Aprender

Archivado en: , , , 14 Comentarios

 

Los hombres pueden aprender unos de otros, pero el aprendizaje requiere un proceso de pensamiento por parte de cada estudiante, de cada individuo. Los hombres pueden cooperar en el descubrimiento de nuevos conocimientos, pero esa cooperación requiere el ejercicio independiente de la facultad racional de cada uno de los científicos, individualmente. El hombre es la única especie viviente que puede transmitir y expandir su acervo de conocimientos de generación en generación; pero esa transmisión requiere un proceso de pensamiento por parte de cada uno de los individuos que la reciben.

+ + +

Todo aprendizaje implica un proceso de automatización, es decir: primero adquiriendo conocimiento por medio de una atención y observación totalmente consciente y enfocada, y luego estableciendo las conexiones mentales que convierten a ese conocimiento en automático (disponible instantáneamente como contexto), liberando así la mente del hombre para poder seguir adquiriendo un conocimiento cada vez mayor y más complejo.

+ + +

Hay dos métodos diferentes para aprender: la memorización y la comprensión. El primero pertenece principalmente al nivel perceptual de la consciencia humana, el segundo al nivel conceptual.

El primero se logra a través de la repetición y la asociación de cosas concretas (un proceso en el que una cosa concreta y sensorial lleva automáticamente a otra, ignorando completamente el contenido o el significado). La mejor ilustración de este proceso es una canción que fue popular hace unos veinte años, llamada “Mairzy Doats”. Si tratas de recordar alguna poesía que tuviste que aprender de memoria en la escuela primaria, verás que puedes recordarla solamente si recitas sus sonidos de forma automática, por el método “Mairzy Doats”; si te concentras en su significado, la memoria se desvanece. Esta forma de aprendizaje la comparten con el hombre los animales superiores: el adiestramiento de los animales consiste en hacer que el animal memorice una serie de acciones por repetición y asociación.

El segundo método para aprender – por un proceso de comprensión – es posible sólo para el hombre. Comprender significa centrarse en el contenido de un tema determinado (en contraste a la forma sensorial – visual o auditiva – por la cual se comunica), aislar sus elementos esenciales, establecer su relación con lo anteriormente conocido, e integrarlo con las categorías relevantes de otros temas. La integración es la parte esencial de la comprensión.

El predominio de la memorización es apropiado solamente durante los primeros años de la educación de un niño, mientras él observa y recopila material perceptual. Desde el momento en que alcanza el nivel conceptual (o sea, desde el momento en que aprende a hablar), su educación requiere un nivel de comprensión cada vez mayor y cantidades de memorización progresivamente menores.

+ + +

Aprender es un proceso conceptual; un método educativo diseñado para ignorar, despreciar y contradecir los requerimientos del desarrollo conceptual no puede despertar ningún interés en el aprendizaje. Los “adaptados” están aburridos porque son incapaces de absorber conocimiento activamente. Los independientes están aburridos porque quieren *conocimiento*, no juegos de “proyectos en clase” o “discusiones de grupo”. Los primeros son incapaces de digerir las lecciones; los segundos están muertos de hambre.

+ + +

El proceso de formar, integrar y usar conceptos no es automático, sino volicional; o sea: es un proceso que usa tanto material nuevo como automatizado, pero es un proceso dirigido volicionalmente. No es una capacidad innata, sino adquirida; tiene que ser *aprendida* – es la parte más crucial e importante del aprendizaje – y todas las otras capacidades del hombre dependen de lo bien o lo mal que la aprenda.

Esta capacidad, esta aptitud, no se refiere sólo al *contenido* específico del conocimiento de un hombre de cualquier edad, sino al *método* por el cual adquiere y organiza el conocimiento: el método con el cual la mente maneja su propio contenido. El método *programa* su ordenador subconsciente, determinando hasta qué punto los procesos cognitivos del hombre funcionarán de forma eficiente, ineficaz o desastrosa.

