yo ando por aquí ocupado en comprender lo que manifiesta el calcaneo izquierdo a las objeciones del calcaneo derecho. Muy atento a ambos para corregir la postura del body, hacia el equilibrio. Respiro y me piro. Ya volveré. Un abrazo. Salud.

  • Miguel says:

    Pero es que objetivismo no es anarquismo, y votar en un Estado libre y racional no es una contradicción, lo que es una contradicción es votar a partidos colectivistas y ser objetivista.

  • Guido says:

    La existencia de dos partidos políticos objetivistas, lógicos y racionales es una contradicción en términos. Sería decir que existen dos realidades. Votar es elegir entre dos realidades. Cualquier anarco-individualista rechaza la idea del voto. El voto es necesariamente el origen de la dictadura de la mayoría (o sea, la democracia).

  • Miguel says:

    La Rebelión de Atlas es el mejor libro de ficción y de no ficción de la historia, recientemente he adquirido la edición de lujo de Atlas con el fin de tener el placer de leerlo en fomarto estándar y no bolsillo, y el prológo del director de la traducción, Fred Kofman, menciona en el prólogo a dicha edición que Ayn Rand se volcó creativamente durante cerca de 13 años para elaborar dicha novela y tardó 3 años en pergueñar el discurso de John Galt, y sin duda es un logro sensacional.

    He leído aparte de Atlas algunas otras grandes novelas filosóficas de la literatura y algunas otras de reciente publicación que tienen cierto tono intelectual, pero no se acercan ni de lejos a Atlas, esas novelas a menudo tienen insertos discursos filosóficos de cierto calado e interés, pero Atlas no es solo eso, es que Atlas a lo largo de todas sus páginas es pura filosofía, no hay nada dejado al azar en la novela, ningún párrafo estúpido ni vulgar, sino que a lo largo de las más de 1100 páginas Rand sabe mantener el elevado nivel de exigencia que ella misma se autoimpuso, pero no sólo eso, sino que creo que hasta ella sólo Platón hace más de 2500 años ha podido combinar filosofía y ficción de una forma tan magnánima.

    No es que los discursos abstractos tengan un elevado nivel intelectual y sean iluminadores, sino que además ella sabe integrar perfectamente cada discurso con la trama de forma que nada queda suelto, los tres discursos que Francisco da a Rearden son necesarios en la trama para influir en la conducta de este último y para ganarse la confianza racional por parte de este último hacia el primero, todos ellos se dan en el momento adecuado. Pero además uno puede comprobar cómo la trama central de la novela se integra perfectamente con todas las subtramas que a lo largo de la novela se contienen y todas integradas avanzan hacia el final con un propósito central.

    Las descripciones de los paisajes son alegorías visuales de los principios y tendencias filosóficas que dominan en ese momento de la trama, por ejemplo, compárese el paisaje soledado del capítulo VIII de la Primera Parte, La Línea John Galt, con la descripción lúgubre que se da en el Capítulo V, Los guardianes de sus hermanos, todos ellos signo indicativo de las muy diferentes tendencias filosóficas predominantes en ambos y del curso de acción seguido por los personajes de la trama.

    Y no sólo eso, sino que leyendo La Rebelión de Atlas uno está percibiendo en la acción la aplicación de los principios filosóficos que la autora introduce, es un libro que debería ser como digo de estudio obligatorio en las facultades de derecho, de historia, de filosofía, de psicología, de economía y por supuesto de literatura de todo el mundo, porque es increible como Ayn Rand pudo en una novela condensar lo esencial de cuestiones tan complejas en multitud de materias tan dispares y lo increiblemente culta que era, pero poder concentrar lo esencial de esas materias es un logro superlativo: por ejemplo, sus análisis sobre los decretos y las leyes no objetivas que hace a lo largo de toda la novela es magistral, y gracias a la lectura de su novela mis capacidades para analizar el derecho y las leyes se incrementaron sensiblemente, y me soprendió muchísimo no sólo leyendo Atlas sino algunos de sus libros de no ficción, que ideas que otros autores desarrollaban en párrafos larguísimos que muchas veces no recogía bien la idea central, Ayn Rand los concentraba en pocas líneas.

