¿Hay individuos que «no pueden» ser racionales?

Archivado en: , , , 15 Comentarios

 
Si a unos niños les han enseñado (por ejemplo, en el Oriente Próximo) a dispararle a cualquier infiel que ven, ¿sigue siendo posible para ellos el poder decidir pensar, y actuar en contra de sus padres y de la sociedad? ¿O han sido sus mentes corrompidas de tal manera que simplemente ya no tienen más opción en eso?
—- escuchar en YouTube… —-
[Me preguntaron recientemente si un hombre a quien le enseñaron desde que nació a odiar a los negros aún continúa actuando por elección voluntaria, y expliqué que desde luego que sí, está actuando por libre albedrío, y es moralmente responsable si tiene esa actitud irracional, y di mis razones.  Ahora tenemos el otro lado de esa pregunta.]

Aquí lo que gana es la corrupción. El juzgar a los infieles no es algo perceptual como en el caso de alguien en los estados del sur de USA que odia a los negros. Hay de hecho muy pocos datos disponibles para el niño pequeño de forma directa sobre los infieles, lo que son y lo que hacen, así que su mente está llena de propaganda.

Pero más importante aún, esa persona del sur está viviendo en la era moderna, sabe lo que es el pensamiento racional independientemente de lo malo que sea, así que él es responsable por usar ese pensamiento, pero los niños de los que hablamos aquí, en el Oriente Próximo, están viviendo el la antigüedad, en la Edad de las Tinieblas – no tienen ninguna guía intelectual, ningúnmediode poder pensar racionalmente y de forma sistemática, y son esencialmente salvajes.

Así que tienen voluntad, libre albedrío, a un nivel más básico – con quién duermen, a quién le roban, etc. – pero con respecto a asuntos más trascendentes es como si fueran zombis, o muñecos. Por lo tanto no puedes apelar a su libre voluntad o a sus mentes, porque ellos… ellos mismos no tienen ni la menor idea de cómo usarlas, así que diría que no, en este caso no es posible que ellos piensen o actúen de forma contraria, y por eso si son tus enemigos no tienes más opción que matar, si te enfrentas a ellos. No hay posibilidad de razonar en este caso.

Y lo importante aquí es que el libre albedrío (la voluntad) no es lo mismo que omnisciencia, y tampoco es lo mismo que la capacidad de razonar, aplicar la razón como método para responder a una cuestión.

Incluso una persona honesta con libre albedrío puede vivir en un momento del desarrollo de la raza humana en el que la racionalidad como método – la lógica como medio de conocimiento – no ha sido descubierta, o no ha sido institucionalizada. Por eso Aristóteles es tan importante, porque él nos dejó ese método.

Así que, desde ese punto de vista, los pre-aristotélicos – aunque sean los que viven hoy día en el Oriente Próximo – tienen que ser juzgados de forma muy diferente de cómo juzgas a personas irracionales modernas.  No es que perdones a los pre-aristotélicos – es decir, perdonar en el sentido de decir que son personas estupendas, los tratas como hay que tratar a los salvajes – pero es una forma diferente de juzgar. No puede decirse que ellos estén «traicionando» la mente que aún no han descubierto.

# # #

definitivo ebooks 1

 

# # #

Publicado por: marzo 15, 2011 9:20 am

15 Comentarios

15 Comentarios

15 respuesta a “¿Hay individuos que «no pueden» ser racionales?”

  • @lperezv says:

    Leí el artículo previo «¿Puede ser racional alguien educado en el racismo…?» y realmente no entendí lo que quiso decir pero este me lo aclaró todo. Entendido y de acuerdo.

  • David says:

    …continuación/

    Estas actividades no producirán buenas calificaciones en los exámenes, no prepararán a los estudiantes para las pruebas de rendimiento o para las clases para niños superdotados – en otras palabras, no producirán ninguno de los resultados que las escuelas están interesadas en ellos más que nada. El simple hecho es que los estudiantes que hicieran las cosas que realmente los prepararan para ser buenos científicos, no serían adecuados en absoluto para los programas de ciencia en masa de las escuelas.

