Cambio de Sexo [2]

Archivado en: , , , 17 Comentarios

 

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=0x0S9_MTxdE[/youtube]

“En un podcast anterior usted dijo que es malo ir contra la naturaleza, haciendo un cambio de sexo, porque lo metafísicamente dado es un absoluto. Pero, según esa definición, el género *no es* lo metafísicamente dado, porque ahora podemos cambiarlo si queremos.”

Insisto en que la naturaleza del hombre es inmutable. Desde luego, hay “freaks” (monstruos) en cualquier especie, pero no defines la naturaleza de una especie por referencia a los “freaks”. No puedes cambiar la sexualidad de una persona. No puedes convertir a una mujer en un hombre o viceversa, no importa qué hormonas o cirugía uses. Les acaban faltando ciertas facultades cruciales de cualquiera de los sexos; y el mejor ejemplo de ello es ver el tipo de vida sexual que acaban teniendo, y qué tipo de experiencias placenteras pueden obtener del sexo. Y por lo que yo entiendo y por lo que he leído, ellos simplemente *simulan* el acto sexual, porque no tienen la parte del placer conectada al sistema nervioso.

La naturaleza nos da un absoluto metafísico: es lo uno o lo otro. Si dices: “Pues no me gusta lo que eligió la naturaleza, quiero ser del sexo opuesto”, te estás rebelando contra la naturaleza, contra la realidad.

Pero voy a decir esto: Si fuera verdad que por algún tipo de magia pudieras tomar a un hombre y convertirlo en mujer… OK, vaya, no podría oponerme a eso. Pero no hay tal magia. Estamos hablando de la realidad. Lo único que puedes hacer en la realidad es quitar, destruir, mutilar.

Si estás pensando en esto como un ejemplo de rebelarse contra la naturaleza, este es un paralelo exacto al cambio de sexo: Hay padres (alguien acaba de enviarme este artículo) que han tenido un hijo, no dicen si es varón o hembra, y han decidido educarlo de tal forma que el niño no tenga ni idea de lo que es, y él decidirá, cuando llegue a la madurez, lo que quiere ser. Es similar a la gente que dice: No les hables a tus hijos sobre religión o ateísmo, y cuando cumplan los 18 años les dices: OK, ahora estudia y decide.

Pero en este caso ¿Qué tendría que hacer para mantenerlo en la ignorancia sobre lo que de hecho es un absoluto? Tendrían que… ¿qué? ¿esconder sus genitales…? o decirle que realmente no importan, que no tienen nada que ver con sexualidad… No pueden quitárselos, porque ¿qué pasa si es eso lo que el niño elige..? ¿Tendrían que darle los mismos vestidos, o darle los vestidos opuestos? ¿Van a promover 50% muñecas y 50% ametralladoras…? Bueno, para mí, no hay ningún resultado posible más que un niño destruído. Está completamente acabado. Porque están intentando asumir una posición no absoluta. Están intentando tomar algo inherente en la naturaleza del hombre: o es varón o es hembra – y evadirlo. Eso es simplemente otra forma de tratar de invertirlo, y ambas son igualmente corruptas.

Si me preguntáis… si alguno de vosotros recuerda a Elan… el niño que llegó a Florida y luego Clinton le forzó a volver a la Cuba de Castro, y todos lamentamos el hecho de la desastrosa vida que le esperaba allí… este niño educado por estos padres tendría, en mi opinión, una vida mucho peor que si lo enviaran a una dictadura comunista.

# # #

Podcast de Leonard Peikoff

Publicado por: septiembre 5, 2011 8:54 pm

17 Comentarios

17 Comentarios

17 respuesta a “Cambio de Sexo [2]”

  • Erick says:

    Quisiera las opiniones sobre el asunto de que; varias legislaciones han aprobado que, las personas transexuales que soliciten el cambio de su documento de identidad, que habiendo sido inscrito con anterioridad con el genero con el cual no se identifican, pueda ser cambiado con uno mas acorde con su “identidad de genero”. Quiero empezar diciendo que el estado no puede decirnos como vivir nuestra vida, tampoco impedir los medio irracionales por los cuales pretendemos vivirla. Pero según el punto de vista objetivista, el gobierno debería sancionar el capricho de estas personas, debería modificar sus libros de registro a causa de los sentimientos de esas personas?