# # #

Fuentes:

“What Is Capitalism?” Capitalism: The Unknown Ideal

“The Cognitive Role of Concepts,” Introduction to Objectivist Epistemology

“The Comprachicos,” Return of the Primitive: The Anti-Industrial Revolution

# # #

Libros de Ayn Rand y de Objetivismo

ebooks

Publicado por: septiembre 15, 2011 10:40 am

14 Comentarios

14 Comentarios

  • G Truchuelo R says:

    PS: además, habría que señalar que el concepto de responsabilidad puede aludir a diferentes facetas, ya sea de deber con uno mismo, con los demás, etc.

    Podríamos extrapolarlo incluso a la actitud con la que uno afronta los hechos de la realidad, si no se pone el cinturón y tiene un accidente, podrá aceptar o no su responsabilidad, pero el caso es que, quiera lo que quiera, va a salir disparado por el parabrisas.

  • G Truchuelo R says:

    Para empezar, el método de enseñanza ha de variar entre las ramas de conocimiento. No es lo mismo enseñar filosofía que enseñar matemáticas, aunque se compartan pinceladas en cuanto a la acción de enseñar.

    Las escuelas tal y como las conocemos hoy no enseñan ni producen gente buena, ni tampoco gente mala, eso es algo mas personal de cada alumno.

    En cuanto a “escuelas democráticas”, te sugiero que leas sobre democracia http://objetivismo.org/democracia/ ya que CRACIA o kratos viene de PODER, y eso s incompatible con la libertad. No me quiero ni imaginar una clase donde se decide, por mayoría, qué se ha de estudiar y qué no. Es lo opuesto a la libertad.

    Por lo demás, sigues sin hacer caso, y, aunque entiendo lo que quieres decir, ESTAS EQUIVOCADO, E-Q-U-I-V-O-C-A-D-O
    – E
    — Q
    — U
    —- I
    —– V
    —— O
    ——- C
    ——– A
    ——— D
    ———- O
    respecto al uso de la expresión “libertad para sufrir las consecuencias de una acción”, y te explicaré, por última vez, el por qué: es una cuestión semántica; cuando tu dices que uno es libre de aceptar o no sus responsabilidades, estás diciendo que éstas últimas no son una obligación preceptiva para el sujeto, sino algo facultativo.

    Cuando tu firmas un contrato, por ejemplo, estas obligándote a cumplir las clausulas, (es tu responsabilidad) y NO ERES LIBRE de elegir si cumplirlas o no. Lo que SI eres libre, es de firmarlas previamente o no (comprometerte).

    Tu idea de libertad es extraña y malinterpretada. La libertad es, en términos políticos, *la AUSENCIA de coacción por parte de otros individuos DENTRO de la esfera de tus derechos*, de lo que yo llamo “esfera privada”.

    (en cuanto al tema de la enseñanza, es un tema taaan amplio que en mi opinión debería de variar atendiendo a criterios como la edad, el campo de estudio, el interés del alumno, sus capacidades, etc.

  • David says:

    Hola Truchuelo,

    ¿Por qué y para qué ir a la escuela?

    A la gente que le gusta pensar por sí mismos acerca de las preguntas importantes de la vida, Sudbury Valley se presenta como uno desafío a las respuestas convencionales.

    Los fundamentos morales

    Ahora hemos llegado a un tema delicado. Las escuelas deben producir gente buena. Este es un tema tan amplio como “madres y pastel de manzanas”. Obviamente, no queremos que las escuelas produzcan gente mala.

    ¿Cómo producir gente buena? Ahí está el problema. Me atrevería a decir que nadie sabe realmente la respuesta, por lo menos por lo que yo veo a mí alrededor. Pero por lo menos nosotros sabemos algo sobre el tema. Nosotros sabemos, y (como otras cosas) lo hemos sabido a partir de las épocas antiguas, el ingrediente que es absolutamente esencial para la acción moral; el ingrediente sin el cual la acción es en el mejor de los casos amoral, y en el peor, inmoral.

    El ingrediente es la responsabilidad personal.