    Su definición y demostración de lo que es la justicia es magistral, nadie hasta entonces ha captado mejor que Ayn Rand lo que es la justicia, y decía Hans Kelsen en sus obras, y todos los profesores de derecho que he tenido en la facultad. que nadie ha conseguido jamás definir exactamente lo que es la justicia ni poder darnos una aplicación práctica de la misma, cuando Atlas se dedica a lo largo de toda la novela a mostrarnos qué es la justicia a través de Rearden.

    Y no sólo eso, sino que Ayn Rand contiene la clave para la solución de muchos problemas jurídicos que hasta ahora la ciencia del derecho considera insolubles, ciencia jurídica que se construye actualmente sobre la base del filósofo alemán Inmanuel Kant. Después de Atlas, quien comprenda esta novela no podrá comprender las estupideces que se dicen hoy día y que pasan por ser verdades absolutas.

    Por ejemplo, cuando James Taggart o Floyd Ferris dicen que todos nos aprovechamos de los inventos ajenos y que por ende nadie inventa nada, cuando leí esa frase me acordé de que constantemente eso es lo que decían bastantes profesores de Derecho que yo conocía y algunos alumnos cuando hablaban de las patentes y de su abolición. [Y lo que ahora, en 2012, le ha dicho el presidente Obama a los americanos: “You didn´t build that”, tratando de convencerles de que la contribución del individuo no cuenta, sólo la del colectivo. — nota de Objetivismo.org]

    O la cuestión de la fábrica infernal y el lema “De cada quien según su capacidad, a cada cual según sus necesidades”, que describe perfectamente el absurdo inhumano del marxismo.

    Después de leer Atlas uno no puede comprender cómo la mayoría de la gente acepta creencias que son estúpidas y absurdas.

    El único defecto que le encuentro a Atlas es que una vez que uno asimila su contenido ya es imposible pensar que uno va a leer algo mejor, y además me da la impresión de que La Rebelión de Atlas te atrapa mentalmente y ya deja de ser posible apartarse de las ideas que Atlas sostiene y demuestra con lo cual que me pasa lo mismo que le pasaba a Rothbard, que la “independencia de tu mente” se ve en cierto modo coartada, aunque por otro lado, Atlas te da una lucidez mental que ningún otro libro de ideas consigue; es imposible una vez que uno lo lee con atención y buscando respuestas racionales decir que no a lo que Atlas contiene. Pero además la mayor influencia que tiene el libro es la de enseñarte a pensar bien; después de la lectura de Atlas mi capacidad de analizar temas que antes me resultaban difíciles e incomprensibles ahora me resultan sencillos de analizar, es increible que una novela pueda lograr todo eso pero es cierto, y es un tópico reiteradísimo decir que Atlas te cambia la vida, pero es rigurosamente verdadero, aunque en mi caso más bien ha sido redescubrir en mí un sentido de la vida que creía sepultado y me supuso la respuesta a muchos interrogantes de mi vida hasta ahora. Después de leer Atlas por segunda vez hice una reevaluación de muchos sucesos de mi vida y los examiné a la luz de los nuevos conocimientos que adquirí y no sé si a otros les ha pasado lo mismo que a mí, pero esa es mi experiencia con Atlas.

    Qué pena que la mayoría de los comentarios que uno lee por ahí o bien son de detractores o bien los que han apreciado esa novela simplemente se quedan en la superficie de la misma y dicen que es sólo una buena novela liberal, pero no son capaces de analizar el profundo significado que Atlas tiene y que no se circunscribe a lo político.

  • Miguel says:

    Sí, Evarey tiene cierto talento `para la poesía, me recuerda a aquella escritora que en La Rebelión de Atlas, en el capítulo de La Atlántida, es presentada por John Galt a Dagny como, esta pescadora es una escritora convencida de que cuando se manejan palabras se pone en movimiento la mente.

    Interesante y muy mordaz esa Evarey, me gsuta esa forma particular de presentar las ideas, poesía objetivista.

    • godmino says:

      Miguel, es un excelente cumplido a Evarey: no sé si lo sabías pero el personaje que citas de La Rebelión de Atlas es el avatar de Ayn Rand, es ella misma, una escritora con una descripción física idéntica a la autora del libro. Es uno de los muchos toques de humor en la novela, a este Ayn Rand se refería como a “su momento Hitchcock”.