  • Enzo says:

    Estoy de acuerdo con el sr. Peikoff.
    Por supuesto que un hombre tiene todo el derecho de implantarse senos si así lo desea y eso le hace feliz. También puede tomar hormonas, actuar como una mujer, amputarse su pene y reemplazarlo por una vulva sintética. Pero si hace pleno uso de su razón, jamás podrá decir que es una mujer. Deberá, simplemente, estar contento con el hecho de ser una mujer de mentira, un hombre operado para verse como mujer, lo cual no tendría que suponer un problema, puesto que esa es la condición que eligió. La felicidad la encontrará en esa forma, en la llamada transexualidad.
    A mi no me interesa decirle a un transexual que no es una mujer u hombre de verdad. Pero lo que esa persona, ni toda la policía del pensamiento podrá lograr, es que yo ignore su auténtico sexo. Pueden tener mi respeto y admiración (Wendy Carlos es un transexual, pero ante todo es un músico excelente), y por qué no, llegado el caso, mi amistad. Pero no podrán cambiar la realidad, por más que lo deseen.

    Si un negro siente que en realidad es un blanco atrapado en el cuerpo equivocado, y se somete a cirugías estéticas para verse como uno, probablemente muchos pondrían el grito en el cielo aludiendo que es una víctima del racismo y sufren de algún tipo de enfermedad mental, al igual que Michael Jackson. Es curioso que la misma lógica no la tengan para con alguien que decide ignorar la realidad y “cambiar” su sexo.

    Estoy abierto a cualquier estudio científico sobre el tema.

  • Raymundo says:

    La realidad es que dentro de este tema hay mucho por investigar. Si bien, los principios de Objetivismo están aplicados por el señor Peikoff, nadie ha dicho la última palabra en este asunto. También es cierto que es bueno actuar dentro de los límites de nuestro propio conocimiento y a partir de allí expanderlo, no aceptar nada sin sólidos argumentos -más si se trata un tema controversial- así como, es válido llegar a conclusiones que en un futuro puedan demostrarse científicamente que son erróneas si se es intelectualmente honesto consigo mismo. Recomiendo ver la serie de Tabú Latinoamérica en sus episodios acerca de los cuerpos modificados y otros afines con temas interesantes, que muestran estudios relativos al tema. En lo personal aún sigo abierto a los nuevos descubrimientos en el tema, respetando a las perosnas así y dejo una pregunta, retomando los comentarios de este artículo: ¿Hasta qué punto son igualmente aplicables los razonamientos del dr. Peikoff (a quien admiro y respeto) en este artículo con respecto a otras modificaciones, alteraciones o mutilaciones en el cuerpo humano como lo sería el practicarse a un aborto, el recurrir a una cirugía estética o reconstructiva o la extirpación de las amígdalas como procedimiento preventivo? La pregunta está servida. Gracias por el espacio.

  • Alejandro says:

    Si el cuerpo de una persona, que es de un sexo, está en conflicto con su cerebro, que asume ser del sexo opuesto, inmediatamente se dice que es el cuerpo el que está equivocado. ¿Acaso no es posible que sea el cerebro el que se equivoca?. ¿Por qué la solución tiene que radicar en un cambio de cuerpo y no en un cambio de mentalidad?.

    El cambio de sexo me recuerda a esas personas que se creen vampiros y se afilan los colmillos, o a ese tipo que según él es un gato en el cuerpo de un humano, y se ha hecho todo tipo de tatuajes e injertos (bigotes, colmillos) para convertirse en un gato. Me parece más probable que sea un mero capricho a que sea una solución racional.

  • Gabriel says:

    “Lo corrija o no el hombre, esté en consonancia con la realidad o no, en cualquier nivel o estado de su contenido específico, un sentido de vida siempre mantiene una cualidad profundamente personal: refleja los valores más profundos del hombre y representa un sentido de la propia identidad de éste”. (Ayn Rand)

    La naturaleza produce estos seres con ansias, a veces desesperadas, por cambiarse de sexo. Finalmente, la decisión es personal; y no olvidemos que la “norma” puede cambiar en cualquier momento, precisamente porque la dicta el hombre.