    Todo comportamiento ético presupone esto. Para ser moral debemos ser capaces de elegir un curso y de aceptar plena responsabilidad por la elección y por las consecuencias. No podemos aducir que somos un instrumento pasivo del destino, de Dios, de otros hombres, de una fuerza mayor; tal demanda convierte inmediatamente todas las distinciones entre el bien y el mal en insustanciales y vacías. La arcilla que ha sido usada para modelar la olla más hermosa del mundo no puede demandar el ser virtuosa.

    La ética comienza con la proposición de que el hombre es responsable de sus actos. Éste es un dado. Las escuelas no pueden cambiar esto, o disminuirlo. Las escuelas pueden, sin embargo, reconocerlo o negarlo.

    Desafortunadamente, de hecho todas las escuelas eligen hoy el negar que los alumnos son personalmente responsables de sus actos, aún cuando los líderes de estas escuelas fingen estar de acuerdo con el concepto. La negación es triple: las escuelas no permiten que los alumnos elijan su línea de conducta plenamente; no permiten que los alumnos emprendan el curso, una vez que ha sido elegido; y no permiten que los alumnos sufran las consecuencias del curso, una vez que ha sido tomado. Libertad de elección, libertad de acción, libertad para sufrir las consecuencias de la acción — éstas son las tres grandes libertades que constituyen la responsabilidad personal.

    No es noticia el que las escuelas restringen, como cuestión de política fundamental, las libertades de elección y de acción. ¿Pero le sorprende que las escuelas restrinjan la libertad de sufrir las consecuencias de sus acciones? No debe sorprenderle. Se ha convertido en un principio de la educación moderna el que el alma de un estudiante sufre daño en la medida en que es golpeada por los males gemelos de la adversidad y del fracaso. “Éxito engendra éxito” es la contraseña de hoy; estimular, no fallarle a una persona, evitar reveses decepcionantes, la lista continúa.

    No es de sorprender que nuestras escuelas no se distingan por su instrucción ética. Ellas dan excusas a su fracaso diciendo que la educación moral pertenece al hogar. Sin duda es así. ¿Pero la excluye eso de la escuela?

    De regreso a los fundamentos. En una escuela democrática, las tres libertades prosperan. La responsabilidad se detiene en cada persona. La responsabilidad es universal, siempre presente, verdadera. Si usted lo duda, venga a verlo en la escuela. Véa a los estudiantes en acción. Estudie el sistema judicial. Atienda a una graduación, donde un estudiante debe convencer a sus camaradas de que él está listo a ser responsable de sí mismo en la comunidad en general, como lo ha sido en la escuela.

    ¿Produce gente buena una escuela democrática? Yo creo que sí. Y también gente mala. Pero la gente buena y la mala han ejercitado siempre la responsabilidad personal en sus acciones, y son conscientes de que ellos son completamente responsables de sus actos. Eso es lo que hace a una escuela democrática diferente.

    • Omingod says:

      David, publicaremos este último comentario tuyo, porque no dejas de repetir lo mismo y de tratar de vendernos esta escuela específica. Aprovecharé, sin embargo, para apuntar una vez más algunos de los temas en los que estás totalmente equivocado:

      – El objetivo de las escuelas NO ES producir “gente buena”. Es preparar a los niños para enfrentar la vida, dándoles el conocimiento básico necesario y las herramientas para seguir adquiriendo más conocimiento.
      – La “responsabilidad personal” NO ES el “ingrediente esencial” para una acción moral.
      – La ética NO COMIENZA con la proposición de que el hombre es responsable de sus actos.
      – NO EXISTEN tres tipos diferentes de libertad.

      No sé si las ideas que expresas son tuyas propias o de la escuela que defiendes (por la traducción de “motherhood and apple pie” parece que son originales de USA), pero has construido (o estás regurgitando) un montaje abstracto y completamente racionalista en las nubes que no tiene nada que ver con la realidad. Obviamente no conoces Objetivismo, y además no escuchas cuando te explicamos esa filosofía, nuestra posición y nuestras razones; lo único que haces es insistir en lo mismo y repetir lo que ya has dicho antes y ha sido refutado. No sé si eres parte de esa escuela o no, y de dónde viene el interés que tienes en “venderla”, pero ya has cumplido tu misión y no veo razón para seguir publicando más sobre el tema. Gracias de nuevo por comentar y buena suerte.