  • Miguel says:

    Lo que dice Adán, es que la Constitución está hecha por individuos y que unos pueden discrepar en cuanto a cómo implementar los derechos individuales, porque pueden existir diversas maneras de aplicarlos en la práctica e incluso la posibilidad de equivocarse, y dado que como todo hombre racional debe guiarse para la acción por su juicio y no por el de otro, pues Adán invoca a John Galt, cuando dice que una mente independiente no acepta los veredictos de los demás como sustitutos de su juicio, entonces él considera que un Gobierno de individuos podrán tener un juicio acertado o erróneo pero que al fin y al cabo es su juicio que no tiene porqué ser distinto al de Adán, y que entonces él pretende hacer justicia para sí mismo guiándose exclusivamente por su propio juicio sin reconocer ninguna otra autoridad, y considera que las Leyes y el Gobierno no pueden ser objetivos porque cómo están hechas por individuos entonces si bien pueden estar ellos en lo cierto, no puede haber en la realidad individuos que tengan derecho a imponer por la fuerza su juicio sobre el de los demás y a indicar cuál es el mejor modo de hacer justicia, pues si se somete al juicio o veredicto de otro, se llame Juez o legislador estaría abdicando de su propia mente y entregándosela ciegamente a los demás.

    Pienso que he transcrito perfectamente lo que Adán sostiene en esta materia, pero yo digo que salvo que un Gobierno se muestre manifiestamente tiránico o que un agente del Gobierno sea muy corrupto y no quede otra salida valorada desde el punto de vista racional hay que hacer lo que decían los Padres Fundadores de Norteamérica, indignarse, rebelarse pacíficamente y combatir intelectualmente y solo cuando el grado de opresión sea tal que devenga insoportable la vida en sociedad, por ejemplo un gobierno mafioso que se dedicase a matar indiscriminadamente a los ciudadanos o a robar masivamente las propiedades de la gente, ( y no me refiero naturalmente a los impuestos que son extorsivos sino a ocupar físicamente propiedades que revelen que el derecho de propiedad sea ya vulnerado no parcialmente sino totalmente), es decir cuando el Gobierno esté a un paso del totlitarismo o del gansterismo abierto es cuando uno recupera su derecho a usar la fuerza para defenderse de esas agresiones porque el Gobierno está ya abdicando de toda autoridad y de toda Ley y deviene criminal a cara descubierta.

    Pero a diferencia de Adán yo estimo que mientras exista una legalidad y una justicia que se respeta aunque sea en parte, sin ser un país totalmente libre, pienso que no hay que usar la fuerza coactiva contra la gente para resolver los delitos o los conflictos, otra cosa distinta es que si apruebe cosas como el mercado negro para escapar de la voracidad fiscal del Estado eso es correcto y moral hacerlo, o tratar de evadir tributos también lo es, pero teniendo un procedimiento legal que castiga robos, homicidios y asesinatos es barbárico que uno decida usar la violencia a discreción básicamente porque pienso que aunque una persona haya cometido un crimen esta tiene derecho a recibir un trato civilizado y una oportunidad de defenderse procesalmente aunque todas las pruebas apunten inequívocamente en su contra, aunque exista ADN, le haya disparado a bocajarro a alguién de día y delante de multitud de testigos etc, sino volveríamos a la los linchamientos de la Edad Media o a la época anterior a Roma, donde eran los clanes y grupos privados de individuos los que por medio de venganzas sangrientas hacían justicia.

    Por eso yo no soy anarquista y soy minarquista, porque el Gobierno con todos sus errores y sus potenciales peligros, o sea siendo un servidor peligroso y un amo terrible como diría Gegorge Washington, creo que en términos de interés propio es siempre mejor que exista una cierta seguridad jurídica y legalidad a tener que depender de la buena voluntad de todos los individuos, y aunque los agentes del gobierno sean individuos y puedan usar su voluntad arbitrariamente normalmente son personas dispuestas a obedecer las Leyes y no van por lo general a comportarse arbitrariamente, si lo hacen ya es libre decisión de cada individuo el usar la fuerza para defenderse de los agentes del Gobierno porque en ese momento dejan de actuar como agentes gubernamentales y a convertirse en vulgares criminales.

