Objetivismo.org

Islamistas pisotean libertad de expresión

(Inicialmente publicado en 2012. Republicado en enero 2015 con motivo de los ataques a Charlie Hebdo).

Los monstruosos ataques contra la embajada americana en Libia deben de ser considerados una consecuencia del largo apaciguamiento de los Estados Unidos hacia los islamistas que buscan reforzar su dogma y destruir el principio de libertad de expresión.

Ese modelo de conducta se remonta a la débil respuesta que tuvieron los Estados Unidos durante el escándalo de las caricaturas danesas de Mahoma, y aún antes, a escándalos como nuestra ridículamente suave condena a la sentencia de muerte impuesta sobre el autor Salman Rushdie. Ahora, el furor es sobre clips en YouTube de unos cortos videos sobre musulmanes y Mahoma. En todas estas situaciones, ¿dónde están las apasionadas respuestas que necesitamos de nuestros líderes políticos, defendiendo el derecho inalienable a la libertad de expresión, y más concretamente, el derecho a criticar e incluso ridiculizar ideologías y religiones de cualquier tipo?

Nuestra tenue respuesta a cada sucesiva crisis sólo ha envalentonado a los islamistas, que exigen que nos arrodillemos en obediencia a su dogma. Al intentar apaciguar las demandas islamistas que pretenden destruir libertad de expresión, estamos desarmándonos a nosotros mismos. Estamos cediendo el derecho a expresar nuestras ideas y – hoy día algo más crucial que nunca – a criticar un movimiento cada vez más beligerante y hostil contra nuestras vidas y nuestra libertad. Las mortales atrocidades durante la crisis de las caricaturas de Mahoma – por no hablar de los asesinatos de «blasfemos» y de otros críticos (recordad a Theo Van Gogh) – demuestran la necesidad de proteger la libertad de poder denunciar las salvajes acciones y los monstruosos puntos de vista de los islamistas. Renunciar a ese derecho es renunciar a todas las demás libertades, poco a poco y a plazos.

Cada capitulación por parte de Occidente reafirma nuestra sumisión a los preceptos musulmanes, y la renuncia a nuestros propios valores. Y eso incita amenazas adicionales – de violencia de masas embrutecidas, de decapitaciones, y de ataques con cohetes contra las Embajadas de Estados Unidos – para conseguir que subordinemos nuestra libertad al dogma islámico.

La trágica muerte de los diplomáticos americanos en Libia pone de relieve el costo, en términos de vidas humanas, de no defender el principio de la libertad de expresión. Debemos defender nuestro derecho a la libertad de expresión como algo sacrosanto. Sólo corrigiendo los fallos politicos que nos han afligido durante décadas podremos prevenir pro-activamente tales ataques en el futuro, en vez de limitarnos a responder sólo después de que haya habido derramamiento de sangre.

# # #

Por Elan Journo, director de Investigación Política del Ayn Rand Institute. Su libro, Winning the Unwinnable War, trata de los errores en la respuesta americana al 11-S, y qué debemos hacer a partir de ahora.

# # #

avatar
8 Hilo de comentarios
1 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo con más emociones
6 Autores de comentarios
VISIÓN LEGAL-RDAlphaColumbiaAlfonsoi4everluisgodmino Autores de comentarios recientes
  Suscríbete  
Informarme de
VISIÓN LEGAL-RD
VISIÓN LEGAL-RD

La violencia, sea el medio o fin que sea no es un argumento. José Díaz.

AlphaColumbia
AlphaColumbia

wow! me acabo de dar cuenta que hacen publicidad de Atlas Shrugged! :O llevo tiempo sin meterme en dicha página (continuamente solia seguir los atentados en directo por todo el mundo) pero estos dias he tenido que acudir a ella… Leer más »

AlphaColumbia
AlphaColumbia

Página que será de vuestro interés:

http://www.thereligionofpeace.com

Ayn Rand

El *ego* de un hombre es su mente: la facultad que percibe la realidad, que forma juicios, que elige valores.

Objetivismo por temas

Glosario

Objetivismo en Facebook

Ayn Rand: Filosofía, Razón y Emociones

Objetivismo explicado en 2 minutos

Más visitadas