Obama evade a Ayn Rand

Archivado en: , , , 8 Comentarios

 

Hagamos este ejercicio. Tratemos de entender los comentarios más o menos incoherentes de Obama y convertirlos en una crítica coherente de Ayn Rand:

– El individualismo randiano dice que sólo «yo» importo.
– Pero sabemos que otras personas también importan.
– Por lo tanto, el individualismo de Rand debe ser rechazado.

Bueno, eso no es exactamente un modus ponens de libro de texto, pero más o menos capta la esencia de los comentarios que hizo Obama en un entrevista con la revista Rolling Stone [traducción de la parte relevante al final de este Post]. Según Obama, Rand aboga por una visión de la vida en la que estamos «todos aislados y preocupándonos sólo por nosotros mismos», y como ese punto de vista sobre la vida es tan atractivo como una babosa obesa, simplemente tenemos que aceptar la noción colectivista de que tenemos el deber de servir a los demás en vez de centrarnos en «desarrollarnos a nosotros mismos».

Para alguien que con tanta frecuencia acusa a sus adversarios de tergiversar las opiniones que él expresa, ese comentario es un increíble “hombre de paja”.

Empecemos con esta pregunta: Las novelas de Ayn Rand, ¿describen a personajes que están aislados y se preocupan exclusivamente de sí mismos?

  • En su primera novela, Los que Vivimos, el héroe lo arriesga todo para salvar la vida de su amante.
  • En la segunda gran novela de Ayn Rand, El Manantial, el héroe es parte de un apasionado romance con la protagonista, se involucra en numerosos acuerdos comerciales, es la discípulo favorito de su mentor en arquitectura, y forma muchas y profundas amistades con mucha gente, desde un trabajador de la construcción a un magnate de los medios de comunicación.
  • En su última y principal novela, La Rebelión de Atlas, la «utopía» de Ayn Rand no es Robinson Crusoe en una isla desierta, sino un pueblo entero, pequeño y muy unido. Por no hablar de las decenas de romances, amistades y relaciones comerciales que los héroes emprenden.

Todo esto debe hacerle reflexionar a cualquiera que pretenda acusar a Ayn Rand de defender un individualismo atomista, de lobo solitario.

Entonces… ¿qué está pasando aquí? ¿Está Ayn Rand siendo inconsistente? ¿Cómo es posible compaginar su descripción de héroes que valoran profundamente a otras personas con el individualismo sin sentimiento de culpa y la defensa del interés propio que ella aboga?

La clave que hay que entender es que otras personas tienen un enorme valor para un individualista. Un individualista no es alguien que «se interesa» sólo por sí mismo, sino alguien que está decidido a lograr su propia felicidad. Pero, ¿cómo se alcanza la felicidad? En gran parte, desarrollando estrechas relaciones con otros: con socios comerciales, hombres de negocios, profesores, vecinos, amigos y amantes. En palabras de Rand:

Amor, amistad, respeto, admiración… son la respuesta emocional de un hombre a las virtudes de otro, el pago espiritual que se da a cambio del placer personal y egoísta que un hombre recibe de las virtudes del carácter de otro hombre. Sólo un salvaje o un altruista alegaría que apreciar las virtudes de otra persona es un acto de generosidad, y que en lo que concierne a su propio interés y placer egoístas, no hay ninguna diferencia si uno trata con un genio o con un estúpido, si se encuentra con un héroe o con un bandido, si se casa con la mujer ideal o con una prostituta.

La diferencia entre un individualista y un colectivista en este contexto no es que el colectivista se preocupe de otros y el individualista no. Es que el individualista se preocupa de las personas que, de una forma u otra, contribuyen a mejorar su vida, asegurándose que todas sus relaciones están regidas por el principio del comerciante. Él trata con la gente sólo en base a un beneficio mutuo, intercambiando valor por valor, donde ambas partes ganan. Citando a Ayn Rand de nuevo:

El principio del comercio es el único principio ético racional para todas las relaciones humanas, personales y sociales, privadas y públicas, espirituales y materiales. . . . En cuestiones espirituales – (por «espiritual» aquí quiero decir: «perteneciente a la consciencia del hombre») – la moneda o el medio de cambio es diferente, pero el principio es el mismo.

