El Papa contra la libertad de expresión

Archivado en: , , , 17 Comentarios

 

papa libertad expresion«Hay límites a la libertad de expresión». . . «[…Si alguien insulta] a mi madre, puede esperar en respuesta un puñetazo. Es normal. Es normal. No se debe provocar. No se puede insultar la fe ajena. Uno no se puede burlar de la fe de los demás».

Aunque el Papa hiciera esas declaraciones en su estilo jocoso y dicharachero, hay que tomárselas muy en serio, porque la libertad de expresión es un asunto de vida o muerte.

Si el Papa fuese una persona cualquiera, no importaría en absoluto lo que pensara o lo que dijera. Pero no lo es. Millones de fieles están pendientes de cada paso que da y de cada palabra que pronuncia, atentos para aceptar sus enseñanzas y entender y aplicar así la doctrina de la Iglesia. Las ideas básicas que un líder espiritual expresa acaban penetrando y formando parte de la cultura de sus seguidores.

¿Cuál es, entonces, la posición del Papa sobre la libertad de expresión? El Papa dice que ni se debe ni se puede ofender a los demás, y que si uno lo hace, es de esperar que le ataquen. No dice abiertamente que es moral iniciar la fuerza contra quienes ofenden (él no podría ser tan burdo), pero de hecho afirma que él sí iniciaría la fuerza si le insultaran, y por lo tanto implica que iniciar la fuerza en esas circunstancias no puede ser malo; es algo, como mínimo, razonable. Una vez que el principio queda establecido – que es aceptado como válido y «normal» el iniciar la fuerza física contra otro por insultarte – el pasar de un puñetazo en la cara a un tiro en la cabeza es cuestión de grado.

¿Qué pasó con Charlie Hebdo? La posición del Papa no deja lugar a dudas: “No se debe provocar. No se puede insultar la fe ajena”. O sea, los editores de Charlie Hebdo no actuaron bien, se pasaron, provocaron, insultaron… y por eso les pasó lo que les pasó. Malos chicos, no deberían haber insultado a los extremistas musulmanes.

Para el Papa: Insultar = MALO. Atacar al insultante = OK.

Eso es estar en contra de la libertad de expresión y a favor del inicio de la fuerza. En un asunto de vida o muerte, el Papa está del lado de la muerte.

Contrastemos la posición del Papa con la posición opuesta. Las palabras, por muy ofensivas que sean, no violan ni pueden violar los derechos individuales. Solamente el inicio del uso de la fuerza – el puñetazo del Papa o las balas de los yihadistas – viola esos derechos. Defender el derecho a la libertad de expresión y condenar el inicio de la fuerza es defender los derechos individuales, es estar del lado de la vida.

Para una persona racional: Insultar = OK. Atacar al insultante = MALO

Hace 400 años el Papa de turno amenazó a Galileo con tortura física por enseñar que la Tierra no era el centro del universo, lo cual era una blasfemia, un insulto, un ataque contra la doctrina de la Iglesia. El conflicto entre razón y fe – entre vida y muerte – continúa. En algunos aspectos no hemos avanzado nada.

Y como prueba de ello es que el Papa y los yihadistas están de acuerdo en dos cosas, por principio: «insultar está mal», y «si te sientes insultado tienes derecho a iniciar la fuerza».

Como dice John Galt en Atlas: «¡Que el Dios que habéis inventado os perdone!»

# # #

Editorial de Objetivismo Internacional.

Las declaraciones del Papa han sido publicadas y extensamente comentadas en la prensa internacional, por ejemplo aquí y aquí, además de en varios otros medios y redes sociales.

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: enero 18, 2015 10:10 am

17 Comentarios

17 Comentarios

17 respuesta a “El Papa contra la libertad de expresión”

  • G Truchuelo R says:

    @Comprachicos, una «amenaza de» es de facto una coacción. Por lo tanto, dependiendo del contexto, sí, se pueden y se deberían tomar medidas.

    Resalto *contexto* porque no es lo mismo que le digas a un amigo «te voy a matar como vuelvas a llegar tarde jajaja» que un encapuchado que se te aparece por la calle con una navaja en la mano y te dice «te voy a matar».

    En cualquier caso, la esencia es básicamente el uso de la fuerza, y la amenaza es una de sus más claras expresiones.
    El estado actual, por ejemplo, está ejercitando de forma constante e ininterrumpida una amenaza contra todos aquellos que osen negarse a pagar impuestos para mantener el 80 u 90% de la administración, aunque no veamos físicamente por la calle a policías dando porrazos a todo el mundo para que pague.

  • Comprachicos says:

    ¿que pensais de la apologia al terrorismo? esta claro que es un acto inmoral pero… ¿se deben tomar medidas legales en su contra? ¿que piensan los objetivistas de esto?

