Belleza

Archivado en: , , , 11 Comentarios

 

La belleza es un sentido de la armonía. Sea una imagen, un rostro humano, un cuerpo, o una puesta de sol, toma el objeto que llamas hermoso como una unidad y pregúntate a ti mismo de qué partes está compuesto, cuáles son sus elementos constitutivos, y si todos ellos son armoniosos. Si lo son, el resultado es bello. Si hay contradicciones y choques, entonces el resultado está malogrado o es positivamente feo.

El ejemplo más simple sería un rostro humano. Tú sabes qué rasgos forman parte de un rostro humano. Bueno, si la cara es asimétrica, si tiene una mandíbula muy indefinida, los ojos muy pequeños, una boca hermosa y una nariz larga, tendrías que decir que no es una cara bonita. Pero si todas estas características se integran armónicamente, si todas ellas encajan en tu visión de la importancia de todos estos rasgos en un rostro humano, entonces la cara es hermosa.

En este sentido, un buen ejemplo sería la belleza de las diferentes razas de personas. Por ejemplo, el rostro de un negro o de un oriental están basados en un estándar diferente, y por lo tanto lo que sería hermoso en una cara blanca no es hermoso para ellos (o viceversa), porque hay un cierto estándar racial de rasgos según los cuales juzgas qué rasgos y qué cara clasificas como armónicos o distorsionados.

Eso es en lo que respecta a la belleza humana. En lo que respecta a una puesta del sol, por ejemplo, o a un paisaje, los considerarás bellos si todos los colores se complementan entre sí, o van bien juntos, o juntos son dramáticos. Y lo llamarás feo si se trata de una mala tarde de lluvia, y el cielo no es ni exactamente rosa ni exactamente gris, sino algo tipo… “moderno”.

Ahora bien, como esta es una definición objetiva de la belleza, puede haber, por supuesto, normas universales de belleza, siempre y cuando definas los términos de los objetos que vas a clasificar como bellos y lo que consideras la relación armónica ideal de los elementos de ese objeto concreto. Decir: “depende del punto de vista del espectador” está claro que sería puro subjetivismo, si se entiende literalmente. No es cuestión de lo que tú, por razones desconocidas, decidas llamar bello. Es verdad, obviamente, que si no hubiera sujetos que valoran entonces nada podría ser evaluado como bello o como feo, porque los valores los crea una consciencia que observa, pero esa consciencia los crea con una norma que está basada en la realidad. Así que aquí la cuestión es: los valores, incluida la belleza, han de ser juzgados como siendo objetivos, no subjetivos ni intrínsecos.

# # #

Fuente:

Ayn Rand, durante el período de preguntas y respuestas después de la Lección 11 del curso de Leonard Peikoff “La Filosofía de Objetivismo” (1976)

# # #

definitivo ebooks 1

Publicado por: January 26, 2015 12:06 am 11 Comentarios

Comentar con:

11 Comentarios

11 Comentarios

  • Ricardo says:

    Hola chicos y chicas, si las hay.

    Quiero contarles que hoy me he encontrado con un ejemplo de la cruda obviedad del estado intelectual de nuestra época en zonas influenciadas por todas aquellas filosofías generadas del vacío intelectual de filósofos cuyo propósito es el destruir toda forma de la expresión de la razón, motivada por la autoceguera inducida de forma deliberada.

    Hoy he ido a presentar mi examen de música a un instituto Universitario de artes en México, siendo un momento muy emocionante para mí por ser uno de mis objetivos a largo plazo hacerme de una carrera como artista, siempre siéndole fiel a los principios objetivistas por haber sido uno de esos pocos faros de luz que te dan una bienvenida sobrecogedora y jovial. Estoy en deuda en cuerpo y alma con la señorita Ayn Rand por toda mi vida por haberla conocido por sus escritos y entrevistas que me hacen sentir una energía tan maravillosa y grande que me dan ganas de tocar el Vals brillante de Tárrega para guitarra (les recomiendo escuchar su obras, no se arrepentirán).