El colectivismo nunca ha sido popular entre los americanos. En la medida en que se haya implantado en la forma de pensar de la gente, es porque su significado ha sido difuminado y el sentido de individualismo ha sido oscurecido. Pero con millones de personas leyendo a Ayn Rand – incluído el Presidente – y descubriendo lo que realmente significa individualismo, hay que preguntarse cuánto tiempo durará el ardid colectivista.

# # #

Por Don Watkins, del Ayn Rand Institute

# # #

[Sección de la entrevista al presidente Obama en la revista Rolling Stone, Octubre 2012]

P: “¿Ha leído usted alguna vez a Ayn Rand?”

Obama: “Claro que sí.”

P: “¿Qué piensa usted que significaría la obsesión que tiene Paul Ryan con su obra, si él llegase a ser elegido Vice-Presidente?”

Obama: “Bueno, tendrías que preguntarle a Paul Ryan lo que significa para él. Ayn Rand es una de esas cosas que muchos de nosotros, cuando teníamos 17 o 18 años y nos sentíamos incomprendidos, leíamos. Luego, al hacernos mayores, nos damos cuenta de que un mundo en el que sólo estamos pensando en nosotros mismos y no pensamos en nadie más, en el que estamos considerando todo el proyecto de desarrollarnos a nosotros mismos como siendo más importante que nuestras relaciones con otras personas y que asegurarnos que todo el mundo tiene una oportunidad . . . esa es una visión bastante estrecha. No es una que, creo yo, describa bien lo que es mejor en América. Desafortunadamente, parece como si a veces esa visión de una sociedad de “cada uno por su cuenta” ha consumido una gran parte del Partido Republicano.”

Por supuesto, esa no es la tradición republicana. Mencioné este punto en el primer debate. Mira a Abraham Lincoln: Él creía mucho en la auto-suficiencia y la auto-confianza. Él la encarnaba: que trabajas duro y triunfas, que tus esfuerzos deberían llevarte tan lejos como tus sueños te puede llevar. Pero él también entendió que hay algunas cosas que podemos hacer mejor juntos. Que hacemos inversiones en nuestra infraestructura y en ferrocarriles y canales y universidades y concesiones de tierras y en la Academia Nacional de Ciencias, porque todo eso nos da a todos la oportunidad de desarrollar nuestro potencial, y todos estaremos en mejor situación como consecuencia. Él también tenía un sentido de empatía profundo, un sentido del valor intrínseco de cada individuo, lo que le llevó a oponerse a la esclavitud y, finalmente, a firmar la Proclamación de la Emancipación. Esa visión de la vida – la visión de que todos estamos conectados, a diferencia de todos aislados y preocupándonos sólo por nosotros mismos – esa es la visión que ha hecho a Estados Unidos un gran país y nos ha permitido construir un sentimiento de identidad nacional a partir de todos los diferentes grupos de inmigrantes que han venido en oleadas a lo largo de nuestra historia.

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: octubre 30, 2012 11:13 pm

8 Comentarios

8 Comentarios

8 respuesta a “Obama evade a Ayn Rand”

  • Padrón Vázquez José says:

    Totalmente de acuerdo con Ayn Rand. Esta interpretación de Obama es un lugar común en el que caen muchos de quienes no conocen la totalidad de las ideas y obras de Rand. Muy ilustrativo en este punto es el artículo titulado «¿Es el hombre un animal social?», publicado en esta misma página.

  • El osito Teddy says:

    Me he equivocado: mi comentario anterior estaría mejor en la noticia sobre las elecciones. Lo siento.

  • El osito Teddy says:

    Aquí se dice que el resultado electoral está influenciado por admiradores despechados de Ron Paul:
    http://www.policymic.com/articles/18815/the-ron-paul-effect-how-the-gop-threw-the-election-by-disenfranchising-ron-paul-supporters

  • Martin Mumbru says:

    Miguel, gracias por la respuesta ! estoy de acuerdo con vos !

