Astronomía: La Ciencia Ignorada

Archivado en: , , , 5 Comentarios

 

«Si el objetivo de las clases de ciencias es transmitir un verdadero entendimiento, entonces la Astronomía es un requisito previo para la Física».

+ + +

La ciencia moderna comenzó en el siglo XVI con la revolución copernicana. Esta revolución en Astronomía hizo posible la revolución científica del siglo siguiente, lo que a su vez hizo posible la Revolución Industrial y toda la tecnología que beneficia nuestras vidas en el mundo moderno.

A pesar de su papel histórico, la ciencia de la Astronomía ha sido ignorada en la escuela primaria. Hoy en día, la mayoría de los alumnos de la escuela secundaria no conocen los hechos básicos acerca de los movimientos observables del sol, la luna, los planetas y las estrellas, hechos que les eran familiares a los pastores de Babilonia miles de años atrás.

El contraste entre el pastor y el estudiante moderno nos muestra claramente cuál es el problema  de la educación de hoy. El pastor había adquirido una gran cantidad de conocimientos primitivos, pre-científicos, sobre los movimientos de los cuerpos celestes; tenía las observaciones, pero no tenía ninguna teoría que las integrara. Al estudiante de hoy, en cambio, se le enseña la teoría moderna del sistema solar a una edad muy temprana, pero él no sabe prácticamente nada sobre las observaciones que condujeron a esa teoría. El conocimiento del pastor era primitivo, pero real; el conocimiento del niño parece ser avanzado, pero es irreal – es decir, es un dogma memorizado sin ninguna conexión con la evidencia.

Cualquier niño de primaria podrá decirte que nuestro mundo es un planeta relativamente pequeño que gira diariamente y da una vuelta alrededor del Sol una vez al año. Él se cree lo que le dicen sus maestros, pero lo que le dicen no tiene ningún sentido para él. Sigue viendo el mundo como un lugar enorme donde cosas concretas se mueven, pero donde el mundo como tal permanece fijo.De hecho, el niño adopta la perspectiva de que hay «dos mundos»: uno, el mundo real de la experiencia; el otro, el extraño mundo que nos describen en las clases de ciencias.

La mayoría de las conclusiones científicas avanzadas que les enseñan a los niños en la escuela son verdaderas. Algunas de ellas, desde luego, son muy dudosas (por ejemplo, muchas de las afirmaciones hechas por ecologistas o por los cosmólogos del Big Bang), pero las falsedades esporádicas no son el problema principal en las clases de ciencias. El problema más serio es que el alumno no tiene cómo juzgar por sí mismo la veracidad o falsedad de lo que le dicen. Como no le han dado ninguna evidencia que él mismo pueda observar, ni ningún razonamiento, todas las afirmaciones que escucha tienen la misma jerarquía en su mente: son afirmaciones arbitrarias que tienen que ser aceptadas en base a una autoridad.

Si el objetivo de las clases de ciencias es transmitir un verdadero entendimiento, entonces la Astronomía es un requisito previo para la Física. La esencia de los logros de Newton fue la integración de la Astronomía con la Física terrestre para llegar así a las leyes universales del movimiento y la gravitación. Un estudiante no puede captar la evidencia que existe para esas leyes si no conoce la progresión que hubo desde las primeras observaciones astronómicas hasta la teoría de Kepler sobre el sistema solar.