  • G Truchuelo R says:

    “libertad de cargar con las consecuencias de tu elección y de tu acción” !??!

    En otras palabras, poder elegir entre hacerse responsable de las consecuencias de sus actos? Vamos que mato a una persona, y libremente elijo no hacerme responsable, prefiero no entrar en la cárcel.

    …En cuanto a “libertad de acción” y “libertad de elección”, es también una tontería, siento decirlo. Elegir es una acción de por sí. (lee la acción humana, el tratado y obra maestra de de Mises)

    Y para terminar no hay “tres libertades”, sólo hay una; sólo existe la libertad, todo lo demás, es el derecho a la libertad aplicado.
    La responsabilidad, por otra parte, puede ser contractual, extra-contractual, o simplemente el hecho de aceptar que nuestros actos tienen consecuencias.

    esas descripciones son erradas, y ya me acuerdo cuando las pusiste hace unos meses. En definitiva, en esta página están bien explicadas, si no te gustan y/o no las entiendes, ¿por qué no creas la tuya propia ?

  • David says:

    ¿Cuál preferirías?

    Hay algunos aspectos en los cuales una escuela democrática es similar al enfoque Montessori. En ambos marcos se les permite a los niños más libertad para tomar decisiones sobre lo que les interesa y que ritmo llevar que en la mayoría de las otras escuelas. Ambos modelos también mantienen la suposición básica de que los niños son naturalmente curiosos y no necesitan ser forzados para aprender. Pero los niños del Montessori pueden elegir solamente entre las opciones específicas presentadas por el maestro, no del arsenal completo de actividades que la vida misma presenta. Los educadores del Montessori creen que todos los niños aprenden según patrones y secuencias específicas. Ellos basan las actividades en el salón de clase en las suposiciónes que asume el modelo acerca de lo que es bueno para el “desarrollo apropiado” de cada grupo de edad, y restringen el acceso a ciertas actividades si actividades anteriores en la secuencia preplaneada no han sido concluidas. El modelo de una escuela democrática no hace suposiciónes acerca de cómo los niños como individuos aprenden a cualquier edad. No se espera que uno aprenda la multiplicación antes de los números negativos o cómo dibujar un círculo antes de un cuadrado. El interés es el único criterio para ocuparse en cualquier actividad, y la satisfacción es la única evaluación del éxito.

  • David says:

    Entiendo, por lo que escribes, que tú eres de la opinión qué, que te enseñen (por la fuerza) lo que *otros* piensan que es necesario para tí, es mas importante que lo que tú mismo asumes que es importante para tí mismo.

    Es decir, que te enseñen lo que *otros* piensan que es necesario para tí, es más importante que tu libertad: libertad de elección, libertad de acción y libertad de cargar con las consecuencias de tu elección y de tu acción — que como ya dije aquí en otra página, son las tres libertades que constituyen la responsabilidad personal.

    Observando a los niños aprendo algo cada día. Consideren ésto, por ejemplo. La gente dice, “Déjen a los niños elegir líbremente sus actividades, y ellos siempre tomarán el camino de la menor resistencia. Nunca desarrollarán su caracter para enfrentarse con las dificultades”. Cuando la gente me dice esto, yo siempre me digo a mí mismo (y ocasionalmente a ellos en voz alta), “¿Que niños han visto ustedes reciéntemente?”

    Esto no es en ninguna forma lo que sucede en la realidad. En la escuela democrática Sudbury Valley generalmente, los niños elígen el camino de la mayor resistencia. No, ese no fué un error tipográfico. Escribí “el camino de la mayor resistencia” y éso es lo que quise decir.

    En realidad no sé porqué sucede esto, pero yo lo veo suceder todo el tiempo. Es como si los niños vieran sus puntos débiles como un réto al que hay que enfrentarse.

    Por lo que el niño que és poco diestro hace deportes todo el dia. El niño con fobia a la matemática estudia aritmética y álgebra. El solitario trata de hacer amigos, el gregario aprénde a estar sólo. Cada caso es una leyénda heróica de lucha monumental y de férrea determinación.

