Objetivismo.org

El Premio Nobel por una Fachada Moral

El Premio Nobel de la Paz para Obama es una vergüenza

Es una irresponsable apariencia moral al servicio de una pretensión izquierdista: que el apaciguamiento traerá paz, cuando lo único que trae es más guerra.

¿Así que ahora ya podemos todos dejar de tomarnos en serio el Premio Nobel de la Paz?

La noticia parecía una broma, más digna de un periódico de jocosidades que del New York Times: el ganador este año del Premio Nobel de la Paz es Barack Obama.

¿Por qué? ¿Qué es lo que ha hecho Obama por la causa de la paz mundial?

El Comité Nobel dice que el premio es «por sus extraordinarios esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos». Y eso Obama lo ha logrado ¿haciendo qué exactamente? ¿Dando un discurso en la ONU?

¿Le están dando el premio a Obama porque está retirando tropas americanas de Irak? Pues esa reducción ya había empezado bajo la anterior administración y está siendo posible sólo por las decisiones tomadas por George Bush. Obama simplemente ha seguido el curso natural de las políticas de Bush.

¿Es porque ha cerrado el campo de prisioneros terroristas en Guantánamo? Bueno, él ha prometido hacerlo, pero su propia fecha límite ha pasado, y no lo ha hecho todavía.

¿Ha conseguido Obama que Irán renunciara a sus armas nucleares? No, él sólo ha comenzado una nueva ronda de negociaciones, cuyo efecto principal parece ser el de dar apoyo de EE.UU. a la ayuda de Rusia para el enriquecimiento de uranio de Irán.

¿Ha sido el líder de la causa de la «democracia»? Obama se ha alineado con un aspirante a dictador en contra de la Constitución de Honduras, y acaba de parar la financiación de una organización que ayuda a documentar los abusos contra los derechos humanos en Irán.

¿Ha logrado la paz en Afganistán? En la cuestión de política exterior más apremiante de su administración – el asunto más inmediato de guerra y paz hasta ahora sobre el cual ha sido llamado a pronunciarse sobre – Obama ni siquiera ha tomado una decisión aún. Pero le están dando el Premio Nobel de la Paz.

Así que *es* una broma, después de todo – una broma del Comité Nobel a costa de sí mismo.

El hecho de que Obama en realidad no haya logrado nada no es tan extraño. Cuando los miembros del Comité Nobel le dieron el premio al terrorista consagrado Yasser Arafat, no lo hicieron porque los Acuerdos de Oslo hubieran sido un gran éxito. Lo hicieron porque los acuerdos estaban con problemas. Varios miembros del Comité admitieron más tarde que su motivo en otorgar el premio había sido alentar a Arafat a continuar con el «proceso de paz». No funcionó, por supuesto, y unos años más tarde, Arafat lanzaría la Segunda Intifada, importando explosivos iraníes atados a bombarderos suicidas y hundiendo a los territorios palestinos en una nueva ronda de caos y derramamiento de sangre de la que aún no han salido.

El nuevo Nobel también tiene el mismo objetivo: no es recompensar algo que Obama haya hecho, sino influenciar su futura acción. Lech Walesa, quien recibió el premio Nobel en 1983 por plantarles cara a los soviéticos lo dijo muy claramente: «¿Tan pronto? Es demasiado pronto. Él no ha hecho ninguna contribución hasta ahora. Todavía es una fase temprana. Sólo está empezando a actuar. Es probablemente un estímulo para que actúe».

Esta es una tentativa por parte del Comité Nobel de aprovecharse de la vanidad de Obama para influenciar sus decisiones en Irán y Afganistán. El mensaje es: ¿Cómo es posible que le dejes a Israel atacar las instalaciones nucleares de Irán, o cómo puedes enviar un contingente adicional de 40.000 soldados para «intensificar» la guerra en Afganistán – cuando justamente acabamos de darte el Premio Nobel de la Paz?

Al apelar a la vanidad moral de Obama, están mostrando que conocen bien a su hombre, y probablemente funcionará.

En este sentido, Obama es el perfecto sucesor del último presidente norteamericano que ganó el Premio Nobel: Jimmy Carter. Veamos el legado que nos dejó Carter de su cargo como presidente.

Carter le retiró el apoyo americano al Sha de Irán, y a continuación no consiguió reaccionar de forma efectiva a la toma de la embajada de USA y de su personal, permitiendo todo ello que Ayatola Khomeini estableciese un régimen islámico brutal que más adelante se convirtió en el principal país del mundo patrocinador del terrorismo, apoyando el terrorismo palestino, la guerra civil en el Líbano y las insurgencias en Irak y Afganistán, un régimen que ha asesinado y torturado regularmente a sus propios ciudadanos.

Al permitir un golpe comunista en Nicaragua, Carter animó a un legado de caudillos socialistas que siguen sacando de quicio a América Latina hasta hoy.

La debilidad de Carter en América Latina y en Irán también envalentonó a los soviéticos a invadir Afganistán, inaugurando tres décadas de sangrienta guerra civil y creando el campo básico para los talibanes y Al Qaeda.

# # #

Por Robert Tracinski

The Intellectual Activist ofrece una subscripción por email (en inglés) de noticias y análisis desde una perspectiva en favor de la razón, el individualismo y la libertad.

# # #

avatar
1 Hilo de comentarios
0 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo con más emociones
1 Autores de comentarios
Candido Adorno Autores de comentarios recientes
  Suscríbete  
Informarme de
Candido Adorno
Candido Adorno

No entiendo la posición del articulista, critica el apoyo de Obama al supuesto golpista de Honduras cuando en realidad fue una defensa de la democracia contra un inútil que estaba entregando el país a Chavez y luego critica haber permitido… Leer más »

Ayn Rand

Nada es tan fútil como un movimiento sin metas, una cruzada sin ideales, o una batalla sin municiones. Un mal argumento es peor que ineficaz: da credibilidad a los argumentos de tus oponentes. Una media batalla es peor que ninguna: no termina en mera derrota, ayuda y acelera la victoria de tus enemigos.

Objetivismo por temas

Glosario

Objetivismo en Facebook

Derechos del hombre

Objetivismo explicado en 2 minutos

Más visitadas