  • Miguel says:

    Realmente utopía significa: en ningún lugar real y conocido, » ou topos», la Rebelión de Atlas no es una utopía, básicamente porque se basa en un sistema que puede existir en la realidad, tanto en USA, como en España, como en cualquier otro lugar del mundo real, y además ese sistema con ciertos controles existió en USA a principios del siglo XIX.

    Muchos críticos literarios han calificado la novela de Ayn Rand como una antiutopía o distopía particularmente Atlas, porque ella advierte de las consecuencias de un mundo totalitario que en realidad en esa época no era el que existía en américa, pero realmente la novela no cabe calificarla de distópica, porque ella describió hechos que pueden darse en la realidad y que en algunas regiones del mundo se dieron, ( totalitarismo o socialismo), o bien se dan, intervencionismo, en casi todos los lugares del mundo, así que su novela es más bien una novela de Tesis por cuanto lo que ella hizo fue plasmar por medio de una historia ficcional una doctrina o filosofía que pretendía ella mostrar a través de los personajes y eventos de la trama.

    De todas formas las distopías pueden tener sentido para advertir de determinadas consecuencias plasmadas a través de la recreación estética utópica o distópica.

    De hecho Himno sí es una distopía porque se traslada la acción a un lugar que es irreal y que no existe con determinada forma de vida que no existía y que nunca existió de esa forma, aunque hubiese analogías con el oscurantismo medieval no se describe ni se hace referencia a un lugar del mundo real, es una historia de fantasía un tanto atípica si consideramos su producción ulterior y anterior a dicha novela.

  • Martin Mumbru says:

    Decir que Rand tenia una » utopía » me parece una contradicción, si para ella su Atlantida era utopica, que sentido hubiese tenido su trabajo ? saludos !

  • Miguel says:

    » Hagamos este ejercicio. Tratemos de entender los comentarios más o menos incoherentes de Obama y convertirlos en una crítica coherente de Ayn Rand:

    – El individualismo randiano dice que sólo “yo” importo.
    – Pero sabemos que otras personas también importan.
    – Por lo tanto, el individualismo de Rand debe ser rechazado.»

    Efectivamente, esto es un ejemplo pero no de silogismo sino de paralogismo o razonamiento desviado, es decir, de non sequitur.

    Por supuesto que Ayn Rand proclamaba que solo uno importa, pero quienes entienden, no como Obama que es estúpido, lo que es el egoísmo saben que las relaciones con las personas valiosas forman parte de ese uno mismo es el que importa.

    Por supuesto que los demás importan, pero importan en cuanto para uno mismo es bueno y por tanto importante egoístamente el respetar el valor, ( no intrínseco como dice Obama), sino objetivo de su vida y sus valores.

    Por ende, como diría Fracisco D´Anconia, hay que revisar esas premisas del falso silogismo, una de ellas es falsa, la falsa es la tercera, la conclusión extraída.

    Las dos primeras son verdaderas, los demás importan en cuanto para mí es objetivamente importante que yo viva y ello requiere el respeto de una sociedad libre y egoísta en sentido racional.

    Pero un sujeto de escasa inteligencia como Obama es incapaz de comprender algo tan evidente como que si tu estás por debajo de esos » los demás» entonces no vas valorarlos, en consecuencia, llega un momento en que ni siquiera los demás importan, como evidencia cualquier dictadura totalitaria de la historia como la de Hitler o la de Lenin y Stalin.

    Lo de Obama denota o evidente mala fe o estupidez supina, y no se sabe que es peor en este caso.

  • JUAN ANTONIO says:

    Saludos desde España, ese País sometido desde hace muchisimo tiempo al colectivismo más penetrante. Tanto la izquierda como la supuesta derecha en españa son profundamente colectivistas y anti-liberales. Aquí Obama es venerado por mucha gente por ser precisamente un gran colectivista. Hay un pequeño partido liberal (P-Lib) o partido de la Libertad Individual que está tratando de remontar desde la nada y que defiende un liberalismo profundo, donde caben muchas sensibilidades. Creo que en el mundo de hoy sobran Obamas, Zapateros, y también Rajoys, y hacen falta muchos Mises, Hayek, y por supuesto Randianos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»