Objetivismo.org

Los casos complicados generan malas protestas

Hay un viejo dicho en la profesión legal que dice: “Los casos complicados generan malas leyes”. Es una advertencia para no llegar a conclusiones generales o a reglas universales a partir de las circunstancias de casos extremos y poco comunes: las reglas que se aplican en casos normales no deben ser alteradas demasiado en un intento de cubrir los casos limítrofes que son ambiguos.

Una advertencia parecida debe aplicarse a los casos sensacionalistas que encienden esas protestas. Tales casos son en realidad bastante raros, y las historias a menudo son más complicadas de lo que los informes iniciales sugieren. Por eso sigo dos reglas básicas. La primera es tratar cada incidente como un caso individual con sus propias y únicas circunstancias, en vez de como un símbolo de alguna causa social más amplia. La segunda es la regla de las 72 horas: espera por lo menos tres días en un caso controvertido para dar tiempo a que puedan surgir más hechos reales. Eso es verdad incluso cuando hay un vídeo del evento. De hecho, es especialmente verdad en esos casos, porque la evidencia perceptual directa de un vídeo parece tan clara y tan obvia que puede hacer que saques conclusiones precipitadas sin siquiera sentir la necesidad de profundizar más en el contexto.

En este caso, tenemos un vídeo que muestra a un oficial de policía de Minneapolis inmovilizando a un hombre negro, George Floyd, colocando una rodilla en la parte posterior de su hombro y de su cuello para sujetarlo en el suelo. Floyd se queja repetidamente de que no puede respirar, y unos minutos después muere. Entonces, es obvio que el oficial de policía estaba asfixiándolo deliberada e cruelmente, ¿no?

Se ha vuelto como terminología estándar describir ese incidente como el “asesinato” de George Floyd. Lo están haciendo políticos y comentaristas tanto de izquierdas como de derechas. Es la forma como todos nos hacen saber que están en el “lado correcto” del asunto.

Excepto que no es tan obvio. Según el resumen de un fiscal, la autopsia oficial de George Floyd “no reveló ninguna evidencia física que respalden un diagnóstico de asfixia traumática o de estrangulamiento”, y atribuyó su muerte en vez de eso “a la combinación de efectos de estar siendo restringido, a posibles sustancias tóxicas en el cuerpo de Floyd, y a sus antecedentes problemas de salud, que incluían enfermedades del corazón”. Ahora bien, todavía es demasiado pronto, y esas cosas tal vez sean refutadas por hallazgos posteriores. (La familia de Floyd ha encargado su propia autopsia). Es posible que Floyd realmente fuese sofocado, pero de una manera que no dejó las indicaciones físicas normales. Considero que es mucho más probable que la restricción física por parte de la policía desencadenara o exacerbara un problema cardíaco subyacente, que fue lo que realmente mató a Floyd, y la falta de aliento no fue más que un síntoma de ese problema subyacente.

Hay alguna evidencia que corrobora eso. Echa un vistazo a un largo y exhaustivo informe del New York Times sobre el caso, que señala: “Incluso antes de que lo pusieran en el suelo bajo la rodilla del Sr. Chauvin, según la declaración del fiscal, mientras estaba parado de pie fuera del coche, el Sr. Floyd comenzó a decir repetidamente que no podía respirar”. Hay una posibilidad real, en otras palabras, de que Floyd ya había entrado en una especie de emergencia médica aguda incluso antes de que llegara la policía.

Si hay algo inquietante en el vídeo, es la insensibilidad de los policías, quienes no parecieron tomarse muy en serio la angustia física de Floyd, y esperaron algún tiempo después de que él estuviera inconsciente para llamar a una ambulancia.

Menciono todo esto porque se ha vuelto terminología estándar describir ese incidente como el “asesinato” de George Floyd. Lo están haciendo políticos y comentaristas tanto de izquierdas como de derechas. Es la forma como todos nos hacen saber que están en el “lado correcto” del asunto. Pero, por supuesto, nos están preparando, una vez más, con expectativas exageradas para los resultados de este caso. El policía que mantuvo a Floyd en el suelo, Derek Chauvin, ha sido acusado de asesinato en tercer grado, y la familia de Floyd está enfadada porque no está siendo acusado de asesinato en primer grado. Pero cuando sea procesado por este cargo, dado lo que sabemos hasta ahora, hay una muy buena posibilidad de que sea absuelto…, y entonces todos gritarán y aullarán rabiosamente por la injusticia del “sistema”, porque no estuvieron prestando atención a la evidencia.

Esto me recuerda sobre todo el caso de Eric Garner. Empieza con un hombre que es recordado como generalmente inofensivo, pero que ha vivido su vida principalmente al margen de la sociedad, de una forma que a menudo lo ha hecho entrar en contacto con la policía. Floyd tenía antecedentes de abuso de drogas y alcohol, y había cumplido una pena en prisión unos años antes por robo a mano armada. Luego es arrestado por algún delito relativamente menor y no violento: comprar cigarrillos con un billete falso de 20 dólares. (La falsificación es un delito grave, pero Floyd no era un prodigio intelectual del crimen. Un testigo recuerda que “la tinta aún estaba fresca” en su billete falso). Cuando se resiste al arresto (un testigo describe a Floyd como “terriblemente borracho” y “fuera de control de sí mismo”), es sujetado por la policía. En ese momento, muchos años de una vida dura lo alcanzan, y el tratamiento brusco se combina con un problema de salud subyacente para matarlo.

Por lo que yo veo, eso ciertamente no es un “asesinato”. Podría ser fuerza excesiva, y ciertamente podría ser negligencia. Sin embargo, por la forma como es capturado en vídeo, y por la forma como ese vídeo es presentado en las redes sociales, parece un asesinato brutal y deliberado por parte de la policía.

Es un caso complicado: parece aparentemente obvio, pero en realidad es confuso y ambiguo. Por lo tanto, no debería sorprendernos que todo el mundo reaccione de manera inapropiada, algunos por su propio sesgo o su propia indiferencia, y otros con una malicia deliberada.

# # #

Escrito publicado por Robert Tracinski el 2 de junio del 2020 en su blog The Tracinski Letter. La introducción al escrito completo lee así:

“Como si el 2020 no hubiera sido ya lo suficientemente desastroso, ahora podemos añadir disturbios raciales a la lista de plagas que están descendiendo sobre nosotros para castigarnos por nuestros pecados.

La violencia de la última semana, que alcanzó un pico de intensidad el pasado fin de semana, ha sido confusa, y sus orígenes son confusos. Voy a intentar aportar un poco de claridad”.

# # #


 

0 0 vote
Article Rating
Suscríbete
Informarme de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Ayn Rand

El hombre que le miente al mundo es un esclavo del mundo a partir de ese instante.

Glosario

Objetivismo por temas

Objetivismo en Facebook

Los socialistas prefieren el coronavirus al cambio climático

Objetivismo explicado en 2 minutos

Más visitadas

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x