Universo Benevolente

Archivado en: , , , 6 Comentarios

 

La realidad es “benevolente” en el sentido que si te adaptas a ella, es decir, si piensas, valoras y actúas racionalmente, entonces puedes conseguir tus valores (y exceptuando accidentes, los conseguirás); los conseguirás, porque los valores están basados en la realidad.

Hay una convicción esencial que algunos nunca adquieren, otros sólo tienen durante su juventud, y pocos mantienen hasta el final de sus días: la convicción de que las ideas importan. . . . Que las ideas importan significa que el conocimiento importa, que la verdad importa, que la mente de uno importa. . . .

Su consecuencia es la incapacidad de creer en el poder o en el triunfo del mal. Independientemente de la corrupción que uno pueda haber experimentado y lo cerca que le haya tocado, uno es incapaz de aceptarla como lo normal, lo permanente o lo metafísicamente correcto. Uno siente: “Esta injusticia (o terror o mentira o frustración o dolor o angustia) es la excepción en la vida, no la regla”. Uno está seguro de que en algún lugar de la tierra – aunque no sea en ningún lugar cercano o a su alcance – una forma adecuada y humana de vida es posible para los seres humanos, y que la justicia sí importa.

+ + +

Aunque los accidentes y los fracasos son posibles, ellos no constituyen, según Objetivismo, la esencia de la vida humana. Al contrario, el logro de los valores es la norma, cuando hablamos del hombre moral, moral según la definición Objetivista. El éxito y la felicidad son lo metafísico y lo que se debe esperar. En otras palabras, Objetivismo rechaza la idea de que la realización humana es imposible, que el hombre está condenado a la miseria, que el universo es malévolo. Abogamos por la premisa de un “universo benevolente”.

Un “universo benevolente” no significa que el universo sienta una inclinación positiva hacia el hombre, o que su finalidad sea ayudarle a alcanzar sus metas. No, el universo es neutral; simplemente es; es indiferente hacia ti. Tú tienes que observarlo y adaptarte a él, no al revés. Pero la realidad es “benevolente” en el sentido que si te adaptas a ella, es decir, si piensas, valoras y actúas racionalmente, entonces puedes conseguir tus valores (y exceptuando accidentes, los conseguirás); los conseguirás, porque los valores están basados en la realidad.

El dolor, el sufrimiento y el fracaso no tienen significado metafísico: no revelan la naturaleza de la realidad. Los héroes de Ayn Rand, de acuerdo con esto, se niegan a tomarse en serio el dolor, es decir, metafísicamente. Recuerda cuando Dagny le pregunta a Ragnar en el valle cómo puede su mujer soportar su ausencia durante todos los meses que él está en altamar, y él responde (cito sólo una parte de este pasaje):

“No creemos que la tragedia es nuestro estado natural. No vivimos en crónico temor del desastre. No esperamos el desastre hasta que tenemos una razón específica para esperarlo, y cuando lo encontramos, somos libres de luchar contra él. No es la felicidad, sino el sufrimiento, lo que consideramos anormal. No es el éxito, sino la calamidad lo que consideramos que es la excepción anormal en la vida humana”.

Esta es la razón por la que los héroes de Ayn Rand responden al desastre, cuando llega, con una única e instantánea respuesta: acción: ¿qué pueden hacer? Si existe cualquier posibilidad, por mínima que sea, se niegan a aceptar la derrota. Ellos hacen lo que pueden para contrarrestar el peligro, porque parten de la premisa que el éxito, no el fracaso, es lo que se debe esperar.

# # #

Fuentes:

“The Inexplicable Personal Alchemy,” Return of the Primitive: The Anti-Industrial Revolution, 122.

Leonard Peikoff, “The Philosophy of Objectivism” lecture series (1976), Lecture 8.

# # #

definitivo ebooks 1

 

Publicado por: Agosto 6, 2012 12:14 am

6 Comentarios

6 Comentarios

  • Martin Mumbru says:

    que genial leer estos comentarios !

  • Miguel says:

    Realmente si estamos yendo contra nuestra propia naturaleza que es la de existir, pero realmente no estamos yendo contra la realidad, ya que es la propia realidad la que nos da la libertad de elegir entre el bien, la vida y el mal, la muerte. Sí, si somos irracionales estamos yendo contra nuestra existencia y somos una monstruisidad metafísica ya que estamos negando la realidad de nuestra propia existencia. Pero la propia realidad permite al hombre elegir el mal como criterio de valor. Lo dice muy bien Ayn Rand, puedes evadir la realidad, pero no puedes evadir las consecuencias previstas por la realidad de evadir la realidad.

  • Jan says:

    godmino, sí ya está funcional. Por nada, yo te agradezco por mantener esta grandiosa página.

    Miguel, cuando escribí el comentario #4 no vi que habías escrito. Estoy de acuerdo, incluso mencioné que la propia elección es parte de nuestra naturaleza, pero como dices, seguí diciendo que actuar irracionalmente es ir contra la naturaleza. Si el ser humano es un animal racional como lo mencionó Aristóteles, la facultad de la razón es lo que caracteriza, distingue o identifica al ser humano, por ello he dicho que ser irracional es estar contra la naturaleza humana; pero si te entendí bien, eso mas bien significa ir contra la propia vida y como la voluntad o libre albedrío es parte de nuestra naturaleza, al elegir lo irracional estamos usando ese libre albedrío a pesar que sea contra la propia vida, como un suicida. Bueno, creo que me hace falta distinguir más conceptos para usar los términos correctos.

    Gracias por la aclaración, un gusto leer tus comentarios.

