Objetivismo.org

Capitalismo porque lo dice la ciencia

Si la ciencia apoya abrumadoramente un sistema social concreto por encima de todos los demás, ¿no deberíamos todos adoptarlo y abogar por él?

Es lo que ocurre con el capitalismo.

Aunque algunos partidarios del capitalismo digan que éste se basa en la religión, en la fe, y en Dios – y aunque algunos partidarios del socialismo, del comunismo y de otras formas de estatismo digan que esos sistemas los valida la ciencia – podemos ver que, al examinarlo de cerca, el capitalismo, y sólo el capitalismo, se arraiga y es validado por la ciencia.

Para concretar este punto, consideremos varias ciencias en relación al capitalismo y al estatismo. Pero primero definamos algunos términos clave y establezcamos una demarcación clara y esencial.

El capitalismo es el sistema social en el que el gobierno protege los derechos individuales al prohibir el uso de la fuerza física en las relaciones humanas, y al usar la fuerza sólo como represalia y sólo contra quienes la inician. Por tanto, el capitalismo permite que individuos y empresas actúen de manera completamente libre, según su criterio – siempre y cuando no inicien o amenacen con iniciar la fuerza física contra las personas (es decir, siempre y cuando no violen los derechos de otros). [1]

El capitalismo puro – el capitalismo laissez-faire – nunca ha existido. Llegó a estar muy cerca en los Estados Unidos durante unas décadas, después de la Guerra Civil. Pero, empezando en los años 1890 (con el Sherman Antitrust Act, la Ley Antimonopolio Sherman), la intervención del gobierno en la economía se expandió sin parar; y hoy día el gobierno coacciona y controla prácticamente todos los negocios en los Estados Unidos (y en el resto del mundo, en unos países más que en otros), de una forma u otra, a través de leyes que violan derechos, de regulaciones, y de impuestos. Cierto, en cuanto a algunas cuestiones sociales y personales, el gobierno ha disminuido su coerción, y los derechos se han ampliado (por ejemplo, tratando a los negros con más igualdad ante la ley, legalizando el aborto, legalizando el sexo y el matrimonio entre homosexuales, etc.). Pero en cuanto a los derechos de propiedad, a los negocios y a la economía, la coerción gubernamental ha aumentado, y las violaciones de derechos se han expandido (aplicando leyes antimonopolio, restricciones a la importación, incautación civil de propiedad sin sentencia, la obligación de tener licencias para ejercer una profesión, nuevas regulaciones, e impuestos). Lo cual nos lleva al estatismo.

El estatismo abarca cualquier sistema social en el que al gobierno se le permite legalmente iniciar la fuerza física contra individuos o empresas – ya sea para el (supuesto) bien de la nación, de la comunidad, de la sociedad, de una raza, de una clase social, de una tribu, o de “Dios”. A diferencia del capitalismo, que deja a las personas totalmente libres para actuar según su propio juicio, el estatismo les obliga a las personas a actuar contra su propio juicio, en cierta medida.

El grado de fuerza iniciada por gobiernos estatistas varía inmensamente, y esta variación es importante. [2] Algunos gobiernos – como en su día los de la Unión Soviética y la Alemania Nacional Socialista, y como los de las actuales Corea del Norte y Arabia Saudita – inician grados extremos de fuerza contra las personas, de manera que éstas literalmente no pueden vivir, o sólo pueden “vivir” como títeres o propiedad del estado, de la tribu, o de una supuesta deidad. Otros gobiernos, como los de las actuales Sudáfrica, Grecia, y Guatemala, inician sustancialmente menos fuerza, de manera que las personas pueden vivir algo que se aproxima más a la vida humana. Y finalmente otros gobiernos, como los de las actuales Noruega, Canadá y Estados Unidos, inician aún menos fuerza. [3]

Los países en los cuales el gobierno inicia grados relativamente pequeños de fuerza pueden llamarse “sistemas mixtos”, aunque de hecho son estatistas. Cualquier sistema en el cual el estado legalmente inicia fuerza física contra los individuos es, por ese mero hecho y en esa medida, estatista. Ese es el límite claro y esencial que distingue a todas las formas y a todos los grados de estatismo, del capitalismo puro: bajo el estatismo, al gobierno le está legalmente permitido violar los derechos; bajo el capitalismo, al gobierno le está legalmente prohibido hacerlo.