  • David says:

    Hola Omingod,

    ¿Nos puedes decir que institución es para tí una *buena* institución educativa que nos recomendarías?

    • Omingod says:

      No es mi especialidad, pero aquí va. En primaria, muchas de las escuelas Montessori. En secundaria y bachiller, muchas escuelas privadas tradicionales que enseñan materias objetivas usando métodos básicamente racionales (yo fui a una de ellas). En universidades, algunas privadas (una facultad de medicina que conozco, por ejemplo), así como universidades y profesores Objetivistas que están surgiendo en USA.

      Ahora bien, si me pides que te indique una institución educativa que sea totalmente racional – que esté totalmente fuera de la inercia cultural de los últimos 2000 años – eso es obviamente pedirle peras al olmo y prácticamente imposible de encontrar; por necesidad, todas las instituciones educativas actuales están afectadas en gran parte por los errores filosóficos históricos que impregnan toda la sociedad. Si no fuera así, esa sociedad sería muchísimo más racional y no estaríamos hablando de esto.

      Pero en ningún caso consideraría como “buena” ni recomendaría una institución educativa donde te enseñan en base a religión (no hablo de una escuela religiosa tradicional donde te enseñan razonablemente bien, sino donde todo está basado en misticismo y enseñan creacionismo en vez de la teoría de la evolución, por ejemplo); o donde te enseñan marxismo; o donde te dicen que no tienen nada que enseñarte porque el conocimiento es imposible; o donde te dicen que no tienen nada que enseñarte porque esperan que seas tú quien les digas qué estudiar y cómo hacerlo.

  • David says:

    continuación/…

    …Pero no incurramos en una equivocación: si una persona esta determinanda a estudiar y a aprender, ella superará todo obstáculo y estudiará y aprenderá a pesar de todo. Por lo que no es necesario que usted le ayude; la ayuda solo hace el proceso un poco más rápido. Superar obstáculos es una de las principales actividades del estudio y del aprendizaje. Dejar algunos de ellos no hace daño.

    Pero si usted molesta a la persona, si usted insiste en que la persona detenga su aprendizaje natural y haga en lugar lo qué usted desea, entre 9:00 AM y 9:50, y entre 10:00 AM y 10:50 y así sucesivamente, no solamente la persona no aprenderá lo que tiene pasión por aprender, sino también le odiará, odiará lo qué usted les está imponiendo, y perderá todo el gusto por estudiar y por aprender, por lo menos temporalmente.

    Cada vez que usted piensa en una clase en una de esas escuelas por ahí, solo imagínese al profesor forzando espinacas y leche y zanahorias y los brotes (todas esas cosas buenas) por la garganta de cada alumno con una baqueta de fusil gigante.

    Las escuela democrática Sudbury Valley, permite ser a sus alumnos. Punto. Sin ningun pretexto. Sin ninguna excepción. Los adultos ayudan si pueden cuando se les pide. Nunca obstaculizan el camino. La gente va a las escuela democrática Sudbury Valley sobre todo para estudiar y para aprender. Y eso es lo que todos los alumnos hacen, todos los días, todo el día.

    Sudbury Valley School – http://www.sudval.com/https://www.youtube.com/watch?v=awOAmTaZ4XI

    • Omingod says:

      David, ya te di mi opinión sobre la escuela de Sudbury Valley en comentarios anteriores. No hay mucho que discutir sobre ella; si es tan buena como dices, se impondrá y pronto todas las escuelas del mundo la copiarán, y supongo que quien quiera puede enviar a sus hijos a ella inmediatamente. Como dije antes, es una excelente muestra de libertad en el mercado educativo, ofreciendo sistemas pedagógicos nuevos y revolucionarios.

      Estoy de acuerdo que el proceso de aprendizaje es algo personal, y el conocimiento es algo que el propio alumno tiene que esforzarse en adquirir, no algo que le pueda ser impuesto desde fuera. Es cierto también que las escuelas de hoy, sobre todo las públicas, son un desastre en muchos sentidos.