  • Miguel says:

    Yo solo añadiría Jan a tu excelente comentario, que incluso la elección entre ser racional o irracional es algo determinado por la naturaleza, es decir, es la realidad la que te exige que uses tu razón voluntariamente con lo cual realmente no estás yendo contra la naturaleza, simplemente la naturaleza le da al hombre la capacidad para elegir actuar en base al conocimiento que le permite vivir u optar, por el contrario, por el conocimiento que lo destruye, pero el hombre no va contra la realidad al ser irracional, lo que va es contra su vida o la realidad de la existencia, pero el resultado de ser irracional está determinado por la realidad o sea conseguir su destrucción.

    Realmente no va contra la realidad, va contra su existencia, pero la existencia en general ha determinado evolutivamente que el ser humano elija el seguir el conocimiento que le permite seguir viviendo, ( razón), o evadir ese conocimiento y morir, ( irracionalidad), la naturaleza del hombre es la de ser un ente autoconsciente que debe descubrir por sí mismo el conocimiento que le permite vivir y eso un hecho metafísicamente dado que hemos de aceptar y por ende, determinado.

    No puede existir realmente nada que sea indeterminado porque eso sería ir contra la esencia de la realidad que es la Ley de identidad, A es A, una cosa es sí misma, incluso la elección del hombre de vivir o morir la determina la realidad, lo que está abierto a la opción del hombre es pensar y adquirir el conocimiento que le permite existir o no adquirirlo o adquirir algo falso y malvado y morir.

    Lo dice muy bien Ayn Rand en Filosofía: Quien la necesita, Causalidad versus deber: ” En la realidad y en la ética objetivista, la única elección básica del hombre es vivir o morir, si elige vivir una ética racional le dirá cómo, si elige morir, la naturaleza seguirá su curso inexorable y determinado.”

    Y a ello cabría añadir, que la voluntad o libertad del hombre solo es posible en cuanto el hombre elija el valor vida, solo un hombre puede ejercitar su voluntad y tener libertad si conserva su vida y actúa en base al conocimiento que le permite vivir.

    La diferencia entre el hombre y los animales superiores, es que el hombre tiene que descubrir por sí mismo el conocimiento que la naturaleza ha determinado que le permite vivir, y en eso reside su libre albedrío.

    En Atlas se dice: Eso que llamas libre albedrío es la capacidad de tu mente para pensar o no pensar, la elección que determina las restantes y el curso de tu vida,”. Eso es la libertad, y el hombre puede actuar libremente pero los resultados de sus acciones están determinados por la naturaleza de las mismas, es decir, si un hombre actúa eligiendo la destrucción el hombre no puede cambiar que esa acción tiene una naturaleza objetivamente destructiva y al contrario, si elije una acción que le permite vivir no puede elegir cambiar la naturaleza de la acción o sea hacer que una acción racional sea irracional y al contrario.

    Por eso uno de los conceptos más destructivos de la historia ha sido oponer causalidad y necesidad a libertad y voluntad, particularmente por Kant que en una de las antinomias que él construyó para refutar a la razón, dijo que el hombre no puede saber si en el mundo está todo determinado causalmente o en cambio existe un espacio para la libertad humana, pues esa es una viciosa dicotomía, todas las acciones que el hombre toma son determinadas causalmente por la naturaleza de la realidad y la libertad del hombre consiste en elegir actuar conforme a la realidad o evadirla, y el resultado de esa elección está determinado pero no la elección misma que un hombre puede hacer y en eso reside su libertad.

  • Jan says:

    Observemos la realidad para responder la pregunta. ¿Los hombres que observas pueden ser racionales pero eligen no serlo? ¿Quiere decir eso que metafísicamente el hombre es un ser inclinado a la no razón?

    Más bien quienes niegan su razón están negando su propia naturaleza, ellos la han traicionado y viven las consecuencias. Recordemos que pensar racionalmente es por elección, voluntario. No es automático como la percepción sensorial. Sin embargo, la propia elección es parte de nuestra naturaleza, pero lo que tú elijas depende de lo que decidas valorar, y si valoras la anti mente, la anti razón estás optando por elegir la anti naturaleza humana. El hombre es la única especie que puede ir en contra de su propia naturaleza. Nunca verás a una planta que decida marchitarse por elección, o un león morirse de hambre simplemente porque ha elegido no cazar.

    Cuando llegamos al mundo se nos da el potencial innato de usar nuestra razón, pero por múltiples razones el desarrollo de ese potencial puede ser entorpecido o estimulado, ya sea por tener padres brutos que castiguen al infante que está explorando el mundo descubriendo las leyes que lo rigen o lo contrario; porque desde que nacieron le han dicho que es más importante “escuchar” a tu corazón que a tu mente o al revés; o por la cultura diciéndote que debes apagar el motor de tu pensamiento en nombre de Dios; por una baja autoestima creyendo que eres impotente e incapaz de tratar con la realidad produciendo desesperanza pues si no puedes hacer nada, ¿para qué hacer algo? (objetivismo te dice que tú eres capaz de lidiar con la realidad, que tu mente es válida, como podemos leer en este artículo y novelas de Ayn Rand); y por supuesto que hay muchos otros motivos por los que el hombre elija lo irracional como manera de vivir pero eso es lo contrario a la naturaleza, pues eso atenta contra la vida, y ya que la vida es una forma de organismo auto sustentable, su fin es *vivir* y la razón es el medio de supervivencia del hombre.

  • AlphaColumbia says:

    Estoy de acuerdo, pero, ¿Y si.. la naturaleza humana *en general* no esta hecha para usar la razón, al menos de forma completa, y si por algún motivo al ser humano le es mas fácil tender hacia el abismo de la no-razón? No digo que sea imposible lograr momentos de esplendor, pero quizas sean solo eso, momentos aislados.

Previous Post
«
Next Post
»