Monopolios

Archivado en: , , , 22 Comentarios

 

El supuesto objetivo de las leyes anti-monopolio (“antitrust”) fue mantener la competencia; ese objetivo estaba basado en la falacia socialista de que un mercado libre, no regulado, conduce inevitablemente a la creación de monopolios coercitivos. Pero, de hecho, ningún monopolio coercitivo ha sido jamás establecido, y nunca lo será, a través del libre comercio en un mercado libre. Todos los monopolios coercitivos han sido creados por la intervención del gobierno en la economía: por privilegios especiales tales como franquicias o subsidios, privilegios que impidieron la entrada de otros competidores en un campo determinado, por medio de acción legislativa. (Para una demostración completa de este hecho, os remito a las obras de los mejores economistas.)

# # #

Un “monopolio coercitivo” es una entidad de negocios que puede fijar sus precios y sus políticas de producción sin contar con el mercado, inmunes a la competencia y a la ley de la oferta y la demanda. Una economía dominada por tales monopolios sería rígida y estancada.

La precondición necesaria para que exista un monopolio coercitivo es que se impida la entrada, que se  eliminen todos los productores que puedan competir en un campo determinado. Esto se puede lograr solamente con un acto de intervención estatal, en forma de regulaciones especiales, subsidios o franquicias. Sin la ayuda del gobierno es imposible que un potencial monopolista establezca y mantenga sus precios o sus políticas de producción mientras ignora el resto de la economía. Si intentase fijar sus precios y su producción a un nivel que le proporcionase a nuevos competidores beneficios muy superiores a los beneficios que éstos podrían conseguir en otros mercados, es seguro que los competidores invadirían su industria.

# # #

Fuentes:

“Antitrust: The Rule of Unreason,” The Objectivist Newsletter, Feb. 1962, 5.

 “Antitrust,” Capitalism: The Unknown Ideal, 68.

 

# # #

definitivo ebooks 1

 

Publicado por: Agosto 21, 2012 5:40 pm

22 Comentarios

22 Comentarios

  • César González says:

    Hablando de monopolios y regulaciones, observad lo que me he encontrado en el portal del organismo gubernamental creado en Venezuela para el “control cambio(divisas)”. Está claro qué tipo de filosofía mueve a esta gente:

    “¿Es una buena o mala medida?El control de cambio no es bueno o malo por sí mismo. Su efectividad depende de las causas que lo han hecho necesario, de los objetivos de su aplicación y de la forma en que opere en la práctica.”

    Ante la excusa de hacerlo “necesario” han creado una coyuntura que han aprovechado al máximo los parásitos y enchufados. Esto lo único que ha ocasionado es llevar la corrupción a los índices más alto del país y a las consecuencias que todos hoy en día pueden ver.

  • Alberto says:

    No entiendo tu comentario. Cualquiera con unas bases de economía puede afirmar que, si el gobierno no interfiere, es imposible acaparar todos los recursos del planeta por una persona. Es más, aunque acaparara los de un país no puede obligar a la gente a comprarle, por lo que seguiría sujeto a las leyes del mercado (y, si vende barato y de calidad, no sé que problema hay en que la gente le compre, independientemente del tamaño de la empresa).

    Sobre tu último comentario… Solo te voy a decir que en 1º de la ESO se dan las figuras literarias, entre ellas la “metáfora”. Te la explicaría, pero creo que eres lo suficientemente inteligente como para darte cuenta de que no hablaba de forma literal.

  • Ramiro says:

    A los objetivistas les encanta la lógica, pues vamos a emplearla:

    ¿La solución para evitar que ciertos individuos o corporaciones acaparen el mercado es NO HACER NADA?

    Es más

    ¿La solución es impedir actuar a quien pretende impedir un monopolio?

    Aquí es cuando vemos que eso de “Las contradicciones no existen” es sólo para los que no son objetivistas, los que sí lo son pueden pregonar a los 4 vientos que el mundo es real independientemente de lo que uno piense que es y luego soltar que el mundo se acaba cuando “YO” me muera.

  • Alberto says:

    Un monopolio del Estado es carísimo.

    Con el ejemplo de la gasolina (trasladandolo a la actualidad, en una España ficticia):

    Los gastos de compra, de transformacion, de purificacion, de almacenaje y de transporte ya lo vuelve carísimo (tanto para quienes lo usan como para quienes no, también cabe apuntar), y aquí tienes que añadir el precio que decidan (arbitrariamente, pues no tiene competencia) ponerle.