    En fin, lo que quiero decir es que me he encontrado con la evidencia de la que habla Ayn Rand en su Manifiesto Romántico sobre la Psico-epistemología del Arte y el sentido de vida que le provee el arte no-objetivo al hombre, ya que la escuela tiene una cantidad notable de artistas (aunque no todos por el distinto sentido de vida implícitos o explícitos de algunos artistas) que son adeptos de la Vanguardia, arte abstracto, arte fotográfico, dodecafonía, etc, y lo curioso fue ver un agradable dibujo retratando al existencialista Albert Camus (así que…. supongo que ya sé a lo que me enfrento). Llegando a la conclusión que esta escuela tiene varios intelectuales de la irracionalidad siendo la pintura de un mural que observé dentro de un edificio el resultado lógico de tales intelectuales y sus filosofías, que expresaba un sentido de vida tan aberrante, neurótico, y agitado proveniente de fuerzas desconocidas o demonios interiores arrancando lentamente sus almas y pieles, puede que les traiga una fotos para que formulen un juicio de valor estético y opinar.

    Y para finalizar como respuesta a ese arte degenerativo, cito a Ayn Rand diciendo: “Atengámonos a sus palabras: ellos no saben lo que están haciendo. Nosotros sí”

  • Marcos says:

    OK, gracias, así sí que tiene sentido, gracias. La verdad parece que hay bastantes problemas con las traducciones en los libros traducidos por esa editorial.

  • Marcos says:

    ¿Por qué dice Ayn Rand que un buen escritor romántico necesita “ingenuidad”? Eso no lo acabo de entender.

    • godmino says:

      No sé dónde has visto eso, pero supongo que el problema es la traducción. No sería “ingenuidad” (de “ingenuo”) sino “ingeniosidad” (de “ingenio”).

      O, en términos más vulgares, un buen escritor no necesita ser ingenuo (más bien tonto), sino ingenioso (más bien listo).

      Si uno tiene “ingenuity” (palabra en inglés), quiere decir que es una persona con recursos, que tiene originalidad, inventiva, etc.

  • Arturo Alessio says:

    Además de lo mencionado por Miguel, existen unos estándares específicos por los cuales juzgar una obra en concreto. Comenzando por el concepto generador, que sienta las bases para el desarrollo coherente e integrado de la obra. Algunos conceptos generadores son un poco difusos, otros, ya son más explícitos. Por ejemplo, he aquí dos obras:

    1) http://www.cordair.com/lorenzo/giovanna.php
    2) http://www.cordair.com/carlyle/selfmademan.php

    Ambas obras tienen en común el hecho de enaltecer al hombre, pero en la segunda obra el concepto generador es más evidente que en la primera: el hombre hecho a sí mismo (sin conocer el título se lo puede deducir con observarlo detalladamente).

    Del concepto generador parte la identificación de la obra como un todo, lo cual permite analizar sus partes en base a ese criterio ya explícito. Cuando uno observa la casa de la cascada, de Frank Lloyd Wright (arquitecto encarnado en Howard Roark) e identifica su concepto generador como la sucesión armónica de las rocas en un río, uno puede comenzar a juzgar su belleza en cuanto a la armonía que existen entre sus partes, sin perder de vista lo que el arquitecto pretendió y de hecho pasmó como un todo.

    Ahora bien, los criterios de evaluación específicos que ayudan a identificar la armonía o disonancia entre las partes de una obra son: ritmo, proporción, simetría, escala (preferiblemente de conformidad a la escala humana, lo que engrandece la idea de la vida como derecho), pautas y jerarquías entre los elementos que lo componen.

    Uno puede hacer un análisis objetivo partiendo de dichos estándares. Por ejemplo, al evaluar cualquier catedral gótica veremos que como concepto generador se encuentra la idea de enaltecer algún Dios. Si pasamos a estudiar sus partes, vemos que resultan coherentes con el concepto generador: ellos hacían uso de escalas humanas aplastantes (te sentirás como un diminuto punto insignificante si entras a cualquiera de ellas, porque están construidas para un supuesto Dios, no para ti, y sus descabelladas alturas lo ponen de manifiesto), sus formas son generalmente en cruz (símbolo de sacrificio y todo lo que ello conlleva), sus arcos ya no son de medio punto como los romanos sino ojivales o apuntalados hacía arriba para continuar engrandeciendo al supuesto Dios que vive en los cielos y otros grandes detalles que no pasan desapercibidos.

