USA 2012: “no-entidad” contra “anti-entidad”

Archivado en: , , , 15 Comentarios

 

Por qué votaré a Romney — por Leonard Peikoff

Obama es, para los Estados Unidos, una amenaza sin precedentes. Romney es una amenaza con precedentes.

Como he explicado en mi libro The DIM Hypothesis, Obama es en esencia un destructor que destruye por destruir, un nihilista, el primero de ellos en llegar a la Casa Blanca. El objeto a ser destruido es nuestro país, los Estados Unidos de América. Con el apoyo académico y popular que ha recibido, Obama ha sido capaz de lograr su objetivo paulatinamente y, para muchos observadores, con un éxito espectacular.

Muchos males nos esperan si Obama gana un segundo mandato, que van desde impuestos paralizadores y Obamacare (su medicina socializada) hasta la guerra contra la energía y un inminente colapso económico. Estas son sin duda preocupaciones legítimas, pero en mi opinión lo que es aún más asustador es la práctica de Obama de gobernar por orden ejecutiva, es decir, metiéndose en el ámbito legislativo y estableciendo políticas federales que él mismo aprueba, independientemente de lo que piense el Congreso, e incluso en contradicción con la ley establecida (como ejemplo, su último decreto sobre inmigración). Hasta ahora, la mayoría de estos mandatos legales no han sido cuestionados por los políticos indiferentes de Capitol Hill. Si esta tendencia continúa, sólo podrá llevarnos en última instancia a que se acabe para siempre el poder legislativo. Si añadimos a eso un par de jueces de la Corte Suprema escogidos a dedo por Obama, que de hecho anulen a la Corte como fuerza que limite al Presidente, ¿qué queda de los controles objetivos (“checks and balances”) entre los tres elementos de nuestro gobierno, cuando dos de ellos dejan de ser funcionales? Un poder ejecutivo con un poder ilimitado es la definición de un líder totalitario.

Por el contrario, como candidato, Romney no está motivado por pasión de ningún tipo, ni buena ni mala. Él parece no tener ninguna convicción política, parece ser el ejemplo clásico de un republicano «moderado»: pragmático, apaciguador, a la deriva, y por lo tanto dejándose arrastrar por la corriente y la inercia del consenso. Así que él también llevaría al país en la dirección de un estatismo cada vez mayor, como siempre han hecho las administraciones republicanas. (Y aunque yo apruebo la selección de Ryan como vicepresidente, no creo que un subordinado aislado pueda cambiar la naturaleza o los resultados de una administración.)

Aunque ambos Obama y Romney van a acercarnos cada vez más a una dictadura, hay una diferencia fundamental: el tiempo. Obama no está dando tropezones, sino que está corriendo a toda velocidad hacia su objetivo, y su ritmo sólo puede aumentar en un segundo mandato, cuando mantener al público contento ya no sea una preocupación importante para él. Por el contrario, aunque esté siguiendo el mismo camino que Obama, Romney el pragmático no puede correr hacia ningún lugar; como él se mueve a trompicones  y haciendo concesiones a diestro y siniestro, lo único que puede hacer, tal vez sin darse cuenta, es llevarnos de la mano poco a poco hasta el acantilado (por supuesto, con algunos acelerones ocasionales).

Esta diferencia de ritmo tiene profundas implicaciones prácticas. En una década o menos, por ejemplo, es muy posible que un asalto nihilista sobre la libertad de expresión, que ya es visible, gane bastante respeto e impulso, y de esa forma empiece a intimidar y a silenciar a cualquier oposición. Mientras que los Romneys no tendrán tiempo de atacar la Primera Enmienda por lo menos durante una generación, lo que nos da un margen de tiempo para intentar educar al país.

La opción política en noviembre es: “no-entidad” contra “anti-entidad”. O: un hombre que no es nada contra un hombre que quiere producir “nadas” de forma masiva. Esto, a mi juicio, es una razón incontestable para votar por Romney, no importa cuál sea la naturaleza o la cantidad de sus defectos. Un hombre como nuestro presidente actual es mucho más peligroso para la supervivencia de los Estados Unidos que cualquier terrorista de Oriente Medio.

P.S. Por la misma razón, tengo intención de votar por cualquier republicano en mi distrito que esté candidatándose a la Cámara de Representantes o al Senado. Un control republicano de al menos uno de estos cuerpos, por muy debilitado que quede, supondrá al menos un cierto freno para Obama si gana.

# # #

Publicado en la página web del Dr. Leonard Peikoff

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: octubre 3, 2012 10:24 pm

15 Comentarios

15 Comentarios

15 respuesta a “USA 2012: “no-entidad” contra “anti-entidad””

  • Guido says:

    Peikoff debería haber votado a Gary Johnson. Un objetivista no puede votar a un candidato que no avanza contra la salud pública.

