Polilogismo

Archivado en: , , , 4 Comentarios

 

polilogismo - Marx con mascara HitlerEl “polilogismo” es la doctrina de que no existe una lógica correcta – un único método correcto de razonar que necesariamente se aplica a todos los hombres – sino que existen muchas lógicas, cada una de ellas válida para algunos e inválida para otros. El polilogista divide a los hombres en grupos, afirmando que cada uno de esos grupos tiene, por naturaleza (o crea para sí mismo, por elección), su propio método distintivo de inferencia basado en sus propias y distintivas leyes lógicas, de forma que unas conclusiones que son completamente lógicas para uno de los grupos son completamente ilógicas para los otros . . .

Según la visión polilogista, no existe una lógica común o universal que pueda servir de norma objetiva y de árbitro cuando los hombres no estén de acuerdo. No hay forma de que miembros de grupos opuestos, con puntos de vista opuestos, resuelvan sus diferencias; es inútil apelar a los hechos o a la evidencia para hacerlo, puesto que las mentes que realizan el proceso de razonar obedecen reglas de pensamiento diferentes.

En la versión nazi del polilogismo. . . existe la lógica aria, la lógica británica, la lógica judía, etc., y cada una de ellas da lugar, respectivamente, a la verdad aria, la verdad británica, la verdad judía, etc. . . . El movimiento que por primera vez lanzó la doctrina del polilogismo de forma culturalmente influyente fue el marxismo. Conscientes del hecho que el comunismo no puede ser defendido por la razón, los marxistas procedieron a convertir la falacia ad hominem en una doctrina filosófica formal, alegando que la lógica varía según la clase económica de los hombres, y que las objeciones a la doctrina comunista pueden ser desechadas por ser expresiones de la “lógica burguesa”. De esa forma, el desprecio a un adversario sustituye al análisis de su argumento. . . . Kant es el verdadero padre del polilogismo, el primero de los grandes filósofos que oficialmente desgajó la lógica de la realidad. . . En cuanto a sus fundamentos, el polilogismo nazi, igual que el subjetivismo nazi, son simplemente formas de usar la pluralidad y el racismo a partir de la visión kantiana.

En realidad, el polilogismo no es una teoría de la lógica: es una negación de la lógica. El polilogista reviste a la “lógica” con un cierto carácter de revelación mística, y la convierte en su antítesis: en vez de ser el medio que les permite a los hombres validar objetivamente su conocimiento, la lógica se vuelve un instrumento subjetivo usado para “justificar” cualquier cosa que cualquier uno desee.

# # #

Leonard Peikoff, “Nazi Politics”, The Objectivist, Feb. 1971

# # #

definitivo ebooks 1

 

Publicado por: October 21, 2013 12:04 am 4 Comentarios

Comentar con:

4 Comentarios

4 Comentarios

  • JUAN ANTONIO says:

    Las premisas filosóficas y políticas del marxismo, y luego del leninismo, fueron totalmente erróneas. Marx pensaba que la lucha de clases era el motor de la historia, luego Lenin profundizó en el tema,y en su libro El Estado y la Revolución, preconizó la necesidad de la dictadura del proletariado, como fase necesaria y previa a la llegada del comunismo. Pero resulta que la historia no la hacen las masas, siempre tan moldeables y manipulables, sino que la filosofía colectivista-estatista, en cualquiera de sus múltiples variantes, ha dominado las sociedades, durante siglos, con los resultados por todos conocidos. Eso se rompió durante la fundación de los EE.UU, por ejemplo, y en alguna que otra colectividad humana, cuando el individuo cobró protagonismo activo y el Estado no le saqueaba el fruto de su esfuerzo. La realidad es la que es, aunque la disfracemos y la maquillemos a nuestro gusto, y la realidad nos dice, por ejemplo, que solamente cuando se ha aplicado un Capitalismo totalmente desregulado y libre, en cualquier parte, la riqueza ha aumentado exponencialmente, para todos, sí, para todos, ricos y pobres también. Y cuando el Estado se inmiscuye en la vida del ciudadano y lo expolia masivamente, la pobreza aparece rápidamente, y también para todos, ricos y pobres. Por eso el socialismo ha fracasado siempre, a pesar de que siga atrayendo todavía a millones de personas. Si no comprendemos básicamente eso y cambiamos nuestra percepción de las cosas, seremos siempre un borrego servil en manos del Estado, para satisfacer sus apetitos y sus caprichos.

  • Julito says:

    Pues ese también es un tema interesante para abrir un post.

    Mi objeción a la lucha de clases es básicamente la de Ludwig Von Mises: que la Historia Económica del ser humano es una lucha de todos contra todos, ricos contra ricos y pobres contra pobres.
    Creo que en el mercantilismo esto es crucial, pues todo privilegio que un empresario obtenía de las fuerzas políticas era extraido de otro empresario, pues los gobiernos no pueden producir riqueza.
    Según esto, Marx no sería el descubridor, sino el culpable de la lucha de clases.

    Este argumento me parece suficiente, pero me gustaría conocer más. ¿Cuáles son los tuyos, Juan Antonio?

  • JUAN ANTONIO says:

    Toda la lógica marxista se basa en una gran mentira, cual es la lucha de clases. Mentira en nombre de la cual se ha barrido del mapa alrededor de cien millones de personas en el siglo pasado. Que tantas personas, entre ellas yo durante algún tiempo, hayamos caído en su trampa, demuestra lo importante que es usar nuestra mente y nuestra capacidad para pensar. Yo cambié mi forma de ver las cosas leyendo mucho y dándome cuenta de la realidad, y no por la propaganda.De un sistema que necesita levantar muros y pasos fronterizos con alambradas, para que sus ciudadanos no se larguen, no se puede esperar nada bueno.

  • Julito says:

    En una conferencia del profesor Jesús Huerta de Soto, me llamó la atención que según él decía, los textos marxistas hablan de la lógica burguesa y la lógica proletaria, etc… pero no dan detalles de las diferencias entre una y otra, simplemente las describe como irreconciliables. Y sí, es un blindaje maravilloso contra toda crítica y una excusa perfecta para matar a cualquiera que disienta.

    Me llama mucho la atención que miles de intelectuales, efectivamente, lleguen a dedicar sus vidas enteras a analizar la realidad a partir de esta premisa que es, en efecto, una falacia ad hominem convertida en teoría.

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 caracteres disponibles; mensaje será revisado por administrador

Previous Post
«
Next Post
»