    Ahora, el hecho de que el todo sea armónico y represente perfectamente el concepto generador de la catedral no significa automáticamente que es arte, pues resulta ser que ese mismo concepto generador está mal planteado desde el punto de vista filosófico, y ya por ello no podemos decir que es arte (a no ser que como persona hayas aceptado voluntaria o involuntariamente el hecho de que la realidad no existe, lo cual te hará adorar de un modo u otro al supuesto Dios que la catedral en cuestión engrandece).

    Hay que desarrollar el pensamiento sistémico para llevar a cabo este tipo de análisis.

  • Miguel says:

    de las partes con el todo formando un ente proporcionado y simétrico de forma que pueda ser inteligible y no tenga contradicciones de las partes con el todo.

    O sea que las partes no choquen a la vista con otras partes, o formen un todo integrado, es decir, que uno pueda ver una cosa y decir, ¡ Sí, es un todo y nada falta ni sobra!

    Por ejemplo, un rostro humano donde los ojos sean muy grandes y la boca pequeña acentuando los contrastes haciendo que uno se fije más en esas partes, boca y ojos que en el conjunto de la cara, o sea las partes no pueden sino subordinarse al todo para que consideremos el objeto armónico, debe haber unidad.

    El concepto epistemológico de unidad es clave junto con el de identidad para entender el concepto de armonía, hay que saber lo que es una unidad y lo que son las partes de la unidad para valorar una obra estética, por ejemplo, un edificio o un cuadro.

    Por supuesto esto luego ha de ser evidenciado en la valoración estética de un objeto concreto, pero en general son las pautas para pronunciar un juicio estético objetivamente correcto.

    De todas formas la estética es una de las ramas más difíciles de la filosofía y es lamentablemente una de las que menos ha avanzado en toda la historia de la filosofía, prácticamente desde Aristóteles con excepciones como el gran Leonardo Da Vinci, la estética no ha avanzado prácticamente nada hasta la llegada de Ayn Rand que hizo una aportación revolucionaria en este campo, tan revolucionaria como lamentablemente poco conocida, pero los esteticistas como Kant, Hegel, Shopenhauer, Nietzsche o Adorno lo único que han hecho es añadir niebla espesa a esta rama, Ayn Rand le dedicó un libro entero que fue el Manifiesto Romántico y dejó retazos en El Manantial y algo menos en La Rebelión de Atlas.

    El arte como todo lo que existe es objetivo, es decir, todas las cosas tienen su identidad y producen sus efectos de acuerdo con su naturaleza, causalidad, por tanto, no puede haber y no hay nada que sea subjetivo, la voluntad humana también tiene su identidad como atributo axiomático y por tanto es objetivo.

    La frase para gustos los colores es tan trillada como filósoficamente falsa, el gusto de una persona puede ser valuado con arreglo a criterios objetivos tanto en estética como en otras cuestiones de la vida, nada hay que no sea objetivo porque no hay nada que no tenga identidad si existe, si no tiene identidad es que no existe, pues, Existencia es identidad. Ser es Ser algo.

  • Miguel says:

    Verás, el concepto belleza como bien dices es objetivo, pero es un concepto abstracto derivativo bastante complejo que depende de otros conceptos anteriores que le dan sentido.

    La belleza como tal está en la realidad, o sea las cosas son lo que son, ahora bien, las cosas son bellas pero la belleza depende también de la percepción del sujeto lo cual al contrario de lo que pensaba Inmanuel Kant en su Crítica del discernimiento o del Juicio, no lo hace algo subjetivo.

    La belleza depende ontológicamente, metafísicamente, del concepto valor, y particularmente del concepto importancia metafísica de los valores.