Finalmente, tengamos clara la naturaleza de la ciencia. En el sentido amplio relevante aquí, la ciencia es el uso sistemático de la razón (o sea, de la observación, la integración y la lógica) para entender algún aspecto o esfera de la realidad en términos de principios (de verdades generales). La ciencia de la biología, por ejemplo, se centra en la naturaleza, el desarrollo, las estructuras y los modos de supervivencia de organismos vivientes. La ciencia de la psicología se centra en la naturaleza de la mente humana y en los requisitos de la salud mental y la felicidad. Y la ciencia de la moralidad se centra en la naturaleza de los valores, el estándar del bien y el mal, y los principios de cómo actuar correctamente

Con esos preliminares en mente, veamos qué dice la ciencia sobre el capitalismo y el estatismo. A ese fin, consideremos brevemente un conjunto ampliamente representativo de ciencias, incluyendo economía, negocios, psicología, biología, moralidad, epistemología y metafísica. En cada caso nos centraremos en algunos aspectos básicos de la ciencia en cuestión, aunque un análisis similar también puede hacerse con otros aspectos y otras ciencias.

  1. Economía y capitalismo

  2. Empresas y capitalismo

  3. Psicología y capitalismo

  4. Biología y capitalismo

  5. Moralidad y capitalismo

  6. Epistemología y capitalismo

  7. Metafísica y capitalismo

¿Qué significa todo esto para las personas que están a favor de la ciencia? ¿Y qué significa para aquellos que están a favor del capitalismo? Las respuestas son evidentes. Cualquiera que esté genuinamente a favor de la ciencia debe abogar por el sistema social que la ciencia valida: por el capitalismo. (No estás realmente a favor de la ciencia si rechazas sus conclusiones demostradas). Y cualquiera que esté sinceramente a favor del capitalismo debe defender ese sistema con la ciencia. (No estás realmente a favor del capitalismo si no lo apoyas con hechos observables, principios válidos, y lógica).

Quienes están a favor de la ciencia y quienes están a favor del capitalismo son los mismos individuos. Hagamos que se conozca esa unión.

# # #

[1] El uso de fuerza física (es decir, la coerción) puede ser directa (por ejemplo, un puñetazo en la cara, un asalto, aprisionamiento) o indirecta (es decir, fraude, extorsión, difamación). Para más información sobre la naturaleza, clasificaciones y grados de fuerza física, ver “A Civilized Society: The Necessary Conditions”, en mi libro Loving Life: The morality of Self-Interest and the Facts that Support It (Richmond: Glen Allen Press, 2002)

[2] Para ver rankings de gobiernos actuales según su grado de libertad y prosperidad económica, ver “The Human Freedom Index”, publicado por el Cato Institute, el Frase Institute, y el Liberales Institute de la Friederich Naumann Foundation for Freedom.

[3] Algunos quizás digan que los grados de fuerza usados en países como los Estados Unidos y el Reino Unido no merecen ser categorizados bajo el concepto de “estatismo”. Pero estarían equivocados. Un sistema social se define propiamente según su característica distintiva esencial: la premisa operativa sobre la función del gobierno. ¿Acaso el sistema se basa en el principio de que la única función del gobierno es proteger los derechos individuales a través de prohibir la fuerza física en las relaciones sociales, y usando la fuerza sólo en represalia y sólo contra aquellos que inician su uso? ¿O se basa en la noción de que el gobierno puede iniciar fuerza contra individuos por otras razones que tenga el Estado, como redistribuir la riqueza, o avanzar la “raza maestra”, o asegurar obediencia a “Dios”, o cosas parecidas? Si es lo primero, el sistema es capitalista; si es lo segundo, en esa medida es estatista. Para más detalles, ver “Political ‘Left’ and ‘Right’ Properly Defined”.

# # #

Por Craig Biddle, presidente de The Objective Standard. Traducido y publicado con permiso del autor. Derechos reservados.

# # #
<<< Traducción: Objetivismo.org >>>

# # #

avatar
4 Hilo de comentarios
0 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo con más emociones
1 Autores de comentarios
Javier Murcia Autores de comentarios recientes
  Suscríbete  
Informarme de
Javier Murcia

En mi modesta opinión, que las conclusiones de una «ciencia» conicidan con las de un sistema político concreto se debe a la proximidad histórica que una y otro tienen como proyecto epistemológico y político epocal.

Ayn Rand

Todo lo que es apropiado para la vida de un ser racional es lo bueno; todo lo que la destruye es lo malo.

Objetivismo por temas

Glosario

Objetivismo en Facebook

Derechos del hombre

Objetivismo explicado en 2 minutos

Más visitadas