    Es decir, por muy bajo que sea el precio final, todos los gastos que conlleva desde su compra (o estracción) hasta que lo usas, hacen que valga más que si una compañía privada te lo vendiera (ya que esta debería ajustar sus precios, para no perder clientes).

  • Ramiro says:

    El artículo es interesante y cierto pero sólo dentro de unos parámetros muy concretos. Es necesario que se dé el contexto adecuado para que esta tesis objetivista pueda ser verídica, y ese contexto es poco menos que un mundo perfecto.

    En España se creó el primer monopolio del petróleo (CAMPSA) en los años 20 y no hizo sino beneficiar a la población. Por primera vez gracias a ese monopolio controlado por el gobierno de Miguel Primo de Rivera (Regeneracionista) el consumo de vehículos se disparó debido a los bajos precios del petróleo. En otras palabras, el Estado intervino activamente para que España se modernizase siendo una de sus consecuencias la entrada del automóvil en al vida cotidiana de las clases populares.

    Me gustaría recordar una última cosa. Generalmente un monopolio que no sea privado, es decir, que esté controlado por un Estado y un Parlamento no abusa de sus clientes ni les pone precios abusivos. El monopolio estatal es de por sí deficitario, nunca va a buscar enriquecerse porque si lo pretendiese se privatizaría.

  • cristhian says:

    bueno, la verdad es que el monopolio si puede existir en economía de libre mercado, pero yo no me alarmaría por eso, sencillamente estamos siendo testigo de que en un momento histórico determinado un solo empresario satisface las necesidades de los consumidores, de la mejor forma posible, vendiendo productos o servicios con la mejor relación calidad/precio, pero eso no significa que si hoy aparece como el único vendedor en el mercado lo vaya estar mañana, eso supone una constante y ardua revalidación de su función como empresario, por que en cualquier momento otro competidor con un producto o servicio mejor le arrebataría ese predominio, es decir: un trabajo muy “cojonudo”(disculpen la expresión si hiere la susceptibilidad de alguien) y por tanto, no creo que sea correcto afirmar que el monopolio no puede existir sin la intervención del estado, si no que en una economía de libre mercado, la tendencia es que, a lo largo del tiempo no se establezcan monopolios, pero si es cierto que pueden existir en un determinado momento histórico.

  • Guido says:

    Para mi, la culpa de todo lo que ocurre en economía es de Marx. Si no se ataca a Marx, por más que se ataque a Kant o a Hegel, las falacias económicas van a seguir estando.

    El marxista siempre dirá algo así como: “Todo muy lindo con los derechos individuales, pero cada vez que hay intercambio, hay explotación”. Mientras no se ataque la idea de la explotación, los problemas en la economía van a seguir estando.

    A lo mejor, Ayn Rand tendría que haber atacado más a Marx.

    • Omingod says:

      Desde luego, por absurdas que sean, las ideas de Marx siguen siendo aceptadas por muchos, probablemente sin que se den cuenta. Pero lo que hay detrás y aceptan implícitamente es la moralidad del altruismo, y desde luego es de lo que se aprovechan los economistas modernos como Keynes (y hoy día Krugman) para predicar un intervencionismo estatal sin límites.

      Aquí hay un par de citas de Ayn Rand sobre Marx:

      “Quizás la última manía cultural contra la que uno aún podría discutir fuese Karl Marx. Pero ¿Freud o Rawls? Discutir contra ese tipo de personas es concederles la premisa que ellos ponen todo su esfuerzo en refutar: que la razón tiene algo que ver con sus teorías.”

      “Mantengamos la perspectiva histórica. Aristóteles e incluso Platón son significativos hoy; Marx no lo es. Él es significativo políticamente, pero no filosóficamente; es una nota al pie de página de Hegel. De forma similar, no puedes llamar a Sartre o a Heidegger filósofos. (Heidegger dice cosas como “nada nada”.) Estas son aberraciones modernas.”