  • patontadas says:

    Yo estoy alucinando. Hay muchas cosas en mi pensamiento que me aproximan al objetivismo, pero en esto no estoy de acuerdo. Es necesario regular el honor de las personas en los medios de comunicación mediante leyes que impidan que pueda ser nadie insultado impunemente, sino, ¿Que te parecería que saliera una caricatura de tu madre desnuda en medio de muchos hombres? O que yo te diga que eres un «hijo de…» no creéis que se debe penar? Pues entonces parad el tren que yo me bajo.

  • Omingod says:

    A un buen amigo mío le han publicado una carta al director en *The Times* de Londres, el prestigioso diario inglés. Este el contenido:

    “Búrlate del Islam y recibe un puñetazo, dice el Papa Francisco» (The Times).

    La libertad de expresión es el derecho a no estar de acuerdo, lo que a menudo significa ofender. Condonar cualquier forma de violencia en respuesta al derecho de un hombre de expresar una idea o una opinión es aprobar la opresión religiosa y política.

    La libertad de expresión incluye la libertad de no estar de acuerdo, de no escuchar y de no apoyar a los antagonistas de uno. Pero, citando a la filósofa y novelista Ayn Rand: «La diferencia entre un intercambio de ideas y un intercambio de golpes es más que evidente. La línea de demarcación entre libertad de expresión y libertad de acción queda establecida por la prohibición de iniciar la fuerza».

    Atentamente, D S A Murray

  • Omingod says:

    En USA les enseñan a los niños un dicho que resume muy bien la actitud que deben tener ante las acciones de otros:
    «Sticks and stones can break my bones, but words will never hurt me».
    («Palos y piedras pueden romper mis huesos, pero las palabras nunca podrán dañarme».)

  • Luis Sánchez Juárez says:

    En una sociedad civilizada hasta la libertad de expresión está condicionada trasgredir con el lenguaje o gráficos la línea límite de la comunicación implica necesariamente el riesgo de una reacción no solo a los extremistas Musulmanes.

  • G Truchuelo R says:

    Omar, estoy escuchando y leyendo miles de opiniones estos días sobre el tema, y la gran mayoría de esas opiniones no tienen en cuenta el significado exacto de «violencia», «mal», «derechos», etc.

    En ningún momento nos hemos puesto a analizar, ni siquiera superficialmente, si esas caricaturas o esos insultos son «apropiados», «efectivos», moralmente correctos, etc. No estamos discutiendo si está bien o está mal el insultar a los demás.

    Lo que estamos discutiendo es si el que insulta ha de ser penado por medio de la fuerza de los tribunales tanto civil como penalmente. La respuesta es contundente: NO.

    Pero, y en esto estarás de acuerdo, no estamos limitando la libertad de nadie de actuar contra la gente que insulta de la forma correcta, ya sea dejando de comprar esa revista, dando argumentos correctos, demostrar que sus acusaciones son falsas, o simplemente ignorándola y animando a tus amigos a no comprar tal revista. Esta es la forma civilizada.

    …Por otra parte, lo que es ofensivo y lo que no es «subjetivo», en el sentido de que depende de cada persona y su visión de la vida. Para los objetivistas puede ser ofensivo que les llamen «dogmáticos» por pensar diferente, a los gays les puede resultar ofensivo que la iglesia los califique como los califica, a la iglesia le puede resultar ofensivo que una pareja casada se divorcie, y a los ateos que haya tantos «fanaticos» por el mundo.

    La convivencia es posible si nadie entre ellos inicia la fuerza; pueden insultarse, debatir, hablar, burlarse entre sí… pero nunca tocarse o pasar a las manos, o recurrir a la violencia. De lo contrario, todos estarían, en el mejor de los casos interponiéndose demandas todos los días por ser ofendidos.. repito, en el mejor de los casos…

  • Pobrecito Hablador says:

    este Papa liberticida debe pensar por las mismas que la violación no esta del todo bien, pero claro, si las mujeres van con minifaldas y escotes, “van provocando” y “se lo pueden ganar”. Simplemente digno de un -capo de secta-, no les gusta la libertad individual porque no les interesa la libertad en general, mucho mejor “rebaños de corderos” como se menciona en sus sagradas escrituras. Lo que me asombra es que arrastre multitudes con ideas tan medievales.

  • Omar says:

    Omingod, lee bien, no estoy de acuerdo con lo que le hicieron a esos periodistas, tampoco con la violencia. Pero si, muchos periodistas abusan y tienen toda la ventaja de sus posiciones y en la mayoría de las veces lo que buscan es provocar y se sienten mal cuando no lo logran. Hoy tienen toda la atención y seguro harán un buen uso de eso. Por tu forma de expresarte me das la razón, solo critican por criticar. Creo que ustedes han mal entendido los principios de Objetivismo. Igual, saludos y que la pases bien.

    • Omingod says:

      No entiendo tus argumentos, pero bueno, no te preocupes, dejémoslo ahí.