    Todos esos argumentos de los educadores, acerca de la importancia de la ciencia en el plan de estudios, son tonterías pretenciosas – tonterías pretenciosas costosas; Y producen lo contrario de lo que prometen. Producen estudiantes pasivos que hacen lo que se les dice que hagan, aprenden de memoria lo que se supone que deben memorizar, trabajan duro para obtener los resultados que se les dice que son los resultados correctos y refrenan por completo su curiosidad, su imaginación y su capacidad crítica. La empresa científica probablemente estaría mucho más adelante en la carrera, si fuera eliminada por completo la enseñanza de la ciencia a nivel preuniversitario que existe hoy en día.

  • David says:

    Sí, ya lo dije anteriormente Truchuelo. Tenemos la capacidad de acumular el conocimiento y de transmitirlo generación tras generación. Pese a eso, muchas veces, lo que nos enseñan los tutores y los maestros es mito puro.

    Por ejemplo, los cursos de ciencia en las escuelas no enseñan ciencia en absoluto.

    Cuando los educadores discuten las «materias básicas» que hay que enseñar a todos los alumnos en la escuela, no hay materia que recibe mayor apoyo que la ciencia. Nos dicen, que de todas las cosas que son importantes para los jóvenes que serán adultos en el siglo 21, el conocimiento de la ciencia – está en el primer lugar. Esta es la justificación estándar del amplio programa de estudios de ciencia, que va desde la escuela primaria hasta la escuela secundaria, programa apoyado por equipo y libros de texto caros – y transmitido por un ejército de maestros.

    Ahora bién, los buenos científicos han de ser extremadamente curiosos, atentos, honestos, imaginativos y flexibles en su pensamiento.

    Para aclarar estos puntos, vamos a comparar a la ciencia con un campo de estudio que es generalmente considerado como el polo opuesto: la religión. Las diferencias evidentemente sobresalen. El punto de partida de la religión es la fe, que está necesariamente más allá del análisis racional (aún cuando no necesariamente opuesta). La religión se basa en un grupo de verdades (dogmas), que se cree generalmente que es el resultado de la inspiración divina, y por supuesto no se deriva sencillamente de alguna acción del cerebro humano. Los grandes teólogos deben estar bien familiarizados con las costumbres que son transmitidas de generación en generación, frecuentemente durante miles de años y cultivadas por cientos de grandes pensadores antes que ellos. La innovación en la religión, cuando se hace, sucede por la intervención divina, no por la acción humana.

    Ahora, echemos un vistazo a lo que se considera hoy en día como la enseñanza de la ciencia en las escuelas ¡Ahí está, es un lobo vestido de oveja! ¡Ciencia presentada en forma de religión en todas partes!

    La actividad principal, de hecho, la única actividad importante en la que se ocupan en todas las clases de ciencias es enseñar las últimas teorías científicas en forma de verdades (axiomas). Los libros de texto son los archivos de estas verdades. A los niños se les enseña en los libros cómo se ven las cosas. Aprenden el diccionario de la ciencia (¡»alfabeto de la ciencia»!), Las «leyes» de la ciencia, los héroes de la ciencia (equivalente a los sacerdotes de la ciencia o santos). En realidad el uso de la palabra «ley» es una traición silenciosa: a pesar de lo pudiera significar entre los verdaderos científicos cuando ellos utilizan la palabra, los profesores de ciencia y los alumnos en la escuela interpretan la palabra como una descripción precisa de cómo y por qué sucede algo. Las leyes de la ciencia son vistas como la verdadera e inmutable realidad. Pocas personas notan que prácticamente todos las «leyes» que se mencionan en los libros de texto de hoy son muy diferentes a las «leyes» que son mencionadas en los libros de texto de hace cien años; Y éstas, a su vez, eran muy poco parecidas a lo que se conocía como «leyes» hace doscientos años; Y pocos científicos no estarían de acuerdo en que las «leyes», que serán válidas en el futuro dentro de cien años van a tener poco en común, si acaso, con lo que las escuelas enseñan hoy en día como verdad científica.