      “No estoy de acuerdo en que la ciencia y las máquinas estén produciendo lo que tan acertadamente llamas “mentalidad de masa”, que a su vez influenciará la política, la economía y las relaciones sociales. Esa sería una explicación materialista, marxista. Es el pensamiento de los hombres lo que determina el curso de los acontecimientos, y nuestro pensamiento se ha vuelto cada vez más colectivista a lo largo de más de un siglo. El repugnante desastre intelectual en el que el mundo se encuentra ahora es el resultado final, el callejón sin salida del colectivismo filosófico. Parásitos han existido siempre, pero nunca fueron un peligro para la humanidad hasta que los mejores hombres, los pensadores y los productores, empezaron a predicar la doctrina del parásito: el colectivismo y el altruismo. Lo que necesitamos ahora para salvar al mundo es un renacimiento de los principios del individualismo.”

  • rex says:

    y los indios que poblaban por ahi, como se justifica el hecho de hecharlos con violencia?

  • Lisandro Milesi says:

    Saludos, de antemano disculpas por ponerlo aquí, es solo que no me pareció que había una sección para esta pregunta:

    (Aclaro que para mí es trascendental comprender esto, ya que es la única parte que no me cierra del ¿Capitalismo? y me parece la más importante también)

    He aquí la pregunta:

    “No digo quien, o como se comercialicen los productos obtenidos en una cierto establecimiento(campos, fábricas, laboratorios) sino ¿Quién y con qué criterio tiene el derecho a decir “Este campo es mío”. Me refiero a las grandes cosas.

    Por ejemplo, si se encontraran tierras vírgenes y super aptas para el cultivo en una región de un país. ¿Quién osaría considerarse “Dueño”? ¿Se sometería a discusión? o ¿El que más plata/recursos para explotarlo tenga? ¿El que llegue primero?”

    Saludos

    • Omingod says:

      La situación que mencionas de hecho se dio en los Estados Unidos de América cuando estaban siendo poblados por inmigrantes europeos (principalmente) en el siglo XVIII y XIX, y la forma de resolverlo fue que uno (o una familia) tenía que ocupar un terreno de tamaño razonable (no podía ser demasiado grande, el gobierno no lo reconocería, había límites objetivos), marcarlo como suyo (o sea, delimitarlo, cercarlo, etc.), y sobre todo, trabajarlo (o sea, plantar, cultivar, mantener ganado, etc.). Después de un tiempo, si se cumplían esas condiciones, el terreno era propiedad de la persona que lo ocupó.

      No soy especialista en ese período histórico, pero seguro que puedes encontrar referencias sobre cómo eso se llevó a cabo, y con éxito.

      Por cierto, tu comentario contiene una pequeña “trampa”, y es cuando dices “si se descubren”… Obviamente, las tierras vírgenes no “se descubren”, sino que “alguien” las descubre. Si esas tierras antes de ser descubiertas no eran conocidas por nadie más, entonces quien las descubre no está violando los derechos de nadie, y si de hecho las ocupa y las trabaja puede con todo derecho considerarse (sin “osadía”) dueño de ellas.

  • Diego says:

    EQUIVOCADO EN PARTE…

    Hubo monopolios coercitivos en el joven USA.
    Rockefeller, Vanderbilt, Carnegie, Astor, Ford y Morgan,y otros sin necesidad de ninguna intervención o culpa del gobierno.

    Tampoco los genera la inacción del gobierno, quiero que esto quede claro.

    Lo único que necesita un monopolio para existir, es la ausencia de LEY que condene la agresión.

    Sin esa ley, ni la justicia, ni el gobierno pueden impedir que este problema ocurra.

    Los liberales sabemos que TODO pasa por la batalla entre libertad y agresión, si se controla la agresión se puede liberar absolutamente todo.

    La ausencia de una ley que controle la agresión, es todo lo necesario para que el que se beneficie agrediendo lo haga.

  • GTruchueloAynr says:

    tomasn, que son, según tu, fallos del mercado?

  • tomasn says:

    no ignores al mopolio natural, que es un fallo de mercado. El cual debido a los rendimientos crecientes a escala hace que sea más eficiente que solo halla una empresa que produzca el bien. Así no halla restricciones a la entrada.

  • Jesús Leal says:

    Gracias por tu respuesta Miguel, también procuraré hacerme con una copia del libro de Rand.

