Objetivismo.org

El Maestro contra el Mercado

Si alguien quiere entender cómo el libre mercado explica las crisis financieras, debe leer a Ayn Rand, o a Ludwig von Mises, o incluso al Alan Greenspan de hace medio siglo. Pero oir al Alan Greenspan de hoy hablar de mercados libres es como oir a un censurador chino hablar de libertad de expresión. . . .

# # #

Alan Greenspan afirma que el mercado libre no consiguió evitar la crisis financiera, y que está «asombrado» de que su profesada «ideología de libre mercado» parece contener un «defecto».

Pero, ¿por qué hemos de tomárnoslo en serio? Greenspan, aunque estuvo un tiempo atrás asociado con la filósofa de laissez-faire Ayn Rand, de hecho no ha defendido el libre mercado desde hace décadas. Recordemos que este es un hombre que durante dos décadas fue reverenciado por ser, en palabras del New York Times, «el infalible maestro del sistema financiero».

Los mercados libres no tienen «maestros infalibles», lo que hacen es liberarnos de tales «maestros» – de los planificadores centrales que repetida y falsamente han expresado la capacidad y el derecho de orquestar millones de vidas económicas. Los mercados libres le permiten a cada uno de nosotros ser su propio maestro, manejar sus propios asuntos, producir y comerciar como lo consideremos oportuno, y asumir la responsabilidad de las consecuencias cuando fracasamos.

Todo el tiempo que Alan Greenspan trabajó para la Reserva Federal lo dedicó a distorsionar los resultados del mercado con los omnipresentes controles de los mercados financieros, incluido el mercado hipotecario. La Reserva Federal, por su naturaleza, ejerce un enorme poder sobre el mercado pues es quien determina la oferta monetaria y las tasas de interés, que a su vez determinan los préstamos, los créditos, y la influencia de los bancos a través de toda la economía. Al inicio de su mandato, algunos esperaban que Greenspan, quien se había opuesto con anterioridad a la Reserva Federal y había sido partidario del patrón oro, minimizara la distorsión de la Reserva Federal en los mercados. En cambio, Greenspan se convirtió en nuestro Manipulador en Jefe, en repetidas ocasiones inflando la oferta monetaria y bajando artificialmente los tipos de interés para supuestamente maximizar la prosperidad. Además, no se opuso a otros distorsionadores del mercado como Fannie Mae y Freddie Mac (que incentivó a los prestamistas a hacer préstamos de billones de dólares que nunca habrían concedido en un mercado libre), ni al cartel de agencias apoyadas por el gobierno dedicadas a evaluar títulos (y cuyos absurdos modelos les daban valuación AAA a títulos respaldados por hipotecas).

Por lo tanto, cuando Greenspan habla, lo hace, no como la voz de un (inexistente) mercado libre en finanzas y en vivienda, sino como la voz del planificador central del gobierno – una voz totalmente motivada a culpar al mercado en vez de culpar a las políticas de la Reserva Federal que distorsionan el mercado.

Ciertamente esta no es la voz del Alan Greenspan que denunció a la Reserva Federal y defendió el patrón oro en 1960 como contribuidor al libro de Ayn Rand Capitalismo: El Ideal Desconocido. Aquel Alan Greenspan entendía lo que son los mercados libres, y explicó cómo ellos fomentan el comportamiento racional de las personas en su propio interés, siempre y cuando ellas sean las responsables de sus propios riesgos. También explicó cómo las dádivas y los rescates del gobierno recompensan el comportamiento irracional y destructivo. Por ejemplo, cuando el gobierno infla la oferta monetaria y manipula los tipos de interés, les está dando a las instituciones financieras nuevos fondos que no están respaldados por activos reales, fondos que son canalizados en determinados sectores de la economía (como en acciones punto.com o en casas), y que crean auges artificiales seguidos de derrumbes catastróficos. Este es el análisis de Greenspan sobre el auge que precedió al derrumbe de 1929: «El exceso de crédito que la Reserva Federal bombeó en la economía repercutió en el mercado de valores – provocando un fantástico boom especulativo». ¿Suena familiar? ¿Qué identificaría el Greenspan de entonces como la causa del auge especulativo de la vivienda en el centro de la crisis de hoy – el mercado o el maestro?