    La última cosa, de la que una clase de ciencia está compuesta, es de un grupo de estudiantes, realmente curiosos acerca de su entorno y que quieren participar por su propia iniciativa, en el aprendizaje de las cosas que realmente les interesan. Asimismo, una aula de aprendizaje de ciencias no puede hacer frente a estudiantes que tienen sus propias ideas acerca de cómo explicar las cosas y que quieren jugar con estas ideas, discutirlas, examinarlas. Estas actividades no producirán buenas calificaciones…

  • G Truchuelo R says:

    Si David, pero afortunadamente tenemos la capacidad de acumular el conocimiento y de transmitirlo generación tras generación, y los niños no han de pensar en re-descubrir, de nuevo, como hacer fuego, inventar la rueda, o el motor de vapor.

    Podrían inventar eso tras años y años de aprendizaje? si (suponiendo que en una vida humana fuese posible), pero eso no significa que, pudiendo ser enseñados por un tutor/maestro y adquirir todo el conocimiento ya descubierto por otras mentes anteriores a las suyas de forma rápida y simplificada, hayan de volver a empezar a «pensar» TODO de nuevo.

  • David says:

    Y si se me permite agregaría:

    Lo que sí es necesario es un entorno sano y positivo. Y, puesto que muchas veces aprendemos con el ejemplo, también es necesario que las figuras de todas las edades (niños, jovenes y adultos) que actúan como modelos de comportamiento, sean sanas, positivas y constructivas.

    La única forma en la cuál hay probabilidad, aún la más pequeña, de que los adultos funcionen adecuadamente, es tener a los niños y a los jóvenes, desde la edad más temprana, en un entorno que es respetuoso de sus derechos y en el que se practica el uso de la libertad desde la infancia hasta la edad adulta.

    A eso es a lo que yo le llamo, un entorno razonable… y racional.

  • David says:

    Para terminar la conversación, lo que yo quisiera resaltar es lo que escribí anteriormente:

    Para aprender a pensar no necesitas maestro. Aprender a pensar es una propiedad innata del cerebro. Lo único que necesita es ejercitarse, como lo hacen los músculos del cuerpo. Mas para aprender a pensar es necesario gozar de libertad. Un esclavo no necesita saber pensar. Lo único que necesita es saber obedecer.

  • G Truchuelo R says:

    Bueno, en varios aspectos importantes estamos de acuerdo.

    para terminar la conversación, queda claro que la educación actual es ineficiente e ineficaz; produce el 99% de las veces autómatas, y en general los centros no se diferencian mucho de una fabrica de latas en conserva.

    Pero, resaltar que el camino no es, ni mucho menos, dejar al niño completamente libre desde el primer momento, sino guiarle mediante un sistema de tutores, profesores, etc; y enfocando la educación de forma efectiva y eficiente, dando importancia a herramientas igual o mas importantes que la memoria cortoplacista, como la deducción, razonamiento, etc.

  • David says:

    Lo barato — muchas veces sale caro.

    «Dejarle libre y solo en casa rodeado de libros» es lo que muchos padres piensan que es lo mejor para sus hijos, pero posiblemente el hijo, o la hija, tiene talento y deseo de ser bailarín o artista o deportista, por ejemplo. ¿Por qué dejarlo/a en casa rodeado/a de libros cuando el/ella lo que quiere y puede hacer es otra cosa? Y sabemos que tan efectiva es la motivación para lograr las cosas.

    No debe dejarse al niño “solo” desde un principio. Hay que hacerlo progresivamente, pero no obstante desde un principio y hasta que somos capaces e independientes, pero hay que hacerlo — en forma similar a como aprendemos a montar una bicicleta: a veces solos, a veces con ayuda.

