Objetivismo.org

Realismo platónico

Los “realistas extremos”, o los platónicos…, sostienen que las abstracciones existen como entidades reales o como arquetipos en otra dimensión de la realidad, y que los concretos que percibimos son simplemente sus reflejos imperfectos, pero los concretos evocan las abstracciones en nuestra mente. (Según Platón, ellos lo hacen evocando la memoria de los arquetipos que nosotros habíamos conocido, antes de nacer, en esa otra dimensión).

# # #

Las escuelas de pensamiento realistas extremas (platónicos) y las realistas moderadas (aristotélicas) consideran a los referentes de los conceptos como siendo intrínsecos, es decir, como “universales” inherentes a las cosas (ya sea como arquetipos o como esencias metafísicas), como existentes especiales que no tienen nada que ver con la consciencia del hombre; son existentes que han de ser percibidos por el hombre directamente, como cualquier otro tipo de existente concreto, pero percibido por algún medio no sensorial o extrasensorial.

# # #

La escuela platónica comienza aceptando la primacía de la consciencia, invirtiendo la relación entre consciencia y existencia, asumiendo que la realidad debe amoldarse al contenido de la consciencia, y no al revés, bajo la premisa de que la presencia de cualquier noción en la mente del hombre demuestra la existencia de un referente correspondiente en la realidad.

# # #

El contenido de la verdadera realidad, según Platón, es un conjunto de universales o de Formas; es, en efecto, un conjunto de abstracciones incorpóreas que representan lo que tienen en común varios grupos de particulares en este mundo. Así, para Platón, las abstracciones son existentes sobrenaturales. Ellas son entidades no materiales en otra dimensión, independientes de la mente del hombre y de cualquiera de sus encarnaciones materiales. Las Formas, nos dice Platón repetidamente, son lo que es realmente real. Los detalles concretos que ellas subsumen —los concretos que componen este mundo— no lo son; ellos sólo tienen una media realidad, como si fueran una sombra o un sueño.

Enormes conclusiones sobre el hombre están implícitas en esa metafísica (y fueron más tarde hechas explícitas por una larga línea de platónicos): como los hombres individuales son meras instancias concretas del “hombre” universal, ellos en última instancia no son reales. Lo que es real sobre los hombres es sólo la Forma que ellos tienen en común y que reflejan. Para el sentido común, ellos parecen ser muchos hombres separados e individuales, cada uno independiente de los otros, cada uno completamente real por su propio derecho. Para el platonismo, eso es un engaño; todos los hombres aparentemente individuales son realmente la misma y única Forma, en varios reflejos o varias manifestaciones. Por lo tanto, todos los hombres a fin de cuentas forman una unidad, y ningún hombre terrenal es una entidad autónoma…, igual que, si un hombre se reflejara en un espejo multifacético, sus muchos reflejos no serían entidades autónomas.

# # #

Fuentes:

“Prólogo a la primera edición”, Introducción a la epistemología Objetivista

“Definiciones”, Introducción a la epistemología Objetivista

Leonard Peikoff, The Ominous Parallels

# # #

avatar
  Suscríbete  
Informarme de

Ayn Rand

Felicidad es la emoción que procede de lograr los propios valores. Si un hombre valora el trabajo productivo, su felicidad es la medida de su éxito en el servicio a su vida.

Objetivismo por temas

Glosario

Objetivismo en Facebook

Derechos del hombre

Objetivismo explicado en 2 minutos

Más visitadas