Un curso de Astronomía debe empezar describiendo lo que un observador ve cuando mira al cielo.Si se les enseña la secuencia adecuada y en términos esenciales, a los estudiantes les parecerá el tema fascinante y a la vez relativamente fácil de entender, y les llevará a hacerse una serie de preguntas sobre por qué los cuerpos celestes se mueven como lo hacen. Más tarde, las teorías astronómicas les serán presentadas como formas de intentar responder a preguntas que los propios estudiantes se han formulado. Las teorías son posibles soluciones a misterios intrigantes, y los estudiantes acaban finalmente comprendiendo lo brillante que es la solución de Newton. Cuando el estudiante acompaña paso a paso el razonamiento que hicieron los grandes científicos, él consigue tanto un entendimiento real del contenido como un conocimiento profundo del método. Mientras aprende el contenido, va adquiriendo todos los aspectos esenciales del método científico: aprende que el científico debe centrarse en identificar relaciones de causa y efecto, no sólo en describir «regularidades»; aprende los métodos a través de los cuales los científicos descubren relaciones causales; aprende cómo la formación de nuevos conceptos como «gravedad» llevan a descubrimientos cruciales, mientras que conceptos inválidos como «epiciclos» llevan al estancamiento; y aprende a apreciar plenamente el poder de las matemáticas como el lenguaje que permite comprender el mundo físico.

Hoy en día, los estudiantes de ciencias son receptores pasivos de ideas que no parecen venir de ninguna parte. El objetivo del Falling Apple Science Institute es que los estudiantes se desarrollen como pensadores que realmente comprenden las leyes que rigen el universo, es decir, que entiendan el razonamiento que condujo a esas leyes. De hecho, el propio estudiante es quien descubre esas leyes, teniendo así esos momentos «¡Eureka!» que convierten a la ciencia en algo tan estimulante.

# # #

por David Harriman, https://www.fallingapple.org/, traducido y publicado con permiso del autor.

Publicado por: julio 9, 2012 12:41 am

5 Comentarios

5 Comentarios

5 respuesta a “Astronomía: La Ciencia Ignorada”

  • cristhian says:

    No señor, estas refutando el principio de incertidumbre de schrodinger, no se puede ver la partícula porque el solo hecho de observarla interferiría su movimiento y como consecuencia seria imposible su observación, sin importar cuan avanzada este la ciencia o el instrumental. Tendrías que desarrollar un instrumento que te permita ver la partícula, sin la necesidad de que dentro del sistema este presente la luz, es decir; sin los fotones o radiación electromagnética, encuentra una forma de ver sin luz, a nivel subatomico.

  • Miguel says:

    Pero John, contando mis escasos conocimientos de física, me gustaría preguntarte si no es posible que la partícula en cuestión es tan pequeña que con el instrumental que hoy en día contamos para percibirla no se pueda apreciar en toda su magnitud la trayectoria de la misma y al ser tan pequeña y tan rápida no podamos percibir exactamente el lugar por donde se mueve dicha partícula, digo porque en la realidad sabemos que es imposible que dos cosas ocupen el mismo lugar al mismo tiempo o dos lugares distintos al mismo tiempo, eso es de sentido común, entonces te planteo si no sería razonable pensar como hipótesis que la partícula sea tan rápida que sea imposible apreciar la diferencia temporal o espacial de la misma.

  • John says:

    Estoy de acuerdo con Objetivismo (se me hace imposible no estarlo), pero en el mundo de la Ciencia se usan a veces expresiones muy confusas. «Origen del Universo» es una de ellas.
    Está claro que «algo» debe existir necesariamente, y «nada» no puede existir necesariamente. Sin embargo, el hecho de que el Universo se halle en expansión de una manera tan peculiar conduce a la pregunta de: ¿qué ocurrió para que aquello explotara -y qué es ese «aquello»-? Y ¿en qué marco se situaba aquello?
    Es cierto que ahora vale como teoría cualquier resultado que case con los resultados anteriores (abominable), pero es cierto también que hay cosas mucho más sutiles de lo que estamos acostumbrados a pensar. Por ejemplo, la relatividad einsteiniana pone de manifiesto que a ese orden lógico de acontecimientos que llamamos «tiempo» (y que no debería estar sujeto a leyes físicas puesto que se trata de un concepto metafísico) le ocurre en efecto algo extraño en un contexto de velocidades muy altas. Y es por eso por lo que los físicos quedan confundidos ante tales observaciones. Lo que parecía un artificio matemático sumamente intuitivo parece ser afectado por las leyes de la naturaleza. Ciertamente, cuestiones como la gran explosión (aunque esta no sea vista como origen de la existencia) o la naturaleza (si física o metafísica) del tiempo, así como el que una partícula atraviese dos ranuras diferentes al mismo tiempo e interfiera consigo misma, y fenómenos tales, complican mucho la Física en su nivel teórico.

