Brasil, Futuro y Filosofía

Archivado en: , , , Deja tus comentarios

 

brasil futuro filosofia«El futuro de Brasil está por escribir, y sólo los brasileños pueden hacerlo. Su futuro depende de qué sistema político elijan – o sea: de qué principios morales acepten – o sea: de sus ideas».

De sus ideas, NO de su nivel de «humildad».

por Domingo García

# # #

En marzo del 2010 escribí y publiqué en estas páginas un artículo llamado El Futuro del País del Futuro, el cual fue más tarde publicado en sites del prestigio de Libertad Digital. Seis meses después, el artículo ¿Será Brasil el país del futuro?, firmado por Andrés Oppenheimer, apareció en varios sites latinoamericanos.

No vamos a cuestionar aquí la originalidad del segundo escrito, aunque, además del título sospechosamente similar, el segundo artículo tiene una estructura idéntica al original y trata (casi exactamente en el mismo orden) de los mismos temas: el crecimiento económico en 2010, el «Mundial de Fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016», la riqueza natural del país, las políticas de los últimos años, Lula y su posible sucesora, los obstáculos que el país enfrenta…

Démosle al autor del segundo artículo el beneficio de la duda. Lo que queremos resaltar es precisamente la diferencia entre los dos escritos – lo que cada artículo considera que es esencial para que Brasil llegue a ser, de hecho, «el país del futuro» – y lo que esa diferencia de enfoque supone para el lector.

Ambos artículos mencionan su conclusión ya desde el primer párrafo. Para Objetivismo.org, Brasil conseguirá triunfar si aplica las ideas racionales necesarias:

«Hoy, Brasil ´continúa siendo´ el país del futuro. Pero si es capaz de aprovechar su situación actual y aplicar las ideas racionales necesarias, puede convertirse en el país del presente – un presente próspero, brillante, feliz.»

Para el otro artículo, lo que necesita Brasil no son ideas ni acciones de ningún tipo, sino dejar de ser un país soberbio. Para ser la nueva potencia mundial emergente,

«…Brasil deberá superar un obstáculo interno potencialmente fatal: el autoconvencimiento de su inevitable ascenso al club de las naciones más poderosas del mundo.»

Objetivismo.org plantea el tema en términos de una decisión entre principios opuestos:

«El principal desafío de Brasil hoy, la clave de su futuro, es cómo resolver el problema básico que también enfrentan el resto de los países del mundo: la elección entre dos principios filosóficos, entre Individualismo y Colectivismo«.

«´El grado de libertad de un país es el grado de su progreso´. Si Brasil consigue adoptar un sistema capitalista de libre mercado, se convertirá en un país moderno, industrializado, rico. Si no lo hace, acabará como Argentina, ese gran vecino que también tenía un gran futuro

El otro artículo no contempla decisiones ni principios fundamentales, sino un cambio de «actitud»:

«Los chinos y los indios tienen una saludable dosis de paranoia constructiva, que los impulsa a progresar constantemente. A menos que Brasil adopte la misma actitud y evite la complacencia que pueden traer consigo tantas profecías del exterior sobre su inevitable ascenso, no llegará a convertirse en una de las principales potencias mundiales emergentes».

Y esta es la gran diferencia entre los artículos, la forma de interpretar la misma situación, y no es una diferencia irrelevante. Un enfoque es filosófico, llega a las causas últimas, muestra – en términos senciales – qué hay detrás del progreso de un país, cómo mantenerlo, y qué pasará si el país toma la decisión errada. El otro enfoque consiste en afirmar, arbitrariamente, que la fórmula para que un país crezca es la psicología de sus líderes (o funcionarios), que una «saludable dosis de paranoia constructiva» es lo que impulsa el progreso, que lo que hace crecer a indios y chinos es su «preocupación» por «no quedarse atrás», y que lo que Brasil necesita es «evitar la complacencia» y tener más «humildad».

¿Qué nivel de discusión es el adecuado para abordar un tema como el futuro de un país? ¿Qué explica mejor la cuestión esencial?: ¿Ideas o «actitud» – Razón o «paranoia» – Capitalismo o «complacencia» – Libertad o «humildad»? Decida el lector. De cualquier forma, aprovechemos este ejemplo para recordar el objetivo de nuestras páginas:

De qué forma Objetivismo.org pretende ser diferente

CONTEXTO: Vamos más allá del periodismo actual, tratando temas de actualidad en un contexto filosófico – a un nivel más profundo, buscando fundamentos, causas y consecuencias. No es nuestra intención sustituir a los muchos y excelentes artículos que se publican diariamente con puntos de vista perfectamente válidos, sino complementarlos expandirlos.

INTEGRACIÓN: Presentamos en un solo sitio web tanto la teoría filosófica de Objetivismo como sus aplicaciones prácticas, siempre intentando conectar ideas y relacionar conceptos para facilitarle al lector la necesaria integración intelectual, y un entendimiento cada vez más claro, completo y profundo de sus propias ideas.

# # #

Domingo García es Presidente de Objetivismo Internacional, una Asociación Sin Ánimo de Lucro cuya misión es divulgar la Filosofía de Ayn Rand a audiencias de habla hispana.  (Octubre 2010)

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: diciembre 4, 2010 4:54 pm

Deja tus comentarios
[fbcommentssync]

Sin comentarios

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»