    Tu puedes «elegir», si el gobierno te lo permite, no mandar a tu futuro hijo a «mi» colegio o a otro colegio. Hay un proverbio africano que dice que, «se requiere una aldea para criar a un niño». Los niños y los padres tienen relaciones e interdependencias complejas que hacen más dificil para los niños el encontrar verdadera independencia en el seno de la familia. En el ambiente de una *buena* escuela, los niños enfrentan responsabilidad personal directa por sus acciones, sin el bagaje emocional que la responsabilidad basada en la familia puede a veces llevar. Además, los niños son mas capáces de desarrollar ciertas habilidades sociales importantes en una escuela — la habilidad de tolerar diversidad de opiniónes, de expresarse en contra del comportamiento inadecuado, y de desarrollar y realizar proyectos de grupo, por ejemplo. En la mayoría de las familias que educan en la casa, los padres se ven a sí mismos en última instancia como responsables de la educación del niño, mientras que en una *buena* escuela, esa responsabilidad esta puesta directamente en el niño.

    Yo no preguntaría: «¿Hay individuos que ‘no pueden’ ser racionales?» Yo diría: «¡Hay sociedades e instituciones en ciertas sociedades que ‘no pueden’ ser racionales!»

  • G Truchuelo R says:

    Yo no he dicho que haya una sola forma correcta de aprender. De hecho, te comenté hace un tiempo que la educación perfecta puede variar dependiendo de diferentes factores, como la edad del alumno, su campo de estudio, su interés… Interés que, lo quieras o no, puede variar dependiendo de cada niño.

    En cuanto a esa libertad que tanto mencionas para tomar cada uno nuestras propias decisiones, la secundo completamente; para poder yo elegir NO mandar a mi futuro hijo a tu colegio; ya que desde mi punto de vista, a esa responsabilidad plena de la que hablas, ha de llegarse poco a poco, y si bien es esa libertad y responsabilidad un objetivo final, no significa que deba de dejarse al niño «solo» desde un principio.

    De todas formas, aun si tuvieses razón, también defendería tu causa, al menos, para dejarle libre y solo en casa rodeado de libros; me sale mas barato que mandarle al colegio que mencionas, donde me ofrecen el mismo servicio, pero pagando.

  • David says:

    G Truchuelo R escribió:

    «La solución no es dejar a los niños libertad para que ellos decidan ir o no ir al colegio, o decidir que estudiar o qué no; eso es una estupidez – la solución es enfocar de forma correcta y complementar la información que se les da a través de libros y/o profesores».

    Una estupidez es pensar que es necesario, posible y aconsejable obligar a los niños y a los jóvenes a estudiar, cuando es algo que les viene en forma natural. Después de todo, el impulso de los niños y los jóvenes de manejar el mundo que los rodea es legendario. Nuestras escuelas están obligadas a mantener ese impulso vivo alimentándolo con la libertad que necesita para crecer.

    No hay una «forma correcta» única de estudiar y aprender. Hay un número sinfín de formas de estudiar y aprender; y todas son correctas y dependen de un número sinfín de condiciones y de individuos.

    Enseñar, inspirar, y aconsejar son todas actividades naturales que los adultos de todas las culturas y lugares parece ser se dedican a hacer alrededor de los niños. Sin estas actividades, cada generación tendría que inventar todo de nuevo, desde la rueda hasta los diéz mandamientos, desde el trabajo en metal hasta la agricultura. El hombre transfiere su conocimiento a los jóvenes de generación en generación, en la casa, en la comunidad, en el trabajo — y supuéstamente en la escuela. Desafortunadamente, mientras más tratan las escuelas de dar instrucción individual a los alumnos, más daño les causa a los niños. Ésta declaración requiere una explicación, puesto que parece contradecir lo que acabo de decir, es decir, que los adultos ayudan siempre a los niños a estudiar y aprender como entrar al mundo y ser útiles en él. Lo que yo he aprendido muy lénta y dolorosamente en el transcurso de los años, es que los niños toman decisiones vitales por sí mismos en formas que ningún adulto podría haber anticipado o aún imaginado.