  • Alphacolumbia says:

    “Otros luchadores por la libertad, ven que la constitución no es nada cuando se da a unos el derecho a interpretarla y a otros no…”

    Evidentemente, el concepto de constitucion es ambiguo.
    No es lo mismo una constitucion fascista que una constitucion Objetivista.

    Si lo que te refieres es al concepto de constitucion Objetivista de los derechos individuales, me temo que mezclas conceptos como los derechos negativos, etc.

    no se trata de que “unos tienen derecho a participar en ella y publicarla y otros no”, no tiene nada que ver.

  • Anónimo says:

    En un contexto social tercermundista donde existe el derecho a votar por un representante que ejercerá el papel de presidente, incluyendo otros papeles como senadores, diputados, etc; en una sociedad en la que impera la ignorancia y manipulación mediática en la que se usan para que las personas voten -no informándose sobre los candidatos y sus propuestas, analizando cada una de ellas ejerciendo un voto consciente y racional- sino por conformismo, totalitarismo (“votaré por quien vote la mayoría”), y cualquier motivo irracional, convierte a una supuesta democracia en una tiranía. No lo había visto de esta manera, quieren cambiar las causas por sus efectos, una tiranía disfrazada de una república. Soy de México, acaban de realizarse las elecciones presidenciales que no fueron elecciones pues el candidato “ganador” obtuvo el 33% de los votos (si no más recuerdo) y se supone que el ganador es cuando tiene una votación de 50% +1. Además hubo compra de votos con dinero y hasta mediocres despensas lo cual refleja a personas que se venderían por una limosna, parásitos. Otros lo dan por favoritismo, esperando recibir un privilegio, como quien goza de las migajas. Y otros por simple ignorancia dejándose manipular por lo que dicen los medios de información como encuestas con datos falsos sobre quién encabezaba la preferencia, lo cual quedó demostrado al contar los votos habiendo grandes diferencias, incluso la empresa llamada “Milenio” pidió disculpas públicamente por ese error.

    Hubieron manifestaciones, pero con enfoques colectivistas lo cual convierte que la lucha esté perdida desde su comienzo. En fin, creo que para que exista una sociedad libre, los individuos o de menos la mayoría de ellos deben tener un nivel de conocimiento y consciencia respecto a la política, mientras muchos prefieran vender su voto y/o dejarse manipular, sólo habrá una sociedad esclavizada siendo los ciudadanos sus propios verdugos.

  • EvaRey says:

    Entre hueros anda el juego desde tiempo inmemorial.
    No en vano son mayoría los hueros. Porque lo común es nacer huero.
    (Porque una, otra y otra vez, continuamente reproduciéndonos
    como animal trabazón embriagante de la maraña,
    sin conciencia creativa alguna; tan insensato apareamiento
    solo genera hueros, hueritos, hueros.)
    El universo huero es ingenioso, sensiblero, bestial y voluntarioso.
    Es incompatible con la racionalidad. Y solo la dejadez del ser
    humano en utilizar esta capacidad mantiene tan monstruoso
    y viejón ingenio. Ahí seguimos. Así nos va. Con el truco del disfraz,
    el fraude de los trampantojos, mitos, tabúes, secretos,
    y la administración vertical del miedo animal para sobrevivir
    en el tinglado social de rebaños, cuadrillas, tropas, iglesias, familias,
    que hemos organizado con tanto ingenio, imponiendo
    como piedra angular y basamento comunal de todo
    el universo huero, el credo del sacrificio por los demás.
    Para lo cual, desde luego, se exige no pensar.
    (O pensar bien repoquito y solo lo autorizado.)
    ¡Razonar, ya ni te cuento!

    (Debo parar un momento, dirigirme a la webcam y leer un breve texto.
    Hete aquí. (Me atuso el pelo y carraspeo.) Digo: Por entre unas matas,
    seguido de perros. Hecho.)