  • Jorge says:

    Cuando se pruebe que la metafisica si puede ser la base para la etica, ahi recien se le puede dar la razon a Rand con respecto al cambio de sexo. Asi que mientras tanto la gente tiene todo el derecho de cortarse el pajarito. XD

  • i4everluis says:

    Tengo una nueva idea, si esta mal revelarse a la naturaleza, y cambiarse de sexo, ¿no sera revelarse contra la naturaleza abortar?

    ¿Por que una persona esta mal al mutilarse los genitales pero no esta mal al mutilar al embrión?

  • i4everluis says:

    ¿No será en contra del objetivismo negar la realidad (ser de un sexo) y tratar de adaptar la realidad a nuestros deseos (cambiar de sexo)?

    Yo creo que las personas que se cambian de sexo lo hacen motivados por la visión de otros de su persona que por la idea pudieran tener respecto a si mismos.

  • lucas seimandi says:

    En respuesta a #6 do123go :
    Peikoff dice claramente que no debería permitirse este tipo de acciones.
    La filosofía objetivista decía que si dos personas adultas desean hacer algo, entonces tienen el total derecho de hacerlo. Lo único que la ley debe prohibir -en los adultos- es el inicio de la fuerza física.
    Esto es TODO lo que quise decir en mi mensaje anterior, y en eso estoy seguro de lo que Ayn Rand decía.

  • Luis Tovar says:

    Ir contra la propia vida es inmoral pero el cambio de sexo no va contra la vida de nadie. Al contrario, mejora la vida de todos aquellos que por fin pueden coincidir su identidad sexual con sus genitales. Y esto no se puede comparar en ningún caso con arrancarse los ojos porque no es una mutilación.

  • Luis Tovar says:

    Matías, lo que dices no tiene sentido. Porque si algo está mal entonces no tienes derecho a hacerlo.

    El ser humano no tiene ninguna identidad específica. La ciencia no puede determinar qué diferencia biológicamente al ser humano del resto de animales. Lo único que tenemos es una semejanza genética entre nosotros.

    La operación de cambio de sexo no es una mutilación, es una modificación, que tiene como finalidad adecuar la identidad sexual (que está en el cerebro) con el cuerpo sexual (los genitales).

  • do123go says:

    Lucas, creo que sí recuerdas mal, o tal vez haya alguna otra confusión; la posición de Peikoff no contradice la filosofía Objetivista.
    No es que toda acción privada sea virtuosa por el mero hecho de ser privada y voluntaria; es que el gobierno no debe entrometerse (ni juzgar lo que es moral o no) mientras no se viole el derecho de algún individuo.
    Pero otra cosa es que una acción privada sea moral o no; arrancarse los ojos (o dejar que te los arranque tu vecino) es inmoral, pues va contra la propia vida. Si entendemos la esencia del concepto “moralidad” vemos que ir contra la propia naturaleza de uno — contra la propia vida — es inmoral, como en el cambio de sexo. Es muy diferente a extirpar un cáncer maligno de tu cuerpo (como otra persona comentó), en ese caso tu acción es moral pues favorece tu vida.

  • lucas seimandi says:

    yo creo que eso CONTRADICE LA FILOSOFÍA OBJETIVISTA; porque si mal no recuerdo, leí en la virtud del egoísmo que toda acción privada entre adultos es virtuosa si es voluntaria, y que, si ambos lo desean, nadie debe impedírselos.
    De eso habla Ayn Rand cuando critica a la intervención del Estado en las acciones privadas.

  • Matias says:

    Estimados, están todos equivocados. En esta nota nadie pone en discusión la libertad de la persona, si esta última quiere cambiarse de sexo, está en todo su derecho. Puedo hacerlo, pero no quita que esté mal. El señor Ever Moises Navarro Ramirez, habla como un esceptico de primera, dice “es que acaso el ser humano ya se cree tan evolucionado como para dictar qué es normal y qué es anormal …”, la norma es un concepto estadístico que se refiere a una mayoría; por supuesto que el hombre puede decir qué es lo normal o lo anormal, si no ni siquiera podría existir el concepto de “norma”. El ser humano tiene una identidad específica como todo lo que existe, y es esa identidad la que le exige actuar de determinada manera. ¿Qué opinaría usted de un león que se clavara sus propias garras? ¿Qué opinaría usted de una gacela que no huyera de un león cuando este la atacara? Usted vería que algo está mal; sin embargo, excluye de este análisis al hombre que se mutila a sí mismo, no sólo lo excluye sino que grita por todos lados que no se le juzgue.