    ¿Porqué no permitir que cada persona tome sus propias decisiones acerca del uso de su tiempo? Ésto aumentaría las probabilidades de que la gente crezca llenando sus necesidades educacionales únicas sin ser confundidas por nosotros los adultos que no podríamos nunca saber suficientemente o ser suficientemente inteligentes para aconsejarles adecuadamente.

    El proceso de autodirección, o el abrirse camino, verdaderamente vivir tu vida en vez de solo pasar el tiempo, es natural mas no óbvio para los niños viviendo en nuestra civilización. Para lograr ese estado mental requieren un entorno que es como una familia, en escala mas grande que la familia básica, pero que también apoye y séa seguro. El personal de la escuela, siendo atento y que se preocupa y al mismo tiempo no directivo y coercivo, le dá a los niños el valor y el ímpetu de escuchar a su propio yo interno. Ellos saben que el personal es competente como cualquier adulto para guiarlos, pero el rehusar el hacerlo es un instrumento pedagógico usado actívamente para enseñarles a escucharse solamente a sí mismos y no a otros que, en el mejor de los casos, saben solo la mitad de los hechos acerca de ellos.

    La abstención de decirles a los alumnos que hacer no es percibida por ellos como una falta de algo, como un vacío. Al contrario, es el ímpetu para que ellos forjen su propio camino no bajo la guía del personal sino bajo su preocupación atenta y que les proporciona inspiración, ejemplo y soporte. Porque requiere trabajo y valor el hacer lo que ellos hacen para y por sí mismos. No puede hacerse en un vacío de aislamiento, sino que crece y se desarrolla en una comunidad viva y compleja que es estabilizada y perpetuada por el personal.

  • G Truchuelo R says:

    David, tal y como planteas la cuestión, los colegios y los profesores deberian desaparecer, por que una mente joven puede hacerlo todo por sí misma. Y es cierto. Pero cometes un error.

    Una mente joven ha de aprender lo que ya ha sido aprendido hace años, incluso siglos, por otras mentes; ha de seguir un camino que ya ha sido andado… Existe una técnica, el factor división trabajo, mediante el cual un objetivo se logra mediante pequeñas aportaciones, de forma especializada.

    Gracias a esto, se le puede enseñar a un niño directamente el teorema de pitagoras, sin que tenga que perder tiempo en hacer lo ya hecho y en pensar lo ya pensado. Es una cuestion de eficiencia muchas veces, no solo de eficacia.

  • G Truchuelo R says:

    La educación ha de hacerse enfatizando el esfuerzo en varios aspectos de la mente.

    Enseñar a un niño que «2+2=4» es obviamente información suelta, y si bien no es suficiente, ello no significa que enseñarle eso a un niño sea adoctrinamiento (es una barbaridad).

    No basta con enseñarles información suelta, inconexa, o sin una base en la realidad, (arbitraria).
    Además, hay que enseñar métodos de aprendizaje, así como las bases filosóficas en las cuales se basa esa información – por ejemplo, cuando uno enseña matemáticas – y adaptada para la edad en concreto.

    Es importante enseñar al alumno a integrar la información, a demostrar su validez, o ante todo, qué es valido y qué no, y como se llega a esas conclusiones. Pero ello no implica que uno deba de olvidar la faceta educativa dirigida a la información en sí (que la capital de Francia es París o que 2+2=4). Ambas han de ser complementarias. Uno ha de saber que es el concepto de «numero», que es sumar, que es igual, y por qué esto es verdadero. Todo ello, por supuesto, realizado de tal forma para activar en el niño el «interruptor» de la curiosidad por su entorno.