  • Abelardo says:

    El monopolio esta sometido a las mismas fuerzas competitivas de que habla Porter, por ejemplo, la fuerza de los productos sustitutos, si un bien o servicio aumenta su precio, el demandante esta dispuesto a pagar hasta cierto precio, a partir de ese valor máximo, el consumidor tiene la opción de renunciar a esta compra y seguramente buscará un bien o servicio sustituto, por lo cual el monopolio tiene su restricción dentro del mismo mercado.

  • Miguel says:

    Jesus Leal, la Ley Sherman la trata abudantemente Ayn Rand en libro Capitalismo: El Ideal desconocido, como una de las mayores mentiras que se le han imputado a la economía libre del capitalismo, esa Ley fue un desastroso remedio frente a los monopolios coerctivos que determinados ferrocarriles a finales del siglo XIX venían desarrollando gracias a la legislación de California que les permitía a esos ferrocarriles establecidos con ayuda del Gobierno de ese Estado cobrar tasas muy abusivas a los agricultores que se servían de dichos ramales ferroviarios impidiendo por la fuerza del Estado que competidores de otros lugares se establecieran allí, la culpa fue de los controles económicos como explica Ayn Rand.

    En cuanto a Tonny Judd mira yo tuve que leer un texto suyo de ese libro que habla de que algo va mal, efectivamente tiene razón el señor Tony Judd, algo va mal, pero lo que va mal no es un libre mercado desregulado que solo existe en la mente elucubradora del señor Judd y de muchos como él, sino la economia intervencionista afixiante que padecemos, y para que compruebes la veracidad de esto, piensa en cuantas regulaciones burocráticas existen hoy día que limitan a las empresas y a los asalariados, o piensa que los Bancos que deben obedecer regulaciones políticas coercitivas por parte de los Estados, o mira a tu bolsillo y en él no encontrarás oro, plata etc, sino que encontrarás, dólares, yenes, pesos, euros, libras esterlinas, francos suizos o la moneda del país donde residas , todos ellos mercancías que el Estado te obliga a aceptar como medio de pago forzoso y cuyo valor es decretado coactivamente por los políticos, eso es lo que va mal, no el libre mercado, no existe libre mercado desregulado desde hace doscientos años y ni siquiera ese mercado era desregulado, porque existían ciertas legislaciones que lo subyugaban, por ejemplo, te recomiendo que leas en wilkipedia sobre la llamada rebelión del whisky que en tiempos de los padres fundadores de norteamerica los productores de esta bebida alcohólica tan preciada pusieorn en marcha en contra de los impuestos que el presidente George Washintong había acordado, http://es.wikipedia.org/wiki/Rebeli%C3%B3n_del_Whisky

    O en Inglaterra los Bancos podían expandir ilimitadamente el crédito y no se veían obligados a responder de esas acciones ya que existía cierta connivencia con el poder político inglés al que financiaban y todo ello en el siglo XIX que fue lo más cerca que el mundo estuvo de la libertad, sin embargo la gente objetaba la pobreza existente en esa época sin acordarse de los 13 siglos de pobreza y estancamiento que siguieron a la caída del Imperio Romano hasta el establecimiento del capitalismo decimonónico, ya fue increíble que en el curso de cien años los hombres pudieran salir de la miseria subhumana en la que estuvieron inmersos los hombres durante 1300 años, lo cual dice mucho de la humanidad en aquella época y muy poco de los pseduointelectuales como Dickens que clamaban por una vuelta a la Edad Media y al mismo tiempo querían riqueza, fíjate una cosa, las obras de tesis social estilo Dickens aparecieron en la segunda mitad del siglo XIX justo en una época donde se podían apreciar los inmensos progresos económicos que los hombres estaban llevando a cabo gracias a la libertad, y por el contrario dichas novelas de tesis social no aparecen a principios del siglo XIX, solo aparecen cuando el contraste entre las clases más bajas y la riqueza producida hizo a la gente notar que aún existía miseria, pero no existían esas novelas en épocas donde la miseria era lo habitual, y en vez de preguntarse qué es lo que hizo que la miseria fuese progresivamente desapareciendo lo que hicieron fue ponerle trabas y palos a los capitalistas y empresarios que estaban continuamente mejorando cada año la vida de la gente, uno solo puede conjeturar que grado de desarrollo económico tendrìamos actualmente si tuviesemos un mercado tan libre como el que existió en el siglo XIX y el retraso mayúsculo que ha sufrido el progreso económico gracias a la labor de intelectuales socialistas como Dickens, o actualmente el señor Tony Judd, y luego preguntarse quiénes son los benefactores de la humanidad.

