Atlas Shrugged – Part II: Una gran decepción

Archivado en: , , , 15 Comentarios

 

[Comentarios de Objetivistas sobre la película Atlas Shrugged – Part II, estrenada en octubre del 2012 en USA. Estos comentarios revelan parte de la trama y están escritos para quienes ya conocen el libro La Rebelión de Atlas.]

Espero que nadie vaya a ver la nueva película de La Rebelión de Atlas, porque si lo hace, creo que su reacción será probablemente que es un libro aburrido que no vale la pena leer.

El único tema que se extrae de la película es que los burócratas son malos. Ese tema queda claro, pero la compleja historia se reduce a algo parecido a los titulares de hoy día, con el nivel de profundidad de un episodio de Sean Hannity, y de hecho, una escena es ¡un breve extracto de un programa de Sean Hannity!

No hay caracterización alguna. Ninguna en absoluto. Hank Rearden firma el «Certificado de Regalo» sin ningún pensamiento visible. No hay ninguna pista sobre la motivación de Rearden o los conflictos que ha enfrentado. La historia de amor entre Dagny y Rearden no tiene ninguna realidad psicológica. La relación entre Francisco y Dagny ha sido cortada totalmente.

Más tiempo se dedica a mostrar los precios de la gasolina y escenas en gasolineras que en cualquier desarrollo psicológico de importancia. (Y un espectador que no supiera nada podría concluir que la esencia de la crisis mundial son los altos precios de la gasolina, una irrelevancia que la película ha creado de la nada para explicar por qué la gente ahora viaja en tren.)

No puedo evitar pensar lo poco que habría costado mostrar la escena en la boda de Taggart, cuando Francisco d’Anconia inicia un rumor sobre las acciones de su empresa. Estaba esperando ver la habitación vacía, con los tres únicos pilares que habían quedado en pie, Dagny mirando a Francisco, Francisco y Rearden, mirándose uno al otro. Hay que ver cuánto esta única escena – bien interpretada – podría haber capturado sobre las relaciones y las motivaciones de los personajes… pero simplemente no está.

Una de las personas de nuestro grupo que vino a ver la película no había leído el libro, y su reacción fue preguntarse por qué Rearden firmó el certificado de regalo… diciendo que seguro que a Dagny no le habría importado quedar expuesta…

Así que… para mí, una gran decepción.

# # #

Comentario de D. Knapp – publicado en HBL, un lista de suscripción para Objetivistas.

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: octubre 27, 2012 12:04 am

15 Comentarios

15 Comentarios

15 respuesta a “Atlas Shrugged – Part II: Una gran decepción”

  • Walter says:

    «La verdad creo que habría sido una idea infinitamente mejor haber creado una serie de televisión basada en capítulos y temporadas, como hacen ahora con los libros de Game Of Thrones. Digamos, una serie de tres temporadas y diez capítulos cada uno, de una hora de duración. Habría funcionado mucho mejor, y habrían tenido tiempo suficiente para no olvidarse del detalle en cada capítulo.»

    Que gran idea. Resulta mucho más interesante pensar en una serie que en la película. Yo seré director e intentaré hacerla, de manera en que lograré atraer al público moderno, haciendo destacar la pasión que me hizo despertar la lectura del libro y eligiendo a los actores correctos. Supongo que necesitaré conseguir los derechos de autor. Aunque si no logro llegar a la televisión, bien podría hacerla en youtube

  • Claudio says:

    Queda demostrado como una pésima película destroza una obra de arte como «La Rebelión de Atlas».

  • G Truchuelo R says:

    La tercera película aún no ha salido, pero justo ayer vi el primer trailer, el cual me encantó, incluida la banda sonora, todo hay que decirlo…

    http://www.youtube.com/watch?v=iUAi_1ZiXTE

    Pero personalmente creo que es un claro ejemplo de película malísima que no hace honor al libro en el cual se inspira.

  • Marcelo says:

    Donde puedo ver o encontrar la tercera entrega, parte o como se le quiera llamar de esta trilogia? Si es que existe o que saldra mas adelante, realmenete me intriga y me gusta ese final donde la CHICA luego de atravesar algo como una puerta interdimesional.colisiona su avion y finalmente aparece la persona mas nombrada de la pelicula o del libro…. Gracias por la informacion que me.den

  • godmino says:

    Está doblada y disponible, es posible que la encuentres en El Corte Inglés.