    Hoy en día la educación, según veo, no es así. La educación en general, entiendiéndose por esta la mayoría de los colegios y universidades, son enormes fábricas de atómatas, que han sido sometidos durante años a aprenderse de memoria determinadas páginas de un libro para, acto seguido, enseñarles que lo importante es que sepan vomitar esa información en un papel sin dicho libro delante, todo ello forzados, y sin sentir un mínimo placer por aprender u observar el mundo a su alrededor. La naturaleza humana por definición no tiene esa actitud frente a la vida.
    …Cuando uno va al instituto, y ve la actitud de la gente en general, se da cuenta de la razón por la cual todo falla, en general, e igualmente la razón por la cual no se pude pedir hoy en día a la población en su mayoría que sea critica, de juicio independiente, culta, o interesada en varias artes y técnicas.

    La solución no es dejar a los niños libertad para que ellos decidan ir o no ir al colegio, o decidir que estudiar o qué no; eso es una estupidez – la solución es enfocar de forma correcta y complementar la información que se les da a través de libros y/o profesores.

    http://www.objetivismo.org/conocimiento/

    http://www.objetivismo.org/abstracciones

    http://www.objetivismo.org/axiomas/

  • David says:

    ¿ Porqué eres tan suspicaz Omingod ?

    Puede que los lleve allá, pero te prometo que la mencionaré solo si es indispensable.

    En realidad, parafraseando a «todos los caminos llevan a Roma», en mi opinion se puede decir que, «todos los caminos llevan a la escuela que me está prohibido recordar su nombre»…(:

    Ahora bién, «adoctrinar», según el diccionario, es enseñar o educar a alguien en una doctrina, inculcándole determinadas ideas o creencias o aleccionar a alguien sobre la manera de actuar o comportarse. No enseñarle que 2 + 2 = 4 ó que la capital de Francia es París. Hoy en día, esto ni siquiera es necesario enseñarselos a los niños. Ellos fácilmente lo pueden aprender solos o lo pueden ver en la red (Internet). Y «todo» está en la red.

    Lo que NO hay en la red es como aprender a pensar. Para aprender a pensar no necesitas maestro. Aprender a pensar es una propiedad innata del cerebro. Lo único que necesita es ejercitarse, como lo hacen los músculos del cuerpo. Mas para aprender a pensar es necesario gozar de libertad. Un esclavo no necesita saber pensar. Lo único que necesita es saber obedecer.

    Asómbrate, pero los niños no son tan tontos. No todo son disparatadas lo que piensan y lo que hacen. Lo único es que no son tan experimentados como nosotros, los adultos. Pero eso es una «enfermedad» que se cura (o empeora) con el tiempo y con la experiencia. Pero, como ustedes dicen, ¡coño! hay que dejarlos decidir, experimentar y, aunque no lo creas, muchas veces errar (sin arriesgar su vida o su bienestar) — *para que puedan aprender*. Iniciativa no les falta.

  • David says:

    Si, voy a ser el primero en comentar. Esto, ¿ si me publican el comentario ?

    La mayor parte de la «educación» hoy en día, en todo el mundo, es adoctrinamiento, en la familia y en la escuela. Un niño y un joven, aún queriendo ser racionales, dificilmente puede oponerse a la forma en que su familia y la sociedad en donde ellos viven actúan.

    Hay ciertas escuelas en donde NO te lavan el cerebro — es decir, NO te adoctrinan. ¡ Esas son las escuelas que nosotros debemos apoyar !

    • Omingod says:

      No estarás queriendo llevarnos de nuevo a Sudbury Valley School por otro camino, ¿verdad?

      Es cierto que hay mucha irracionalidad en el mundo, estamos de acuerdo en eso. Pero ¿a qué te refieres con «adoctrinar»? ¿crees que es lavarle el cerebro a un niño cuando se le enseña que 2 + 2 = 4, o que la capital de Francia es París?

      Es más, ¿crees que es correcto que la escuela tome la iniciativa y le transmita ese conocimiento básico, o crees que debe dejarse a criterio exclusivo del niño si quiere aprender esas cosas o tal vez otras disparatadas conforme se le vayan ocurriendo?

      No debería ni siquiera hacer estas preguntas retóricas porque me temo que vamos a entrar en lo mismo y voy a tener que dar por terminada la discusión de nuevo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
«
Next Post
»