Fraude

Archivado en: , , , 3 Comentarios

 

La rescisión unilateral de un contrato implica el uso indirecto de la fuerza física: consiste, en esencia, en que un hombre reciba valores materiales, bienes o servicios de otro, y luego se niegue a pagar por ellos, manteniéndolos por la fuerza (por la mera posesión física), no por derecho, es decir, quedándoselos sin el consentimiento de su dueño. El fraude implica un uso indirecto de la fuerza que es similar: consiste en obtener valores materiales sin el consentimiento de su propietario, bajo falsos pretextos o falsas promesas.

# # #

Fuente:

“La Naturaleza del Gobierno”, La Virtud del Egoísmo

# # #

definitivo ebooks 1

 

Publicado por: febrero 17, 2012 9:15 am

3 Comentarios

3 Comentarios

  • Miguel says:

    Israel yo soy jurista, te digo tampoco la rescision es lo que tu dices, la rescisión se produce por determinadas causas tasadas en la ley, y antiguamente en el derecho romano, la rescisión se producía en virtud de la llamada laesio enormis, o sea una lesión partimonial que la parte rescidente sufría en sus intereses particulares, actualmente en derecho español que es el del cual puedo hablar mejor ya que soy español, el artículo 1291 del Código Civil español establece cuales son las causas de rescisión, fuera de estas no cabe hablar de rescisión cuando un contrato pierde su eficacia jurídica por cualquier otra circunstancia.

    El término correcto sería resolución del contrato que es la privación de efectos jurídicos de un contrato a instancia de una, varias o de todas las partes de un contrato por cualquier circunstancia.

    Si una de esas circunstancias es la invalidez del contrato por adolecer de vicios legales entonces se llama nulidad o anulabilidad.

    Pero en lo que interesa el término correcto sería resolución, de todas formas, esta es una web filosófica y los conceptos que se emplean son los que generalmente emplearía un adulto que no gozase de conocimientos especializados en ciencia jurídica.

    Al respecto Ayn Rand en su libro Introducción a la Epistemología Objetivista hablö de las llamadas definiciones comunes y las definiciones especializadas, y decía Ayn Rand que filosóficamente la definición es válida si integra las unidades esenciales que diferencian y compendian las características existenciales que identifican al concepto definido con la realidad en el contexto de conocimientos de una persona que no posee conocimientos especializados en una materia.

    ahora bien, Ayn Rand hablaba de definiciones especializadas como aquellas que en determinados contextos, por ejemplo, una charla profesional entre personas que sean peritas en una materia especializada, por ejemplo, congresos de médicos o de juristas.

    Ella habló de ello a propósito de la definición de hombre como animal racional que sería la definición de hombre que puede ser aceptada en un contexto de conocimiento general y que es válida por cumplir con los requisitos objetivos que debe colmar una definición para que sea válida, y la definición de hombre como primate racional, que sería especializada, es decir, aquella que un contexto de un estudio entre especialistas es conveniente objetivamente emplear en lugar de la común.

    Pues bien, igualmente ocurre con los términos pueden ser o bien especializados o bien comunes.

    Por ejemplo, un médico puede hablar de trastorno patológico, pero si una persona usa el término enfermedad o mala salud no está usando un término más impreciso o erróneo si en ese conexto cognitivo se sabe lo que se quiere decir.

    Y en este caso estamos ante un contexto general donde Ayn Rand está hablando de filosofía política y moral y no es necesario realizar una precisión en términos jurídicos que por otra parte pueden incluso variar en distintos derechos, por ejemplo en derecho internacional público se habla por los franceses de forclusión, los ingleses de ” stoppel” y los españoles hablan de doctrina de inatacabilidad de actos propios para referirse a la obligación de los Estados de cumplir con los actos que ellos mismos unilateralmente se comprometen a realizar sin que puedan revocarlos o privarlos de eficacia por su voluntad unilateral. O sea no pueden echarse para atrás.

  • Israel says:

    El recibir bienes o derechos de otro y negarse a pagar por ellos no es rescisión, es incumplimiento de contrato. La rescisión se produce cuando, en un determinado momento de la relación contractual (y habiendo ambas partes cumplido sus respectivas obligaciones) una de las partes se desliga de esa relación antes de concluir el tiempo prefijado por las partes. Esa distinción es básica en el derecho latino, en el anglosajón y lo era, por supuesto, en la fuente de ambos, el derecho romano. Quien haya escrito este artículo no tiene muchos conocimiento jurídicos…

    • godmino says:

      OK, es cierto, gracias; estamos hablando de incumplir una obligación contractual. Dejemos esta discusión a los especialistas en derecho, aunque imagino que decir “rescisión *unilateral*” — o sea, voluntaria y sin que la otra parte esté de acuerdo — equivale a incumplimiento, y por lo tanto, si se hace de forma premeditada, a fraude.

Previous Post
«
Next Post
»