  • Marcos says:

    La verdad creo que habría sido una idea infinitamente mejor haber creado una serie de televisión basada en capítulos y temporadas, como hacen ahora con los libros de Game Of Thrones. Digamos, una serie de tres temporadas y diez capítulos cada uno, de una hora de duración. Habría funcionado mucho mejor, y habrían tenido tiempo suficiente para no olvidarse del detalle en cada capítulo.

    • godmino says:

      Marcos, es cierto, se prestaría mejor a una serie. Sin embargo, no estoy de acuerdo con quienes dicen que Atlas es muy difícil de llevar a la pantalla. Al contrario. Ayn Rand escribió varios brillantes guiones para el cine (entre ellos «Cartas a mi amada»), y Atlas fue escrito de tal forma que para un buen director (un *buen* director) que entendiese su filosofía (no tratase de tergiversarla) sería facilísimo transmitir su mensaje de forma clara, emocionante y convincente — y esto se aplica a su trama, a la caracterización de sus personajes, a los conflictos, a los diálogos, etc.

  • Miguel says:

    » Una de las personas de nuestro grupo…”, ¿Pero eso no es cuasipecado en vuestra doctrina?. Por Dios, eso es casi colectivismo… Aparte del hecho de citar a Ayn Rand como si fuera el Evangelio según San Lucas… Me parece a mi que tenéis un cacao mental bastante importante…»

    Vamos a ver colectivismo no significa integrarse en un grupo e individualismo ser un autista, colectivismo es subordinación del individuo a un grupo privándole de sus derechos individuales a la vida, la libertad, la propiedad y a la búsqueda de la felicidad.

    Un individualista y un objetivista sabe a qué grupos puede unirse porque representan la realización de su propio interés personal, y es eminentemente razonable que uno trate de unirse y trabajar o entablar amistad con un grupo de personas moral e intelectualmente afines a uno, por ejemplo, el autor de ese escrito está unido a una organización norteamericana llamada el Ayn Rand institute y seguramente lo está por su propio interés egoísta en hacer proyectos comunes relacionados con Objetivismo con personas a las que respeta y aprecia, eso no es colectivista.

    Colectivismo es unirse a una banda tribal donde el individuo pierde todos sus derechos y su capacidad de ser libre y se subordina a la voluntad de un líder o grupo de líderes o a un número mayoritario de miembros de ese grupo. Por ejemplo, el Estado norteamericano bajo la administración de Obama o el Estado español son organizaciones colectivistas porque usan la violencia y la fuerza para privarles del juicio y la elección libre en el ámbito de sus derechos a las personas sometidas a su jurisdicción, personas residentes en USA o residentes en España por ejemplo.

    Al hilo de lo que dice godmino te digo, Israel, que a mi me pasó exactamente algo muy similar cuando entré en esta página por primera vez, reacioné de forma hostil al principio hasta que comprendí la verdad, es muy difícil romper con las ideas morales e intelectuales mantenidas por uno como buenas desde que nace y descubrir posteriormente que son malas, porque esas ideas que uno mantienen forman parte de la identidad personal y de la cosmovisión más íntima del mundo y de la vida, y Objetivismo propone algo opuesto a esas ideas aceptadas generalmente, pero lo hace porque es lo bueno y lo correcto y porque esas ideas son malas pero eso no lo sabrás hasta que te tomes un tiempo para leer las obras de Ayn Rand y la información suministrada aquí.

  • Israel says:

    «Una de las personas de nuestro grupo…», ¿Pero eso no es cuasipecado en vuestra doctrina?. Por Dios, eso es casi colectivismo… Aparte del hecho de citar a Ayn Rand como si fuera el Evangelio según San Lucas… Me parece a mi que tenéis un cacao mental bastante importante…

    • godmino says:

      Israel, gracias por comentar. Obviamente eres nuevo a Objetivismo, pero no te preocupes, no nos ofendes. Estamos acostumbrados a que al principio a la gente que no entiende pueda parecerle que somos fanáticos, pero es simplemente porque Objetivismo es contrario a la inercia cultural de los últimos 2500 años.

      Quienes profundizan lo suficiente para conseguir ver que nuestro «fanatismo» consiste en aceptar que existe una realidad absoluta y en aplicar la razón más estricta — y todo lo que se deriva de ellas — pueden llegar a entender la importancia, la belleza y la verdad que representa esta filosofía. Los que se quedan en la superficie, los que oyen campanas sin saber dónde, critican un par de cosas por criticar y luego continúan su revoloteo por el mundo de las ideas, ellos se lo pierden, son ellos quienes suelen seguir con su «cacao mental». Nos gustaría contarte entre los primeros.