  • Miguel says:

    Una de las cosas por las que la famosa teoría de la concentración del capital de Karl Marx es rotundamente falsa es que una persona no puede comprarle a todos los millones de personas sus empresas para monopolizar mundialmente un sector, entre otras cosas, porque la capacidad productiva y el patrimonio de un hombre no son ilimitados y porque es imposible que un hombre pueda controlar eficientemente un sector inmenso de la economía, Murray Rothbard lo explicó muy bien, por la misma razón que un Estado socialista no puede calcular costes y beneficios, en la misma medida un negocio a medida que crece en cuota de mercado cada vez más le cuesta mantener su negocio a flote requieriéndose una capacidad extraordinaria para mantenerlo a flote y además la última razón y la más importante es la que aporta Isrrael Kizrner en su libro Competencia y empresarialidad y es que mientras en una sociedad se respete la libre función empresarial creativa, es decir, exista libertad, cada persona es un potencial competidor creativo que puede desplazar al monopolista de facto de su negocio, pensemos en una fuente de energía que esté monopolizada en un mercado libre por un distribuidor, pues bien, esa posición no será indefinida ni eterna porque está amenazada por los potenciales competidores que siendo más creativos descubran una fuente de energía más limpia, eficiente y barata que supere a la distribuida por el monopolista, asi que los falsos monopolios naturales de la economía neoclásica dominante en las universidades son irreales, por ejemplo, el caso de las vías férreas o las señales de radiofrecuencia de radio, a menudo se dice que las licencias de emisión de radiofrecuencia de radio deben estar controladas por el gobierno justificándolo en base al hecho de que el espacio aéreo es insuficiente para todo el mundo, pero eso es como decir que las viviendas deben ser todas de propiedad estatal porque en un mismo terreno no hay espacio mas que para construir una vivienda privada y no para construir diez viviendas, es decir, el argumento de que el espacio es limitado y por ello se exige el intervencionismo del Estado, es el mismo argumento en esencia que el decir que como los recursos son escasos, ( y el espacio físico puede tratarse como bien económico o sea recurso escaso), entonces el Estado debe asumir un monopolio coercitivo universal sobre todas las personas ya que si no unos se apropiarían de los recursos escasos a costa de los que no podrían obtenerlos, o lo que es lo mismo el Estado podría apropiarse de las vidas productivas de sus ciudadanos ya que son escasas y valiosas y administralas como estime oportuno, que es lo que los comunistas en el fondo entienden por propiedad pública de los medios de producción, y por eso Ayn Rand decía en su discurso del Galt en Atlas, que los que exigen la socialización y la propiedad pública de los medios de producción están exigiendo la propiedad pública de la mente.

    Solo una mentalidad primitiva, atávica y tribal puede ver la riqueza como un gran pastel a repartir por todo el mundo y como eso no es cierto, sino que la riqueza es producida por alguien, entonces, las mentalidades tribales ven a las personas productivas como si fuesen vacas lecheras que pudieran ser ordeñadas en un gran establo colectivo.

  • Jesús Leal says:

    >la falacia de que un mercado libre, no regulado, conduce inevitablemente a la creación de monopolios<

    Tony Judd en su libro "Algo va mal" dice: 'un capitalismo no regulado es el peor enemigo de si mismo'. Esto me hace recordar la Ley Sherman de los Estados Unidos, que en los 20's (creo) fue promulgada para contener la voracidad de las grandes compañías que ponía en peligro no solo a la economía americana, sino al capitalismo.

    Y ustedes, ¿que opinan?.

  • Anónimo says:

    “Sin la ayuda del gobierno es imposible que un potencial monopolista establezca y mantenga sus precios o sus políticas de producción mientras el resto de la economía.”

    ¿Está completa la frase? ¿no faltaría algo como… “mientras el resto de la economía maneja precios más accesibles por su producción”?

  • omegaleo says:

    Esa es la verdad, una economía libre se autosostiene cualquiera que quiera ser dueño del todo solo terminaria en la miseria (por la competencia), pero no, el gobierno mantiene a esas empresas en lo alto.

Previous Post
«
Next Post
»