  • Guido says:

    Alguien que financia escuelas públicas y hospitales públicos, está en contra del capitalismo. Tanto los republicanos como los demócratas están en contra del capitalismo.

  • nice mending says:

    Creo que yo no votaría por ninguno de los dos. Los Republicanos probablemente establecerian algunos cambios de pequeño calado, pero la política en EE.UU está tan dañada por el colectivismo, que solo gentes como Ron Paul podrían cambiar algo las cosas.

  • elchangoevolucionado says:

    gracias Miguel, y Ram por responder,seguire ese orden de lectura, y de ahi comenzare a profundizar en objetivismo, los invito a ver mis videos sobre ateismo en you tube mi nick es Elchangoevolucionado, si comentan los videos seria mucho mejor, me gutaria saber su opinion, estamos en contacto.

  • Miguel says:

    Os autorizo a que los copieis íntegramente, por supuesto, todo lo que sea de ayuda para difundir esa obra literaria monumental e inmortal que fue, es y será La Rebelión de Atlas de Ayn Rand, puede ser utilizado por ustedes, os autorizo.

  • godmino says:

    Miguel, tus recientes comentarios sobre La Rebelión de Atlas estarían perfectos en los posts sobre el libro, https://larebeliondeatlas.org/la-rebelion-de-atlas/ y http://objetivismo.org/el-mundo-de-ayn-rand/. Los puedes copiar y pegar tú directamente o si nos autorizas estaremos encantados de hacerlo.
    Estamos seguros que muchos que han leído Atlas te entenderán perfectamente por haber tenido la misma reacción que tú. Gracias anticipadas.

  • Miguel says:

    Hubo antes de Obama un candidato del partido demócrata a la Casa Blanca, llamado George McGovern, que sí puede considerarse un precedente, aunque frustrado esa vez, del socialismo obamista, creo que Ayn Rand además lo menciona varias veces en su libro Capitalismo: El Ideal desconocido:

    http://es.wikipedia.org/wiki/George_McGovern

  • Miguel says:

    Leer la Rebelión de Atlas por vez primera es una emoción indescriptible que solo puede captarse plenamente cuando una la ha experimentado, y leerla por segunda vez es una emoción tan intelectual que solo puede compararse al hecho de estar dando tumbos en una cueva oscura y luego salir de ella y alzar los ojos al Sol luminoso para gozar de una claridad total.

    Me gustó más leer la Rebelión de Atlas por segunda vez que por primera vez, porque la primera estuve plenamente enganchado con la trama y no me daba cuenta de más nada, solo de que deseaba desenradarla, pero la segunda vez es cuando pude apreciar la gran calidad intelectual y el tesoro de erudición que la novela en sí misma constituye. Si eres colectivista o socialista o simplemente estúpido lo cual en muchas ocasiones son conceptos todos ellos a la vez que se predican de un mismo individuo La Rebelión de Atlas te resultará pesada, aburrida e indigerible y además te llenará de una culpa indescriptible y pensarás que es malvada y que todo lo que dice no puede ser verdad, en cambio si eres una persona honesta, racional en busca de respuestas a los complejos problemas del mundo y al sentido de la vida Atlas es tu novela y la vas a disfrutar con la misma intensidad que la disfruté yo, te digo no existe en el mercado ningún libro que pueda competir por igualar y mucho menos superar la brillantez y erudición que constituye ese monumento a la mente humana que constituye La Rebelión de Atlas, leerás muchos otros libros, pero Atlas es insuperado y yo casi diría que insuperable.

  • ram says:

    Para «#5 elchangoevolucionado »
    Guajiro, empieza con La Rebelión de Atlas… Es el principio y el fin de tus problemas…
    Saludos…

  • Miguel says:

    Verás, yo también he leído el libro de Manfred y es muy bueno, pero como indica él en su libro, es mejor antes de abordar la lectura de este, estar familiariazado con el objetivismo de Ayn Rand, asi que lo mejor es que empieces con la literatura objetivista, y con la Rebelión de Atlas primero, luego sigue con los libros de no ficción para profundizar en determinados temas, y luego lee el libro de Manfred.

  • elchangoevolucionado says:

    que tal amigos, acabo de comprar los libros de Rand, aqui en Ebooks objetivismo, solo quisiera su opinion de con cual empezar ya lei un libro que me envio, manfred llamado ayn rand el universo y yo, me parecio sorprendente y afin a mi ideologia ateista, asi que me compre los libros de Rand, ahora la pregunta es con cual empiezo? deje una pregunta en el tema Determinismo, tengo algunas dudas, una de ellas es acerca de la teoria del caos y azar,, que influencia tiene el azar en la realidad objetiva? la pregunta que puse en DETERMINISMO es acerca de Eistein, saludos.

