Miedo a la Muerte

Archivado en: , , , 7 Comentarios

 

“¿No le aterroriza a usted en lo más mínimo la muerte?”

escuchar en YouTube —–

Sí. *Llegar* a ese momento es lo que me aterroriza. Estar conectado o enchufado a algún aparato durante quién sabe cuánto tiempo sin que te den la oportunidad de acabar. Eso es lo que me asusta. Y por eso considero el mayor crimen del gobierno contra cualquier persona de edad la prohibición contra el suicidio asistido. La idea es que: mientras seas capaz de suicidarte es demasiado pronto, y cuando quieres hacerlo, ya no puedes hacerlo más. Y esa es la razón por la que el suicidio asistido es absolutamente obligatorio en un sistema político moral, y por eso crea tal pánico entre la tercera edad, quienes buscan formas de escapar que no duren tanto ni sean tan dolorosas.

Si no fuera por eso, si pudieras simplemente tomar una pastilla o beber la cicuta, y se acabó… yo no tendría ningún terror, porque el proceso de llegar hasta ese punto no sería nada, y una vez que estuviera allí… bueno, como dijo Epicuro, yo no estaría: “Donde está la muerte no estoy yo; donde estoy yo, la muerte no está”. Esas eran sus palabras, y él decía: ¿Por qué preocuparse de algo que nunca voy a saber…?

Y luego la pregunta continúa: ¿Tienes algún consejo para adultos jóvenes enfrentándose al concepto de la muerte, que no pueden *aguantar* la idea de que su propia existencia se acabe de forma permanente?

Bueno, en primer lugar, te recuerdo que la muerte no significa: el mundo continúa, todo el mundo está divirtiéndose, y tú estás… sabes… en una vida futura de Hollywood viendo cómo todo eso pasa, siendo incapaz de participar. Eso sería bastante malo, pero eso no es la muerte. La muerte es: “se acabó”.

Y ¿por qué no puedes “aguantar” eso? Tienes que definir lo que puedes aguantar – o lo que odias, o lo que amas – en referencia a la realidad, y en este caso, en referencia a la duración de la vida humana. Si algo es un hecho en la realidad, no puedes decir: “Ayúdame a aguantarlo”. Nadie puede darte un argumento más potente que el hecho de ser un hecho. Es exactamente igual a la ley de la gravedad. Si dices: “Ayúdame a aguantar la idea de que los objetos caen cuando los sueltas, no lo aguanto…” No puedo ayudarte. Ni siquiera Newton puede ayudarte. Así es como es. Y así es como es la vida. ¿Puede haber una vida infinita…? No sé. ¿Podría ser así, químicamente, en 10 trillones de años….? No sé. Pero tal como están las cosas ahora, es un hecho que tú vas a llegar a tu fin… con suerte, dentro de bastante tiempo. Así que… no puedes poner un “lo quiero” por encima de “lo es”. Tu emoción está equivocada, te está confundiendo seriamente en este asunto.

# # #

Ver también en YouTube:

Ayn Rand sobre el Suicidio

Reacción a la muerte de un ser querido

¿Es racional preocuparme de lo que pase después de morirme?

La existencia del Mal en un Universo Benevolente

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: junio 3, 2011 8:24 am

7 Comentarios

7 Comentarios

7 respuesta a “Miedo a la Muerte”

  • Toxin says:

    Si todo el mundo fuera consciente de su propia mortalidad nadie se creería más que nadie al fin y al cabo todos vamos a cruzar el río

  • Miguel says:

    Con inmortal me refería naturalmente a prolongar la vida indefinidamente, no me refería a ser un robot indestructible dado que es posible que uno pueda tener un accidente o ser dañado mortalmente por las acciones de otros, pero sí bueno no he pretendido ser racionalista si lo he hecho ha sido un error mio, naturalmente parto de que en la realidad objetiva fuese algún día posible prolongarla indefinidamente lo cual querría decir que salvo accidentes que también supongo que en un futuro igual podrían evitarse con mayor facilidad aunque uno jamás estaría exentos de los mismos, o acciones violentas por los demás, yo pienso que bueno supongo que sí que la gente se planteará tener mayores metas, asi me imagino que los personajes de Atlas, Rearden, Dagny Taggart y Galt etc desearán seguir incrementando su capacidad, aunque bueno decía esto no como una mera opinión descabellada o algo así, sino porque cierto matemático al que se refería Jesús Huerta de Soto en el prólogo a la última obra escrita por Friedrich Hayek, sobre la Faltal Arrogancia y los Errores del Socialismo, decía que el conocimiento potencial que el hombre puede adquirir de la realidad es infinto, asi que supongo que sí sería positivo que una persona pudiera prolongar su vida muchísimo tiempo dado que siempre puede albergar deseos de conocer nuevos mundos, galaxias etc a medida que la mente creativa del ser humano expanda su gama de conocimiento, pero planteaba esa cuestión porque hoy en día mucha gente que aún está en la mitad de su vida les preguntas si quieren seguir viviendo muchísimos años y te dicen que no, que ellos quieren morir de viejos cuando les toque y punto, y eso me parece muy depravado moralemnte, dado que un niño y un joven siempre se ven asimismos con un goce a la existencia casi ilimitado y desean vivir mucho y eso es un deseo absolutamente moral, sin mebargo hoy en día a medida que la gente va creciendo en años van perdiendo el deseo por vivir , y si bien uno no debe tener miedo a la muerte y vivir su vida tampoco puede no desear vivir más si ello fuese posible.

  • godmino says:

    Según Objetivismo, la vida es el estándar de valor, y tu propia vida (y tu felicidad) es TU objetivo. Cuando escuchas música y disfrutas con amigos o juegas una partida de ajedrez estás dando pasos para lograr tu objetivo, que es vivir en este mundo y ser feliz. Supervivencia no quiere decir la supervivencia mínima de un animal, sino la de un ser racional, y parte de sus necesidades son intelectuales y emocionales, no solamente físicas.

    Uno tiene momentos y días de ocio como contraste a una vida esencialmente productiva, para recargar las pilas y para disfrutar de la vida por disfrutar de lo que a uno le interesa. Todas esas actividades están integradas y su objetivo es que vivas tu vida y seas feliz. Pero un robot indestructible no hallaría ningún placer en absoluto en oír música ni en hablar con amigos ni en jugar al ajedrez: no tendría VALORES, o sea, nada por lo que luchar, o, en la definición de Ayn Rand: Nada por lo que “actuar para conseguir y mantener”.

  • Miguel says:

    Bueno, se sabe que en relación a la muerte los científicos están estudiando las causas del deterioro orgánico de los seres humanos y de la detención de la división celular, que se produce por el acortamiento de ciertas partes de las células llamadas telómeros, y que si se pudiera evitar ese acortamiento la regeneración celular podría continuar indefinidamente y ser inmortales, pero lo que yo me preguntaría desde el punto de vista filosófico es si el hecho de que un hombre pudiera tener una vida infinita no le haría caer en un estado de angustia perenne dado que podría ser que finalmente terminara por abandonar todo deseo por alcanzar más metas dado que las ha alcanzado casi todas, o más bien ocurriría al contrario, que el hombre podría automejorar y siempre tendría un incentivo para seguir viviendo, pues, ahora tendría tiempo para crecer en intelectualidad, no se si Ayn Rand dijo en alguna ocasión que pensar en una vida infinita es absurdo que el hombre solo puede plantearse objetivos en referencia a esta vida finita.

    Si eso lo dijo Ayn Rand, ( creo que lo dijo aunque no estoy seguro si no lo dijo corregidme), el caso es que esa afirmación es verdadera ahora porque el hombre es mortal, pero si el hombre pudiera llegar a ser inmortal por obra y gracia de su capacidad intelectual para descubrir métodos que burlen a la muerte, ¿ también seguiría siendo cierto que el hombre no podría plantearse objetivos dado que su vida al no tener fin se seguiría proyectando al infinito y ello lo haría caer en una rutina y en un sopor eterno?

    Los cristianos y demás religiosos siguen su conducta moral en pos del objetivo de la propia salvación y la recompensa de la vida eterna, pero lo que nunca se plantean es si de verdad realmente desean una vida eterna y en que invertirían dicha vida, lo digo por el tema de que de acuerdo con la Ley de utilidad marginal y si consideramos que el tiempo es un bien escaso que lo es actualmente y todo bien escaso tiene un valor decreciente a medida que aumenta la cantidad de unidades de dicho bien, entonces una persona que tuviera un tiempo infinito el valor del mismo caería a cero, entonces al caer a cero tendría sentido el seguir actuando y viviendo, son preguntas interesantes, por otro lado, es evidente que a menos que poblásemos el entero universo se debería dejar de lado la reproducción por razones obvias de sobrepoblación.