    La belleza se determina objetivamente por dos cosas: Una que el objeto en la realidad exterior tenga armonía es decir ausencia de contrdicciones entre las partes y el todo que forman el objeto, o sea que esté integrado y entre ello se incluye la simetría o sea el hecho de que podamos trazar una línea imaginaria que corte imaginariamente el objeto a considerar en dos planos iguales, y depende también del hecho de que el objeto sea inteligible, o sea que no tenga deformaciones o sea poco claro, por ejemplo, un cuadro como el Grito de Munch no podría ser bello ya que metafísicamente representa la deformidad o sea la ausencia de armonía, de orden, de racionalidad en definitiva, pues la armonía estética es un corolario de la racionalidad ética y de la identidad en metafísica.

    Pero para completar la valoración de algo como bello necesitamos un elemento más, y es la importancia metafísica de las abstracciones que corporiza el objeto en la realidad, bien sea una recreación, ( obra artística o estética), o bien sea un objeto dado de la naturaleza, un paisaje, el rostro de una mujer o de un hombre etc.

    Pues bien, un hombre racional sabe que la vida es el criterio supremo de valor y el estándar de medición de todas las cosas y acciones sean metafísicamente dadas en la naturaleza o sean productos hechos por el hombre.

    Entonces, el objeto a valorar estéticamente debe corporizar las abstracciones metafísicas, ( valores ideales) que confirmen el potencial de la vida humana.

    Por ejemplo, ciertamente no es lo mismo un cuadro que pinte a un hombre fuerte vigoroso corriendo con aplomo y decisión mirando al frente en un día soleado, que por ejemplo, el horrible aullido dado por el hombre que aparece en el Grito de Munch, en un caso uno puede ver a alguien seguro de sí mismo, con una visión capaz de recorrer caminos ilimitados, gozoso de vida, y en el otro lo que se nos evoca es alguien que odia la vida, que no puede conocer nada, no puede sostener valores y eso le hace gritar y echarse las manos a la cabeza, eso indica un hombre desesperado que es incapaz de vivir o peor es incapaz de encontrar un sentido a la vida.

    Por tanto es irracional y dado que la objetividad exige la racionalidad, una obra de arte que evoque irracionalidad descarada debe ser valorada como ” horrenda o carente de belleza”.

    Recordemos que la estética es una rama de la filosofía que se refiere muy particularmente al hombre y por ende inevitablemente el juicio estético debe tener al hombre como referencia, a sus valores más intimos y a sus necesidades conscientes.

    Digamos que la cadena de conceptos involucrada es la siguiente:

    Primero: Realidad objetiva, segundo ley de identidad las cosas son lo que son, eso nos lleva a la vida como criterio de valor, dado que el arte es producto del hombre este debe corporizar vida y debe ser inteligible para ajustarse a la racionalidad y al hecho de que las cosas son lo que son, identidad, ello nos lleva a valorar por último el objeto como bello si cumple con la virtud de la racionalidad que en estética es la armonía.

    Por ende, cabe definir belleza como: Existente que goza de armonía en cuanto corporiza las abstracciones metafísicas que confirman la vida humana en la realidad.

    Siendo la armonía: La Ley de identidad aplicable al conjunto de la cosa valorada estéticamente, o sea la integración…

  • Marcos says:

    Algo que he observado es que mucha gente, cuando yo hablo sobre la realidad y/o verdad absoluta (esto último es una redundancia, aunque no mucha gente lo percibe, subconscientemente parecen tener la idea de que existe la “verdad a medias”), siempre me citan lo mismo para intentar desbaratar “mi teoria”. El argumento de la belleza en la estética, que la belleza no es absoluta. Y se quedan con una sonrisa de satisfacción debido a que una sola falsedad en la aplicación de una teoría la convierte en errónea.

    Pero creo que se equivocan por una razón, y corregidme mi apreciación si es necesario, estoy encantado de aprender más, sobre todo en el terreno de la estética, ya que es un tema que parece actualmente muy “trillado” debido a la concepción masiva (aún más si cabe) de que carece de sentido pensar en “objetividad estética”.