      Hay mucha información en estas páginas que puede servirte, si te interesa. Te invitamos a que entiendas un poco más de qué va la cosa y luego, si quieres, a seriamente retomar la conversación.

  • Miguel says:

    Pero, ¿ En la novela Ayn Rand no describe a Ellis Wyatt como un hombre de caracter violento y además cuando está charlando con Dagny y con Rearden en su casa después de concluir el viaje en la línea John Galt, el propio Wyatt estrella una copa contra la pared?

    Precisamente iba a decir que en el trailer de la primera parte el único personaje que me parecía convincente era el magnate del petróleo, pero creo que en realidad en la película el problema está en falsear esa escena y hacer que Dagny interrumpa a Wiatt cuando en el libro Ayn Rand dice claramente que Dagny quería decirle muchas cosas pero que por responsabilidad como vicepresidenta de Taggart Transcontinental ella tenía que callarse en ese momento y no ofrecer excusas.

    Pero yo tengo una duda y es el hecho de que como bien dices, godmino, Ayn Rand describe a Wyatt como un hombre con un dominio absoluto de sí mismo, sin embargo, luego nos muestra en su casa después de cenar con Dagny y Rearden tras el viaje en tren del capitulo VIII de la Primera Parte, un Wyatt violento que estrella una copa, y la duda que tengo es que esas dos escenas parecen mostranos dos Wyatt diferentes psicológicamente, uno sosegado y posteriormente uno violento que sin control estrella una copa.

    ¿ Cómo se explica la diferencia de actitud en esos dos momentos diferentes del mismo personaje?

    • godmino says:

      Miguel, tienes razón que la película cambia todo el contexto de la primera reunión entre Wyatt y Dagny. Lo que recuerdo del trailer es que Wyatt interrumpe a Dagny gritando algo vulgar y tan sin sentido como: «¡¡Lo que tendrías que hacer es no interrumpirme hasta que yo acabe de hablar!!» o algo por el estilo, totalmente contrario a la personalidad de Wyatt. Y el carácter de Dagny una vez más es falseado en la película, pues es verdad que ella internamente es la que quiere decirle a Wyatt que él tiene razón, que ella está de su lado, que son ellos dos quienes están luchando contra los saqueadores — pero se contiene porque sabe que ella es parte de la empresa y en ese momento su representante. (Por el contrario, la película presenta a Dagny dándole explicaciones a Wyatt, y éste no quiere oírlas… es una tergiversación total.)

      En cuanto a la aparente contradicción en la personalidad de Wyatt, realmente no lo es. Yo lo interpreto así: Ellis Wyatt es un hombre de carácter fuerte (aunque no violento) que tiene un control total de su mente y de sus actos, que tiene muy claros sus valores y sabe contra quién está luchando. Después de una cena maravillosa con dos personas que realmente admira y valora, después del enorme éxito de la Línea John Galt y de pasar unas horas celebrando ese importante éxito (de ellos tres), sintiendo que está en un mundo que es «como debería ser», después de escuchar mentes creativas haciendo planes para producir, crear y triunfar, de él mismo contarles su nueva forma revolucionaria para sacar petróleo de las rocas, de habler de caminos sin obstrucciones, usando la metáfora de una palanca para levantar el mundo… de pronto vuelve a la realidad y eso es un «shock» para él, vuelve a una realidad que hace sus valores imposibles de conseguir, se da cuenta que está en un mundo que quiere destruirlo a él y a sus acompañantes. . . y en ese momento, por justicia, su carácter le lleva a expresar su frustración estrellando una copa contra la pared. No es que pierda el control, lo que pierde es la perspectiva temporalmente.

      Así son los héroes de Ayn Rand, seres humanos reales luchando por sus valores, no tipos simpaticotes sin ideas claras que quieren llevarse bien con todo el mundo y no causar problemas. Lo que Ayn Rand muestra con ese contraste no es una persona caprichosa cuya personalidad es contradictoria, sino que Wyatt es humano, que tiene emociones, las emociones correctas: muestra que no es una persona blandengue, una persona «más-o-menos» a quien le da todo igual; muestra a un productor, a un héroe con carácter, principios e ideas claras, y cuando actúa, su acción es un acto de justicia, un sustituto por el acto de ver nítidamente al enemigo, al mal, y desde su ego más profundo intentar destruirlo.