  • Miguel says:

    Aunque en Estados Unidos los que más culpa tendrán dejando de lado a los políticos, serán los intelectuales colectivistas en primer término y los ricos millonarios que financian a partidos y organizaciones colectivistas o prgamáticas, como los grandes partidos políticos de norteamérica, Demócrata y Republicano, en el primer escalón de maldad están los que ponen su mente y sus ideas al servicio del mal o sea de la irracionalidad y el colectivismo, y a continuación los segundos son los que ponen su dinero si son muy ricos y lo donan voluntariamente a las organizaciones colectivistas.

    Desde luego hay algo que uno no puede jamás hacer y es aplicar Leyes colectivistas o dar su conformidad si depende de tu voluntad el no hacerlo o si incumplirlas no tiene grandes riesgos, lo que uno no puede hacer es ser un martir y acelerar la victoria de Obama y del socialismo en Estados Unidos si uno vive y es norteamericano, y debería votarse lo menos malo, porque siempre cabrá seguir convenciendo pero a los que hay que repudiar como si fuesen la peste negra son a los intelectuales colectivistas y a los materialistas atados a lo concreto que usan su riqueza pragmáticamente y la ponen al servicio del mal sin percartarse de ello.

    Los más malvados son los Ellsworths M. Tooheys que propugnan el colectivismo, pero también son malvados los Gails Waynands que usan sur riqueza para financiar ideas colectivistas creyendo que el dinero es poder, que el dinero les puede dar el poder de librarse del desastre al que conduce el socialismo.

  • Miguel says:

    Tengo una duda, cuando Peikoff dice que Obama puede llevarlos a una dictadura, se refiere a una dictadura pura y simple y llanamente, o a un régimen corrupto tipo república bananera como las muchas que hay en Sudamérica o como se da en España?

    Porque tengo la impresión de que lo que Obama busca es convrtir Estados Unidos en lo que hoy día es España y otros países hipánicos, un régimen que abarca toda la vida de los ciudadanos, que controla directamente el 50 % del PIB e indirectamente el 50 % restante, con Leyes abundantes y paralizantes de las cuales casi nadie puede escapar, sea en el sector privado o naturalmente en el público.

    Pero yo digo una cosa que a un engedro como Obama se le oponga una medianía como Rommey solo puede ser culpa de los ciudadanos norteamericanos que en las primarias del partido republicano lo han votado a él, asi que quien haya votado dentro del Partido republicano a Rommey se lo merece, en un país donde se ha difundido durante sesenta años Objetivismo y la Escuela Austríaca de Economíano hay excusa por parte de todos los que dicen amar la libertad para haber votado a ese candidato, estoy seguro de que dentro del Partido Republicano tiene que haber radicales por el capitalismo y la libertad y sin embargo seguro que no han sido escuchados, si Estados Unidos se sume en el precipicio los únicos que no tendrán la culpa serán Peikoff y demás intelectuales objetivistas y los defensores de la Economía Austríaca, los demás tanto ciudadanos de clase media o ricos o pobres tendrán la culpa porque ellos han tenido seis décadas de filosofía y economía favorable al liberalismo y no han votado en consecuencia, y eso que Estados Unidos tiene una Constitución que permite revertir el proceso estatalista, los españoles tenemos más excusa porque la Constitución impuesta sin nuestro consentimiento y a la que debemos acatar por la fuerza es muy colectivista, aunque tiene resquicios de libertad por ser muy pragmática.

    En fin, es repulsivo tener que vivir y trabajar en España, pero todos los países de occidente están en una posición muy similar por lo que se puede inferir, y lo único que cabe es luchar intelectualmente.

    • godmino says:

      Miguel, esta es mi opinión sobre tus preguntas:

      1) Adonde Obama está llevando al país de forma acelerada es a un estado totalitario religioso y fascista, no tipo España hoy sino tipo Nazi en la época de la República de Weimar.

      2) Es cierto que Alemania en esa época no tenía ni el sentido de vida americano ni Objetivismo como filosofía racional completa y explícita (los dos ingredientes esenciales), y también es cierto que Objetivismo empezó hace 6 décadas, pero compara eso con una inercia cultural de 2.500 años. Objetivismo ha hecho muchísimo progreso en ese tiempo, pero no olvidemos que estamos hablando de darle un giro de 180 grados a la forma de pensar del mundo y a su moralidad.

      3) Sí, todos los países occidentales (a distintos niveles) están empapados de los mismos fundamentos filosóficos: misticismo (o alguna versión de irracionalidad), altruismo y colectivismo. Y sí, lo único que podemos seguir haciendo es luchar intelectualmente. Es una guerra de ideas.

  • Juno says:

    Ya no es elegir al mejor sino al «Menos dañino»
    que mal…

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»