    • godmino says:

      Miguel, muchas de las ideas que planteas son algo racionalistas porque la realidad simplemente no funciona así. Pero digamos que dentro de un tiempo se descubre que el hombre (por medio de la medicina, la ciencia y la tecnología) puede sobrevivir indefinidamente. Eso no significaría que de pronto se ha convertido en un robot indestructible y que por lo tanto nada le afecta (que su acción es irrelevante puesto que nada puede destruirlo, y por lo tanto no tendría que perseguir ningún valor).

      En el caso de ese hombre teórico con vida muy larga o indefinida, eso significaría que cada hombre tendría a su disposición medios racionales para extender su vida (drogas, transplantes, ejercicios diversos, quién sabe) pero no significa que podría dejar de tener metas que alcanzar. Seguiría siendo mortal, pues tendría que llevar cuidado con no caer del piso 25 o de que le pille un camión o de que le caiga encima un meteorito.

      Hace un par de siglos la esperanza de vida en el mundo era de 40 años máximo (eso no quiere decir que no hubiera gente que viviera más, pero ese era el promedio de edad). Ahora se ha duplicado en los países desarrollados, y la gente hace planes diferentes de los que hacía antes. Supongo que si se duplicara de nuevo y llegáramos a vivir de promedio 160, 200 o 500 años, planearíamos nuestra vida y nuestras metas de acuerdo con ello. De todas formas, no veo que el hombre pueda “burlar a la muerte” y hacerse “inmortal” (si eso significa “indestructible”). Si lo hiciese, sería una criatura diferente de la que es, y en ese caso, por las razones expuestas no se aplicaría la moralidad de la forma que la entendemos ahora.

  • Astrid vanessa m says:

    yo no soy nadie para decirle a una persona que esta bien o esta mal que quiera llevar a termino su vida por el simple hecho de que no he pasado por su mismo sufrimiento agonia o desesperacion no tendria derecho a opinar en este caso
    pero viendolo desde un punto religioso se dicen que las enfermedades son el metodo de purificacion que dios utiliza para llevar las almas al cielo o quien no se aferra a dios enun momento de dificultad — por que no ir mas aya de los ojos de la razon con los que todos nosotros los seres ordinarios estamos acostumbrados a ver ir mas aya traspasar esos obstaculos ser diferentes

  • Miguel says:

    En cuanto a la llamada eutanasia, que yo no llamaría así, porque significa buena muerte, y bueno la muerte en ningún caso es buena, la prematura porque pierdes tu vida antes del momento en que tu naturaleza determina cuando acaba, y en todo caso porque la muerte natural es un hecho objetivo moralmente neutro o mejor dicho amoral o fuera del reino de la moral, ya que no es una cuestión de elección.

    Entonces puede llamarse más bien cooperación ejecutiva al suicido, yo como tal me opongo a que la sanida pública lo autorice, partiendo de la premisa de que la sanidad pública es inmoral y rechazable entiendo que pagar con dinero ajeno operaciones que alguna gente puede no aprobar es inmoral, otra cosa sería en la sanidad privada, bueno aquí siempre que haya una constancia solemne, escrupulosa y objetiva de tal voluntad me parece moralmente correcto.

    Muy distinto es la llamada muerte por piedad en la que se presume la voluntad de evadir el sufrimiento de la persona que no puede comunicar su consentimiento, eso es absolutamente inmoral, quitar la vida de una persona sin su consentimiento es homicidio o asesinato y ha de ser castigado no importan las razones que muevan a ello, porque en la duda debe siempre estarse a favor de la preservar la vida no de quitarla, sólo habiendo consentimiento pleno y en plenas facultad intelectivas y volitivas puede ser legítimo aprobar tal operación, pero al igual que la legítima defensa debe probarse en un procedimiento penal, el cooperante al suicido ajeno habrá de ir a un tribunal penal y demostrarse allí tal extremo, de lo contrario, podrían fácilmente encubrirse verdaderos homicidios.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»