  • Miguel says:

    Yo no soy Cosmólogo, soy jurista, pero pienso de acuerdo con algunas cuestiones que he leído sobre cosmología, que los cosmólogos yerran porque se extralimitan en sus competencias cognitivas, es decir, ellos usan los métodos de la física y los métodos matemáticos para intentar descubrir el origen del universo, sin darse cuenta de que en sí misma esa pregunta es falaz, y no se dan cuenta porque lo que necesitan los cosmólogos es darse cuenta de que todas esas preguntas pertenecen al ámbito de la metafísica y que fueron contestadas parcialmente por Aristóteles y explícitamente puestas de manifiesto por la metafísica objetivista, y es el hecho de que el Universo como tal al ser todo lo que existe, existió y existirá jamás, es decir, al ser el Universo la realidad existente como tal carece de sentido preguntarse por su origen, ya que presuponer un origen para el universo presupondría entender que el universo está inserto en un orden temporal, es decir, que existe una secuencia temporal absoluta que de la nada da lugar al universo, pero la nada es lo no existente, es la no realidad, y como tal la nada no puede jamás existir ni ser algo, por ende, de la nada, nada puede surgir, y muestra también una deficiente comprensión de la naturaleza del concepto de tiempo, el tiempo como hace más de 2500 años conceptuó Aristóteles en su Física, es una medida del movimiento según el antes y el después, es decir, el tiempo es un concepto de medida que tiene por objeto ordenar lógicamente los eventos causales o cambios o movimientos en sentido aristotélico que acontecen en el universo, o en el mundo por emplear la expresión filosófica tradicional, y el movimiento presuponen entidades o existentes que se muevan, y presupone la existencia de esas cosas en la realidad, entonces, no es posible entender que exista un tiempo anterior a toda existencia, pues el hecho mismo de que algo exista presupone que la existencia como tal existe, entonces cuando los cosmólogos pretenden insertar el supuesto origen del universo en una secuencia temporal lo que están haciendo, ignorándolo ellos, es cuestionar los axiomas metafísicos que son la base para poder comprender cualquier conocimiento científico ulterior.

    Así cuando Hawking habla de que el universo se generó espontáneamente no está realizando ciencia, está impugnando axiomas metafísicos que son incuestionables.

    Esto es muy fácil de entender, el método científico tal y como lo estableció Francis Bacon exige primero la observación de la realidad antes de poder buscar las relaciones causales entre las entidades que actúan en el universo y formular las teorías, pero los cosmólogos usan su aparataje matemático en muchas ocasiones para comprender fenómenos que son axiomáticos (y que como tal no pueden comprender) usando el método científico correcto que es el observacional- experimental- causal- formulación teórica después del descubrimiento de las leyes naturales, sino que se guían por el método hipotético- deductivo en el que formulan hipótesis, elaboran teorías y luego tratan de confirmarlas o refutarlas experimentalmente, eso es poner el carruaje delante de los caballos, o sea invertir la secuencia metodológica correcta, por eso Objetivismo rechaza en buena parte la cosmología moderna porque hacen más pseudociencia o misticismo que verdadero conocimiento objetivo y científico.

  • John says:

    Estoy seguro de que los ecologistas hacen afirmaciones bastante exageradas y con muy poco fundamento. Pero ¿los cosmólogos? Voy camino de ser cosmólogo y esas afirmaciones no se hacen a la ligera. Son fruto de un trabajo muy intenso. ¿Por qué Objetivismo no tiene demasiada confianza en las nuevas teorías cosmológicas?

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»