    Y así, aunque nazcas un buen huevo, un huevo íntegro,
    entero, con vida dentro para seguir creciendo autónomo,
    (Rara avis, te advierto, porque lo común es nacer huero.
    Y lo urgente abordar el tabú de la entrepierna.)
    Nazcas como nazcas pues, el universo huero que te acoge,
    ceniciento y seco, organizado con el único fin
    de la animal supervivencia, para protegerse de tí
    (del misterio que somos cuando nacemos),
    te inoculan el miedo tribal, el terrible miedo
    a vivir autónomo. Como dote inicial, la mascara
    de identidad, (IP) y enganche a la atmósfera mental
    huera, sentimental y dual del Nosotros y los Otros.
    De lo blanco y de lo negro. Permitido, prohibido.
    Para protegerte. Para que te sientas un huero más,
    normalizado. De nosotros. De los nuestros.
    Recibes la máscara para que olvides todo
    atisbo de mas vida, creas en la comunal verdad
    secular y acates el bestial sacrificio por los demás
    para sostener el irracional enredo estúpido y enfermizo
    que te mantiene embrutecido mientras envejeces
    reproduciéndote insaciable y sin sosiego.
    De sopetón al inicio y con las dosis de recuerdo
    en toda relación social, en todo momento,
    se va fijando la atención -apetitos, deseos,-
    al clima mental dominante, común y compartido,
    para responder como está ordenado. Y ya está.
    Ya estás hecho. Sumisión a la mascara y a su importancia.
    Las personas y sus pleitos de la propiedad.
    La conciencia castrada. Todo el universo huero
    como colosal losa que te deja atrapada
    en lo tremendo. Et in Arcadia ego.

    Afortunadamente, si hay vida en ti para seguir creciendo,
    estimulará el uso de esa capacidad, casi inédita,
    que te hace pensar, reflexionar, razonar.

    Atender esa llamada y frecuentar el buen uso
    de la razón -razón que razona, fluye y aprende
    y asimila y adecua-, faculta para aliviar
    el irracional sufrimiento y evitar la provocación
    de tanto daño. Tanto divino enfado.
    Razonar nutre al ser. Así se crece.
    Requiere esfuerzo, sudor de la frente y
    dolor de corazón. Sensatez continua. Libertad. Vida.

    ¡Casi nada eh, mocoso! ¡Remover las bases de la locura!
    ¡Arramblar con todo! ¡Morir y resucitar, hermano!
    ¡Y sin algaradas! ¡Es tan íntimo y propio como un pedo!
    (No recuerdo masas de unísono pedorreo aliviante, sano.)
    ¡Y es tan simple como el control de esfínteres. Que ya sabemos!
    Recapitulemos.

    (Unos minutos musicales -chunda,chunda-, y volvemos.
    ¡Ay, señor, llévame pronto.)

  • Miguel says:

    Bien, veamos, el derecho a interpretarla supone que cualquiera puede hacer lo que le de la gana sin límite solo interpretándola.

    La Constitución es interpretable por todos los ciudadanos, ahora bien, el uso de la fuerza y los procedimientos tienen que ser aplicados por Jueces y policías, si quieres ser Juez puedes ingresar a ello, en una sociedad objetivista nadie te lo impediría.

  • AlphaColumbia says:

    “..El derecho a votar es una consecuencia, no una causa primaria de un sistema social libre..”

    Muy buen post.

  • Miguel says:

    Esencialmente correcto, el sufragio universal solo es válido cuando se trata de elegir a los Gobernantes, pero antes debe haberse establecido claramente en la Constitución el principio de respeto a los derechos individuales inalienables, vida, libertad, propiedad y búsqueda de la felicidad.

    Siempre recordando que en el derecho de propiedad se incluye la exclusión de la facultad ilimitada del Gobierno para establecer por Ley itributos e impuestos.

    Muchos defensores de la libertad no ven que sin la facultad de extender la tributación indiscriminadamente es imposible que el Gobierno pueda reprimir los derechos individuales, naturalmente eso no quiere decir que uno deba abdicar de su derecho a defenderse individualmente por el uso de la fuerza si es necesario en caso de que el Gobierno y sus agentes en ese momento no puedan hacerlo por ti.

    No veo ninguna restricción a la libertad y a los derechos por el establecimiento de un Gobierno semejante.

Previous Post
«
Next Post
»