      Sin embargo, los jóvenes tienen que ser orientados (con la aquiescencia de sus padres) y ser educados por profesionales, por gente que sepa educar, no dejar que sigan sus caprichos sobre qué estudiar (cuando ni siquiera saben cuáles son sus opciones) ni cómo hacerlo (en qué orden, con qué intensidad y nivel de detalle, etc. etc.). O sea, tienen que dejarse orientar si quieren avanzar.

      No consigo imaginar un niño que quiera ser músico (para empezar, ¿cómo sabe lo que quiere ser, si no sabe nada de música?) y que sugieras que se le deje completamente libre para tocar el instrumento que quiera, de la forma que quiera, con partituras o de oído, seleccionando él mismo las piezas que quiere “interpretar”… y que el profesor esté por allí cerca sólo para “ayudar” en cosas puntuales. Eso no fue posible ni siquiera en el caso de un genio como Mozart, pues su padre le enseñó desde pequeño, y además lo hizo como él creía que debería hacerse, no confiando en que su hijo de 2 años supiera y pudiera decidir qué hacer y cómo.

      La analogía que haces con forzarle a un niño a tragar espinacas y zanahorias es ridícula. Hay que motivar al niño a aprender algo concreto (seamos realistas y miremos a los niños y a los jóvenes de hoy: si dejas que vayan a su “rollo” la mayoría acabará viendo la tele o jugando a la PlayStation 15 horas por día y ni siquiera aprenderá a leer y a escribir), y luego hay que dárselo en el orden necesario, las cantidades adecuadas y el contexto correcto.

      No es posible — no es posible — aprender a jugar al tenis sin un buen profesor que te dirija y te enseñe lo que él sabe sobre el deporte y sobre lo que un principiante tiene que aprender para ser buen jugador. El simple deseo de querer ser Rafa Nadal no acerca a nadie a su objetivo (ni al propio Rafa Nadal) sin profesores y entrenadores que sepan lo que están haciendo y le dirijan. Y si eso se aplica a aprender a jugar al tenis, con más razón aún se aplicará a jugar al ajedrez, a entender matemáticas o historia, a poder pilotar un avión o a operar un cerebro.

      Un niño (o un alumno de cualquier edad) puede tener más o menos claro qué quiere aprender y adónde quiere llegar algún día, pero para hacerlo lo lógico en la época moderna es que aproveche a los individuos e instituciones educativas que pueden decirle cómo conseguir su objetivo. Ese mismo niño o adulto, si estuviera en una isla desierta (y yo digo: o en una escuela como sudval donde lo dejan “a su aire”) nunca llegaría ni remotamente adonde podría llegar bajo la dirección activa de una *buena* institución educativa.

      Ya sabemos que eres un fan de esa escuela, y si tienes experiencia directa (tuya propia, de tus hijos, o de alguien conocido), estamos sinceramente interesados en conocer su experiencia y escuchar el progreso. De lo contrario, vamos a cerrar este tema pues las posiciones están claras y a partir de ahora sólo puede ser repetitivo. Hasta entonces, muchas gracias por comentar.

  • David says:

    Quisiera recordarles que estudiar y aprender son procesos que uno hace, no procesos que se nos hace. Y, esto es cierto para todos y para cada uno de nosotros. Es fundamental, es básico.

    Entonces ¿ por qué hacer lo que hacen en la mayoría de las escuelas y no funciona y la gente se queja ?

    ¿ Por qué y para qué ir a la escuela ?

    La primera frase que brinca en la mente de todos es: “vamos a la escuela a aprender”. Ésa es la meta intelectual. Viene antes que todos los otras. Hasta un punto tal, que “recibir una educación” ha venido a significar “estudiar y aprender” — un poco estrecho, seguramente, pero muestra las prioridades claramente.

    Entonces ¿ porqué la gente no aprende más en las escuelas hoy en día ? ¿ Por qué todas las quejas? ¿ Por qué los gastos aparentemente sin limite solo para moler agua, ya no pensémos en el progresar ?