    Saludos desde Argentina.

    Matt

  • Francisco says:

    En cuanto a este tema no puedo estar de acuerdo con el señor Peikof. Claro, talvez no sea muy importante que señale cual es mi posicion pero creo que se estan olvidando las bases del objetivismo, tales como la libertad del individuo o la busqueda de su propia felicidad (claro racionalmente) ademas de que parece que el señor empieza a aplicar las reglas (digamoslo asi) que deben seguir los objetivistas…Creo que si queremos aprender mas del objetivismo seria mejor aprender de las obras de Ayn Rand y me gustaria hacer Enfasis en APRENDER y no en ADORAR, como al parecer algunas personas empiezan a hacer con Ayn Rand o su sistema filosofico…vamos un dia querran compararla con Jesucristo y creo que eso jamas le hubiera gustado en vida jeje. Por mi parte me encargo de obtener sus obras para aprender mas y no prestarle demasiada atencion a personas como el señor Peikof..lo digo respetuosamente

  • Luis Tovar says:

    La definición sexual no es algo que esté en los genitales. Es algo que está en el cerebro.

    A veces ocurre que hay personas que nacen con un cerebro que les hace identificarse con el sexo diferente al de sus genitales.

    Es un problema que la ciencia trata de explicar y resolver. Y es perfectamente comprensible que haya gente que se someta a una operación quirúrgica que haga que su cuerpo esté acorde con el sexo innato de su cerebro.

    Lo que no es comprensible es toda la sarta de tonterías que dice el señor Peikoff al respecto.

    Me preocupa, por otro lado, que el señor Peikoff crea que la educación para niñas consiste en darles “muñecas” y la educación para niños consista en darles “metralletas”. Me preocupa no sólo los ejemplos que pone sino también que piense que la educación es esencialmente diferente para niños y niñas.

    El señor Peikoff dice verdaderas tonterías, como lo de que los transexuales no sienten placer sino que sólo lo “simulan”. No sé qué supuestos estudios habrá leído.

  • Ever Moises Navarro Ramirez says:

    Sucede que las Leyes Naturales aún no son conocidas en su totalidad por el hombre, el hombre es un organismo que aún está en evolución, no existe nada estático y todo cambia. El hombre no es ajeno a ese cambio, sin embargo esos cambios evolutivos son procesos largos, todo lo que sucede o acontece obedece a leyes naturales, el deseo del ser humano por comer, beber, ser feliz, el sufrimiento e incluso el querer mutilarse parte de su cuerpo y con ello sentirse realizado, son parte de las mismas leyes naturales.
    Se discute mucho sobre el individualismo, la razón, la lógica, el objetivismo, y muchas cosas más. Si nace un organismo que tú no habías visto antes y no se adecúa a tu forma de pensar, a lo que conoces o entiendes por “algo natural” entonces dices que es un monstruo o un fenómeno, si pudieras preguntarle a la Naturaleza, ella te diría “simplemente es otra de mis creaciones”, es que acaso el ser humano ya se cree tan evolucionado como para dictar que es normal y qué es anormal… o dictar cuales deberían ser las leyes naturales y obligar a que todos nos sometamos a una forma de pensar y ver las cosas…
    Ayn Rand, dijo algo muy cierto y es que todos los seres humanos somos potencialmente buenos o malos y cada uno por el libre albedrío tiene el derecho de elegir qué quiere ser… y esta decisión no debería afectar al resto del mundo.
    Cada ser humano tiene el derecho de decidir qué quiere hacer con su vida y con su cuerpo, el hombre quiere ser feliz, estar en paz, sentirse realizado y si esa la opción que muchos creen tener para alcanzarla, entonces por qué el resto se empeña en dictarle una conducta, un modelo de vida. Si la decisión que tome la persona es mutilarse parte de su cuerpo, está en todo su derecho y eso también obedece a leyes naturales, esta persona simplemente eligió y ese derecho nadie te lo puede quitar, si luego se da cuenta que se equivocó, (incluso todos tenemos el derecho hasta de equivocarnos) lo que venga será el producto de nuestras decisiones, Al final Tú eliges (elegir es parte de las leyes naturales)

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»