Monopolios y leyes antimonopolio – por Ayn Rand

Archivado en: , , , 7 Comentarios

 

Ver video

 

Entrevistador: Ms. Rand, ¿puede usted definir para nosotros la palabra “Monopolio”… de la forma que usted la usa?

Ayn Rand: Monopolio, en el sentido estricto de la palabra, significa: un privilegio exclusivo para actuar en una cierta capacidad o para tratar con un cierto producto; en el sentido estricto de la palabra, cada uno de nosotros posee un monopolio exclusivo sobre su propio trabajo, pero este no es el sentido en el que usa en política y en economía.

Por “monopolio” normalmente se entiende un monopolio “coercitivo”, lo que significa: el derecho exclusivo a un cierto campo de actividad de la cual todos los competidores y todos los futuros entrantes están excluidos. Ahora bien, ninguna empresa privada, ningún mercado libre puede establecer un monopolio coercitivo, porque es precisamente la libertad del mercado la que lo impediría. En el siglo XIX hubo tentativas de acaparar el mercado de varios productos, y sin excepción acabaron con el fracaso y la quiebra de los hombres que intentaron establecer un monopolio privado. Un monopolio coercitivo puede ser establecido *sólo* por ley, o sea, por un privilegio especial del gobierno otorgado a un productor o a una empresa mientras todos los demás son excluidos de esa actividad específica.

Por ejemplo, las empresas de servicios públicos son un ejemplo clásico de monopolio coercitivo, en el sentido que nadie – ningún competidor – puede entrar en ese campo, está prohibido de hacerlo, por ley. Eso es un monopolio coercitivo. Y todos los males propiamente asociados con los monopolios son debidos, desde luego, a las actividades de monopolios coercitivos de ese tipo. Pero si estudias su historia, tanto aquí como en Europa, descubrirás que nunca ha habido un monopolio coercitivo – es decir, un monopolio que le cierra el campo a la competencia – que haya sido creado por colusión o conspiraciones de empresas libres en un libre mercado. Siempre ha sido creado por un acto del gobierno.

Entrevistador: Ms. Rand, si los monopolios coercitivos son creados por actos del gobierno, ¿cómo interpreta usted el hecho de que el gobierno, entonces, dé media vuelta y pase leyes anti-monopolio? ¿Contra qué van dirigidas estas leyes, ya que es el gobierno el que está creando el monopolio coercitivo?

Ayn Rand: Son leyes dirigidas contra los miembros más capaces y exitosos de la industria. Estás hablando, obviamente, de las leyes antimonopolio [antitrust].  Las leyes antimonopolio son el instrumento de control y coerción del gobierno sobre todos los negocios. Son, como todo abogado sabe, una mezcla indefinida e indefinible, un revoltijo de contradicciones que está en tal estado que todos los hombres de negocios del país pueden ser procesados como criminales en cualquier momento, a discreción del gobierno, porque siempre está quebrando una u otra ley desde el momento que empieza a hacer negocios;  leyes que son contradictorias, así que si obedece una ley por ese mero hecho está infringiendo otra.

Lo que han hecho las leyes antimonopolio es darle al gobierno un poder arbitrario para aplastar a cualquier empresario, y has visto esto en las últimas dos administraciones hoy día usando ese poder, no con el objetivo de proteger a la competencia (lo cual es una contradicción en términos), sino con un objetivo de coerción y compulsión y control general sobre los negocios políticamente, y que no tiene nada que ver con el tema de la competencia. Quiero resaltar que una competencia, una competencia libre impuesta por ley es ciertamente una contradicción en términos. La única protección que la competencia necesita es un mercado libre, sin ningún tipo de controles en absoluto. Cuando los controles del gobierno entran en escena, funcionan, como he dicho antes, a favor de cualquier empresario  o industrialista que tenga enchufe del gobierno: Cualquier hombre que no puede tener éxito en el mercado libre o que no puede competir por mérito acude al gobierno e invoca la ley antimonopolio contra su competidor más capaz y más exitoso, así que el resultado neto de las leyes antimonopolio ha sido solamente la protección de la mediocridad, y la destrucción de la habilidad y el éxito.

# # #

definitivo ebooks 1

# # #

Publicado por: octubre 5, 2011 10:00 am

7 Comentarios

7 Comentarios

7 respuesta a “Monopolios y leyes antimonopolio – por Ayn Rand”

  • OliGio says:

    Perdon, no estoy seguro de que haya sido sin forzar a nadie si se tiene en cuenta esta frase de su autoria:»La competencia es un pecado, por eso procedemos a eliminarla». Ademas rpagaba tarifas mas baratas a los ferrocarriles que sus competidores

  • AlphaColumbia says:

    Los monopolios naturales NO son nocivos contrariamente al mito popular.

    ¿Que hay de malo en ser el mejor y ofrecer algo que nadie mas puede ofrecer? La gente olvida que en los negocios ambas partes ganan, el monopolista, y el cliente; sin el segundo el primero no haría riqueza, y sin el primero, el segundo difícilmente podrá encontrar a alguien que le satisfaga dicho deseo.

  • oscar fdj says:

    yo tengo gran simpatia por las ideas de Rand pero no creo que haya tenido mucho acietto con lo que dijo seguramanete no habia visto la capacidad empresarial aplastante que pueden tener algunas empresas los controles del govierno son necesarios para evitar ciertas estrategias que no benefician a los pequeñas empresas, el poder econmico de las grandes empresas corrompe e influencia por medio de la publicidad a las mentes debiles, ayn rand no alcanzo a ver este auge des los años 90 y creo por ello que su opinion esta mas centrada en el mercado de los años 70 donde no se habia desarrollado estas estrategias

  • Eduardo says:

    Aún así es válido que ese producto desplace al producto nacional, pues proporciona el mismo beneficio a menor costo, siendo más provechoso esto que los empleos que puede eliminar. Y se puede uno dedicar a DISTRIBUIR el producto para generar empleos. O maquilar el mismo en el país de destino, generando empleos también, como ocurre con muchas transnacionales.

  • Roobin Hood says:

    y ¿Qué onda cuando un producto extranjero es demasiado bueno y barato y no deja desarrollar los productos de un país tercer mundista? No es un monopolio propiamente hablando pero por lo general es una competencia desproporcionada, un pequeño productor nunca podrá competir contra una múltinacional (además,creo que esta es una forma de colectivismo). ¿Debe el estado proteger la producción nacional de la extranjera?

  • Abelay says:

    Interesante esta aclaración respecto al concepto de Monopolio, Entonces podemos concluir que existe un monopolio económico puro y un monopolio económico político, el primero se deriva del libre mercado y el segundo de la injerencia manipuladora del poder político encarnado en el gobierno con sus personajes corruptos de turno.

    • omingod says:

      Sí… excepto que lo que llamas «monopolio económico puro» no puede realmente existir, o por lo menos no por mucho tiempo, porque cualquiera pueden entrar en ese mercado en cualquier momento y competir. Cualquier monopolio o «quasi-monopolio» temporal, como puedan tener Apple con los iPads hoy o IBM con los PCs en 1982, puede acabar en cualquier momento, y de hecho es lo que ocurre en la realidad. El único monopolio que realmente existe es el monopolio artificial, creado por el gobierno, el monopolio *coercitivo*. Puedes ver http://objetivismo.org/monopolio-licencia-del-gobierno-para-robar/ para más información. Saludos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»