Greenspan tiene derecho a cambiar de opinión, por supuesto, pero es intelectualmente deshonesto hacernos creer que el mercado que él ha manipulado durante 20 años era verdaderamente libre. Y los que cuestionan las acciones de Greenspan como jefe de la Reserva Federal no deberían preguntarle lo que no hizo para prevenir la crisis financiera; deberían preguntarle qué hizo para causar la crisis al usar su enorme poder para recompensar un comportamiento irracional. Le deberían preguntar cómo él puede negar que su imprenta inflacionista, junto con el estado de bienestar para las viviendas, creó la falsa promesa de precios de las viviendas cada vez mayores que fue la raíz de toda la irracionalidad del mercado – desde «cambiar» de casa constantemente por diversión y lucro, a los «préstamos de mentiroso» con sólo interés, para gente pobre, hasta las acciones de Wall Street de cortar, descomponer y apostar a contratos hipotecarios dudosos.

Si alguien quiere entender cómo explica el libre mercado las crisis financieras, debe leer a Ayn Rand, o a Ludwig von Mises, o incluso al Alan Greenspan de hace 42 años. Pero oir al Alan Greenspan de hoy hablar de mercados libres es como oir a un censurador chino hablar de libertad de expresión.

Nada bueno se puede ganar, ni intelectual ni políticamente, con echarle la culpa de nuestros problemas a algo que no existió – sea el mítico mercado libre del auge de la vivienda o la mítica ideología de Greenspan del libre mercado. Los americanos necesitan entender la verdadera naturaleza de Greenspan como burócrata manipulador del mercado, para que podamos investigar los controles del gobierno que son la verdadera causa del desastre actual, y así salvarnos de desastres provocados por un mercado menos libre aún en el futuro.

# # #

Por Alex Epstein y Yaron Brook. Traducido por Objetivismo.org con permiso del Ayn Rand Institute.

Alex Epstein es analista del Ayn Rand Center for Individual Rights (ARC). Yaron Brook, Ph.D. en finanzas, es presidente del ARC. El Ayn Rand Center es una división del Ayn Rand Institute y promueve la filosofía de Ayn Rand, autora de «Atlas Shrugged» y «The Fountainhead».

# # #

avatar
4 Hilo de comentarios
0 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo con más emociones
3 Autores de comentarios
MiguelAlpha_ColumbiaALPHACOLUMBIA1776 Autores de comentarios recientes
  Suscríbete  
Informarme de
Miguel
Miguel

En cuanto a Mises y su praxeología, yo entiendo que es compatible con objetivismo, de hecho objetivismo es un sistema filosófico y la Praxeología misiana es una escuela o paradigma económico, los únicos puntos donde podrían chocar Mises y Rand… Leer más »

Miguel
Miguel

Bueno Alan Greenspan puede ser llamado con todo merecimiento Alan Stadler, dado que al igual que el ilustre científico de la Rebelión de Atlas, él traicionó todos los principios por los cuales una vez vivió, y desde luego el hecho… Leer más »

Alpha_Columbia
Alpha_Columbia

Es un hecho bien conocido que Greenspan fue asociado de AynR. En la década de 1950, fue presentado a Rand por su esposa. A lo largo de los años 1950 y 1960 escribió artículos sobre Objetivismo e incluso contribuyó ensayos… Leer más »

ALPHACOLUMBIA1776
ALPHACOLUMBIA1776

Algien puede explicarme por que Mises difiere con Ayn Rand ? no he leido a mises, pero entre mis amigos de los circulos libertarios (muchos de ellos son «miseanos» rechazan en ciertos aspectos mucho a Ayn Rand, y me aconsejan… Leer más »

Ayn Rand

Políticamente, el objetivo de la tendencia dominante hoy día es el estatismo. Filosóficamente, el objetivo es la destrucción de la razón; psicológicamente, es la erosión de la ambición.

Objetivismo por temas

Glosario

Objetivismo en Facebook

Ayn Rand: Filosofía, Razón y Emociones

Objetivismo explicado en 2 minutos