    Creo que la confusión primordial de ese argumento para rebatir el argumento de la realidad absoluta es considerar a la belleza como un atributo dado metafísico de la realidad, cuando es un “atributo” que depende de la mente que lo percibe, de su identidad y de sus ideas más profundas. Partiendo de esa base, llegan a la conclusión de que no puede ser absoluto debido a que, precisamente, hay muchos movimientos estéticos y gente con diferentes opiniones y apreciaciones estéticas. Es como que al no partir de una ecuación matemática (por ejemplo), la objetividad fuese imposible, y basarse en la realidad, es decir, ser objetivo, no es otra cosa que una abstracción llana y anodina sin cimientos sobre los que sustentarse. ¿Sería correcto denominarlo “subjetivo epistemológicamente”? No estoy seguro, lo que quiero decir es que es una apreciación humana, no una característica dada, eso es un sinsentido ridículo.

  • Miguel says:

    La armonía en el arte deriva de la racionalidad en la ética y de la razón y la lógica en epistemología, la armonía implica que una obra de arte no solo ha de recrear la realidad, es decir, ser un objeto visible en la existencia y no una masa amorfa de colores y tonos que nada permite vislumbrar, y además ha de ser un objeto que en su recreación siga un patrón lógico, una integración del todo sin que haya partes que sobresalgan o que se contradigan entre sí o bien con el todo.

    Por ejemplo, los edificios que describe magistralmente Ayn Rand en el Manantial hechos por Roark nos da una idea de ese sentido de armonía, el edificio tenía una estructura que consistía en el pilar central y todos los elementos del edificio se integraban unos con otros de forma que la construcción se veía unificada y no existan elementos sobrantes ni sin sentido.

    Ello se muestra cuando se describe cómo un edificio moderno era adornado con capiteles corintios o arcos renacentistas que no servían para nada y que no guardaban relación alguna con los edificios.

    Por tanto la armonía es a la estética lo que el principio de no contradicción y de identidad es a la epistemología.

    En música ocurre igual, la melodía debe estar integrada con la orquestación y demás elementos de forma que tengamos un todo con sentido y vertebrado, en cambio la música de discoteca que tenemos hoy aparte de no cumplir con ese sentido de armonía ya que mezcla sin ton ni son sonidos de muy diferente procedencia, tampoco puede decirse que sea música ya que combina ruido.

    Por ejemplo, qué sentido tiene que una canción romántica lenta intercalen sonidos rápidos y frenéticos que desvirtúan el sentido melancólico de la letra.

    Bueno aparte de eso tenemos que la propia ” música” de discoteca ni siquiera puede ser captada pues es tan ilógica y contradictoria entre sí que es imposible concentrarse en ella, solo permite que uno se deje llevar y suspenda su consciencia dejando la mente en blanco y se mueva sin sentido por toda la pista, eso no es ni arte ni es racional.

  • ALPHA_COLUMBIA says:

    Hablando de arte, me he dado cuenta de que toda la filosofia de objetivismo, las obras, los dibujos, todo, esta impregnado en gran parte por “Art Deco”.

    De hecho, la portada de el manantial de Nick Gaetano fue, junto al video de “como *no* defender el capitalismo”, mi primera toma de contacto con Ayn Rand, fue lo que me llamo la atencion..

    Si os fijais, eligieron a Nick Gaetano precisamente por que era un artista de Art Deco, e incluso la tipografia de muchas de sus obras son de art deco tambien:
    http://ecx.images-amazon.com/images/I/51VQA87BA4L._SL500_AA300_.jpg

    http://libreriacedice.org.ve/wp-content/uploads/2010/08/Filosofia.jpg

    He leido tambien que Ayn Rand era una admiradora del Chrysler Building, uno de los mayores ejemplos de el “Art Deco”.

    Tambien, hay un videojuego de esos, que se llama “BioShock”, que segun dicen esta intimamente relacionado con la filosofia de ayn rand, y el entorno del juego (una ciudad submarina) es completamente Art Deco tambien. http://images.wikia.com/bioshock/es/images/7/70/Welcome_to_Rapture.jpg

    Mi pregunta por lo tanto es, tiene algo que ver todo esto ? se que ayn rand era una gran admiradora de los angeles de Charlie, y el romanticismo, pero en que tipo de expresiones artisticas ?

    (personalmente el Art Deco siempre me ha gustado)

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 caracteres disponibles; mensaje será revisado por administrador

Previous Post
«
Next Post
»