      Lo bueno de leer a Ayn Rand es que ni siquiera hace falta «interpretar» lo que ella escribe; está ahí mismo, en el texto, o en el párrafo siguiente o cien páginas antes, pero ahí está, ella muestra la naturaleza de sus personajes no en cómo los describe sino en las acciones de los propios personajes. No he re-leído los pasajes relevantes antes de escribir esto, pero sé que leyéndolos con atención la conducta de Ellis Wyatt es perfectamente consistente: su acción destructiva en la cena es sólo el pre-aviso de una acción mucho más destructiva (y significativa para toda la novela), de una decisión totalmente consciente y deliberada que está por venir, son parte del mismo hilo en la trama y de la misma personalidad racional.

  • Miguel says:

    O sea una basura o un cubo de mierda vaciado en público, no entiendo si eso es así de donde han extraído el contenido para realizar el guión.

    Pero yo cuando vi el trailer de la primera parte subtitulado ya me disgustó porque salvo el personaje de Dagny Taggart en la película los demás ya se veía a simple vista que no eran como los personajes del libro.

    Por ejemplo, en el libro Hank Rearden nos aparece descrito de la siguiente forma:

    » Agitándose en la oscuridad del cobertizo, el resplandor rojo azotaba el rostro de un
    hombre de pie en un rincón distante que, reclinado contra una columna, observaba
    todo. El resplandor trazó una línea frente a sus ojos, cuyo color y calidad sugerían
    un pálido hielo azul, y luego se posó en el negro enrejado de la columna metálica
    y en los mechones de un cabello rubio ceniciento; después iluminó el cinturón de
    la gabardina y los bolsillos donde tenía metidas las manos. El hombre era alto y
    huesudo; siempre los demás lo habían visto como demasiado alto. El rostro, de
    prominentes pómulos, parecía tallado y lo cruzaban delgadas líneas, no marcadas
    por la edad, porque siempre habían estado allí. Por esa razón, había parecido
    viejo a los 20 años y se veía joven ahora, a los 45. Desde que tenía memoria, le
    habían dicho que su cara era fea por su aspecto implacable, y cruel por su dureza.
    Su aspecto era inexpresivo mientras miraba el metal. Era Hank Rearden.»

    O sea un ho,bre serio, firme, hermético, difícil de penetrar en cuanto a descubrir sus íntimas emociones.

    Sin embargo, en la película el actor que la encarna no sugiere nada de eso, sugiere un hombre casi sociable o sea del tipo del que hoy dicen que es » simpático», dicharachero, como si no estuviese preso de un largo tormento a causa de la irracionalidad que lo rodea por parte de sus familiares y del resto de personas que lo tratan.

    En cualquier caso a mi no se me apareció el Hank Rearden que en mi mente aparecía evocado cuando leía el libro, o sea muy mal.

    Luego por ejemplo Paul Larkin en el trailer de la primera parte aparece como un hombre joven seguro de sí mismo, mirando de frente a la cara a Rearden, cuando en el libro Ayn Rand lo describe de la siguiente forma:

    » Larkin estaba levemente encorvado, mirándolo con sus pupilas dulces e
    implorantes. Su cuerpo bajo y regordete parecía desvalido, incompleto, como si
    necesitara un caparazón donde esconderse al menor contacto extraño. Sus ojos
    tristes y su desesperanzada y tímida sonrisa servían de sustitutos al caparazón.
    Aquella sonrisa desarmaba a cualquiera: era como la de un niño que se pone a
    merced de un universo incomprensible. Tenía 53 años.»

    En la película el actor que encarna a Paul Larkin no me parece que responda a ese perfil.

    Y desde luego a Rearden cuando llega a su casa después de haber producido el primer pedido de » Rearden Metal» no se le ve abatido por el aire de irracionalidad que en su casa está presente, ni se le ve oscuro o lúgubre.

    El personaje de Eddi Willers igual, resulta que es negro cuando en la novela se nos describe como rubio.

    Eso como aspectos estéticos y de caracterización de personajes, puesto que no puedo hablar de contenido ya que no he visto la película.

    Pero me resulta muy difícil conceptualizar cómo es posible que Francisco consiga montar el revuelo en la boda al revelar la caída de las acciones de su empresa cuando resulta que la película se celebra en un entorno futurista donde las acciones pueden venderse en cuestión de segundos vía informática.

    En fin, por lo que veo una pura decepción.

    • godmino says:

      Hay cientos de esos ejemplos de caracterización. A mí me impresionó el personaje de Ellis Wyatt, que en la película interrumpe a Dagny gritando desaforadamente y sin control, cuando su descripción en la novela – cuando aparece por primera vezn frente a Dagny – es exactamente lo contrario; una de las mejores descripciones de alguien que he leído, parece que lo estás viendo delante de tus ojos: la fuerza interior, la seguridad en sí mismo y su auto-control.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»