    La respuesta es vergonzosamente simple. Las escuelas son hoy en día instituciones en las cuales a “estudiar” y “aprender” se les da el significado “que te enseñen”. ¿ Quieres que la gente aprenda ? ¡ Enséñale ! ¿ Quieres que aprenda más ? ¡ Enséñale más ! ¡ Y más ! Haganlas trabajar más duro. Haganlas ejercitar más tiempo.

    ¡ Pero el estudiar y el aprender son procesos que usted hace, no procesos que le hacen a usted ! Eso es cierto para todos y cada uno. Es fundamentál, es básico.

    ¿ Qué hace que la gente estudie y aprenda ? Extraño que alguien pregunte. Hace mas de dos mil años, Aristótles inició su libro más importante con la respuesta universalmente aceptada: “Los seres humanos son curiosos por naturaleza”. Descartes lo expresó en una forma un poco diferente, también al principio de su trabajo mas importante: “Pienso, luego existo”. Estudiar y aprender, pensar, usar activamente tu mente — son la esencia de ser humano. Es algo natural.

    Más aún que los grandes impulsos — hambre, sed, sexo. Cuando estas absorto en algo – la palabra clave es ” absorto” – tú te olvidas del resto de los impulsos hasta que te vencen. Incluso las ratas lo hacen, como fué demostrado hace un buen tiempo.

    ¿ Quién pensaría en forzar a una persona a comer, o a beber, o a hacer sexo ? (Por supuesto, no estoy hablando de la gente que tiene una inhabilidad específica que afecta sus impulsos; ni nada de lo que escribo aquí acerca de la educación está dirigido a aplicarse a las personas que tienen limitaciones mentales o fisiológicas específicas, las cuales puede ser necesario que séan tratadas en forma especial, en forma clínica.) Nadie empuja las caras de las gentes en tazones de comida, cada hora, para estar seguros de que comerán; nadie encierra gente en los armarios con sus parejas, ocho veces al día, para cerciorarse de se aparearán.

    ¿ Suena eso ridículo ? ¡ Pues cuánto más ridículo es, entonces, el intentar forzar a la gente a hacer aquello que mas que nada les viene a ellos en la forma más natural ! Y todos sabemos cuán extendida es esta curiosidad superpotente. Todos los libros sobre la crianza de los niños hablan extensamente acerca de como instruir a los padres en cómo mantener a sus niños pequeños fuera del alcance de las cosas — especialmente una vez que ellos son móviles. No acostumbramos a empujar a nuestros hijos de un año de edad a explorar. Al contrario, nos jalamos de los pelos cuando nos destruyen la casa, nosotros buscamos la forma de enjaezarlos, encarcelarlos en “corrales” de juego. Y mientras de más edad son, en más “travesuras” se meten. ¿ Se ha ocupado usted en alguna ocasión con un chico de diez años ? ¿ Con un adolescente ?

    La gente va a la escuela a estudiar y a aprender. Para estudiar y aprender, se les debe dejar en paz y se les debe dar tiempo. Cuando ellos necesitan ayuda, debemos darselas, si deseamos que el estudio y el aprendizaje procedan a su paso natural. Pero no incurramos en una equivocación: si una persona esta determinanda a estudiar y a aprender, ella superará todo obstáculo y estudiará y aprenderá a pesar de…

  • Jan says:

    El prmer tipo de aprendizaje que distingue Rand, que llama memorización, es el que propuso Skinner en su teoría del condicionamiento operante, la cual en psicología se practica en las personas actualmente para modificar conductas o hábitos (por ejemplo, hacer que alguien deje de decir groserías, o que alguien comience a hacer ejercicio, puede ser extinguir conducta o promover una nueva). Pero la crítica es que se basa en el nivel perceptual, pero somos más que eso. Es efectivo para entrenar animales, que sólo repiten conductas pero sin enteder el por qué. Como un ser autómata. Así es como los neoconmductistas tratan a sus clientes. Aunque ya son muy pocos de todos modos

  • Carlos says:

    En fin, aprender consiste en darle uso al pensamiento.

Previous Post
«
Next Post
»