      Se me ha ocurrido una comparación para que la analicen quienes creen que publicar la caricatura de Mahoma ha sido una provocación innecesaria, y que los editores de Charlie Hebdo no deberían haberlo hecho.

      Imagina un país, digamos Francia o España – o Argentina o Brasil, o cualquier otro – donde las mujeres van a la playa en bikini, como han venido haciendo durante décadas. Y que hay una religión en un país lejano, digamos Irán o Yemen, para la cual eso es una ofensa muy seria a Alá, una ofensa castigable con la muerte. Durante un tiempo no pasa nada, pero un buen día hay un atentado y unos jóvenes encapuchados matan a unas 10 mujeres (ó 100, ó 1000) que iban en bikini en una de las playas, y dicen estar en su perfecto derecho a hacerlo porque su religión se lo ordena, y porque es un insulto para ellos el que esas mujeres vayan por ahí enseñándolo todo.

      Digamos que encuentran y matan a los agresores. A partir de ahora, ¿quién cree que sería una «provocación» el volver a ir a la playa en bikini? ¿Quién cree que a partir de ese momento, las mujeres de esos países deberían «no provocar» más a los extranjeros? ¿Quién dice que hay límites a la libertad de expresión, y que hay que respetar la fe de los demás? ¿Y qué crees que pasaría con un país que no tuviera la valentía de luchar por sus principios?

      Ah, y ni siquiera he mencionado al Papa, pero todos sabemos dónde encajaría en esta historia.

  • Omar says:

    Esta vez voy a estar de acuerdo con el Papa. En las veces en que se pronuncia contra la riqueza no. Pero muchos periodistas protegidos por la «Libertad de Expresión», se pasan, dañando y violando los derechos individuales de personas que no tienen la misma ventaja de ellos. Es importante que en este sitio, sean objetivos, y no solo porque es el Papa, es que todo lo que dice es malo.

    • Omingod says:

      ¿De verdad crees que criticamos al Papa por ser el Papa, y que no importa lo que diga, nosotros diremos que es malo…?

      ¿Qué sugieres que se haga con los periodistas que, según tú, «se pasan» y abusan de la libertad de expresión? ¿Darles un puñetazo en la nariz, como propone el Papa (ya que dices estar de acuerdo con él)? ¿Acribillarles a tiros como hicieron con Charlie Hebdo?

  • Guido says:

    Una pregunta. Si yo saco un artículo en un diario hablando mal de los judíos, ¿sigue siendo libertad de expresión? ¿o eso se censura con multas y clausuras porque no es «políticamente correcto»?

    De acuerdo a la lógica del artículo, hablar mal de alguien no es agredir fisicamente. Por lo tanto, no se debería clausurar ni multar al diario que hace eso.

    • Omingod says:

      No se debería clausurar ni multar al diario que habla mal de los judíos o de los islamistas o de nadie. No se violan los derechos de nadie por decir (o escribir) que todos los miembros de un grupo son feos, o sinvergüenzas, o estúpidos, o por poner una caricatura de Mahoma en una revista.

      Aunque hoy día haya de hecho leyes en varios lugares que prohiban esas acciones (por lo que dices de «political correctness»), no deberían existir esas leyes. Mientras sea sólo hablar, todo vale. La forma de luchar contra esa libertad de expresión es ignorarla, combatirla con mejores argumentos, no patrocinar a sus autores, etc.

      PERO: El papel del gobierno sigue siendo defender los derechos individuales de sus ciudadanos. Si alguien (un grupo, una emisora de radio, una editorial, un señor subido en una tarima en una plaza pública, etc.) aboga por el inicio del uso de la fuerza contra otros, por ejemplo si tratan de convencer a la gente que vayan a robar una iglesia o a quemar supermercados kosher o a apedrear a unas prostitutas – entonces la policía tiene no sólo el derecho sino la obligación de intervenir. Recordemos que una amenaza del uso de la fuerza (una amenaza objetiva e inminente) hay que combatirla como si fuera el propio uso de la fuerza.

      https://www.youtube.com/watch?v=_Zyj6BuVzgY

  • Alberto says:

    “Hay límites a la libertad de expresión […] No se debe provocar».

    ¿Qué es provocar? Básicamente está diciendo que una persona puede decir que cualquier cosa es provocar y cualquier otra no (su opinión), y esto se traduce en que la libertad de expresión de quien sea acaba cuando a mí me da la gana de quejarme. y decir que es ofensivo, auque solo haya dicho «buenos días».

    • Omingod says:

      Alberto, no sé si conoces la vieja historia de alguien que se llevó un puñetazo precisamente por decir «buenos días», (aprovecho para contarla y darte el 110% de razón); esta es la lógica de su interlocutor:
      – me has dicho buenos días
      – los buenos días se dan por la mañana
      – por la mañana sale el sol
      – al salir el sol canta el gallo
      – el gallo vive en la granja
      – en la granja hay vacas
      – las vacas tienen cuernos
      – ¡me has llamado *cabrón*!

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»